Chapter 1:

Vayiqra 2022: ¿Nos DELEITAMOS en hacer Su voluntad?

Mira: ¡Parashá Vayiqra Aquí!

Levítico 1-5; Jeremías 7, Oseas 8; Romanos 6, Hebreos 10

En esta Parashá nos vamos a preguntar: ¿Somos realmente buenos servidores? Es decir, ¿nos deleitamos en hacer Su voluntad?

En la Parashá de la semana pasada Vayakhel/Pekudei hicimos la pregunta: ¿Amamos a Yahweh? Porque si amamos a Yahweh, ¿no estamos deseosos de obedecer Su voz y de shomer (o guardar) o hacer todo lo que dice Su voz, incluyendo Sus mandamientos escritos? Y eso sin necesidad de castigo, ni tampoco de estímulo realmente. Simplemente tenemos esa relación con Él, por lo que actuamos a partir de ella; es porque nuestra lealtad es hacia Él. Por lo tanto, ¿no deberíamos estar también encantados de hacer lo que le agrada a Él? Él dice que lo que quiere, es que hagamos las cosas que le agradan. Bueno, la respuesta a estas preguntas retóricas es claramente, sí. Pero al ver la Parashá de esta semana, vamos a ver que nuestros antepasados no deseaban hacer la voluntad de Yahweh nuestro Elohim.

Shemot (Éxodo) 16:2
2 Entonces toda la congregación de los hijos de Israel se quejó contra Moshé y Aharón en el desierto.

No deseaban hacer Su voluntad, incluso cuando Yahweh instituyó el orden levítico e instituyó el sistema de sacrificio de animales para darles algún tipo de sistema de castigo, para que pensaran profundamente en la gravedad del pecado y lo tomaran a pecho porque tenían que dar su posesión más preciada, el toro macho, o tenían que pagar para comprar un animal de alta calidad para dar el sacrificio a causa de su pecado (y eso es caro). Por lo tanto, no estábamos haciendo lo que Yahweh dijo, que es escuchar cuidadosamente Su voz y luego hacer, diligentemente, todo lo que Él dice que hagamos.

Shemot (Éxodo) 15:26
26 y dijo: «Si escuchas con diligencia la voz de Yahweh, tu Elohim, y haces lo que es correcto ante Sus ojos, prestas atención a Sus mandamientos y guardas todos Sus estatutos, no pondré sobre ti ninguna de las enfermedades que he traído sobre los egipcios. Porque Yo soy Yahweh, que te sana [Yahweh Rafa]».

Lo dice varias veces en Shemot, el libro de los capítulos, pero nuestros antepasados lo entendieron mal. Por lo tanto, era un castigo; no teníamos esa relación con Yahweh. Así pues, Moshé estuvo fuera durante cuarenta días y cuarenta noches. Y no tenemos una relación con Yahweh, no una real, no una que nos vaya a guardar del pecado. Así que, Yahweh tuvo que castigarnos; tuvo que darnos este sistema levítico como castigo, pero nuestros antepasados malinterpretaron completamente cuál era el propósito del sistema. Lo convirtieron en una barbacoa ritual agradable a Yahweh, en lugar de entender que son castigos por el pecado. Estos son castigos por estar separados de Él.

Sin embargo, nuestros antepasados se negaron a escuchar Su voz. No escuchaban Su voz. ¿Cómo van a obedecerlo si también se niegan a andar por Sus caminos, incluso cuando se le explicaron Sus caminos? Pero lo que quiere es restaurar y restablecer esa conexión perdida y cortada que se rompió en el Jardín del Edén, cuando volvimos a desobedecer Su voz.

Luqa (Lucas) 19:9-10
9 Y Yeshúa le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque él también es hijo de Abraham;
10 porque el Hijo de Adán ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido».

Oímos Su voz; sólo que no obedecimos Su voz; no hicimos las cosas como Él dijo. Estamos en Su casa. En cambio, nuestros antepasados consideraron los mandamientos de Yahweh como algo extraño.

Oseas 8:12
12 He escrito para él las grandes cosas de Mi Torá, pero fueron consideradas como algo extraño.

Nos habló de grandes cosas de Su Torá, de miríadas de cosas de Su Torá. Nuestros antepasados los consideraban extraños. Al hacerlo, (efectivamente) lo que hicieron es que hicieron los sacrificios pero no surtieron efecto porque ni siquiera intentaron escuchar Su voz. Ellos pensaban, «Bueno, estamos dando sacrificios, ya estamos santificados. ¡Ya ves, amamos este Templo!» Ves, es como las indulgencias; solo das dinero por un animal y ahí vas a pagar tu sacrificio por el pecado, y nunca cambias realmente, y nunca buscas realmente el rostro de Yahweh.

Yeshayahu (Isaías) 1:11
11 «¿Para qué sirve la multitud de sus sacrificios para mí?», dice Yahweh. «Ya estoy harto de los holocaustos de carneros y de la grasa del ganado alimentado. No me deleito en la sangre de toros, ni de corderos, ni de cabras.

Incluso algunas personas que están diezmando, no están realmente buscando el rostro de Yahweh. Y sólo queremos decir (ya sabes) que de esto se trata, es que si realmente buscamos la verdad, los mandamientos que Él da son mandamientos. Probablemente nos los habría dado de todos modos, porque son cosas que Él desea. Pero la forma de imponerlos fue porque nuestros antepasados pecaron; porque desviamos nuestra atención del hecho de que esto era un pecado, un castigo por el pecado. Acabamos de empezar a tener una barbacoa apartada con Papá; hicimos que todo el propósito de los sacrificios no tuviera efecto, así que ya no estábamos haciendo Su voluntad.

Pues bien, hermanos, ¿fueron sólo nuestros antepasados los que caminaron desobedientes a Yahweh? Conozco a bastantes mesiánicos, bastantes efraimitas, (no estoy seguro de cómo se hacen llamar a sí mismos), la gente de las Dos Casas; si te consideras nazareno, ¿estamos cumpliendo los mandamientos que conocemos? ¿Mantenemos todo lo que sabemos? ¿Nos apresuramos a cumplir Sus mandamientos?

Y si no estamos haciendo eso, ¿cómo sabemos realmente que Él está contento con nosotros hoy? Porque nuestros antepasados simplemente asumieron estas cosas; simplemente asumieron que eran agradables a Yahweh. ¿Cómo sabemos que estamos caminando correctamente ante Él y que todo va a estar bien cuando lleguemos al día del juicio?

Parashá Vayiqra 2022

Actualmente estamos en el año 2022 y nosotros en la Casa de Efraim (también llamada la Casa de Israel o la Casa de José en las Escrituras), estamos despertando lentamente a nuestra identidad como las 10 Tribus Perdidas de Israel de las que habla la profecía de las Escrituras.

Para saber más, consulta el estudio Israel Nazareno. Estamos despertando a nuestra identidad. Y nosotros estamos fuera de la tierra de Israel, estamos en la dispersión asiria porque nuestros antepasados abandonaron Roma. Comenzamos a leer las Escrituras como nuestra guía y a seguir la interpretación y la conducción y guía del Espíritu en lugar de seguir la conducción y guía de nuestros Pastores, o de un Papa, o de un Sacerdote, o de un Rabino, o de cualquier otra cosa.

Y nos encontramos con que llegamos a nosotros mismos bajo lo que se llama el orden melquisedeciano.

Ivrim (Hebreos) 7:17
17 Porque Él testifica: «Eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec».

En este momento no hay un orden levítico limpio, hay un templo en obras. La Judá ortodoxa (hermano Judá), tiene un templo en el que están trabajando, se están preparando para construir; pero ese no es el Templo milenario de Ezequiel. El templo que están preparando para construir a continuación es el templo anti-Yeshúa (o el templo anti-mesías).

Mattityahu (Mateo) 24:15
15 «Por tanto, cuando veáis la ‘abominación desoladora’, de la que habló el profeta Daniel, de pie en el lugar apartado [santo]» (el que lea, que entienda),

Y como mostramos en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos (también en Apocalipsis Simplificado en YouTube), no vamos a tener otro Templo limpio hasta después de la Tribulación en el Armagedón. Así que, la Casa de Efraim (la Casa de Israel, es decir, nosotros, la Casa de José), cuando volvamos a casa después del Armagedón, es cuando habrá la fusión en el capítulo 66 de Isaías; es cuando la unificación va a tener lugar entre el orden melquisedeciano y el orden levítico.

Yeshayahu (Isaías) 66:20-21
20 Entonces traerán a todos tus hermanos de todas las naciones como ofrenda a Yahweh, en caballos, en carros y en literas, en mulos y en camellos, a Mi monte apartado de Jerusalem», dice Yahweh, «como los hijos de Israel traen una ofrenda en un recipiente limpio a la casa de Yahweh.
21 Y también tomaré a algunos de ellos como sacerdotes y levitas», dice Yahweh.

Son enemigos por nuestro bien hasta ese momento. Pasé muchos años tratando de trabajar en la unificación con el hermano Judá. Y cuando fui a reunirme con ellos en 2017 como su personaje del Mashiaj Ben Yosef, traté de hablar con su liderazgo, y no quisieron escuchar al “nazareno”; dijeron «La-la-la-la», así que, no les gustó.

Entonces, a partir de esa experiencia empecé a darme cuenta (o quizás a recordar) un consejo que me habían dado una vez antes en una reunión profética, en una (cómo se dice) cita divina. Este era un rabino, así que sabía quiénes éramos en la Casa de Israel (la Casa de Efraim); sabía quiénes éramos. Él quería que volvieramos a casa sin Yeshúa. Por lo que, no hubo trato.

Así que, nuestro trabajo, nuestra misión ahora mismo es continuar estableciendo el reino de Yeshúa en la dispersión, eso es lo que se supone que debemos hacer bajo el orden melquisedeciano (la Gran Comisión).

Matityahu (Mateo) 6:10
10 Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.

También está el ministerio quíntuple y el fundamento de los apóstoles y profetas. Hablamos de ello en un estudio llamado El Orden de Hechos 15. Si quieres la teoría de alto nivel, entonces ve por un estudio llamado El Gobierno de la Torá. Si el padre quiere, algún día los grabaremos todos en vídeo. También hablamos de el orden de Hechos 15 en la serie de estudios llamada Comunidades Apartadas.

Pero la cosa es que, con respecto al fin de los tiempos, no sabemos el día o la hora en que las cosas van a tener lugar, pero sí sabemos la secuencia en que las cosas van a tener lugar, a partir de esos estudios.

Mattityahu (Mateo) 24:36
36 «Pero de ese día y de esa hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, sino sólo Mi Padre.

Consulta el estudio Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, o Apocalipsis Simplificado en YouTube.

Una vez que se entiende la línea de tiempo, se pueden descifrar las noticias; es todo muy claro, le quita todo el miedo. Lo convierte en algo en lo que vas a decir: «¡Vaya! Ahora entendemos lo que está pasando en las noticias; dónde encaja todo en la línea de tiempo; dónde estamos en la línea de tiempo». No sabemos el día ni la hora, pero sabemos lo que debemos hacer.

[Haz click aquí para ir a las Noticias Apocalípticas, debes iniciar sesión en el sitio web para ver esa página.]

Pero el punto es, como vemos en el estudio de Apocalipsis, que no vamos a tener un templo levítico limpio por mucho tiempo, no hasta después de la Tribulación, no hasta después del Armagedón, no hasta después de la media hora de silencio en el cielo (no necesariamente en ese orden). Puede que lo vea en mi vida (no lo sé). Entonces, la pregunta que probablemente se hacen algunos es: ¿Por qué vamos a hablar de los sacrificios de animales?

No sé si es la primera vez que nos lees, pero mucha gente que conozco se crió en la iglesia cristiana y dicen, ¿no se eliminaron todas esas cosas en la cruz? ¿No vino el Mesías a clavar la Ley en Su cruz? Así que lo que te invitaría a hacer, si este es tu primer estudio con Israel Nazareno, te invitaría a hablar con tu Pastor, pero lee tus Escrituras, primero. Habla con tu rabino, pero primero lee las Escrituras.

Y si quieres saber por qué los apóstoles continuaron ofreciendo sacrificios de animales en el Templo Levítico mientras éste permaneció, por favor lee nuestro estudio sobre Acerca de los Sacrificios de Animales por los Pecados, es el cuarto capítulo del estudio Israel Nazareno. Si lees ese estudio, vas a saber más sobre tus Escrituras que literalmente más del noventa y nueve por ciento de los cristianos, en todo el mundo. Si lees y entiendes ese estudio, estarás muy por delante de la mayoría de los creyentes.

Si estás saliendo de la iglesia cristiana, podrías preguntarte: «¿Por qué estamos leyendo Levítico?» Porque para la mayoría de los cristianos, Levítico es una especie de broma. He oído a pastores cristianos hacer todo tipo de bromas sobre el libro de Levítico.

Pero como vemos en ese estudio, este libro no era una broma para Yeshúa; la Torá no era una broma para Yeshúa, y tampoco lo era para Sus discípulos.

Mattityahu (Mateo) 5:18
18 Porque con seguridad os digo que hasta que el cielo y la tierra pasen, ni una jota o tilde pasarán de la Torá hasta que todo se cumpla.

De hecho, en ese estudio, vemos que el apóstol Yaakov (o Santiago) que era el Nasi (o el líder, el príncipe) de nuestra nación en ese momento, le pidió al apóstol Shaul (o shaliach Shaul) que probara que todavía creía en la Torá. Y en el estudio Acerca de los sacrificios de animales por el pecado mostramos cómo pagó quince sacrificios de animales (cinco de los cuales fueron por el pecado), en el capítulo 21 de los Hechos, que está cerca del final de su ministerio.

Maasei (Hechos) 21:24-26
24 Tómalos y purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se afeiten la cabeza, y para que todos sepan que esas cosas de las que fueron informados respecto a ti no son nada, sino que tú mismo también caminas ordenadamente y guardas la Torá.
25 Pero en cuanto a los gentiles que creen, hemos escrito y decidido que no observen tal cosa, sino que se guarden de cosas ofrecidas a los ídolos, de sangre, de cosas estranguladas y de inmoralidad sexual.»
26 Entonces Shaúl tomó a los hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos, entró en el templo para anunciar la expiración de los días de purificación, momento en el que se debería hacer una ofrenda por cada uno de ellos.

El propósito de todo esto (piensa en el costo de 15 animales) era probar que él (Shaul) también caminaba ordenadamente obedeciendo (o guardando) la Torá. Así, Shaul pagó esos sacrificios de animales en el capítulo 21 de los Hechos.

Por lo tanto, son quince sacrificios de animales, cinco de los cuales son por el pecado; esto es casi al final del ministerio de Shaul. Y el propósito (como explicamos en ese estudio) era hacer una aclaración pública de sus escritos y su ministerio para que todos pudieran ver que el apóstol Shaul (o shaliach Shaul) pagó quince sacrificios de animales, cinco de los cuales fueron por el pecado. Y esto demostró que también seguía creyendo en los sacrificios de animales. También caminaba ordenadamente, guardando la Torá y los profetas.

Entonces, ¿por qué los cristianos no se dan cuenta? ¿Acaso no han leído el capítulo 21 de los Hechos? ¿O acaso no lo leen con la intención de entender cuál era la verdadera comunicación que se daba en el capítulo 21 de los Hechos?

Entonces, ¿por qué las mismas cosas que eran importantes para los discípulos del primer siglo son una broma para los cristianos de hoy? Estas son cosas que los discípulos se tomaban en serio en el primer siglo, era ofrecer sacrificios de animales. ¿Por qué es una broma para los cristianos de hoy?

Bueno, hay un gran significado en todos los sacrificios de animales, y alguna vez (si el Padre quiere), cuando tengamos tiempo, queremos hacer más sobre los sacrificios de animales en sí. Pero esta semana queremos centrarnos más en la porción profética Haftará del capítulo siete de Yermiyahu (o Jeremías). También vamos a tratar el capítulo 8 de Oseas. Y luego vamos a visitar nuestra porción de Brit Jadashá (o la porción del Pacto Renovado) de Romim (o Romanos) capítulo 6 y en Ivrim (o Hebreos) capítulo 10.

Entonces, si eres cristiano y piensas que la Ley (o la Torá) fue clavada en la cruz, ¿aún así reclamas a Yeshúa como tu Cordero de sacrificio, como tu ejemplo, y caminas incluso como Él caminó?

Echemos un vistazo a esta Parashá y veamos lo que todavía puede aplicarse a nosotros, ¿de acuerdo?

A partir del capítulo 7 de Yermiyahu (o Jeremías) y el versículo 22. Ahora, si no obtienes nada más de esta presentación, entiende lo que Yahweh está diciendo aquí. Esto es lo más importante que debemos entender para el orden melquisedeciano.

En otras palabras, queremos volver a casa, a la tierra de Israel con vida; nosotros y nuestros hijos (nuestras familias). Esto es lo que tenemos que entender. Esto es lo que todos los mesiánicos que he conocido, malinterpretan, e incluso muchos nazarenos (o supuestos “nazarenos”) no lo entienden. Así que, escucha esto. Si no entiendes nada más de la Torá, de toda la Torá levítica, entiende esto, ¿vale?

Así, en el capítulo 7 de Yermiyahu, versículo 22, vemos que Yahweh no ordenó a nuestros antepasados que le dieran holocaustos y sacrificios cuando los sacó por primera vez de la tierra de Egipto. Y entonces la gente dice: «¿Qué? ¿Por qué no lo hizo? Bueno, ¿qué les ordenó entonces?»

Yirmeyahu (Jeremías) 7:22
22 Porque no hablé Yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.

Si obtenemos una cosa de las Escrituras; lo que Yahweh ordenó a nuestros antepasados, es decir, a nosotros, es el shema. Esto significa oír (básicamente) y para dar una especie de versión amplificada); la palabra shema significa oír, pero no sólo oírlo.

Estas son las palabras de tu Salvador y Rey; escucha Su voz, memoriza lo que dijo, tómalo a pecho, y luego obedece diligentemente todo lo que Él dice que hagas. Si tenemos el don de profecía como nos anima la Escritura (hablaremos más de eso en otro momento y lugar), pero todos debemos orar por el don de profecía. Hay dos tipos de dones proféticos, pero ambos dependen de que se escuche la voz de Yahweh y se pueda comunicar de acuerdo con ella.

Así que hablamos de eso en nuestro estudio sobre Los dos tipos de profecía, pero lo que más quiere Yahweh de nosotros, el primer y más grande mandamiento, es «Escucha, oh Israel (shema Israel).» El término significa, (básicamente) escuchar con la intención de memorizarlo y tomarlo a pecho; obedecer diligentemente lo que Él dice que hay que hacer. Porque es una gran diferencia, si hacemos las partes fáciles de Su Torá, o si hacemos toda la Torá y luego caminamos en todos los caminos que Él nos ha ordenado, para que nos vaya bien.

Si eres cristiano, ¿es eso malo? «¡No! ¡No! ¡No! No queremos ninguno de esos mandamientos en los que Yahweh nos dice que hagamos cosas que son buenas para nosotros, para que nos vaya bien. ¡Alabado sea Yahweh! ¡Yujuuu! Ahora, Jesús vino a morir; Él murió para liberarme de todas estas cosas que eran buenas para nosotros. Yahweh, ¿en qué estabas pensando? ¿Y quién te crees que eres? Pero estamos tan contentos de que hayas enviado a Tu Hijo para liberarnos de las reglas de Tu casa».

«Y vamos a ser Tu novia y vamos a volver a la Casa de Tu Hijo. Sólo vamos a mantener parte de Tus reglas; vamos a mantener parte de Tu intención. No vamos a ayudar a construir un reino global verdaderamente unificado como Él dice. ¿Qué quiere decir que Yahweh nos ordena hacer cosas que son buenas para nosotros? ¿Para que estén bien con nosotros?».

Devarim (Deuteronomio) 30:19
19 Llamo hoy al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición; elige, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

«¡Es un ultraje! Es un ultraje, les digo, que Yahweh Elohim nos mande hacer algo que es bueno para nosotros. ¡Deberíamos demandar! Estoy tan contento de que Su Hijo haya venido a liberarnos de un montón de mandamientos que son buenos para nosotros, y para nuestra comunidad, y para nuestras familias.»

¡Espera! Excepto, que fue Yeshúa el Mensajero (o el Ángel) que Yahweh envió por delante de nosotros y con nuestros antepasados en el desierto. Y fue Yahweh quien nos dio la Torá en el Monte Sinaí, y que sirve como nuestro Pacto nupcial. Así que, si queremos ser Su novia, también podríamos… Para siempre es mucho, mucho, mucho tiempo, así que podríamos hacer todo lo que dice el Pacto Nupcial. «Hmm… ¡Oh! ¡No! ¡Menos mal que ha venido a liberarnos de ese pacto nupcial! No, no, no. Odiamos esa cosa».

Alguna vez alguien tuvo una educación en la que su padre terrenal lo sentó y le dijo, «Hijo (o hija), no importa lo que hagas, ¿vale? Asegúrate de estar siempre escuchando la voz de Yahweh, no importa lo que esté pasando, ¿de acuerdo? Y no importa lo que estés haciendo, asegúrate de que eres diligente para tomarlo a pecho (y niños, hablaremos de eso más tarde), siendo diligente para hacer todo lo que Él dice.»

Pero debemos trabajar en nuestros dones. O tienes tu don profético donde puedes escuchar Su voz y hablar según Su voz o comunicarte según Su voz, o estás siguiendo a alguien que lo hace.

¿Por qué no formamos así a nuestros hijos en cada comida? ¿Por qué no le pedimos ayuda? Si no oímos Su voz, ¿por qué no le pedimos ayuda para oír y obedecer Su voz?

Tehillim (Salmos) 119:18-19
18 Abre mis ojos para que pueda ver las maravillas de tu Torá.
19 Soy un extranjero en la tierra; no me ocultes Tus mandamientos.

Porque esa es la cosa número uno que Él quiere, esa es Su voluntad, eso es lo que quiere Yahweh. Hay toda esta cosa, estamos discutiendo aquí, toda la Torá levítica es un castigo que fue dado porque nuestros antepasados no quisieron escuchar Su voz y no quisieron hacer lo que decía. Y ni siquiera querían obedecer los mandamientos escritos. ¿Por qué? Porque no aman verdaderamente a Yahweh (básicamente).

Entonces, ¿qué pasa con nosotros? ¿Estamos haciendo realmente todo lo que sabemos hacer?

Bueno, a medida que avancemos en la porción, vamos a ver que realmente necesitamos prestar mucha atención a esto porque nuestros antepasados no obedecieron, y nuestros antepasados no inclinaron sus oídos para escuchar a Yahweh. No estaban tratando de escuchar Su voz y tomarla a pecho y hacer todo diligentemente. Pero nuestros antepasados endurecieron sus cuellos e hicieron algo peor que sus antepasados. Son nuestros antepasados, ¿vale? No hicieron shema a la voz de Yahweh nuestro Elohim ni recibieron corrección, sino que eligieron hacer lo suyo.

Yirmeyahu (Jeremías) 7:26
26 Sin embargo, no Me obedecieron ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su cuello. Lo hicieron peor que sus padres.

Así que, en última instancia, con el tiempo se introdujeron cosas impuras hasta el punto de que ahora estaban adorando todo tipo de dioses extranjeros. El hermano Judá tiene a HaShem, y a Adoni. Esos no son Su nombre. ¿Estamos adorando a todo tipo de dioses extranjeros y luego atribuimos todo lo que hacemos a Yahweh? Oh, muy interesante. Los ortodoxos, nuestros hermanos ortodoxos, atribuyen todo lo que hacen a Yahweh, o incluso el orden papal lo hace, ¿existe acaso algún tipo de relación?

Ellos creen que todo lo que están haciendo es para Yahweh, pero se ve completamente diferente. Protestantes, cristianos, mesiánicos, lo mismo (básicamente); una extensión diferente, pero aún no han terminado. De acuerdo, le damos crédito a todo a Yahweh pero, nota que estamos estableciendo todos estos reinos alternativos en lugar de establecer el único reino singular que Él nos ordena construir en el capítulo 4 de Efesios. También, el capítulo 2, el fundamento único de los apóstoles y profetas; el ministerio quíntuple.

Efesim (Efesios) 2:20
20 habiendo sido edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, Yeshua Mesías mismo siendo la piedra angular principal,

Efesim (Efesios) 4:11
11 Y Él mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,

Está tratando de ayudarnos a conseguir esta cosa. Hemos tenido Su Espíritu (supuestamente) por 2.000 años y aquí estamos todavía estableciendo reinos alternos porque no estamos haciendo todo lo que Él dice que hagamos.

Hablando de paciencia. ¿Le hemos agradecido Su paciencia por nosotros?

Ahora bien, la semana pasada hablamos de cómo nuestros antepasados han desobedecido a Yahweh, hasta este mismo día (se trata de nuestros antepasados).

Bueno, primero no quisimos escuchar la voz de Yahweh, no quisimos obedecerla en el Jardín del Edén. Bueno, está bien, así que no vas a escuchar a Papá, no puedes vivir en Su Casa, ya no puedes vivir en Su tierra, y esa conexión especial con Él se rompió y se perdió.

Bereshit (Génesis) 3:23
23 por lo que Yahweh Elohim lo envió fuera del Jardín del Edén para que labrara la tierra de la que fue sacado.

¿Qué haces cuando tienes un hijo que quiere seguir viviendo en casa, quiere seguir siendo parte de la familia, pero no escucha tus instrucciones, no escucha tu voz, no tiene esa relación contigo? No le importa, no quiere oír la voz de papá, porque entonces tendría que obedecerla. No quiere escuchar.

¿Y qué hay de nosotros?

Nuestros antepasados no quisieron escuchar la voz de Yahweh con la intención de memorizarla, y tomarla a pecho, y hacerla con diligencia; siendo hacedores de la palabra no sólo oidores, engañándonos a nosotros mismos. Como la gente que se sienta en los salones y no hace nada.

Hoshea (Oseas) 6:7
7 «Pero, como los hombres, transgredieron el pacto; allí Me trataron a traición.

Por lo tanto, lo que Yahweh quería era una relación restaurada. Caímos de Su favor (o gracia) en el Jardín del Edén. ¿Por qué? Lo mismo. Si obtienes una cosa de toda esta serie de Parashá es que necesitamos escuchar Su voz, tomarla a pecho, hacer todo lo que Él dice, diligentemente con todas nuestras fuerzas y apresurarnos a hacerlo.

Es así de sencillo. Es como: «¡Estad en relación conmigo! Quiero tomarte como Mi nación nupcial. Quiero llevarte a Mí». Somos como esta pobre esposa huérfana. Somos como esclavos, de vuelta a Egipto. Debe ser como, peor que la detención juvenil; como crecer en un orfanato, o en un reformatorio. Él nos saca de la cárcel y es como, «Te entrenaré para ser Mi reina. Serás una reina esclava, pero serás Mi reina. Te entrenaré para ser Mi reina. Todo lo que necesito que hagas, solo necesito que escuches Mi voz, escucha».

Mucha gente no puede oír Su voz. Estoy como… Bueno, ¿estás haciendo una disciplina? ¿Estás escuchando activamente las 24 horas del día? ¿Escuchas activamente en tu oído interno? ¿Estás tratando de permanecer en la vid, o es sólo a veces? Porque cada vez que no estamos en la vid, estamos cortados; no podemos hacer nada por Él. Todo lo que podemos hacer es establecer un reino alternativo y eso es malo. Lo considera una traición. Creemos que estamos haciendo algo bueno; creemos que estamos creando una iglesia (o una sinagoga o lo que sea).

Es como cuando estamos sentados en el salón de alguien, haciendo lo que sea, y porque tenemos una Biblia y una cámara entonces estamos en el ministerio. Pero no tenemos ni idea de la fundación única de apóstoles y profetas. Ni idea del ministerio quíntuple del capítulo 4 de Efesios. Sólo causamos confusión, no nos reunimos con Él, sino que nos dispersamos.

¿Por qué? Porque no queremos hacer las cosas que se necesitan para unificar y unir para construir a Su Hijo un reino literal. ¿Por qué no queremos hacerlo? ¿Porque no es fácil?

No es un camino fácil. No es como ver Saturday Night Live o algo así, ¿vale? Él quiere una relación restaurada con Su (cómo decirlo), Su novia de Proverbios 31 que lo ama y está tan agradecida de haber salido de la cárcel, que estaba toda emocionada por construir Su reino. ¡Oh! Hasta que hubo trabajo. No, no pudieron con eso. Y luego, cuando Moshé se fue, se supone que aprendieron a escucharlo, se supone que se sintonizaron con Él. Ahora, ellos no están en eso. Se arrancan los pendientes y hacen el becerro de oro.

Demasiado fácil, ¿verdad? Todo el camino desde el Jardín, ¿verdad? Conocemos el final desde el principio, ¿verdad? Es demasiado fácil. No, no podíamos simplemente escuchar lo que Él decía, memorizarlo todo, tomarlo todo a pecho, instruirnos en ello y ser diligentes para apresurarnos a hacer todo lo que Él dice.

Shemot (Éxodo) 15:26
26 y dijo: «Si escuchas con diligencia la voz de Yahweh, tu Elohim, y haces lo que es correcto ante Sus ojos, prestas atención a Sus mandamientos y guardas todos Sus estatutos, no pondré sobre ti ninguna de las enfermedades que he traído sobre los egipcios. Porque Yo soy Yahweh, que te sana [Yahweh Rafa]».

Es como pintar por números. Es como, ¿cómo puedes fallar; cómo puedes equivocarte? Es como si existieran esos piececitos que pintan en el suelo para mostrarnos el camino al reino de los cielos, sólo tenemos que dejar que nos guíe; entregarle el volante.

Hay un viejo dicho que dice que si Yahweh es tu copiloto, cambia de asiento. Dejemos que Él nos guíe; eso es lo que tenemos que hacer. Necesitamos convertirnos en vasos vacíos para Él, para que Su Espíritu pueda derramarse a través de nosotros, y nos convirtamos en Sus manos y Sus pies aquí en la tierra; nos convertimos en parte de Su cuerpo. Es tan maravilloso; es tan hermoso cuando sucede. Y se reúne un grupo de personas, discípulos, y todos están sintonizados con el Espíritu, todos están allí porque aman a Yeshúa, y quieren servirle. Tienes que saber que es un aroma dulce para Yahweh porque es literalmente un sacrificio vivo vivir así.

Pues bien, nuestros antepasados no pudieron soportarlo. Si recuerdas una cosa, nuestros antepasados no pudieron soportarlo. Así que, básicamente, lo que hizo Yahweh es que utilizó eso como una oportunidad para darles (básicamente) una versión pintada por números que, con suerte, algún día nosotros y nuestros antepasados aprenderíamos a completar.

Pero el objetivo era dar a nuestros antepasados un ejemplo gráfico, horripilante y sangriento de que la paga del pecado es la muerte y el castigo por el pecado es la muerte.

Romim (Romanos) 6:23
23 Porque la paga del pecado es la muerte, pero la dádiva de Elohim es la vida eterna en el Mesías Yeshúa nuestro Maestro.

Y ten en cuenta que cuando llevaste tu animal al Templo, fuiste tú quien lo sacrificó. El sacerdote tomaría un poco de la sangre. No estabas allí para tener un “festín”, ¿vale? Se trata de un animal que debe morir porque lo has hecho mal; eso es lo que es. Idealmente, si eres un agricultor (o ganadero), este es su mejor macho semental. Porque para lo que estás ahí, es para aprender, esto es costoso. Y el punto es que piensas que es algo muy costoso.

Tenemos una oportunidad aquí para servir al Hijo de Elohim. Tenemos una oportunidad, nunca ha habido un momento como éste en las Escrituras; nunca volverá a suceder. Tenemos una oportunidad única de servirle, y si no lo hacemos, eso es pecado y el castigo por el pecado es la muerte.

Entonces, y lo veremos más adelante, cuando lleguemos a Hebreos 10, pero si lo rechazamos en los términos de Su propuesta, «Papá, ella ni siquiera caminaría por el camino pintado… ella ni siquiera caminaría de acuerdo a los pies pequeños. Esa no es la novia que quiero. Le explicamos todo, todo. Tratamos de pintar por números; caminar según los pies pequeños, pero ella no quería hacerlo. No respondo por ella, papá. Pero por esta respondo, porque se esforzaba mucho. Esta, siempre se preguntaba ‘¿Qué más puedo hacer? ¿Cómo puedo servir a mi Amor, a mi Esposo, a mi Rey?‘».

Cuando amas a alguien, te quedas en la lluvia, por así decirlo, harás cualquier cosa. Como cuando los niños van al hospital y los padres deben arreglárselas como sea (este tipo de cosas). Pero es ese amor, esa es la motivación. Y es ese amor el que debe hacernos escuchar y obedecer Su voz.

Lo que se supone que debemos aprender de todo el sistema de sacrificios es: «¿No vas a escuchar y obedecer Mi voz? Ahora tienes el sistema de sacrificios como castigo». Entonces, lo que se supone que estamos aprendiendo es que si no estamos escuchando lo que Yahweh nos dice que hagamos, no podemos oír y obedecer lo que Él nos dice que hagamos y no estamos escuchando a alguien que nos dice lo que Yahweh nos dice que hagamos (no estamos escuchando a uno de los profetas que está oyendo y hablando según Su voz), por lo que, básicamente, vamos a morir.

Porque, como explicamos anteriormente en la serie de la Parashá, estamos saliendo de Egipto, Yahweh nos está limpiando, tenemos que estar limpios antes de poder llegar a la Tierra prometida. Pero la diferencia esta vez es que la primera vez que salimos de Egipto nuestros antepasados sí entraron en la tierra prometida aunque sus corazones no eran correctos, ni limpios, ni puros. Como mostramos anteriormente en esta serie de Parashá, esta vez es diferente. Esta vez, si no estás limpio, no conseguirás volver a la tierra. Si tus hijos no están limpios, no están haciendo las cosas de la manera correcta, no lograrán volver a la tierra.

Yirmeyahu (Jeremías) 16:14-15
14 «Por tanto, he aquí que vienen días, dice Yahweh, en que no se dirá más: «Vive Yahweh, que sacó a los hijos de Israel de la tierra de Egipto».
15 sino: «Vive Yahweh, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras a las que los había expulsado. Porque Yo los haré volver a su tierra que les di a sus padres.

Así que, aquí está este Templo del que el hermano Judá se enorgullece. Así que, «¡Bueno, aquí está este Templo, se nos dio como castigo! Sí, así es como sabemos que somos el pueblo de Yahweh y por eso vamos a seguir haciendo leyes de valla; vamos a seguir cambiando la Torá. Vamos a seguir teniendo dictámenes mayoritarios de los rabinos que se consideran más importantes que la Palabra de Yahweh. No vamos a hacer como los levitas. Los levitas decían: ‘Esta es la Torá de Yahweh. Es nuestro trabajo enseñarla y guardarla'». Los rabinos no hacen eso, los rabinos dicen: «Eso era interesante. Esa era la Torá en aquel entonces; en la época de Moshé». Pero HaShem, o Adoni (no Yahweh) le dio la autoridad para establecer la Torá. Esa es la diferencia. Es como el papado.

Entonces, ellos piensan que tienen la autoridad para establecer la Torá en cada generación por el fallo mayoritario de los rabinos; es la democracia; básicamente Babilonia.

Entonces, esto fue justo antes de Babilonia, pero aún así, mira la tendencia a la desobediencia. Y nosotros en Efraim tenemos nuestros propios problemas, pero ¿qué hicieron nuestros hermanos de Judá en el reino del sur? Se enorgullecieron del hecho de que Yahweh les había dado un Tabernáculo y más tarde un Templo para recordarles que la pena, el castigo por no hacer shema (guardar, mantener) Su voz, escuchar y obedecer Su voz y guardar Sus mandamientos; que se supone que algo vive con nosotros, que es algo que se supone que está activo con nosotros.

Bueno, y Judá pensó que este castigo de recibir un Tabernáculo (y luego un Templo) lo hacía especial; aunque eso fue suficiente para salvarlo del castigo. Tenía el Templo; están pagando sus sacrificios que están pagando por su “festín apartado”.

Es como si un delincuente pensara que no puede ser castigado por otro delito porque le ponen una de esas tobilleras con cierre para seguirle la pista. Así de listos somos nosotros y nuestros antepasados, ¿vale? Si Yahweh nos da un castigo, empezamos a enorgullecernos de él. «Sí, tenemos un Tabernáculo. ¡Oh! ¡Oh! ¡Ahora, un Templo! ¡Oh! ¡Sí! Sí, ¡vamos a ofrecer esos sacrificios y eso nos hace especiales! ¡Oh, sí!»

Luego el verso 30 nos dice que Judá llegó a contaminar el Templo con toda clase de abominaciones.

Yirmeyahu (Jeremías) 7:30
30 Porque los hijos de Judá han hecho el mal ante Mis ojos», dice Yahweh. «Han puesto sus abominaciones en la casa que se llama con Mi nombre, para contaminarla.

Al hermano Judá le gustan los hexagramas. Y no, no se llama Estrella de David. No se puede encontrar ese término en ninguna parte de las Escrituras. En las Escrituras se llama la estrella de tu dios, Remfan (o Kiyoon) la estrella de tu elohim, Remfan, en Hechos capítulo 7 en el versículo 43, ¿verdad?

Maasei (Hechos) 7:43
43 También tomasteis el tabernáculo de Moloc y la estrella de vuestro dios Remfan, imágenes que hicisteis para adorar; y Yo os llevaré más allá de Babilonia’.

De acuerdo, pero no se adora al sol, ni a la luna, ni a las estrellas en Judá, ¿verdad? Se celebra un día cada 17 años (o algo así) en honor al sol, pero eso no es adoración al sol, ¿verdad? No hay ningún mandamiento de la Torá, pero eso no es adorar al sol en ese día que adoras al sol cada 17 años, ¿verdad?

¡Oh! Y tú no adoras a la hueste de los cielos con el calendario rabínico, ¿verdad? Bueno, quiero decir que es por eso que los rabinos dicen que quienquiera que sea el calendario que guardes es a quien adoras, ¿verdad? ¿Y es por eso que se casaron con su propio calendario, el Hillel II, el calendario rabínico en el que deciden que van a empezar su año basándose en el equinoccio de otoño o (perdón) en el de primavera?

Porque se empieza el año en otoño, pero Pésaj está determinada por el equinoccio de primavera, ¿no? Y luego sus fiestas de otoño, otro término que no existe en las Escrituras (otoño), sus fiestas de otoño ocurren en el otoño. Ahora bien, el término no existe en las Escrituras. En las Escrituras hay un verano y un invierno; nunca se mencionan los equinoccios (lo tratamos en El Calendario de la Torá).

Y el equinoccio de primavera viene determinado por los movimientos de la tierra al girar alrededor del sol en su órbita, ¿verdad? Entonces, sabemos que Yahweh dice que hay que empezar el año nuevo con la cebada, ¿verdad? Como dice en Éxodo. Vale, pero hermano, tú empiezas tu calendario cuando el sol dice que empieces tu calendario, ¿no? Es decir, el equinoccio. Estás comenzando tu calendario porque algún rabino dijo que hicieras algo diferente a lo que la Escritura dice que hicieras. Entonces, ¿por qué se recurre al mandamiento rabínico?

Bien, ¿entiendes el hecho de que seguir las tradiciones y enseñanzas de los rabinos, seguir las leyes de la valla, seguir la madera del pueblo, no es lo mismo que lo que Yahweh nuestro Elohim dijo que hiciéramos? ¿Lo entiendes?

Yirmeyahu (Jeremías) 7:26
26 Pero no Me obedecieron ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su cuello. Lo hicieron peor que sus padres.

De acuerdo, porque se inicia el año del calendario rabínico Hillel II cuando la tierra está en cierta relación con el sol, ¿verdad? Y eso no es adorar al sol, ¿verdad? De acuerdo. ¡Oh, no! ¡Disculpa! Fijaste el momento del Pésaj de acuerdo con el equinoccio de primavera, en lugar de lo que ordenó Yahweh, ¿verdad? Pero tú no guardas (adoras) el equinoccio de primavera, ¿verdad?

«¡No, no, no! El hexagrama no es la adoración del sol, y no es un hexagrama, es una estrella de David».

Sí, vale… Hay toda clase de personas que creen toda clase de cosas que no existen en la Palabra de Yahweh. El Libro de Mormón, el Talmud, la cristiandad, la iglesia bautista (tienen un libro llamado Lo que creen los bautistas, ni siquiera necesitas una Biblia, ya tienes el dogma), no siempre te están señalando la Escritura, te están señalando alguna otra fuente.

Es como dicen los rabinos: «Sea cual sea el calendario que mantengas, ese es el que adoras». ¿Estamos guardando el calendario de Yahweh mientras mantenemos el calendario rabínico? ¿Estamos guardando el calendario de los caraítas?

Bueno, alguien dirá (nos pasa todos los años), «¿Cuál es el problema? Quiero decir, ¿cuál es el problema? Somos fieles a cambiar los mandamientos de Yahweh como nos gusta y luego somos fieles a imponer nuestra versión de Sus mandamientos en el Orden Rabínico, gracias. ¿No es eso ser fiel a Yahweh? ¿Qué dice usted que está mal en eso?»

Devarim (Deuteronomio) 4:2
2 No añadirás a la palabra que te mando, ni le quitarás, para que guardes los mandamientos de Yahweh tu Elohim que Yo te mando.

«¿Qué? De acuerdo. ¿Qué? ¿No es lo mismo ser fiel a obedecer a los rabinos que ser fiel a hacer lo que Yahweh nos manda? Oh, no. Espera… vale, no. Los rabinos nos dicen que se supone que debemos tener una feliz barbacoa con nuestros dioses HaShem y Adoni y luego simplemente vamos a matar algún animal inocente y quemarlo todo. Sí, es bueno, ¿verdad? Un aroma agradable».

«Ya hemos pagado nuestra licencia por el pecado, ¿verdad? Bien, hemos pagado nuestras indulgencias, ¿verdad? Ahora, somos muy diferentes al papado; no hacemos las mismas cosas, de la misma manera. Oh, no. No, acabamos de matar a un animal inocente y acabamos de decir «Kol Nidre» y ahora podemos seguir pecando hasta el año que viene, ¿verdad?»

«Todo es bueno, ¿verdad? Mientras matemos animales y digamos ‘Kol Nidre’ no necesitamos hacer las cosas como dice Yahweh, ¿verdad? Porque nuestros rabinos lo superan y Él les dio a nuestros rabinos la autoridad para reescribir las Escrituras, lo que quieran. ¿Ves?»

Oh, no. Espera… ¿Estamos hablando de los tiempos del reino del sur y del período del segundo Templo como en Jeremías? ¿Estamos hablando de nuestros antepasados en Efraim, en el desierto? ¿O estamos hablando de la gente que se está preparando para levantar un templo a Satanás en el Monte del Templo? ¿Un templo para Adoni y HaShem? Bueno, ya sabes lo que quiero decir.

Lo siento, me estoy confundiendo porque ¿no se parece al comportamiento de nuestros antepasados en el desierto? ¿No parece que hay paralelismos con lo que ocurre hoy en día? ¿No parece que algunos de los comportamientos son exactamente los mismos? Es el mismo fruto de la desobediencia; un sabor diferente (quizás) de Babilonia, pero todo es desobediencia babilónica.

Mattityahu (Mateo) 1:15
15 Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, y Matán engendró a Jacob

Porque ahora decidimos que vamos a ser los que establezcan la Torá. ¡Oh, no! No es posible que enseñemos y hagamos cumplir la Torá de Yahweh, ¿verdad? Primero, no pudimos escuchar y obedecer Su voz, ahora no vamos a guardar Sus mandamientos. Tenemos nuestros propios mandamientos. Sí, por supuesto, nuestros propios mandamientos a cumplir.

Shemuel Alef (1 Samuel) 15:22
22 Entonces Samuel dijo: «¿Acaso Yahweh se complace tanto en los holocaustos y sacrificios como en obedecer la voz de Yahweh? He aquí que obedecer es mejor que el sacrificio, y prestar atención que la grasa de los carneros.

Hermanos, ¿por qué a Yahweh no le agradaron los sacrificios y las ofrendas de nuestros antepasados? Porque nunca fue la sangre de toros y cabras lo que Yahweh quería en primer lugar.

Si entiendes una cosa, lo que Yahweh quería era que escucháramos Su voz, incluyendo Sus mandamientos escritos porque ahí es donde alguien escuchó Su voz y simplemente la escribió. Por lo tanto, somos responsables básicamente de todo lo que Yahweh ha dicho o de todo lo que está escrito, además de todo lo que Él nos dice.

Y lo sepamos o no, Él siempre está tratando de comunicarse con nosotros. Y oyes a la gente decir: «Bueno, yo no oigo Su voz». Es como, ¿estás escuchando? ¿Intentas escuchar Su voz día a día? La mayoría de las personas, cuando dicen: «No puedo escuchar Su voz» es como, ¿lo estás intentando? Eso es todo, ¿es para ti importante?

Lo que Yahweh quería era una nación nupcial que escuchara y obedeciera; que se ordenara para ayudarle a construir Su reino como Su cuerpo, como Sus manos y Sus pies.

Así pues, escuchar y obedecer (shema), oír y obedecer sería el primer paso, ¿no es así? para restaurar la relación perdida y cortada que nuestros antepasados destruyeron en el Jardín del Edén y que nuestros antepasados también destruyeron con el pecado del becerro de oro.

¡Oh! ¡Oh! Y nosotros pensamos que Él quiere tener un feliz festín con nosotros, ¿verdad? Y el hermano Judá es como, «¿Qué quieres decir con que no podemos elegir qué mandamientos de Yahweh queremos shomer y cuáles queremos desechar? ¿Qué? ¿No podemos hacer leyes de valla? ¿Qué? ¿Ni siquiera por mayoría? ¡Oy vavoy! ¿Qué puede hacer, entonces, un rabino babilónico?»

«No, no, no, no, no, no. Todo está bien ahora. Sólo necesitamos derramar la sangre de algunos animales inocentes y quemar su carne. Sólo necesitamos un gran templo en el Monte del Templo por medios ocultos y entonces Yahweh estará contento con nosotros. Sí, porque construimos un reino para el antimesías. ¡Oh, sí!»

Oh, no. Espera… No, esa fue también la actitud en el segundo período del Templo, ¿de acuerdo? Y esa es la actitud actual. Hoy se están preparando para construir el templo anti-Yeshúa. Entonces, ¿alguien se detiene realmente a preguntarse si esa es realmente la voluntad de Yahweh y si realmente estamos haciendo las cosas como Él quiere que las hagamos? Porque ¿no es posible hacer (tal vez) todas las cosas correctas como una lista de verificación y aún así terminar haciendo lo incorrecto?

Yahweh dice: «Tengan cuidado, sean diligentes en hacer todo según el patrón que se les mostró en la montaña». ¿Y los mandamientos de Yeshúa?

Shemot (Éxodo) 26:30
30 Y levantarás el tabernáculo según el modelo que se te mostró en el monte.

Bueno, como el shaliach (o el apóstol) Pablo nos dirá en el capítulo 10 de Ivrim (o Hebreos), los sacrificios de animales nunca tuvieron la intención de quitar los pecados. La sangre de los machos cabríos y de los toros nunca podría quitar los pecados.

Ivrim (Hebreos) 10:11
11 Y todos los sacerdotes están ministrando diariamente y ofreciendo repetidamente los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados.

De nuevo, el objetivo de los sacrificios de animales era despertar a Israel, ¿de acuerdo? Fue para exigir un alto costo por no escuchar y obedecer Su voz. Y todos los mesiánicos dicen: «¡Vaya, no puedo esperar a tener un Templo!» Bien, nunca fue lo que Yahweh quería en primer lugar.

Una vez más, Él lo está utilizando para un propósito adicional. Quiere el templo de Ezequiel después del templo anti-Yeshúa. Habrá otro Templo después del Armagedón, después de la Recolección.

Pero hermanos, tenemos que entender; tenemos que recordar que el sistema de sacrificios del Templo siempre fue un castigo. Fue concebido como una herramienta de enseñanza que al mismo tiempo era un castigo por no escuchar Su voz; nunca fue una licencia para pecar como están tratando de convertirlo hoy.

Romim (Romanos) 6:23
23 Porque la paga del pecado es la muerte, pero la dádiva de Elohim es la vida eterna en el Mesías Yeshúa nuestro Maestro.

Bueno, el hermano Judá es mayor, así que fue primero y ahora es el turno de Efraim; ahora es nuestro turno. Así pues, en el capítulo 8 de Hoshea (u Oseas), a partir del versículo 11, Yahweh nos dice que los altares de nuestros antepasados se habían convertido (y cito) en «altares para pecar».

Hoshea (Oseas) 8:11
11 «Porque Efraim ha hecho muchos altares para el pecado, se han convertido para él en altares para pecar.

Lo que significa es que la gente pensó que tenía una tarjeta de salida de la cárcel. De ahí vienen las indulgencias. ¡Oy vavoy! ¿No es así Efraim también? Oy, Efraim también lo es.

Verso 12, Yahweh dice que, aunque le ha escrito a Efraim grandes cosas de Su Torá (o miríadas de cosas de Su Torá, o el pacto nupcial), nuestros antepasados y Efraim rechazaron estas cosas (el pacto nupcial); rechazaron el pacto nupcial como algo extraño.

Hoshea (Oseas) 8:12
12 He escrito para él las grandes cosas de Mi Torá, pero fueron consideradas como algo extraño.

Al parecer, nuestros antepasados no se arrepentían de sus pecados. Nunca fueron, realmente, lo que se podría llamar «declarados culpables de pecado».

Lo que eso significa es que pueden o no haber sido condenados de sus pecados, pero si nunca se está verdaderamente convencido de nuestra naturaleza pecaminosa, entonces hay algo que falta en eso.

Y conozco a los mesiánicos y efraimitas, no están convencidos de su naturaleza pecaminosa, no creen en la necesidad de obedecer las leyes de Elohim y Sus caminos, por quebrantamiento, porque aún no están convencidos de que su naturaleza es pecaminosa y que necesitamos trascendencia; necesitamos vencer a través de una relación renovada con Elohim, a través de Su Hijo Yeshúa. De eso se trata.

Yeshayahu (Isaías) 64:6
6 Pero todos nosotros somos como una cosa inmunda, y todas nuestras justicias son como trapos de inmundicia; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades como el viento nos han llevado.

Entonces, así es como esa conexión perdida y cortada puede ser restaurada, es restaurando, renovando nuestra relación con Yeshúa cada momento. Nunca debería haber un momento en el que no estemos conectados.

Cuando viví en Israel, creo que del 2003 al 2005, fue muy, muy interesante; una experiencia muy educativa. Y una vez observé a esta pareja de franceses y judíos, que trabajaban en una tienda del casco antiguo. Y tenían una tienda muy concurrida; era ruidosa y pasaban muchas cosas. Y sólo observé cómo, incluso cuando (y estaban en extremos opuestos de la tienda con un montón de cosas sucediendo) la esposa de este hombre estaba en el extremo de la tienda, y ella sólo miró hacia arriba y con una voz muy suave dijo, «Shimó y levantó la vista porque oyó la voz de su mujer; estaba en sintonía con la voz de su mujer.

Y el rey David habla de cómo Yahweh está en sintonía con nuestra voz, de cómo escucha nuestra voz cuando clamamos. Pero para poder caminar en Su Espíritu, para poder caminar según esa voz, necesitamos matar nuestra carne porque nuestra carne es mala. Es una de las lecciones más difíciles de aprender; necesitamos morir a nuestra carne. Tenemos que matar nuestra carne y tenemos que matar nuestra propia toma de decisiones independiente.

Qolossim (Colosenses) 3:5-7
5 Por tanto, haced morir vuestros miembros que están en la tierra: la fornicación, la impureza, la pasión, el mal deseo y la codicia, que es idolatría.
6 Por estas cosas la ira de Elohim viene sobre los hijos de la desobediencia,
7 en los que vosotros mismos anduvisteis cuando vivíais en ellos.

Él nos da cerebros, quiere que los usemos, pero quiere que los usemos en conjunto con Su cuerpo de otros conversos del sistema mundial. Pero no queda nada para ellos en el mundo. Están muertos para la carne. No les gusta su antigua vida en el mundo. No hay relación con Yahweh en el mundo.

Bueno, el problema con muchas personas es que no tienen una relación con Yahweh de todos modos, por lo que están siguiendo sus propios pensamientos. Están pensando que cada pensamiento viene de Elohim. Están pensando todo tipo de locuras. No están llevando sus pensamientos al cautiverio.

Lo que tienen que hacer es darse cuenta de que tenemos que morir a nuestros pensamientos independientes. Necesitamos morir a los deseos de nuestros ojos, a los deseos de nuestra carne y a nuestro orgullo (el orgullo es el más difícil). Pero necesitamos morir, necesitamos matar o llevar todo pensamiento en cautiverio a la obediencia del Mesías Yeshúa. Necesitamos matar nuestra carne porque estamos inmersos en Su muerte para que, como Él, podamos resucitar en novedad de vida en Su Padre, a través del Mesías Yeshúa.

Qorintim Bet (2 Corintios) 10:5-6
5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Elohim, llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia del Mesías,
6 y estar dispuesto a castigar toda desobediencia cuando se cumpla tu obediencia.

Todo eso requiere un esfuerzo; no se puede mantener la Torá por accidente. No sucede si sólo descansas en el Shabat y en las fiestas, y lees un poco de la Escritura aquí y allá, y es un camino amplio y fácil como ese. Si no estás caminando por un camino estrecho y afligido, algo está mal. Porque todos los que caminan rectamente en el Mesías Yeshúa sufrirán persecución; me refiero a una verdadera persecución.

Mattityahu (Mateo) 24:9
9 «Entonces os entregarán a la tribulación y os matarán, y seréis odiados por todas las naciones por causa de Mi nombre.

Por lo tanto, nuestros antepasados nunca mostraron verdaderos frutos de arrepentimiento a Yahweh, nunca comenzaron a escuchar diligentemente Su voz y a hacer todo lo que Él decía.

En cambio, tomaron los sacrificios que debían hacer que se arrepintieran y tuvieran el corazón roto y tomaron un camino totalmente diferente.

Aquí está este animal muerto. ¿Qué hizo su sacrificio? Así que sacrifican al animal y creen que tienen una tarjeta para salir de la cárcel. De ahí vienen las indulgencias; es el mismo espíritu.

Entonces, nuestros antepasados multiplicaron sus altares para tener más lugares donde sacrificar animales, pensando que eso cubriría sus pecados, pero siguieron pecando porque siguieron rechazando hacer lo que Yahweh mandaba en favor de su versión de lo que Yahweh mandaba. Si cambias las palabras de Yahweh, ya no son las palabras de Yahweh, ahora son tus palabras.

Y nuestros ancestros están haciendo el baile de la felicidad. «¡Hey! ¡Yay! ¡Más altares para el pecado! ¡Más altares para el pecado! ¡Sí! ¡Sí! ¡Más altares para el pecado! No queremos Sus caminos. No queremos tener que obedecer. Si tenemos más altares, entonces tenemos que obedecer a Yahweh. ¡Ni hablar! ¡Sí! Estamos tan contentos de que Yeshúa muriera para liberarnos, ¿verdad?» ¿Es de un himno de la iglesia o algo así?

En fin, pero nuestros antepasados hacían una modificación de lo que Yahweh dijo que hicieran. Al igual que los rabinos de hoy mantienen una modificación de lo que Yahweh dijo que hicieran. Al igual que el papado mantiene una modificación de lo que Yahweh dice que hay que hacer. Estos no están construyendo Su reino. Estos están estableciendo reinos alternativos. Todos van a por ello, intentan establecer esos reinos. Es sólo el caballo blanco; es sólo Efraim. Tenemos que despertar, hermanos.

Tenemos más poder que ellos porque Yeshúa está de nuestro lado. Por lo tanto, estamos trabajando para Él. Su voluntad se va a cumplir. Vamos a tener éxito, y Él recompensará a los que están en Su equipo. Es una situación de gallinita roja; definitivamente es una situación de gallinita roja.

Pero debemos hacer todo lo que Él dice que hagamos, exactamente de la manera que Él dice que lo hagamos.

Es como aprendió Uza con el arca, no basta con tener buenas intenciones, ¿vale? Debemos hacer las cosas a Su manera. Es como aprendieron Ananías y Safira en el capítulo 5 de los Hechos; no mientas al Espíritu, ¿vale?

Maasei (Hechos) 5:9
9 Entonces Kefa le dijo: «¿Cómo es que se han puesto de acuerdo para poner a prueba al Espíritu de Yahweh? Mira, los pies de los que han enterrado a tu marido están a la puerta, y te sacarán».

Nuestros antepasados pensaron que estaban haciendo lo que Yahweh dijo que hicieran. Igual que en las iglesias de hoy, igual que en el movimiento mesiánico de hoy, igual que los efraimitas.

Los efraimitas, están ansiosos por hacer la parte de los mandamientos que les gusta, ¿verdad? Y eso es mantener la Torá, ¿no? Eso es obedecer diligentemente todo lo que Yahweh dijo que hiciéramos, es cuando hacemos parte de ello, ¿sí? ¿Y no hay paralelismos con la salida de nuestros antepasados de Egipto?

«No, no, no, no, no. Vamos a mantener las partes de la Torá que nos gustan. Veamos… Vamos a descansar y a leer, vamos a comer el alimento espiritual de Yahweh, y vamos a dormir y a holgazanear y a descansar, pero ¿hacer algún trabajo real? No, no. Tienes que estar bromeando. No queremos ser un sacrificio vivo. ¿Quieres que pongamos nuestras vidas en sacrificio vivo? ¿Estás bromeando?»

¿Alguna similitud, tal vez? ¿Quizás? ¿Tú crees?

¿O por qué Yahweh no se complació con nuestros antepasados? ¿Qué? ¿No le gusta la desobediencia? ¿Qué le pasa? ¿No está satisfecho con la sangre de toros y cabras? ¡Vaya! ¿Quiere que le escuchemos? ¿Por qué? ¿Quiere que hagamos todo lo que Él dice, de la manera que Él dice? ¿Quieres decir que no podemos elegir qué partes de la Torá nos gustan? ¿No podemos elegir lo que está fuera de contexto?

¿No es más o menos así? ¡Oh! Y hay mucho Efraim hoy en día, muchos efraimitas, no sé cuántos he conocido… que cuando les digo, «No comas eso, es cerdo». Dicen: «Bueno, soy un pecador que es mesiánico».

De acuerdo, bien, ¿no hay todavía algo así como Efraim que tiene todavía medio pie en la iglesia y el otro pie está como a medio camino en Raíces Hebreas, pero no hay (como) esa cosa de gracia grasienta de la iglesia? ¿Esa suposición de que Él no es realmente serio? Es algo así como que podemos hacer las partes que queramos, Él les dio un respiro a nuestros antepasados, al salir de Egipto. La verdad es que no. Todos murieron en el desierto.

Entonces, ¿también nos cortará el camino hacia la tierra de Israel? No. No lo hará porque Él está purificando. La madera, el heno y los rastrojos se quedan fuera; esta vez sólo llegan a la tierra los productos refinados.

Entonces, ¿estamos reclamando la sangre de Yeshúa HaMashiaj y estamos dando las mismas actitudes que en la iglesia? No sé cuántos mesiánicos, no sé cuántos efraimitas he visto que son como nuestros antepasados, puedes sacarlos de Egipto, pero ¿puedes sacar el Egipto de nuestros antepasados? Puedes sacar a nuestros antepasados de la iglesia pero, ¿hay alguna parte de la iglesia todavía en nuestros mesiánicos y efraimitas de hoy? Tal vez sólo un poco.

¡Oh! ¡Oye! Y no olvidemos los versículos 13 y 14, que nos prometen que Yahweh olvidará completamente nuestros pecados; hará borrón y cuenta nueva. Todo lo que tenemos que hacer es matar algunos animales para Él, ¿verdad? «¡Listo! ¡Hey! ¡Matamos algunos animales inocentes para Yahweh! ¡Sí! ¡Porque no quisimos escuchar! ¡Sí! ¡Hey! ¡Derramamos la sangre de un animal inocente y luego lo quemamos todo! ¡Sí! ¡Hey! Yahweh está muy contento con nosotros ahora, ¿verdad? Hicimos la voluntad de Yahweh, ¿verdad?»

«¡Yay! ¡Hey! ¡Construimos una Logia Masónica, un templo Illuminati! Hey, Sabateanos-Frankistas. ¡Guau! ¡Realmente lo han conseguido con esto! ¡Esto es! ¡Sí!»

Oh, no. Espera, espera, espera, espera, espera, espera, espera, eso no es lo que dice ¿verdad? No, no. Dice que Yahweh no aceptó los sacrificios de nuestros antepasados y que se acordaría de nuestras iniquidades y nos castigaría por nuestros pecados.

Hoshea (Oseas) 8:13
13 Para los sacrificios de Mis ofrendas sacrifican carne y la comen, pero Yahweh no los acepta. Ahora se acordará de su iniquidad y castigará sus pecados. Volverán a Egipto.

Eso es una tarjeta para salir de la cárcel, ¿verdad?

Sí, la gran ironía de todo esto es que el Rey David escribió en Tehillim (o Salmos) capítulo 40 en el versículo 8, hablando por el Espíritu, nos dice que Yeshúa se deleita en hacer la voluntad de Su Padre y que la Torá de Su Padre está en Su corazón.

Tehillim (Salmos) 40:8
8 Me deleito en hacer Tu voluntad, oh mi Elohim, y Tu Torá está dentro de mi corazón».

Entonces, la pregunta, hermanos, hermanas, es, si nosotros también reclamamos el sacrificio de Yeshúa, si reclamamos Su sangre, reclamamos Su cobertura, y si tenemos Su Espíritu, entonces ¿también nos deleitamos en hacer Su voluntad? ¿Y está Su Torá realmente escrita en nuestros corazones? ¿O no tanto?

Sabemos que nuestros antepasados no se deleitaron en hacer la voluntad de nuestro Padre, Yahweh, sino que creyeron hacerlo. Creían que lo estaban haciendo bien. Pero, ¡eh! Pero seguro que hoy las cosas son diferentes, ¿no? No andamos como nuestros antepasados, ¿verdad? «¡Los tiempos difíciles han terminado! ¡Yu-juu! Tenemos a Yeshúa para cubrir nuestras deudas!»

«Mira, nuestros antepasados, eran tan tontos. No tenían a Yeshúa, pero mira, ahora tenemos a Yeshúa, así que ahora debemos obedecer la Torá. ¿Nosotros, un poco de gracia grasosa? Oh, eso no existe en el movimiento mesiánico, ¿verdad? Oh, no. ¿Efraimitas, gente que se llama a sí misma nazarena? No».

«No. Ahora somos automáticamente agradables a Yahweh por defecto. Y qué bendición es tener a Yeshúa, porque de lo contrario podríamos ser responsables de escuchar y obedecer la voz de Yahweh, al igual que nuestros antepasados. Pero ahora podemos ser el pueblo de Yahweh sin tener que obedecerle. ¡Sí! Basta con invocar el nombre de Jesús y seremos liberados de la obediencia al Padre, y podremos volver a vivir en la Casa del Padre, ¡y ni siquiera tendremos que obedecerle!»

«¡Y todo eso es porque el Hijo sí guardó la Torá del Padre! Guardó los caminos del Padre. Él guardó las leyes del Padre; ¡fue Su deleite hacer la voluntad de Su Padre al someter la tierra a un reino espiritual gobernado por el amor! Y por eso el Hijo vino a eliminar el contrato nupcial, ¿verdad? ¡Sí! ¡Celebración! ¡Celebremos! ¡Hagamos fiesta!»

«¡Oy vey gevalt! Espera un momento. ¿Quieres decir que esto de la Torá es serio? ¿Tenemos que cumplirla?»

¡Sí! Puede parecer ridículo, pero si lo pensamos, ¿no es así como se han comportado nuestros antepasados a lo largo de toda la historia? Realmente esa es la forma en que Yahweh ve las cosas. ¿Y nos alegramos de que nos llamen pueblo de Yahweh? Nos encanta que nos den sus bendiciones. ¿Esperamos recibir Sus bendiciones y Su protección sin importar si hacemos lo que Él dice o no?

¿Seremos Su pueblo mientras no tengamos que ser una novia obediente para Él, mientras no tengamos que hacer nada realmente, mientras tengamos que darle algo? ¿Sólo mientras descansemos y leamos en Shabat e «invoquemos el nombre de Jesús y nos salvaremos? Pero esto no es así, solo seremos salvos si obedecemos (lo explicamos en el estudio Israel Nazareno).

Y eso también nos lleva a nuestra porción de Brit Jadashá (o Pacto Renovado). Aquí tenemos que detenernos y hacernos una pregunta a los 64 millones de mina. Y eso es si Yahweh no estaba complacido con la forma en que nuestros antepasados malinterpretaron y luego pisotearon la intención del sistema de sacrificios levíticos.

Pisotearon el sistema de sacrificios levíticos porque malinterpretaron todo el propósito de los sacrificios.

¿Cuánto más se disgustará Yahweh con nosotros si también pisoteamos el sacrificio de Su Hijo al seguir pecando y continuar sin escuchar y obedecer Su voz?

Romim (Romanos) 6:1-2
1 ¿Qué diremos entonces? ¿Debemos continuar en el pecado para que la gracia [o favor] abunde?
2 ¡En ninguna manera! ¿Cómo vamos a vivir en el pecado los que hemos muerto a él?

Eso es lo que Él quería cuando nuestros antepasados salieron de la tierra de Egipto. Él dijo una sola cosa: «Escuchen Mi voz y hagan diligentemente todo lo que digo, incluyendo Mis mandamientos escritos».

Shemot (Éxodo) 15:26
26 y dijo: «Si atiendes con diligencia la voz de Yahweh, tu Elohim, y haces lo que es recto ante sus ojos, prestas oído a Sus mandamientos y guardas todos Sus estatutos, no pondré sobre ti ninguna de las enfermedades que Yo he hecho padecer a los egipcios. Porque Yo soy Yahweh que te sana».

Así que, eso es todo; somos responsables, esa es Su voluntad, eso es lo que Él quiere. ¿Nos deleitamos en lo que Él quiere si tenemos Su Espíritu?

Porque si Yahweh responsabilizó a nuestros antepasados por dejar sin efecto la Torá levítica, ¿cuánto más nos va a responsabilizar a nosotros por dejar sin efecto el sacrificio de Su Hijo? ¿Hola?

Bueno, en Romim (o Romanos) capítulo 6 el apóstol Shaul (o Pablo), nos está diciendo lo que significa vivir como una criatura renovada en Yeshúa. Y todo este capítulo es tan poderoso, él intenta desglosarlo de forma tan sencilla para nosotros. Y entonces la gente viene y escoge este verso, o ataca ese verso, y lo saca todo de contexto.

Pero si lo leemos en su contexto, ahí mismo, en el versículo uno, Shaul nos dice que no debemos continuar en el pecado, porque si vamos a caminar en la salvación que Yeshúa da, significa que ya no vivimos como cautivos (o esclavos) del pecado. Porque si estamos muertos al pecado, ¿cómo podemos seguir en el pecado? Y si seguimos en el pecado, ¿estamos muertos al pecado?

Romim (Romanos) 6:1-2
1 ¿Qué diremos entonces? ¿Debemos continuar en el pecado para que la gracia [o favor] abunde?
2 ¡En ninguna manera! ¿Cómo vamos a vivir en el pecado los que hemos muerto a él?

Si continuamos en el pecado, estamos descansando y leyendo y eso es todo lo que estamos haciendo, no estamos realmente ayudándole a construir Su reino, entonces ¿somos realmente salvos? Porque si no estamos haciendo las mismas cosas exactas que el Espíritu de Yeshúa está haciendo, entonces ¿cómo puede Su Espíritu estar en nosotros?

Yojanán Alef (1 Juan) 2:4
4 El que dice: «Lo conozco», y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él.

Si Su Espíritu está en nosotros, entonces estamos haciendo las mismas cosas que Su Espíritu está haciendo, que es construir el reino global unificado de Su Hijo.

Kefa Alef (1 Pedro) 2:21
21 Pues a esto habéis sido llamados, porque también el Mesías padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo, para que sigáis Sus pasos:

A ver si lo entiendo. Vale, lo entendemos, ¿verdad? Entendemos bien que Yeshúa fue el Ángel (o el Mensajero) que Yahweh envió para sacar a Su nación nupcial de Egipto, ¿verdad?

Shemot (Éxodo) 23:20
20 «He aquí que envío un Ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que he preparado.

Bien, entendemos que fue Yeshúa quien nos entregó la Torá en el Monte Sinaí, ¿verdad?

Shemot (Éxodo) 31:18
18 Y cuando terminó de hablar con él en el Monte Sinaí, le dio a Moshé dos tablas del Testimonio, tablas de piedra, escritas con el dedo de Elohim.

Y sabemos que es un pecado no hacer todo lo que Él dice, ¿verdad? Porque es una indicación de que no le amamos de verdad, ¿cierto? Entonces, ¿hacemos todo lo que Él dice o no lo hacemos todo?

Yojanán Alef (1 Juan) 3:4
4 Quien comete pecado también comete anarquía [o falta de Torá], y el pecado es anarquía [o falta de Torá].

Shaul nos dice que no podemos, no debemos permitir que el pecado reine en nuestros cuerpos mortales. No podemos continuar en el pecado y reclamar a Yeshúa como nuestra cobertura, no funciona así; no funciona de esa manera.

Romim (Romanos) 6:12
12 Por lo tanto, no dejes que el pecado reine en tu cuerpo mortal, para que lo obedezcas en sus deseos.

Él dice que si decimos que Él es nuestra cubierta y aún así continuamos en el pecado, nos engañamos a nosotros mismos; sólo invitamos al diablo a entrar. Estamos diciendo que estamos entrando en la Babilonia Misteriosa; nos engañamos a nosotros mismos y decimos, «¿Sabes qué? No voy a hacer las cosas que dice Yahweh, pero aún así voy a ser agradable a Él».

Yojanán Alef (1 Juan) 1:7
7 Pero si andamos en la luz como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Yeshúa Mesías Su Hijo nos limpia de todo pecado.

No importa si es del lado del hermano Judá o del lado de Efraim, no importa la forma. Si eres cristiano, no importa que no hagamos las cosas a Su manera.

Como puedes imaginar, llevamos tanto tiempo sin reinar, que quizá hayamos olvidado de qué se trata. Pero en un reinado, tienes un líder del país y Yahweh, los líderes deben estar escuchando a Yahweh, y dirigiendo la nación. Si no conducen a la nación por el camino de la justicia, ¿qué le ocurre a esa nación? Si no conducimos nuestros hogares y nuestras casas por el camino de la justicia, ¿qué nos pasará a nosotros; a nuestros hogares y a nuestras casas?

¿Acaso creemos que estamos cubiertos por la sangre de Yeshúa, por lo que no es necesario guardar la Torá, aunque Yeshúa dijo en Su primer sermón, «No penséis que he venido a destruir la Torá o los Profetas. No he venido a destruirlos. No he venido a eliminar ni la más mínima, la más pequeña, la más diminuta parte; ni una yod, ni una tílde«?

Mattityahu (Mateo) 5:17
17 «No pienses que he venido a destruir la Torá o los Profetas. No vine a destruir sino a cumplir.

¿Pero no es esa la ética en la iglesia? ¿Por qué el pecado no importa mucho mientras tengamos la sangre de Yeshúa? Y aquí dice, si seguimos reclamando la sangre de Yeshúa aunque no seamos diligentes en hacer todo lo que Él dice, nos engañamos a nosotros mismos.

Y este es un mensaje áspero para aquellos de los mesiánicos, en lugar de esa multitud en vivo, ¿de acuerdo? Porque tal vez están aprendiendo algunas cosas muy interesantes acerca de la verdadera Torá, y están hablando todo sobre la Torá, y están teniendo un buen tiempo de amistad (no hay verdadero compañerismo, pero están teniendo un buen tiempo de amistad sobre la Torá; sobre la Escritura), pero sólo están haciendo las partes fáciles de la Escritura. Sólo están descansando y leyendo. Eso no es suficiente.

«¡Oye! ¿Estás diciendo que hay más en la Torá que descansar y leer? ¡Oye!» Sí, eso es exactamente lo que estoy diciendo. Estoy diciendo que no se puede mantener la Torá por accidente. Ese es el amplio camino fácil, si sólo estás descansando y leyendo y no estás ayudando a construir y establecer el reino global unificado de Yeshúa. ¿Cómo estamos haciendo Su voluntad si no estamos haciendo lo que Él dijo? ¿Cómo nos deleitamos en hacer Su voluntad?

Y sabemos que Yahweh está mirando, ¿verdad? Sabemos que todo lo que hacemos y dejamos de hacer está siendo registrado en un libro y un día vamos a ir a estar ante Su trono.

Bueno, el verso 16, Shaul nos dice que somos esclavos de quienquiera que sirvamos, y eso es muy, muy cierto. Así que, lógicamente si continuamos en el pecado entonces ¿no somos efectivamente esclavos del pecado en lugar de ser esclavos o siervos de nuestro Rey, el Mesías Yeshúa?

Romim (Romanos) 6:16
16 ¿No sabéis que a quien os presentáis como esclavos para obedecer, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado que lleva a la muerte, sea de la obediencia que lleva a la justicia?

Y noten que, si ese es nuestro enfoque (continuar en el pecado), podemos ver que la decisión de continuar (o seguir en el pecado) es un pecado que está llevando a la muerte. ¿Podemos ver eso? Repitámoslo. La decisión de continuar en el pecado es un pecado que lleva a la muerte. Porque, especialmente en estos tiempos finales, si estás pecando no llegarás a casa, morirás en la dispersión. Hablamos de ello una y otra vez en nuestras porciones proféticas de la Haftará.

Y la razón es que Yahweh busca la perfección. Y si no hacemos lo que Él dijo, no nos importa; seguimos en el pecado. Sabemos lo que estamos haciendo. Puede que pensemos que no estamos haciendo nada malo. Sólo estamos descansando y leyendo; sólo nos estamos beneficiando de Yahweh, pero no le estamos ayudando a construir el reino de Su Hijo. ¿Cómo es ese Su Espíritu? ¿Cómo es que conduce a la vida eterna en el Mesías Yeshúa cuando no estamos haciendo lo que debemos? Él murió para que lo hagamos. No tiene ningún sentido.

Luego, en el versículo 23, Shaul nos dice que la paga del pecado es la muerte. Ese es todo el mensaje del sistema Levítico-Tabernáculo/Levítico-Templo, ¿de acuerdo?

Romim (Romanos) 6:23
23 Porque la paga del pecado es la muerte, pero la dádiva de Elohim es la vida eterna en el Mesías Yeshúa nuestro Maestro.

Así que, si somos esclavos del pecado, somos literalmente esclavos de la muerte; estamos encadenados a la muerte. Puede que ni siquiera lo sepamos. Es como nos dice Juan capítulo 3 en el versículo 36, que a menos que obedezcamos al Hijo, (tenemos un estudio sobre eso en Israel Nazareno) lo que realmente dice es que, a menos que obedezcamos al Hijo, no veremos esa vida eterna, sino que la ira de Elohim permanece sobre nosotros.

Yojanán (Juan) 3:16
16 Porque tanto amó Elohim al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna.

¿Por qué? Porque hemos pisoteado el sacrificio de Yeshúa; lo hemos considerado como algo profano. No se puede servir a dos amos. ¿Cómo podemos ser esclavos de la muerte y esclavos de la vida al mismo tiempo? No tiene ningún sentido. La posición mesiánica no tiene ningún sentido.

O lo hacemos con celo o no lo hacemos. ¿Qué sentido tiene? También puedes vivir tu vida. Y si no vamos a construir Su reino, también podríamos vivir nuestras vidas en el mundo. Porque nuestro Maestro nos dio órdenes de marcha antes de partir. Y cuando vuelva, dice que va a pedir cuentas a todo hombre. Lo dice en la parábola de las minas; lo dice en varios lugares.

Romim (Romanos) 14:11-12
11 Porque está escrito: «Vivo Yo, dice Yahweh, que toda rodilla se doblará ante Mí, y toda lengua confesará a Elohim».
12 Así que cada uno de nosotros dará cuenta de sí mismo a Elohim.

Entonces, ¿qué trataba de decirnos realmente Shaul en este pasaje? ¿Es tal vez (quizás) algo como lo que la mayoría de los cristianos toman como «gracia grasienta»? Tal vez Shaul estaba diciendo algo como “Mis queridos hermanos y hermanas de Efraim, Yeshúa murió una muerte insoportablemente dolorosa y agonizante por todos nosotros. Y debido a Su muerte, ahora podemos vivir sin preocupaciones y desobedecer al Padre Yahweh en todo.

Yeshúa trabajó duro y yo estoy trabajando duro. Y tú debes imitarme, ya que estoy trabajando duro por el reino. Pero eso no importa; eso sólo se aplica a mí… ¿No se aplica a ti? ¿Ahora puedes pisotear la sangre de Yeshúa como lo hicieron tus antepasados, en Efraim, en el desierto cuando levantaron becerros de oro e hicieron muchos altares para el pecado?

Al igual que nuestros antepasados en los días de Yaravam (o Jeroboam), que levantaron muchos altares en Dan y Bait El (o Betel). ¡Oh! Y al igual que nuestros antepasados en las iglesias cristianas que levantaron muchos altares para el pecado. Y es pecaminoso lo que enseñan porque están enseñando que el pacto nupcial (el contrato nupcial) ha sido eliminado.

Bueno, le dices a la gente que no hay responsabilidades, que sólo hay que repetir una oración y ya está. Bueno, oye, algunos se alegran, algunos dan diezmos, sacrificios, ofrendas, pero si lo pensamos desde la perspectiva de Yahweh, ¿no es eso como pensar que se puede pagar a Yahweh? ¿Tal vez algunas indulgencias (este tipo de cosas)? Tal vez vamos a engañarnos a nosotros mismos para poder continuar en el pecado, para poder dar algunos sacrificios como lo hacían en el Templo, y ahora estamos cubiertos porque Yeshúa nos tiene cubiertos.

¿Él va a dar todas las excusas a nuestro Padre que necesitamos? ¿Va a ocuparse de nosotros, a ocuparse de todo porque murió para que pudiéramos desobedecer los mandamientos de Su Padre? ¿No sabes que Él murió para que el pueblo de Su Padre pudiera continuar en la desobediencia y el pecado, y nunca más tuviera que obedecer a Su Padre? ¡Por fin! Yay! ¡Por fin! ¡Estamos libres de la obediencia a Yahweh! Es como la Torre de Babel de nuevo.

¿Crees que eso es lo que Shaul quería decir aquí? Tal vez… ¡Oh! O tal vez esto: Mis queridos y amados hermanos de Efraim, todos hemos escapado a duras penas del justo juicio de Yahweh. Y para nosotros, esta vez ha estado muy cerca; demasiado cerca para ser cómodo. Afortunadamente, Yahweh ha sido misericordioso con nosotros; nos está dando otra oportunidad, una vez más. Pero después de que ignoramos a Sus siervos los profetas, ahora nos da a Yeshúa Su Hijo para ayudarnos a corregir un comportamiento miserable, desobediente y sucio.

Ahora, si decidimos mostrarle con nuestras acciones, con nuestros frutos, que hemos desertado de Satanás y de su reino y ahora estamos dando nuestra lealtad eterna a Yahweh y a Su Hijo Yeshúa, el fruto de eso es que, en lugar de participar y ayudar a construir el reino de Satanás, ahora estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar a nuestro Esposo a construir Su reino; con Él como nuestra cabeza y nosotros como Sus manos y Sus pies, trabajando juntos como lo dirige el Espíritu.

Si hacemos lo que Él dice, ¿no es entonces cuando Él va a interceder por nosotros en ese día? Porque lo que Él quiere es una novia fiel que haga lo que Él dice, que se refine para ayudarle en Su misión de someter la tierra al amor de Su Padre, Yahweh, mediante el sacrificio de Su Hijo. ¿Cómo se equipara eso a un pase para seguir pecando? ¿Cómo se equipara a una tarjeta para salir de la cárcel?

Y los mesiánicos, no lo olvidemos, ¿cómo se equipara eso a descansar y leer en el Shabat y en las fiestas e ignorar cualquier mandato que no sea fácil o libre de hacer?

Hmm… ¿Qué pensamos? Bien, veamos quien levanta la mano. ¿Quién pensaba que era la primera opción? Espero que nadie aquí pensara que era la primera opción…

Hermano, hermana, si reclamamos la sangre de Yeshúa, si reclamamos a Yeshúa como nuestro sacrificio, si reclamamos a Yeshúa como nuestro sacrificio expiatorio y sin embargo seguimos rompiendo el pacto matrimonial, después de haber aceptado el doloroso, espantoso y horrible sacrificio de Yeshúa como nuestra cobertura, entonces ¿qué nos hace diferentes de nuestros antepasados?

Yojanán Alef (1 Juan) 1:7
7 Pero si andamos en la luz como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Yeshúa Mesías Su Hijo nos limpia de todo pecado.

Abusaron del sistema de sacrificios de animales de Yahweh, levantaron múltiples altares (básicamente) sin sentido para poder pagar algo de dinero para sacrificar un animal y seguir pecando como antes sin ningún remordimiento.

Tehillim (Salmo) 78:40-41
40 ¡Cuántas veces lo provocaron en el desierto, y lo contrariaron en la soledad!
41 Sí, una y otra vez tentaron a Elohim, y limitaron al Santo de Israel.

¿No es lo mismo? ¿No se sigue dando, de una u otra manera, por sentada la paciencia y la longanimidad de Yahweh? Y seguían desobedeciendo incluso después de que los siervos de Yahweh, los profetas, les dijeron una y otra vez que tenían que cambiar. Nuestros antepasados necesitaban cambiar.

Mattityahu (Mateo) 23:37
37 «¡Oh, Jerusalem, Jerusalem, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados! Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne a sus polluelos bajo sus alas, pero no quisiste.

Nuestros antepasados nunca se arrepintieron realmente de no haber escuchado y obedecido la voz de Yahweh; lo primero que Él dijo que quería. Eso es todo lo que Él quiere. Quiere restaurar y restablecer la relación perdida y cortada que nuestros antepasados estropearon en el Jardín del Edén.

¿Qué hicieron mal? No escucharon Su voz ni hicieron todo lo que les dijo, con diligencia. Eso es todo. Eso es todo lo que tenemos que hacer mal. Satanás gana, nosotros perdemos, morimos; no pasaremos la Tribulación de esa manera.

Por lo tanto, cuando Yeshúa dice que no hay que pensar que Él vino a eliminar la Torá o cualquier parte de las profecías que hablan de Su regreso, ¿por qué no lo creemos? ¿Por qué no queremos eso? ¿Por qué queremos una situación en la que el Mesías venga a destruir el pacto de la novia? ¿Qué sentido tiene eso?

Mattityahu (Mateo) 5:17
17 «No pienses que he venido a destruir la Torá o los Profetas. No vine a destruir sino a cumplir.

Yeshúa vino a llenarnos de amor por Él y de amor por nuestro Elohim, para que nos motivemos y mostremos frutos de amor por Él. ¿Cuántos de nosotros lo tomamos como excusa; tenemos otras prioridades con nuestro tiempo libre?

Pues bien, nuestros antepasados nunca se arrepintieron de no escuchar la voz de Yahweh; de no hacer el shema. Pensaban que todo estaba cubierto por los sacrificios de animales. Y siguieron creyendo que podían seguir haciendo las cosas como querían, incluso después de que Yahweh les dejara bien claro, una y otra vez, que eso no le gustaba.

Yahweh dijo que no borraría sus pecados e iniquidades; nuestros pecados, iniquidades, porque no dieron frutos de arrepentimiento. El arrepentimiento significa cambiar nuestro comportamiento. Arrepentirse significa recordar.

Mishle (Proverbios) 28:13
13 El que cubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y los abandona tendrá misericordia.

¿Alguna vez, hermano, hermana, has tenido uno de esos momentos en los que te has sentido realmente cerca de Él; te has sentido realmente, verdaderamente humilde, has sabido realmente que Él está al mando, y que nosotros no estamos al mando? ¿Y sabemos que debemos vivir allí? Ahí es donde se supone que debemos vivir. Cada mañana cuando nos levantamos, lo primero es llegar a ese lugar; restaurar esa conexión con Yeshúa. Hay que hacerlo, cada día.

Y el fruto de tener esa conexión con Yeshúa es que hacemos las obras que Yeshúa nos manda hacer. Ese es el fruto; ese es el fruto del caminar y del arrepentimiento. Significa cambiar nuestro comportamiento.

Así que, hermanos, hermanas, si valoramos nuestras vidas, si valoramos nuestra salvación en el Mesías Yeshúa, entonces ¿nos hemos sentado y hemos contado verdaderamente el costo? ¿Hemos visto los días que vienen en las noticias? ¿Sabemos lo que las Escrituras dicen que debemos hacer?

Y por último, veamos el capítulo 10 de Ivrim (o Hebreos). Y aquí vamos a ver al escritor de Ivrim (o Hebreos) quien la mayoría cree que es el shaliaj Shaul (o el apóstol Pablo), él está describiendo el verdadero propósito de los sacrificios de animales. Lo que vemos es que los sacrificios de animales nunca pudieron quitar nuestros pecados. Shaul es muy claro. Lo dice ahí mismo. Dice, porque si pudiéramos ser hechos perfectos a través de la sangre de un animal, entonces ¿por qué necesitarías continuar con los sacrificios de animales a largo plazo, año tras año?

Ivrim (Hebreos) 10:1
1 Porque la Torá, teniendo una sombra de las cosas buenas que han de venir, y no la imagen misma de las cosas, nunca puede con estos mismos sacrificios, que ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan.

Si el sacrificio de un animal lo hace a uno perfecto del pecado, ¿no podría ofrecer un solo sacrificio y entonces no quedaría ningún pecado? ¿Por qué tienes que llevarlo a cabo año tras año, tras año, tras año? ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué queremos aprender aquí? ¿Sólo vamos a hacer una barbacoa apartada con nuestro Padre?

Ivrim (Hebreos) 10:2
2 Porque entonces, ¿no habrían dejado de ser ofrecidos? Porque los adoradores, una vez purificados, no habrían tenido más conciencia de los pecados.

Bien, ¿cuál era el verdadero propósito de Yahweh para los sacrificios de animales? Una vez más, en los versículos 3 y 4, Shaul explica que los sacrificios sólo servían para recordar los pecados año tras año. Nunca fue posible o nunca se sugirió que la sangre de toros y machos cabríos estuviera allí para quitar los pecados (Yahweh no lo permita).

Ivrim (Hebreos) 10:3-4
3 Pero en esos sacrificios hay un recuerdo de los pecados cada año.
4 Porque no es posible que la sangre de los toros y de los machos cabríos pueda quitar los pecados.

La cuestión es que los sacrificios de animales son caros. Hoy en día son caros y en la antigüedad eran realmente caros. Así que, hoy en día, muchas familias miran su presupuesto y se preguntan si pueden permitirse comprar un filete. Así que, si las familias de hoy en día están pensando «¿Cómo podemos permitirnos un filete?» entonces ¿cómo puedes permitirte comprar la vaca entera? Considera el coste de comprar la vaca entera. O si eras un ganadero, se suponía que debías llevar a tu mejor toro macho. Y el propósito era hacer daño. Ya estamos hablando del nivel de los azotes, así que el hecho de que se nos diera un Tabernáculo (más tarde un Templo) eso ya es un azotamiento, ¿vale? Yahweh tiene Sus propósitos finales para ello.

Si el Padre quiere, si llegamos a la segunda parte de Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, hablaremos de eso. Pero es caro comprar una vaca entera, o un cordero, o una cabra. Pero el costo de comprar el animal entero de esa manera estaba destinado a causar un recuerdo del hecho de que el pecado es muy caro. La paga del pecado es la muerte; el pecado es caro. Si algo era caro, era el pecado.

Romim (Romanos) 6:23
23 Porque la paga del pecado es la muerte, pero la dádiva de Elohim es la vida eterna en el Mesías Yeshúa nuestro Maestro.

Esto tenía un propósito. El objetivo era hacer que nos arrepintiéramos de nuestros pecados, dándonos cuenta de que son tan caros que no podemos pagarlos. No sé; ¿puedes permitirte pagar una vaca cada día? No. No. No sólo son caros, no sólo cuestan mucho dinero, sino que también cuestan una vida. Es un animal inocente que no hizo nada. Por eso Yeshúa es nuestro Cordero de Pésaj (inocente, sin mancha, sin defecto), Él no hizo nada.

Por lo tanto, si quieres saber más sobre los sacrificios de animales, de nuevo te recomendamos el estudio, “Acerca de los Sacrificios de Animales. Es el cuarto capítulo del estudio Israel Nazareno. Puedes leerlo o descargarlo gratuitamente en el sitio web de Israel Nazareno. A largo plazo, te animamos a que descargues todo lo que hay en el sitio web de Israel Nazareno porque el fin de los tiempos se acerca.

Pero sigamos aquí porque ahora Shaul (Pablo) nos va a decir algo crucial. Ahora, veamos algo muy, muy importante aquí en el verso 26. Y no sé si la gente lee, por esto no sé si la gente no presta atención a esto, no estoy seguro de lo que pasa. Tal vez piensen que no se aplica a nosotros. Alguna vez has pensado: «Bueno, esto no se aplica a mí». ¿Alguno de nosotros ha pensado así?

A partir del verso 26 Shaul dice que, si pecamos voluntariamente (eso significa, básicamente, si ignoramos Sus mandamientos) y pecamos voluntariamente después de recibir el conocimiento de la verdad del Mesías Yeshúa y lo que Él quiere, ya no queda ningún sacrificio por nuestros pecados.

Ivrim (Hebreos) 10:26
26 Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio por los pecados,

¿Por qué? Porque sabemos que debemos obedecer a nuestro Rey al cien por cien. Pero, ¿cuántos de nosotros le obedecemos realmente al cien por cien? ¿Cuántos de nosotros temblamos literalmente ante Su Palabra? ¿Cuántos de nosotros nos apresuramos verdaderamente a hacer todo lo que sabemos que Él quiere que hagamos? ¿Cuántos de nosotros hemos desertado del equipo de Satanás y ahora estamos ayudando a construir el reino de nuestro Mesías y Esposo?

¿Cuántos de nosotros hacemos lo que sabemos? ¿Cuántos de nosotros aportamos nuestra mejor versión? ¿Cuántos de nosotros aportamos todo lo que tenemos a la lucha? ¿A cuántos de nosotros nos importa que Yeshúa fuera enviado para someter a la tierra? Ahora mismo, es la fase en la que se supone que estamos haciendo eso en la dispersión con Él como nuestra cabeza, nosotros sirviendo como Sus manos y Sus pies. Tenemos que unificarnos para ser un solo cuerpo. Porque Él no quiere muchos reinos, quiere un solo reino sobre toda la tierra. Quiere que lo construyamos para Él.

¿Cuántos de nosotros deseamos ansiosamente hacer la voluntad de nuestro Padre como Yeshúa? ¿Y cuántos de nosotros somos como nuestros antepasados pensando que hacemos más de lo que realmente hacemos?

Sabemos que, si nos detenemos y nos sentamos y somos sinceros con nosotros mismos, y escuchamos Su voz, sabemos que Yahweh quiere que hagamos más. Sabemos que Él quiere que nos dediquemos. Sabemos que Yahweh quiere que nos apartemos. Sabemos lo que Él quiere que hagamos. ¿No es así? ¿De verdad? ¿Un poco? Pero, ¿cuántos de nosotros no pensamos que es realmente tan importante hacer lo que Él dice que hagamos, al igual que nuestros antepasados en el desierto no pensaron que era necesario hacer todo lo que Él dijo que hiciéramos?

¿Por qué es difícil para algunos de nosotros pagar nuestros diezmos, trabajar juntos para construir el reino? Yeshúa murió para que nosotros construyéramos para Él. ¿Por qué es difícil hacer algo práctico para ayudar a la causa de Yeshúa?

Qolossim (Colosenses) 3:23-24
23 Y todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para Yahweh y no para los hombres,
24 sabiendo que de Yahweh recibirás la recompensa de la herencia; porque sirves al Maestro, al Mesías.

Si tu pareja no quiere apoyarte en lo que haces, ¿cómo te sientes? ¿Cómo creemos que se siente Yeshúa, si queremos ser Su novia? Hicimos el voto; hicimos el anuncio público en Shavuot (en Pentecostés); estamos obligados por el voto. Aún así Él nunca nos empujará. Nunca nos obligará. Si escuchamos, lo sabremos. Y si obedecemos, entonces sabremos sobre la doctrina.

¿Cuántos de nosotros estamos sirviendo a Yahweh, siendo esa clase de personas; caminando humildemente ante Él, asegurándonos de permanecer en conexión con Yeshúa, asegurándonos de que estamos ayudando a Yeshúa a conseguir el reino que Él quiere?

¿Tenemos acaso otras prioridades? Tenemos prioridades en la vida que no son Yeshúa o ayudarle a construir Su reino para complacer a Su Padre, para que podamos ser Su novia ¿Tenemos otras prioridades en la vida, aparte de eso?

Por lo tanto, esperamos estar en la lista de prioridades de Yeshúa. Vamos a presentarnos ante Su Padre, y Su Padre nos pregunta qué hemos hecho para ayudar a Su Hijo a construir Su reino. ¿Qué hemos hecho? ¿Hemos hecho algo? Ya que, después de todo, somos Sus esclavos. Y fuimos comprados, después de todo, con el precio de Su sangre.

No nos pide que muramos. Nos pide que vivamos para Él y que nos humillemos para trabajar juntos en la construcción de Su reino unificado en Su ausencia. Eso es lo que Él nos pide que hagamos.

Por lo que, sólo tenemos una cantidad limitada de tiempo y de dinero, así que ¿adivina qué? Ponerlo a Él en primer lugar significa que primero pagamos nuestros diezmos, y luego tenemos dinero para otras cosas. Ponerlo a Él en primer lugar significa que la construcción del reino de Su Hijo es lo primero.

Mattityahu (Mateo) 6:33
33 Pero buscad primero el reino de Elohim y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Cuando vamos a planificar nuestro tiempo en familia, también miramos nuestro talonario de cheques, estamos mirando nuestro tiempo del calendario, y el dinero, eso es lo que tenemos. ¿Lo ponemos a Él en primer lugar, de verdad? ¿O acaso estamos planeando excursiones familiares? Vamos a ir de camping, vamos a hacer rafting, vamos a ir aquí, vamos a ir allí, vamos a hacer esto, vamos a hacer aquello. ¿No tenemos tiempo para poner a Yahweh y a Su Hijo en primer lugar?

Estamos muertos a la carne, ¿verdad? Pero no tenemos tiempo. Tenemos otras prioridades que Él. Estamos llenos de Su Espíritu, ¿verdad? Pero tenemos otras prioridades. Tenemos otras cosas que hacer.

¡Oh! Tal vez los niños tienen que ir al beisbol, o tal vez la posición social de los niños puede ser dañada si no van a las funciones sociales, o el equipo de fútbol juega en Shabat y bueno, no queremos dañar la autoestima de nuestro hijo haciendo que sus compañeros en el mundo piensen mal de él ¿cierto?

He conocido discípulos que, tienen tiempo y dinero para acampar en Colorado, pero no tienen tiempo ni dinero para las Fiestas de Yahweh. Tienen tiempo y dinero para comprar una casa y arreglarla, pero no tienen tiempo ni dinero para Yahweh.

Bueno, al igual que nuestros antepasados no tenían tiempo ni dinero para Yahweh. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Ser como nuestros ancestros que realmente no hacen las cosas una prioridad para Yeshúa, o (básicamente) traer lo mejor de nosotros, preparar nuestra mejor batalla para la lucha de nuestro Esposo, ver cuánto podemos hacer por Él porque lo amamos.

Hay una guerra espiritual en marcha. No es con pistolas, ni balas, ni cuchillos, pero no deja de ser una guerra muy real. ¿Tenemos una mentalidad de guerra, o quizás tenemos una mentalidad de piña colada y de paz? ¿Estamos haciendo todo lo que podemos para ganar la guerra espiritual por Yeshúa, o quizás no lo estamos haciendo realmente? Tenemos otras cosas en marcha. Está Disney World, está Disneylandia.

Los niños tienen sus manualidades y este tipo de cosas. Es muy importante para la autoestima del niño y su autodesarrollo, sí. Por lo tanto, no tenemos realmente tiempo para aportar lo mejor de nosotros al esfuerzo de la guerra por Yeshúa. Lo amamos; Él es nuestro Esposo y nosotros somos Sus siervos, somos Sus esclavos. Lo amamos. Él es nuestro Maestro. Queremos servirle, pero no tenemos tiempo para él; tenemos otras cosas que hacer. ¿Lo entiendes?

¡Oh! ¡Sí! Y tú tienes el Espíritu, ¿verdad? ¡Oh, sí! Sí, estamos caminando en el Espíritu, pero no tenemos tiempo para las cosas que Yeshúa está haciendo. ¿Caminas según el Espíritu y no según la carne? No persigues los deseos y los caminos sin rumbo de tus antepasados, nada de eso…

No estamos haciendo las mismas cosas que Yeshúa mismo hizo una vez que estuvo aquí. No estamos haciendo las cosas que Yeshúa nos dice que hagamos en el fundamento del ministerio quíntuple de apóstoles y profetas. Hmm… Una palabra para los sabios es suficiente, ¿no?

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él también debe andar así como Él anduvo.

Bueno, el versículo 27 nos dice que sucede si pecamos voluntariamente, después de que sabemos quién es Yeshúa, después de que sabemos lo que Él hizo por nosotros, y sabemos lo que Él quiere (o deberíamos saber lo que Él quiere si estamos escuchando Su voz).

Ivrim (Hebreos) 10:26-27
26 Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio por los pecados,
27 sino una temible expectativa de juicio, y una ardiente indignación que devorará a los adversarios.

¡Oh! Pero nuestros antepasados no quisieron escucharlo, ¡Oh! Así es. ¡Sí! Así es. Así es. ¡Sí!

Y así, la cosa es que Shaul está siendo aquí muy claro. Yeshúa está aquí haciendo la voluntad de Su Padre, se deleita en hacer la voluntad de Su Padre, y si estamos llenos de Su Espíritu, ¿nos deleitamos en hacer la voluntad de nuestro Padre? ¿O estamos haciendo lo nuestro? ¿Somos como nuestros antepasados, no nos apresuramos a hacer todo y aún así pensamos que Yeshúa sirve de cobertura para nuestros pecados?

Lo que Él dice, muy claramente es que, si no hacemos lo que Yeshúa dice que Él quiere, entonces ya no hay cobertura para nuestros pecados, ¿de acuerdo?

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

Así que, repasemos eso de nuevo. Si pecamos voluntariamente después de que ya sabemos quién es Yeshúa, y lo que Él sufrió por nosotros, y lo que hizo por nosotros… Él tomó nuestros pecados sobre Él  y lo que Él quiere ahora es que muramos a nosotros mismos; Él quiere que matemos nuestra carne.

Ivrim (Hebreos) 10:26-27
26 Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio por los pecados,
27 sino una temible expectativa de juicio, y una ardiente indignación que devorará a los adversarios.

Y Él quiere que nos preocupemos por establecer Su reino. De nuevo, esa es la parábola de las minas.

Y si nos preocupamos por nuestro Esposo, ¿entendemos que de lo que realmente estamos hablando aquí es de establecer un gobierno global espiritual que establecerá el reino de Yeshúa aquí en la tierra? Y nuestras familias serán las que gobiernen y reinen sobre este gobierno. Todo lo que tenemos que hacer es, finalmente después de 2.000 años de tener el Espíritu de Yeshúa, todo lo que tenemos que hacer es finalmente escuchar la voz de Yeshúa y caminar de acuerdo a ella.

Eso es todo lo que Él quiere. Quiere restablecer esa conexión, las 24 horas del día. Nosotros en Yeshúa y Yeshúa en nosotros; Él en el Padre y el Padre en Él. Restablecer esa conexión. ¿Lo estamos haciendo? ¿Cuál es el fruto que le damos a Él?

Yojanán (Juan) 17:21
21 para que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti; para que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú Me has enviado.

Si llamamos a Yeshúa nuestro Maestro, si lo llamamos Adon, sabemos que Él murió por nosotros, y sabemos que Él nos posee ahora; Él pagó el precio por nosotros con Su sangre; somos propiedad de Él. ¿Pero no vamos a obedecerle? ¿No vamos a guardar, no vamos a custodiar, no vamos a shomer la Torá de Su Padre? ¡Oh, no!

Si vamos a desobedecer a Yeshúa, y luego vamos a ir al juicio, y ahora vamos a depender de Yeshúa para que nos saque de apuros, no sé exactamente cómo va a ser, pero el Padre va a poner el DVD de nuestras vidas (por así decirlo), los libros van a ser abiertos; todo lo que hicimos va a ser leído. Todo para el bien, todo para el mal (para Satanás, su reino). Vamos a tener que responder por todo lo que hicimos mal y eso me incluye a mí, nos incluye a todos. Todos vamos a estar ante ese impresionante trono.

Y si no hacemos lo que Yeshúa nos dijo que hiciéramos considera que vamos a depender de Él para que nos defienda ante Su Papá, ¿en qué estamos pensando? ¿Pensamos que Yeshúa nos va a dar un ejemplo de cómo guardar la Torá perfectamente, para que nosotros no tengamos que hacerlo?

¿Pensamos que los apóstoles, los discípulos, hicieron todo eso en el siglo I para que nosotros no tengamos que hacerlo? ¿Pensamos que la Gran Comisión es opcional?

Estamos muertos a la carne, y estamos llenos de Su Espíritu, y nos deleitamos en hacer Su voluntad ¿y la Gran Comisión es opcional?

Romim (Romanos) 8:13
13 Porque si vivís según la carne, moriréis; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras del cuerpo, viviréis.

Hermanos, hermanas, ¿en qué estamos pensando? Es el mismo error de nuestros antepasados. Ahora, estamos pensando que los discípulos hicieron todo en el primer siglo para que podamos sentarnos en las salas de estar y ver Saturday Night Live. Podemos leer sobre lo que deberíamos hacer, y el hecho de que estemos leyendo sobre lo que deberíamos hacer significa que en realidad ¿no tenemos que hacerlo? Leer sobre ello, saber lo que debemos hacer, lo que cuenta es hacerlo realmente, ¿no?

Porque para el que sabe hacer el bien y no lo hace, para él es pecado. Pero sólo porque sabemos lo que debemos hacer y no lo hacemos, ¿no es eso pecado?

Los versos 28 y 29 nos dicen que los que abusamos del sacrificio de Yeshúa así… (y somos más los que pisoteamos Su sacrificio que los que no lo hacen). Yeshúa nos está dando instrucciones de cómo establecer el reino milenario, eso es todo. Sólo quiere que oigamos Su voz: «Haz lo que he dicho que hagas». «Sí, Rey». ¿Qué dice que hagamos? Léelo, estúdialo, aprende sobre Él.

Hebreos 10:28-29
28 Todo aquel que haya rechazado la Torá de Moshé muere sin piedad por el testimonio de dos o tres testigos.
29 ¿De qué peor castigo, supones, será considerado digno quien ha pisoteado al Hijo de Elohim, ha considerado la sangre del pacto por la que fue santificado como algo común y ha insultado al Espíritu de gracia?

Hablamos de aquello en El Orden de Hechos 15. Además, el alto nivel en El Gobierno de la Torá. También, tenemos una serie sobre Comunidades Apartadas.

Si sabemos lo que Él dice que hay que hacer y no nos ocupamos de hacerlo, ¿cómo somos como el rey David, que se apresuró a cumplir todos Sus mandamientos?

Esta es la cuestión, esto es lo que la gente olvida: Aunque pensemos que estamos tomando en serio el sacrificio de Yeshúa, si Yahweh no piensa que estamos tomando en serio el sacrificio de Su Hijo, ¿no vamos a tener un gran problema?

Porque si Él piensa que no estamos tomando el sacrificio de Su Hijo en serio, es decir, no tendremos más cobertura para el pecado.

Esto es algo que nunca se ha asimilado con la mayoría de los cristianos, o mesiánicos (la misma cosa), o efraimitas, o algunos que se llaman a sí mismos nazarenos, y es la gravedad de este pecado; este pecado aquí.

Si te llevas dos cosas de este estudio, la primera debería ser: Escucha y obedece. El segundo está aquí: Apreciemos la gravedad de este pecado, ¿de acuerdo?

El versículo 28 nos recuerda que quien no sigue, o ignora, o rechaza, a la vista de Yahweh y dice algo así como: «¡Ah, se me ha olvidado hacerlo!». Eso es rechazar. «Bueno, no quería hacerlo». Eso es rechazar. «Bueno, creemos que el sábado lunar es el camino a seguir». Eso es rechazar. «Bueno, creemos que necesitas ver el equinoccio». Eso es añadir; y también es rechazar.

Verso 28: Shaul fue enviado como shaliaj (como apóstol) a nosotros (a los gentiles). Dice que cualquiera, cualquiera de nosotros que no siga (es decir, rechace) la Torá de Moshé, muere sin piedad por el testimonio de dos o tres testigos.

Ivrim (Hebreos) 10:28
28 Todo aquel que haya rechazado la Torá de Moshé muere sin piedad por el testimonio de dos o tres testigos.

Bien, ¿sabemos lo que significa sin piedad? ¿Qué parte de sin piedad no entendemos? Lo que está diciendo es que Elohim tendrá un campamento puro y limpio; no lo dudemos. Dice que sabremos que Su nombre es Yahweh. No será burlado. Él hará Su voluntad. Oramos para que se haga Su voluntad. Oramos para que Su reino baje a la tierra. ¿Estamos conscientes que somos nosotros los que tenemos que ponerlo en marcha?

Esa es nuestra misión, trabajar juntos para ponerlo en marcha. Las cosas se desviaron en el primer siglo. Salimos de la tierra de Israel; la gente no sabía lo que era la Torá. Acabamos con los cristianos. Hablamos más sobre esto en el estudio Israel Nazareno. Pero Yahweh no será burlado, ¿de acuerdo? Este es el Pacto Renovado. Este es Shaul; fue enviado a nosotros para explicarnos las cosas, para ayudarnos a entenderlas, ¿de acuerdo?

Está diciendo que moriremos sin piedad por el testimonio de dos o tres testigos porque estamos rompiendo el pacto de Moshé, ¿de acuerdo? Hemos arruinado el sistema de castigo, ¿de acuerdo? No quisimos escuchar a Yahweh en el Jardín, no quisimos escuchar a Yahweh después de salir del reformatorio. Hemos salido de la cárcel de Egipto. ¿No queremos escuchar a Yahweh, pero estamos dispuestos a un reino? «¡Oye! No estamos para trabajar; no estamos para castigar».

Pero finalmente, como vimos la semana pasada, finalmente nuestros antepasados dijeron: «De acuerdo. Lo haremos», ¿cierto? Ese era un sistema de castigo y si rompemos el sistema de castigo, morimos por el testimonio de dos o tres.

Así que, ¿cuánto más suponemos que será el castigo para aquellos de nosotros a los que se les ha dado la oportunidad de desertar del reino de Satanás, y unirse al reino de Yeshúa, y ayudar a construir Su reino sobre el que nosotros y nuestros hijos gobernaremos? ¿Entendemos siquiera lo que se nos da aquí; esta oportunidad? ¿Podemos entender por qué Yahweh se molestaría tanto si decidimos no aceptar Su oferta? O peor aún, aceptamos su oferta y luego no lo hacemos. Ahí es donde vive la mayoría del movimiento mesiánico y de Efraim.

Él sólo nos pide que muramos a Satanás, a su reino, que dejemos todo eso atrás y que nos volvamos y demos nuestras vidas en humilde servicio, y gratitud, y amor por Él, por todo lo que ha hecho por nosotros; eso es todo lo que Él quiere. Y entonces, si nos dejamos llenar de Su Espíritu, naturalmente nos deleitaremos en guardar los mandamientos de nuestro Esposo y en guardar los mandamientos de Su Padre.

Romim (Romanos) 6:13
13 Y no presentéis vuestros miembros como instrumentos de injusticia para el pecado, sino presentaos a Elohim como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros como instrumentos de justicia para Elohim.

Pero, ¿nos entregamos así, humildemente, al servicio de los demás? ¿Nos estamos renovando? ¿Estamos haciendo un sacrificio en vida? Porque si no hacemos lo que Yeshúa dice que hagamos, sabemos el juicio que vendrá sobre nosotros.

Yeshúa murió para comprarnos y entonces no estamos haciendo todo lo que podemos para servir y complacer a nuestro Rey ¿y eso va a estar bien? ¿Será porque en el versículo 30, Yahweh dice: «Mía es la venganza. Yo pagaré»? No está diciendo: «Bueno, no lo castigues, porque Yo lo voy a castigar». Está diciendo, «No lo estropees, ¿vale? La venganza es Mía. Pagaré el bien a los que hacen el bien. Y para los que hacen el mal o descuidan sus deberes, serán cortados en dos, y serán arrojados y designados su parte en las tinieblas exteriores donde habrá llanto y crujir de dientes.»

Ivrim (Hebreos) 10:30
30 Porque conocemos al que dijo: «Mía es la venganza, Yo pagaré», dice Yahweh. Y de nuevo, «Yahweh juzgará a Su pueblo».

Dice, y de nuevo, que Yahweh juzgará a Su pueblo. ¿Hemos olvidado que el temor a Yahweh es el principio de la sabiduría?

Tehillim (Salmos) 111:10
10 El temor de Yahweh es el principio de la sabiduría; buen entendimiento tienen todos los que cumplen Sus mandamientos. Su alabanza es eterna.

Es algo temible caer en las manos del Elohim viviente. Porque Yahweh nos llevará a juicio, pedirá cuentas de lo que hemos hecho con nuestra mina, de lo que hemos hecho con nuestras vidas salvadas. ¿Trabajamos fielmente para nuestro Rey? ¿Tenemos lealtad a nuestro Rey?

Tenemos otras cosas que hacer. Tenemos que ir al cine (ya sabes), nuestro programa de televisión se emite a una hora determinada, no queremos perdérnoslo.

Él nos está pidiendo, «¿Quieres dejar de ser esclavo en el mundo? ¿Quieres dejar de ser esclavo del sistema mundial? Son vanidades, son locuras, son inanidades».

¿Y quieres ser un siervo? ¿Quieres ser un portero en la Casa de nuestro Elohim? Y si la respuesta es afirmativa, el ojo no ha visto, y el oído no ha escuchado las cosas maravillosas que nos esperan a los que de verdad se lo toman a pecho.

Y, hermanos, ¿qué pasa si ya no estamos cubiertos por la sangre de Yeshúa? Porque hemos pisoteado Su sacrificio y lo hemos dejado sin efecto. ¿Sabemos lo que significa: ningún efecto? Hermanos, hermanas, hinne (mirad) ahora es el momento aceptado. Hinne (mirad) hoy es el día de la salvación.

Qorintim Alef (1 Corintios) 6:2
2 ¿No sabéis que los santos juzgarán al mundo? Y si el mundo será juzgado por ti, ¿eres indigno de juzgar los asuntos más pequeños?

Y sabemos que Yahweh hace un guiño a la ignorancia de los tiempos pasados, pero ahora ordena a todos los hombres en todas partes que se arrepientan y caminen en el arrepentimiento.

Ma’asei (Hechos) 17:30
30 En verdad, estos tiempos de ignorancia Elohim los pasó por alto, pero ahora ordena a todos los hombres en todas partes que se arrepientan,

Bueno, esto es lo que nuestros antepasados, en Efraim no quisieron hacer; caminar en el arrepentimiento. Entonces, ¿cuál es nuestra excusa?

¡Ay! Tenemos la sangre de Yeshúa desde hace unos 2.000 años. Supuestamente hemos seguido Su ejemplo desde hace unos 2.000 años.

Supongo que (tal vez) ha llegado el momento de seguir Su ejemplo de la manera correcta. ¡Oy vavoy! Se supone que debemos purificarnos como nación nupcial para Yeshúa.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él también debe andar así como Él anduvo.

Dejamos el sistema del mundo, dejamos atrás el reino de Satanás, nos purificamos, nos lavamos, nos limpiamos. Recibimos Sus mandamientos, recibimos la Ketubah, dijimos «Sí, quiero». El pueblo dijo: «Todo lo que Yahweh ha ordenado, lo haremos«. Nuestros antepasados hicieron el voto y ahora no lo hacemos. O, si lo estamos haciendo, nuestro número es pequeño, pero seguirá creciendo.

Shemot (Éxodo) 19:5, 8
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis Mi voz y guardáis Mi pacto, seréis para Mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque toda la tierra es Mía.
8 Entonces todo el pueblo respondió en conjunto y dijo: «Todo lo que Yahweh ha dicho lo haremos». Así que Moshé trajo de vuelta las palabras del pueblo a Yahweh.

La pregunta es: ¿Buscamos lo que está en Su corazón? O ¿buscamos lo que queremos? Él escucha nuestras oraciones pero, ¿porqué cosas estamos oramos? «Querido Yahweh, gracias por darme un montón de cosas que quería, aquí hay otra lista de cosas que quiero».

O cuando venimos y decimos, «Padre, Yahweh, ¿podrías mostrarme lo que Tú quieres? Como el Rey David, quiero ser un hombre (o una mujer) o quiero ser un hermano (o una hermana) según Tu propio corazón (significa que quiero buscar las cosas que Tú encuentras importantes).»

Sí, es tan irónico. Yahweh envió a Su Hijo para establecer un reino aquí que vamos a gobernar con una vara de hierro. Primero quiere que lo construyamos y luego quiere que nosotros y nuestros hijos lo gobernemos y reinemos. Él va a servir como nuestra cabeza, nosotros vamos a servir como Su cuerpo; como Sus manos y pies terrenales aquí en la tierra.

Así que, si somos realmente salvos, y si estamos realmente muertos a nuestra carne, y si realmente tenemos Su Espíritu, ¿lo estamos buscando? Si le amamos de verdad, ¿queremos las mismas cosas que Él quiere? Nos damos cuenta de que vamos a dejar a nuestros padres terrenales, la casa de Satanás, vamos a dejar atrás todos sus viejos caminos, debemos aprender los caminos de Su Padre; que la forma en que Su Padre hace las cosas en Su Casa son muy diferentes de las cosas que parecen buenas y correctas a nuestros ojos.

Tehillim (Salmos) 119:44-45
44 Así guardaré tu Ley continuamente, por los siglos de los siglos.
45 Y caminaré en libertad, porque busco Tus preceptos.

Entonces, ¿lo amamos? ¿Nos deleitamos en las mismas cosas en las que Él se deleita, que es hacer la voluntad de Su Padre?

Tehillim (Salmos) 119:46-47
46 También hablaré de tus testimonios ante los reyes, y no me avergonzaré.
47 Y me deleitaré en Tus mandamientos, que amo.

Hablando según el Espíritu, en Tehillim (o Salmos) el primer Sacerdote melquisedeciano interno, el Rey David, profetizó que un día el Mesías vendría y diría: «Me deleito en hacer Tu voluntad, oh Mi Elohim, y Tu Torá está en Mi corazón.»

Tehillim (Salmos) 119:8
8 Guardaré Tus estatutos; ¡oh, no me abandones del todo!

Bueno, ¿cuál es la voluntad de Yahweh para Yeshúa?

Como vimos en nuestro estudio sobre El Gobierno de la Torá la voluntad de Yahweh para Yeshúa es en realidad establecer un gobierno global que conquistará la tierra a través de Su amor. La manera de hacerlo es estableciendo un sacerdocio melquisedeciano renovado, un sacerdocio melquisedeciano apartado, según el orden de Yeshúa. Porque, como vemos en ese estudio y en otros lugares, Yeshúa mismo es quien ordenó el ministerio quíntuple del capítulo cuatro de Efesios.

Efesim (Efesios) 4:11
11 Y Él mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,

También sabemos por nuestros estudios en El Gobierno de la Torá que Yeshúa fue quien ordenó la fundación única de apóstoles y profetas.

Efesim (Efesios) 2:20
20 habiendo sido edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, Yeshua Mesías mismo siendo la piedra angular principal,

Los discípulos sólo están haciendo lo que Él les enseñó a hacer. Así que, si los discípulos del primer siglo guardaban la fe que Yeshúa les enseñó a guardar, entonces cuando vamos a contender seriamente por la fe que una vez fue entregada a todos los santos, ¿no tiene sentido que se parezca a la fe que está escrita en el libro de los Hechos?

Yejudá (Judas) 1:3
3 Amados, mientras que yo era muy diligente para escribiros acerca de nuestra común salvación, me pareció necesario escribiros exhortándoos a contender seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos.

He hablado con líderes y maestros mesiánicos (no sé cuántas veces) y les he hecho esta pregunta básica: Si vamos a mantener la fe una vez entregada a los santos, ¿no creemos que debe parecerse al libro de los Hechos y no al Saturday Night Live o no a una feria mesiánica, al mercado mesiánico? ¿No debería parecerse a las Escrituras? Es sólo una pregunta que me hago.

Yeshúa tenía razones específicas para decirnos que hiciéramos las cosas que nos dijo, que nos ordenó hacer. Lo hizo para que hubiera orden y estructura dentro de Su ejército. Somos Su ejército espiritual. Eso es lo mismo que Su Templo, eso es lo mismo que Su cuerpo (que somos nosotros). Pero si somos Su ejército espiritual, no estamos haciendo las cosas que nuestro Comandante, nuestro Lider de batalla, nuestro Zar-Shalom, nuestro Mariscal de Campo de la Paz dice que hagamos. ¿Cómo nos va a ir a nosotros? ¿Alguien ha pensado en eso?

Luqa (Lucas) 6:46
46 «Pero, ¿por qué me llamáis «Maestro, Maestro» y no hacéis lo que Yo digo?

Estamos en una guerra espiritual, nos guste o no darnos cuenta. Estás en el ejército, y estás en tiempos de guerra. ¿Vas a tratarlo como tiempo de paz, o vas a ignorar algunas de las reglas de tu oficial al mando? ¿Cómo te va a ir?

Pues bien, si no ignoraríamos los mandamientos de un mariscal de campo terrenal, si no ignoraríamos los mandamientos de un Rey David, ¿qué nos hace pensar que vamos a poder ignorar los mandamientos del Comandante de los ejércitos de Yahweh, Yeshúa HaMashiaj?

Melajim Bet (2 Reyes) 19:31
31 Porque de Jerusalem saldrá un remanente, y los que escapen del monte Sión. El celo de Yahweh de los ejércitos lo hará’.

¿Cómo va a ser eso? Voy a ponerme los guantes de boxeo y ¿qué va a pasar después? De acuerdo, ¿no tiene mucho más sentido simplemente humillarse, y romperse, o simplemente caer en la piedra y ser quebrantado, y luego quedarse así?

Tehillim (Salmos) 51:17
17 Los sacrificios de Elohim son un espíritu quebrantado, un corazón humillado y contrito; éstos, oh Elohim, no los despreciarás.

¿No tiene mucho más sentido hacer lo que haría Yeshúa? ¿No tiene más sentido que la novia de Yeshúa busque el corazón de Yeshúa?

Entonces, si nuestro Novio dice: «Me deleito en hacer la voluntad de Mi Padre», ¿qué debemos querer si somos Su ayudante? Si somos una novia fiel de Proverbios 31, ¿qué debemos desear? ¿No deberíamos también deleitarnos en hacer la voluntad de Su Padre? ¿Y no debería estar también Su Torá en nuestros corazones (toda ella)? Pero, ¿cuántos de nosotros podemos decir honestamente que realmente lo hacemos?

Que Yahweh nuestro Elohim nos lleve a todos a deleitarnos en hacer Su voluntad, y a dejar nuestras vidas, y nuestras actividades, y nuestras prioridades en el mundo, para que entonces podamos deleitarnos y hacer Su voluntad, como lo hizo nuestro esposo Yeshúa, para que podamos saber lo que significa servir a Su Padre Yahweh en verdad.

En el nombre de Yeshúa, Amén.

Shabat Shalom.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give