Chapter 10:

Vayakhel/Pekudei 2022: ¿Amamos a Yahweh?

Mira: Parashá Vayakhel/Pekudei ¡Aquí!

Éxodo 35-40 (completo); 2 Reyes 22-23; Juan 14 y 1 Juan 2, 5

En el estudio de la Parashá de la semana pasada Ki Tisa 2022 hicimos la pregunta: ¿Estamos con Yahweh?

Bien, hemos cubierto cómo la Casa de Israel (o Efraim, es decir, nosotros) tiene una larga historia de ignorar la voz de Yahweh. Y así, por defecto terminamos obedeciendo la voz de Satanás en su lugar.

Bueno, nuestros antepasados cometieron los mismos errores una y otra vez, desde el Jardín del Edén (básicamente). Creemos que estamos escuchando a Yahweh cuando no es así. Creemos que estamos escuchando y obedeciendo Su voz cuando no es así. Y pensamos que estamos haciendo un trabajo estelar de ser Su pueblo y construir el reino de Su Hijo, Yeshúa, cuando no es así.

Así, en Parashá Ki Tisa 2022 dimos ejemplos específicos de cómo nuestros ancestros (nuestros antepasados) no cumplieron con los mandamientos de Yahweh y por lo tanto rechazaron la Palabra de Yahweh; rechazando así efectivamente a Yahweh. Así que, si no vas a obedecer a la luz vas a estar envuelto en la oscuridad. Si no vas a servir a Yahweh de la manera que Él dice, (básicamente) estás sirviendo a Satanás en su lugar.

Devarim (Deuteronomio) 4:2
2 No añadirás a la Palabra que te mando, ni le quitarás, para que guardes los mandamientos de Yahweh tu Elohim que Yo te mando.

Y el ejemplo más famoso fue el del becerro de oro, pero no fue el único. Y aunque la mayoría de los efraimitas probablemente no tienen la intención de servir a Satanás, siempre que no obedecemos a Yahweh, estamos construyendo el reino de Satanás. Eso es lo que ocurre cuando ignoramos o desobedecemos la voz de Yahweh; desobedecemos o ignoramos los mandamientos de Yahweh.

Devarim (Deuteronomio) 28:1
1 «Ahora bien, si obedeces con diligencia la voz de Yahweh tu Elohim, para observar cuidadosamente todos Sus mandamientos que hoy te ordeno, Yahweh tu Elohim te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra.

Por defecto, no estamos construyendo Su reino. Entonces, ¿el reino de quién estamos construyendo?

Y es tan fácil para nosotros hoy en día sentarnos a leer las Escrituras y centrarnos en los pecados de nuestros antepasados. Es tan fácil para nosotros señalar con el dedo y decir: «¡Jaja! ¡Mira qué desobedientes eran nuestros antepasados!»

Lo que es difícil es tener la madurez espiritual para decir, «¡Espera! ¡Hey! ¡Hey! Espera un momento. Toda la Escritura inspirada (que proviene de Yahweh) nos ha sido dada para instruir y reprender, etc».

Por lo tanto, lo que deberíamos preguntarnos es: «¿Qué se supone que debemos aprender de todo esto? ¿Cómo podemos aprender de los errores de la Historia para no tener que repetirlos como lo hicieron nuestros antepasados”?

Podríamos preguntarnos: ¿Cómo debemos pastorear y guiar a nuestras familias hoy en día? Podríamos decir: «¿Qué significa esto para mí y mi familia en las próximas décadas, a medida que nos adentramos más y más en la Gran Tribulación?»

Así que, en lugar de centrarnos en los pecados de nuestros antepasados en esta Parashá, nos gustaría plantear la pregunta: ¿Cuál es la causa fundamental de la continua desobediencia de Efraim a Yahweh? ¿Por qué seguimos siendo tan desobedientes y cómo podemos evitar que nosotros y nuestras familias cometamos hoy los mismos horribles errores que costaron la vida a nuestra gente?

Oseas 11:1-2
1 «Cuando Israel era un niño, lo amé, y de Egipto llamé a Mi hijo.
2 Cuanto más Yo los llamaba, tanto más se alejaban de Mi; sacrificaron a los baales y quemaron incienso a las imágenes talladas.

En esta Parashá Vayakhel/Pekudei 2022 examinaremos la raíz de nuestra desobediencia a Yahweh y determinaremos lo que significa amar verdaderamente a Yahweh y a Su Hijo Yeshúa. Y si hacemos estas cosas, se evitará Su ira venidera, por lo que han hecho nuestros antepasados.

Cuando Yeshúa habla del mandamiento más importante; está hablando de Devarim (o Deuteronomio) capítulo 6 comenzando en el versículo 4; todo se entiende en un bloque. Pero lo que vemos es que debemos hacer shema; escuchar la voz de Yahweh, para obedecerla.

Devarim (Deuteronomio) 6:4
4 «Escucha, oh Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh uno es.

Debemos escuchar con la intención de obedecer por amor. Y también debemos saber que Yahweh nuestro Elohim es uno (es decir, unido) y debemos amar a Yahweh Elohim con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todo nuestro ser y con todas nuestras fuerzas. Y ese es el primer mandamiento.

Devarim (Deuteronomio) 6:5
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Y si no lo amamos verdaderamente con todo lo que tenemos y si no nos comportamos como tal, entonces realmente nada más en la Torá importa. Y este es el error que vemos cometer a nuestros hermanos ortodoxos todo el tiempo. Ellos diezman la menta, y la ruda, y el anís, y el comino, y hacen todas estas cosas, pero no está verdaderamente basado en un amor a Elohim, en obediencia a Su obra en lugar de las variaciones del hombre de Su Palabra.

Al final de esta Parashá esperamos que todos podamos responder a la pregunta: ¿Qué significa realmente amar a Yahweh con todo lo que tenemos? Porque ese es el primer mandamiento; eso es lo que tenemos que hacer, antes que nada. Cualquier otra cosa que hagamos o dejemos de hacer; literalmente, todo depende de si realmente estamos sirviendo Yahweh con todo lo que tenemos en nuestro corazón, y nuestra alma, y nuestra fuerza.

Parece que algunas personas no entienden lo que Yahweh quiere decir cuando dice «Todo». Es como, ¿qué parte de todo no entendemos? Pero alabado sea Yahweh, en este 2022 vamos a ver que nuestros antepasados finalmente responden a Yahweh su Elohim en el amor que deberían haber respondido desde el primer día del Éxodo y antes.

También vamos a ver cómo el rey Yoshiyaju (o Josías) manifestó un amor sincero por Yahweh en los capítulos 22 y 23 de 2 Reyes (o Melajim Bet). Y luego nuestra porción del Brit Jadashá (o Pacto Renovado) examina el capítulo 14 de Yojanán (o Juan). Así como Yojanán Alef (o 1 Juan) capítulos 2 y 5.

Pero, ¿qué es el amor y cómo podemos amar a Yahweh nuestro Elohim con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas? ¿Qué aspecto tiene y qué aspecto no tiene?

Bueno, la mayoría de los que crecimos en el Occidente ex-cristiano, tendemos a crecer con algunas ideas confusas sobre lo que es y no es el amor, y cómo luce el amor. La cultura occidental, y la televisión y los medios de comunicación occidentales, tratan el amor como una zanja en la que puedes caer y salir o como un cubo que alguien vierte sobre ti desde arriba, pero no es la idea de amor de las Escrituras. La idea de amor de las Escrituras es que, cuando se ama a alguien, se le cuida. Si amas a tu hermano, te conviertes en el guardián de tu hermano (por así decirlo).

Yojanán Alef (1 Juan) 5:2
2 En esto sabemos que amamos a los hijos de Elohim, cuando amamos a Elohim y guardamos Sus mandamientos.

Y no se trata sólo de nosotros y de lo que queremos. No, no, no. Ese es uno de los grandes errores que cometen en el Occidente ex cristiano; todo gira en torno a ellos. Lo mismo con muchos mesiánicos, todo gira en torno a ellos. En realidad, todavía están en el trono; Yeshúa les está lavando los pies. Y lo que estamos llamados a hacer, la razón por la que vino por nosotros, el por qué pagó por nosotros un precio es porque nos está dando una misión, una oportunidad de mostrar nuestro amor por Él haciendo lo que nos manda; Su protocolo es muy simple.

Mattityahu (Mateo) 28:19
19 Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, inmersándolas [bautizándolas] en Mi nombre*.

[*Para más información sobre por qué nos inmersamos (bautizamos) sólo en el nombre de Yeshúa, por favor lee “La Inmersión Solo en el Nombre de Yeshúa” en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Tres].

Debemos hacerlo con disciplina. Y si lo hacemos con disciplina por amor a Él, se establecerá el gobierno literal, espiritual y global de Yeshúa.

Mattityahu (Mateo) 6:9-10
9 Así pues, orad: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre.
10 Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Y establecerá una tierra y un sistema de gobierno que funciona porque está dirigido por creyentes fieles que aman a Elohim, y temen Su Palabra y quieren servir.

Yojanán (Juan) 15:10
10 Si guardáis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi amor, como Yo he guardado los mandamientos de Mi Padre y permanezco en Su amor.

Y esa es la única manera en que un gobierno espiritual y global puede funcionar, porque es lo único que Elohim bendecirá. Porque Él quiere que sirvamos, quiere que tengamos corazones de siervos. Eligió al Rey David por su corazón de siervo. Entonces, ¿por qué debería bendecir algo más? Tenemos que desarrollar corazones de siervo.

Tehillim (Salmos) 119:11
11 Tu palabra la he escondido en mi corazón, para no pecar contra Ti.

Pero la belleza de todo esto es que, si realmente lo amamos y si realmente lo ponemos a Él y al reino de Su Hijo en primer lugar, si realmente buscamos primero el reino de Elohim y Su justicia, entonces todo lo demás fluirá de eso.

Mattityahu (Mateo) 6:33
33 Pero buscad primero el reino de Elohim y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Y recibimos tales bendiciones como las que recibió el Rey David por obediencia. Eso puede ser nuestro, sólo debemos elegir obedecer.

Tehillim (Salmos) 119:56
56 Esto ha llegado a ser mío, porque he guardado Tus preceptos.

Si buscamos primero el reino de Elohim y Su justicia (lo que significa que aprendemos a caminar en todos Sus caminos, aprendemos a caminar tal como caminó Yeshúa) entonces todas las bendiciones serán puestas sobre nosotros.

Él nos hizo, pagó por nosotros de nuevo, nos invita a aprender la disciplina de caminar como Su novia, todo lo que debemos hacer es escuchar Su voz y hacer lo que Él dice. Y seguir Su Palabra escrita, porque de nuevo, eso es simplemente hacer lo que Él dice. Sólo quiere que le prestemos atención, que le escuchemos y que nos ocupemos de hacer lo que Él dice. No puede ser más sencillo. Es como colorear por números.

Pero el problema es que, en Occidente, el concepto de asumir la responsabilidad personal de nosotros mismos y de nuestros actos se trata como si estuviera pasado de moda. Asumir la responsabilidad de nuestras palabras y nuestras promesas es un concepto algo anticuado, pero no obstante es cien por ciento bíblico.

Mattityahu (Mateo) 5:37
37 Pero que tu «Sí» sea «Sí», y tu «No», «No». Porque todo lo que sea más que esto es del maligno.

Millones de personas afirman enamorarse cada día, en todo el mundo. Los adolescentes tienen una experiencia en la que sienten todas las emociones y hormonas agitadas en su interior acerca de otra persona que, básicamente, son las hormonas las que hablan. Es un error común pensar que cuando otra persona nos hace sentir bien, entonces eso es amor, porque nos sentimos bien. Entonces, eso es supuestamente el amor, eso es lo que Occidente y lo que los medios de comunicación enseñan que es el amor.

Pero es evidente que eso no funciona. Ese no es el modelo de Yahweh. Y si nos equivocamos en la definición del amor, ¿cómo podemos saber cómo amar a Yahweh? ¿Cómo podemos saber cómo tratarlo como Él quiere que lo tratemos? De la forma en que Él nos creó para tratarlo, para servirlo.

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Una vez estaba asesorando a una hermana mesiánica y a su hija adolescente mesiánica (esto fue hace años) y la queja de la madre era que su hija no la obedecía, no cumplía sus mandamientos (por así decirlo), no hacía lo que ella decía. Así que tuvimos una gran discusión y (básicamente) el problema es que, como cualquier otro problema, la hija pensaba que quería a su madre, pero no lo hacía porque estaba confundida por el sentimiento de amor de su madre hacia ella. El amor de su madre se sentía muy bien, y ella confundía eso con tener amor por su madre.

Así que, estamos hablando con ella y diciendo, «Bueno, el problema, hermana, es que no quieres a tu madre porque no obedeces a tu madre». Y ella dice, «Oh, no, no, no, no. Sé que quiero a mi madre». Es como, no puedo decirle cuáles son sus emociones que ella cree que está teniendo, ¿verdad? Vale, bien, es justo, pero su madre vuelve y le dice: «No cariño, tú sientes mi amor por ti».

Ella dice, «Si me amaras, me obedecerías y confiarías en que Yahweh me ha puesto sobre ti para mostrarte e instruirte y guiarte y educarte en Sus caminos. Pero no piensas nada (estoy parafraseando) de eso porque sientes mi amor por ti y porque sientes mi amor por ti, crees que me amas».

¿Te suena algo de esto? Esto es lo que Yeshúa nos dice que hagamos, si lo amamos, guardemos Sus mandamientos. ¿Y no es ese exactamente el problema de Efraim?

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Cuando los niños nacen, sus padres tienen el deber de cuidarlos. Como padres, deben alimentarlos, vestirlos, limpiarlos, asearlos, bañarlos, mantenerlos no demasiado calientes ni demasiado fríos, sino lo justo. Y tienes que vestirlos, y alojarlos, y cuidarlos, y proveerles, tratar de darles la educación correcta, tratar de criarlos en todos los caminos de Elohim y tratar de impartir la sabiduría y las otras cosas que son necesarias para sobrevivir y prosperar en el mundo moderno, tanto en lo espiritual como en lo natural, pero no siempre sucede así, ¿verdad? Muchas cosas pueden salir mal. Algunos tenemos un camino muy duro, por lo que es un camino que requiere de una azada o picota (como se dice).

Pero a los niños (al menos en un escenario normal), se les da lo que necesitan y a medida que crecen, pueden empezar a ayudar en la casa.

Primero pueden vestirse solos, y luego pueden ir al baño por sí mismos, pueden recoger sus juguetes, y luego pueden ordenar sus habitaciones; pueden empezar a ayudar en la casa. Esto forma parte del proceso de destete, enseñándoles a comportarse como jóvenes adultos y no dejándoles crecer de forma salvaje como en la cultura moderna. Pueden ayudar; esto forma parte de un ciclo familiar normal. Necesitan ayudar, necesitan desarrollar un corazón para ayudar. Como aman a la familia, por lo tanto, obedecen los mandatos del jefe de la casa sacando la basura o limpiando (o lo que sea). Si estás en una granja, seguro que tienes tareas agrícolas. Y todo eso está muy bien, todo eso es bueno.

Los niños necesitan algo de tiempo (quizás) para jugar, pero se están formando para convertirse en jóvenes adultos. ¿Y cómo pueden saber cómo sobrevivir en el mundo real si no tienen que experimentar las responsabilidades del mundo real? Y si no tienen que contribuir al beneficio de la familia en el mundo real, ¿cómo pueden entender la relación de dar y recibir?

Terminas con el tipo de cosas que Yahweh dice sobre Esaú donde la gente es muy orgullosa y son muy independientes y son sus propios soberanos (este tipo de cosas).

Bereshit (Génesis) 25:27
27 Así que los niños crecieron. Y Esaú era un hábil cazador, un hombre de campo; pero Jacob era un hombre apacible, que habitaba en tiendas.

Entonces, ¿cómo encajarán nuestros hijos en cualquier empresa? ¿Cómo van a funcionar? ¿Cómo encajarán? ¿Cómo van a funcionar en la vida si no tienen experiencia primero, y asegurándose de que están beneficiando al conjunto?

Entonces, sí hay amor, pero ¿qué es el amor? No se trata sólo de un sentimiento cálido y difuso que surge cuando otra persona atiende nuestras necesidades. Sentimos el amor de Elohim por nosotros porque Él nos creó, nos provee, nos da todo.

Así, lo que ocurre a veces en Occidente, es que cuando se junta una pareja de jóvenes, las hormonas empiezan a fluir (básicamente quieren aparearse) y tienen mucha energía porque son jóvenes. Y lo que se ve mucho en la cultura popular moderna es que los dos jóvenes sienten (o piensan) que la unión puede servir a las necesidades de ambos y por eso lo llaman amor.

Y la cosa es que nosotros y nuestros antepasados entramos en una relación contractual en el Monte Sinaí. Dijimos que mantendríamos nuestra parte del pacto matrimonial (de la Ketubah).

Shemot (Éxodo) 19:8
8 Entonces todo el pueblo respondió en conjunto y dijo: «Todo lo que Yahweh ha dicho lo haremos». Así que Moshé trajo de vuelta las palabras del pueblo a Yahweh.

Entonces, si no lo hacemos, ¿cómo podemos decir que somos Sus siervos obedientes y fieles? No podemos. Debe servir para algo más que para nuestras necesidades. Si amas a tu cónyuge, entiendes que debes atender también sus necesidades.

¿Cómo tratamos a Yahweh? ¿Tratamos a Yahweh como si amáramos a Yahweh? También existe el matrimonio de conveniencia. He visto parejas mesiánicas que se puede decir por la forma en que hablan y la forma en que se comportan entre sí, que no tienen ningún amor real hacia su pareja. De nuevo, no estoy hablando de esta sensación de que alguien debe derramar un cubo de amor sobre ti, o de caer en una zanja llamada amor, de la cual no puede salir, y si eso no ocurre, pues no hay amor.

¿Cuántos efraimitas tenemos que no saben realmente lo que es el amor? ¿Cuántas personas hemos visto que sólo se utilizan mutuamente? Es muy común en algunos círculos.

¿No se supone que el amor real y verdadero es mucho más que eso? ¿No se supone que es una relación real de dos vías en la que las personas deben estar ahí para los demás, y se supone que deben estar ahí para ayudar a soportar las cargas de los demás y para ayudarse mutuamente y animarse con salmos y cantos espirituales? ¿No es eso lo que dicen las Escrituras que hay que hacer?

Bueno, ¿y si alguien te dijera que te ama y que quiere casarse contigo, pero esa otra persona nunca pensó en absoluto en lo que tú querías, nunca se le ocurrió preguntarte una sola vez cuáles eran tus deseos? O tal vez te haya preguntado una o dos veces, pero no le importa. O, ¿qué pasa si esa persona nunca te ha preguntado cómo te sientes, pero quiere casarse contigo?

Hmm… ¿Podemos ver los paralelos con Yahweh? ¿Con qué frecuencia le preguntamos a Yahweh lo que quiere en la relación? Acudimos a Él todo el tiempo. «Padre, Yahweh, por favor, dame esto. Padre, Yahweh, gracias por darme las cosas que quiero, aquí hay otra larga lista de cosas que quiero». ¿Cuántas veces acudimos a Él para preguntarle qué es lo que quiere? ¿Dónde está nuestro amor por Él?

Mattityahu (Mateo) 6:9-10
9 Así pues, orad: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre.
10 Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.

¿Qué hacemos en los casos en que las cosas van mal? ¿Qué hacemos en los casos en que nos mienten o alguien nos ha traicionado? ¿Existe el perdón? ¿Perdonamos a la otra persona?

¿Qué hacemos en los casos en que la gente no nos muestra ningún respeto real? Pueden decir que nos respetan, pero no nos tratan con respeto; sus acciones no tienen en cuenta nuestros deseos, ni nuestras necesidades…

Bien, si tratamos a otras personas de esa manera, ¿cómo estamos tratando a Yahweh? ¿Considerarías ese tipo de cosas como amor sincero? Por supuesto que no. Y, ¡cuidado! porque ¿sabes qué? tampoco lo haría Yahweh.

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

¿Quiere que le mostremos nuestro amor por Él diciéndole que le amamos y que luego nos relajemos en Shabat? No, hay mucho más que eso. Hay mucho más que reunirse con los amigos. Hay mucho más que cantar unas cuantas canciones para Él. Si eso es todo lo que hacemos y luego decimos, «¡Ya está! Hemos terminado». ¿Es esa la Gran Comisión de la semana?

Hermanos, este es el tipo de cosas que todo el mundo conoce. El amor real requiere sacrificio, el amor real requiere (básicamente) renunciar a tu tiempo de hacer algo que quieres, para poder hacer un sacrificio de tu tiempo (y quizás de tu dinero, tu energía, tu esfuerzo) en beneficio de la otra persona. Entonces, ¿se considera a Yahweh de esta manera?

Fuimos comprados como esclavos, por un precio. Es nuestro deber servir a nuestro Maestro. ¿Lo hacemos sin pensar en una compensación para nosotros mismos?

Qorintim Alef (1 Corintios) 6:20
20 Porque habéis sido comprados por un precio; glorificad, pues, a Elohim en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, que son de Elohim.

Se supone que sólo debemos servir. Y si no hacemos eso y confiamos en que Él nos provea, en lo que es mejor para nosotros, entonces ¿cómo le estamos sirviendo? ¿Cómo le amamos?

Luqa (Lucas) 4:8
8 Y Yeshúa respondió y le dijo: «¡Quítate de encima, Satanás! Porque está escrito: ‘Adorarás a Yahweh tu Elohim, y a Él sólo servirás’. «

Oramos para que Yahweh traiga el reino de los cielos a la tierra y establezca Su reino aquí en la tierra pero, ¿entendemos que Él quiere que seamos Sus agentes? Queremos que Él establezca Su justicia aquí en esta tierra.

Bueno, la cosa es que cuando hagamos lo que Él instruye y obedezcamos el protocolo del ministerio quíntuple, sucederá. Nos instruye para que pasemos a la acción. Nos manda a escuchar y obedecer.

Yejoshua (Josué) 1:8
8 Este libro de la Torá no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él de día y de noche, para que guardes y hagas todo lo que está escrito en él. Porque entonces harás tu camino próspero, y entonces tendrás buen éxito.

Él nos instruye para que escuchemos diligentemente Su voz y hagamos todo lo que Él dice con celo.

Tehilim (Salmos) 119:4
4 Nos has mandado guardar diligentemente Tus preceptos.

Hermanos, ¿estamos haciendo eso? Estamos entrando en los tiempos de la Tribulación.

En la antigua boda hebrea, cuando una novia va a unirse a la casa de su marido, (básicamente) deja su antigua vida en la casa de su padre y madre biológicos. Al igual que Israel salió de Egipto y luego es llevada literalmente a un altillo para ir a la casa de su Esposo. Y ahora ella ayuda a su Esposo que está tomando lugar en la mayor casa extendida de Su Padre. Y le ayuda a construir la casa de Su Padre.

Así que, si ese es el papel de una novia en el antiguo modelo hebreo, y queremos ser Su novia, ¿no es una obviedad?

Mishle (Proverbios) 31:11-12
11 El corazón de su marido confía en ella con seguridad, por lo que no le faltará ganancia.
12 Ella hace el bien y no el mal todos los días de su vida.

Y si queremos ser la novia de Yeshúa ¿no significa eso que tenemos que dejar atrás nuestra vieja vida en este mundo y limpiarnos de todas esas cosas desagradables de buscar nuestra propia voluntad, de buscar nuestros propios deseos? ¿De la voluntad y los deseos sin rumbo de nuestros antepasados?

¿No significa acaso que tenemos que olvidarnos de buscar el placer en el mundo; ir a los cafés, ir al cine, a los partidos de fútbol, al béisbol, todo este tipo de cosas que no construyen realmente un reino para Elohim?

Sólo tenemos una cantidad de tiempo limitada en el día, ¿cuánto tiempo estamos dedicando a estas cosas y no estamos dedicando a esas cosas? Y, sin embargo, decimos que amamos Yahweh con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas.

Sólo nos pide que hagamos algunas cosas que cualquier marido querría que hiciera su novia. Querría que su novia escuchara lo que le pide y le ayudara con ello lo mejor posible.

Si amamos a nuestros cónyuges, ¿no averiguamos lo que quieren y luego consideramos profundamente lo que quieren y cómo encajarlo en el plan de Yahweh?

Y una vez que sabemos lo que quieren, si amamos a nuestro cónyuge, ¿no actuamos para ayudarles a conseguir lo que quieren? Y si es así, de nuevo, ¿cómo estamos tratando a Yahweh de verdad? Hoy es el día de la salvación. ¿Cómo tratamos a Yahweh? ¿Cómo hemos tratado a Yahweh esta semana?

Ivrim (Hebreos) 3:15
15 mientras se dice: «Hoy, si escucháis Su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la rebelión».

Y hermanos, hablando honestamente ante Yahweh, si amamos a nuestros cónyuges, o a nuestros hijos, o a nuestros padres, ¿no estamos típicamente dispuestos a sacrificar nuestro tiempo y nuestro dinero para ayudarles a conseguir las cosas que quieren? Damos nuestra vida, nuestros recursos, nuestro tiempo y nuestra energía. ¿Y qué pasa con Yahweh, si es el primero?

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

¿Y no quiere Yahweh que restauremos esa relación íntima que teníamos con Él en el Jardín antes de la caída? ¿No quiere que mejoremos nuestro carácter para demostrar que somos dignos de Su confianza y Su fidelidad?

Efesim (Efesios) 4:13
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;

Entonces, ¿no debemos hacer lo que Él dice? ¿No deberíamos escuchar Su voz? ¿No deberíamos ser diligentes para obedecerla?

¿Cuántas veces leemos Su Palabra y no queremos hacerla? Y vamos a estar ante Su trono, Él nos va a preguntar: «¿Has leído Mi Palabra?» Vamos a decir, «¡Sí!» Entonces Él dirá: » ¿Hiciste lo que te dije?»

Hermanos, hermanas, este día llegará para cada uno de nosotros. No sé exactamente qué palabras usará Él, pero este tipo de confrontación vendrá con cada uno de nosotros. El Día del Juicio Final, como la parábola de las minas, un Día del Juicio Final, un día de contabilidad vendrá.

Así que, como dice en Mattityahu (o Mateo) capítulo 12 y versículo 33 Yeshúa dice, «Un árbol se conoce por sus frutos». Y así como un hombre y una esposa se unen en un matrimonio amoroso y producen buenos frutos, nuestro amor por nuestro esposo Yeshúa ¿no debería también estar dando buenos frutos espirituales para Él?

Mattityahu (Mateo) 12:33
33 «O haced el árbol bueno y su fruto bueno, o haced el árbol malo y su fruto malo; porque el árbol se conoce por sus frutos.

Entonces, si nuestro amor por Él tiene sentido, ¿no necesitamos dar un fruto bueno y espiritual para Él? Porque se nos conoce por lo que hacemos por Él. Se nos conoce por nuestros frutos; un árbol se conoce por sus frutos.

Yeshúa dice: «He aquí que vengo pronto y Mi recompensa está conmigo para dar a cada uno según cuanto conocimiento hayan adquirido». No, no, no, no, no. Dice que nos recompensará según nuestro trabajo. Es la historia de la gallinita roja de nuevo.

Hitgalut (Apocalipsis) 22:12
12 «Y he aquí que vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo, para dar a cada uno según su trabajo.

Entonces, la pregunta es: ¿Coinciden nuestros frutos con nuestras palabras? Si decimos que amamos a Yahweh y a Su Hijo, Yeshúa, con todo lo que tenemos, ¿reflejan nuestras obras ese amor por Él?

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Hermanos y hermanas, en estos tiempos finales, ¿estamos cumpliendo lo que decimos? ¿Gastamos con gusto nuestro tiempo, nuestro dinero y los recursos de nuestra vida donde estamos siendo alimentados? ¿O no?

Sabemos que Él está observando todo, ¿verdad? Bien, ¿qué dice la Escritura que se requiere si decimos que amamos a Yahweh nuestro Elohim?

Obviamente había demasiados recursos y referencias para mostrar aquí, pero sabemos por nuestros estudios en El Gobierno de la Torá que es guardando los Mandamientos de Yeshúa que construimos Su reino.

Así que, por eso Yeshúa manda el ministerio quíntuple y la fundación apartada de apóstoles y profetas, ¿de acuerdo? Estos dos protocolos son necesarios para establecer un único reino unificado para Él, para que termine con el reino construido de la manera que Él dice que debe ser.

Efesim (Efesios) 4:11-13
11 Y el mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,
12 para equipar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;

Efesim (Efesios) 2:20-22
20 habiendo sido edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, Yeshúa Mesías mismo siendo la piedra angular principal,
21 en el que todo el edificio, bien encajado, se convierte en un templo apartado en Yahweh,
22 en quien también estáis siendo edificado juntos para una morada de Elohim en el Espíritu.

Al igual que nuestros antepasados siempre debían construir el Tabernáculo exactamente de una manera determinada, de acuerdo con el patrón que se nos mostró en la montaña.

Shemot (Éxodo) 25:40
40 Y procura hacerlos según el modelo que se te mostró en la montaña.

Yahweh es un comandante militar. Si queremos hacerle feliz, amigos, hermanos, israelitas, no hay muchos sustitutos para hacer lo que Él dice que hagamos.

Si nos imaginamos a nosotros mismos en el ejército, podemos imaginarnos presentándonos en nuestra primera unidad, o tal vez presentándonos por primera vez en el ejército. Primero vas a la formación básica, pero finalmente, una vez que superas lo básico, llegas a tu unidad donde puedes servir y tienes un comandante y no hay nada que sustituya a hacer las cosas que él dice de la manera que él dice, con urgencia.

No hay nada que lo sustituya y así es Yahweh. Necesitamos conocerlo; necesitamos conocer Su carácter. ¿Qué significa que es un Elohim de guerra?

Shemot (Éxodo) 15:3
3 Yahweh es un hombre de guerra; Yahweh es Su nombre.

¿Se lo va a tomar a la ligera? Si estás en el ejército y tu comandante de compañía, tu comandante de batallón, tu mando de brigada, el comandante de tus ejércitos te dice: «Esto es lo que quiero que hagas, y date prisa»… ¿Lo hacemos?

Vayiqra (Levítico) 18:5
5 Por lo tanto, guardarán Mis estatutos y Mis decretos, los cuales, si el hombre los cumple, vivirá por ellos: Yo soy Yahweh.

Así, todas las partes funcionan juntas, todo es una sola cosa. Eso es porque Yahweh es uno y Su nombre es uno, Sus obras son una sola cosa. Es asombroso cuando lo ves, cuando finalmente lo ves; podemos construir Su reino exactamente con lo que Él dice que hagamos. Escuchando atentamente Su voz y siendo diligente para guardar todos Sus mandamientos, Sus estatutos y Sus juicios.

Devarim (Deuteronomio) 28:1
1 «Ahora bien, si obedeces con diligencia la voz de Yahweh tu Elohim, para observar cuidadosamente todos Sus mandamientos que hoy te ordeno, Yahweh tu Elohim te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra.

Esto no sólo le demuestra que lo amamos, porque no es algo que haríamos normalmente, sino que lo hacemos porque lo amamos. Porque el Espíritu y la carne son opuestos y hay páginas y páginas de testigos de todo esto. Muchos creyentes no parecen encontrarlos, pero hay páginas de testigos de todo esto.

Así que, más adelante en la serie de Parashá vamos a llegar a Devarim (o Deuteronomio) capítulo 11 y versículo 1 donde Yahweh nos va a ordenar que amemos a nuestro Elohim y guardemos Sus ordenanzas,  esta es una palabra especial ordenanza, y Sus estatutos, y Sus juicios, y Sus mandamientos, siempre.

Devarim (Deuteronomio) 11:1
1 «Por tanto, amarás a Yahweh tu Elohim, y guardarás siempre Sus ordenanzas, Sus estatutos, Sus juicios y Sus mandamientos.

Bueno, ¿Cuáles son Sus ordenanzas? Por lo tanto, Yahweh dice a nuestros antepasados que se supone que siempre debemos mantener Sus ordenanzas. La palabra ordenanza es un término especial; hablaremos de ello cuando lleguemos al capítulo 11 de Deuteronomio. Pero en hebreo, ordenanza es H4931, mishmeret. Y si quieres sentir vergüenza como efraimita, aquí tienes un buen lugar para sentirla.

H4931 mishmeret; femenino de H4929; vigilar, es decir, el acto (la custodia), o (concretamente) el centinela, el puesto; objetivamente la preservación, o (concretamente) la seguridad; figurativamente la observancia, es decir (abstractamente) el deber u (objetivamente) un uso o partido:-cargo, guardar, o ser guardado, oficio, ordenanza, salvaguarda, guardia, vigilancia.
[Concordancia Hebrea Strong]

Ahora bien, mishmeret es el femenino de H4929, que significa vigilar. Así que buscamos el femenino, el H4929 (porque nos gusta hacer ese tipo de cosas) y vemos esto, mishmar, que se refiere a un guardia.

H4929 mishmâr; de H8104; un guardia (el hombre, el puesto o la prisión); un depósito (en sentido figurado); también (como se observa) un uso (en abstracto), o un ejemplo (en concreto):-diligencia, guardia, oficina, prisión, guardia, vigilancia.
[Concordancia Hebrea Strong]

Así, buscamos la palabra raíz en H8104 de Strong y es shamar. Y shamar significa vigilar, en el sentido de rodear algo con espinas, para formar un seto protector.

H8104 shâmar; una raíz primitiva; propiamente, cercar (como con espinas), es decir, vigilar; en general, proteger, atender, etc.: vigilar, ser circunspecto, prestar atención (a uno mismo), guardar(-er, a uno mismo), marcar, mirar con atención, observar, preservar, considerar, reservar, salvar (a uno mismo), seguro, (que acecha), vigilar(-ador).
[Concordancia Hebrea Strong]

¿Cuántas veces habló de un seto protector? ¿Cuántas veces hablan los profetas de un seto protector?

Bien, esto es lo que se llama un remez (o una pista), aunque esta es una palabra raíz, algunos también la consideran lingüísticamente relacionada con la palabra raíz shomer. Y shomer es una palabra muy importante para Efraim porque en 1 Reyes (o Melajim Alef) capítulo 16 en el verso 24, el rey Omri (uno de los peores reyes de nuestra historia), compró la Colina de Samaria a Shemer (o Shomerons de Shemer) por dos talentos de plata, luego construyó en la colina y llamó el nombre de la ciudad que construyó «Samaria» y se convirtió en la capital del reino norteño de Efraim.

Melajim Alef (1 Reyes) 16:24
24 Y compró el cerro de Samaria a Shemer por dos talentos de plata; luego construyó en la colina, y llamó el nombre de la ciudad que construyó, Samaria, en honor al nombre de Shemer, propietario de la colina.

Bien, así que Samaria nos representa, ¿de acuerdo? Así que, ahora, una palabra muy importante para nosotros, Samaria. Si buscamos esta palabra Samaria en la concordancia hebrea de Strong es H8111, Shomron.

H8111 Shomron; del participio activo de H8104; estación de vigilancia; Shomerón, un lugar en Palestina:-Samaria.
[Concordancia Hebrea Strong]

Es una duplicación o un intensivo de H8104 que es la palabra raíz shomer (o guardia) que acabamos de ver. La necesidad de vigilar, o custodiar, o proteger algo rodeándolo de espinas.

Eso es lo que debemos hacer con la fe de Yahweh; debemos protegerla rodeándola de espinas, eso es lo que dice nuestro nombre. Y, bueno, a medida que avancemos en las Escrituras, vamos a ver que hay todo tipo de juegos de palabras de la idea de que los efraimitas habitan en shomer, y se supone que estamos guardando el Pacto. Cuando se lee en hebreo, los paralelismos saltan a la vista. Hay muchas más capas de significado que se hacen evidentes en el hebreo.

Pero la idea es que se nos ha dado un cargo para vigilar, y proteger, y guardar los mandamientos de nuestro Elohim guerrero. Es un comandante militar. Y estamos en una guerra espiritual. Existe una mentalidad de paz hacia las Escrituras. Mucha gente no se comporta como si entendiera que esto es una guerra espiritual. No tenemos pistolas y cuchillos en este momento, pero si no entiendes que se están perdiendo almas, que la gente está muriendo (por así decirlo) todos los días y si no tratamos esta cosa de la manera en que Yahweh, el Comandante de los ejércitos, trata esta cosa, amigos, hermanos, hermanas, ¿qué vamos a tener que decir de nosotros mismos en el Día del Juicio si no tratamos esta cosa de la manera en que Él trata este asunto, porque nunca nos molestamos en averiguar lo que Él quería o lo que Él espera de Su pueblo?

Bueno, aquí está la cosa, en los viejos tiempos, la novia de un comandante iba con él al campo de batalla a veces porque era su trabajo ordenar y organizar las actividades de apoyo en el campamento de guerra mientras los hombres estaban allí en la guerra. ¿Puede alguien ver algún paralelismo con lo que Yahweh el Rey del universo espera de Su novia de Proverbios 31? Él nos llama a ser Su ayudante. Bien, ¿cómo podemos ayudarle?

Mishle (Proverbios) 31:17-18
17 Se ciñe con fuerza y fortalece sus brazos.
18 Ella percibe que su mercancía es buena, y su lámpara no se apaga de noche.

El reino de los cielos está cerca, es decir, el reino de los cielos está ofrecido, pero tenemos que desertar, tenemos que cambiar de bando, tenemos que dejar el reino de Satanás, ¿vale?

Mattityahu (Mateo) 4:17
17 Desde entonces Yeshúa comenzó a predicar y a decir: «Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca».

Y ahora tenemos que trabajar con todas nuestras fuerzas para ayudar a construir el reino de nuestro nuevo Rey y ayudarle en Su misión de someter la tierra a través del amor y la obediencia amorosa de Su Hijo. Ahí es donde entramos nosotros. Porque si amamos a Su Hijo, ¿no se requiere obediencia?

¿O nos quedamos al margen mientras se libra la batalla? ¿Nos damos cuenta de que esta lucha es nuestra lucha? ¿Somos una sola carne con nuestro Esposo y Rey? Y si somos una sola carne con Él, ¿Su lucha es nuestra lucha? Si Él trabaja hasta ahora, ¿no deberíamos trabajar nosotros hasta ahora?

Efesim (Efesios) 6:12
12 Porque no tenemos lucha contra la carne y la sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Soy consciente de que algunas personas deben tener trabajo, pero ¿qué hacemos con nuestro tiempo libre? ¿Estamos contendiendo seriamente por la fe que trajo Yeshúa? Ese es nuestro cargo, nuestra ordenanza en los tiempos del Pacto Renovado. Eso es lo que debemos guardar, siempre, por amor a Él.

Yejudá (Judas) 1:3
3 Amados, mientras que yo era muy diligente para escribiros acerca de nuestra común salvación, me pareció necesario escribiros exhortándoos a contender seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos.

Esperamos tener más tiempo para hablar de ello cuando lleguemos al capítulo 11 de Deuteronomio (o Devarim). Pero siempre es algo que haríamos si lo amáramos, ¿de acuerdo? Y si no cumplimos con Su encargo, de guardar (o proteger, o cercar con espinas) Sus mandamientos, siempre, entonces ¿no necesitamos preguntarnos si nuestro amor por Él es sincero, o si nuestro compromiso por Él es sincero o no?

Yojanán Alef (1 Juan) 3:3-4
3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, así como Él es puro.
4 Quien comete un pecado también comete la falta de la Torá, y el pecado es la falta de la Torá.

Porque ningún hijo que ame de verdad a sus padres va a desobedecer e ignorar lo que éstos le digan que haga, ¿verdad? Si eres un padre y le dices a tu hijo que haga algo, esperas que lo haga, ¿verdad? ¿Qué haces con tu hijo si no hace lo que le dices?

Así que, la semana pasada en Parashá Ki Tisa viste que después de toda la desobediencia, y todas las correcciones, todo el no querer obedecer a Yahweh nuestro Elohim, finalmente nuestros ancestros se pasaron de la raya. Ellos levantaron y adoraron el becerro de oro, después de que ya habían hecho un juramento de lealtad como Su nación nupcial.

Shemot (Éxodo) 32:10
10 Ahora, pues, déjame en paz, para que Mi ira arda contra ellos y los consuma. Y haré de ti una gran nación».

Y lo que dice Elohim es que quería, una vez más, que escucharan atentamente Su voz y fueran diligentes en hacer todo lo que decía.

Shemot (Éxodo) 19:8
8 Entonces todo el pueblo respondió en conjunto y dijo: «Todo lo que Yahweh ha dicho lo haremos». Así que Moshé trajo de vuelta las palabras del pueblo a Yahweh.

Y de nuevo, es realmente sorprendente para mí que Yahweh esté dispuesto a llevarnos como huérfanos (básicamente), paso a paso, desde la nada. Es como colorear por números; Yahweh tiene un plan; tiene un programa por el cual podemos ir desde el cero absoluto. Porque muchos de nosotros caemos en la trampa, por eso estamos aquí. Él nos llevará si le escuchamos y obedecemos. Nos llevará de la nada a ser la reina del universo; reina esclava, pero reina del universo.

La clave es que debemos escuchar y obedecer Su voz; debemos hacer shema. Lo decimos cada semana: Shema Israel, (escucha y obedece, oh Israel).

Devarim (Deuteronomio) 6:4-5
4 «Escucha, oh Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh uno es.
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Cuarenta días después, nuestros antepasados se olvidaron por completo de Yahweh. ¡Oy vey gevalt! Esta falta de disciplina por parte de nuestros antepasados provocó la muerte de tres mil hombres.

Shemot (Éxodo) 32:28
28 Los hijos de Leví hicieron lo que les dijo Moshé. Y cerca de tres mil hombres del pueblo cayeron aquel día.

Probablemente ese no sea el mejor ejemplo de que nuestros antepasados amaban Yahweh a través de sus acciones. La pregunta es, hermanos, ¿hemos aprendido de los errores de nuestros antepasados? ¿Estamos escuchando atentamente y obedeciendo todas Sus palabras escritas cuando las leemos? Y esa es la Palabra de Yahweh. ¿La obedecemos o no?

Bueno, en el capítulo 33 de Shemot, versículo 3, las cosas están mal. Nuestros antepasados han estado quejándose, y desobedeciendo, discutiendo, desde que salieron de Egipto. Ahora, con el pecado del becerro de oro, Yahweh le dice a Moshé: «Vale, bueno, espera, ¿vale? Cambio de planes; se rompe el trato». ¡Oye! No. Ahora, Él no subirá en medio de nuestros rebeldes antepasados, no sea que se rebelen de nuevo, y Él los consuma en un instante. Porque nuestros antepasados eran personas de cuello duro o dura cerviz y obstinadas y eso es lo contrario de lo que Él quiere. Y fue tan grave lo que sucedió con lo del becerro de oro, que Yahweh dice que ya no entrará en medio del campamento de Israel.

Pues bien, veremos en la narración que Moshé tiene que trasladar su tienda fuera del campamento y por eso ahora la llamaban la tienda de reunión (o el Ohel Moed), porque allí es donde Moshé se reuniría con Yahweh, en el Ohel Moed.

Shemot (Éxodo) 33:7
7 Moshé tomó su tienda y la levantó fuera del campamento, lejos del mismo, y la llamó Tabernáculo de Reunión. Y sucedió que todos los que buscaban a Yahweh salieron al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento.

Entonces en el verso 15, Moshé está suplicando a Yahweh que, si Su Presencia o Su Shekhiná, Su gloria; si Yahweh, no envia Su Presencia, o no va Su Shekhiná con ellos, «Por favor, no los envíes» porque entonces van a estar separados de Yahweh y ¿cómo lo van a lograr separados de Yahweh?

Shemot (Éxodo) 33:15
15 Entonces le dijo: «Si tu presencia no va con nosotros, no nos hagas subir de aquí.

Hermanos y hermanas, ¿cómo vamos a lograrlo separados de Yahweh? ¿Tenemos la presencia de Yahweh? ¿Tenemos la morada del Espíritu de Yeshúa 24/7? ¿Tenemos una relación viva y residente con Yeshúa; permaneciendo en Él y Él en nosotros; Él en el Padre y el Padre en Él? ¿O no tenemos esa relación, y por eso seremos cortados y quemados en los fuegos de la Tribulación?

Pues bien, Yahweh se lo concede, porque Moshé es tan humilde, y tan obediente, y es tan buen siervo, que Yahweh le va a conceder su petición. Y eso es porque Yahweh conoce a Moshé por su nombre, ¿de acuerdo? Tienen una relación estrecha y permanente. ¿La tenemos nosotros también?

Bueno, ¿tal vez Yahweh también se vio influenciado por el hecho de que nuestros antepasados se habían arrepentido en el versículo 4? Tal vez porque cuando el pueblo se enteró de la mala noticia se puso de luto, y nadie se puso sus adornos.

Shemot (Éxodo) 33:4
4 Al oír esta mala noticia, el pueblo se puso de luto y nadie se puso sus adornos.

Así que es una buena señal, ¿vale? Tal vez nuestros antepasados no decidieron empezar a cumplir todos Sus mandatos, pero al menos empezaron a cumplir algunos de Sus mandatos, o al menos están mostrando algo de corazón arrepentido a través de sus acciones… ¿Quizás lamentaban haber sido castigados? Porque no cambiaron de verdad, y esa es la diferencia entre la verdadera teshuvá (el verdadero arrepentimiento) y el mero hecho de lamentar que te castiguen. Cualquiera que haya criado a sus hijos conoce la diferencia, así que, ¿qué pasa con Yahweh?

Así pues, al principio del capítulo 35, nuestros antepasados se alegran de construir el Tabernáculo porque esperan que, si lo consiguen, quizá Yahweh quiera volver a morar en medio de ellos. De acuerdo, primero no guardamos los mandamientos de Yahweh en el Jardín del Edén; y así somos nosotros, esa es nuestra herencia, esa es nuestra genética; desobedientes, ¿vale? Entonces, nos echaron de la Casa de Yahweh (por así decirlo), ¿no?

Luego, más tarde en Egipto, nosotros como Su nación nupcial, recién salidos de Egipto, adoramos a un ídolo; nos olvidamos por completo de Yahweh. Y Yahweh dice específicamente que no pongamos ídolos; dijo específicamente que no lo hiciéramos. Así que, básicamente, Yahweh rompió el campamento con nosotros (por así decirlo) porque no le gusta la impureza.

Shemot (Éxodo) 20:4-5
4 «No te harás ninguna imagen tallada, ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra;
5 no te inclinarás ante ellos ni les servirás. Porque Yo, Yahweh tu Elohim, soy un Elohim celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos a la tercera y cuarta generación de los que me odian,

Entonces, bien, ¿qué vamos a hacer? Nos han echado del Jardín, ahora Yahweh ya no va a estar en nuestro campamento, estamos expuestos. ¿Qué vamos a hacer? Bueno, ahora tal vez aquí hay una manera. Podemos construir una casa, o una tienda, o un lugar de reunión donde Yahweh vendrá de nuevo dentro del campamento y de nuevo morará con Su pueblo.

Bueno, nos equivocamos, nos olvidamos de Él durante cuarenta días. Nos olvidamos. Ahora, vamos a tener que cortejar a Yahweh con sacrificios y holocaustos. Ahora bien, sabemos que esto fue planeado desde antes de la fundación del mundo, ¿de acuerdo? Yahweh sabe cómo van a ir las cosas.

Sí, Él ya conoce todas las decisiones buenas y malas que vamos a tomar. Pero en esta coyuntura, vamos a tener que mostrar a Yahweh a través de nuestros sacrificios y nuestras ofrendas que, sí, le amamos y, sí, queremos ser Su pueblo.

Sabemos que hemos metido la pata; sabemos que deberíamos estar escuchando Su voz todo el tiempo. No pudimos hacerlo bien. Bien, así que una vez más es como, «Bien». De acuerdo, Moshé. Voy a conceder tu solicitud. Bien, ¿qué vamos a hacer aquí? Vamos a darles un sistema en el que simplemente caminamos y coloreamos por números, ¿de acuerdo? Voy a pasar por un montón de mandamientos, paso a paso. Y si los haces, si realmente los haces, esto me construirá un reino». o sentará las bases para una fase posterior del reino (es lo que realmente ocurrió).

Pero, en cualquier caso, nuestros antepasados, nosotros, teníamos que obedecer y no lo hicimos. Así que Yahweh nos está dando una última oportunidad (por así decirlo), ¿me entiendes? Le hemos desobedecido, nos hemos quejado, no hemos confiado. Él dijo: «No recojas el maná», nosotros recogimos el maná. Dijo: «Descansa en Shabat», salimos y trabajamos en Shabat. Sea lo que sea lo que Yahweh dijo que hiciéramos, no estábamos escuchando a Yahweh.

Así es como nuestros antepasados han estado todo el tiempo. Así que, de nuevo, el castigo del becerro de oro debe haber causado al menos algún tipo de impresión, porque en el versículo 4, Moshé les dice que lleven una ofrenda para él para Yahweh.

Shemot (Éxodo) 35:4
4 Y Moshé habló a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: «Esto es lo que Yahweh ordenó, diciendo:

Dice: «El que tenga un corazón dispuesto, que lo traiga como ofrenda a Yahweh «. Y muchos que tenían habilidades de todo tipo, pusieron sus habilidades a trabajar. Todos dicen: «¿Qué puedo hacer por Yahweh? Lo hemos estropeado; Él nos da otra oportunidad. ¿Qué puedo hacer por Yahweh

Shemot (Éxodo) 35:5
5 ‘Tomad de entre vosotros una ofrenda a Yahweh. El que tenga un corazón dispuesto, que traiga como ofrenda a Yahweh: oro, plata y bronce;

Es como si estuvieras comprometido con el Rey del universo o con el Hijo del Rey del universo, y lo hubieras estropeado, y ésta fuera tu última y definitiva oportunidad, así es como respondían nuestros antepasados. Y, porque ¿qué vas a hacer? Yahweh se aleja de ti, estás expuesto, tú y tu familia van a morir. Así, todos los que tienen materiales necesarios para el Tabernáculo trajeron voluntariamente para la obra. Se dieron cuenta de que van a tener a Yahweh en medio suyo. ¿Y nosotros, hermanos y hermanas?

En el capítulo 36, versículo 3, vemos que el pueblo seguía trayendo ofrendas voluntarias cada mañana.

Shemot (Éxodo) 36:3
3 Y recibieron de Moshé toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio de hacer el santuario. Así que siguieron llevándole ofrendas voluntarias cada mañana.

Y de nuevo lo vemos en el versículo 5. Y la gente traía tanto para la obra que había que contenerla para que no trajera nada más.

Shemot (Éxodo) 36:5
5 y hablaron con Moshé, diciendo: «El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para el servicio de la obra que Yahweh nos mandó hacer.»

En el versículo 6 Moshé dice:

Shemot (Éxodo) 36:6
6 Entonces Moshé dio un mandamiento, y lo hicieron proclamar por todo el campamento, diciendo: «Que ningún hombre ni ninguna mujer haga más trabajo para la ofrenda del santuario.» Y la gente se abstuvo de traer,

Nunca se ha visto desde entonces. Pero, de nuevo, tal vez nuestros antepasados se dieron cuenta de que lo habían estropeado y estaban asustados, por lo que querían asegurarse de que Yahweh estuviera contento, ¿no? ¿Tiene sentido? De acuerdo, pero nuestros antepasados sólo empezaron a prestar atención cuando se asustaron. ¿Dónde está su amor por Él?

Tú siempre estás buscando amor; Él está buscando a alguien que lo ame a Él y a Su Hijo que se dé cuenta de que le debemos todo, todo, todo, todo. Nos pide que dejemos nuestras vidas en el Egipto espiritual y vivamos para Él.

Hay que matar nuestra carne, hay que asesinarla, y cuando vuelva a levantarse hay que volver a matarla. Es como una mala película; debes seguir matándola.

Bueno, los trabajadores terminaron el trabajo. En el capítulo 39 vemos que Moshé inspeccionó la obra del Tabernáculo y todo lo que pertenecía a él. Pon atención a esto: Moshé vio que los hijos de Israel habían hecho todo el trabajo exactamente como Yahweh había ordenado que se hiciera. ¿Puedes creerlo?

Verso 42, «según todo lo que Yahweh había ordenado a Moshé. Así, los hijos de Israel hicieron todo el trabajo». También esto es la primera vez que ocurría.

Shemot (Éxodo) 39:42-43
42 Según todo lo que Yahweh había ordenado a Moshé, así hicieron los hijos de Israel todo el trabajo.
43 Entonces Moshé revisó toda la obra, y ciertamente la habían hecho; tal como Yahweh había ordenado, así la habían hecho. Y Moshé los bendijo.

¡Vaya! ¿Quiere decir que nuestros antepasados acertaron? ¡Vaya!

Bien, pero ahora es el momento de una pregunta de prueba: ¿Qué ejemplo muestra el verdadero amor y la verdadera dedicación a Yahweh? ¿Fue el ejemplo lo que agradó a Yahweh? ¿Es la puerta número uno donde nuestros padres hicieron un juramento de casarse con Elohim y ser Su nación nupcial fiel escuchando Su voz y haciendo diligentemente todo lo que Él dijo que hicieran y luego se olvidaron de Él como dos o tres meses después y levantaron un becerro de oro y empezaron a adorarle como querían?

¿O es la puerta número dos en la que nuestros antepasados trajeron mucho más de lo necesario para construir el Tabernáculo y luego trabajaron juntos para asegurarse de que todo se hiciera exactamente como Yahweh Elohim había dicho que se hicieran las cosas?

Bien, ¿qué te parece? ¿quién dijo la puerta número uno? ¡Pon las manos en alto para que todo el mundo te vea! De acuerdo. Vale, espero que nadie haya contestado la uno, vale. Ahora, bien, ¿quién dijo la puerta número dos? Bien, ¡pon las manos en alto!

¡Bien, yai! Bien, buen trabajo. La puerta número dos es correcta. La puerta número dos es. Vale, lo sé, lo sé. Parece una pregunta de examen fácil, ¿verdad? De acuerdo, pero entonces ¿cómo es que la mayoría de nosotros en Efraim parece estar equivocándose hoy, cada día de sus vidas?

Oseas 13:1
1 Cuando Efraim habló, temblando, se exaltó en Israel; pero cuando ofendió con la adoración de Baal, murió.

¿Por qué no tenemos un cuidado extremo de reunirnos para asegurarnos de que hacemos todo lo que dice la Palabra de Elohim? Especialmente cuando sabemos que nuestras vidas dependen de ello para que sobrevivamos a la Tribulación.

¿Por qué parece que siempre hace falta un castigo para que aprendamos a obedecerle? Quiero decir, realmente, ¿no parece que siempre necesitamos el castigo primero, antes de que nosotros como Casa, antes de que nosotros como pueblo tomemos a Yahweh en serio y nos unamos en el orden correcto que Él quiere?

Oseas 13:9
9 «Oh Israel, estás destruido, pero tu ayuda viene de Mí.

¿Por qué tenemos que ser castigados?

Oseas 13:12-13
12 «La iniquidad de Efraim está atada; su pecado está almacenado.
13 Los dolores de una mujer en el parto vendrán sobre él. Es un hijo imprudente, pues no debe permanecer mucho tiempo donde nacen los niños.

¿No es el tipo de voluntad de obedecerle con entusiasmo, escuchando voluntariamente con atención lo que Él quiere y luego apresurándose a hacer todo lo que Él dijo que se hiciera, y siendo diligente para hacer las cosas de la manera que Él dijo que se hicieran?

Él es el Diseñador, Él es el Guionista, Él lo sabe todo, Él diseñó todo este programa. Su Hijo, Yeshúa, vino a darnos un protocolo de ministerio quíntuple y a decirnos que nos uniéramos sobre un único fundamento de apóstoles y profetas. Da dos protocolos muy sencillos de seguir (y hay algunos otros puntos específicos de actuación).

Y si seguimos con disciplina esos dos protocolos, seremos muy agradables para Él. ¿Te imaginas poder complacer al Rey del universo, el Rey por encima de todos los reyes que nos formó, que nos creó, que tiene el control del guion? Para Él somos como píxeles en la pantalla. ¿Cómo no vamos a hacer exactamente lo que Él dice que quiere que hagamos, si confiamos en Él, si tenemos fe en Él?

¿Confiamos en Él? ¿Tenemos fe en que Él obedecerá y cumplirá Su Palabra? ¿Tenemos confianza en que Él es soberano sobre todas las cosas? ¿Y si hacemos lo que Él dice que nos bendecirá?

Yeshúa dice: «Si Me amas, guarda Mis mandamientos».

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Mira esta palabra «guardar», es la palabra «shomer», «mantener». Mira eso. De acuerdo, pero ¿por qué, hermanos, por qué nos parece tan difícil a nosotros y a nuestros antepasados aceptar que sólo tenemos que someternos a Yahweh? Este es el mandato de ser sumergido, de morir a nuestra vieja carne, de dar muerte a la vieja carne y ser resucitado en la novedad de la vida de Yeshúa, y luego ser lleno de Su Espíritu. Pedirle a Su Espíritu que entre, todos los días, para que entonces podamos caminar de acuerdo con Su Espíritu para asegurarnos de no apagar Su Espíritu; persiguiendo las cosas del mundo: beisbol, un coche nuevo, una casa más nueva, las cosas del mundo.

Tesaloniquim Alef (1 Tesalonicenses) 5:19-20
19 No apagues el Espíritu.
20 No desprecies las profecías.

¿Por qué es esto un problema para nuestros antepasados? Es nuestra genética. ¿Es el hecho de que seamos medio egipcios, que le echamos la culpa a Asenat? ¿O qué nos pasa a los hermanos que no hacemos las cosas que Yahweh dice que hagamos hasta después de ser castigados?

Lo repetimos una y otra vez, esperando que alguien nos escuche. La primera vez que salimos de Egipto, la gente fue castigada y murió, pero los niños salieron adelante. Esta vez los niños no pasarán si no caminan correctamente, ¿de acuerdo? Él nos quiere, quiere una relación, quiere una relación de amor.

Maridos, ¿se imaginan que estuvieran en una campaña de guerra y que sus mujeres pudieran acompañarlos, haciendo todo lo que pueden hacer para apoyarlos en un campamento militar a la antigua usanza en el que hubiera una actividad de campamento de apoyo? ¿Y no querríamos eso?

Sabemos que son tiempos de guerra; estamos llamados a la guerra, a la guerra espiritual. Hermanos, ¿no querría nuestro Comandante y Rey que lo hiciéramos con un corazón alegre y dispuesto; sabiendo que estamos ahí ayudándole en Su campaña? Le ayudamos a construir Su reino. Él también está trabajando duro.

Eso es lo que Él llama amor real por Él; es hacer cosas que no son fáciles, pero sabemos que Él las quiere. Así que, por eso morimos al mundo, por eso morimos a los videojuegos, por eso morimos a los juegos de póker, por eso morimos a las exposiciones de coches antiguos, por eso morimos a todas esas cosas; confiando en que, si vivimos para Él y buscamos las cosas que podemos hacer, Él nos recompensará por nuestras obras.

Nos da un marco, es muy simple, muy elegante, muy sencillo, muy hermoso protocolo. Nos da un marco de orden melquisedeciano al que podemos conectarnos, y cuanto más y mejor sirvamos, pues mucho mejor. Y eso es lo que Él quiere. Él quiere que le sirvamos a Él y a Su pueblo tanto como podamos; construyendo Su reino.

Y esto es algo que cualquiera puede hacer. No tienes que ser un neurocirujano, ¿vale? Soy ligeramente autista, y tuve un traumatismo craneal cerrado, he tenido que reaprender a hacer muchas cosas en mi vida, ¿vale? No es una ciencia espacial. Si yo puedo hacerlo con una lesión en la cabeza, cualquiera puede hacerlo. Sólo tienes que poner tu mente en ello y pedirle a Él Su ayuda. Cuando estamos en Yeshúa, podemos hacer todas las cosas a través del Mesías Yeshúa que nos fortalecerá. Su padre es el guionista; puede hacerlo.

Así que, en la porción profética de la Haftará vamos a ver un maravilloso ejemplo de alguien que ama a Yahweh, ¿de acuerdo? Vamos a mirar al Reino del Sur de Judá. Nos gustaría que fuera un ejemplo efraimita, los reyes efraimitas no eran uniformemente horribles, pero no eran grandes. Los reyes judíos eran, de lejos, mucho mejores reyes. Escuchaban lo que quería Yahweh; preguntaban a Yahweh lo que quería. Efraim siempre se hacía su propia idea, su propia mente, sobre cómo quería servir Yahweh y luego se iba y empezaba a hacer lo que quería hacer y luego le pedía a Yahweh que lo bendijera. A diferencia de lo que haría Judá, que acudiría a Yahweh y preguntaría.

Bien, aquí tenemos al rey Josías (o Yoshiyaju), el rey del Reino del Sur de Judá, y amaba a Yahweh. Y la razón por la que lo sabemos es porque mostró buenos frutos; vemos los frutos de su amor por Yahweh, vemos los actos justos, vemos la rectitud del rey Yoshiyaju.

En 2 Reyes (o Melajim Bet) capítulo 22 comenzando en el versículo 2 dice: «El rey Yoshiyaju hizo lo que era correcto a los ojos de Yahweh y caminó en todos los caminos de su padre David«. ¡Vaya! «No se desvió ni a la derecha ni a la izquierda».

Melajim Bet (2 Reyes) 22:2
2 Hizo lo que era recto ante los ojos de Yahweh, y anduvo en todos los caminos de su padre David; no se desvió ni a la derecha ni a la izquierda.

¡Vaya! Bien, eso es exactamente lo que tenemos que hacer todos, ¿verdad? Si queremos estar en el favor de Yahweh como el rey Yoshiyaju. ¿Sabes a qué me refiero? Bueno, lo que es tan sorprendente es darse cuenta de que Yoshiyaju no fue criado en la Torá. Sus antepasados fueron muy malos reyes. Su bisabuelo, Ezequías, fue un buen rey, pero el propio Yoshiyaju no se educó con la Torá.

Su abuelo, el rey Manasés, era malo, y su padre, el rey Amón, también lo era.

Melajim Bet (2 Reyes) 21:11
11 «Porque Manasés, rey de Judá, ha hecho estas abominaciones (ha actuado con más maldad que todos los amorreos que le precedieron, y también ha hecho pecar a Judá con sus ídolos),

Hasta que encontraron el libro de la Ley en el Templo. «¡Oh, mira aquí! ¿Qué es esto? Bueno, ¡oh! ¡Es un libro! ¡Oh! ¿Qué dice?»

Melajim Bet (2 Reyes) 22:8
8 Entonces el sumo sacerdote Hilcías dijo al escriba Safán: «He encontrado el Libro de la Torá en la Casa de Yahweh.» E Hilkiah le dio el libro a Safán, y éste lo leyó.

Bien, esto es el Templo y se dieron cuenta de que el libro había sido descuidado. ¿Cuál fue su primera pista? porque nadie sabía que estaba ahí y mucho menos que debían obedecerla. Entonces, ¿qué tipo de educación tuvo el rey Yoshiyaju? Vale, pero mira lo que hace, ¿ok?

Así que llevaron el rollo de la Torá, el libro de la Torá al rey Yoshiyaju, porque obviamente afecta al rey; él es el responsable de la nación en el sentido temporal, así que debería saberlo, ¿no?

Bien, en el versículo 11 dice que el rey Yoshiyaju escuchó las palabras del libro de la Torá (probablemente por primera vez). Creyó en lo que dijo Yahweh la primera vez que escuchó el mensaje. Se rasgó las vestiduras y lloró ante Yahweh.

Melajim Bet (2 Reyes) 22:11
11 Cuando el rey escuchó las palabras del Libro de la Torá, se rasgó las vestiduras.

¿Por qué? ¿Es posible que se diera cuenta de que su padre, el rey Amón, y su abuelo, el rey Manasés, eran reyes terribles y que habían conducido a la nación por el camino equivocado? No habían guiado a la nación por los caminos del libro de la Torá. Era un libro perdido.

Pues bien, el rey Yoshiyaju creía en lo que decía la Torá. Eso es lo que tenemos que ver. La primera vez que lo escuchó se dio cuenta de que sólo podía significar, si esta es la palabra de Yahweh y Yahweh es quien dice, que va a estar muy enojado con el pueblo y que va a haber un castigo sobre la nación.

Melajim Bet (2 Reyes) 22:16
16 «Así dice Yahweh: ‘He aquí que Yo traigo calamidad sobre este lugar y sobre sus habitantes: todas las palabras del libro que ha leído el rey de Judá.

Comprendió la primera vez que, si no obedecemos los mandamientos de Yahweh, habrá un precio terrible que pagaremos nosotros y nuestras familias; y se afligió tanto por lo que comprendió que iba a venir sobre la nación que lloró ante Yahweh.

Devarim (Deuteronomio) 30:19
19 Llamo hoy al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición; elige, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Fíjate en la diferencia. No fue sólo «¡Oh, hey! ¡Mira este libro! Sentémonos todos juntos en la casa de alguien y leamos juntos este libro en Shabat. Y luego comeremos algo, partiremos el pan y cantaremos algunas canciones. Entonces seremos fieles».

No. Podría haberlo hecho, pero ¿qué hizo? Bien, un rey fiel que ama a Yahweh, ¿qué hizo? Bien, el rey Yoshiyaju tomó medidas para limpiar la nación de Judá, ¿de acuerdo? Actuó para limpiar su propio patio (por así decirlo), para limpiar su propia casa.

Bien, aquí vemos al rey Yoshiyaju suplicando a Yahweh. Y en el versículo 19 Yahweh dice que estaba complacido con el Melej (o Rey) Yoshiyaju, porque su corazón era tierno, porque se había humillado ante Él.

Melajim Bet (2 Reyes) 22:19
19 porque tu corazón se enterneció y te humillaste ante Yahweh cuando oíste lo que hablé contra este lugar y contra sus habitantes, que se convertirían en una desolación y en una maldición, y rasgaste tus vestidos y lloraste ante Mí, Yo también te he escuchado», dice Yahweh.

Así pues, el Melej Yoshiyaju se estremeció ante la Palabra de Yahweh la primera vez que la escuchó. Mostró buenos frutos; se rasgó las vestiduras, lloró, buscó consultar a Yahweh. Todos estos buenos frutos del arrepentimiento demostraron a Yahweh que Yoshiyaju le creía. Quería hacer lo que era agradable a los ojos de Yahweh.

Verso 20, Yahweh dice que porque Yoshiyaju había actuado por amor a Yahweh y porque había hecho lo correcto, él mismo se iría a la tumba en paz. Sus ojos no verían la calamidad que Yahweh traería sobre Yejudá y Yerushalayim porque se había humillado y quería hacer lo que Yahweh consideraba correcto.

Melajim Bet (2 Reyes) 22:20
20 «Ciertamente, pues, os reuniré con vuestros padres, y seréis reunidos a vuestra tumba en paz; y vuestros ojos no verán toda la calamidad que Yo traeré sobre este lugar». Así que trajeron de vuelta la palabra al rey.

Si lo pensamos bien, Yoshiyaju podría haberse detenido ahí mismo. Yahweh ya le había prometido que se iría a la tumba en paz, así que, ¡Listo! Está bastante cubierto, ¿verdad?

De acuerdo, pero este justo, judío, Rey, no se detuvo en lo bueno; no dejó que lo bueno se interpusiera en el camino de lo mejor, y no dejó que lo mejor se interpusiera en el camino de la excelencia. Fue a por el oro (por así decirlo). No era como, «¡Oh! Eso comprueba que soy muy bueno. Por lo que, ¡hagamos fiesta en casa de mi amigo!» Era más bien: «¿Qué más puedo hacer por Yahweh? ¿Qué más puedo hacer por Él?»

Luqa (Lucas) 17:10
10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: «Somos siervos inútiles. Hemos hecho lo que debíamos hacer'».

Al igual que su padre, David, Yoshiyaju se apresuró a hacer todo lo posible por Yahweh. Observa el capítulo 23 donde Yoshiyaju tomó medidas para corregir las cosas. Escuchó la Palabra una vez, e hizo grandes cambios en toda su casa.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:3
3 Entonces el rey se puso de pie junto a una columna e hizo un pacto ante Yahweh, de seguir a Yahweh y de guardar Sus mandamientos, Sus testimonios y Sus estatutos, con todo su corazón y toda su alma, para cumplir las palabras de este pacto que estaban escritas en este libro. Y todo el pueblo tomó partido por el pacto.

De acuerdo, es el rey, ¿no? Vale, pero la cuestión es que limpió todo lo que estaba bajo su autoridad, ¿no? Arregló todo lo que pudo en su casa (por así decirlo), para que la Palabra de Yahweh estuviera al cien por cien, completamente hecha, en todo lo que estaba bajo su control.

Hermanos, ¿hacemos eso?

Bien, el Melej Yoshiyaju envió a reunir a todos los ancianos de Yejudá y Yerushalayim hacia él. Entonces el Melej Yoshiyaju leyó el libro del Pacto delante de todos los sacerdotes, y de los profetas, y de todo el pueblo, tanto pequeño como grande.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:2
2 El rey subió a la Casa de Yahweh con todos los hombres de Judá, y con él todos los habitantes de Jerusalem: los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo, tanto el pequeño como el grande. Y leyó en su oído todas las palabras del Libro del Pacto que se habían encontrado en la Casa de Yahweh.

Entonces el Melej Yoshiyaju hizo un pacto ante Yahweh para que el pueblo fuera responsable de hacer su parte. Él pactó que toda la nación seguiría a Yahweh y shomer (o guardaría) todos los mandamientos de Yahweh, Sus testimonios, Sus estatutos. Y lo haría con todo su corazón y toda su alma, y cumpliría todas las palabras del Pacto de Yahweh.

Básicamente, el jefe de la casa dirigía su casa, dirigía a su gente con el ejemplo. Y, por tanto, el pueblo también se posicionó a favor del Pacto. Por lo tanto, alguien en una posición de liderazgo puede marcar una gran diferencia.

En el verso 4, el Melej Yoshiyaju ordenó que todas las cosas hechas para Baal (o el Señor), y para Asera (o en inglés, Easter), y para todas las huestes del cielo (como la Reina del Cielo a quien la iglesia católica llama María), trajeran todas esas contaminaciones, todas esas cosas fuera del Templo, para ser quemadas fuera de Jerusalem.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:4
4 El rey ordenó al sumo sacerdote Jilquías, a los sacerdotes del segundo orden y a los porteros, que sacaran del templo de Yahweh todos los objetos hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército del cielo; y los quemó fuera de Jerusalem, en los campos de Cedrón, y llevó sus cenizas a Betel.

Aparentemente, estaban tratando de hacer un templo del Nuevo Orden Mundial, del tipo de los Acuerdos de Abraham (o algo allí en el Monte del Templo). Yoshiyaju no cayó en la trampa. Eliminó y ejecutó a los sacerdotes idólatras en el verso 5, y luego hizo más limpieza en el verso 20.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:5, 20
5 Luego eliminó a los sacerdotes idólatras que los reyes de Judá habían ordenado que quemaran incienso en los lugares altos de las ciudades de Judá y en los lugares alrededor de Jerusalem, y a los que quemaban incienso a Baal, al sol, a la luna, a las constelaciones y a todo el ejército del cielo.
20 Ejecutó a todos los sacerdotes de los lugares altos que estaban allí, en los altares, y quemó huesos de hombres en ellos; y regresó a Jerusalem.

Sin embargo, a partir del versículo 6, limpió la tierra de los falsos pastores, y profanó todas las cosas idolátricas.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:6
6 Sacó la imagen de madera de la casa de Yahweh y la llevó al arroyo de Cedrón, fuera de Jerusalem; la quemó en el arroyo de Cedrón, la redujo a cenizas y arrojó sus cenizas sobre las tumbas del pueblo.

El verso 24 nos dice que él eliminó a todos los que consultaban a los médiums y espiritistas, y todas las abominaciones que se veían en la tierra de Yejudá y de Yerushalayim. ¿Te imaginas que eso ocurriera hoy?

Melajim Bet (2 Reyes) 23:24
24 Además, Josías eliminó a los que consultaban a los médiums y a los espiritistas, a los elohim de la casa y a los ídolos, a todas las abominaciones que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalem, para poner en práctica las palabras de la Torá que estaban escritas en el libro que el sacerdote Hilcías encontró en la Casa de Yahweh.

Como su padre David y Ezequías antes que él, Yoshiyaju, puso su corazón en las cosas que Yahweh dijo que quería. Yoshiyaju iba tras el corazón de Yahweh, como su antepasado David.

¿Y no es eso lo que significa el amor? Vamos a renunciar a algo que queremos para poder hacer algo bueno por otra persona, o para que alguien a quien queremos pueda conseguir lo que quiere. Y si amamos a nuestro Esposo y Él quiere el reino y quiere que seamos su esclava-novia, su esclava-reina, ¿no es eso lo que queremos, realmente; con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, con todas nuestras fuerzas? ¿Por qué no querríamos eso para nuestros hijos? ¡Mira lo que nos ofrece Yahweh!

Al parecer, Yoshiyaju entendía este tipo de cosas debido a su amor por Yahweh, mostrado a través de todas sus acciones; como una ciudad en una colina, como una lámpara puesta en un soporte. Hermanos, ¿y nosotros? ¿Resplandece este tipo de amor en nuestros hogares?

El versículo 25 dice que, antes de Yoshiyaju, no hubo ningún rey como él que se volviera a Yahweh con todo según toda la Torá de Moshé, ni hubo ninguno que se levantara como él después de él.

Melajim Bet (2 Reyes) 23:25
25 Antes de él no hubo ningún rey como él, que se convirtiera a Yahweh con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, según toda la Torá de Moisés; ni después de él se levantó ninguno como él.

Su padre y su abuelo habían colocado ídolos en la Casa de Yahweh, pero Yoshiyaju se arrepintió de lo que su padre y su abuelo y sus antepasados habían estado haciendo. Le dolía lo que habían hecho su padre, su abuelo y sus antepasados. Así que hizo todo lo que pudo, todo lo que estaba en su poder para que el reino se pareciera a lo que Yahweh dijo que quería. ¿Y no es eso lo que se supone que debemos hacer por Yeshúa?

En el Pacto Renovado, en Yojanán (o Juan) capítulo 14 en el versículo 21, Yeshúa dice, el que guarda (o custodia), el que shomer Sus mandamientos, ese es el que lo ama.

Yojanán (Juan) 14:21
21 El que tiene Mis mandamientos y los guarda, es el que Me ama. Y el que Me ama será amado por Mi Padre, y Yo le amaré y Me manifestaré a él».

Y recordemos, como vimos hace unas Parashiot, que Yeshúa es el que Yahweh envió como Su Ángel (o Su Mensajero) ante Él. Yeshúa es el que nos llevó a todos por el desierto. Él es quien nos dio los mandamientos. Y dice que, el que guarda Sus mandamientos, ése es el que le ama. Sólo significa que debemos guardar (o custodiar, o shomer) todos Sus mandamientos, tal como lo hizo el Rey Yoshiyaju.

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Entonces, ¿tenemos el mismo corazón que David o Yoshiyaju? ¿Estamos limpiando nuestras propias casas? ¿Estamos limpiando todo lo que está bajo nuestra autoridad?

Tendremos que rendir cuentas de todo lo que sabemos, ¿verdad? Así que, de nuevo, no sé cómo va a suceder, pero Yahweh va a decir: «¿Has leído Mi libro? ¿Hiciste todo lo que Mi Hijo y Yo dijimos?»

Versículos 23 y 24, Yeshúa dice, de nuevo que aquellos que guardan (shomer/custodian) Su Palabra, esos son los que le aman. Y dice que los que no guardan Sus palabras, esos no le aman. A mí me parece que está claro. ¿Qué parte de amarlo y no amarlo no entendemos?

Yojanán (Juan) 14:23-24
23 Yeshúa respondió y le dijo: «Si alguien Me ama, guardará Mi palabra; y Mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos nuestra casa con él.
24 El que no Me ama no guarda Mis palabras; y la palabra que oís no es Mía, sino del Padre que Me ha enviado.

Yojanán Alef (o 1 Juan) capítulo 2, comenzando en el verso 4 dice: «En esto sabemos que lo amamos, si guardamos Sus mandamientos».

Yojanán Alef (1 Juan) 2:3, 5
3 Ahora bien, con esto sabemos que lo conocemos, si guardamos Sus mandamientos.
5 Pero quienquiera que cumpla Su palabra, verdaderamente el amor de Elohim se perfecciona en Él. Por esto sabemos que estamos en Él.

Leamos eso de nuevo. Bien, ¿no significa esto que podemos llegar a conocerle guardando Sus mandamientos? Por lo tanto, si guardamos Sus mandamientos, ¿no es eso una muestra de amor hacia Él y no nos revela (quizás) más de sí mismo? ¿Hemos oído alguna vez el dicho de que no conseguimos más hasta que no hacemos lo que sabemos? Es algo así como: no se consigue más comida hasta que se limpia el plato.

¿Y no sería bonito llegar a conocerlo? ¿No se trata realmente de eso? Es desarrollar una relación divina con Él mientras todavía estamos aquí en esta tierra; renunciando, dejando, abandonando las cosas del mundo y del reino de Satanás; en Egipto, para que podamos mostrarle nuestro amor ayudándole a conseguir lo que Él quiere.

Y cuando el Rey del universo nos ha elegido por Su novia, ¿estás bromeando? ¿Te imaginas a la reina del universo o a la novia de Yeshúa; podemos imaginar lo maravilloso que va a ser? Y si decimos que conocemos a Yeshúa, pero no guardamos todos Sus mandamientos, ¿no significa que somos mentirosos, y la verdad no está en nosotros?

Yojanán Alef (1 Juan) 2:4
4 El que dice: «Lo conozco», y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él.

El verso 5 nos dice que, cualquiera que guarde (o custodie) Su Palabra, cualquiera de Samaria que shomer Su palabra, verdaderamente el amor de Elohim es perfeccionado en él.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:5
5 Pero quien guarda [shomer] Su palabra, verdaderamente el amor de Elohim se perfecciona en él. Por esto sabemos que estamos en Él.

¿No significa que el amor de Elohim se perfecciona en quien guarda (o custodia) toda Su Palabra? Somos los shomeranim (los guardianes, los vigilantes); así es como sabemos que estamos en Él es que estamos guardando Su Palabra. Porque morimos a nosotros mismos y ahora, vivimos para Él. Nos despojamos del viejo hombre de pecado y ahora hay espacio para ser llenos de Su Espíritu.

Y porque estamos llenos de Su Espíritu, y porque le pedimos cada día, por favor, que envíe de nuevo Su Espíritu; «Por favor, no permitas que apaguemos Tu Espíritu, Padre, Yahweh. No permitas que apaguemos el Espíritu de Tu Hijo. Sabemos que fuimos comprados por un precio; sabemos que necesitamos guardar Tus mandamientos, sabemos que no puedes ser engañado, sabemos que no puedes ser burlado. No serás engañado en ese día cuando Tu Hijo regrese a casa. Te tememos como debemos y por eso estamos guardando con gusto Tus mandamientos; porque Te tememos y porque Te amamos».

A veces la gente tiene que aprender a obedecer por miedo. Si no tenemos el debido temor por Él, tampoco podemos amarlo. Salomón dice que el temor a Yahweh es el principio de la sabiduría.

Mishle (Proverbios) 1:7
7 El principio de la sabiduría es El temor de Yahweh, pero los necios desprecian el conocimiento y la instrucción.

La Escritura nos dice que por boca de dos o tres testigos todo asunto será establecido. ¿Necesitamos más testigos?

Qorintim Bet (2 Corintios) 13:1
1 Esta será la tercera vez que me dirijo a ti. «Por la boca de dos o tres testigos toda palabra será confirmada».

Yojanán Alef capítulo 5 comenzando en el verso 2 dice que para contar como uno de los hijos de Yahweh, para unirse a Su casa, para ser Su hijo debemos amarlo a Él y a Su Hijo más que a nuestras propias vidas (básicamente), y shomer (y guardar/custodiar) Sus mandamientos.

Yojanán Alef (1 Juan) 5:2
2 En esto sabemos que amamos a los hijos de Elohim, cuando amamos a Elohim y guardamos Sus mandamientos.

Y es que este es el amor de Elohim es que nosotros shomer (o guardemos o custodiemos) Sus mandamientos. Sí, es trabajo, pero no es una carga, y es mucho más placentero vivir de esta manera, caminando en Su Espíritu, asumiendo Su tarea; eso es mucho más placentero ahora, que vivir de la manera en que estábamos viviendo antes (sólo hablaré por mí mismo).

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Es una alegría hacer esto porque debemos dar muerte a la carne y a sus malos deseos. Si no hemos dado muerte a la carne y a sus malos deseos, entonces sí, vamos a odiar guardar los mandamientos de Yeshúa porque todavía somos carnales y no estamos llenos de Su Espíritu, estamos apagando Su Espíritu, todavía estamos llenos de nosotros mismos.

Porque si le amamos, cumplir Sus mandamientos no es un gran problema; no realmente. No cuando has sido comprado por un precio y la única razón por la que vives es para servirle a Él.

Tehillim (Salmos) 119:44-45
44 Así guardaré Tu ley continuamente, por los siglos de los siglos.
45 Y caminaré en libertad, porque busco Tus preceptos.

El punto, hermanos, es que, si no estamos escuchando la voz de Yeshúa, entonces ¿estamos en una relación correcta con alguien que sí escucha Su voz? Y si estamos escuchando la voz de Yahweh o estamos en una relación correcta, estamos en una relación correcta con alguien que lo es, ¿lo estamos poniendo a Él en primer lugar en nuestras vidas? Miramos nuestra chequera, miramos nuestros calendarios, ¿cuál es el fruto?

Si queremos ser Su ayudante de Proverbios 31, ¿le estamos ayudando con todo lo que tenemos?

Mattityahu (Mateo) 12:30
30 El que no está conmigo está contra Mí, y el que no reúne conmigo desparrama.

Para mucha gente, todo se trata de nosotros; seguimos en el trono; seguimos permitiendo que Yeshúa nos lave los pies. Y la pregunta es realmente, ¿quién está aquí para servir a quién? ¿Tratamos a Yahweh como si fuera un genio en una botella al que le frotamos la lámpara, o le invocamos cada vez que queremos algo? ¿O tenemos una relación de amor activa con nuestro Elohim?

Entonces, dije que queremos estar con Él, estamos esperando ir con Él, así que estamos escuchando atentamente el sonido de Su voz y luego cuando lo escuchamos hablar, nos apresuramos a hacer todo lo que Él pide, porque Él está en guerra por nosotros; somos Su novia.

Entonces, ¿somos como el Rey David, buscando Su corazón?

Tehillim (Salmos) 119:11
11 Tu palabra la he escondido en mi corazón, para no pecar contra Ti.

¿O acaso, como el rey Yoshiyaju, comenzamos inmediatamente a obedecer hasta la última cosa de la Torá, porque la escuchamos una vez?

Melajim Bet (2 Reyes) 23:2
2 El rey subió a la Casa de Yahweh con todos los hombres de Judá, y con él todos los habitantes de Jerusalem: los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo, tanto el pequeño como el grande. Y leyó en su oído todas las palabras del Libro del Pacto que se habían encontrado en la Casa de Yahweh.

Tan pronto como leemos sobre un mandamiento, nosotros en Efraim, todos empezamos a hacerlo con prisa, ¿verdad? Nos apresuramos a cumplir todos los mandamientos que leemos, ¿verdad?

Porque esa es la antigua norma para la palabra shemá, significa escuchar con la intención de obedecer; significa escuchar y obedecer. Nada ha cambiado, el hebreo sigue siendo hebreo. La Palabra del Padre sigue siendo la Palabra del Padre, ¿verdad?

Entonces, hermanos, ¿qué pasa con nosotros? ¿Estamos dispuestos, como el rey Yoshiyaju, a darnos cuenta de que nuestros padres, y nuestros abuelos, y nuestros antepasados han desobedecido la Torá de Yahweh, y que, por su desobediencia, la ira de Yahweh está por llegar?

Porque Yahweh es el mismo, Yahweh no cambia. Entonces, ¿estamos dispuestos a hacer todo lo que dice la Torá de nuestro Padre?

¿Tenemos la sabiduría para escuchar lo que el Espíritu de nuestro Padre está diciendo a Su pueblo en estos últimos días?

Que Elohim nos lleve a todos a escuchar Su voz y a obedecer todos Sus mandamientos, para que podamos serle agradables, como no lo hicieron nuestros antepasados.

En el nombre de Yeshúa,

Amén.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give