Chapter 10:

Parashá Bejukotai 2022: ¿Veremos el banquete de bodas?

Ver: Parashá Bejukotai 2022

Levítico 26:3-27; Jeremías 16-17; Lucas 14-15

A menudo recibimos correos electrónicos basados en nuestras presentaciones. Y de vez en cuando, recibimos comentarios de decepción sobre cómo somos diferentes al cristianismo. y cómo es una sorpresa para las personas que son nuevas en Israel Nazareno.

Sí, somos diferentes al cristianismo. Así que, si eres nuevo aquí, Israel Nazareno no es como el cristianismo. ¡Alabado sea Yah! Y gracias por notarlo.

También somos diferentes del movimiento mesiánico. Y la razón por la que somos diferentes tanto al cristianismo como al movimiento mesiánico (incluyendo a la mayoría de los efraimitas) es que las iglesias de estilo romano (e incluyo a las asambleas mesiánicas en eso) es que no hacen lo que la Escritura dice que hay que hacer. Tienen un reemplazo de lo que Yahweh Elohim dice que hay que hacer. Y no les gusta hacerlo como la Escritura dice que se haga. Tienen sus propias razones para mantener sus propios caminos en lugar de hacer lo que la Escritura dice que hay que hacer. Así que, básicamente, se inventan su propio culto.

Eso es un gran problema para nosotros. Porque si adoramos a Yeshúa pero nunca aprendemos a ser como Yeshúa, entonces no vamos a terminar haciendo las mismas cosas que Yeshúa hizo. En cambio, lo que sucede, es que tenemos pan y circo al estilo romano. Es decir, puedes reírte. Pero piénsalo.

Tienes este anfiteatro de estilo grecorromano. Y la gente entra en fila en el anfiteatro grecorromano. Y luego disfrutan de un buen tipo de entretenimiento. Escuchamos un mensaje agradable. Tal vez oren juntos. Tal vez incluso partan el pan juntos (o al menos una galleta, algo así). Pero una vez que pagan su entrada, se van a casa. Y no hacen como Yeshúa en Su sinagoga, ¡nunca! ¡No imitan el caminar de Yeshúa! Básicamente, son desobedientes a Yeshúa, e incluso lo saben. Ese es el modelo grecorromano. Están adorando y venerando, pero no están imitando realmente. No de la forma en que Yeshúa pretende que lo hagamos.

La cosa es que realmente hay muy pocos verdaderos creyentes que realmente están tratando de hacer todo lo posible para caminar el camino estrecho y afligido en todos los aspectos de la vida; espiritualmente, financieramente, ofreciendo su tiempo. Básicamente también aplicando las enseñanzas de Yeshúa a cada aspecto de su vidas. Y la razón por la que hay tan poca gente que quiera seguir este estrecho y afligido camino es que requiere sacrificio.

Tal como hablamos en la «Parashá Behar 2022«, podemos elegir responder al llamado de Yeshúa, y así al elegir responder, nosotros mismos nos convertimos en elegidos para poder mostrarle nuestra dedicación al elegir responder. O podemos ser uno de los 4.000 o de los 5.000, o de las miríadas, o de las multitudes, o de las muchedumbres que simplemente pasan. Porque no están allí para entregar sus vidas en servicio a Yeshúa. Solo quieren obtener algo de Yeshúa.

Lo que realmente quiere Yeshúa son los doce porque han tomado una decisión. Tomaron la decisión de hacer todo lo posible para ayudar a promover Su reino. Está claro que no es algo popular. Porque se necesita mucha disciplina para servir en la corte de un rey. La gente cree que servir en la corte de un rey es fácil pero no lo es. Y además, ¡nuestro Rey sólo aceptará lo mejor de lo mejor! La primera opción. ¡La mejor parte!

Existe este supuesto en la Escritura (y en Israel) que falta en el mundo efraimita  ¡Que es la comprensión de que hay una guerra espiritual en curso! ¡Y es de verdad! Y Elohim espera que los que le amamos de verdad aportemos todo lo que tenemos a Su lucha. Básicamente, si no elegimos aportar todo lo que tenemos a Su lucha, ¡Él lo considera una traición! Porque Su Hijo hizo todo eso por nosotros. ¿No estamos dispuestos a hacer incluso esto por Él?

Bueno, quizás hemos vivido bajo la democracia babilónica durante tanto tiempo que tal vez hemos olvidado lo que es servir a un rey. Los reyes exigen obediencia a sus órdenes. Exigen nuestros amores leales. Por lo tanto, Yahweh espera la obediencia a la letra de Su palabra. ¿Y no es eso lo que hay que hacer? ¿Obedecer Su Palabra en espíritu y en verdad? ¿Tanto en el espíritu como en la letra?

Para aquellos que están prestando atención, ¡tenemos algunas actividades importantes del fin de los tiempos que se avecinan! Cada semana publicamos las noticias en la línea de tiempo de Apocalipsis en el sitio web de Israel Nazareno. Y lo que vamos a ver en esta Parashá (y otras en esta serie) es que Elohim espera que nos unamos y comencemos a operar como una nación. Y eso es igual que nuestros antepasados debían unirse como una sola nación cuando salieron de la tierra de Egipto. Así también, debemos unirnos como una sola nación para servir mejor a Yeshúa. Y lo hacemos siguiendo los protocolos, los procedimientos y las reglas que Yeshúa dio a Sus discípulos para que los guardaran en el primer siglo. Lo explicamos en todos nuestros estudios.

Pero la cosa es que, como hemos tratado en secciones anteriores, tiene que ser algo real en nosotros. No sólo se nos recompensa por aprender sobre lo que debemos hacer. Si nos enteramos de lo que se supone que debemos hacer pero no lo hacemos realmente, tal vez podríamos llamarlo displicencia o tibieza. Pero Yahweh lo ve como una traición. Lo ve como una rebelión ¡Y por eso los tibios son vomitados de Su boca! Porque saben lo que deben hacer, y saben lo que quiere Su Comandante. Simplemente no quieren obedecer a Su Comandante.

¡Eso es un gran problema! Porque Yahweh es un Elohim de guerra. Yahweh es un Hombre de guerra. Y si pensamos en ello en términos de que Él es nuestro Comandante Militar, y el hecho de que estamos operando en la guerra espiritual, si tu comandante en el ejército te da una orden o una orden permanente, ¿es opcional? Estás bromeando, ¿verdad? Porque, por supuesto, no es opcional. Es obligatorio. Si no, la pena es la muerte, ¿no?

La cosa es, hermanos y hermanas, si sabemos lo que Él quiere que hagamos (porque Él mismo lo dice cada semana) Él dice, «¡Obedéceme o te daré una paliza!» Entonces, si sabemos lo que Él quiere que hagamos y aun así no queremos hacerlo, ¿no es eso lo mismo que desobedecer una orden directa de nuestro oficial al mando? ¿No es eso rebelarse contra nuestro Comandante en Jefe? Y la pena por rebelión es la muerte, ¿no?

La obediencia a Yahweh es un asunto muy simple, es blanco y negro. Dice, básicamente, «¡Obedéceme o te voy a dar una bofetada hasta que cambies!» ¡Y si obedecemos a Yahweh entonces Él va a hacer las cosas maravillosas! ¡Va a hacer que las cosas sean increíbles! Pero si no obedecemos, Yahweh nos promete un viaje gratis a la parte trasera de la leñera. Si sabes lo que quiero decir.

Entonces, ¿nos damos cuenta de que la Fiesta de las Bodas refleja esas promesas? ¿Y hemos pensado que la boda no es automática? ¿Pero que la boda está condicionada a nuestra obediencia? ¿Lo entendemos? Además, ¿nos damos cuenta de que el Armagedón es la Fiesta de las Bodas?

Lo explicamos en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos y también en Apocalipsis Simplificado en YouTube. Pero el punto de todo esto y lo que realmente estamos tratando de decir, hermanos y hermanas, es que si queremos sobrevivir a estos tiempos finales, entonces ¿no necesitamos estar a Su favor? Y para estar a Su favor, ¿no tenemos que hacer lo que Él dice?

Bueno, para saber cómo sobrevivir a la Tribulación y ser tomado como parte de Su novia apartada, por favor únete a nosotros para la Parashá Bejukotai. Hablaremos de cómo el Armagedón es la Fiesta de las Bodas. Y cómo conseguimos sobrevivir estando en el equipo de Yahweh antes de que llegue ese día.

Así que, lo que hemos estado haciendo hasta ahora en esta serie de Parashá es lo que podría llamarse un Alcance Evangélico. Pero uno de los problemas que hemos observado aquí es que no estamos entregando los conocimientos avanzados para los discípulos y eso no nos sirve a largo plazo. Nuestro nuevo plan es que voy a pasar mis conocimientos de estudio a los discípulos. Y eso será para su estudio.

También voy a tratar de indicar dónde deben buscar los recién llegados y si hay estudios correspondientes en nuestro sitio web.

Pero una vez que hagamos eso, entonces tengo que volver a centrar el resto de mi tiempo en los estudios doctrinales. Porque eso es lo que nos une a todos en el orden correcto. La doctrina correcta. Así que de nuevo, tengo que convertir esto en notas de estudio para los discípulos. Y eso es todo el tiempo y los recursos que realmente tendríamos en este momento. Así que, por favor, ora al Dueño de la Cosecha para que envíe trabajadores a Su Cosecha. Porque la Cosecha es realmente grande. Y los trabajadores son pocos y trabajan mucho.

Ahora, en cuanto a los detalles, Yahweh me llamó a esta caminata el 6 de junio de 1999. Y desde ese momento, si tuviera que poner mi dedo en una sola cosa que desearía sería que Efraim pudiera entender que debe salir del sistema de la iglesia. Efraim no parece entender todavía que Yahweh sólo promete bendecirnos cuando obedecemos todos Sus mandamientos. Y que Él promete castigarnos cuando no cumplamos todos Sus mandamientos. Así que si sólo vamos a guardar una parte de Sus mandamientos, eso no es todo. Y eso va a terminar en castigo. Sí, no deja mucho espacio en el medio, ¿verdad?

En los tiempos que corren, se supone que ya no somos una sociedad binaria, ¿verdad? ¿Pero no es esta una especie de elección binaria? ¿Cumplimos todos Sus mandamientos? ¿O estamos cumpliendo una parte o no todos Sus mandamientos? Elige uno, ¿no? ¿Porque es todo? ¿O no es todo?

Y creo que la gente dice: «Bueno, ¿por qué todo? ¿Quieres decir que todos?» ¡Sí! Creo que lo que todo representa para Yahweh es que representa un compromiso al 100 por ciento. Por eso le gusta tanto. ¡Por eso significa tanto para Él! Y por eso tampoco nos da la opción de cumplir sólo una parte de Sus Mandamientos.

Yahweh no dice: «Pues bien, mantener el 90 por ciento, ¡eso es un sobresaliente! Mantener el 80 por ciento, ¡es un notable!» Y leamos lo que dice aquí en Vayiqra (Levítico) capítulo 26 versículo 14.

Vayiqra (Levítico) 26:14-15
14 ‘Pero si no Me obedecen y no observan todos estos mandamientos,
15 y si desprecias Mis estatutos, o si tu alma aborrece Mis juicios, de modo que no cumplas todos Mis mandamientos, sino que rompas Mi pacto,

Yahweh dice: «Pero si no Me obedeces y no guardas todos estos mandamientos, y si desprecias Mis estatutos o si tu alma aborrece Mis juicios, de modo que no cumplas todos Mis mandamientos sino que rompas Mi pacto, entonces te haré caer en el olvido. ¡Y no de una manera agradable!

Ahora, algo especial de notar en este capítulo es que Yahweh dice varias veces, si no obedecemos todos Sus mandamientos, entonces Él va a traer siete veces más castigo sobre nosotros. Y eso es sólo porque no estábamos guardando todos Sus mandamientos. Sólo nos quedamos con partes.

Vayiqra (Levítico) 26:18
18 ‘Y después de todo esto, si no Me obedeces, te castigaré siete veces más por tus pecados.

Y la razón por la que le molesta es porque, efectivamente, no consideramos a Su Hijo digno de hacer ese tipo de esfuerzo.

Ahora, si queremos saber cómo funcionó la obediencia parcial para nuestros antepasados históricamente, podemos leer todo sobre eso en el estudio Israel Nazareno, en la sección donde hablamos del «Misterio de las Dos Casas«. Y ya que estamos allí, también podemos leer la Parábola del Hijo Pródigo, en la que vamos a entrar en nuestra porción del Pacto Renovado.

Pero lo que debemos deducir de esto es que Yahweh castiga la obediencia parcial. Porque lo encuentra desleal.

Ahora, todos estamos pensando, «¡Vaya! Guardamos parte de Sus mandamientos. Lo estamos haciendo muy bien. Nos merecemos una recompensa.

No es así como lo ve Elohim. Lo mira como si fuera una traición. Quiero decir, ¿vamos a hacer más de las mismas cosas que hicieron que nuestros antepasados fueran enviados a la diáspora asiria en primer lugar? Si sólo cumplir una parte de Sus mandamientos fue un problema para nuestros antepasados de entonces, ¿por qué vamos a ser llamados a la tierra sin cumplir toda Su Torá?

¡Hermanos y hermanas! A muchos de nosotros nos pasa lo mismo. ¿Sabe? El diezmo es demasiado. Donar tiempo es demasiado. Hacer algo para ayudar a construir el reino de Yeshúa es demasiado. ¡Oh, pero nos encantan las bendiciones!

¡El problema es que no podemos hacer más de la misma obediencia parcial que nos envió a la dispersión en primer lugar! ¿Y luego nos imaginamos que nos va a traer a casa? ¿Pero nunca hemos cambiado realmente? ¡No! En primer lugar, tenemos que cambiar. En primer lugar, tenemos que mostrarle nuestro amor por Él haciendo por Él todo lo que podamos. Entonces Él nos va a proteger a través de la Tribulación para que podamos volver a casa.

Ahora, para más detalles, por favor lee el estudio Israel Nazareno, en la sección de las «Las Dos Casas de Israel«. Cuando hacemos los números y las cuentas, lo que vemos es que existe este principio de la Torá al que Yahweh se refiere en el capítulo 4 de Ezequiel. Y Yahweh dijo que el reino del norte de Efraim (o la Casa del norte de Israel) sería enviado a la dispersión por su obediencia parcial.

Ahora, la dispersión comenzó alrededor del 722 a.C. Y, por supuesto, no ocurrió todo en un año. Fue una invasión; fue una conquista de tierras. Pero en el capítulo 4 de Ezequiel y en el versículo 5, Yahweh le dice a Ezequiel que se acueste sobre su lado izquierdo durante 390 días. Y le dice a Ezequiel que el principio aquí es un día para cada año. Este es el principio profético de Ezequiel 4.

Yehezqel (Ezequiel) 4:5
5 Porque he hecho recaer sobre ti los años de su iniquidad, según el número de los días, trescientos noventa días; así llevarás tú la iniquidad de la Casa de Israel.

390 días (un día por cada año) que nuestros antepasados debían pasar en cautiverio por su obediencia parcial. Este fue su tiempo de cárcel por su obediencia parcial. El problema es que no se arrepintieron después de 390 años. Por lo tanto, su castigo se extendió siete veces.

Hacemos los números y las cuentas en el estudio Israel Nazareno. Pero ese castigo se agotó alrededor de 1996, 1998 o 2000, dependiendo de varios factores. Lo que vemos es que esto corresponde al aumento que vimos en el Movimiento de Raíces Hebreas a partir de 1996, 1998, 2000.

Por ejemplo, fui llamado en 1999. Y hay muchas cosas que podríamos decir al respecto. Pero todo está en el estudio de Israel Nazareno. Te animo a que lo leas. Si lees ese estudio, sabrás más que el 99% de los cristianos.

Pero la pregunta que nos hacemos aquí es: ¿cómo se aplica todo esto al banquete de bodas? ¿Cómo se aplica a las Bodas del Cordero? ¿Cómo se aplica a nosotros?

Ahora, ¡esperamos ansiosamente el regreso de Yeshúa! Va a ser muy bonito cuando Satanás esté finalmente encerrado en el pozo y sólo tengamos que lidiar con sus secuaces. Va a seguir siendo una lucha porque todavía tenemos que luchar contra sus secuaces. Pero Yeshúa dice que podemos hacerlo porque Él nos va a dar Su vara de hierro en ese día. Y como Satanás está entonces en el pozo, entonces podemos organizarnos en ese día. ¡Así que estamos esperando ansiosamente ese día!

Y, por supuesto, ¡todos queremos las bendiciones de Yeshúa! Todos queremos las bendiciones de Yahweh. Todos queremos sentarnos a la mesa con Abraham Yitzhak y Ya’akov, ¿verdad? Pero, ¿no tenemos que asegurarnos de no ser arrojados a las tinieblas exteriores? ¿Dónde está el llanto y el crujir de dientes? Porque ¿no es ahí donde Yeshúa dice que van los parcialmente obedientes? ¿Y podemos ver que la destrucción de los parcialmente obedientes es la Tribulación? Porque Satanás se dirige a ellos por su obediencia, pero no tienen suficiente obediencia para ser protegidos. Porque nuestro corazón no está realmente en ello.

¿No dijo Yeshúa que serían sólo unos pocos los que entrarían en el Reino en aquel día? ¿No dijo Él que la puerta estrecha era muy difícil y afligida? Sólo los afligidos podían entrar por ella. ¿Y nos damos cuenta de que el Armagedón es la Fiesta de las Bodas?

Es decir, es una perspectiva diferente, ¿no? Entonces, la novia lleva botas de combate. Todo el mundo quiere ser la novia. Pero, ¿quién quiere participar en el Armagedón? ¡No parece divertido!

Pues bien, en el capítulo 16 de Yirmeyahu (o Jeremías), Efraim (o Israel) vuelve a casa. Como explicamos en el estudio de Apocalipsis, esto ocurrirá después de la Tribulación y después del Armagedón. Aunque no conocemos las fechas y las horas, sí conocemos las estaciones o temporadas. Conocemos la línea de tiempo general. Mientras hemos estado observando la línea de tiempo, parece que no hay nada que hacer. Hasta ahora, ha sido cien por cien preciso.

Sabemos que las profecías de Jeremías 16 y 17 son exactas porque son la palabra de Elohim. Entonces, ¿qué dice Él? Yahweh dice que va a castigar a los que sólo guardan una parte de Sus Mandamientos. No pretendemos insistir en el mismo tema en todos los estudios. Pero si Yahweh dice que va a castigar a los que sólo guardan una parte de Sus Mandamientos, entonces ¿cómo debemos vivir ahora?

Podríamos decir mucho más sobre los capítulos 16 y 17 de Yirmeyahu. Pero vamos a tener que dejarlo para el próximo año. En este momento, queremos ver lo que Yeshúa tiene que decir sobre el Armagedón (o la Fiesta de las Bodas).

Así, llegamos a Luqa (o Lucas) capítulo 14. A partir del versículo 16 vemos que Yeshúa está hablando de un Gran Hombre que obviamente en este caso es Elohim (o Yahweh). Y Él invitó a muchos a su Gran Cena. Que, por supuesto, es la Cena de las Bodas del Cordero (de Su Hijo).

Luqa (Lucas) 14:16-17
16 Entonces le dijo: «Un hombre dio una gran cena e invitó a muchos,
17 y envió a su siervo a la hora de la cena a decir a los invitados: «Venid, porque ya está todo preparado».

Ahora bien, los muchos en este pasaje aquí, ¿es posible que se trate de los mismos muchos que se supone son la semilla de Abraham que son como las estrellas del cielo y como la arena de la orilla del mar, que no pueden ser numerados ni contados por la multitud?

Sin embargo, cuando el Gran Hombre invitó a todos a la boda de Su Hijo, ¿qué sucedió? ¿A dónde fueron todos? Bueno, todo el mundo puso excusas, por supuesto.

Luqa (Lucas) 14:18-20
18 Pero todos, al unísono, comenzaron a excusarse. El primero le dijo: «He comprado un terreno y debo ir a verlo. Le pido que me disculpe».
19 Otro dijo: «He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Le pido que me disculpe».
20 Otro dijo: ‘Me he casado con una mujer, y por eso no puedo venir’.

Todos tenían cosas que hacer que les parecían más importantes que asistir a la boda del Hijo el Rey del universo. Simplemente no era una prioridad en sus vidas.

Pero adivina qué. El Maestro de la casa no estaba contento. El versículo 21 nos dice que estaba enojado.

Luqa (Lucas) 14:21
21 Así que aquel siervo vino y comunicó estas cosas a su amo. Entonces el dueño de la casa, enojado, dijo a su siervo: ‘Sal rápidamente a las calles y a las callejuelas de la ciudad, y trae aquí a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos’.

¿Qué ha pasado realmente? ¿De qué estamos hablando aquí? En el primer siglo, invitó a Judá. Pero Judá no vino. Ahora, tal vez algunos en Efraim están dispuestos a venir. Pero no tienen puesto el traje de bodas correcto que es la obediencia a su Esposo.

Por eso, Yahweh invitó a los pobres, a los humildes y a los tullidos a Su fiesta. Y juró que ninguno de los de Judá y Efraim que fueron invitados originalmente probaría Su cena.

Ahora bien, ¿es eso lo mismo que decir que muchos vendrán de oriente y occidente y se sentarán en el Reino con Abraham, Isaac y Jacob, y sin embargo los hijos del reino van a ser arrojados a las tinieblas exteriores?

Mattityahu (Mateo) 8:11-12
11 Y Yo os digo que vendrán muchos del este y del oeste y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.
12 Pero los hijos del reino serán expulsados a las tinieblas exteriores. Habrá llanto y crujir de dientes».

¿Y no es lo mismo que decir que tenemos que ser puros? ¿Estamos diciendo que tenemos que llevar el traje de boda correcto? ¿Cuál es la obediencia leal a nuestro Esposo y a todo lo que Él dijo que hiciéramos?

¡Oh, oh! ¡Adivina qué! Es una elección binaria. Solo hay dos opciones. No existe ninguna gradación. No hay escala de grises. ¡Sólo tenemos que elegir la vida! ¡Sólo tenemos que elegir la obediencia! ¡Sólo tenemos que elegir a Elohim y no al mundo!

Esto es más o menos una historia tanto para Efraim como para Judá hoy en día. Así que la pregunta se convierte en, ¿estamos realmente haciendo de Yahweh Elohim nuestra prioridad número uno en la vida? ¿Ponemos realmente a Él, a Su Hijo y a Su palabra en primer lugar en nuestras vidas? ¿O estamos viviendo este estilo de vida en el que pretendemos hacerlo? Lo que significa que todavía estamos en la iglesia. (Incluyo en esto al movimiento mesiánico y a la mayoría de los efraimitas).

¿Esperamos un pedacito el Reino cuando ese gran y asombroso día finalmente llegue aquí? ¿Aunque sepamos en nuestro corazón que no estamos haciendo todo lo que Él dijo que hiciéramos?

Hermanos, ¿pensamos que nuestro Esposo nos va a tomar como Su novia para siempre? Una novia impecable y sin manchas. ¿Pero no hacemos de Él nuestra máxima prioridad en la vida? Es una lección difícil de aprender. Pero hay que ser realistas. Las promesas de Yahweh no son sólo para los creyentes. Son para los discípulos. ¡Incluso los demonios creen! ¡Y los demonios tiemblan! Pero, sin embargo, ¡no obedecen!

Ya’akov (Santiago) 2:19-20
19 Tú crees que hay un solo Elohim. Bien haces. Hasta los demonios creen y tiemblan.
20 ¿Pero quieres saber, oh insensato, que la fe sin obras está muerta?

Tal vez pensemos que creemos (y sin embargo no obedecemos). Pero como explicamos en el estudio Israel Nazareno, la verdadera pregunta es: ¿creemos hasta el punto de obedecer? ¿Creemos hasta la obediencia? En ese estudio explicamos sobre la concepción hebrea de la escucha y el concepto grecorromano de la misma.

Así que estas son las preguntas. No es lo que la obediencia significa para nosotros sino qué es la obediencia para Elohim ¿Qué es lo que consigue con esto? ¿Qué es lo que quiere? Porque, al fin y al cabo, es Él quien va a tomar la decisión.

Lo que hemos tratado de mostrar a lo largo de esta serie de Parashá es que hay una gran diferencia entre quienes Yahweh va a liberar de la Tribulación (los obedientes) y aquellos que probablemente no (que son todos los demás). Y así como a nuestros antepasados les sorprendió que la obediencia parcial no fuera suficiente, ¡hermanos y hermanas! ¿Podemos, por favor, echarnos un buen vistazo a nosotros mismos y a nuestras vidas? ¡Y darnos cuenta de que la Tribulación se acerca! No conseguimos volver a casa, no conseguimos sobrevivir, a menos que obedezcamos.

Entonces, por qué no hacer lo que Yeshúa dice que hay que hacer en Luqa (Lucas) capítulo 21 y versículo 36. que es que debemos vigilar y tener cuidado. Necesitamos orar siempre para que seamos considerados dignos de escapar de todas estas cosas que van a suceder aquí en esta Tierra. ¡Para que podamos sobrevivir y escapar! Para que un día estemos ante el Hijo del Hombre.

Luqa (Lucas) 21:36
36 Velad, pues, y orad siempre para que seáis tenidos por dignos de escapar a todas estas cosas que han de suceder y de estar en pie ante el Hijo del Hombre.»

Querido Padre Yahweh. Por favor, ayúdanos a todos a vigilar y orar siempre para hacer caso a nuestros espíritus. Para que también seamos considerados dignos de escapar de todas estas cosas que sabemos que van a suceder en estos tiempos finales. Para que podamos estar ante Tu Hijo. Para que podamos servirle. Padre, por favor ayúdanos a darnos cuenta de que para alcanzar esa elevada meta, Tú eres serio en lo que dices. No es una broma. Sólo tenemos que hacer todo lo que dice Tu palabra con el corazón ansioso, humilde y dispuesto. Gracias, Padre. Por favor, ayúdanos a recorrer este camino. Por favor, ayúdanos a hacer estas cosas. Padre, te pedimos estas cosas en nombre de Yeshúa. Para que lleguemos a ser mejores servidores de tu Hijo Yeshúa, nuestro Mesías y Rey.

Amén.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give