Chapter 9:

Parashá Behar 2022: ¡La Restauración Como Su Novia!

Ver: Parashá Behar 2022

Levítico 25:1-26:3; Jeremías 32; Lucas 13

En la parábola del banquete de bodas, Yeshúa nos dice que muchos son llamados y sin embargo sólo unos pocos serán elegidos. ¿A qué se debe esta discrepancia?

Tal vez sea lo mismo que cuando todos nuestros antepasados fueron llamados a convertirse en Su fiel Nación Nupcial. Éramos muchos. Y sin embargo, lamentablemente, sólo unos pocos de nosotros decidimos responder a esa llamada. Así que fueron muchos los llamados, pero pocos los que decidieron responder.

Y son esos pocos que eligieron responder los que fueron elegidos. Porque así es como llegamos a ser elegidos. Es elegir responder a Su llamado. No pensamos simplemente: «¡Eh, me llaman! ¡Eso es!» ¡Marcado como listo! ¡Y luego ya hemos terminado! ¡Somos buenos!»

No, no es eso. Por lo tanto, ¡tenemos que darnos cuenta de que lo que Yeshúa dijo en Luqa (o Lucas) capítulo 21 y versículo 36 es cierto! Tenemos que velar y orar siempre para que seamos de los pocos que van a ser considerados dignos de escapar de todas las cosas que han sucedido en la Tierra. Para que podamos estar ante el Hijo del Hombre. Y aquellos pocos de nosotros que oran siempre y que dan a Yahweh su primera y su mejor opción, serán los pocos elegidos.

Luqa (Lucas) 21:36
36 Velad, pues, y orad siempre para que seáis tenidos por dignos de escapar a todas estas cosas que han de suceder y de estar en pie ante el Hijo del Hombre.»

Entonces, ¿queremos estar entre ellos? Y si es así, ¿estamos también dispuestos a responder y hacer todo lo que Yahweh dice que quiere? Estas son las preguntas que nos hacemos en la Parashá Behar 2022 y para aquellos que son nuevos, permítanme ponerlos al día rápidamente.

Utilizando las verdaderas primicias de la cebada (y no una gavilla cualquiera tomada de la mitad de la cosecha principal, sino utilizando las verdaderas primicias de la cebada) acabamos de celebrar Yom Kippur (o el Día de la Expiación) del 2022. Y de acuerdo con el modelo del Matrimonio Hebreo Antiguo, es cuando se espera que el Mashiaj Yeshúa regrese por Su novia. En Yom Kippur. Y como explicamos en nuestros estudios sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, eso corresponde probablemente al Armagedón. Así que, en la carne, estamos hablando de un día de gran aflicción y gran refinamiento. Pero en el espíritu, es el día en que nuestro Esposo viene a tomar a los pocos de nosotros que están eligiendo refinarnos y construir Su reino como Su novia para siempre.

¿No queremos estar preparados? ¿No queremos estar entre los pocos que Él elija en ese día?

Ahora también acabamos de celebrar Sucot (o la Fiesta de los Tabernáculos o Cabañas) para el 2022. Como mostramos en nuestros estudios sobre el Matrimonio Hebreo Antiguo el apóstol Pablo (Shaúl) nos dice que las fiestas sirven como imágenes de sombra profética de las cosas y eventos que aún están por venir.

¿Qué cosas están por venir? De acuerdo, Sucot simboliza la semana de bodas para aquellos pocos que eligieron responder a Su llamada y que trabajaron para Él. Los que usaron su tiempo sabiamente. Sucot simboliza la luna de miel para aquellas esforzadas novias de Proverbios 31 que se prepararon, que usaron su mina sabiamente para ayudar a Yeshúa a construir Su reino. Para eso viene Yeshúa. Los que ya han demostrado que quieren ser Su ayudante. Si quieres un ayudante, ¿por qué no elegir a alguien que ya quiera ayudar? Y el resto… mmm.

Lo que tenemos que entender y lo que tenemos que notar, hermanos y hermanas, es que nuestros antepasados fueron al cautiverio. La primera vez en Egipto, simplemente fueron. Entonces Yahweh redimió a nuestros antepasados del cautiverio y les dio Su llamado como Su Nación Nupcial.

Pues bien, recibieron la llamada, pero no respondieron a esa llamada. Por lo tanto, fracasaron en su misión de desposar.

Ahora nos adentramos en la diáspora asiria. Y el imperio asirio fue posteriormente subsumido por el imperio babilónico. Así que la dispersión asiria acabó convirtiéndose en lo que podríamos llamar el exilio babilónico. La versión de Efraim. Lo llamamos simplemente la dispersión asiria para Efraim. Pero no sólo necesitamos la libertad de redención del cautiverio asirio y del cautiverio babilónico (la misma cosa). Pero después de la Redención también tenemos que elegir ser restaurados a la condición de esposos.

¿Qué queremos decir con eso? Bueno, de nuevo, todo esto juega un papel en el antiguo modelo de boda hebrea. Porque todo habla de nuestro papel de ser Su llamada Nación Nupcial. Eso es lo que Él llamó a nuestros antepasados a ser. Su «llamada y respondida Nación Nupcial».

Ahora, en nuestro estudio sobre El Calendario de la Torá en el capítulo sobre «El Jubileo y el Año Shemitá«, mostramos cómo creemos que este año 2022 es probablemente lo que se llama un año de Shemitá (o de descanso de la tierra). La Shemitá ocurre una vez cada siete años. Y técnicamente sólo se aplica cuando vivimos en la tierra. Pero nos gusta obedecer todos los principios y preceptos.

Ahora también hay un descanso especial de la tierra cada 50 años llamado el yovel (o el jubileo). Y sabemos que Yeshúa volverá en el Año del Jubileo.

Hablamos de la Shemitá y el yovel en el capítulo sobre… ¡lo has adivinado! «El Jubileo y el Año Shemitá» en el estudio El Calendario de la Torá. Es un capítulo muy importante. Si estamos dispuestos a recibirlo, la Shemitá y el yovel sirven como años de liberación, años de redención. Y tienen mucho que decir sobre cómo también nosotros podemos ser redimidos y liberados de la dispersión. Y luego cómo podemos elegir responder y ser restaurados a nuestro estatus original como Su Nación y pueblo Nupcial.

Pero es una elección activa. No es algo que se dé fácilmente, no es algo que se dé de forma automática o natural.

Si no estás seguro de lo que estamos hablando aquí, te animo a que leas y comprendas el estudio Israel Nazareno. Ese estudio te mostrará por qué, sin saberlo, la mayoría de los cristianos son los descendientes espirituales (si no también, literales) de las diez tribus perdidas de Israel.

Actualmente estamos dispersos en la dispersión asiria. Muchos de nosotros estamos perdidos en la tierra de Babilonia. Y como explicamos en el estudio del Apocalipsis, eso es los Estados Unidos de América. Todos necesitamos ser redimidos de nuestro cautiverio en la dispersión. Y después de que seamos redimidos (o liberados o puestos en libertad) entonces tenemos que elegir ser restaurados a nuestro papel original. Y de nuevo, ¡no es automático! Si no vamos a hacer un sacrificio vivo y si no le elegimos a Él, ¡Él no nos va a elegir a nosotros! ¡Es así de sencillo!

Y hermanos y hermanas, ¡tenemos que ser serios en esto! ¿Cuánto tiempo he estado en, lo que deberíamos llamar hoy, el Movimiento de Raíces Hebreas? Desde 1999. No he conocido a muchas personas a las que llamaría serias. He conocido a algunos. Pero no la mayoría. Se parece mucho al primer siglo. Tenemos una docena de hermanos y otras tantas hermanas que responden. Y el resto de los cuatro mil y los cinco mil, seguro que se consideran Sus fieles discípulos. Pero no según sus frutos. ¡No juzgando según sus acciones!

¡Hermanos y hermanas! ¿Cuándo vamos a llegar al punto en el que vamos a echar un vistazo a nuestros frutos y decidir? ¿Son aptos para un rey? ¿Son adecuados para nuestro marido?

De acuerdo. Ahora para empezar. A veces los rabinos presentan la Parashá Behar junto con la Parashá Bejukotai. Los separamos este año porque hay muchas cosas buenas en la Parashá Behar. Y no podríamos combinarlas porque estas cosas pertenecen a nuestra Redención y también a nuestra elección de ser restaurados como Su novia.

Una vez más, te animo a leer el capítulo sobre la Shemitá y el Jubileo en el estudio El Calendario de la Torá, para que entiendas lo que tiene que ver con nuestra propia redención y restauración para llegar a ser una novia.

Así pues, comenzamos en Vayiqra (o Levítico) capítulo 25 empezando en el versículo 2. Y Yahweh nos dice algunas reglas que se aplican cuando vivimos en la tierra. Técnicamente no se aplican a nosotros en este momento. Pero cuando vivimos en Su tierra especial, cuando entramos en la tierra que Él nos dará, entonces tenemos que asegurarnos de que la tierra también reciba su Shabat de descanso.

Vayiqra (Levítico) 25:2
2 «Habla a los hijos de Israel y diles ‘Cuando entren en la tierra que Yo les doy, la tierra guardará un día de reposo para Yahweh.

En seis años podemos plantar, cultivar y segar nuestros campos. En seis años podemos trabajar el terreno. Podemos trabajar la tierra, podemos plantar, podemos podar, podemos cosechar, podemos usar una hoz, podemos almacenar, lo que queramos hacer. Pero en el séptimo año se supone que hay un Shabat de descanso solemne para la tierra. Y se le llama Shabat para Yahweh.

Vayiqra (Levítico) 25:3-4
3 Seis años sembrarás tu campo, y seis años podarás tu viña y recogerás su fruto;
4 pero en el séptimo año habrá un Shabat solemne para la tierra, un día de descanso para Yahweh. No sembrarás tu campo ni podarás tu viña.

En este séptimo año sabático no debemos plantar, ni cortar, ni podar nada. Se supone que debemos dejar descansar la tierra. Y como mostramos en el capítulo sobre la Shemitá y el Jubileo, Yahweh promete bendecir y aumentar nuestras cosechas si hacemos eso.

Ahora bien, como anécdota, hay una granja en Oregon, Estados Unidos, llamada “Azure Standard Farms” (o una granja ecológica). Y un hombre mayor encargado del lugar me contó en un momento dado que cuando tomaron la decisión de hacerlo, ¡las bendiciones fueron realmente más que las prometidas en las Escrituras! Empezaron a experimentar un aumento del 50% (tal vez el 51 o el 54, no lo recuerdo), pero más del 50% cada año que apartaron como el año de descanso de la tierra Así que, ¡las promesas de Yahweh son reales!

Ahora, tanto en el Shabat como en un año de descanso de la tierra no podemos cosechar. Normalmente, eso significa que no podemos salir a cosechar con la hoz o a recolectar para almacenar. Se puede dejar de lado hasta más tarde. Cubrimos esas reglas en el capítulo sobre “El Shabat” en El Calendario de la Torá.

Pero aquí el versículo 5 nos dice que durante los años de descanso de la tierra podemos comer lo que crece por sí mismo. Esto es muy similar a lo que ocurre en el Shabat. Yeshúa y Sus discípulos estaban caminando por el campo, y fueron capaces de arrancar y comer. Simplemente no están cosechando. Están comiendo. No están trabajando la tierra; sólo comen lo que crece por sí mismo.

Vayiqra (Levítico) 25:5-7
5 Lo que crezca por sí solo de tu cosecha no lo cosecharás, ni recogerás las uvas de tu viña desatendida, porque es un año de descanso para la tierra.
6 El producto sabático de la tierra te servirá de alimento: a ti, a tus siervos y siervas, a tu jornalero y al extranjero que habita contigo,
7 para tu ganado y las bestias que hay en tu tierra: todo su producto será para comer.

En otras palabras, lo que significa es que sí puedes comer los tomates y las manzanas que crecen por sí solas y cualquier otra cosa que surja por sí misma. Pero no podemos podar o salir con un balde y una hoz y cosechar normalmente. Por lo tanto, podemos comer en ese año sabático. Pero ahora hay otras bendiciones que explicamos en el capítulo y algunas cosas muy interesantes sobre el Jubileo (o el yovel).

Si recordamos nuestras enseñanzas sobre Shavuot (o Pentecostés), vamos a contar siete sietes y luego añadiremos un día. Así, el día 50 se convierte en Shavuot (o Pentecostés). Algunos intentan convertirlo en un recuento de 49 días, pero ¡eso no funciona! Lo demostramos en el estudio El Calendario de la Torá.

Ahora bien, observa que la cuenta del omer también es siete veces siete, más una. ¡A partir del versículo 8 vemos que el yovel (o el Jubileo) se cuenta exactamente igual! Debemos contar siete sietes. Me refiero a siete semanas de años. Y luego añadimos una más. 7 por 7 es 49, más 1 es 50. Y lo sabemos porque declaramos el yovel en el año 49 en Yom Kippur. Entonces, el año 50 es el actual yovel. El año 50 es el verdadero Jubileo.

Vayiqra (Levítico) 25:8-10
8 Y contarás siete Shabat de años para ti, siete veces siete años; y el tiempo de los siete Shabat de años será para ti cuarenta y nueve años.
9 Entonces harás sonar la trompeta del Jubileo el décimo día del séptimo mes; el día de la expiación harás sonar la trompeta en toda tu tierra.
10 Y consagrarás el año cincuenta, y proclamarás la libertad en toda la tierra a todos sus habitantes. Será un Jubileo para vosotros; y cada uno de vosotros volverá a su posesión, y cada uno de vosotros volverá a su familia.

Y algunos maestros están enseñando erróneamente un ciclo de 49 años para los yovelim (Jubileos). Cuentan siete sietes, pero no suman uno. Bien, pues se saltan la segunda mitad del mandamiento. Así que, si quieres ver un montón de razones (¡y sólo hemos escogido las mejores y hay más!) pero si quieres ver un montón de razones por las que un ciclo de jubileo de 49 años simplemente no funciona, entonces por favor lee nuestro estudio sobre el fatal «Errores en el ciclo de 49 años del Jubileo«. Y eso lo puedes encontrar en los Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Tres.

Ahora, una cosa que hay que tener en cuenta es que en el capítulo 25 de Vayiqra se habla de cómo guardar la Shemitá y los años del Jubileo. Nuevamente, este es un mandamiento que técnicamente sólo corresponde cuando estamos dentro de la tierra. Para ser claros, técnicamente el descanso de la tierra no es obligatorio fuera de la tierra de Israel. Sin embargo, somos Su pueblo, queremos ser Su pueblo, queremos ser restaurados a nuestro estado. Así que, incluso en la dispersión, ¿no deberíamos hacer todo lo que podamos de la Torá? ¿Debemos hacer todo lo posible? Es decir, ¡nos sacaron de la tierra y nos echaron por no obedecer la totalidad de Su Torá! Así que, si queremos volver, ¿no deberíamos intentar obedecer toda Su Torá?

Es decir, aunque hay cosas que no podemos seguir porque no tenemos un templo y hay ciertas cosas específicas que no podemos hacer, ¿deberíamos al menos tratar de obedecer los principios y los preceptos que Él nos da para seguir?

Bien, para aquellos que no han leído los estudios del Apocalipsis, allí se explica lo que llamamos la Secuencia Egipcia del Ocho. Y Egipto fue obviamente el primer Imperio en esa secuencia. Y luego Asiria fue el segundo de esos Imperios. Y es a Asiria a donde fue la Casa de Israel y la de Judá que está peregrinando con la Casa de Israel. Porque Asiria también invadió el territorio de Judá. Pero entonces el tercero de la secuencia fue Babilonia.

Ahora Babilonia eventualmente tomó el control de los asirios. Eso significa que el imperio sirio más antiguo fue engullido por el imperio babilónico. Así que, debido a esto, cuando hablamos de aquellos de nosotros en Efraim que fueron al cautiverio asirio, eventualmente fuimos tragados por el cautiverio babilónico. Así es como llegamos a estar en Babilonia. Y también es así como llegamos a estar en la misteriosa Babilonia. Entramos en Asiria, fuimos engullidos por Babilonia, y más tarde por la Babilonia misteriosa.

Pero si nuestra meta es dejar el sistema babilónico misterioso y volver a Yahweh, y empezar a caminar en Sus caminos, y sabemos que las leyes de Yahweh y Sus estatutos y Sus juicios y Sus ordenanzas son todos muy importantes para Él (porque nos proporcionan un sentido de orden en nuestra sociedad), y cuando elegimos hacer lo que Él dice y elegimos hacer ese tipo de sacrificio vivo (elegimos responder para hacer todo lo que Él dice), ¿no le damos un testimonio mucho mejor?

Quiero decir que si nuestros hijos nos miran y dicen: «¡Bueno, están leyendo esto pero están haciendo aquello!«, ¿qué dice eso? ¿Y qué clase de testimonio, qué clase de ejemplo estamos dando a nuestros hijos? Es como el dicho, “Vive tal como quieres que lo hagan tus hijos”. Porque van a ver lo que haces y lo que no haces. Y si nuestros antepasados fueron expulsados de la tierra por no guardar todos Sus mandamientos en conjunto, ¡hermanos y hermanas! ¿No deberíamos hacer todo lo que podamos de Su Torá en este momento para mostrarle nuestra sinceridad? Los mandamientos de Yahweh, ¿no son buenos para nosotros?

En el versículo 18 Yahweh dice que si nuestros antepasados guardaran (shomer o mantuvieran) Sus estatutos y juicios y los pusieran en práctica, ¡entonces sería cuando habríamos habitado Su tierra con seguridad! ¡Y Él cuidaría de nosotros! Todo tipo de cosas buenas nos van a suceder si nos ocupamos de ser Su pueblo.

Vayiqra (Levítico) 25:18-19
18 ‘Así que observarás Mis estatutos y guardarás mis juicios, y los cumplirás; y habitarás en la tierra con seguridad.
19 Entonces la tierra dará su fruto, comeréis hasta saciaros y habitaréis en ella con seguridad.

Pues bien, Vayiqra 25 habla de dar a la tierra su Shabat de descanso para que vuelva a ser fructífera. La plenitud de la fecundidad. Eso habla de restaurar a un hermano pobre que ha perdido sus posesiones. Habla de la restauración de un hermano pobre que tuvo que vender su propiedad. Habla de restaurar a un hermano pobre que ha sido vendido como esclavo a un extranjero.

Como explicamos en El Calendario de la Torá, creemos que el Jubileo (o el yovel) será alrededor de 2050 d.C., más o menos. No sabemos las fechas exactas. Sólo conocemos las secuencias. Hablamos de la secuencia en el estudio del Apocalipsis. Y desde que sigo el estudio del Apocalipsis la secuencia es exacta. Así que no conocemos los tiempos, pero sí las temporadas. Y conocemos las secuencias. Y eso es más o menos cuando esperamos que Yeshúa regrese en el Armagedón. De nuevo, lo mostramos que nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos o en Apocalipsis Simplificado en YouTube.

Pero lo que todos debemos recordar es que Yeshúa no viene por aquellos que no responden a Su llamado. Él viene a elegir a aquellos de nosotros que deciden responder a Su llamada. Y que le aman, que quieren ayudarle a construir Su reino. Viene por una novia ayudante, ¿verdad? Entonces, ¿cómo encontrar una novia ayudante, excepto buscando a los que ya le están ayudando? Viene por Su ayudante que ya está tratando de hacer todo lo que dijo, ¿verdad? Porque, ¡Él es un Gran Rey!

¿Para qué quiere Él una novia que le da menos de lo mejor? Si fueras un gran rey y pudieras elegir a quien quisieras, ¡podrías elegir a cualquier novia! ¿A quién vas a elegir? ¿Vas a elegir a una que elija servirte? ¿Vas a elegir a una que sabe lo que quieres, pero lo que hace es otra cosa?

Hermanos, hermanas, ¿no es cierto que a lo largo de toda la Escritura Yahweh siempre nos recuerda que antes éramos esclavos en Egipto? O incluso después de que Él nos redimiera, porque nuestros antepasados continuaron en la desobediencia y ¡volvimos a ir al cautiverio! Fuimos al cautiverio en Siria, los restos de Asiria fueron engullidos por el imperio babilónico. Y bueno…aquí estamos.

Pero la cosa es que el sistema babilónico va a llegar a su fin en la séptima trompeta. Lo explicamos en el estudio sobre Apocalipsis. Eso será pronto. ¡Se acerca antes de que nos demos cuenta! Cuando llegue (¡y está llegando!), ¿estaremos no sólo listos para ser redimidos de nuestro cautiverio en Asiria y Babilonia, sino que estaremos listos para ser restaurados a la condición de novias? ¿Estaremos listos para que nos devuelvan a nuestra patria? ¿Para obedecer todas las reglas esta vez? Porque la última vez no lo hicimos. ¿Nos estamos arrepintiendo y estamos volviendo a Él con todo nuestro corazón? ¿Y le estamos mostrando que queremos ser Su ayudante? ¡Queremos ser Su novia ayudante! ¿Le mostramos realmente esa clase de sacrificio que Él considera adecuado para dejarnos volver a Su tierra?

O, tal vez, tal como nuestros antepasados, ¿estamos haciendo menos que todos Sus mandamientos? ¿Y aun así pensamos que estamos cumpliendo todos Sus Mandamientos cuando en realidad no estamos cumpliendo todos Sus Mandamientos? ¿Igual que nuestros antepasados?

La cuestión es que la redención no es una restauración automática. No es automático. Cuando Yahweh elige redimirnos, ¡todavía tenemos que elegir la restauración! Todavía tenemos que elegir responder a Su llamada y convertirnos en Su novia ayudante. Esperar que Yahweh perdone nuestros pecados y nos deje volver a entrar después de un tiempo, eso no va a suceder, ¿vale? ¡No vamos a llegar a la tierra esta vez de esa manera! Entonces, si queremos ser uno de los pocos elegidos, ¿no tenemos que optar por responder mostrándole algo de sinceridad? ¿Alguna vez le hemos pedido perdón por no cumplir todos Sus mandamientos?

Hermanos y hermanas, ¡realmente tenemos que enfrentarnos a este asunto! Y me preocupa la gente porque no se enfrenta a este tema. La cuestión es, ¿estamos mostrando a Yahweh el amor de guardar todos Sus Mandamientos?

Podemos imaginar una conversación entre el Padre y el Hijo. «Efraim, hijo. Ya sabes, pagué tus honorarios de la corte. He pagado tu fianza. Te saqué de la cárcel, pero esto tiene que terminar. ¡Ni siquiera me estás escuchando! Sigo tratando de decirte que necesito que hagas todo lo que te digo. No sólo las partes fáciles. ¿De acuerdo? ¡Porque ni siquiera intentas ayudar en la casa! ¡Solo descansas, lees, comes Mi comida! Si se trata de descansar o leer, ¡estás bien! Pero ¿alguna vez has movido un dedo? ¿Intentas ayudar en la casa? ¿Vas a cambiar tus costumbres? ¡Te he redimido! ¿Vas a elegir ser restaurado? ¿O nos dirigimos al cobertizo de madera, hijo?

¡Y este es Yahweh! ¡Esto hará Él! Si no creemos en la palabra de Yahweh nosotros, los efraimitas, ¿qué podemos decir?

¡Hola, Papá! ¡Muchas gracias! Gracias por tu infinito perdón y paciencia. ¡Muchas gracias por dejarnos descansar y leer y comer Tu buen alimento espiritual! ¡Y nunca mover un dedo para ayudar! Eso demuestra que eres un gran tipo de rey. Ya sabes, ahora estamos de vuelta como la novia, ¿verdad? No estamos ayudando, pero somos Tu ayudante, ¿verdad? Porque sabemos que ya te agradamos. Aunque no estemos haciendo todo lo que Tú dijiste que hiciéramos, ¿verdad? ¡Nos quieres mucho! Vas a dejarnos elegir perpetuamente qué partes de la Torá queremos conservar, ¿verdad?

Pues bien, es exactamente lo mismo en nuestra porción profética de la Haftará. Miremos el capítulo 32 de Yirmeyahu (o Jeremías). ¿Qué vemos?

Vemos a Yahweh juzgando a nuestros antepasados por no hacer todo lo que Él dijo, ¡mientras piensan que lo están haciendo tan bien! ¡Piensan que lo están haciendo todo! Pero están haciendo apenas nada.

Bien, hablemos un poco del contexto, Jeremías (o Yirmeyaju) fue un profeta del Reino del Sur de Judá. Y sirvió durante la conquista babilónica de Jerusalem más de 500 años antes de Yeshúa. Y su mensaje era principalmente para Judá, pero también para Israel o Efraim.

Vemos que Yahweh sacó a nuestro pueblo de la tierra de Egipto con señales y prodigios, con mano fuerte y brazo extendido, con grandes obras de terror. Y nos dio la tierra que juró a nuestros padres que nos daría. Una tierra que fluye con leche y miel, ¡podemos ser Su nación nupcial especial si elegimos obedecerlo todo!

En el versículo 23, entramos y tomamos posesión de la tierra. pero nuestros antepasados no obedecieron Su voz y no caminaron según Su Torá. Nuestros antepasados no hicieron prácticamente nada de todo lo que Él nos mandó hacer. ¡Todo mientras pensaban que lo estaban haciendo todo! ¡Igual que hoy! ¡Como la mayoría de Efraim! Por eso hizo que toda esta calamidad cayera sobre nuestros antepasados. Por eso dice que va a hacer que la calamidad venga sobre nosotros en nuestros días porque ¡estamos haciendo lo mismo que nuestros antepasados!

¡Tampoco estamos ayudando a construir el verdadero Reino espiritual de Elohim, pensando que lo estamos haciendo todo! Estamos descansando. Estamos leyendo. ¿Qué más podría querer Yahweh? ¿Qué más podría querer Yeshúa de nosotros? ¿No es eso la Gran Comisión?

La Gran Comisión no es opcional, hermanos y hermanas. Si pensamos que vamos a complacer a Elohim y no vamos a obedecer la Gran Comisión, ¡tenemos otro pensamiento!

Y otra cosa que tenemos que ver es cómo el hermano Judá tampoco se dio cuenta de que es Yahweh quien en última instancia está a cargo de todas las cosas. Cuando la invasión del rey Nabucodonosor se estaba preparando, el mensaje era claro. Vuélvete a Yahweh y el rey Nabucodonosor ya no será una amenaza. ¡El rey Nabucodonosor no te invadirá! Si Me obedeces, si haces lo que te digo y Me tomas en serio, ¡haré que el rey Nabucodonosor dé marcha atrás!

¡El rey Nabucodonosor es el siervo de Yahweh! ¡Sí! En cierto sentido, los paralelos para hoy, es mucho como esos cristianos que estaban convocando una solicitud para el presidente Trump. Y luego van a una manifestación y luego van a otra. Y van a esta reunión política, y quieren volver el clima político a los días de la Revolución Americana de 1776. ¡Y todos ellos están a favor de los Patriotas de la Libertad! «¡Y recuperemos nuestro país!«¡Hagamos que América sea grande de nuevo!»

No tienen ni idea de que están completamente infectados con la levadura política de Herodes. Se centran en la política de la situación en lugar de centrarse en arrepentirse y volver a Yahweh. Para que Él haga que las cosas vayan bien.

Yahweh acaso ha dicho, «Si Mi pueblo, llamado por Mi nombre, se humilla y ora, y toma las armas y causa una revolución…»

¡No! ¡¡Si nos volvemos a Él de todo corazón y hacemos lo que nos pide!! Nos dio la Torá porque no podíamos oír y obedecer Su voz. No sabíamos cómo hacerlo. No logramos entenderlo. Así que, ahora Él nos da un programa paso a paso. Si sigues todos los pasos, llegarás hasta el final.

¿Qué ocurre si no seguimos todos los pasos? Aun así lo logramos, ¿verdad?

Tal vez los que están centrados en el presidente Trump y la resistencia y la Rebelión, deberían leer lo que está escrito en el versículo 28. Porque en el versículo 28 Yahweh dice que el rey Nabucodonosor está haciendo Su voluntad. ¿Qué significa que el rey Nabucodonosor está haciendo la voluntad de Yahweh?

Yirmeyahu (Jeremías) 32:28
28 Por tanto, así dice Yahweh: ‘He aquí que Yo entrego esta ciudad en manos de los caldeos, en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y él la tomará.

Y en otros versículos Yahweh llama al Rey Nabucodonosor “Mi siervo”. Entonces, ¿por qué nuestros antepasados se centran en combatir a un enemigo que el propio Yahweh ha levantado contra ellos?

En varios lugares Yeshúa nos advierte contra lo que llama la levadura de Herodes. Lo que significa es buscar una solución política a un problema espiritual.

En el versículo 30 Yahweh dijo que la razón por la que está enviando al rey Nabucodonosor contra los hijos de Israel y Judá es que nosotros (los hijos de Israel o Efraim) y los hijos de Judá ¡sólo hemos hecho el mal ante Él desde nuestra juventud! Dice que lo provocamos a la ira con el trabajo de nuestras manos. Hemos hecho algo distinto a lo que Él nos dijo que hiciéramos.

Yirmeyahu (Jeremías) 32:30
30 Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá sólo han hecho el mal ante Mí desde su juventud. Porque los hijos de Israel sólo Me han provocado a la ira con la obra de sus manos’, dice Yahweh.

Al final del capítulo, a partir del versículo 36, Yahweh promete volver a acoger a Su descarriada esposa Efraim. Pero fíjate que esto es sólo después de milenios de estar en la dispersión y el castigo debido a nuestra desobediencia. Bueno, para ser redimido de Babilonia y luego restaurado, eso va a tomar algo de obediencia.

¿Por qué no volvemos a Él? ¿Por qué no le mostramos nuestra sinceridad empezando a hacer las cosas que Él dice que hagamos? ¿Especialmente en este año de liberación?

Entonces, ¿qué quiere Él que hagamos en este año de liberación? Pues bien, el año de la liberación es el momento de perdonar las deudas. ¿Perdonamos a nuestros deudores? ¿Perdonamos a los que pecan contra nosotros? Es lo mismo cada semana. ¿Pedimos, buscamos y llamamos con diligencia para poder escuchar Su voz y luego hacer todo lo que Él dice que hagamos?

Y no se trata sólo de nuestro camino individual como personas. Se trata de que Él levante y restaure a toda la nación. ¿Estamos orando por eso? ¿Empezamos a pensar como nación? ¿Entendemos que esta es nuestra nación? ¿Seguimos teniendo identidades como las de las naciones? ¿Seguimos pensando que somos americanos, o gringos, o latinos, o europeos? ¿O nos consideramos la nación de Efraim? ¿Como la nación de Israel?

¿Y estamos cuidando de nuestros pobres como nación? ¿Pagamos nuestros tercer diezmos para poder atender a nuestros pobres como nación?

Actualmente no estamos dentro de la tierra. Pero tenemos la oportunidad de dar testimonio de nuestra fe. ¿Estamos cuidando la tierra y, de nuevo, estamos caminando de acuerdo con todos Sus mandamientos, todos Sus estatutos, todas Sus ordenanzas, todos Sus juicios para que cuando las cosas vayan mal, miremos a Yahweh? ¿O marchamos en apoyo del presidente Trump y la revolución trumpiana? ¿Marchamos para “¡Hagamos que América sea grande de nuevo!«? ¿Protestamos por una reforma de un sistema de gobierno democrático babilónico?

¿A qué exigimos lealtad? ¿Exigimos lealtad a Yahweh y a Su palabra? ¿O estamos exigiendo lealtad a la constitución y a nuestros derechos de la segunda enmienda? ¿Marchamos en apoyo de Yahweh? ¿O estamos marchando en apoyo de una constitución estadounidense babilónica que no se encuentra en las Escrituras?

Nos demos cuenta o no, este mismo tipo de cuestiones están sucediendo en Jeremías 32. Tenemos la levadura de Herodes. La gente busca soluciones políticas a lo que en realidad son problemas de base espiritual. El caso es que nosotros (sus descendientes) tenemos hoy exactamente los mismos problemas. ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Es nuestro objetivo llegar a ser una nación bajo Yahweh siguiendo Su palabra? ¿O nuestro objetivo es convertirnos en una nación bajo Babilonia reunida bajo la Constitución Babilónica de los Estados Unidos?

Cuando las cosas se ponen feas, ¿a quién nos dirigimos? ¿Nos referimos a Yahweh? ¿O nos remitimos a la Constitución? Y si nos referimos a la constitución, entonces ¿cuál es verdaderamente nuestro Elohim? El punto es que, si queremos ser restaurados como Su pueblo, entonces no sólo necesitamos ser redimidos sino restaurados. Tenemos que hacer grandes cambios. No se nos va a considerar aceptables «tal cual».

Para ser encontrados aceptables necesitamos arrepentirnos de todo el sistema egipcio babilónico. Y en lugar de remitirnos al mundo o a los documentos elaborados por el hombre, tenemos que empezar a remitirnos a la Escritura y prestar atención a lo que quiere Yahweh. Eso es lo que Él dice. Escucha y obedece Su voz. ¡Y luego tenemos que hacer las cosas como Él dice que las hagamos! ¡Y no de la forma en que nos sentimos libres de hacerlas! Tenemos que darle ese honor. Tenemos que darle esa gloria.

Al continuar con nuestra porción del Brit Jadashá, vemos que este es efectivamente el mismo mensaje exacto que Yeshúa también está diciendo. Llegamos al capítulo 13 de Luqa (o Lucas). Y tenemos una situación similar en la tierra en el primer siglo. Y los antepasados del hermano Judá están estrechamente relacionados con nuestros antepasados. Vemos que hay todo tipo de cosas malas en la tierra. El problema es que están buscando a alguien que no sea Yahweh como la causa. Y por eso buscan a otro que no sea Yahweh como la cura. Esto es un gran problema. Porque significa que nuestros antepasados o los antepasados de Judá no temieron a Yahweh como se supone que debemos hacerlo todos. No honraron a Yahweh como se supone que todos debemos hacerlo. Y de nuevo, estamos estrechamente relacionados.

En Luqa (o Lucas) capítulo 13 y versículo 1 se habla en el primer siglo de cómo Poncio Pilato había mezclado la sangre de ciertos israelitas galileos con sus sacrificios. ¡Eso es desagradable!

Luqa (Lucas) 13:1
1 Estaban presentes en ese momento algunos que le hablaron de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con sus sacrificios.

Bueno, la gran pregunta del capítulo es ¿por qué ocurrió esto? Bueno, tenemos que conocer el contexto. Todo el punto de los últimos dos capítulos fue lo mucho que Yahweh está a cargo y lo mucho que se supone que debemos temer a Yahweh y nada más. Luego, en el versículo 3, Yeshúa sale directamente y nos dice que si no hacemos todo lo que Yahweh dice que hagamos, también nosotros vamos a perecer.

Luqa (Lucas) 13:3
3 Os digo que no; pero si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

¿Comprendemos lo que está diciendo ahí? ¿Creemos lo que dice Yeshúa allí?

Luego la parábola de la higuera estéril. Debemos saber que la vid representa a Efraim (o Israel), mientras que la higuera representa, en general, al Reino del Sur de Judá. A partir del versículo 6, Yeshúa deja claro que los que no den buenos frutos serán cortados. Yahweh nos ha estado fecundando en Efraim desde hace mucho tiempo pero, ¡Se acabó el tiempo! ¡Estamos entrando en el fin de los tiempos! ¿Y nos imaginamos en Efraim que esto puede ser diferente para nosotros y Efraim de lo que fue para Judá? Porque, ¿se trata de pesos y medidas iguales o de pesos y medidas no iguales?

Luqa (Lucas) 13:6
6 También dijo esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella y no lo encontró.

En el versículo 23, los discípulos de Yeshúa le hacen una pregunta muy aterradora. Deben estar mirando alrededor. Deben estar viendo lo que está pasando. No ven al testigo. Dicen «Maestro, ¿son pocos los que se salvan?» Y la respuesta de Yeshúa es aún más aterradora. Yeshúa nos dice que «procuremos entrar por la puerta estrecha«. Dice: «Porque muchos tratarán de entrar, pero no podrán.»

Luqa (Lucas) 13:23-24
23 Entonces uno le dijo: «Maestro, ¿son pocos los que se salvan?» Y les dijo,
24 «Esforzaos por entrar por la puerta estrecha, porque os digo que muchos intentarán entrar y no podrán.

Bien, entonces Yeshúa habla de todos los efraimitas y judíos y de que piensan que pueden decir simplemente «¡Oh Maestro, Maestro! Adon, Adon!» Entonces se les devuelve automáticamente la condición de novias. Como si comer y beber Su comida en Su presencia y descansar en Su casa fuera a llevarnos al reino. ¿Conocemos un cuerpo de Efraim así? ¿Conocemos un cuerpo de Efraim que piensa que es esta maravillosa novia ayudante apartada, pero lo único es que no ayuda realmente? ¿Conoces a un cuerpo de Efraim como ese?

La gran conclusión de la Parashá Behar es que Yahweh está total y completamente a cargo. Y Yahweh nos da a todos una misión que hacer a través de Su Hijo. ¡Hay un trabajo que Él quiere que hagamos para Él! Y si hacemos lo que Él dice, entonces ¡seremos Su tesoro especial apartado en toda la Tierra!

Yahweh nos da la Shemitá y el Jubileo como medios para cuidar de los pobres de nuestra nación porque los pobres forman parte del sistema de Yahweh. Por eso, Yahweh nos da medidas especiales para cuidar de nuestros pobres de forma apartada. La cuestión es que, si no nos ocupamos de los pobres de nuestra nación, ¿estamos haciendo lo que dijo Yahweh? ¿O es que desagradamos a Yahweh porque no hacemos lo que Él dijo?

«El Jubileo y el Año Shemitá», animo a todos a leer este estudio. Representan años de redención y liberación de la esclavitud. Y luego, hacer la elección de ser restaurado como Su novia ayudante apartada. Pero para llegar a ser Su novia ayudante, ¿no es necesario que le ayudemos a Él? ¿Tal vez sólo un poco, más o menos?

Porque cualquiera puede decir que ama a Yeshúa pero, ¿cuántos ponen realmente el dinero en la mano donde está la boca? ¿Cómo va a saber Yeshúa que realmente tenemos el corazón para ser una novia ayudante apartada si no ve el fruto? Se nos dice que establezcamos un Reino espiritual global para Yeshúa, ¡cuyo incremento no tendrá fin! ¡Y tiene que durar para siempre! Y la Shemitá y los Jubileos son parte de ese plan global. Porque un gobierno justo siempre necesita una forma de cuidar a sus pobres. Y la Shemitá y el Jubileo representan la redención de Yahweh y la restauración. Sólo si hacemos lo que Él dice.

Hermanos y hermanas. No sé cuántas veces podemos decirlo. No sé de cuántas maneras diferentes podemos decirlo. Tenemos que hacer un sacrificio en vida. Tenemos que elegir dejar esta vida en el mundo y recoger nuestra cruz (o nuestro madero o nuestra estaca) y seguirle a Él. Al final del día vamos a tener que servir a alguien. O estamos sirviendo a Yahweh Elohim o por defecto, básicamente, estamos sirviendo al mundo (o a Babilonia, o a Satanás, o a Egipto). Entonces, ¿estamos haciendo las cosas que nuestro Esposo nos dice que quiere que hagamos? ¿O es que todavía no los hacemos porque estamos pensando que vamos a recibir esas recompensas?

El que tenga oídos para oír, que oiga. Una palabra para el sabio es suficiente.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give