Chapter 4:

No Apaguéis al Espíritu

Este Post también está disponible en: English

En 1ª Tesalonicenses 5:19, el apóstol Shaul nos dice “no apaguéis al Espíritu”.

Thessaloniqim Aleph (1ª de Tes.) 5:16-22
16 Estad siempre gozosos.
17 Orad sin cesar.
18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Elohim para vosotros en Yeshúa el Mesías.
19 No apaguéis al Espíritu.
20 No menospreciéis las profecías.
21 Examinadlo todo; retened lo bueno.
22 Absteneos de toda especie de mal.

¿Qué significa no apagar al Espíritu?

Originalmente, Adam y Havvah (Eva) vivieron en el favor [gracia] de Yahweh. Sin embargo, Yahweh al principio no le dio a la humanidad su Espíritu Apartado, él sólo le dio al hombre el aliento de vida (נִשְׁמַת חַיִּים).

Génesis 2:7
7 Entonces Yahweh Elohim formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.
(7) וַיִּיצֶר יְהוָה אֱלֹהִים אֶת הָאָדָם עָפָר מִן הָאֲדָמָה וַיִּפַּח בְּאַפָּיו נִשְׁמַת חַיִּים | וַיְהִי הָאָדָם לְנֶפֶשׁ חַיָּה

Debido a que sólo tenía el aliento de la vida, Adam y Havvah no eran seres guiados por el Espíritu. Sería más tarde cuando Yahweh les daría su Voz, aunque aún pequeña, a los que creen en Su Hijo para guiar nuestros pasos día a día, haciéndonos saber el camino que debemos tomar.

Yeshayahu (Isaías) 30:21
21 Y tus oídos oirán una palabra detrás de ti, diciendo: Este es el camino, andad en él, cuando gires a la derecha, y cuando gires a la izquierda.

Sin el Espíritu para guiarlos, lo único que Adam y Havvah pudieron hacer era vivir sus vidas con su intelecto limitado. Pero como el intelecto por sí solo, no nos llevará a escuchar y obedecer a la voz de Yahweh, Adam y Havvah no pudieron permanecer en el favor de Yahweh.

El rey Salomón fue el hombre más sabio que jamás ha existido. Él nos dijo que hay un camino que parece correcto al intelecto del hombre, pero su fin es sólo un camino de muerte.

Mishle (Proverbios) 14:12
Hay camino que al hombre le parece derecho;
Pero su fin es camino de muerte.

Sin someterse a la guía y dirección del Espíritu, los hombres no pueden vivir en paz junto con los demás hombres, porque, así como nosotros hacemos lo que nos parece correcto, los otros también hacen lo que parece correcto para ellos, y no importa la forma en que nos engañemos a nosotros mismos, lo que realmente sucede es que todos seguimos tras nuestros propios deseos carnales y egoístas.

Mientras que el libro del Génesis describe eventos que en realidad ocurrieron, también es un libro simbólico. Génesis 3 nos dice cómo Havvah vio que el árbol era bueno para comer, agradable a los ojos y deseable para alcanzar la sabiduría.

B’reisheet (Génesis) 3:6
6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió, así como ella.

En lugar de obedecer lo que había dicho Yahweh, ella hizo lo que parecía correcto en sus propios ojos, y ella comió del fruto del árbol del bien y del mal. Su marido, que estaba con ella, no sólo lo permitió, él también hizo lo mismo.

De nuestro estudio «Árbol del conocimiento, Árbol de la vida,” sabemos que el árbol del conocimiento no solo es un árbol frutal literal. Además, es un símbolo de nuestro deseo de decidir por nosotros mismos lo que está bien y lo que está mal, en lugar de someterse a la voluntad de Yahweh. Pero notemos que el árbol del conocimiento del bien y del mal estaba “en medio” del jardín.

B’reisheet (Génesis) 3:2-3
2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Elohim: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

El hecho de que el Árbol del Conocimiento estaba “en medio” del jardín, es simbólico de que nuestro deseo carnal, de hacer lo que parece bien a nuestros propios ojos (en vez de lo que es bueno a los ojos de Yahweh), es “central” en nuestra genética. Este es el deseo de conocer lo que es bueno y lo que es malo.

El libro de Génesis es profético, y describe patrones que se repiten durante nuestra historia. Las cosas que aparecen en Génesis se pueden ver después en la historia humana también.

Lucifer esta descrito como “el portador de la luz”, y podemos ver la influencia de Lucifer en la época de la ilustración (es decir, “el que lleva la luz”). Uno de los pioneros de los “pensadores” de la ilustración fue Rene Descartes, un filósofo francés que tuvo una serie de sueños inquietantes en los que sentía que se estaba “comunicando con” (con Lucifer). Después de estos sueños Descartes llegó a su famosa frase: “Yo Pienso, luego existo [yo soy]”. Aunque esta frase es famosa en todo el Occidente, tratemos de comprender el significado de la frase bíblica: “Yo soy [Existo]”.

Shemote (Éxodo) 3:13-14
13 Dijo Moisés a Elohim: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Elohim de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?
14 Y respondió Elohim a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Yeshúa también dice, “Yo Soy.”

Yochanan (Juan) 8:58
58 Yeshúa les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo Soy.

Por lo tanto, cuando el filósofo Rene Descartes dijo, “Yo Pienso, y luego Existo (Yo Soy),” no es lo mismo de decir, ¿Existo [Yo Soy], ¿porque Yo pienso? Si, lo es.

En filosofía, los que creen en Yahweh se llaman “Yahwehistas”, y el mundo llama nuestra creencia “Yahwehismo.” Nos llaman “Yahwehistas” debido a nuestra creencia de que Yahweh nos ha creado, y que sólo él nos puede justificar.

Sin embargo, si creemos que existimos porque así nos parece bien, entonces, en términos bíblicos, creemos que nuestro pensamiento nos creó. Aquellos que creen de esta manera se llaman “racionalistas”, y más loca aun es su opinión de que “Porque yo pienso, yo soy (como) Elohim (un dios)”, eso es básicamente lo que dijo Descartes. Irónicamente, esta es la escuela predominante de pensamiento que se enseña en la mayoría de las universidades tradicionales y universidades en todo el Occidente “Cristiano”.

Si Yahweh nos ha creado, entonces nosotros le debemos nuestras vidas a Él, y también porque sólo Él puede justificarnos. Por otra parte, si somos justificados por Yahweh, debemos averiguar quién es Él y que es lo que Él quiere, y debemos hacer lo que Él dice. Sin embargo, por el contrario, si existimos simplemente porque pensamos, entonces no le debemos ninguna lealtad a Yahweh en absoluto. Luego podemos hacer lo que parece bueno y correcto para nosotros mismos, porque pensamos en nosotros mismos como nuestro propio elohim. Esta es, de hecho, la forma en que piensa la mayor parte del mundo.

Yahweh se manifestó en forma humana, y vino a habitar con nosotros. (Se discute la naturaleza de Yeshúa en el estudio, “Yeshúa: Manifestación de Elohim”, que forma parte de Estudios Escriturales Nazarenos Volumen 1). Para recuperar el favor de Yahweh, Yeshúa tomó el castigo por nuestros fracasos viviendo en obediencia al Padre. Sin embargo, una vez que aceptamos su sacrificio expiatorio, debemos todo el resto de nuestras vidas a Él. Y, además de un profundo sentido de gratitud, debemos ser como Él en todo lo que hagamos.

Yochanan (Juan) 13:15
15 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.”

Además de utilizar nuestro intelecto para tratar de ser como Él, también debemos pedirle al Padre que ponga de su Espíritu en nosotros. De esta manera, Su Espíritu puede habitar dentro de nosotros, y guiarnos con facilidad en el camino correcto.

Yeshayahu (Isaías) 30:21
21 Y tus oídos oirán una palabra detrás de ti, diciendo: Este es el camino, andad en él, cuando gires a la derecha, y cuando gires a la izquierda.

Esto es lo mismo que decir que mantendremos una profunda y duradera relación personal de uno-a-uno con Yeshúa. Cuando permanecemos en Él, Su Espíritu permanece en nosotros, esto es para que podamos vivir en constante comunión con Él. De esa manera podemos ser guiados por Su Espíritu como nunca.

Yochanan (Juan) 15:5
5 “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”

La restauración de la comunión entre Yahweh y nosotros, tiene que ver con la invitación de Yahweh para venir a Él dejando que Él tome el control de nuestras vidas, y confiar en que Él nos guíe día a día. Porque si no dejamos que Él nos guíe, entonces la relación correcta con Él no se restablecerá, y caeremos fuera de su favor, otra vez. Esto es algo que todos los creyentes en Yeshúa deben considerar.

La Escritura nos da muchas maneras diferentes con las cuales podemos tratar de estar en comunión con Yahweh Elohim. Uno de ellos es el Gran Shema.

Devarim (Deuteronomio) 6:4-9
4 “Oye, Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh es uno.
5 Y amarás a Yahweh tu Elohim de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.
6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;
7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;
9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”

La palabra “escuchar” es la palabra hebrea Shema (שְׁמַע). En hebreo esta palabra no solo significa escuchar con los oídos, también significa que debemos escuchar y obedecer a Yahweh. Ambos conceptos son necesarios.

H8085 raíz primaria; oír inteligentemente (a menudo con impl. de atención, obediencia, etc.; caus. decir, etc.): advertir, al son, anunciar, atención, atender, atentamente, atento, conceder, consentir, contar, convenir, convocar, dar oídos, decir, declarar, discernir, divulgar, dócil, entender, entendido, escuchar, exclamar, fielmente, juntar, llegar, mirar, obedecer, obediente, de oídas, oído, oír, (poner, prestar) atención, pregonar, proclamar, publicar, recibir, resonar, saber, sonar, testigo.

También se nos dice que debemos buscar el rostro de Yahweh, y el salmista estará satisfecho cuando despierte a su semejanza.

Sehillim (Salmos) 17:15
15 En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia;
Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza.

También tenemos que mantener nuestros ojos en Yeshúa, ya que sólo cuando Kefa (Pedro) quitó sus ojos de Yeshúa fue cuando él ya no pudo caminar sobre el agua.

Mattityahu (Mateo) 14:29-31
29 “Y él dijo: Ven. Y descendiendo Kepha (Pedro) de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Yeshúa.
30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Adón, sálvame!
31 Al momento Yeshúa, extendió la mano y lo cogió, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”

Esto también es alegórico. Pasa que cuando dejamos de centrarnos en Yeshúa, empezamos a hundirnos y caemos desde nuestro lugar restaurado de favor, y ya no estamos “en la vid”.

Yochanan (Juan) 15:4-8
4 Permaneced en Mí, y Yo en vosotros. Como el
pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en Mí.
5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer.
6 El que en Mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.
7 Si permanecéis en Mí, y Mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.
8 En esto es glorificado Mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así Mis discípulos.

Al final de su carta a los Tesalonicenses, el apóstol Shaul nos dice que debemos alegrarnos siempre, orar sin cesar, y dar gracias en todo. También, curiosamente, Shaul nos dice que no debemos “apagar el Espíritu”.

Thessaloniqim Aleph (1ª de Tes.) 5:16-19
16 Estad siempre gozosos.
17 Orad sin cesar.
18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Elohim para vosotros en Yeshúa el Mesías.
19 No apaguéis al Espíritu.

En el Arameo Peshitta, la palabra “espíritu” es ruja (רוחא), que es el arameo equivalente de la palabra rúaj en hebreo (רוח).

1 Tesalonicenses 5:19
19 No apaguéis al Espíritu
(19)רוחא לא תדעכון

Curiosamente, la palabra ruaj no significa sólo “espíritu”, sino también “viento” y “aliento”. La raíz de la palabra significa “soplar”, y cualquier cosa que sopla (por ejemplo, el aire) puede ser explicado por esta palabra.

H7306 raíz primaria; propiamente soplar, i.e. respirar; solo (literalmente) oler o (por impl.) percibir (figurativamente esperar por anticipado, disfrutar): aceptar, complacer, entender, oler, olor, percibir.

En la Escritura, cuando Yahweh quiere indicar el aliento en los pulmones, a veces él usa la palabra neshamat, como vimos al principio de este estudio (נִשְׁמַת). Sin embargo, Él también usa la palabra Rúaj (רוּחַ), y tiene exactamente el mismo significado, como en Génesis 6:17.

Génesis 6:17
17 Y he aquí que Yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.
(17) וַאֲנִי הִנְנִי מֵבִיא אֶת הַמַּבּוּל מַיִם עַל הָאָרֶץ לְשַׁחֵת כָּל בָּשָׂר אֲשֶׁר בּוֹ רוּחַ חַיִּים מִתַּחַת הַשָּׁמָיִם | כֹּל אֲשֶׁר בָּאָרֶץ יִגְוָע

Al decir que no debemos “apagar al Espíritu”, ¿podría ser que el apóstol Shaul nos esté diciendo que no aguantemos la respiración?

1ª de Tesalonicenses 5:19 [interpretación]:
19 No aguantéis la respiración.

El hombre no vive de pan solamente, sino también de cada palabra que sale de la boca de Yahweh.

Mattityahu (Mateo) 4:4
4 El respondió y dijo: “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Elohim.”

¿Y, sin embargo, de todas las necesidades físicas del cuerpo, hay alguna más inmediata que la respiración (el Rúaj)?

La Escritura nos dice que la vida está en la sangre.

Vayiqra (Levítico) 17:13-14
13 Y cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, que cazare animal o ave que sea de comer, derramará su sangre y la cubrirá con tierra.
14 Porque la vida de toda carne es su sangre; por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado.

¿Y qué es lo que la sangre transporta?: El oxígeno que la respiración extrae del aire.

¿Y cuándo aguantamos nuestra respiración, no será por ansiedad de las cosas del mundo? Yeshúa nos dice que no debemos preocuparnos por las cosas del mundo (y tampoco preocuparnos de la vida y de la muerte)

Mattityahu (Mateo) 6:25-34
25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.
30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Elohim la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
33 Mas buscad primeramente el reino de Elohim y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.

Hay muchas maneras en las que podemos perfeccionarnos en este mundo de problemas y preocupaciones. Pero contener la respiración cuando estamos con problemas, no es uno de ellos. Cuando nos encontramos a nosotros mismos conteniendo la respiración por las preocupaciones, debemos ser honestos al respecto y pedirle a Yahweh que nos ayude a depositar esa ansiedad en Él, para que podamos respirar libremente otra vez, sin ansias por nada.

Philippim (Filipenses) 4:6-7
6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Elohim en toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Elohim, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Yeshúa el Mesías.

A pesar de que es una disciplina simple, no es fácil para nosotros. Sin embargo, nuestro modelo de oración dado por Yeshúa, implica que no debemos preocuparnos, sino sólo confiar en que Yahweh nos dará lo que Él quiere que tengamos (y ser feliz con eso).

Luqa (Lucas) 11:2-13
2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea Tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.

Sí, es cierto que podemos orar por nuestras necesidades.

5 Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes,
6 porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante;
7 y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos.
8 Os digo, que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo, por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

Yeshúa no está hablando de las cosas de este mundo, sino de la Respiración Santa. Yahweh sabe lo que necesitamos, y Él es fiel para cuidar de nosotros.

9 Y Yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?
12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Apartado a los que se lo pidan?

Mi oración es que Yahweh, nuestro Elohim, nos dé a cada uno de nosotros esta Respiración Santa, y que confiemos en que Yahweh proveerá todo lo que necesitamos, y no nos preocupemos por los afanes o los problemas de esta vida.
En el nombre de Yeshúa, Amén.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give