Chapter 1:

¿Por qué Israel Nazareno?

[Estudio adaptado del video “¿Por qué Israel Nazareno?“, de la serie ¿Por qué Israel Nazareno?].

Bienvenido a Israel Nazareno, mi nombre es Norman Willis. Nuestro buen Padre celestial Yahweh (o Jehová, pero, más bien, Yahweh) me llamó a Su servicio por medio de un milagro el 6 de junio de 1999. Y me ha bendecido para poder estudiar las Escrituras a tiempo completo desde entonces.

Desde ese momento en 1999, mi énfasis de estudio siempre ha sido en cómo restablecer la fe original del primer siglo una vez entregada a los santos en la época moderna. Y el Padre Yahweh ha sido muy fiel y me ha mostrado muchas cosas. Así que quiero compartir esas cosas contigo.

Galatim (Gálatas) 1:10
10 Porque ¿ahora persuado a los hombres, o a Elohim? ¿O acaso busco complacer a los hombres? Porque si todavía complaciera a los hombres, no sería un siervo del Mesías.

Ahora bien, mi padre, quien ya duerme, solía decir que cuando llegara el momento de presentar los resultados de mi investigación, debía decir simplemente que «estos son los resultados de mi investigación a tiempo completo» y luego dejar que estudiaran y decidieran por sí mismos. Y si deciden que eso es lo que la Biblia dice que hay que hacer, pues que lo hagan. Así que, quiero compartir con ustedes los resultados de mis 23 años de investigación a tiempo completo sobre lo que realmente dicen las Escrituras, desde 1999 hasta hoy. Para que luego puedas ser como los nobles bereanos y verificar estas cosas por vosotros mismos.

Ma’asei (Hechos) 17:11
11 Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibían la palabra con toda prontitud y escudriñaban cada día las Escrituras para saber si estas cosas eran así.

Pero también parece justo decir que si amas a Yeshúa tu Mesías y si quieres agradarle, entonces esta puede ser la serie más importante que jamás leerás. Porque a medida que esta serie progresa, vamos a ver misterios en las profecías que han sido sellados por más de 2.000 años siendo revelados hoy con un propósito. Y veremos por qué estos misterios están empezando a ser revelados ahora en estos tiempos finales y cómo nuestro Mesías y Rey espera que cumplamos las profecías que se están desarrollando hoy. Todos tenemos que hacer algo y tenemos que hacerlo juntos como un solo hombre.

En esta serie verás cómo nuestro buen Padre celestial Yahweh está usando a Israel Nazareno para restaurar la fe judeo-cristiana original del primer siglo que fue dada una vez a los santos y que es la Fe que el Mesías enseñó a Sus apóstoles a guardar. También veremos que esta es exactamente la misma fe que el Mesías espera que todos mantengamos a Su regreso. Así que, si amas a tu Mesías y Rey, te invitamos a venir en un viaje con nosotros mientras mostramos que la corriente principal de la historia cristiana y la corriente principal de la comprensión cristiana no son correctas y no se apoyan en las Escrituras. Mientras que la verdadera fe original una vez entregada a los santos era Israel Nazareno, la fe original de los apóstoles.

Fui criado en la iglesia metodista, pero me alejé de la fe cuando era niño. 26 años después, me encontré con un milagro que me llamó al arrepentimiento el 6 de junio. Y por la forma en que se produjo, fue muy claro para mí que tenía que darle el resto de mi vida como servicio. Lo que sea que Él quería, eso es lo que yo quería hacer. Así que, dejé todo lo que estaba haciendo en ese momento y comencé a estudiar la Biblia a tiempo completo para ver por mí mismo lo que realmente decía.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 2:15
15 Procura con diligencia [estudiando] presentarte a Elohim aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, dividiendo rectamente la palabra de verdad.

Yojanán (Juan) 5:39
39 Escudriñáis las Escrituras, porque en ellas creéis tener la vida eterna; y éstas son las que dan testimonio de .

Pero tenía preguntas. No sobre quién me había llamado, sino preguntas sobre lo que Él quería. Y no quería dar nada por sentado. No quería asumir sin más que la fe que me habían enseñado de niño era la correcta, sino que tenía que estudiar para saber cuál era la verdad, para estar seguro. Parecía claro que no hay nada más importante que estar bien con nuestro buen Padre celestial y nuestro Mesías y Rey. Cuando morimos, esa relación ya tiene que estar bien, así que tenemos que conseguir que esa relación esté bien, ahora mismo. Porque ninguno de nosotros sabe cuándo va a morir. Por lo tanto, el momento de conseguir esa relación es ahora mismo.

Qorintim Bet (2 Corintios) 6:1-2
1 Nosotros, pues, como colaboradores de él, os rogamos también que no recibáis en vano la gracia de Elohim.
2 (Porque dice: Te he escuchado en el tiempo aceptable, y en el día de la salvación te he socorrido; he aquí que ahora es el tiempo aceptable; he aquí que ahora es el día de la salvación).

Lo primero que tuve que probarme a mí mismo, sólo con el Antiguo Testamento, fue si el Mesías ya había venido o no. Y estaba preparado para convertirme en un judío ortodoxo si no podía hacerlo. Sin embargo, pude demostrar sólo con el Antiguo Testamento que el Mesías ya había venido. De hecho, resulta que hay muchas pruebas y te mostraremos algunas de ellas en esta serie y otras en series posteriores.

Yeshayahu (Isaías) 53:9
9 Y en Su muerte hicieron Su tumba con los malvados y con los ricos; porque no había hecho violencia, ni había engaño en Su boca.

Después de demostrarme a mí mismo a partir del Antiguo Testamento que, sí, el Mesías ya había venido, mi siguiente pregunta fue: «Bien, si el Mesías ya ha venido, entonces ¿qué fe vino a enseñar el Mesías?» Es decir, ¿qué fe quiere que practiquemos hoy? No estaba seguro.

¿Vino el Mesías a enseñar el catolicismo? ¿O quizás el cristianismo ortodoxo? ¿Acaso el Mesías vino a enseñar el protestantismo? ¿Vino a enseñar el culto independiente? No lo sabía. Sólo sabía que era importante saber exactamente lo que el Mesías enseñó a Sus discípulos a hacer para que yo pudiera adorar exactamente de la misma manera. Y más adelante veremos por qué es tan importante.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él, debe también andar como Él anduvo.

Yojanán (Juan) 8:32
32 «Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres«.

Lo que descubrí en mi investigación me hizo replantearme por completo todo lo que me habían enseñado sobre las Escrituras. Y una de las cosas que más me sorprendió fue cuando estaba leyendo la propia documentación de la iglesia católica (su propia literatura antigua) y me di cuenta de que los cristianos y los nazarenos solían ser dos grupos separados.

«Los nazarenos no difieren en nada esencial de ellos [los judíos ortodoxos], ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la ley judía; excepto que creen en Cristo…
Por lo tanto, se diferencian… de los verdaderos cristianos porque cumplen hasta ahora [tales] ritos judíos como la circuncisión, el Shabat y otros».
Epifanio de Salamina, «Contra las herejías», Panarion 29, 7, pp. 41, 402.

Bueno, eso fue algo difícil de entender para mí. Porque de niño siempre me enseñaron que los términos cristiano y nazareno eran sinónimos y que significaban exactamente lo mismo. Me enseñaron que un nazareno es un cristiano y un cristiano es un nazareno y que no hay ninguna diferencia entre los dos. Que solo son dos nombres diferentes para la misma cosa.

Pero lo que encontré durante mi investigación de la iglesia católica es que esto no es cierto. Y como veremos en los próximos segmentos, esto marca toda la diferencia del mundo en cuanto a cómo interpretamos, entendemos y aplicamos las Escrituras a nosotros mismos. Por lo tanto, cubriremos estas pruebas en un momento. Pero en el mismo capítulo, veremos que incluso los propios fundadores de la iglesia católica, sus propios profesores y eruditos, admiten que los cristianos y los nazarenos eran originalmente dos grupos separados. Y que la fe original del primer siglo no era el catolicismo, sino la secta israelita de los nazarenos (o Israel Nazareno).

Una de las razones por las que esta verdad fue sellada en un misterio hasta ahora es que, aunque los cristianos y los nazarenos eran en realidad dos credos diferentes, también estaban relacionados. Tenían muchas cosas en común. Es decir, que potencialmente podrían llamarse religiones hermanas, ya que ambas profesaban la creencia en el mismo Mesías judío. También veremos pruebas de que estos dos grupos hacían reuniones juntos. Hablaremos mucho más de ello a lo largo de esta presentación. Pero como los cristianos y los nazarenos tenían tantas cosas en común, también se reunían. Y por ello, la distinción entre ambos grupos comenzó a difuminarse con el tiempo. Más adelante, en esta serie, daremos los detalles al respecto.

Pero el punto de esto es mostrar que después de todo hay una diferencia fundamental entre los cristianos y los nazarenos que no podemos borrar sin borrar accidentalmente uno de los mensajes fundamentales de la Escritura. Y eso es algo que ninguno de nosotros puede permitirse.

En esta serie, también veremos que no es casualidad que estos misterios se revelen hoy. Porque nuestro buen Padre celestial siempre trabaja en el tiempo perfecto.

Hoshea (Oseas) 6:1-2
1 Venid, y volvamos a Yahweh; porque Él ha desgarrado, pero nos curará; ha herido, pero nos vendará.
2 Al cabo de dos días nos reanimará; al tercer día nos resucitará, para que vivamos a Sus ojos.

Veremos profecías de miles de años de antigüedad que nos dicen que estos misterios siempre estuvieron destinados a ser revelados en los tiempos actuales y como parte de un gran plan general.

Yirmeyahu (Jeremías) 3:14-15
14 «Volved, hijos descarriados«, dice Yahweh, «porque estoy casado con vosotros. Os cogeré, uno de una ciudad y dos de una familia, y os llevaré a Sion.
15 Y os daré pastores según Mi corazón, que os alimentarán con conocimiento y comprensión».

Daniel 9:25
25 «Sabed, pues, y entended, que desde la salida de la orden de restaurar y edificar Jerusalem, hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; la calle será reedificada, y el muro, aun en tiempos difíciles”.

Comenzaremos a revelarte todas estas cosas a partir de nuestro próximo capítulo.

Ahora bien, el tiempo es algo muy valioso, y tenemos que saber en qué lo gastamos, pero estas son algunas afirmaciones extremadamente importantes. Algunas personas se preguntarán si es posible que el Mesías Yeshúa haya venido realmente a predicar una fe judía e israelita, y no una fe dominical, navideña y de teología de reemplazo. Algunos también se preguntan si la iglesia católica podría estar equivocada, ya que existe desde hace unos 1700 años o más.

Así que, antes de que nos sumerjamos en las profecías que comienzan en el próximo capítulo, primero vamos a dar un paso atrás por el momento. Echemos un vistazo a la posición de la iglesia católica desde una perspectiva de comprobación de la realidad antes de sumergirnos en los detalles. Si no hay nada que ocultar, no debemos tener miedo de que la gente eche un vistazo crítico a lo que somos y hacemos.

Las Escrituras nos dicen que el Mesías Yeshúa, que era de Nazaret, inició la secta judía o israelita de los nazarenos a la que pertenecían todos Sus discípulos y que consistía en aquellos judíos que seguían al nazareno Yeshúa.

Mattityahu (Mateo) 2:23
23 Y vino y habitó en una ciudad llamada Nazaret, para que se cumpliera lo dicho por los profetas: «Será llamado nazareno«.

Ma’asei (Hechos) 24:5
5 «Porque hemos encontrado a este hombre como una plaga, creador de disensiones entre todos los judíos del mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos

Y aunque en última instancia no era sólo para los judíos, lo que veremos es que no se trataba de una religión católica o dominical-cristiana como pensamos hoy en el catolicismo o el culto dominical-cristiano. Sino que era una secta 100% judía e israelita, al igual que el propio Mesías era 100% judío e israelita, y también guardaba la Torá (o la Ley) perfectamente. Por lo tanto, lo que tenemos que saber es que la secta de los nazarenos representa aquella sección (o secta) de la nación judía e israelita que sigue al nazareno Yeshúa (o Jesús, pero más bien, Yeshúa).

Bueno, si damos un paso atrás y echamos un vistazo, la secta de los nazarenos era tan judía e israelita como la secta judía de los fariseos. Y era una secta tan judía como la secta judía de los saduceos. Tanto los fariseos como los saduceos son sectas del judaísmo, al igual que los judíos ortodoxos y los caraítas son sectas del judaísmo actual. Entonces, si la secta de los fariseos y la secta de los saduceos son sectas del judaísmo o del culto israelita, ¿por qué la secta de los nazarenos iba a ser diferente? No es diferente. Todas son sectas (secciones o partes) de la nación de Israel.

Ahora, no confundamos la secta israelita de los nazarenos con la “Iglesia del Nazareno”. Porque los dos grupos son muy diferentes. La secta original de los nazarenos del siglo I era un grupo judío e israelita. Y por definición, obedecieron y enseñaron lo que se llama la Torá, o las leyes de Moshé (Moisés). Por el contrario, la “Iglesia del Nazareno” forma parte de lo que se llama la iglesia cristiana dominical de la teología del reemplazo, que cree que parte de su misión es reemplazar a Israel y al pueblo judío, incluyendo a los nazarenos. Aunque la Iglesia del Nazareno puede tener un nombre muy bonito, el hecho es que no enseñan la misma doctrina que la secta judía e israelita original del siglo I de los nazarenos.

La iglesia católica tampoco enseña la misma doctrina. De hecho, las doctrinas de la iglesia son muy diferentes a las doctrinas originales de los judíos nazarenos, o israelitas nazarenos. En otras palabras, veremos que ni el catolicismo ni el cristianismo dominical es lo que practicó el Mesías. No es lo que Él enseñó a Sus discípulos a guardar. Y aunque los católicos y los cristianos dominicales puedan tener muy buenas intenciones y quieran adorarlo en sus corazones, el hecho es que el catolicismo y el cristianismo dominical pierden de plano (o incluso ignoran) varios conceptos y principios críticos clave que el propio Mesías Yeshúa enseñó.

Por ejemplo, tanto el catolicismo como el cristianismo dominical pueden admitir que:

  • Sí, el Mesías era judío.
  • Sí, guardó la Torá (la ley de Moshé) perfectamente.
  • Sí, Él es nuestro ejemplo, y debemos imitarle en todo.
  • Sí, la Escritura también nos dice que caminemos como Él caminó, lo que significa que se supone que debemos adorar como Él adoró.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él, debe también andar como Él anduvo.

Pero a pesar de todas esas cosas, las iglesias católica y cristiana:

  • No lo imitan.
  • No adoran en los mismos días que Él adoraba o de la misma forma.
  • No adoran al Padre como los judíos, aun cuando el Mesía lo hizo.

Y aunque el Mesías era israelita y judío, la iglesia nos enseña que eso no debe ser así. Y que vino a acabar con Israel y el pueblo judío y a empezar algo nuevo.

Pero demos un paso atrás en esto y preguntémonos qué sentido tiene todo eso. Demos un paso atrás y analicemos la versión de la iglesia desde una perspectiva de comprobación de la realidad.

En la versión de la iglesia de los eventos ocurridos, el Padre Yahweh envía a Su Hijo Yeshúa para decirle a Su pueblo Israel que ignore todos Sus:

  • Mandamientos
  • Estatutos.
  • Leyes.
  • Ordenanzas
  • Los signos eternos del Pacto (Pésaj, el Shabat, la circuncisión física y todas las tradiciones de los padres).

Todo esto a pesar de que los profetas dijeron que ese tipo de cosas nunca sucederían, y sabemos que Yahweh no hace nada a menos que primero revele Su secreto a través de Sus siervos los profetas.

Mattityahu (Mateo) 24:35
35 «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán en absoluto«.

Amos 3:7
7 «Ciertamente, Yahweh Elohim no hace nada, si no revela Su secreto a Sus siervos los profetas».

Si los profetas de Yahweh nunca dijeron nada acerca de que Elohim (o Dios) eliminaría Su Torá (Sus instrucciones), y si Yahweh mismo dice que estas leyes nunca desaparecerán, y si el propio Mesías Yeshúa dijo claramente que no pensáramos que había sido enviado para eliminar la Torá o cualquiera de las profecías porque todas ellas hablan de Su regreso y de Su gobierno y reinado final sobre la tierra y de que tomaría a Israel como esposa para sí mismo para siempre, ¿por qué la iglesia enseñaría en contra de esas cosas? ¿Por qué la iglesia enseñaría lo contrario de la palabra del Padre? ¿Acaso no es un enemigo el que quiere tergiversar la verdad en ese tipo de mensaje corrupto?

Matityahu (Mateo) 5:17-18
17 «No penséis que he venido a destruir la Ley o los Profetas. No vine a destruir sino a cumplir.
18 Porque os aseguro que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley hasta que todo se cumpla

Hoshea (Oseas) 2:19-20
19 «Te desposaré conmigo para siempre; sí, te desposaré conmigo en la justicia y el derecho, en la bondad y la misericordia;
20 Te desposaré conmigo con fidelidad, y conocerás a Yahweh«.

Entonces, preguntémonos, ¿qué sentido tiene la posición de la iglesia? Y si fueras un rey, o un primer ministro, o incluso un simple empresario, pregúntate. ¿Enviarías a tu propio hijo a decirle a tu propia gente que te ignore, que desobedezca tus reglas y que no te haga caso? Si fueras un padre, ¿mandarías a tu hijo a decirle a tu familia que te ignore y desobedezca? ¿Por qué harías eso? ¡Es una locura! Pero eso es lo que enseñan los católicos. ¿Es ese el dios de la iglesia cristiana católica? ¿Una especie de dios retorcido y trastornado?

Como veremos en estos capítulos, muchas de las enseñanzas de las iglesias cristianas en torno al primer siglo simplemente no funcionan. No se apoyan verdaderamente en las Escrituras. Y además, cuando se da un paso atrás y se analizan las cosas, algunas ni siquiera tienen sentido. Veremos que el Mesías nunca reprendió a los fariseos o a los saduceos por guardar la Torá de Su Padre. Más bien, lo que el Mesías Yeshúa reprendió a los Fariseos y a los Saduceos fue por reemplazar la Torá de Su Padre con sus propias tradiciones y enseñanzas de los hombres.

Marqaus (Marcos) 7:6-7
6 El respondió y les dijo: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo Me honra con los labios, pero su corazón está lejos de Mí.
7 Y en vano me adoran, enseñando como doctrinas los mandamientos de hombres«.

Yeshúa estaba molesto efectivamente porque los rabinos estaban colocando sus propias enseñanzas por encima de las enseñanzas de Su Padre, lo cual era hacerse más importantes que Su Padre.

Bueno, si estamos dispuestos a aceptarlo, veremos en esta serie que el sistema de la iglesia es tan culpable como la secta de los fariseos y los saduceos en términos de enseñar sus propios mandamientos en lugar de las leyes del Padre. Siendo así, empezaremos a ver más adelante en esta serie que, aunque la distinción entre cristianos y nazarenos empezó a difuminarse en Hechos (Ma’asei), capítulo 11 (porque los nazarenos a menudo servían a los cristianos y porque se reunían en las mismas sinagogas), los cristianos y los nazarenos nunca fueron el mismo grupo de personas en el primer siglo. Solo que esta distinción se ha desdibujado con el tiempo a causa de los malentendidos del capítulo 11, versículo 26, de Ma’asei.

Ma’asei (Hechos) 11:26
26 Y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Así fue que durante todo un año se reunieron con la iglesia y enseñaron a un gran número de personas. Y los discípulos fueron llamados por primera vez cristianos en Antioquía.

También veremos pruebas en los escritos de la iglesia católica de que los términos cristiano y nazareno no sólo se referían a dos grupos distintos de personas en el primer siglo, sino que todavía se referían a dos grupos distintos de personas en la época del siglo IV. Esto siguió siendo así hasta que la iglesia católica acabó persiguiendo y llevando a la secta de los nazarenos a la clandestinidad, hasta su extinción, a partir del siglo IV. Mostraremos todas esas pruebas y más en los próximos capítulos.

«Ellos [los nazarenos] se caracterizan esencialmente por su tenaz apego a las observancias judías… Representan bien… a los descendientes muy directos de aquella comunidad primitiva,… del mismo nombre, de ‘nazarenos'».
Experto del siglo I Marcel Simon, Judeo-christianismo, pp.47-48.

Entonces, lo que vamos a ver es que, como los nazarenos seguían siendo judíos e israelitas por naturaleza, seguían creyendo en la necesidad de guardar los mandamientos del Padre y de adorar de la misma manera que el Mesías había adorado como judío y como israelita, ignorando las tradiciones y enseñanzas de los hombres. Y en cambio, los cristianos también profesaban la creencia en un mesías judío, pero al igual que hoy, no es el mismo mesías. No creen que fuera necesario que el Mesías obedeciera los mandamientos de Su Padre. Tampoco creen que sea necesario rendir culto de la misma manera que el Mesías. porque creían que el Mesías había venido a traer algo nuevo. Aunque se supone que debemos imitar al Mesías en todas las cosas y caminar como Él caminó, eso no es lo que enseña la iglesia católica.

Así que, en resumen, los nazarenos creían en la obediencia de las palabras específicas del Mesías y en el cumplimiento de los mandamientos de Su Padre, mientras que los cristianos creen que todas esas cosas han desaparecido y que han sido reemplazadas por un Israel espiritual.

Bueno, cuando la gente empieza a aprender sobre este tipo de cosas, hablan de lo difícil que es poner en orden todo este nuevo conocimiento, porque todo lo que han aprendido antes encaja un poco, pero no totalmente. Así que, tienen que averiguar cómo hacer que las cosas funcionen. A veces se dice que es como tratar de tomar un sorbo de agua de una manguera de incendios. Y es que lo que realmente necesitamos es lo que podría llamarse un cambio radical de comprensión. Tenemos que dejar que todas los mares de aguas antiguas se vayan para que las nuevas aguas frescas puedan entrar. Necesitamos dejar ir las viejas doctrinas e ideas de la iglesia como la falsedad de que el Padre enviaría a Su propio Hijo para reprenderlo, para comenzar una nueva religión, y para decirle a todos que ignoren a Su Padre, Sus leyes, Sus mandamientos, Sus estatutos y Sus caminos.

Lo que tenemos que hacer es aprender a leer las Escrituras por lo que realmente dicen, probando nuestro entendimiento con la Palabra. Y para ello, tenemos que aprender a entender la Escritura con los ojos judíos del primer siglo, teniendo cuidado de no malinterpretar o entender mal las cosas por leer accidentalmente a través de lo que podríamos llamar lentes gentiles paganos, por así decirlo.

Y esto es un gran cambio, es algo grande. Pero si estudias a lo largo de esta serie y verificas todo lo que estamos diciendo en tus propias Escrituras, entonces terminarás sabiendo más sobre tu Biblia que literalmente el 99.9 por ciento de todos los cristianos del mundo. Y no es una exageración.

Ma’asei (Hechos) 17:11
11 Estos eran más justos que los de Tesalónica, pues recibían la palabra con toda prontitud y escudriñaban cada día las Escrituras para saber si estas cosas eran así.

Así que, por favor, continúa con nosotros en esta serie, desenterrando los verdaderos significados de las profecías y descubriendo la fe judía cristiana original del primer siglo que el Mesías espera que todos Sus verdaderos discípulos guarden. A partir de la siguiente sección, veremos cómo incluso los propios eruditos de la iglesia católica admiten que el cristianismo-católico nunca fue la fe original. Pero que la fe una vez entregada a los santos era la secta israelita de los nazarenos. Acompáñanos en el próximo capítulo cuando empecemos a mostrar en detalle lo que el Mesías vino a enseñar a Sus discípulos y cómo se parece más a una versión creyente del judaísmo cristiano que al cristianismo dominical.

Ma’asei (Hechos) 3:20-21
20 Y para que envíe a Yeshúa Mesías, que ya os fue anunciado,
21 A quien el cielo debe recibir hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que Elohim ha hablado por boca de todos Sus profetas apartados desde el principio del mundo.

Y si a lo largo del camino, te das cuenta de que la cosecha es grande pero que los trabajadores son pocos, entonces por favor ora con nosotros tal y como el Mesías dijo que hiciéramos. Que el Maestro de la mies envíe obreros a Sus mies para recoger la cosecha de almas de los últimos tiempos. Y si a lo largo del camino, decides que quieres ser uno de aquellos que son bendecidos para ser enviados en servicio, deberás tomar la decisión de hacer todo lo que el Mesías Yeshúa te pide para complacerlo y, si el Padre quiere, llegar a ser parte de Su novia. Si es así, entonces, bienvenido a casa, a Israel Nazareno, la Fe Original de los Apóstoles.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give