Chapter 6:

Parashá Mishpatim 2022

Ver: Parashá Mishpatim 2022

Éxodo 21:1-24:18; 2 Reyes 11:17-12:17; Lucas 7:1-8:3

Bienvenidos a Israel Nazareno, mi nombre es Norman Willis, y esta es la «Parashá Mishpatim» para el 2022.

El término mishpatim suele traducirse como juicios o reglas (a veces leyes). Estos son básicamente los juicios o las reglas de la casa que Yahweh hace para Su familia y Su reino, en Su casa.

Así que, si queremos ser tomados como la novia de Yeshúa, entonces tenemos que asegurarnos de que el Padre de Yeshúa, Yahweh, nos acepte. Y una forma de hacerlo es obedeciendo todas las reglas de la casa de su Padre, Yahweh, (incluso las que no son fáciles o gratuitas).

Así que, si queremos ser aprobados en el día del juicio, entonces estas son las reglas de Su casa; ¡esta es la forma en que Él quiere que se hagan las cosas!

Y hay muchas reglas, y juicios, y leyes en la Parashá Mishpatim. Vamos a centrarnos en un conjunto de leyes que aparece de nuevo en la parte profética de la Haftará.

Pero sobre todo, en lugar de centrarnos en los detalles de esta o aquella regla en esta Parashá, queremos centrarnos en conocer el corazón de quien nos dio estas reglas de la casa. Es decir, ¿quién fue realmente el que se reunió con nuestros antepasados en el desierto?

Es decir, vamos a preguntarnos: ¿Quién fue el que realmente dio una Torá a nuestros antepasados? Porque Yahweh el Padre nunca ha dejado la sala del trono en el cielo, así que no pudo haber sido nuestro Padre celestial, Yahweh.

Entonces, ¿quién fue el que entregó la Torá a las dos Casas de Israel en el Monte Sinaí? ¿Quién dio la Torá o la alianza nupcial, tanto a Israel (o Efraim) como a la Casa de Judá?

En esta Parashá vamos a ver que fue el Hijo del Padre, Yeshúa. Y también veremos lo que eso significa para nosotros si queremos sobrevivir a la Tribulación que viene.

Y en el camino también vamos a ver lo que la Escritura tiene que decir sobre la esclavitud y por qué las profecías nos dicen que habrá esclavitud de nuevo en el futuro. Por lo tanto, tenemos que aprender cuáles son las verdaderas reglas para que no repitamos los errores del pasado.

Ahora, antes de llegar a nuestro tema principal de hablar sobre quién es Yahweh y por qué sabemos que fue Yeshúa quien sacó a nuestros antepasados de la tierra de Mitzrayim (o Egipto), primero tenemos que hablar del difícil tema de la esclavitud.

La esclavitud es un tema muy importante, tanto en la porción de la Torá como en la porción de la Haftará, y tenemos que hablar de ello. Sin embargo, parece difícil hablar de este tema. Es uno de esos temas que, en cuanto mencionas el tema de la esclavitud, la presión sanguínea de todo el mundo sube 30 o 40 puntos (si no más). Y algunos se vuelven francamente hostiles, así que tengamos cuidado con lo que decimos y lo que no decimos aquí.

Lo que estamos diciendo es que, en general, Yahweh odia la esclavitud; no le gusta en absoluto, especialmente para los hebreos. Sin embargo, hay ocasiones en las que la esclavitud no sólo está permitida, sino que en realidad es una alternativa preferible; por ejemplo, cuando has sido atacado por un número abrumador de enemigos, has tomado un grupo de cautivos y, o bien tienes que darles muerte porque no puedes liberarlos (porque te atacarán de nuevo), o puedes tomarlos cautivos y darles la oportunidad de convertirse.

Vamos a ver cómo Yeshayaju (o Isaías) capítulo 14 nos dice que nosotros o nuestros hijos van a ser colocados precisamente en una situación así en el futuro previsible (probablemente después de la Gran Tribulación en el Armagedón).

Así que, Yeshayaju (o Isaías) 14 y versículo 1 nos dice:

Yeshayahu (Isaías) 14:1
1 Porque Yahweh se apiadará de Yaakov [o Judá], y seguirá eligiendo a Israel [o Efraim], y lo asentará [es decir, a ambas casas] en su propia tierra. Los extranjeros se unirán a ellos, y se aferrarán a la Casa de Yaakov.

Eso es justo lo que dijo Yeshúa en Lucas 13, en el versículo 29, Él dice: «Y muchos vendrán del este y del oeste y del norte y del sur y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de Elohim. Mientras que los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas exteriores.”

Luqa (Lucas) 13:29
29 Vendrán del este y del oeste, del norte y del sur, y se sentarán en el reino de Elohim.

Ahora, continuemos en Yeshayahu 14, en el verso 2. Dice: «Entonces la gente los tomará y los llevará a su lugar en la tierra de Israel y la Casa de Israel o Efraim los poseerá«, es decir, sus opresores por siervos y siervas en la tierra de Yahweh. Dice: «Los llevarán cautivos a los que fueron cautivos, y gobernarán a sus opresores«. Suena muy bien, ¿no es así?

Yeshayahu (Isaías) 14:2
2 Entonces los pueblos los tomarán y los llevarán a su lugar, y la Casa de Israel los poseerá como siervos y criadas en la tierra de Yahweh, los llevarán cautivos de los que fueron cautivos y dominarán a sus opresores.

Pero ¿no está hablando también de los esclavos aquí? Porque ¿qué otra cosa significa que tomaremos cautivos a aquellos cuyos cautivos fuimos y que gobernamos sobre aquellos que nos oprimieron? ¿Qué otra cosa podría significar?

Así que, ahora veamos en Apocalipsis (o Hitgalut) 2 y el versículo 27, cuando Yeshúa dice que entregará Su vara de hierro a Su cuerpo, es decir, a Su novia, Israel nazareno (es decir, nosotros). Y usaremos Su vara de hierro para gobernar y reinar sobre las naciones en Su lugar.

Hitgalut (Apocalipsis) 2:27
27 ‘Él los gobernará con una vara de hierro;
Serán despedazados como los vasos del alfarero…

Ahora, no sé si para ti lo es, pero para mí es una promesa increíble. Ahí mismo, eso es algo sorprendente. Básicamente lo que Él está diciendo es que si nos sometemos a Su Espíritu y nos mantenemos en conexión con Él, nos mantenemos en conexión con la Vid y dejamos que Su Espíritu nos conduzca y nos guíe y si simplemente seguimos Sus instrucciones (cómo quiere que conduzcamos un modelo de ministerio quíntuple), entonces Él nos ayudará a hacer crecer Su reino para Él.

Y lo que es aún más asombroso, tanto nosotros como nuestros hijos, a quienes Él nos ayudará a criar de la manera correcta (si se lo permitimos), nosotros y nuestros hijos gobernaremos y reinaremos sobre las naciones como Su cuerpo durante mil años con Su vara de hierro.

Ahora, desearía poder compartirlo con ustedes tan brevemente como eso, pero Yahweh me ha dado una visión para este asunto y Yahweh tiene todo un plan para esto y esperamos compartirlo con ustedes cuando tengamos tiempo, pero el punto es que necesitamos empezar a pensar de nuevo como la nación de Efraim o como Israel cuando empezaron a salir de Mitzrayim (o Egipto).

Necesitamos darnos cuenta de que a medida que empezamos a dejar Mitzrayim espiritual (Egipto espiritual); a medida que empezamos a dejar el mundo espiritualmente, vamos a ser llamados a enfrentar una situación como la del capítulo 14 de Yeshayahu muy pronto. O bien nosotros tendremos que afrontarlo, o bien nuestros hijos tendrán que hacerlo.

Entonces, ¿cómo vamos a afrontarlo y hacer las cosas bien? ¿Qué necesitamos saber en ese día para poder hacer lo correcto?

Bien, necesitamos saber lo que dicen las Escrituras sobre la esclavitud porque esta profecía nos va a ocurrir a nosotros y a nuestros hijos un día muy próximo; le va a ocurrir a nuestro pueblo. ¿Qué vamos a hacer nosotros, como Su pueblo? ¿Qué quiere Yahweh que hagamos?

Bueno, de nuevo, la Escritura nos dice que a Yahweh no le gusta en general la esclavitud. Sin embargo, también dice que Yahweh permitió que nuestros antepasados entraran en la esclavitud para que un día, cuando gobernáramos, fuéramos amos compasivos, ya que nosotros mismos sabemos lo que es ser esclavos en Mitzrayim (o Egipto).

Por lo tanto, es un tema difícil porque la esclavitud generalmente indica que se está obligando a alguien a hacer algo que está en contra de su voluntad; se está forzando a alguien a hacer algo. Por lo tanto, no es un tema agradable para empezar, pero de nuevo tenemos que considerar ese siguiente escenario.

Ahora, en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos (o puedes ver Apocalipsis Simplificado en nuestro canal de YouTube), lo que vemos es que va a haber mucha guerra en el Medio Oriente. De nuevo, probablemente al final de la Tribulación o del Armagedón (que viene justo después de la Tribulación), pero en ese marco de tiempo va a haber mucha guerra en el Medio Oriente.

Y también sabemos por nuestro estudio sobre El Gobierno de la Torá que el objetivo de Elohim es que ayudemos a Su Hijo a construir un reino sobre el que Su Hijo gobernará y que abarcará todo el planeta.

Pero ese es uno de los misterios que tratamos en el libro; que nosotros como Su cuerpo seremos los que gobernaremos y reinaremos en Su lugar; ese es el significado de la piedra que fue cortada del monte sin manos que hirió a la imagen en los pies y luego crece en una gran montaña (o un gran gobierno) que llena toda la tierra. Eso somos nosotros; eso es Israel Nazareno.

Daniel 2:45
45 «Como viste que la piedra fue cortada de la montaña sin manos, y que rompió en pedazos el hierro, el bronce, la arcilla, la plata y el oro, el gran Elohim ha dado a conocer al rey lo que sucederá después de esto. El sueño es cierto, y su interpretación es segura».

Pero evidentemente hay que hacer algo aquí; no podemos sentarnos a esperar que Elohim haga las cosas y nosotros nos quedemos sin hacer todo lo que sabemos hacer. Entonces, ¿qué quiere que hagamos?

Bueno, en ese día, el pueblo de Yeshúa (Israel Nazareno) ya estará en la tierra de Israel, pero también vamos a estar dirigiendo Su gobierno global y espiritual que está basado en el protocolo del ministerio quíntuple de Yeshúa en el capítulo 4 de Efesios.

Efesim (Efesios) 4:11-13
11 Y el mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,
12 para equipar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;

Entonces, aquí está la cosa en la que casi nadie piensa: Ahora mismo, mientras todavía estamos en la dispersión, bajo el orden melquisedeciano, las armas de nuestra guerra espiritual no son físicas ahora mismo. Es decir, ahora mismo (bajo el orden melquisedeciano en la dispersión) tenemos una nación de personas que creen de la misma manera, pero no tenemos ningún país.

Sin embargo, no tenemos un gobierno propio físico (o temporal). Por eso, ahora mismo no tenemos armas, ni tanques, ni armas nucleares, ni nada parecido. Por el contrario, todas nuestras armas son espirituales y es ahí donde debemos centrarnos en este momento.

Por lo tanto, nos sometemos a Su espíritu 24/7; hablamos la verdad de Su Palabra en amor. Y esta práctica de hablar valientemente la verdad en amor a aquellos que tienen oídos para escuchar es (efectivamente) poderosa en Elohim y derriba antiguas costumbres y antiguas fortalezas y falsas tradiciones e ideas que mantienen al pueblo de Yeshúa alejado de escuchar la verdad.

Y hablar valientemente la verdad en amor es una herramienta muy poderosa para derribar los argumentos de toda cosa elevada, pomposa, arrogante y exaltada que se enaltece contra el conocimiento de Yahweh Elohim, y la sumisión al Espíritu de Su Hijo.

Qorintim Bet (2 Corintios) 10:3-4
3 Porque, aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne.
4 Porque las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas en Elohim para derribar fortalezas,

Por lo tanto, estas son nuestras armas en este momento y, de nuevo, ahí es donde debe estar nuestro enfoque; hablar la verdad en amor, pero para ser sabios como serpientes, pero inofensivos como palomas, hay algunas cosas que necesitamos saber.

Ahora, como mostramos en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos (y en otros lugares), en Yeshayahu (o Isaías) capítulo 66 comenzando en el verso 20, nos deja saber que cuando la Tribulación y el Armagedón hayan terminado, Efraim y el orden melquisedeciano en la dispersión serán llamados a casa y serán llevados a lo que queda del orden levítico purificado y refinado (o el orden rabínico).

Yeshayahu (Isaías) 66:20
20 Entonces traerán a todos tus hermanos de todas las naciones como ofrenda a Yahweh, en caballos y en carros y en literas, en mulos y en camellos, a Mi santo monte de Jerusalem», dice Yahweh, «como los hijos de Israel traen una ofrenda en un recipiente limpio a la Casa de Yahweh.

Pero en ese día, después de ser purificado y refinado tras los fuegos de la tribulación del Armagedón, no quedará nada del corrupto orden rabínico.

Pero, entonces, ¿qué debemos hacer como nación si estamos dejando Mitzrayim, estamos dejando el Egipto espiritual, estamos dejando el sistema mundial?

Y sabemos que cuando la Tribulación y las siete trompetas terminen, Yahweh nos traerá de vuelta a la tierra de Israel. Y parte de nuestro sacerdocio melquisedeciano va a ser tomado por sacerdotes levíticos y levitas levíticos, y que vamos a volver a un orden levítico renovado en el que también hay un ejército físico.

Es decir, en ese día, las armas de nuestra guerra serán tanto espirituales como físicas, como lo fueron en los días del rey David. Y eso es igual, tienes un sacerdocio que es el ejército espiritual, y también tienes el pueblo (o las asambleas, o las tribus), y ellos albergan los ejércitos físicos (o lo que se llama el ejército temporal) de Elohim.

Podríamos hablar mucho sobre las circunstancias que rodean este versículo, pero lo que debemos ver aquí es que Efraim fue originalmente llevado cautivo por los asirios.

Ahora bien, es decir, nuestros antepasados se adentraron en lo que se llama la diáspora asiria (o se podría llamar la gran siembra o el gran sembrado), y esto lo explicamos en Israel Nazareno. Esto se refiere a cómo Abraham y los hijos de Israel serían sembrados y esparcidos en la tierra como semilla, para luego ser recuperados un día. Puedes leer todo esto en el libro Israel Nazareno.

Pero a esto se refiere Yahweh cuando profetiza a los que están en Asiria. Al leer las profecías, a veces verás que Él está hablando a los que están en Asiria, hablándoles o diciendo lo que harán. A quien se refiere es a la casa norteña de Efraim que fue llevada a la diáspora asiria (el cautiverio asirio).

Melajim Bet (2 Reyes) 17:6
6 En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y se llevó a Israel a Asiria, y los puso en Halah y junto al Habor, el río de Gozán, y en las ciudades de los medos.

Y en Israel Nazareno también explicamos cómo fue que, después de que Efraim fuera llevado a la diáspora asiria, el hermano Judá también fue llevado a un cautiverio, pero esta vez fue llevado a un exilio en Babilonia.

Melachim Bet (2 Reyes) 25:21
21 Entonces el rey de Babilonia los golpeó y los hizo morir en Ribla, en la tierra de Hamat. Así, Judá fue llevada cautiva de su propia tierra.

Pues bien, mientras el reino del norte de Efraim apenas se está preparando para volver a la tierra de Israel, un 10% de nuestros hermanos judíos regresan a la tierra de Israel en los días de Esdras y Nehemías. Y seguramente tendremos ocasión de hablar de nuestros hermanos judíos ortodoxos en algún momento, pero sobre todo lo que tenemos que ver aquí es que alrededor del 90% del hermano Judá nunca regresó del exilio babilónico.

Bueno, las profecías nos dicen que volverán algún día, así que entonces ¿quiénes son y dónde están ahora?

Bueno, Yahweh sabe claramente quiénes son y dónde están, y nos dice en ciertos versículos como el capítulo 3 de Yirmeyahu (o Jeremías) en el versículo 18, que al menos parte del 90% de Judá que salió al exilio babilónico y aún no ha regresado; está actualmente morando ya sea con, o cerca de la Casa de Efraim (o Israel).

Hablaremos mucho más sobre eso, pero lo que tenemos que ver aquí es que al menos parte del 90% de Judá que fue llevado al exilio babilónico y nunca regresó está hoy con la Casa de Efraim o cerca de ella.

Excepto que hay un asunto que aclarar aquí, en términos proféticos. Alguien dirá: «Espera, yo creía que la Casa de Efraim fue llevada a la Dispersión Asiria«.

Bien, entonces, ¿cómo conciliamos el hecho de que la Dispersión Asiria no forme parte de la secuencia de la estatua del sueño del rey Nabucodonosor en la que se manifiestan cinco imperios babilónicos?

¿Cómo se pasa del exilio babilónico a la dispersión asiria? Proféticamente hablando, ¿cuál es la conexión?

Bien, en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, en el capítulo “Un Califato Islámico Restaurado” (tiene que iniciar sesión para verlo), mostramos que el sueño del rey Nabucodonosor de cinco imperios babilónicos es realmente parte de una secuencia más grande de ocho imperios que incluye a Babilonia, pero también se remonta a Egipto (o Mitzrayim).

Así que realmente, parece justo decir que el sistema babilónico es efectivamente una extensión del sistema egipcio. Por lo tanto, aquellos de la hermandad de Judá que fueron al exilio a Babilonia y nunca regresaron, están hoy, (efectivamente) morando con la Casa de Efraim (hay varios versos que nos dicen esto).

Ahora, podríamos decir potencialmente que entraron en el sistema egipcio-piramidal en el nodo número tres, que es Babilonia. Y en este momento, están residiendo con, o cerca de, la Casa de Efraim, que entró en el sistema egipcio en el nodo número dos (Asiria y Nínive).

Hay mucho más que esperamos decir sobre este gráfico a medida que pase el tiempo porque nos muestra, efectivamente, que los orígenes del sistema del Nuevo Orden Mundial están en Egipto.

Pero como vimos, el capítulo 66 de Yeshayahu nos dice que, después de que los fuegos del Armagedón de la tribulación sean quemados (la levadura es quemada por los fuegos de la tribulación), entonces viene la reunión.

Yeshayahu (Isaías) 66:20-21
20 Entonces traerán a todos tus hermanos de todas las naciones como ofrenda a Yahweh, en caballos y en carros y en literas, en mulos y en camellos, a Mi santo monte de Jerusalem», dice Yahweh, «como los hijos de Israel traen una ofrenda en un recipiente limpio a la Casa de Yahweh.
21 Y también tomaré a algunos de ellos como sacerdotes y levitas», dice Yahweh.

Lo que veremos en la profecía es que el pequeño remanente de Efraim en el orden melquisedeciano, que realmente ama a Yahweh lo suficiente como para obedecer la Torá (no sólo las partes que les gustan sino toda la Torá), consiguen volver a casa a la tierra de Israel. Y se fusionarán con el pequeño remanente de lo que queda del orden levítico purificado y refinado.

Así que, en otras palabras, después de que los fuegos de la tribulación de Armagedón hayan quemado la levadura (el pecado) completamente fuera de los hijos de Israel, los rabinos van a ver que, cuando Yeshúa venga en las nubes, que fue a Él a quien dieron muerte. Y entonces, y sólo entonces van a convertirse de nuevo al sistema levítico originalmente ordenado.

Eso es probablemente lo que significa; van a tener que pasar todo el camino a través de la tribulación para que puedan expulsar toda la levadura quemada fuera de ellos para que puedan obedecer la Torá de Yahweh una vez más y no obedecer el Talmud.

Bien, entonces si estamos listos para ir más allá de la leche (espiritual), hay varias grandes cosas que suceden durante el marco de tiempo de la Tribulación y el Armagedón.

Ahora, esperamos algunas guerras muy grandes entre Efraim y Judá, o que los Estados Unidos e Israel se unan contra las fuerzas combinadas de Esaú (o la iglesia católica o el caballo rojo) y el primo Ismael (o el caballo verde).

Ahora bien, como mostramos en nuestros estudios sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos y también en Apocalipsis Simplificado en YouTube, la profecía también nos dice que Esaú (o la iglesia católica; el caballo rojo) será borrado, y que el primo Ismael va a perder la guerra y al final se convertirá.

Hitgalut (Apocalipsis) 18:1-2
1 Después de estas cosas, vi a otro ángel que bajaba del cielo, con gran autoridad, y la tierra se iluminó con su gloria.
2 Y gritó con fuerza, diciendo: «¡Ha caído la gran Babilonia, ha caído y se ha convertido en morada de demonios, en cárcel de todo espíritu inmundo y en jaula de toda ave inmunda y aborrecida!

Pero al hablar de la esclavitud en ese día, vamos a estar de vuelta en la tierra de Israel, o tal vez en la transición a la tierra de Israel. Y luego, una vez que estamos de vuelta en la tierra de Israel, volvemos a estar bajo el sistema levítico.

Ahora, sólo estamos hablando de escenarios hipotéticos: Ahora, ¿qué pasaría si el caballo verde (Primo Ismael), tal vez atacara al caballo negro Israel (ya sea como parte del Armagedón o algún otro evento en ese marco de tiempo)?

La profecía dice que esto va a suceder. Así que, realmente, como pueblo (como nación), tenemos que averiguar: ¿cuál va a ser nuestra respuesta en ese día para que podamos responder adecuadamente? ¿Verdad?

Bien, ahora hablamos de la esclavitud en la porción de la Torá de la Parashá Mishpatim; también terminamos hablando de ella en la porción profética de la Haftará.

Aunque creo que la verdadera importancia de hablar de estas cosas es ayudar a la Casa de Efraim a prepararse para salir de Egipto y prepararse para todos los muchos cambios que cualquiera que quiera salir del sistema mundial y sobrevivir a la Tribulación estando en el favor de Yahweh, creo que necesita empezar a hacer e implementar en sus vidas ahora mismo, porque hoy es el día de la salvación, pero estamos hablando de un evento futuro.

En ese día, ya sea al final de la Tribulación o en el marco de tiempo del Armagedón, si Israel es atacado y el ataque es muy severo (lo cual las Escrituras prometen que será, pero Yahweh le da a Israel la victoria final), entonces ¿qué pasa si Israel tiene un montón de soldados enemigos, que han tomado cautivos?

Ahora, sólo para ser realistas (y esto no es algo que queramos particularmente, sólo queremos ver el cumplimiento de la Palabra de Yahweh), pero en un Armagedón, o un marco de tiempo post-Armagedón con Babilonia, todo el sistema babilónico habiendo caído ya en la séptima trompeta, ¿por qué querrías liberar a un enemigo que acaba de atacarte? Van a inmediatamente atacarte de nuevo.

Por lo tanto, durante el milenio, después de la séptima trompeta, no habrá necesidad de dejar que nuestros enemigos nos ataquen sin cesar, porque el sistema babilónico ya habrá caído en la séptima trompeta. Y en ese momento, es cuando se nos da la vara de hierro de Yeshúa y entonces tendremos repentinamente el poder y se nos encargará gobernar y reinar por mil años con la vara de hierro de Yeshúa.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:6
6 Bendito y santo es el que tiene parte en la primera resurrección. Sobre éstos la segunda muerte no tiene poder, sino que serán sacerdotes de Elohim y del Mesías, y reinarán con Él mil años.

Ahora, tenemos que preguntarnos si el rey David soportaría este tipo de tonterías.

Bien, tenemos que recordar: Nuevamente, yendo más allá de la leche, si la meta es construir un reino global para Yeshúa que literalmente dure mil años, si el rey David no hubiera liberado a los combatientes enemigos porque simplemente atacarían a Israel de nuevo, ¿qué haría con ellos? ¿Los mataría? ¿Los esclavizaría? ¿O tal vez, haría un poco de cada uno, como lo hizo en Shemuel Bet (o 2 Samuel) 8, en el versículo 2?

Ahí es donde dice que el rey David derrotó a Moab y luego los obligó a bajar a tierra. Los midió con una línea; con dos líneas midió a los que debían morir y con una línea completa midió a los que debían seguir vivos.

Shemuel Bet (2 Samuel) 8:2
2 Luego derrotó a Moab. Obligándolos a bajar al suelo, los midió con una línea. Con dos líneas medía a los que debían morir, y con una línea completa a los que debían mantenerse vivos. Así que los moabitas se convirtieron en siervos de David y le trajeron tributo.

Así, lo que vemos es que dos tercios de los combatientes enemigos (las fuerzas que atacaban a los ejércitos del rey David) fueron condenados a muerte y un tercio se mantendría vivo como esclavos (quizás también como rehenes). Y así es como los moabitas se convirtieron en siervos de David, y terminaron trayendo tributo, ese fue su castigo, por atacar a Israel.

También hace que otros se lo piensen dos veces antes de atacar a Israel. Así pensaban los reyes antes de que el sistema babilónico se impusiera.

Ahora bien, en nuestro caso (y de nuevo esto es algo que esperamos decir con toda la compasión posible), en un escenario como éste, vamos a ser nosotros o nuestros hijos los que nos enfrentemos a esta situación. Vamos a tener que tomar un gran número de captores cautivos. Vamos a tener que gobernar a los que nos gobernaron.

Ese es un grupo diferente, que no es Ismael. Ya hablaremos de ellos en otra ocasión.

¿Pero cómo esperamos hacerlo como nación si no nos organizamos como tal? ¿Y cómo esperamos complacer (posiblemente) a Yahweh de los ejércitos si no nos organizamos como una hueste?

Es Yahweh de los ejércitos. A menos que nos organicemos como su ejército espiritual y apliquemos juntos su armamento espiritual, ¿cómo podemos esperar agradarle?

Es que a veces uno se pregunta cómo muchos de los mesiánicos leen estas profecías y tienen buenos versos y dichos, pero ¿alguien realmente se detiene a conectar los puntos de lo que estamos siendo llamados a hacer por Yeshúa?

¿Y entendemos realmente que Yeshúa nos llama a organizarnos para poder construirle un reino, y entonces nosotros y nuestros hijos podremos gobernar y reinar para Él en Su lugar?

Yojanán (Juan) 17:21
21 Para que todos sean uno, como Tú, Padre, que estás en Mí, y Yo en Ti; para que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú me has enviado.

¿Podemos entender de qué se trata? ¿Podemos entender lo que dice?

Ahora bien, prepararse para eso no va a ser ni fácil ni gratuito, pero ¿podemos imaginarnos sirviendo como la novia del Rey, o el Hijo del Rey del universo?

Bien, ahora lo que tenemos que saber es que la forma en que se supone que funciona con los esclavos es que si tenemos una situación en la que se captura a un enemigo; realmente no quieres soltarlo porque ya ha demostrado que te odia; ya ha demostrado que está dispuesto a matarte. Si lo dejas ir, sólo va a atacarte de nuevo.

Ahora bien, puedes darle muerte y esa es una opción, pero de nuevo, a Yahweh no le gusta la esclavitud. Pero a Yahweh no le gustan las matanzas innecesarias. Es la voluntad de Yahweh que a todos se les dé la oportunidad de llegar al conocimiento de la verdad y arrepentirse y recibir el Espíritu de Su Hijo y ser unificados con la mancomunidad de Israel.

Por lo tanto, si no quieres simplemente darle muerte, entonces una alternativa es que lo lleves al cautiverio, y permanecerá en esclavitud a menos que o hasta que se convierta.

Sin embargo, una vez que se convierte, esto es lo que dice la Parashá Mishpatim: El mishpatim de Yahweh (o las reglas de Yahweh, o Sus juicios) con respecto a los esclavos es que, si alguien es hostil y no es un hebreo; te ha atacado, ha tratado de matar a la gente, o tal vez ha tenido éxito en matar a la gente; está bien, puedes tratarlos con rigor. Lo que significa que puedes forzar su mano de forma efectiva; puedes obligarles a hacer cosas siempre que sea un no-hebreo, ¿de acuerdo?

Esa es la clave; eso es lo que se olvidó en el pasado. Una vez que un no hebreo se convierte y se convierte en hebreo, ya no se le trata con rigor. Ahora se supone que lo dejas servir seis años más, y mientras tanto, empiezas a formarlo en algo porque ya no va a ser tu esclavo. Ahora es tu hermano.

Así que te sirve seis años más, y luego en el séptimo año se libera, y lo mandas con cosas porque ahora es tu hermano.

Shemot (Éxodo) 21:2
2 Si compras un siervo hebreo, servirá seis años, y al séptimo saldrá libre y no pagará nada.

Así que empezamos a entrar en los detalles: Llegamos al capítulo 24 de Shemot. Comienza hablando de cómo tratamos a los esclavos que son hostiles; podemos tratarlos con rigor, frente a los esclavos que son hebreos.

Y básicamente, lo que vemos, hombre o mujer, es que se trata de una manera mucho más amable con los esclavos hebreos. Realmente, a los esclavos hebreos no hay que tratarlos como esclavos; hay que tratarlos más bien como siervos contratados.

Y recordando eso, lo que Yeshúa quiere es una novia de Proverbios 31 que desea ansiosamente hacer todo lo que pueda para ayudar a su Esposo a establecer Su reino.

Mishle (Proverbios) 31:10, 17
10 ¿Quién puede encontrar una esposa virtuosa? Porque su valor está muy por encima de los rubíes.
17 Se ciñe con fuerza y fortalece sus brazos.

Tal vez podamos considerar el capítulo 14 de Yeshayahu como una especie de difícil oportunidad de evangelización. Así que, en ese caso, si alguien se convierte, entonces se le empieza a tratar mucho mejor. Y luego, en el séptimo año, es liberado y lo enviamos con posesiones.

Yeshayahu (Isaías) 14:2
12 Entonces los pueblos los tomarán y los llevarán a su lugar, y la Casa de Israel los poseerá como siervos y criadas en la tierra de Yahweh; los llevarán cautivos de los que fueron cautivos, y dominarán a sus opresores.

Ahora, todo esto a los oídos modernos probablemente suena muy duro y bárbaro, pero esa es la realidad con la que tenemos que lidiar de la que habla el capítulo 14 de Yeshayahu. Y estos marcos de tiempo se están acercando.

Así que, hagamos lo que hagamos necesitamos recordar que nuestro Esposo, Yeshúa quiere un reino y que lo que realmente queremos si somos Su novia de Proverbios 31 es ayudarle a conseguirlo, porque eso equivale a salvar almas para Él tantas como nos sea posible.

Por lo tanto, si tienes un riesgo para la seguridad, no quieres matarlos, les das la oportunidad de convertirse. Así es como se supone que se hace la esclavitud.

Volveremos a la porción de la Torá en un momento, pero ahora pasemos a la porción profética de la Haftará.

Y me disculpo, si hubo alguna confusión sobre lo que era la porción profética de la Haftará (eso es una larga historia), pero aparentemente hay más de una lectura tradicional para la porción profética de la Haftara, y enumeramos la otra. Pero esta vez queremos centrarnos en el otro, que es el capítulo 34 de Yirmeyahu (o Jeremías), a partir del versículo 8.

Y aquí, en Yirmeyahu 34, tenemos un gran lío. Aquí es donde el rey Sedequías, y todos los funcionarios de Jerusalem, los eunucos y todos, hicieron un voto en la Casa de Yahweh para liberar a todos sus esclavos hebreos con el fin de ganar el favor de Yahweh, para eliminar los ejércitos del rey Nabucodonosor y enviarlos lejos.

Yirmeyahu (Jeremías) 34:8
8 Esta es la palabra que le llegó a Jeremías de parte de Yahweh, después de que el rey Sedequías hizo un pacto con todo el pueblo que estaba en Jerusalem para anunciarles la libertad:

La cosa es que a Yahweh no le importa mucho que tomes cautivos a alguien que te ataca, eso es un castigo justo, pero no le gusta la esclavitud de los esclavos hebreos por nada del mundo.

La única vez que Él te permite tener un esclavo hebreo es si lo va a tratar como un siervo contratado. Las reglas son muy diferentes para tratar a un enemigo cautivo y para tratar a uno de tus hermanos que ha caído en la pobreza. Sólo si tratas bien a tu hermano va a consentirlo.

Hablando con franqueza, he conocido a gente a la que le gusta ese estilo de vida; sólo quieren presentarse y hacer lo que se les dice. No hay preocupaciones, ni dolores de cabeza, ni facturas, ni problemas. No tienen que saber gestionar sus propios asuntos, y si a alguien le gusta eso o no sabe qué más hacer con eso, pues vale. Eso es bueno. Siempre que el tratamiento sea bueno.

Pero la cuestión es que, una vez que alguien es hebreo y es tu esclavo, la cuestión es que ahora es tu hermano. No se trata de controlar a tu hermano ni de ganar poder sobre él. La cuestión es ayudar a tu hermano, porque somos los guardianes de nuestro hermano.

Así que, aquí en Yirmeyahu, el rey Sedequías, y los funcionarios de Judá, y Jerusalem, no lo consiguen porque fueron a la Casa de Yahweh a cortar un pacto con Yahweh en Su Casa. Eso significa que cortaron un animal, separaron las partes y luego pasaron entre ellas.

Bueno, y así, después de cortar un pacto, fueron y liberaron a todos sus esclavos y esclavas y entonces por eso Yahweh libró a Judá de la mano del rey Nabucodonosor (rey de Babilonia) y lo envió lejos.

Pero, por supuesto, ahora que el rey Nabucodonosor es despedido, ¿qué hacen los funcionarios y oficiales de Judá? Volvieron a salir y retomaron a sus esclavos hebreos, de vuelta al cautiverio.

Así pues, dieron su palabra a Yahweh y luego se echaron atrás y no parecen pensar en nada.

Y así, el verso 13 comienza, diciendo:

Yirmeyahu (Jeremías) 34:13-14
13 «Así dice Yahweh, el Elohim de Israel: ‘Hice un pacto con vuestros padres el día que los saqué de la tierra de Mitzrayim, de la casa de servidumbre, diciendo,
14 «Al cabo de siete años, que cada uno libere a su hermano hebreo, que le ha sido vendido; y cuando le haya servido durante seis años, lo dejarás libre de ti.» Pero vuestros padres no Me obedecieron ni inclinaron su oído.

Pero vuestros padres no Me escucharon ni inclinaron sus oídos hacia Mí; no Me escucharon. Hace poco os arrepentisteis e hicisteis lo que era justo a Mis ojos proclamando la libertad cada uno a su prójimo e hicisteis un pacto ante Mí en la casa que se llama con Mi nombre, pero luego os disteis la vuelta y profanasteis Mi nombre cuando cada uno de vosotros recuperó a sus principales esclavos y esclavas que habíais liberado según su deseo. Y los volviste a someter para que volvieran a ser tus esclavos, a pesar de que cortaste este pacto conmigo.”

Yirmeyahu (Jeremías) 34:15-16
15 Entonces os volvisteis recientemente e hicisteis lo que era justo a Mis ojos: cada uno proclamó la libertad a su prójimo; e hicisteis un pacto ante Mí en la casa que se llama con Mi nombre.
16 Entonces os volvisteis y profanasteis Mi nombre, y cada uno de vosotros hizo volver a sus esclavos y esclavas, a los que habíais puesto en libertad, a su antojo, y los volvisteis a someter, para que fueran vuestros esclavos y esclavas.’

Por lo tanto, así dice Yahweh: ‘No me habéis obedecido proclamando la libertad, cada uno a su hermano y a su prójimo. ¿Y vas a tratarme así? ¿De verdad? ¿Vas a tratarme como me trató Paro? ¿Va a decir que va a hacer algo sólo para que yo alivie la plaga, pero luego va a faltar a su palabra? Se supone que ustedes son Mi pueblo, llamados a salir del Egipto espiritual. Se supone que ustedes son Mi pueblo que está dando un ejemplo y estableciendo Mi estándar para que todo el mundo lo vea. ¿Y no te vas a comportar mejor que Paro?

He aquí que os anuncio la libertad a la espada y a la peste y al hambre’, declara Yahweh. Que te convertiré en un horror para todos los reinos de la tierra. Y a los hombres que transgredieron Mi pacto y no cumplieron los términos del pacto que hicieron ante Mí, los haré como el becerro que cortaron y pasaron entre sus partes.”

Yirmeyahu (Jeremías) 34:17-18
17 «Por lo tanto, así dice Yahweh: ‘No Me habéis obedecido al proclamar la libertad, cada uno a su hermano y cada uno a su prójimo. He aquí que Yo os anuncio la libertad, dice Yahweh, a la espada, a la peste y al hambre. Y te entregaré a problemas entre todos los reinos de la tierra.
18 Y daré a los hombres que han transgredido Mi pacto, que no han cumplido las palabras del pacto que hicieron ante Mí, cuando cortaron el ternero en dos y pasaron entre sus partes’.

Los funcionarios de Judá, los funcionarios de Jerusalem, los eunucos, los sacerdotes y todo el pueblo de la tierra que pasaba entre las partes del becerro. Los entregará a la mano de sus enemigos y a la mano de los que buscan sus vidas.”

«Sus cadáveres serán alimento para las aves del cielo y para las bestias de la tierra».

Y a Sedequías, rey de Judá, y a sus funcionarios los entregaré en manos de sus enemigos y en manos de los que buscan sus vidas. Y en la mano del ejército del rey de Babilonia que antes he hecho retirar de ti.”

Yirmeyahu (Jeremías) 34:19-21
19 Los príncipes de Judá, los príncipes de Jerusalem, los eunucos, los sacerdotes y todo el pueblo de la tierra que pasaba entre las partes del becerro;
20 Los entregaré en manos de sus enemigos y en manos de los que buscan su vida. Sus cadáveres servirán de carne para las aves del cielo y las bestias de la tierra.
21 Y entregaré a Sedequías, rey de Judá, y a sus príncipes, en manos de sus enemigos, en manos de los que buscan su vida, y en manos del ejército del rey de Babilonia que se ha alejado de ti.

He aquí que si vas a avergonzarme así, y a faltarme al respeto, y a cortar pactos en Mi nombre, y a retractarte de ellos. Entonces ordenaré, declara Yahweh, que el ejército de Babilonia vuelva a esta ciudad, y lucharán contra ella, la tomarán y la quemarán con fuego.

Eso hará que las ciudades de Judá sean una desolación sin habitantes, porque hiciste un pacto cuando necesitabas algo. Y luego, cuando te lo di, faltaste a tu palabra y lo rompiste. ¿Así es como Me demuestran que Me respetan?

Yeshayahu (Isaías) 34:22
22 «He aquí que Yo ordeno, dice Yahweh, y hago que vuelvan a esta ciudad. Lucharán contra ella y la tomarán y la quemarán con fuego; y haré de las ciudades de Judá una desolación sin habitantes'».

Entonces, alguien dirá: «Bueno, eso está bien. Estás hablando de Judá en el pasado. ¿Y nosotros? La Casa de Efraim hoy. Porque no estamos cortando ningún pacto en el templo, y no estamos liberando a los esclavos sólo para que Yahweh envíe al rey Nabucodonosor. Faltar a su palabra como lo hizo Paro. No vamos a recuperar a los esclavos después de que Yahweh nos dé lo que queremos. No. No hacemos nada de eso en la Casa de Efraim.”

¿De verdad? ¿Ah, no? No.

Nadie en la Casa de Efraim ha recibido el don gratuito de la salvación de Yeshúa, y ha estado tan dispuesto a hacer todo por Yeshúa, y luego ha decidido, «Es mucho trabajo y realmente no necesitamos hacer todas las cosas que dicen las Escrituras«, ¿verdad?

No. No hay un solo efraimita viendo este video o escuchando que sepa en lo profundo de su corazón que Yeshúa quiere que todos ayudemos a cumplir su Gran Comisión y a construirle un ministerio global unificado.

Pero no hay un solo efraimita que sepa que debemos hacer eso, pero que no quiera sentarse a contar el costo o pagar el costo, ¿verdad?

Pero, ¿por qué no quieren pagarlo? ¿Es acaso porque creen erróneamente que no necesitan hacer lo que Yeshúa dice que hagan, y Yeshúa seguirá actuando como intercesor por él ante Su Padre en el día del juicio, verdad?

Mattityahu (Mateo) 16:24
24 Entonces Yeshúa dijo a Sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.

Entonces, ¿por qué pagar el costo de lo que Yeshúa dice que hay que hacer cuando no es necesario? ¿Por qué comprar la vaca cuando la leche es gratis (por así decirlo)? ¿Por qué esperar, por qué servir realmente a Yeshúa de acuerdo con Su Palabra cuando podemos fingirlo, y aún obtenemos la misma recompensa, verdad?

Oye, hermano y hermana, ¿has oído que hay un síndrome en el cristianismo llamado «pisotear la gracia» (o «pisotear Su favor»)?

Y puede que hayas oído hablar de ello, es cuando aceptamos el perdón de Yahweh por todas las cosas que hicimos mal al romper Su Torá en el pasado, pero luego no queremos realmente hacer todos los cambios que necesitamos para vivir de acuerdo con Sus normas en este momento, ¿verdad?

Porque es igual que el rey Sedequías y los funcionarios de Judá en Jerusalem; tenemos esta idea de que podemos ir a Yahweh por lo que queremos y prometer que vamos a hacer cosas por Él, y simplemente sabemos que, porque Su naturaleza es muy compasiva, que Él nos va a ayudar.

Así que, tal vez algunos piensen que no necesitan sincerarse, ¿verdad? Como si Yahweh no viera, ¿verdad?

Y no hay efraimita en ningún lugar que no crea que no tenemos que ponernos serios hoy porque no estamos ante el tribunal, ¿verdad?

La cosa es que Yahweh nos da toda la cuerda del mundo para colgarnos, y nos da todas las oportunidades del mundo para hacer lo correcto y para hacer lo correcto, y para hacer el esfuerzo y la energía para hacer lo correcto. Nunca nos obligará a hacer lo que es correcto.

¿Pero sabes qué? Si creemos en Él, entonces tenemos que creerle cuando dice que está observando todo lo que hacemos, y todo lo que dejamos de hacer por Él y que todo queda registrado en un libro.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:12
12 Y vi a los muertos, pequeños y grandes, de pie ante Elohim, y los libros fueron abiertos. Y se abrió otro libro, que es el Libro de la Vida. Y los muertos fueron juzgados según sus obras, por las cosas que estaban escritas en los libros.

Saben, hermanos y hermanas, soy un pecador como cualquier otro y confío en Su favor inmerecido como cualquier otro, pero no espero poder abusar de ese favor; no espero que sólo porque digo que creo en Yeshúa no tenga que obedecer todo lo que Yeshúa dice que haga como los israelitas que salieron de Egipto; como los funcionarios de Judá en Jerusalem en los días del rey Sedequías.

Hermano y hermana, lo que sé es, lo que dice en Ma’asei (o Hechos) capítulo 17, en el versículo 30, que es que Yahweh hace un guiño a nuestros tiempos de ignorancia pasados, pero ahora ordena a todos los hombres en todas partes que se arrepientan y que comencemos a hacer las cosas que sabemos que son correctas porque Él dice que son correctas.

Ma’asei (Hechos) 17:30
30 En verdad, estos tiempos de ignorancia Elohim los pasó por alto, pero ahora ordena a todos los hombres en todas partes que se arrepientan,

Y si no sentimos que tenemos que darle la lealtad de hacer todo lo que Él dice que hagamos, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, y con todas nuestras fuerzas, en los días de los reyes eso se considera traición; eso se considera desobediencia, y la pena por eso es la muerte.

Por lo tanto, una cosa es hacer lo mejor posible por Él, pero si aún así no lo logramos; aún así fallamos, parece razonable que Yahweh lo entienda.

Es como si tuvieras un hijo o si tuvieras un empleado, ¿podrías saber cuándo están haciendo lo mejor para ti? Y si tu hijo está haciendo lo mejor, o si tu empleado está haciendo lo mejor que puede, entonces cuando comete un error, lo perdonas, ¿verdad? Claro que sí. Eso es lo que haría Yahweh.

Pero, ¿y si no se esfuerza realmente? ¿Y si comete un error y piensa que no pasa nada y que no necesita mejorar, porque sabe que eres compasivo y cree que le vas a perdonar? Así que, en realidad, no hay necesidad de tratar de hacer todo según sus normas, ¿verdad?

Porque realmente, no te respeta, o si no haría todo según tus normas, ¿no?

Entonces, si tienes un hijo o un empleado que no hace lo que le pides, ¿cómo te sientes? Entonces, ¿cómo nos imaginamos que se siente Yahweh cuando damos por sentado la sangre de Su Hijo y la pisoteamos?

Bueno, hermanos y hermanas, ¿sabemos realmente lo que siente Yahweh? ¿O acaso nunca nos detenemos a preguntarnos cómo se siente Yahweh? Como lo amamos tanto, no necesitamos preguntarle cómo se siente, ¿verdad?

Y está bien, Él sabe que no estamos siendo irrespetuosos y desobedientes. Si no nos importa cómo se siente Él con nuestra actuación, está bien. Podemos comportarnos como los israelitas que salieron de Egipto, o podemos comportarnos como los funcionarios y oficiales de la corte del rey Sedequías. Acabamos de cortar un pacto con el Rey del universo que le costó a nuestro Creador, Su Hijo, un sufrimiento inimaginable.

Y entramos en ese pacto con Él, ¿verdad? Entonces, entramos en ese pacto con Él para obtener el don de la vida eterna y dijimos que obedeceríamos y haríamos todo con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas, para alejarnos de la muerte física. Pero ahora tenemos que obedecerle en Su Espíritu para lograr esa vida espiritual.

Marqaus (Marcos) 12:30
30 Y amarás Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. Este es el primer mandamiento.

Es decir, todos creemos en Yahweh, ¿verdad? Todos creemos en Yeshúa, por eso estamos leyendo este estudio ¿no? Entramos en ese pacto con Él.

Entonces, ¿realmente estamos haciendo las cosas que todos sabemos que debemos hacer? ¿Estamos realmente ayudando a construir Su reino de la manera que sabemos que debemos construirlo?

¿O acaso dependemos de Su inmerecido favor aunque sepamos en nuestro corazón que estamos desobedeciendo secretamente al Espíritu de Su Hijo; aunque sepamos en nuestro corazón que no estamos haciendo realmente todo lo que podemos para construir Su reino?

Bueno hermanos, como mostramos en el estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos habrá, lo que es casi, una destrucción inimaginable y un sufrimiento y muerte inimaginables en los años venideros.

Y me refiero a nuestra vida y a la de nuestros hijos. Y cuando trato de envolver mi mente en toda la destrucción que veo escrita en las páginas de las Escrituras; y cuando veo cómo eso coincide con las noticias semanales que analizamos. Cada semana publicamos (de nuevo tienes que estar conectado al Sitio web de Israel Nazareno, pero) cuando veo lo que dice la Escritura, que las noticias coinciden con lo que dice la Escritura, lo único que puedo pensar es: «Estoy seguro de que me alegro de estar haciendo todo lo posible para servir a Yahweh. Estoy seguro de que me alegro de que estoy tratando de hacer mi mejor esfuerzo para servir a Yeshúa.”

Y escuchas a algunas personas que tienen este dicho simplista: «Bueno, el lugar más seguro es la voluntad de Yahweh«. Y ese dicho es muy cierto, pero lo que significa es: El lugar más seguro para estar es hacer exactamente lo que Su Hijo dice que hay que hacer.

Porque sabemos por nuestros estudios, que Yahweh promete proteger la asamblea de Filadelfia, la asamblea del verdadero amor fraternal. Eso es realmente amar al prójimo y hacer las cosas que se necesitan. No sólo decir que se ama al prójimo, sino hacer realmente todo lo que Él nos pide.

Y Su Palabra dice que Él va a salvar a aquellos que realmente están haciendo lo mejor para Su Hijo. Pero tenemos que entregar nuestras vidas en este mundo para obtener Su vida renovada y espiritual.

Yojanán (Juan) 14:15-16
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.
16 Y Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.

No lo sé; no sé por qué… Hablamos de esto todas las semanas; lo repetimos una y otra vez. Hace años que hablamos de esto.

¿Conocemos realmente a Yahweh? ¿Sabemos realmente quién es Él? ¿Sabemos realmente quién es Yeshúa?

Sabemos muchas cosas sobre Yahweh; sabemos muchas cosas sobre Yeshúa, pero ¿los conocemos realmente? Una cosa es saber muchas cosas sobre Yeshúa, pero ¿es eso realmente lo mismo que conocerlo a Él?

La gente que viene al movimiento mesiánico está tratando de recoger conocimiento; conocimiento, conocimiento, conocimiento, pero no quieren hacer las cosas que Yeshúa dice que hay que hacer. ¿Qué están adorando?

¿Adoran el conocimiento o adoran a Yeshúa? Por eso; ellos saben muchas cosas sobre Yeshúa que no están haciendo y no están obedeciendo.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:3-4
3 Ahora bien, con esto sabemos que lo conocemos, si guardamos Sus mandamientos.
4 El que dice: «Lo conozco», y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él.

Bueno, saber cosas sobre Elohim no es lo mismo que conocer a Elohim. Y aquí hay una cosa que espero que ayude al menos a algunas personas a repensar lo importante que es entrar en el programa de Yeshúa: Yeshúa tiene un programa.

Es como si fueras a unirte a las fuerzas armadas; vas a la estación de inducción, firmas tu nombre en la línea punteada, te llevan a su programa. Yeshúa tiene un programa. Quiere que todos trabajemos para Él.

Bien, ya hemos hablado de cómo Yahweh espera que cualquier futura novia obedezca Su Torá escrita al pie de la letra, porque sirve como la Ketubah de la novia (o el contrato de boda escrito). Y aquí mismo, en la Ketubah, se nos dice a quién envió Elohim para sacar a nuestros antepasados de la tierra de Egipto y llevarlos a salvo a la tierra de Israel.

Y he aquí, sorpresas, sorpresas. ¿Adivinas qué? ¿Adivinas quién es? Es el Buen Pastor, Yeshúa.

Bien, aquí en el capítulo 23 de Shemot (o Éxodo), comenzando en el versículo 20, Yahweh nos dice que Él enviaría un Mensajero (o un Ángel) delante de nuestros antepasados para guardarlos en el camino y llevarlos al lugar que Él había preparado para ellos.

Shemot (Éxodo) 23:20
20 «He aquí que envío un Ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que he preparado.

En otras palabras, Yahweh de los Ejércitos está diciendo que va a enviar a Su Mensajero para dirigir a Sus ejércitos. Primero para conquistar la tierra de Canaán, y luego para comenzar a entrenar a Israel para establecer un prototipo profético del reino venidero de Yeshúa.

Ahora, miremos muy cuidadosamente lo que Elohim nos manda hacer aquí porque nos va a mostrar mucho y hay una clave, lo que se llama un remez (o una pista), aquí.

Porque en el versículo 21, Yahweh dijo a nuestros antepasados de ambas casas, tanto de Efraim como de Judá, que prestaran cuidadosa atención al Mensajero de Yahweh y que obedecieran Su voz y no se rebelaran contra Su Mensajero; porque Su mensajero no perdonaría nuestras transgresiones. ¿Por qué? Porque el nombre de Yahweh está en Él.

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

Ahora, si quieres todos los detalles entonces te recomiendo que revises nuestro estudio en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno, se titula “Yeshúa: Manifestación de Yahweh”. Eso da todos los detalles; explica por qué Yeshúa es una manifestación de Su Padre, Yahweh.

No tenemos tiempo para hacer todo el estudio aquí, pero la idea es (básicamente) que Yahweh el Padre es puro Espíritu y (como mostramos en ese estudio) Yahweh el Padre nunca ha dejado la sala del trono en el cielo. Por lo tanto, eso significa que Él no estaba aquí en la tierra.

Yojanán (Juan) 4:24
24 «Elohim es Espíritu, y los que lo adoran deben adorar en espíritu y en verdad».

Yojanán (Juan) 1:18
18 Nadie ha visto a Elohim en ningún momento. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, lo ha declarado.

Entonces, si Yahweh el Padre nunca ha dejado la sala del trono en el cielo, ¿a quién hemos visto aquí en la tierra sino a la manifestación de Yahweh, Yeshúa?

Yojanán (Juan) 14:9
9 Yeshúa le dijo: «¿Tanto tiempo he estado con vosotros y aún no Me has conocido, Felipe? El que Me ha visto a Mí, ha visto al Padre; entonces, ¿cómo puedes decir: «Muéstranos al Padre»?

Ahora, considera en Bereshit (o Génesis) 19 en el verso 24, en la destrucción de Sodoma y Gomorra (cubrimos esto en el estudio), Yahweh el Hijo, (aquí abajo en la tierra) hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra desde Su Padre, Yahweh, desde los cielos.

Bereshit (Génesis) 19:24
24 Entonces Yahweh hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte de Yahweh desde los cielos.

Entonces, ¿podemos ver a los dos Yahweh allí? Un Yahweh el Hijo aquí en la tierra y Yahweh el Padre arriba en el cielo. Así, Yahweh el Padre hizo que Su Hijo se manifestara y bajara a la tierra para hacer un trabajo por Él.

[Si tienes más preguntas al respecto, consulta nuestro estudio sobre “Yeshúa: Manifestación de Yahweh” que se encuentra en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno].

Bien, veamos algo importante aquí en el verso 20. Aquí Yahweh nos dice que enviaría un Mensajero (o un Ángel), que de nuevo es un tipo de manifestación de Yahweh.

Shemot (Éxodo) 23:20
20 «He aquí que envío un Ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que he preparado.

Luego, en el versículo 21, Yahweh el Padre nos advierte a todos que tengamos cuidado con Su Mensajero y que obedezcamos la voz de Su Mensajero. Incluso nos ordena que no provoquemos a Su Mensajero, Yeshúa, porque (entiendan esto) Su Mensajero no perdonará nuestros pecados. Por supuesto, a menos que primero nos arrepintamos de nuestros pecados y nos sometamos completamente a Él y a Su Espíritu. ¿Te suena algo de esto?

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

Pero, ¿qué significa que Yeshúa tiene el nombre de Su Padre Yahweh en Él? Bueno, como también explicamos en los Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno, hablamos del nombre Apartado de Yeshúa en nuestro estudio titulado simplemente: “Los Nombres Apartados”.

Lo que vemos en ese estudio es que el nombre de Yeshúa es el mismo que el de Josué, el hijo de Nun. Damos todos los detalles en ese estudio, pero en Bemidbar (o Números) 13, en el versículo 16, vemos que Moshé renombró a Hoshea el hijo de Nun como Yejoshúa (o Yajushúa, o diríamos Josué).

Bemidbar (Números) 13:16
16 Estos son los nombres de los hombres que Moshé envió a espiar la tierra. Y Moshé llamó a Hoshea hijo de Nun, Yejoshúa.

Ahora bien, las otras casi 200 veces (y creo que son 198 veces o algo así, cerca de eso), el nombre de Josué se escribe en una forma abreviada de cinco letras. Y de nuevo, está bien, se pueden hacer abreviaturas en el hebreo antiguo porque era realmente una bendición minimizar el trabajo. Los pergaminos eran caros; las pieles eran caras. Todo tenía que hacerse a mano. Si se puede utilizar una forma corta contraída, se puede hacer perfectamente en hebreo.

Así que usaron la forma de letra completa, la forma de seis letras completa dos veces. Utilizaron una forma contraída de cinco letras 198 (o algo así) veces: יהשוע (Yod-Hey-Shin-Vay-Ayin). Sólo utilizan diferentes vocales para indicar la contracción.

Ahora bien, si quieres ponerte técnico (esto lo cubrimos en el estudio), técnicamente quitaron la segunda «ו» (vav ) y luego pusieron un punto vocálico para hacer el sonido de la segunda «ו» ( vav ) para poder contraerla.

Ahora bien, muchos hermanos de habla inglesa se asustan cuando ven esto porque, aunque usen contracciones a diario en su propio discurso (en inglés o, alemán, o español, o cualquier otro idioma), creen que no se puede hacer eso en hebreo. Creen que no se pueden usar contracciones en las Escrituras.

Vale, pues mira, no es nada del otro mundo, no hay que asustarse.

Es como con el nombre inglés Richard; podemos llamarlo Richard, o podemos llamarlo Rich, podemos llamarlo Rick, incluso podríamos llamarlo Dick, dependiendo. Todos ellos son legítimamente el nombre de Richard porque todos se refieren a él con otros nombres.

Lo mismo ocurre con el nombre Josef y su forma corta de Joe (que es el mismo nombre). No es un gran asunto o problema.

Entonces, alguien dirá: «Hey, espera. La cuestión no es que haya un nombre de seis letras y haya una contracción de seis letras a cinco en el Tanaj; eso no nos molesta porque la pronunciación del nombre de Yeshúa no cambió.”

Bien, van a decir: «Más bien, la cuestión es que la pronunciación sí cambió después de que Judá fuera al exilio a Babilonia«.

Así, el nombre cambió de Yajushúa (יהושוע) (o Yejoshúa) a Yeshúa (ישוע). Y dicen: «No nos fiamos de que el nombre de Yeshúa se pronuncie ahora de forma diferente«.

Bien, echemos un vistazo a eso ahora. En nuestro estudio sobre los nombres apartados mostramos cómo el tercer mandamiento es no dejar que el nombre de Yahweh quede en ruinas (o desolado).

No importa si lo dejamos desolado por un mal uso, o por sustitución, o simplemente no llegamos a usarlo, o preferimos decir otro nombre. El problema es que Yahweh nos dice que quiere que se conozca Su nombre y no otro.

Shemot (Éxodo) 20:7
7 «No tomarás el nombre de Yahweh, tu Elohim, en vano, porque Yahweh no dará por inocente a quien tome Su nombre en vano.

Por ejemplo, en Bemidbar (o Números) 6 comenzando en el versículo 27, Yahweh nos dice que pongamos Su nombre en Su pueblo y que lo incluyamos en las bendiciones; esto es dar a conocer Su nombre.

Bemidbar (Números) 6:27
27 «Así pondrán Mi nombre sobre los hijos de Israel y los bendeciré».

Bien, se supone que debemos anunciar la grandeza del nombre de Yahweh. No sabemos exactamente por qué cambiaron las cosas, pero fue debido a algún cambio de política que tuvo lugar durante el exilio a Babilonia, o fue por el hecho de que los griegos darían muerte a los judíos si pronunciaban el nombre de Yahweh en voz alta. Pero de alguna manera u otra, el hermano Judá adquirió la costumbre de ocultar el nombre de Yahweh, sustituyéndolo por otros nombres como HaShem o Adonai.

Así que, en lugar de publicitar el nombre de Yahweh y dar a conocer Su nombre, lo sustituyeron; lo ocultaron.

Así que, por alguna razón, el hermano Judá parece pensar que la mejor manera de evitar que la gente tome el nombre de Yahweh en vano es ocultar Su nombre, y usar otras pronunciaciones, y otros nombres inventados como HaShem o Adonai.

En realidad no son nombres; son títulos que se han tomado como nombres. Y esto es lo que hace el hermano Judá a pesar de que Yahweh dice específicamente muchas veces que hay que dar a conocer Su nombre.

Bien, alguien dirá: «Bueno, pero ¿Cuál es el problema? ¿Qué ha pasado?

Vale, bien, de acuerdo. Así, primero vimos cómo Moshé cambió el nombre de Hoshea de cuatro letras a una forma de seis letras Yejoshúa (יהושוע) (o Yajushúa).

Bemidbar (Números) 13:16
16 Estos son los nombres de los hombres que Moshé envió a espiar la tierra. Y Moshé llamó a Hoshea hijo de Nun, Yejoshúa [יהושוע].

Bien, entonces también vimos cómo el mismo nombre de seis letras se deletrea en una forma abreviada de cinco letras que tiene diferentes puntos vocálicos; por lo tanto, se sigue pronunciando igual.

Así, el nombre de Hoshea ha pasado de cuatro a seis letras, no a cinco. Así que, ahora, finalmente el nombre de Hoshea será acortado a una simple forma de cuatro letras en los libros de Esdras y Nehemías y esa forma de cuatro letras es ישוע (Yeshúa). Y esa es la forma que se registra en los libros de Esdras y Nehemías después del exilio babilónico.

Esdras 2:2
2 Los que vinieron con Zorobabel fueron Yeshúa [ישוע], Nehemías, Seraías, Reelaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvai, Rehum y Baana. El número de los hombres del pueblo de Israel:

Nejemiah (Nehemías) 12:1
1 Estos son los sacerdotes y los levitas que subieron con Zorobabel, hijo de Salatiel, y con Yeshúa [ישוע]: Seraiah, Jeremías, Esdras,

Y la gente dice: «Bueno, la cuestión es que hay que tener el nombre de Yahweh en el nombre del mensajero«. Y luego dicen: «La forma abreviada de cuatro letras no empieza con una combinación Yod-Hey-Vav«. Van a decir: «Debes tener una combinaciónיהו(Yod-Hey-Vav), o al menos un simpleיה(Yod-Hay) para tener el nombre del Padre Yahweh”. Eso no es cierto; es falso.

De acuerdo, el nombre de Yeshúa en la forma de cuatro letras posterior al exilio babilónico sólo comienza con una “י” (Yod). Bien, entonces, no es un “יהו” (Yod-Hey-Vav) es sólo una “י” (Yod).

Bien, la cosa es que puedes hacer eso en hebreo. Por ejemplo, el nombre de Yosef (José) no es realmente “יוסף(Yosef) sino “יהוסף” (Yejosef), que significa Yahweh añadirá. Pero no decimos “יהוסף” (Yejosef), sólo decimos “יוסף” (Yosef), y eso es porque la “י(«Yod») al principio de un nombre funciona en lugar de la combinación “יה” («Yod-Hey»).

Bien, esto es igual a lo que sucede en inglés o español (o en algún otro idioma). Puedes llamar a un hombre llamado Ezequiel, Zeke; lo cual estaría bien, no es un problema. Puedes llamar a un hombre llamado Benjamín, Ben; y estaría bien, no es un problema.

Así que, primero el nombre de Hoshea tenía cuatro letras, luego se convirtió en seis letras Yejoshúa. Y por alguna razón, tal vez sólo porque es más fácil, se acortó a cinco letras. Y luego, ya después del Exilio de Babilonia, se acorta a cuatro letras de acuerdo con la ética de la época. Acortan las cosas, ahorran tiempo y esfuerzo.

Así que, este es un momento de la historia en el que empezaron a llamar a Josué por el nombre de Josh. Y está bien, así es como lo llamó la madre de Yeshúa, es Yeshúa. No hay que llamarlo Yajushúa, simplemente lo llamamos Josh; así es como se llamaba en el primer siglo.

Bien, ahora con estos detalles veamos de nuevo lo que dice en Shemot (o Éxodo) capítulo 23 comenzando en el versículo 20. Yahweh nos dice aquí que enviaría a Su Mensajero (o Su Ángel) que sabemos que sería una manifestación de Yahweh el Padre pero no Yahweh el Padre mismo porque Yahweh el Padre nunca ha dejado la sala del trono en el cielo.

Shemot (Éxodo) 23:20
20 «He aquí que envío un Ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que He preparado.

Sin embargo, Yahweh el Padre nos advierte a todos que tengamos cuidado con Su Mensajero y que obedezcamos Su voz. Él nos advierte que no provoquemos a Su Mensajero, Yeshúa, porque (entiendan esto) Yeshúa no perdonará nuestros pecados a menos que primero nos arrepintamos de nuestros pecados y cambiemos nuestros caminos. Y la razón por la que esto es, es porque Su Padre, el nombre de Yahweh está en Él. ¿Te suena algo de esto?

Sabemos que en muchos lugares y de muchas maneras hemos escuchado las cosas equivocadas de la iglesia cristiana babilónica. La iglesia cristiana babilónica nos ha enseñado que está bien pisotear el favor inmerecido de Yahweh o la gracia de Yahweh.

De alguna manera, la iglesia se las arregla para enseñar la idea de que, de una manera u otra, Yeshúa vino a eliminar el requisito de obedecer lealmente el pacto matrimonial de la novia.

Es simplemente asombroso, siempre me quedo boquiabierto, pero por alguna razón muchos hermanos y hermanas en Efraim, en el Movimiento de Raíces Hebreas, todavía están afectados por este síndrome de la gracia fácil.

Simplemente parece que hay mucha gente por ahí (la gran mayoría quizás) que no parece creer que tengamos que ser cautelosos con Yeshúa o incluso obedecer lo que Yeshúa nos ha ordenado hacer por Él. Incluso en la salida de la tierra de Egipto.

Y muchos de nuestros antepasados y muchos efraimitas de hoy en día parecen pensar que tienen la autoridad de escoger y elegir cuáles de los mandamientos del Padre queremos guardar.

Bueno, tenemos supuestos nazarenos hoy en día que piensan que pueden provocar a Yeshúa eligiendo y escogiendo qué partes del pacto nupcial nos apetece guardar, y qué partes no nos gustan, no tenemos que guardarlas. «Estamos bajo la gracia; estamos bajo el favor«.

Bueno, ¿y cómo hacemos los hermanos? Parece que a nosotros, como pueblo, como nación, nos gusta mucho la parte del descanso y la lectura y nos gustan mucho las partes en las que nos alimentamos del alimento espiritual de Yahweh. ¿Vamos a entrar en la casa de Yahweh en Shabat y a comer toda su comida espiritual, pero por alguna razón nunca llegamos a hacer crecer realmente Su reino trabajando realmente para construir Su reino?

Le conocemos, ¿verdad? Y lo amamos, ¿verdad? Y eso es porque lo amamos tanto, que guardaríamos Sus mandamientos (especialmente los gratuitos que no requieren dinero ni tiempo). Pero tenemos otras prioridades que el banquete de bodas. Tenemos otras prioridades al ser obedientes al novio, ¿verdad?

Entonces, ¿podemos entrar en el banquete nupcial sin el traje nupcial de obediencia al contrato nupcial de la novia?

Oye, hermano y hermana, ¿hasta dónde vamos a llegar por Yeshúa? ¿Nos damos cuenta de lo que es la tibieza? ¿Tenemos algún mandamiento en las Escrituras que nos parezca demasiado difícil, o que nos cueste demasiado dinero, o que nos quite demasiado tiempo, o algo así?

Es decir, no hay nada como que vayamos a hacer promesas de hacer cosas para conseguir lo que queremos y que luego, en cuanto consigamos lo que queremos, nos olvidemos de pagar nuestros votos…

Es decir, es Yahweh, ¿no? Y el Mensajero tiene el nombre de Yahweh en Él. Así que, Yahweh de los ejércitos, es misericordioso, ¿verdad? Él va a perdonar cualquier transgresión que hagamos porque el nombre de Su Padre, Yahweh, está en Él, ¿verdad?

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

Así que vamos a dejar de lado todo lo que el Mensajero de Yahweh nos dice que hagamos para tratar de guiarnos con éxito a la tierra de Canaán para establecer un reino prototipo, pero no necesitamos hacer todo eso, ¿verdad?

Pues bien, Yahweh el Padre nos advierte que tengamos cuidado con Su manifestación y que no provoquemos Su manifestación porque no perdonará nuestros pecados a menos que primero nos arrepintamos y nos sometamos a Su Espíritu. Y la razón por la que necesitamos hacer esto es precisamente porque el nombre de Yahweh está en Yeshúa.

Mishle (Proverbios) 28:13
13 El que cubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y los abandona tendrá misericordia.

Así que, realmente, la imagen que obtenemos es que Yeshúa era el que iba a guiar y acompañar a Su futura novia, Israel; sacarla de Mitzrayim y llevarla a salvo a la tierra de Israel, al igual que un buen pastor guía a su rebaño.

Pero podemos ver en las Escrituras cómo la mayoría de nuestros antepasados fracasaron en el desierto porque nunca aprendieron a servir a Yahweh de forma transformadora; nunca entregaron sus vidas al Espíritu.

Bemidbar (Números) 32:13
13 Así que la ira de Yahweh se encendió contra Israel, y los hizo vagar por el desierto durante cuarenta años, hasta que desapareció toda la generación que había hecho el mal a los ojos de Yahweh.

Y para decir la verdad con amor, podemos ver cómo la mayoría de los efraimitas van por el mismo camino equivocado. Podemos ver donde la mayoría de nuestra nación está realmente preparándose para fracasar, hoy en día porque nunca aprendieron a servir a Yahweh de una manera transformadora.

Es tan triste ver cómo muchos en Efraim dan a Yahweh sus sobras. Oh, y luego esperan que Él los haga la reina elegida de Su Hijo aunque no se preocuparon lo suficiente por obedecer los mandamientos de Yeshúa.

Bueno, (ya sabes) ¿qué pensamos? Es decir, Yeshúa tiene su elección de todos los que alguna vez han creído en Él; Él puede elegir a cualquiera de ellos para Su novia. ¿A quién va a elegir?

Él va a elegir al que le obedezca y dé lo mejor de su tiempo; dando lo mejor de sus energías; haciendo lo mejor que pueda para administrar su dinero para ayudar a construir Su reino.

¿Es eso lo que hacemos?

Bueno, si eres del lado judío de la casa, ¿sabías hermano o hermana que fue Yeshúa, la manifestación de Yahweh, quien sacó a ambas casas de la tierra de Mitzrayim y las llevó a la tierra de Israel?

Tiene que ser Yeshúa porque no hay ningún otro mensajero en las Escrituras que tenga el nombre del Padre, de Yahweh; Yeshúa es el único. Y nos dice aquí mismo las mismas cosas exactas que Yeshúa mismo nos va a decir sobre Su ministerio en la porción del Brit Jadashá. Y concretamente, nos dice que tenemos que hacer todo lo que el Mensajero dice que hagamos o no estará complacido con nosotros. Quiero decir, ¿cuánto más simple puede ser?

Yojanán (Juan) 5:43
43 Yo he venido en nombre de Mi Padre, y no Me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése sí lo recibiréis.

Averigua si quieres estar en el matrimonio, ¿verdad? Quieres ser tomado como la novia del Hijo del Rey del universo. Déjame decirte cómo hacerlo. Averigua qué quiere tu marido y dáselo.

No puede ser más sencillo; sólo hay que averiguar lo que Él quiere, escuchar Su voz, hacer lo que Él dice; Él nos llevará de la mano derecha y nos subirá a la gloria. Pero qué pocos efraimitas parecen entenderlo (hoy al menos); a juzgar por sus acciones.

Ahora, en el verso 22 hay algo muy especial para todos aquellos del lado judío que viven bajo el sionismo patrocinado por el estado en la tierra de Israel. Y recordando el sionismo, ese es el concepto de que no necesitamos a Yeshúa porque el pueblo puede servir de mesías.

Echemos un vistazo: En el versículo 22 Yahweh nos dice que si en verdad obedecemos Su voz (en el contexto estamos hablando de la voz de Yeshúa aquí) y hacemos todo lo que Él (refiriéndose a Yahweh y también a Yeshúa) dice, es cuando Él va a ser un enemigo para nuestros enemigos; un adversario para nuestros adversarios.

Shemot (Éxodo) 23:22
22 Pero si en verdad obedecen Su voz y hacen todo lo que Yo digo, entonces seré un enemigo para sus enemigos y un adversario para sus adversarios.

Ninguna otra circunstancia. Si no estamos haciendo las cosas que sabemos, Yahweh mismo va a ser como un adversario hacia nosotros porque estamos en desobediencia. Él tiene que corregirnos, tiene que llevarnos la corrección, y el castigo.

Pero si echamos un vistazo más profundo, vamos a ver cómo esto nos dice, aquí mismo en este pasaje que el Mensajero, Yeshúa, hablaría todo lo que Su Padre, Yahweh, habló. Lo que esto significa es que el Mensajero hablaría las palabras del Padre (Yahweh).

Y si estamos dispuestos a recibirlo, eso es exactamente lo que Yeshúa dijo que hizo en versos como Yojanán (o Juan) 5 y versículo 30 donde Yeshúa nos dice que Él juzgó (o gobernó, o dio mishpat, o mishpatim) basado en lo que escuchó de Su Padre en el Espíritu.

Yojanán (Juan) 5:30
30 Yo no puedo hacer nada por Mí mismo. Según oigo, juzgo; y Mi juicio es justo, porque no busco Mi propia voluntad, sino la del Padre que me ha enviado.

Ahora, como mostramos en otros lugares, así es exactamente como el oficio del Juez ungido y como el oficio del Apóstol se supone que funcionan.

Para que un juez ungido, o un apóstol, haga su trabajo, tiene que dedicarse completamente al Espíritu y entonces escuchar en el Espíritu y hacer sólo lo que escucha en el Espíritu.

Esa es la única manera en que el oficio de un Apóstol o un Juez ungido puede trabajar y es porque ellos están escuchando al Espíritu, ellos están recibiendo sus decisiones correctas del Espíritu. Y esa es la única manera de obtener las reglas de Elohim, en lugar de las reglas de los hombres que están apagando el Espíritu.

Tesaloniqim alef (1 Tesalonicenses) 5:19-20
19 No apagues el Espíritu.
20 No desprecies las profecías.

Y así es también como puedes saber si confías en el Apóstol, o en el Profeta, o en el Juez ungido, es cuando oyes al Espíritu hablar a través de ellos. Cuando oyes al Espíritu hablar a través de alguien, entonces puedes saber que puedes confiar en lo que has oído decir en el Espíritu.

Y, si tal vez nosotros mismos no oímos en el Espíritu, es cuando debemos prestar atención a otros que oyen en el Espíritu; los Apóstoles y los Profetas. También los jueces ungidos en tiempos pasados.

Debido a su sumisión al Espíritu (que es un prerrequisito del oficio Profético, o del Apostólico, o del Judicial), si no están escuchando de la voz de Yahweh, no están hablando de acuerdo a la voz de Yahweh, no tienen nada que hacer en esas posiciones.

Entonces, ahora nota en Yojanán (Juan) 8 en el versículo 38, Yeshúa nos dice que Él habla lo que ya le ha sido comunicado por Su Padre Yahweh las cosas que ha visto cuando estaba con Su Padre, Yahweh; eso es lo que Él habla.

Yojanán (Juan) 8:38
38 «Yo hablo lo que he visto con Mi Padre, y tú haces lo que has visto con tu padre».

Por lo tanto, tenemos que preguntarnos: Si no fue Yeshúa, ¿quién fue la manifestación de Yahweh que el Padre envió; que su nombre estaba en Él, y que habló sólo lo que el Padre hablaría? Si ese no era Yeshúa, entonces ¿quién era?

Sólo puede ser Yeshúa porque sólo Yeshúa habló lo que habló Su Padre, Yahweh.

La descripción no se ajusta realmente a nadie más, y hay tantos paralelismos con lo que enseña Yeshúa en el Pacto Renovado.

Lo mismo ocurre en el capítulo 10 de Yojanán, en el versículo 4, vemos cómo Yeshúa sacó a Israel de Egipto; guiándonos como un buen pastor guía a su rebaño.

Yojanán (Juan) 10:4
4 Cuando saca a sus ovejas, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.

Ahora, hay algo más que debemos ver en el capítulo 24 de Shemot que es extremadamente importante (y a la carne no le gusta esto). Sin embargo, las Escrituras nos hacen saber que hay lo que podría llamarse diferentes niveles de separación, o diferentes niveles de apartamiento, o diferentes niveles de santidad dentro del campamento de Israel.

Ahora bien, todos debemos buscar los dones mayores, pero al mismo tiempo debemos reconocer que Yahweh ha establecido estas separaciones. ¿Qué queremos decir con esto?

Bueno, por ejemplo, si no eres hebreo, ahora, puedes venir al campamento para comprar, o vender, o comerciar, pero no puedes habitar en el campamento, porque habitar en el campamento es para aquellos que se han dedicado a servir a Yahweh. Por lo tanto, el mero hecho de permanecer dentro del campo requiere un grado de separación o un grado de apartamiento del conjunto; más que el mundo.

Bien, ahora necesitamos un segundo grado de separación o un segundo grado de conjunto de socios para entrar en el patio del tabernáculo. Si no somos hebreos, podemos entrar en el campamento para comerciar o comprar o vender, sin problema. Sin embargo, no entramos en el patio del tabernáculo a menos que seamos hebreos y tengamos una razón para estar allí.

Y si no estás pagando tus diezmos, probablemente tampoco puedas entrar allí, porque se requiere un mayor grado de separación; un mayor grado de aptitud.

Por lo tanto, ahora necesitamos un tercer grado de separación, o un tercer grado de aptitud para entrar en el tabernáculo mismo. Normalmente, sólo los sacerdotes y los levitas podían entrar en el tabernáculo (e incluso entonces, sólo cuando estaban de servicio). Por lo tanto, para entrar en el tabernáculo hay que ser elegido y servir activamente a Yahweh, incluso para entrar en Su casa.

Y finalmente, hay un cuarto grado de separación cuando se entra en el lugar más apartado o lo que se llama el Kodesh Kodashim o el Santo de los Santos. El Kodesh Kodashim estaba tan apartado que sólo Yahweh podía entrar allí para morar todo el tiempo.

El Sumo Sacerdote podía entrar allí una vez al año en Yom Kippur, pero incluso entonces, sólo con sangre. E incluso entonces, el Sumo Sacerdote no se quedaba porque el lugar más apartado es demasiado apartado para que nosotros los humanos habitemos allí. Es la habitación de Yahweh (por así decirlo) y debemos permanecer fuera de ella, excepto para nuestra cita anual con Él en Yom Kippur.

Vayiqra (Levítico) 16:2
2 …y Yahweh dijo a Moshé: «Dile a Aharón, tu hermano, que no entre en ningún momento en el Lugar Apartado, dentro del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque Yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.

Bueno, vemos el establecimiento de estos tipos de grados de separación o estos grados de separación de conjuntos; los vemos siendo establecidos a lo largo de esta Parashá.

Por ejemplo, en el capítulo 24 de Shemot, en el versículo 1, Yahweh le dijo a Moshé que debía traerse a sí mismo, y a Aharón, y a Nadab y, a Abiú, y a setenta de los ancianos de Israel para que adoraran a Yahweh desde lejos.

Shemot (Éxodo) 24:1

1 Y dijo a Moshé: «Sube a Yahweh, tú y Aharón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel, y adorad desde lejos.

Entonces, piensa en esto: Obviamente los 70 ancianos van a tener un mayor grado de separación, o un mayor estatus espiritual que el resto del campamento, y también, luego los que están fuera del campamento.

Y luego, en el versículo 12, Yahweh le ordena a Moshé que suba a Él en la montaña, y que esté allí. Y entonces Yahweh le va a dar unas tablas de piedra, y la Torá, y los mandamientos, que había escrito para que Moshé pudiera luego volverse y enseñar al pueblo.

Shemot (Éxodo) 24:12
12 Entonces Yahweh dijo a Moshé: «Sube a Mí en la montaña y quédate allí; y te daré tablas de piedra y la ley y los mandamientos que He escrito, para que los enseñes.»

Pues bien, en el versículo 13 Moshé se levantó con su ayudante Yajushúa (o Josué) y subieron al monte de Elohim.

Shemot (Éxodo) 24:13
13 Entonces Moshé se levantó con su ayudante Yejoshúa, y Moshé subió al monte de Elohim.

Y luego, en el versículo 14, vemos que los 70 ancianos tuvieron que quedarse atrás. Por lo tanto, los 70 ancianos tenían un mayor grado de separación o apartamiento que el mundo y el campamento, pero no tan grande como el de un Josué o un Moisés.

Shemot (Éxodo) 24:14
14 Y dijo a los ancianos: «Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros. En efecto, Aharón y Hur están con vosotros. Si alguno tiene alguna dificultad, que vaya a ellos».

Y muchos estudiosos creen que el versículo 15 nos dice que Moshé subió solo a Yahweh sin Josué. Así que, una vez más, echa un vistazo a Josué. Su grado de separación era mayor que el del mundo, mayor que el del campamento y mayor que el de los 70 ancianos, pero aún así, obviamente menor que el de Moshé.

Shemot (Éxodo) 24:15
15 Entonces Moshé subió a la montaña, y una nube cubrió la montaña.

Moshé tenía la mayor separación o apartamiento en absoluto, pero aún así era obviamente menos apartado que el propio Yahweh. La cosa es que vamos a ver estos diferentes niveles de separación o diferentes niveles de aptitud de conjunto a medida que avanzamos, a lo largo de esta serie de Parashá.

Pero hay algunos en Israel a los que no les gusta esto, y se van a rebelar contra estos grados de separación, y van a perder la vida por ello.

Podríamos decir muchas cosas más, pero no tenemos tiempo para esta semana. Pero lo que tenemos que recordar acerca de la Parashá Mishpatim es que Yahweh está tratando de llamar a Su pueblo a salir del Egipto espiritual (del sistema mundial, de Mitzrayim) para que puedan dejar de construir el reino de Satanás y dejar de pagar impuestos a Satanás y comenzar a construir el reino de Su Hijo, Yeshúa, ahora que la gran caída ha terminado.

Bueno, lo único es sacar a la Casa de Judá y Efraim de Mitzrayim, esa era la parte fácil. Ahora la parte difícil es sacar a Mitzrayim de los corazones de Efraim y Judá.

¿Queremos que Yahweh nos ayude a purgar Mitzrayim de nuestros corazones? ¿Queremos ayudar a Yeshúa a establecer Su reino aquí en la tierra para que luego Él pueda, a su vez, someter Su reino a Su Padre?

¿Queremos ayudar a nuestro Esposo o somos una novia egoísta; sólo queremos cosas para nosotros mismos, y prometemos cosas para conseguir lo que queremos, pero una vez que conseguimos lo que queremos ya no estamos realmente en ello para mantener las promesas?

Bueno, todo esto es por lo que Yahweh Elohim está esperando y observando y registrando todo lo que hacemos en un libro. Quiere ver lo que hay en nuestros corazones.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:15
15 Y todo aquel que no se encontró escrito en el Libro de la Vida fue arrojado al lago de fuego.

Él quiere ver: ¿realmente queremos cumplir todos los mandamientos de Su Hijo Yeshúa? ¿O realmente no nos importa tanto?

Porque si estamos ocupados con los mandamientos de Yeshúa y estamos ocupados ayudándole a construir Su reino eso muestra que realmente nos importa. Y si no le ayudamos con Sus mandamientos y no le ayudamos a construir Su reino, ¿qué le muestra eso?

Una palabra para los sabios es suficiente.

Shabat Shalom.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give