Chapter 9:

Yom HaNafat HaOmer

[Estudio adaptado del video “Yom HaNafat HaOmer“, de la serie Las Fiestas del Primer Mes].

En este libro, hemos hablado de las fiestas del primer mes. Hemos visto que Pésaj (Pascua) tiene lugar el decimocuarto día del primer mes. Y después viene la Fiesta de los Panes sin Levadura (Jag HaMatzot). Y el punto es que estamos tratando de deshacernos de la levadura de nuestras casas y de nuestras vidas porque es símbolo del pecado (y de la falsa doctrina).

Durante Jag HaMatzot llega un día muy especial llamado Yom HaNafat HaOmer (el Día de la Ofrenda de la Gavilla Mecida). Esto es cuando tratamos de deshacernos de la levadura levantando a Yeshúa. ¿Y qué mejor manera de eliminar la levadura de nuestras vidas que levantando a Yeshúa? Vamos a hablar de esto y de mucho más.

Yom HaNafat HaOmer es el día en el que nos deshacemos del pecado (levadura) en nuestras vidas levantando a Yeshúa, como individuos y también como nación. Ya hemos hablado mucho en nuestros otros estudios sobre cuándo es el día de la ofrenda de la Gavilla Mecida y cuáles son los errores sobre la ofrenda de la Gavilla Mecida que debemos evitar. Así que nos gustaría hacer algo diferente en este capítulo. Si lo que buscas es algo que cubra lo básico, aquí te vamos a dar algunos recursos.

El primer recurso que podemos recomendarte es un capítulo del estudio El Calendario de la Torá llamado «La cebada Aviv y la Cabeza del Año«. Ese estudio irá punto por punto en formato escrito. Y uno de los beneficios de ese estudio es que va a dar una buena visión global del calendario de la cebada aviv. En general, abarcará todas las fiestas, también el Shabat y los días de luna nueva.

Para los que buscan más detalles y más información, hemos creado una serie completa de videos, Estableciendo la Cabeza del Año, que también tiene transcripciones escritas. Puedes encontrar la serie de videos, así como las transcripciones escritas, en el canal de YouTube de Israel Nazareno y en el sitio web de Israel Nazareno.

Hay dos capítulos específicos de esa serie completa de videos que nos gustaría mencionar. El primer capítulo de la serie se llama «Cebada Aviv Simplificada«. Ese estudio va a cubrir toda la información que necesitas saber. El segundo capítulo es «¿Primeros Frutos? ¿O Falsos Frutos?«. Ese va a señalar los errores (el pecado; la levadura; la falsa doctrina) de ciertos grupos mesiánicos y caraítas que básicamente se niegan a escuchar los argumentos bíblicos que les tratamos de comunicar.

Y si navegas por nuestro sitio web de Israel Nazareno, podrás encontrar más de veinte años de estudios.

Ahora bien, si queremos deshacernos de la falsa doctrina, necesitamos saber cuál es la verdadera para poder sustituir la falsa por la verdadera. Y es realmente importante reemplazar lo falso con lo verdadero, especialmente durante esta semana de los panes sin levadura, esta semana de deshacernos de la levadura de la falsa doctrina de nuestras vidas. Yeshúa habla de esto en Mateo 16, verso 6.

Mattityahu (Mateo) 16:6
6 Entonces Yeshúa les dijo: «Mirad y guardaos de la levadura [falsa doctrina] de los fariseos [rabinos] y de los saduceos [caraítas].»

Yeshúa nos decía que tuviéramos cuidado. Porque la falsa doctrina de los rabinos, los caraítas, e incluso los mesiánicos, son realmente problemáticos. No sólo son doctrinas alternativas, sino que también establecen lo que podría llamarse reinos alternativos. ¿Y qué tan complacido va a estar nuestro Rey si establecemos reinos alternativos al que Él quiere que establezcamos? Tenemos que evitarlo a toda costa.

También vimos al apóstol Pablo (Shaul) advertirnos que tengamos cuidado de no tomar instrucciones de aquellos que están fuera del cuerpo del Mesías, refiriéndose a la secta de los nazarenos.

Colosenses 2:16-17 (Reordenado)
1. Que nadie [excepto] el cuerpo del Mesías
2. [por lo tanto] te juzgue en la comida, o en la bebida, o en lo que respecta a un día festivo, o a la luna nueva, o al Shabat:
3. Que son una sombra de lo que está por venir.

Estas cosas son realmente imágenes de sombra proféticas de la antigua boda hebrea. Y si queremos estar allí en la boda en el momento adecuado, tenemos que escuchar cuidadosamente lo que el cuerpo del Mashiaj nos dice. No debemos oír ni a los caraítas, ni a los fariseos, ni tampoco a los mesiánicos. Debido a que los mesiánicos se equivocan en muchas cosas, se van a perder el banquete de bodas. Eso no es algo que quieras hacer.

Pues bien, no sólo queremos centrarnos en la levadura (falsa doctrina) de los mesiánicos y los caraítas, sino que también tenemos que hablar de la falsa doctrina de los fariseos. De hecho, la levadura de los fariseos con respecto al calendario está mucho más extendida. Al tratarse de un calendario precalculado, es mucho más fácil de cumplir. Pero mantener algo que está mal no es algo que queramos hacer, aunque sea más fácil.

Lo que ocurre es que los rabinos no siguen el calendario que se encuentra en la Torá. En cambio, siguen el calendario judío llamado calendario Hillel 2 pero este no se encuentra en las Escrituras. Incluso los rabinos conocedores te dirán que no se encuentra en las Escrituras. Y hay mucha información sobre cómo el calendario rabínico se afianzó con una serie de libros llamados el Talmud . Ahora, para aclarar, no creemos que el Talmud sea autoritario o inspirado de ninguna manera. Sin embargo, los rabinos consideran que el Talmud tiene plena autoridad. Y en algunos casos, incluso se inclinan por el Talmud en lugar de la Torá porque tienen una idea completamente diferente de lo que es la Torá.

Entendemos que Yahweh dio Su Torá a Moshé (Moisés) y luego Moshé transmitió la Torá a Israel. Así que, nuestro trabajo debe ser aprender lo que dice la Torá, practicar la Torá lo mejor que podamos y transmitirla a los demás. Sobre todo porque entendemos que se da a Israel como un pacto nupcial. Por lo tanto, si queremos ser tomados como la novia, entonces tenemos que guardar el pacto del Novio. Punto, eso es todo.

Los rabinos no creen eso. Ellos creen que Yahweh dio a Moshé la autoridad para establecer la Torá para su generación. Entonces Moshé impuso las manos a Josué para que estableciera la Torá en su generación. Y Josué impuso las manos a los jueces, y así sucesivamente hasta llegar a los rabinos de hoy. Y por supuesto, creen que tienen la autoridad para establecer la Torá para su generación hoy en día. Para nosotros, ni siquiera tiene sentido porque están inventando su propio pacto nupcial, en lugar de mantener el pacto nupcial original del Esposo.

Por lo tanto, vemos el Talmud como un valioso registro histórico de lo que los rabinos creían en tiempos antiguos, como en la época de Yeshúa, en el primer siglo, en el período del segundo templo. Una cosa que vemos es que el Talmud registra cómo Israel todavía usaba el calendario original de cebada aviv desde los días de Moshé en el primer siglo en la época de Yeshúa. Hablamos de esto también en «Los Días de Luna Nueva«, en el estudio El Calendario de la Torá. Pero empezó a cambiar poco después de la época de Yeshúa cuando comenzó un lento desarrollo en el que llegaron a tener el calendario de Hillel 2. Esto quizás se concretó unos tres siglos después.

Bueno, ¿cómo hemos pasado del calendario original de cebada aviv en el siglo I al calendario judío de Hillel 2? Un breve curso intensivo es que siempre hubo mucha rebelión por parte de los hebreos (judíos) contra los romanos, por lo que los romanos entraron y destruyeron el templo en el año 70 d.C. También hubo la rebelión de Bar Kochba, que tuvo lugar entre el 132 y el 136 d.C. Y después de eso hubo suficientes rebeliones que los romanos básicamente dijeron basta. Y entonces los romanos comenzaron a exiliar a los judíos de la tierra de Israel. Bueno, si eres exiliado de la tierra de Israel, te cuesta mucho ver y comprobar la cebada aviv en la tierra de Israel. Por lo tanto, el calendario de cebada aviv ya no funcionaba para ellos en ese momento.

A su favor, el hermano Judá quiso mantener algo al menos similar al calendario original que se aprendió en los días de Moshé. Tenían que idear un sistema de calendario matemático para poder aproximarse al avistamiento del aviv y lo hicieron introduciendo el concepto de equinoccio.

¿Qué es un equinoccio? Un equinoccio significa que el día y la noche tienen la misma duración, o también se podría decir que la noche y el día tienen la misma duración. El equinoccio significa partes iguales de noche y día, mientras que el equilux significa partes iguales de día y noche. Hay cierto maestro mesiánico por ahí que enseña que el equinoccio y el equilux son diferentes y que el equilux es de Yahweh y el equinoccio es del diablo. Un caballero muy interesante. Hablamos de ello en el estudio Estableciendo la Cabeza del Año. Sin embargo, equinox y equilux, son realmente lo mismo. Sólo significa partes iguales de luz y oscuridad o, si se quiere, doce horas de luz y doce horas de oscuridad.

Hay dos equinoccios. Tenemos el equinoccio vernal (primavera) y el de otoño. En el solsticio de verano, el día es el más largo. En el solsticio de invierno, la noche es la más larga. Y luego, a mitad de camino, tienes estos periodos de tiempo en los que el día y la noche tienen la misma duración. Es decir, el equinoccio de primavera y el equinoccio de otoño.

Los términos primavera y otoño no existen en la Escritura, ni el término equinoccio, ni siquiera el concepto de equinoccio. Pero lo que ocurrió es que, como los rabinos querían aproximarse a la maduración de la cebada, incorporaron el concepto de equinoccio y el concepto de primavera y otoño a su calendario (el Hillel 2, o el calendario judío). Este calendario supuestamente finalizó alrededor del año 359 o 360 d.C., casi tres siglos después de la destrucción del templo. Y se aproxima a la maduración de la cebada porque las plantas de cebada tienden a madurar alrededor de esa época en la tierra de Israel. Pero no es en absoluto preciso, y no es en absoluto exacto todos los años.

Como veremos de nuevo en este capítulo, justo el año pasado la cebada maduró seis semanas antes del equinoccio. Y ya la he visto madurar antes del equinoccio dos veces. Una vez, hace unos tres o cuatro años, y también en 2013 o 2014. Tendría que buscar en qué año fue. Pero yo personalmente he visto más de una vez cómo la cebada (aviv) madura antes del equinoccio. Puede que muchas personas no quieran estudiarlo, pero vamos a hablar más a medida que avance este estudio.

En Estableciendo la Cabeza del Año, tenemos un capítulo llamado «¿Dónde se Ordena el Equinoccio?«. En ese estudio, hablamos de un astrónomo griego, Hiparco de Rodas. Investigamos un poco más y descubrimos que el equinoccio fue descubierto por un astrónomo babilónico llamado Kidinnu, alrededor del año 379 a.C. Bueno, Babilonia, Grecia, Roma, todo son conceptos babilónicos. Lo que tenemos que ver aquí es que el concepto de un equinoccio (es decir, el de la primavera y el otoño) ni siquiera existía cuando se dio la Torá en los días de Moshé. Los rabinos creen que Moshé entregó la Torá alrededor del 1300 a.C., y algunos lo sitúan incluso antes, en el 1500 o 1600 a.C.

La cuestión es que el concepto de equinoccio ni siquiera existía ni se conocía hasta casi mil años o más después de la entrega de la Torá en el desierto. Si nos encontramos utilizando términos que ni siquiera se encuentran en las Escrituras, es un buen indicio de que algo va mal y de que necesitamos reexaminar nuestra teología. Por lo tanto, si utilizas alguno de los siguientes términos «equinoccio», «primavera», «otoño», «campos cosechables», “intercalación”, debes saber que estos términos no se encuentran en las Escrituras y que hay una buena razón para ello. Eso es algo que hay que tener en cuenta durante esta semana mientras tratamos de deshacernos de la levadura y la falsa doctrina.

También en nuestro estudio «Estableciendo la Cabeza del Año» hay otro estudio titulado «¿Dónde se Ordena la Primavera?» Un concepto muy similar, pero la información es ligeramente diferente. El calendario rabínico habla mucho de las «fiestas de primavera» y de las «fiestas de otoño». Se escucha que muchos mesiánicos también se refieren a las fiestas de primavera y otoño, pero no deberían hacer eso. No hay ninguna «primavera», «otoño» o «equinoccio» que se mencione en las Escrituras. En las Escrituras, sólo vemos mencionados el verano y el invierno, eso es todo. De nuevo, si estamos utilizando términos que la Escritura nunca utiliza, ¿por qué lo hacemos?

Como veremos más adelante, la cebada suele madurar antes del equinoccio de primavera. Personalmente, he visto que esto ocurre al menos tres veces en veinte años. Lo que debemos saber de esto es que, aunque el calendario de Hillel 2 (rabínico, judío) hace más o menos un buen trabajo de aproximación a la fecha media de maduración de la cebada, no es fiable en un año determinado, por lo tanto, no es suficiente para Yahweh.

Si estás interesado en saber más sobre el asunto del equinoccio, podemos recomendarte que leas nuestro estudio «El Error del Equinoccio«, en el libro Estudios Escriturales Nazarenos, Volume Dos. También puedes comprarlo en amazon.com a precio costo si es tu preferencia. Este estudio repasa algunas de las entradas del Talmud. Desciframos estas referencias, y mostramos cómo el Talmud registra la historia secreta de cómo el equinoccio de primavera fue introducido lentamente en los cálculos (o intercalación) de la cabeza del año. Y de nuevo, hay cierto buscador mesiánico de cebada que le gusta usar el término intercalación, aunque no se usa en las Escrituras. Tiene una teología muy “interesante que recomendamos evitar porque estos términos están añadiendo cosas a la palabra de Yahweh. No son necesarios; no los necesitas para hacer las cosas a la manera de Yahweh, de lo contrario Yahweh los utilizaría. Así que, cuando escuches a alguien usar términos que Yahweh no usa, ¡alerta roja! ¡Bandera roja! Porque es algo que no deberíamos hacer.

Ahora, estamos escribiendo este estudio en el 2022. Tanto este año como el pasado son ejemplos perfectos de por qué el equinoccio no funciona.

Echemos un vistazo al año pasado, 2021.

El 6 de febrero de 2021, una hermana creyente que vive en la tierra de Israel, Becca Biderman, encontró cebada aviv en cantidades suficientes para una gavilla mecida. Tendría que revisar las fechas para tenerlo exacto, pero creo que fue alrededor de seis semanas antes del equinoccio de primavera. De nuevo, el equinoccio de primavera no es en absoluto un indicador fiable de cuándo la cebada va a convertirse en aviv.

Por lo tanto, en el balance de este estudio, tenemos que hablar de tres cosas que el calendario rabínico se equivoca. Lo primero, como acabamos de mencionar, es un calendario precalculado por el hombre que se basa en el equinoccio que no es fiable. No existe en las Escrituras. Acabamos de cubrir eso.

Pasemos a lo segundo. El calendario rabínico siempre tendrá erróneamente la gavilla mecida ofrecida en el decimoquinto día del primer mes, en lugar de la ofrenda correcta de la gavilla mecida en el primer día de la semana, quince a veintiún días después de la luna nueva del aviv.

Y el tercer problema es que esto también hace que el Pentecostés (Shavuot) se desvíe del calendario. Vamos a hablar de estas cosas a continuación y lo volveremos a ver cuando hablemos de Shavuot en el próximo capítulo.

Veamos el mandamiento para saber por qué el calendario farisaico es erróneo.

Vayiqra (Levítico) 23:10-11
10 «Habla a los hijos de Israel y diles ‘Cuando lleguen a la tierra que Yo les doy, y recojan su cosecha, entonces traerán una gavilla de las primicias [primicias de cebada; omer] de su cosecha al sacerdote.
11 Él mecerá la gavilla ante Yahweh, para que sea aceptada en tu nombre; al día siguiente del Shabat [semanal] [en el que tiene lugar Pésaj] el sacerdote la mecerá.»

En este contexto, Él está hablando del día después del «Shabat semanal» en el que tiene lugar Pésaj (Pascua). Vamos a ver eso en un momento. Sabemos que Yom HaNafat HaOmer tiene lugar entre quince y veintiún días después de que se vea la luna nueva de aviv (Rosh HaShaná). En el siguiente ejemplo, Rosh HaShaná tiene lugar el primer día de la semana. Contamos catorce días y llegamos a Pésaj que, en este caso, caería en Shabat. Así, Pésaj y el Shabat semanal tienen lugar el mismo día aquí. Entonces, el día después del Shabat de la semana de Pésaj viene Yom HaNafat HaOmer. Esa es una manera de que tenga lugar Yom HaNafat HaOmer, quince días después de Rosh HaShaná.

1
ROSH
2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
PÉSAJ
15
OMER

Ahora, veamos el segundo ejemplo en el que Rosh HaShaná cae en el segundo día de la semana. De nuevo, esperamos catorce días y luego llegamos al Pésaj. Pero esta vez, Pésaj cae en el primer día de la semana. Y así el siguiente Shabat (de la semana de Pésaj) no llega hasta el vigésimo día después de Rosh HaShaná. Y luego esperamos un día, y luego ofrecemos el omer en el vigésimo primer día del primer mes. Depende de cuándo se vea la luna nueva.

1
ROSH
2 3 4 5 6
7
.
8 9 10 11 12 13
14
PÉSAJ
15 16 17 18 19 20
SHABAT
21
OMER

Para otro ejemplo, vamos a ver cómo era la situación en el primer siglo cuando Yeshúa fue asesinado. Este es un escenario muy común; va a tener lugar aproximadamente una séptima parte de las veces. En este caso, la luna nueva se ve el quinto día de la semana (o como lo llaman algunos, jueves). Contamos los catorce días hasta Pésaj que, en este ejemplo, tiene lugar el cuarto día de la semana (en la mitad de la semana). Luego contamos cuatro días más para llegar a Yom HaNafat HaOmer.

1
Luna
2 3
4
.
5 6 7 8 9 10
11 12 13 14
Pésaj
15 16 17
18
Omer
19 20 21 22 23 24

Sabemos que Yeshúa estuvo en la tumba durante tres días y tres noches, la señal fue la de Jonás el profeta. Entonces, fue resucitado en el Shabat o cuando el Shabat estaba terminando y convirtiéndose en el primer día de la semana. Allí fue, entonces, cuando Yeshúa resucitó.

La luna nueva del aviv puede tener lugar en cualquier día de la semana. Puede tener lugar el primer día, el segundo, el tercero, el cuarto, el quinto, el sexto o en Shabat. Estadísticamente y por término medio, tiene una probabilidad de caer en un día cualquiera alrededor de una séptima parte de las veces. Veamos cómo eran las cosas en el primer siglo. Así fueron las cosas en el año en que Yeshúa fue cortado a mitad de la semana.

Vemos que la luna nueva de Rosh HaShaná fue avistada en el quinto día de la semana. Contamos catorce días después, y tenemos la ofrenda de Pésaj. Aquí tenemos el Pésaj el día catorce, durante la mitad de la semana en que Yeshúa fue cortado. Pero los rabinos van a ofrecer su omer al día siguiente. Así que, intentas hablar con alguien y dices: “Pues mira, Yeshúa se ajusta al patrón. Yeshúa estuvo en la tumba tres días y tres noches y luego resucitó, ya sea en el Shabat o cuando el Shabat se estaba convirtiendo en el primer día de la semana. Pero la persona del calendario rabínico dice: «No, no. La gavilla mecida se ofrece el día después de Pésaj, el decimoquinto día del primer mes, el primer día de los panes sin levadura«. Y por lo tanto, la persona del calendario rabínico dice, “¿lo ves?, Yeshúa no coincide con el patrón en absoluto.

1
Luna
2 3
4
.
5 6 7 8 9 10
11 12 13 14
Pésaj
15
Omer Rab.
16 17
18
Omer
19 20 21 22 23 24

Hay que preguntarse, ¿qué hacen los judíos mesiánicos con esto? ¿Cómo reconcilian los judíos mesiánicos el hecho de que el omer representa a Yeshúa, pero en el calendario rabínico el omer se ofrece al día siguiente? ¿Cómo lo hacen los mesiánicos? Esa es una buena pregunta.

La cosa es así. Los rabinos ofrecerían el omer mientras Yeshúa estaba todavía en la tumba. Y no sólo eso, sino que la ofrenda de la gavilla mecida también afecta al Pentecostés. Hablaremos de ello en el próximo capítulo. Pero veamos bien la orden de contar el omer. Porque esto es importante, esto va a impactar en Shavuot también.

Vayiqra (Levítico) 23:15-16
15 «Y contaréis para vosotros desde el día siguiente al Shabat [semanal] , desde el día en que trajisteis la gavilla [de cebada] de la ofrenda mecida [omer]: se completarán siete Shabat.
16 Cuenta cincuenta días, hasta el día siguiente al séptimo Shabat; entonces ofrecerás una nueva ofrenda de grano [de trigo salvaje negro Emmer] a Yahweh».

Más adelante, vamos a ver que son las primicias del trigo negro emmer las que maduran en un momento muy concreto, unos cincuenta días después de las primicias de la cebada. Pero vemos que Yahweh dice que hay que contar siete semanas, (siete Shabat) y luego añadir un día. Y luego vas a tener la nueva ofrenda de grano de trigo a Yahweh, que todavía va a ser en el primer día de la semana. Hablaremos de ello en el próximo capítulo.

Para ver esto con más detalle, volvamos a ver el versículo 15. Vamos a ver en qué se equivocan los rabinos.

Vayiqra (Levítico) 23:15
15 «Y contaréis por vosotros mismos desde el día siguiente al Shabat [semanal] [mimaharat HaShabat], desde el día en que trajisteis la gavilla [de cebada] de la ofrenda mecida [omer]: se completarán siete Shabat (שׁבתות).

Aquí, en el versículo quince, la frase hebrea para el día después del Shabat» es «mimaharat HaShabbat». Literalmente significa, el día después del Shabat «semanal».

Entonces, la frase «se completarán siete Sabbats», en hebreo es «sheva Shabatot». Es decir, siete Shabatot (Shabat en plural). Bien, entonces, ¿cuál es la pregunta?

Bueno, los rabinos van a ir en una dirección totalmente diferente con esto. Los rabinos van a decir que el Shabat mencionado aquí en el versículo 15 se refiere al Pésaj, en lugar del Shabat semanal. Van a decir que Pésaj es una especie de día de descanso, y por lo tanto una especie de Shabat. Y por ello, van a ofrecer su ofrenda de gavilla mecida el día después de Pésaj, sin importar en qué día de la semana tenga lugar Pésaj. Eso es completamente erróneo. Y vamos a ver cuatro razones principales por las que eso es un error.

Razón número uno. Pésaj no es Shabat. Yahweh es perfectamente capaz de decir Pésaj si quiere decir Pésaj, y Shabat si quiere decir Shabat. No hay razón para no creerle y no hay razón para no tomarle la palabra aquí. Si Yahweh hubiera dicho que se ofreciera el omer «el día después del Pésaj», habría dicho eso. Pero Él no dice «mimaharat Pésaj», dice «Shabat». ¿Hay alguna razón por la que no creamos a Yahweh? Por alguna razón, no queremos hacer lo que Él dice que hagamos?

Me enseñaron que, independientemente de lo que hagas, la regla número uno de la interpretación de las Escrituras es no violar nunca, jamás lo que se llama el p’shat (el valor nominal) del texto. De lo contrario, se puede llegar a todo tipo de doctrinas e ideas extrañas.

Razón número dos. Tenemos que hablar de las instrucciones para el primer día de los Panes sin Levadura. Si Yahweh hubiera querido que ofreciéramos el omer «el primer día de los Panes sin Levadura», nos habría dado las instrucciones con las instrucciones para el primer día de los Panes sin Levadura. Porque ambas cosas habrían tenido lugar el mismo día. Pero Él no nos dio las instrucciones para la ofrenda de la gavilla mecida cuando nos dio las instrucciones para el primer día de los panes sin levadura. Los dio por separado. Y sabemos que no es un error por la siguiente razón que damos.

1
Luna
2 3
4
.
5 6 7 8 9 10
11 12 13 14
Pésaj
15
Omer Rab.
16 17
18
Omer
19 20 21 22 23 24

Razón número tres. El primer día de los Panes sin Levadura tiene una fecha fija en el calendario. Pésaj tiene lugar el decimocuarto día del primer mes y el primer día de los Panes sin Levadura tiene lugar el decimoquinto día del primer mes. Pero Elohim nunca fija una fecha para el Día de la Ofrenda de la Gavilla Mecida, ni tampoco fija una fecha para Shavuot. ¿Por qué? Porque aunque se supone que ambas se celebran el primer día de la semana, la fecha del calendario puede cambiar de un año a otro. Aunque siempre es el primer día de la semana, no siempre es el decimoquinto día del primer mes. Entonces, si Yahweh quisiera que ofreciéramos el omer el primer día de los Panes sin Levadura, habría dicho «Ofrece el omer el primer día de los Panes sin Levadura. Ofrece el omer el decimoquinto día del primer mes. Ofrece el omer el día después de Pésaj”. Pero no lo hizo. Dio las instrucciones por separado. Uno de ellos tiene una fecha fija en el calendario y el otro no.

Razón número cuatro. Se supone que utilizamos el principio de «pesos y medidas iguales«. Esto significa que si vas a hacer una cosa en una instancia, debes hacer lo mismo en la otra. Y si no tiene sentido usarlo en las otras instancias, entonces no debemos usarlo en esta instancia. El problema aquí es que, si vamos a ser consistentes, entonces si vamos a sustituir la palabra «Pésaj» por la palabra «Shabat» en Levítico 23:15-16, entonces tenemos que sustituirla uniformemente. Utilizando pesos y medidas iguales, echemos un vistazo al versículo 15 de nuevo, sustituyendo la palabra «Shabat» por la palabra «Pésaj».

Vayiqra (Levítico) 23:15-16 (Versión del disparate rabínico)
15 «Y contaréis para vosotros desde el día siguiente al Pésaj, desde el día en que trajisteis la gavilla de la ofrenda mecida: se completarán siete Pésaj.
16 Cuenta cincuenta días, hasta el día siguiente al séptimo Pésaj; entonces ofrecerás una nueva ofrenda de grano a Yahweh».

Esto significaría que vamos a tener que esperar siete años hasta la ofrenda en Pentecostés. Ahora, obviamente, eso no funciona si vamos a sustituir de manera uniforme y utilizar pesos y medidas iguales. Porque se refiere a un plazo de siete años y no de cincuenta días. Y no se pueden contar cincuenta días para un acontecimiento que tenga lugar dentro de siete años. Simplemente no funciona.

La interpretación rabínica es la levadura. Es una falsa doctrina. Es el pecado. En el próximo capítulo, vamos a ver cómo esa levadura y esa falsa doctrina toman lugar durante Jag HaShavuot (la Fiesta de las Semanas de la Peregrinación).

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give