Chapter 5:

Parashá Yitro 2022

Ver: Parashá Yitro 2022

Éxodo 18:1-20:23; Isaías 6:1-7:6, 9:5-6; Mateo 6:1-8:1

A menudo se dice que debemos aprender las lecciones de la historia para no tener que repetir los mismos errores. Bueno, si esperamos aprender de los errores de la historia, ¿qué mejor grupo para seguir que nuestros propios y queridos antepasados? Los hijos de Israel que salieron de Mitzrayim (o Egipto) como nación desposada con el Hijo de Yahweh.

Y, sin embargo, seguían echando de menos sus antiguas vidas en el mundo. Nunca se sentaron, nunca contaron el costo, y nunca se comprometieron verdaderamente a amar y servir a Yahweh su Elohim de la manera en que Él quería ser servido.

Luqa (Lucas) 14:28-29
28 Porque, ¿quién de vosotros, al querer construir una torre, no se sienta primero y cuenta el costo, si tiene lo suficiente para terminarla?
29 para que después de poner los cimientos, no sea capaz de terminar, y todos los que lo vean comiencen a burlarse de él,

(Parece que servir a Elohim no era su idea de pasarlo bien; no era su idea de diversión).

Pues bien, en Shemot (o Éxodo) 14 y en el versículo 11, nuestros antepasados preguntaron a Moshé: «¿Es porque no había tumbas en Egipto que nos has llevado a morir al desierto? ¡Oh, pobres de nosotros! Oh, debemos confiar en que Yahweh libere a sus ejércitos.”

Shemot (Éxodo) 14:11
11 Entonces dijeron a Moisés: «Porque no había tumbas en Egipto, ¿nos has llevado a morir al desierto? ¿Por qué nos has tratado así, para sacarnos de Egipto?

Y luego, en el capítulo 16 y versículo 3 de Shemot, nuestros antepasados gritaron: «¡Oh, si hubiéramos muerto de la mano de Yahweh en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos junto a las ollas de carne, y comíamos el pan hasta la saciedad! Porque nos has traído a este desierto para hacernos sufrir molestias y para matar de hambre a toda esta asamblea.

«Queremos ser como la tercera clase de tierra; ponemos los cuidados de este mundo por delante de la devoción a Yahweh Elohim«.

Shemot (Éxodo) 16:3
3 Y los hijos de Israel les dijeron: «¡Oh, si hubiéramos muerto por la mano de Yahweh en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos junto a las ollas de carne y cuando comíamos pan hasta saciarnos! Porque nos has sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta asamblea».

Y luego en Shemot capítulo 17 y versículo 3 nuestros antepasados tenían sed de agua. Y así, se quejaron contra Moshé y dijeron: «¿Por qué nos sacaste de Mitzrayim para matarnos de sed a nosotros y a todos nuestros hijos y a todo nuestro ganado? Acabamos de ver a Yahweh hacer tantos milagros, y acabamos de ver cómo derriba a todos los falsos dioses de Egipto y los juzga.

Incluso dividiendo el Mar Rojo, para que caminemos por tierra seca; nos libró de Paro (Faraón). Pero no confiamos realmente en que si servimos a Yahweh con todo lo que tenemos; con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas, Él vaya a cuidar de nosotros.

No confiamos en Yahweh. Y además, nos encantan las comodidades. ¿Por qué no nos advirtió Yahweh de que tendríamos que prescindir de nuestras comodidades? ¿Por qué no nos advirtió que podríamos tener que sufrir inconvenientes, como los ejércitos del Elohim vivo?

Shemot (Éxodo) 17:3
3 El pueblo tenía allí sed de agua, y se quejaba contra Moisés y decía: «¿Por qué nos has hecho subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestro ganado?»

Ah, bueno, parece que Yahweh sacó a los hijos de Israel de la tierra de Mitzrayim, pero por alguna razón la tierra de Mitzrayim no quiso salir del corazón de nuestros antepasados, los hijos de Israel. Y nunca se dedicaron realmente a Yahweh; nunca se sentaron a hacer un verdadero compromiso. No al mismo nivel que un Moshé o un Josué o un Caleb o alguien que complaciera a Yahweh en ese escenario.

Bemidbar (Números) 14:22-23
22 Porque todos estos hombres que han visto Mi gloria y las señales que hice en Egipto y en el desierto, y Me han puesto a prueba ahora estas diez veces, y no han escuchado Mi voz,
23 ciertamente no verán la tierra de la que juré a sus padres, ni la verá ninguno de los que Me rechazaron.

La mayoría de la gente no tenía el mismo espíritu. Por lo tanto, la mayoría de nuestros antepasados nunca comprometieron verdaderamente sus vidas con Yahweh. Nunca se dieron cuenta, «¡Oye! Espera… ¡sí! ¡Vaya! Lo sé, ya que amo a Yahweh, ¡debería comprometerme con Él! Realmente debería dedicar mi vida a servir a mi Rey y Esposo de la manera que Él quiere ser servido. Por supuesto, quiero cumplir todos Sus mandamientos», porque Él dice “Si me amas, guarda Mis mandamientos». Por lo tanto, lo amo, así que debo guardar todos Sus mandamientos. Sí, eso debería ser lo principal. Esa debería ser mi razón de ser. Le mostraré lo mucho que le amo cumpliendo Sus Mandamientos con amor, siguiendo Su ejemplo. Es perfecto, porque de todos modos esa es nuestra razón de ser; por eso existimos».

Ahora bien, la mayoría de nuestros antepasados nunca se tropezaron con eso. Así que, obedecer y servir a su Esposo Yahweh, parecía un gran inconveniente para la mayoría de ellos. Eso fue como una gran y larga queja.

Bemidbar (Números) 14:2
2 Todos los hijos de Israel se quejaron contra Moshé y Aharón, y toda la congregación les dijo: «¡Si hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! ¡O si solo hubiéramos muerto en este desierto!

(¡Oh! ¡Oh! ¿Y no hay paralelos para nosotros en la Casa de Efraim hoy en día?)

Acompáñanos mientras hablamos de cómo la mayoría de los efraimitas, la mayoría de los judíos, (especialmente los judíos mesiánicos y la mayoría de los creyentes de las dos casas) están cometiendo exactamente los mismos tipos de errores que nuestros antepasados cometieron en el desierto cuando salían de la tierra de Mitzrayim (o Egipto).

Y al igual que nuestros antepasados, ni siquiera sabían que algo estaba mal. La mayoría de los efraimitas no son conscientes de que al poner énfasis en sus vidas en el mundo (en el Egipto espiritual) ya no son capaces de servir a su Esposo y Rey de la manera que Él dice que quiere ser servido.

Yojanán (Juan) 4:15
15 La mujer le dijo: «Señor, dame esta agua, para que no tenga sed ni venga a sacar».

Y al hacerlo, se vuelven tibios, y efectivamente hacen que Él quiera vomitarlos de Su boca.

Hitgalut (Apocalipsis) 3:16
6 Entonces, porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de Mi boca.

Así que, si amas Yahweh y si quieres conocer toda la verdad, sin tapujos, acompáñanos en este comentario de la Parasha Yitro 2022.

En Shemot (o Éxodo) 18 y versículo 5 vemos que Israel está acampado en la Montaña de Elohim, que es el Monte Horeb (o Monte Sinaí) que también conocemos como Jebel Al-Lawz en Arabia Saudita. Y el suegro de Moshé, Yitro (o Jetro), el sacerdote de Madián, ha venido, y Yitro ve cómo Moshé está tratando de hacer todo por sí mismo y es demasiado para él.

Shemot (Éxodo) 18:5
5 Yitro, suegro de Moshé, vino con sus hijos y su mujer a Moshé en el desierto, donde estaba acampado en el monte de Elohim.

Así que ahora podemos ver lo humilde que es Moshé y cómo su humildad beneficia a Israel.

Shemot (Éxodo) 18:14
14 Cuando el suegro de Moisés vio todo lo que hacía por el pueblo, le dijo: «¿Qué es esto que haces por el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está de pie ante ti desde la mañana hasta la noche?»

Yitro le aconseja que realmente necesita seleccionar buenos líderes sirvientes de entre la gente que es honesta y no codiciosa de ganancias y colocarlos como líderes y jueces sobre decenas, cincuenta, cientos y miles. Y así, Moshé puede enseñar cuáles son las normas y luego los líderes se encargarán de los casos menores.

Shemot (Éxodo) 18:21-22
21 Además, seleccionarás de todo el pueblo a hombres capaces, temerosos de Elohim, hombres de verdad, que odien la codicia; y los pondrás al frente de ellos para que sean jefes de millares, jefes de centenas, jefes de cincuenta y jefes de decenas.
22 Y que juzguen al pueblo en todo momento. Entonces será que todo gran asunto te lo traerán, pero todo pequeño asunto lo juzgarán ellos mismos. Así, será más fácil para ti, ya que soportarán la carga contigo.

Así que, si estamos dispuestos a recibirlo, Yitro aconseja efectivamente a Moshé que establezca lo que parece un sistema de tribunal militar; que dirija los ejércitos de Elohim y que dirija al pueblo y se ocupe de sus necesidades.

Y en el verso 23, Yitro dice que si Elohim ordena este tipo de orden y organización entonces Israel sería capaz de perdurar y entonces todo el pueblo podría llegar a su lugar en paz.

Shemot (Éxodo) 18:23
23 Si haces esto, y Elohim te lo ordena, entonces podrás soportar, y todo este pueblo también irá a su lugar en paz.»

Bien, notemos la intemporalidad del consejo de Yitro porque Yeshúa ordena el mismo tipo de organización en Luqa (o Lucas) 9 y versículo 14 en la alimentación de los cinco mil. Yeshúa dice a Sus discípulos que hagan que la gente se siente en grupos de 50.

Luqas (Lucas) 9:14
14 Porque había unos cinco mil hombres.

Luego dijo a Sus discípulos: «Haced que se sienten en grupos de cincuenta».

Así que, Yeshúa todavía usaba esta técnica de ordenamiento y organización unos 1.500 años después de que la Torá fuera dada por primera vez; y que Yeshúa instituyera la organización en el orden melquisedeciano renovado en Su día es sólo una indicación más de que la organización es una parte buena (y necesaria) de servir a Yeshúa.

Ahora, Moshé podría haber dicho fácilmente, «¿Para qué quiero escuchar a mi suegro? Él es de Madián. Yahweh me habla; Yahweh me dio la victoria sobre Paro. Entonces, ¿quiero escuchar a mi suegro de Madián.” Pero no actuó así.

Más bien, Moshé escucha con humildad para ver si hay algo que pueda beneficiar a la misión o al pueblo. Porque con Moshé sabía que la cosa nunca se trató de él. Moshé se dedicó a servir primero a Yahweh y luego a los demás pueblos de Yahweh, y Moshé se puso en último lugar y puso a Yahweh en primer lugar.

Ese era el tipo de cosas que complacían a Yahweh. La mayoría de la gente nunca ha servido así. Ahora bien, la cosa es que, aunque el suegro de Moshé, Yitro, era madianita, también era sacerdote. Y qué interesante que un sacerdote le dijera al líder de Israel la necesidad de ordenar y organizar la nación al salir de Mitzrayim para que todos pudieran llegar a su destino en Shalom.

Entonces, si hasta un sacerdote madianita puede reconocer la necesidad de ordenar y organizar una nación que está saliendo del mundo, ¿cuál es el problema de Efraim? ¿Por qué la mayoría de los efraimitas no se dan cuenta?

Ahora, en Shemot 19 y el versículo 1, nos dice que fue el tercer mes después de que los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto que llegaron al desierto de Sinaí. Así, sabemos que están aquí en el Monte Horeb (o Sinaí) en el tercer mes. Y Shavuot (o Pentecostés) también ocurre en el tercer mes.

Shemot (Éxodo) 19:1
1 En el tercer mes después de que los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto, en el mismo día, llegaron al desierto del Sinaí.

También sabemos que la siguiente fase de la antigua ceremonia nupcial hebrea después del Pésaj se llama erusin, que es el desposorio público.

Y sabemos que el novio acostumbra a dar a su novia una Ketubah, que es un contrato de boda escrito que detalla los deberes y responsabilidades de los novios. También detalla cualquier instrucción especial para la novia y así es como sabemos que la Torá sirve como nuestro contrato matrimonial; que la Torá sirve como nuestra Ketubah porque nos dice qué hacer si queremos ser tomados como la novia de Yeshúa. Ese es el contexto en el que se dio, y todo está ahí.

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora bien, si en verdad obedecen Mi voz y guardan Mi pacto, serán para Mí un tesoro especial por encima de todos los pueblos, porque toda la tierra es Mía.

Así que, al igual que Asaf, en el Salmo 73 (que veremos más adelante), todo lo que tenemos que hacer es dejar que Yahweh nos guíe, y si se lo permitimos, Él nos tomará por la mano derecha (por así decirlo) y nos mostrará el camino para que Él nos lleve a la gloria.

Tehillim (Salmos) 73:23-24
23 Sin embargo, yo estoy siempre contigo; tú me sostienes por mi mano derecha.
24 Me guiarás con Tu consejo, y después me recibirás en la gloria.

Eso es lo que Él promete hacer. Es increíblemente sencillo. No es fácil, pero es simple.

Sólo necesitamos la disciplina; disciplinarnos para hacer lo que Yahweh dice. Sólo haz lo que Él dice, escucha Su voz y sigue Sus mandamientos. Y entonces, un día también podremos casarnos con el Hijo del Rey del universo.

Así que, ¿puedes imaginar lo que será estar casado con el Hijo del Rey del universo? Apenas puedo imaginarlo.

Ahora, especialmente para aquellos de nosotros que estamos llegando a la verdad desde el lado judío de la casa, recordemos, en el capítulo 12 de Shemot y el versículo 38 nos dice que había una multitud mixta que subió de Mitzrayim con Israel, pero ¿qué pasó con esta multitud mixta?

Shemot (Éxodo) 12:38
38 También subió con ellos una multitud mixta, con rebaños y manadas, una gran cantidad de ganado.

Bueno, el hecho es que cuando se integraron, pasaron a formar parte de la nación de Israel. Esto es muy duro para la gente que tiene prejuicios y apuestas raciales, pero recordemos que Efraim y Manasés son dos tribus, ambas son medio egipcias y fueron llevadas a Israel como sus hijos.

Así que, una cosa que vemos es que siempre ha habido injertos genéticos; injertos dentro y fuera, en la nación de Israel. Y hay mucha gente que te dirá lo contrario, pero que nadie te diga que no ha habido injerto genético y fuera de Israel, porque eso sería mentira.

Ahora, lo que es tan asombroso es que no sólo los hijos de Israel podían elegir refinarse según la Torá de Yahweh, para convertirse en la novia del hijo del rey del universo, sino que cualquiera de la multitud mixta podía hacerlo también.

Efraim y Manasés eran libres de hacerlo también porque habían sido llevados a la nación de Israel. Así, se nos dice que habrá una sola Torá para los nacidos en el país y para los extranjeros.

Bien, ahora aunque la multitud mixta no tenía que tener la genética de Israel, lo que tenían que hacer era dedicarse a Yahweh Elohim y servir al Elohim de Israel con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, y eso es todo.

Marqos (Marcos) 12:29-30
29 Yeshúa le respondió: «El primero de todos los mandamientos es: ‘Escucha, oh Israel, Yahweh nuestro Elohim, Yahweh Uno es.
30 Y amarás Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. Este es el primer mandamiento.

Entonces, debían adorar al Elohim de Israel y luego se convirtieron en israelitas porque adoraban al Elohim de Israel. Y es que en las Escrituras, tu creencia religiosa es tu nacionalidad porque Yahweh va al grano (básicamente).

Entonces, ¿qué pasó? ¿Qué ha fallado en nuestra historia?

Pues bien, la multitud mixta vio cómo Yahweh libró a los hijos de Israel de las plagas. También vieron cómo Yahweh derribó a los falsos elohim de Mitzrayim en juicio. Y la multitud mixta tomó la sabia decisión; decidieron que si Yahweh podía hacer todo eso, ellos querían seguirlo.

Y no había giur rabínico (o proceso de conversión gentil). En aquellos días, si querías convertirte simplemente lo hacías como Rut; simplemente tomabas la decisión de convertirte y seguir a Yahweh y ser uno de Su pueblo y adorarlo. Por tanto, lo que se requería era un simple cambio de lealtad y la consiguiente obediencia.

Tenías que escuchar Su voz y hacer lo que Él decía. Entonces, todo lo que tenías que hacer era creer en Él y escuchar Su voz y hacer lo que Él decía, y eras un israelita. Y de hecho, Yahweh enfatiza este hecho.

Por ejemplo, en el capítulo 19 de Shemot y en el versículo 3, Moshé subió a Elohim y Yahweh le llamó desde la montaña diciendo: «Así dirás a la Casa de Yaakov (o Judá) y se lo dirás a los hijos de Israel (o Efraim)«.

Shemot (Éxodo) 19:3
3 Y Moshé subió a Elohim, y Yahweh le llamó desde la montaña, diciendo: «Así dirás a la casa de Yaakov y se lo dirás a los hijos de Israel:

Por lo tanto, el propio Yahweh se refiere a ambas casas aquí, justo después del primer Éxodo, por lo que ya vemos una diferencia entre las dos casas. Y Él dice:

Shemot (Éxodo) 19:4
4 «Habéis visto lo que hice a los egipcios, y cómo los llevé en alas de águila y os traje a Mí.

Y luego, Yahweh dice lo más importante en lo que tenemos que concentrarnos en este momento: dice:

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora bien, si en verdad obedecen Mi voz y guardan Mi pacto, serán para Mí un tesoro especial por encima de todos los pueblos, porque toda la tierra es Mía.

Es algo increíble. Pero observemos que aquí hay dos componentes. La primera es que necesitamos escuchar y obedecer Su voz. Entonces, si no oímos Su voz, ¿cómo podemos obedecerla? O si no escuchas Su voz, entonces al menos debes seguir a alguien que sí la escuche; eso son los dones proféticos y apostólicos.

Porque sólo una vez que oímos Su voz, es la única manera de someternos a ella, salvo el ejemplo del apóstol y del profeta. Ahora, ese es el primer paso; es seguir Su voz, momento a momento.

Y el segundo paso es guardar Su Pacto (es decir, Sus Mandamientos). También, Sus estatutos, Sus ordenanzas, Sus juicios; las cosas que Él dice que se hagan las cosas que Su palabra dice que se hagan. Pero, al igual que nuestros antepasados en las Escrituras, Efraim hoy en día lo tiene muy difícil.

Y también estoy aprendiendo. Mi camino no es perfecto. Sólo trato de mantener la vista en la llamada ascendente; trato de mantener la vista en el premio. Pero la cosa es que esto no es un punto que nadie en Efraim puede permitirse el lujo de perder porque esto efectivamente hace la diferencia entre la vida y la muerte en la tribulación que viene.

Lo principal es que Elohim quiere restaurar la comunicación rota que se perdió en el Jardín del Edén cuando Adán y Havvah (o Eva) desobedecieron. Y la solución es que hagamos lo que Yahweh dice que hagamos, a través de la conducción y guía del Espíritu de Su Hijo Yeshúa.

Así que, una vez que creemos en Yeshúa y permanecemos en Él; y Él en nosotros y Él en el Padre y el Padre en Él. Una vez que permanecemos en Él, hermanos y hermanas, necesitamos escuchar cuidadosamente Su voz y luego necesitamos hacer todo lo que Él nos ordena.

Y de nuevo, si no podemos hacer eso, entonces necesitamos escuchar a alguien con el don apostólico o profético. Eso es lo que dice la Palabra.

O bien vamos a hacer lo que dice la Escritura, o no lo vamos a hacer. Si no lo vamos a hacer, entonces adiós…

Estamos en el Fin de los Tiempos, hermanos y hermanas. Así, es como Yahweh dice en Yirmeyahu (o Jeremías) capítulo 7 comenzando en el versículo 21; es exactamente así, Él dice, «Así dice Yahweh de los ejércitos, el Elohim de Israel: ‘Añadan sus holocaustos a sus sacrificios. Coman carne también, coman bien, sáciense. Asen todos los animales que tengan, porque en primer lugar nunca me impresionaron los sacrificios y los holocaustos. Eso nunca fue lo que quería. »

Yirmeyahu (Jeremías) 7:21
21 Así dice Yahweh de los ejércitos, el Elohim de Israel: «Añadan sus holocaustos a sus sacrificios y coman carne.

Sólo te di el sistema levítico porque fallaste miserablemente en el sistema sacerdotal primogénito. No pudiste manejarlo, así que tuve que darte el sistema levítico donde te expliqué las cosas con más detalle; conectando los puntos, porque todo lo que podías manejar era pintar por números y paso a paso en ese momento.

«¿Por qué? Porque tienes mantequilla de cacahuete en las orejas. No hablé con vuestros antepasados, ni les ordené el día que los saqué de la tierra de Mitzrayim lo siguiente: ‘dadme este holocausto y este sacrificio y esta oblación’. Nada de eso; no he dicho nada de eso.”

¿Sabes qué? Yo soy Espíritu, así que la sangre y las barbacoas no hacen mucho por Mí. Podrías asar todo el ganado que tienes; podrías sacrificar un río de sangre, eso no me sirve de nada porque ni siquiera es lo que quería de ti en primer lugar. Y si Me conocieras, ya lo sabrías.

Hoshea (Oseas) 6:6-7
6 Porque yo quiero misericordia y no sacrificios, y el conocimiento de Elohim más que los holocaustos.
7 «Pero, como los hombres, transgredieron el pacto; allí Me trataron a traición.

¿Cuánto tiempo dedicas a intentar conocerme? Si me conocieras, ya lo sabrías. Les di a ustedes el orden levítico para tratar de ayudarlos a entender; para tratar de darles algunas referencias simbólicas y algunas imágenes y sólo miren lo que han hecho con él. Te pones legalista conmigo y conviertes esto en algo que nunca deseé.

No quiero una religión de lista de control. No quiero una fe de lista de verificación, sino que esto es lo que ordené a vuestros antepasados en aquel día diciendo: ‘Obedeced Mi voz y entonces seré vuestro Elohim y vosotros seréis Mi pueblo. Y andad por todos los caminos que os he mandado para que os vaya bien, porque la Torá se nos ha dado para nuestro bien. Lo que significa que no sólo tienes que saber lo que yo digo que hay que hacer. Hay que hacerlo de verdad».

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora bien, si en verdad obedecen Mi voz y guardan M pacto, serán para Mí un tesoro especial por encima de todos los pueblos, porque toda la tierra es Mía.

Pero tus antepasados no obedecieron. Ni siquiera inclinaron sus oídos. Ni siquiera escucharon. Más bien, siguieron los consejos y los malos dictados de sus propios corazones malvados. Y retrocedieron y no avanzaron porque crearon falsos sistemas de culto que yo no ordené. Establecieron un sistema de culto sustitutivo para confundir a todo el pueblo.

Yirmeyahu (Jeremías) 7:24
24 Sin embargo, no obedecieron ni inclinaron su oído, sino que siguieron los consejos y los dictados de su malvado corazón y fueron hacia atrás y no hacia adelante.

«Porque lo que realmente quería era restaurar la relación perdida y rota contigo, la comunicación que teníamos en el Jardín del Edén, antes de que decidieras desobedecerme. Debo restaurar esta comunicación contigo antes de poder utilizarte como Mi cuerpo.»

«Si vas a ser Mi novia, entonces ¿podemos realmente ser una sola carne juntos? ¿Realmente te estás esforzando por Mí? ¿Estás tratando de ayudarme a establecer este reino?»

«Porque, en realidad, cuando me alejo y miro, es como si ustedes ni siquiera se preocupan realmente por una relación conmigo. ¿Sólo quieren el estatus?»

Porque, hermanos y hermanas, mírennos hoy ¿oímos todos Su voz? ¿Es nuestra prioridad número uno en la vida, aprender a escuchar Su voz y obedecerla?

Y si tenemos Su Espíritu y estamos escuchando Su voz, entonces ¿obedecemos todos Sus Mandamientos?

Si le amamos, ¿guardamos Sus mandamientos? Es decir, al menos hacer todo lo que podamos (no podemos hacer la ley de sacrificios por el momento porque necesitamos primero un Templo y un orden levítico limpios).

Pero, ¿dónde está realmente nuestro nivel de compromiso? ¿Vamos a quedarnos con los mandamientos fáciles? ¿Vamos a descansar, leer y hacer lo que es fácil y gratuito?

Vamos a entrar en Su casa, vamos a comer Su comida espiritual en Shabat. Y de alguna manera, vamos a entrar en Su casa, y vamos a limpiar Su nevera para Él. Y de alguna manera, nunca vamos a llegar a hacer nada para construir el reino global unificado de Yeshúa, ¿verdad?

Mucha charla, mucho aprendizaje; poco compromiso. Yahweh promete: «Si hacen estas dos cosas, obedecer Mi voz y guardar Mi pacto, seréis para Mí un reino de sacerdotes en una nación apartada».

Pero llevamos años explicando esto. Esto requiere orden y organización, porque todavía hay que cumplir con todos los oficios; todavía hay que cumplir con la realeza, el sacerdocio y el oficio del Profeta dentro de la nación; y eso no viene sin organización. Y es que Yahweh ya ha dado la organización, sólo hay que reconocerlo. Simplemente debemos aceptarlo.

Y para tener una nación, hermanos y hermanas, se necesita que todos hagamos juntos la Palabra de Yahweh. Debemos hacer Su Palabra y no ser solamente oidores de la Palabra, como la mayor parte del movimiento mesiánico; engañándonos a nosotros mismos viendo Saturday Night Live y diciéndonos a nosotros mismos: «Oh, estamos en el favor de Yahweh, aunque no nos estemos aplicando realmente en la construcción de un reino para Su Hijo».

Si no estamos escuchando y obedeciendo Su voz o si no estamos ayudando a Yeshúa a construir Su reino (cualquiera de los dos) entonces Yahweh no se va a deleitar en nosotros, porque efectivamente somos tibios, hermanos y hermanas.

Y Yeshúa promete vomitar de Su boca a todos aquellos que son tibios porque recibieron la plenitud de Su sacrificio por ellos, pero parece que no les importa lo suficiente como para ayudarle a construir Su reino, para que pueda cumplir la misión para Su Padre.

Hitgalut (Apocalipsis) 3:15-19
15 «Conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. Desearía que fueras frío o caliente.
16 Entonces, porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de Mi boca.
17 Porque decís: «Soy rico, me he enriquecido y no tengo necesidad de nada», y no sabéis que sois desgraciados, miserables, pobres, ciegos y desnudos.
18 Te aconsejo que me compres oro refinado en el fuego, para que te enriquezcas; y ropas blancas, para que te vistas, y no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
19 A todos los que amo, los reprendo y los castigo. Por lo tanto, sean celosos y arrepiéntanse.

Entonces, si recibimos la salvación y recibimos la inmersión (la inmersión del Espíritu), estamos dispuestos a tomar los dones gratuitos, vamos a aprender todas las cosas buenas, tomamos la enseñanza gratuita, pero luego no nos preocupamos lo suficiente como para devolver algo a nuestro Rey, a nuestro Esposo, el que murió por nosotros y sufrió una muerte miserable y horrible ¿Cómo va a ser eso en el juicio? Sabían todo lo que había que hacer, pero no querían hacerlo.

Si alguna vez escriben un tercer Testamento, deberíamos preguntarnos: «¿Cómo vamos a ser registrados?» Si escriben sobre estos tiempos (que imaginamos que lo harán), ¿qué se dirá de nosotros? ¿Va a registrar el escrito en las Escrituras que realmente éramos esa clase de personas, siervos fieles y obedientes que sólo queríamos para nosotros lo que era bueno para nuestro Esposo y Rey Yeshúa?

¿Registrará la Escritura que sólo queríamos lo que Yahweh quiere como un Moshé o Josué o un Caleb? ¿Seremos de los que se dedican y entregan a Él, dando nuestra vida en servicio? ¿O la Escritura registrará que seguimos el mismo camino que nuestros antepasados, que fueron llamados a salir de la tierra de Egipto (o Babilonia o Mitzrayim) para casarse con el Hijo del Rey del universo?

Y llegaron hasta el final con la ceremonia pública de esponsales erusin (Pentecostés) y se hicieron acreedores a las penas de muerte de la Torá por adulterio. ¡Oh! ¿Así que hicieron el voto, pero luego no lo quisieron realmente como para hacerlo porque no era fácil? ¿No es así como fue realmente?

Shemuel Alef (1 Samuel) 12:15
15 Pero si no obedecen la voz de Yahweh, sino que se rebelan contra el mandamiento de Yahweh, la mano de Yahweh estará contra ustedes, como lo estuvo contra sus padres.

Realmente no les importaba estar casados con el Hijo del Rey del universo si no era fácil: «Oh, si hay trabajo o sacrificio o inconvenientes involucrados en ser la novia de Yeshúa, no lo queremos más porque no es fácil», ¿verdad?

Soy un pecador arrepentido como todos los demás, pero cuando ves algo que la gente simplemente no está entendiendo, y va a hacer la diferencia entre sobrevivir a la tribulación o no sobrevivir a la tribulación…

Por favor, perdóname por preocuparme lo suficiente como para hablar tan audaz y directamente contigo, pero una vez estaba con otro hermano, y estaba cenando con él, y su esposa y yo estábamos explicando la visión; cómo la Escritura dice que se supone que debemos servirnos unos a otros. Y la esposa estaba medio saltando de su silla. Apenas podía contenerse. ¿Sabes lo que dijo el hermano? Sólo dijo: «Oh, vaya, eso parece mucho trabajo«.

Así que, aquí está un hermano efraimita que se considera un siervo fiel de Yeshúa HaMashiaj, aunque no diezma, no es voluntario, no quiere hacer nada para construir el Reino de Yeshúa. Quiere las revelaciones; quiere el conocimiento porque el conocimiento se abulta. Pero no tiene suficiente amor para ayudar a construir el Reino de Yeshúa.

Quiero decir, que a veces, no tienes las palabras y luego piensas «¿Crees que debería preguntarle a ese hermano si quiere ser tibio?»

¿Es el objetivo ser tibio? Esa es la realidad de la gran mayoría del movimiento efraimita de hoy, porque están ocupados viendo Saturday Night Live y engañándose a sí mismos.

Entonces, ¿qué haces? Te das cuenta de que Yahweh prometió dejar caer los huesos de todos los infieles en el desierto en Bemidbar (o Números) 14 y versículo 29.

Bemidbar (Números) 14:29
29 Los cadáveres de ustedes que se quejaron contra Mí caerán en este desierto, todos los que fueron contados, según su número completo, de veinte años para arriba.

¿Y nos damos cuenta (como cubrimos la semana pasada) que las profecías también nos dicen que la gran mayoría de los efraimitas no van a llegar a casa? La gran mayoría de Efraim y de Judá, que reside con Efraim, van a morir durante la tribulación porque no están obedeciendo a Yahweh Su Elohim; no están guardando los Mandamientos de Yeshúa.

Por ejemplo, Yeshayahu (o Isaías) 10 y versículo 22 nos dice que, «Aunque tu pueblo, oh Israel (aquí se refiere a Efraim), sea como la arena del mar, sólo un remanente de él volverá». Y luego dice: «La destrucción decretada rebosará de justicia.» Es como para preguntarse, ¿qué?

Yeshayahu (Isaías) 10:22
22 Porque aunque tu pueblo, oh Israel, sea como la arena del mar, un remanente de él volverá; la destrucción decretada rebosará de justicia.

Bien, entonces estamos viendo aquí mismo, en este verso, estamos viendo la muerte de la mayor parte de la Casa de Efraim y eso va a desbordar la justicia. Ahora, ¿podemos entender esto?

Pues bien, Yeshúa vino a morir por nosotros para que pudiéramos vivir para Él. No para nosotros, sino para Él. Y el problema es que Él da un montón de regalos gratis que van junto con eso. Y la mayoría de la gente recibe los regalos gratuitos y abusa del favor; pidiendo cosas sólo para gastarlas en sus propias lujurias.

Y realmente no les importa. No les importa el Reino de Yeshúa; no les importa la Gran Comisión. La Gran Comisión no se cumple y el Reino unificado de Yeshúa nunca se construye. ¿Qué es esto para ellos? ¿Qué les importa?

Piensan falsamente que tienen la salvación y la vida eterna porque se engañan a sí mismos. No son hacedores de la Palabra, son sólo oidores, engañándose a sí mismos.

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la Palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Hermanos y hermanas, estoy hablando de grupos, sinagogas, iglesias, donde se discute la Palabra. Los estudios en casa, gente que se reúne, que comparte una comida, que lee las Escrituras y que no hace nada más que eso ¿Cómo construye eso el reino de Yeshúa?

Hermanos y hermanas, si nos dejamos engañar, ¿no estamos dando lugar al Engañador? ¿Y quién es el Engañador sino Satanás?

Entonces, ¿por qué le damos lugar a Satanás cuando todo lo que debemos hacer es resistirlo y concentrarnos en el reino; concentrarnos en lo que estamos llamados a hacer; escuchar Su voz y obedecerla y obedecer Su Palabra escrita?

Yaakov (Santiago) 4:7
7 Por lo tanto, sométete a Elohim. Resiste al diablo y él huirá de ti.

¿Por qué damos lugar al diablo? ¿Por qué no nos organizamos?

No sabemos lo que pasa en el corazón de cada persona, pero ¿es posible que algunos de los efraimitas estén siendo desobedientes por las mismas razones por las que lo fueron nuestros antepasados? ¿Y por las mismas razones que los huesos de nuestros antepasados cayeron en el desierto?

Es porque Yahweh lo hace todo por nosotros. Él nos da todo lo que tenemos, ¿y nosotros sólo estamos dispuestos a llegar hasta cierto punto para servirle?

No, no vamos a diezmar, no vamos a ofrecer nuestro tiempo. Oh, no. No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no. Mi tiempo y mi dinero son míos.

Hermano, déjame preguntarte. ¿Has recibido la salvación en el Mesías Yeshúa, pero quizás aún no te has sentado realmente a contar el coste de lo que significa ser Su siervo o Su esclavo?

¿Realmente te has sentado a contar el costo de lo que se necesita para complacerlo? ¿Y has recibido la inmersión del Espíritu? ¿Has recibido una vida nueva y eterna? ¿Has sido sumergido en la muerte de Yeshúa para que luego puedas ser resucitado en novedad de vida en la salvación de Yeshúa?

¿Estamos dispuestos a dar la vida por Él? ¿Hemos decidido comprometernos a ayudar a nuestro Rey a conseguir lo que quiere? ¿Hemos decidido comprometernos a ayudar a nuestro marido a conseguir Su Reino Global unificado?

¿O acaso no estamos dispuestos a dar nuestro dinero? ¿No estamos dispuestos a renunciar a nuestro tiempo? ¿No queremos realmente hacer ningún trabajo para construir el Reino de Yeshúa? ¿No apoyamos realmente a los que sí lo hacen?

¿Cómo se llega a la gente?

Pero me permito preguntar directamente a aquellos de ustedes a los que esto pertenece, ¿cómo esperan complacer a Yahweh en el día del juicio con una actitud que dice: «Realmente no me importa su Hijo«?

Gracias por la vida eterna. Sí, quiero ser la novia de Yeshúa. Sí, quiero servirle, pero no tengo dinero. No tengo tiempo para Él. No es mi prioridad número uno en la vida. Tengo otras cosas que hacer. Mis hijos tienen fútbol. Tengo inversiones. Tengo que mantener la casa. ¡Vamos, dame un respiro! ¿Qué quieres de mí aquí? ¿Qué esperas?

Han pasado cerca de 3.500 años desde que Yahweh nos dio Su contrato nupcial (Su Ketubah) la Torá y han pasado cerca de 2.000 años desde que recibimos el Espíritu de Yeshúa para que sepamos ahora cómo caminar la Torá en amor, en el Espíritu de Yeshúa. Afirmamos ser discípulos fieles, afirmamos estar llenos del Espíritu de Yeshúa y afirmamos no estar apagándolo, pero luego no se nos encuentra haciendo las cosas que el Espíritu de Yeshúa ya está haciendo.

¿Cómo coincide eso? Mmm… veamos ¿Cómo podemos tener verdaderamente el Espíritu de Yeshúa y sin embargo no estamos haciendo las mismas cosas que el Espíritu de Yeshúa está haciendo? La Palabra dice que no debemos apagar Su Espíritu.

Tesaloniquim Alef (1 Tesalonicenses) 5:19-22
19 No apagues el Espíritu.
20 No desprecies las profecías.
21 Pruébalo todo, mantén lo que es bueno.
22 Abstente de toda forma de maldad.

Entonces, ¿cómo encaja todo esto?

Bueno, tenemos que orar al respecto porque algunas personas creen que apagar Su Espíritu es el pecado imperdonable. Si hacemos o decimos algo malo, es perdonable, pero si no intentamos seguir Su Espíritu, ¿no estamos pisoteando la gracia? ¿En Su favor?

Y hermano, hermana, si no estamos haciendo las mismas cosas que el Espíritu de Yeshúa está haciendo, entonces ¿estamos realmente conectados a la Vid, Yeshúa, en primer lugar? Porque Yeshúa nos dice que un árbol se conoce por su fruto.

Luqa (Lucas) 6:43-45
43 «Porque el árbol bueno no da frutos malos, ni el árbol malo da frutos buenos.
44 Porque cada árbol se conoce por su propio fruto. Porque no se recogen higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas.
45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón, saca el bien; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón, saca el mal. Porque de la abundancia del corazón habla su boca.

Si das buen fruto significa que estás ayudando con entusiasmo a construir el reino global unificado de Yeshúa de acuerdo con todo lo que Él manda, porque eso es lo que Él quiere. Esa es Su voluntad. Sabemos que estamos en Su voluntad cuando estamos haciendo Su voluntad y Él quiere construir un reino global unificado que luego someterá a Su Padre.

Por lo tanto, si no lo hacemos con entusiasmo; si no le ayudamos activamente a construir Su reino global unificado, ¿cómo estamos mostrando buenos frutos?

Y si no estamos mostrando buenos frutos; si no estamos ayudando ansiosamente a Yeshúa a construir Su reino global unificado para que pueda servir a Su Padre, entonces ¿cómo estamos conectados a la Vid?

Construir el reino global unificado de Yeshúa sobre un solo fundamento de apóstoles y profetas, ese es el buen fruto que Él quiere. Y Él nos ayudará a producir buenos frutos, pero debemos seguir Su Espíritu; debemos obedecer todas Sus instrucciones y no sólo las que nos gustan.

Efesim (Efesios) 2:20
20 Habiendo sido edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Yeshúa HaMashiaj mismo la piedra angular,

Es como el viejo dicho, si Yahweh es tu copiloto, ¡cambia de asiento! ¡Pásale el volante! Deja que Él te guíe.

Prometimos que miraríamos el Salmo (o Tehillim) 73 y el salmista Asaf, nos dice que Yahweh está continuamente con nosotros. Es como si Él nos llevara de la mano derecha (por así decirlo).

Tehillim (Salmos) 73:23-24
23 Sin embargo, yo estoy siempre contigo; Tú me sostienes por mi mano derecha.
24 Me guiarás con Tu consejo, y después me recibirás en la gloria.

Así que, si simplemente seguimos Su dirección y guía y obedecemos la pequeña y tranquila voz que oímos en nuestros oídos internos, Él con gusto nos tomará de la mano derecha y nos llevará a la gloria y nos llevará a Él. Todo lo que tenemos que hacer es dejar que Él nos lleve de la mano derecha y entonces Él nos mostrará cómo ser Su novia de Proverbios 31. Eso es todo lo que tenemos que hacer; sólo tenemos que dejarle guiar y hacer todo lo que Él dice. Esa es la clave.

Eso sí, hay que hacerlo con ganas y con mucho amor a Él. Él quiere guiarnos así. Él quiere ayudarnos a aprender a ser Su novia de Proverbios 31. Quiere ayudarnos a crecer espiritualmente en Él. Quiere llevarnos a la victoria en Él, pero necesitamos soltar el mundo; necesitamos soltar Egipto (o Mitzrayim).

Cuando salimos de Mitzrayim espiritual, entramos en Su servicio. ¿No necesitamos sentarnos y contar el costo y colocar a Él y a Su Hijo verdaderamente en primer lugar? Diezmar primero, dar de nuestro tiempo libre primero, porque esa es la única manera de agradarlo como dice la Escritura.

¿Creemos que Él no quiere decir lo que dice Su Palabra? ¿Estamos dispuestos a mantenernos en las promesas, pero no estamos dispuestos a mantenernos detrás de las responsabilidades?

Escucha… sí, soy un pecador como todos los demás, pero la cosa es, ¿realmente quiere una novia que esté medio caminando para Él? ¿Realmente quiere una novia que arrastra los talones, que no quiere hacer nada? ¿Por qué quiere eso cuando podría tener un Moshé o un Josué o un Caleb o un Eliyaju o un Shaul o quien quiera?

¿Nos damos cuenta de lo que significa cuando Shaul nos aconseja que todos los que corren en una carrera, efectivamente, todos corren, pero sólo uno recibe el premio? Debemos correr de tal manera que podamos obtenerlo y la razón es que es el Espíritu, ese es el compromiso, ese es el afán que Él busca y cualquier otra cosa le parece tibia.

Él quiere una novia para Su Hijo que quiera servir a Su Hijo, eso es lo que está buscando.

Bueno, no sé por qué los rabinos eligieron terminar la Parashá en la conclusión de los Diez Mandamientos. Podríamos fácilmente ir por un año entero solo en los Diez Mandamientos (o las Diez Palabras o como ellos lo llaman las Diez Cosas en hebreo) pero recordemos que todavía estamos bajo el Sacerdocio del Primogénito en este punto cuando los Diez Mandamientos son dados.

Así que, lo que vemos es que esta es la ceremonia de la boda. Esto es erusin, esto es el compromiso público. Y así, los Diez Mandamientos son la Ketubah de la novia

Y eso es porque el orden levítico no será llamado por cuatro Parashiot más. Por lo tanto, en este momento (de la boda) son las 10 palabras o las 10 cosas que es la Ketubah; que es nuestro Pacto nupcial.

Ahora, ¡ten cuidado! No significa que sólo tengamos que seguir las diez cosas, porque estas diez cosas (o diez palabras) son realmente mucho más que diez principios (o diez preceptos) porque el primero de los diez preceptos es la idea de que sólo Yahweh es nuestro Elohim.

Debemos servirle a Él primero; sólo en Él. Él es nuestro Elohim, Él es nuestro Comandante; Él es nuestro Rey. Él puede dirigirnos como quiera, lo que quiera y eso es como si un general militar estuviera al mando. Tiene autoridad para emitir nuevas directivas y nuevas estrategias cuando la operación cambia o avanza de una fase a otra, a la siguiente y a la siguiente. Puede modificar las instrucciones de operación como considere oportuno.

Entonces, si es el tiempo del sacerdocio primogénito y Yahweh le dice a Israel que se organice de cierta manera, entonces lo hacemos de esa manera. Y si es el tiempo del orden levítico y Yahweh nos dice que unifiquemos a la nación alrededor de un altar de sangre tres veces al año, entonces necesitamos seguir las instrucciones específicas que Yahweh da para unificar a la nación alrededor de un altar de sangre purificado tres veces al año; si estamos bajo el orden levítico (lo cual no estamos ahora ya que estamos bajo el orden melquisedeciano).

Y si estamos en el tiempo de Yeshúa estableciendo un orden melquisedeciano renovado, entonces debemos relevantar (o volver a levantar) el Tabernáculo de David que ha caído. Y si ese es el caso (que es el caso), entonces necesitamos seguir las instrucciones de Yeshúa para organizar y operar fuera de la tierra bajo el orden melquisedeciano.

Por lo tanto, es realmente muy simple y aunque los detalles de cómo operamos pueden cambiar de un sacerdocio a otro, a otro y a otro, nunca jamás violamos las 10 palabras (o las 10 cosas). Nunca perdemos nuestro celo por construir el reino venidero del Mashiaj. Si perdemos nuestro celo por la construcción del reino venidero de Yeshúa, ¿no hay un problema que debe ser resuelto?

Si queremos ser un ayudante para nuestro Esposo y si queremos sobrevivir a la Gran Tribulación, entonces ¿no necesitamos aprender a ayudarlo?

Bueno, hablando de la Haftará, la porción profética: No pude entender por qué los rabinos eligieron esta sección, así que la busqué en Wikipedia y bajo la Parashá Yitro; bajo la sección de conexión de la Haftará con la Parashá dice: «Tanto la Parashá como la Haftará relatan la revelación de Elohim.»

Ok, eso es bonito, pero ¿y qué?

Y dice: «Tanto la Parashá como la Haftará describen a los seres divinos como alados»

Estoy como, «¡¿Estás bromeando?!»

Y dice: «Tanto la Parashá como la Haftará informan de la presencia de Elohim acompañada de temblores y humo, y tanto la Parashá como la Haftará hablan de hacer de Israel una comunidad apartada«. Pero no nos dan ninguna instrucción sobre cómo hacerlo, ¿tienen sus propias ideas de cómo hacer una comunidad apartada, aparte de las ideas que Yahweh da en Su Torá?

Bien, si los rabinos no tienen realmente un mensaje en este pasaje, entonces ¿qué está tratando de decir Elohim aquí?

Así que, cuando lo leo, me llega el mensaje de que el pueblo de Yahweh piensa que está haciendo un trabajo espléndido, espectacular, grandioso de servirle piensan que, al igual que la Casa de Efraim piensa, están haciendo un gran trabajo de servirle hoy. Al igual que nuestros antepasados pensaron que estaban haciendo un gran trabajo de servirle en el desierto pero cuando no tenían nada comenzaron las quejas y la falta de confianza en la fe.

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la Palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Bueno, tal vez le estaban sirviendo incluso trayendo sus diezmos, pero no le estaban sirviendo de una manera transformadora y ese es el punto clave. Si no somos transformados por la llenura de Su Espíritu, ¿de qué se trata? ¿Una lista de mandamientos que vamos a cumplir a medias? Su pensamiento era como, «Bueno, supongo que debería donar algo de trabajo a la comunidad de los apartados«, ese tipo de cosas, pero no de una manera transformadora. No de una manera feliz y alegre sabiendo que Yahweh nos ha elegido a nosotros de entre todas las personas y, en cambio, se preguntan ¿¡Por qué nos escogió a nosotros como Su novia!? Y yo pienso ¿me estás tomando el pelo?

Y Yahweh dice que porque esta gente no entiende Él va a quemar el lugar. Y la razón por la que Yahweh todavía va a quemar el lugar es que su atesorada nuera, a quien redimió personalmente de Egipto, la desposó con Su Hijo, y luego envió a Su Hijo a morir para redimirla, no logra tomar el peso del asunto. No está poniendo realmente a Él en primer lugar en su vida. Todos sabemos qué es lo primero. Todos sabemos lo que es poner el diezmo de Yahweh en primer lugar. Todos sabemos lo que es poner la Palabra de Yahweh en primer lugar. A los tres años ya sabemos la diferencia entre el bien y el mal. Ahora, sólo es cuestión de elegir. Tenemos que tomar esas decisiones correctas por Él.

Bueno, Su pueblo está escuchando Su Palabra, pero no la están entendiendo realmente. Siguen viendo grandes cosas en Su Palabra, pero las consideran extrañas; no entienden realmente «¿Qué está hablando Yahweh?» No entienden lo que Yahweh quiere decir porque no están verdaderamente comprometidos con Él. Su corazón no está verdaderamente con Él.

¿Acaso lo conocen? ¿Cómo pueden decir que lo conocen cuando no se preocupan por las mismas cosas que Él se preocupa?

Hermano, hermana, en tu propia relación con tu propio cónyuge, ¿qué tan bien va la relación si no te preocupas por lo que tu cónyuge se preocupa?

Bueno, la mayoría de nuestros hermanos en el movimiento efraimita, de nuevo soy un pecador arrepentido, pero lo que veo es que la mayoría de los efraimitas, tanto en las Escrituras como hoy, no quieren entrar en una verdadera relación familiar con Él. No quieren ser reales con Él. No quieren ser reales sobre el alcance del sacrificio que hizo Su Hijo.

No lo sé, pero me lo imagino, con lo que equivale a una absoluta falta de respeto y de honor, viniendo de la futura esposa de Su Hijo. Tal vez Yahweh está pensando, «Vale, bien, lo que sea. Ella no quiere ser la esposa de Mi Hijo, o perdón, quiere ser la esposa de Mi Hijo, y Él murió por ella, pero no quiere reunirse y trabajar para Él. No quiere diezmar, no quiere ayudar, no quiere hacer nada. Ni siquiera quiere dejar la Babilonia espiritual de Egipto. No le pidas que soporte las dificultades como un buen soldado de Yeshúa el Mesías. No le pidas a Efraim de antaño que soporte las penurias sirviendo a nuestro Rey, el Comandante de nuestro ejército.”

No sé cómo está pensando, «Si es así, entonces olvídala. No quiere someterse a la Torá, no quiere someterse a los castigos del adulterio, sólo quiere ser tibia. Bien, deja que su corazón se apague.”

Yeshayahu (Isaías) 44:18
18 No saben ni entienden, porque les ha cerrado los ojos para que no vean, y el corazón para que no entiendan.

Y mientras estamos en ello, tapemos sus orejas con mantequilla de maní y pongamos escamas en sus ojos porque si voy a hacer todo eso por ellos, si voy a planear todo esto alrededor de ellos y luego voy a enviar a Mi Hijo y Él va a morir una muerte miserable, horrible y espantosa para redimirlos de la muerte y todavía no les importa lo suficiente como para averiguar lo que Mi Hijo quiere ¿Ni siquiera les importa lo suficiente como para comprometerse de verdad a ponerme a Mí y a Mi Hijo en primer lugar?

Bien, te diré qué. Sólo mira como quemo este lugar hasta los cimientos y empiezo de nuevo con el remanente fiel. Pero el problema es que las cosas están tan mal, las cosas son tan impuras con Mis hijos, que voy a quemarlo de nuevo porque no están escuchando Mi voz, y no están haciendo las cosas que digo que hagan en Mi Palabra. Están escogiendo y eligiendo; están haciendo la parte de Los Mandamientos que quieren hacer. Eso no es lo mismo que obedecerme fielmente.”

Tampoco estoy seguro de lo que intentan decir los rabinos cuando decidieron incluir los versículos 5 y 6 del capítulo 9 de Isaías.

Ahora, claramente este es un pasaje mesiánico. Este pasaje habla claramente de Yeshúa, pero si eres del lado judío de la casa (específicamente rabínico y crees en la versión del Talmud), ¿puedes por favor explicarme cómo un humano puede cumplir los requisitos aquí en el versículo seis? Porque no lo veo.

Nos dice: «Porque un niño nos ha nacido y un Hijo nos ha sido dado, y el gobierno estará sobre Sus hombros». Y así es como sabemos que es un pasaje mesiánico, «Y Su nombre será llamado Consejero maravilloso, El Gibbor (que significa Elohim poderoso), Padre eterno y Sar Shalom (o Príncipe de Paz).”

Yeshayahu (Isaías) 9:6
6 Porque nos ha nacido un niño, se nos ha dado un hijo, y el gobierno estará sobre Sus hombros. Y Su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, Poderoso Elohim [El Gibbor], Padre Eterno, Príncipe de Paz [Sar Shalom].

Ahora bien, ¿cómo puede un hombre humano llamarse El Gibbor (o Poderoso Elohim), a menos que sea una manifestación de Elohim? ¿Y cómo puede un hombre humano ser llamado Padre Eterno, a menos que sea una manifestación del Padre Eterno?

Bueno, los rabinos tienen sus maneras de explicar estas cosas, pero no vamos a dedicarles tiempo aquí. Si quieres saber cómo entendemos a Yeshúa como una manifestación de Yahweh, por favor lee nuestro estudio sobre “Yeshúa Manifestación de Yahweh que se encuentra en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno.

Pero ya que estamos aquí, personalmente creo que un pasaje mucho mejor, que encaja mucho mejor con esta Parashá habría sido Yirmeyaju (o Jeremías) capítulo 11.

Ahora, aquí Yahweh está hablando a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén, y dice: «Así dice Yahweh Elohim de Israel: ‘Maldito el hombre que no obedezca las palabras de este Pacto que ordené a vuestros antepasados el día que los saqué de la tierra de Mitzrayim; del horno de hierro’ diciendo: ‘Número uno, obedece Mi voz. Y dos, haced todo lo que os mando. Entonces vosotros seréis Mi pueblo y Yo seré vuestro Elohim, para cumplir el juramento que he hecho a vuestros padres de darles una tierra que fluya con leche y miel, como hoy.‘»

Yirmeyahu (Jeremías) 11:4-5
4 Lo que ordené a vuestros padres el día que los saqué de la tierra de Mitzrayim, del horno de hierro, diciendo: «Obedeced Mi voz y haced todo lo que os mando; así seréis Mi pueblo y Yo seré vuestro Elohim».
5 para que confirme el juramento que hice a vuestros padres, de darles ‘una tierra que fluye leche y miel’, como es hoy».

Y eso es exactamente lo que Él quiere; sólo quiere que lo tomemos al pie de la letra. No es necesario reinterpretarlo. No es necesario hacer leyes de vallas. Sólo tienes que leer lo que Él dice y luego hacerlo, eso es todo lo que necesitas hacer.

Él no dice que quiere un tercer Templo que niegue a Su Hijo, Yeshúa. No dice: «Dale un sacerdocio híbrido rabínico/levítico y reescribe la Torá«. Él no ordena nada de eso en ninguna parte; ordena específicamente lo contrario.

Él nos ordena que no cambiemos Su Palabra, pero si no la cambiamos, hermanos de Efraim, ¿no tenemos que seguir obedeciéndola?

Ahora, Él nos dice lo que quiere en el versículo 7. Dice: «Porque exhorté encarecidamente a vuestros antepasados el día en que los saqué de la tierra de Mitzrayim hasta este día, madrugando y exhortando, diciendo: «¡Obedece Mi voz!‘» Y por el lenguaje aquí parece que Yahweh estuvo diciendo esto durante mucho tiempo.

Yirmeyahu (Jeremías) 11:7
7 Porque exhorté encarecidamente a vuestros padres el día que los saqué de la tierra de Mitzrayim, hasta este día, madrugando y exhortando, diciendo: «Obedeced Mi voz».

El Espíritu siempre está llamando. En Proverbios 8, el Espíritu grita y dice: «¡Estoy tratando de hablar contigo!«. Dice: «Sin embargo, no obedecieron, ni siquiera inclinaron sus oídos. No escuchaban, pero todos seguían los dictados de su malvado corazón. Por lo tanto, haré recaer sobre ellos todas las palabras de este Pacto que les mandé hacer y que no han hecho.”

Yirmeyahu (Jeremías) 11:8
8 Sin embargo, no obedecieron ni inclinaron su oído, sino que cada uno siguió los dictados de su malvado corazón; por lo tanto, haré recaer sobre ellos todas las palabras de este pacto, que les mandé hacer, pero que no han cumplido».

Y aquí está hablando de las bendiciones y las maldiciones. Bendiciones por la obediencia, maldiciones si no se obedece todo lo que contiene la Torá. Eso es lo que Él está diciendo. Al igual que hoy en día en la Casa de Efraim, nuestros antepasados que no están obedeciendo la Torá en aquellos días.

Bueno, aquí en este contexto, el problema del que habla Yahweh, al hermano Judá, es que el hermano Judá está siguiendo una Torá pero no es realmente la Torá. En cambio, Judá sigue lo que ellos llaman la Ley de la Torá rabínica . Pero no es la Torá de Yahweh, es el Talmud disfrazado de Torá. Pero no son las palabras de Elohim, es una modificación de las palabras de Elohim. Así que, realmente, Yahweh dice que son las palabras de los hombres.

Pues bien, en el versículo 9 Yahweh continúa. Escucha atentamente lo que dice:

Yirmeyahu (Jeremías) 11:9
9 Yahweh me dijo: «Se ha encontrado una conspiración entre los hombres de Judá y entre los habitantes de Yerushalayim.

[¡Oh, no! ¿Es Yahweh un teórico de la conspiración?].

Dice: «Se han vuelto a las iniquidades de sus antepasados en el desierto que se niegan a escuchar Mis palabras. No hicieron lo que dije. Han ido tras otros elohim para servirles (como Adonai y HaShem, entre otros).

Bueno, Yahweh dice que ambas casas están violando Su voluntad. Dice: «La casa de Israel y la casa de Yejudá han roto Mi pacto que hice con sus padres. Por lo tanto, así dice Yahweh: ‘He aquí que ciertamente traeré Calamidad sobre ellos (se dirige a ambas casas) de la que no podrán escapar. Y aunque clamen a Mí, no los escucharé'».

Yirmeyahu (Jeremías) 11:10-11
10 Se han vuelto a las iniquidades de sus antepasados, que se negaron a escuchar Mis palabras, y han ido en pos de otros elohim para servirles; la casa de Israel y la casa de Judá han roto Mi pacto que hice con sus padres.»
11 Por lo tanto, así dice Yahweh: «He aquí que ciertamente traeré sobre ellos una calamidad de la que no podrán escapar; y aunque clamen a Mí, no los escucharé.

Aquí se refiere a las dos casas. Dice:

Yirmeyahu (Jeremías) 11:12-13
12 Entonces las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalem irán a clamar a los dioses a los que ofrecen incienso, pero no los salvarán en absoluto en el momento de su aflicción.
13 Porque según el número de tus ciudades fueron tus elohim, oh Yejudá; y según el número de las calles de Yerushalayim has levantado altares a esa cosa vergonzosa, altares para quemar incienso a Baal.

[Hablamos más en nuestros estudios sobre los nombres, HaShem y Adonai, que son los nombres de Baal, no son el nombre de Yahweh].

Bueno, ¿te parece que Yahweh está complacido? Bien, ¿entonces qué es lo que no le agrada?

¿No se complace porque Su pueblo no está escuchando ansiosamente Su voz? ¿Y no están haciendo ansiosamente todo lo que Él manda en Su Palabra como debería hacer una prometida ansiosa de Proverbios 31?

¿Pero qué, Efraim? ¿Pensamos que somos especiales sólo porque tenemos a Yeshúa y sólo porque guardamos el Shabat y las fiestas, y conocemos la Torá? “Oh sí, la leemos todas las semanas en casa de nuestros amigos”.

Genial… ¿Cómo piensas sobrevivir a la tribulación? Cómo planean sobrevivir a la destrucción de la que estamos hablando aquí, porque Él está hablando a ambas casas.

Bien, olvidémonos del resto de la casa, que cada uno salve su vida como dice Jeremías 50-51.

Estamos hablando de algo personal, ¿vale? Soy un pecador arrepentido que intenta caminar en el arrepentimiento. ¿Caminas tú verdaderamente en el arrepentimiento? Si Yahweh estuviera aquí mismo, ¿estás caminando en el arrepentimiento? ¿Estás obedeciendo realmente todo lo que sabes hacer? ¿O todas estas advertencias contra la desobediencia de Efraim y Judá caen en saco roto?

Debido a que nos creemos «personas demasiado especiales« (o algo así) realmente no necesitamos hacer nada para servir a nuestro Rey, ¿es eso?

Pues bien, en la parte del Brit Jadashá (o Pacto Renovado) es lo mismo. Yeshúa sigue tratando de decirnos que no nos centremos en las cosas de este mundo; no pongas tu mirada en Mitzrayim espiritual; no pongas tu mirada en las cosas materiales (dinero y bienes materiales). Pon tu mirada en cómo puedes acumular tesoros espirituales para ti en el cielo.

Pero cuesta. Debes poner tu tiempo, tu dinero y las energías de tu vida en la construcción del reino de Yeshúa. Esa es la única manera de que se construya, porque no es fácil.

Mira, Yahweh nos dio el cerebro. Él espera que los usemos, así que sentémonos un minuto y contemos el costo, ¿vale? Decidamos si podemos dominar a Yahweh Elohim de los ejércitos con todas las fuerzas que tenemos a nuestra disposición.

Tal vez seamos más fuertes y poderosos con nuestros ejércitos que Yahweh Elohim de los ejércitos. Entonces, tal vez no necesitamos realmente obedecer todos Sus Mandamientos como Él dice que lo hagamos. Tal vez seamos más fuertes que Él; de tal manera que no necesitemos escuchar y obedecer Su voz.

Tal vez no tengamos que hacer lo que Él dice porque…» ¡Oh! Oh, lo sé. Sí, el juicio, no se aplica a nosotros. ¡Sí, eso es! Esa es la entrada, sí, porque sabemos quién es Yeshúa, ¿verdad? Ya descansamos en el Shabat y en las fiestas al igual que Yeshúa descansó en el Shabat y en las fiestas y llevamos un plato a la casa de nuestro amigo, y tenemos alguna discusión ligera de la Torá.

Porque eso es suficiente, no necesitamos obedecer todos los Mandamientos de Yahweh. No, no necesitamos ser activos en la Gran Comisión. No, no necesitamos unificarnos en una única fundación de apóstoles y profetas. No, porque somos superiores, no somos como esos simples mortales que Yahweh dice que va a juzgar en las Escrituras. Ya sabes, esa gente de la que escribe Yahweh que le desobedece. No somos nosotros. No está hablando con nosotros; está hablando con otra persona.”

¿Hola?… ¿Efraim? ¿hay alguien en casa?

¿Qué estamos diciendo aquí? «Tal vez Yeshúa sabrá que lo amamos aunque no guardemos Sus Mandamientos y no hagamos nada de lo que Él dijo. Y aún cuando no le ayudamos a construir Su reino».

¿Es eso lo que pensamos? ¿Pensamos que no necesitamos hacer un sacrificio vivo porque todo eso lo hicieron Yeshúa y los apóstoles en el primer siglo? ¿Es eso lo que pensamos en el fondo de nuestro corazón?

Estos son los que dicen en sus corazones, «Realmente no necesito hacer nada, tengo la sangre de Yeshúa cubriendo mis pecados, así que en realidad no tengo que hacer nada por Él. »

Sí, sí… ¿No es asombroso cómo muchos de los seguidores de Yeshúa parecen querer malinterpretar completamente lo que Yeshúa dijo en Su primer sermón? Estamos hablando de Las Bienaventuranzas; la primera vez que enseñó Yeshúa nos dice que no nos centremos en el mundo y en Mitzrayim espiritual. Si vamos a salir de Mitzrayim, tenemos que salir de Mitzrayim completamente. Debemos limpiar la levadura de Mitzrayim de nuestros corazones.

Devarim (Deuteronomio) 6:5
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Más bien, quiero decir, ¿no dice Él que hagamos de la construcción de Su reino nuestra prioridad número uno en la vida? ¿No nos dice Yeshúa que pasemos nuestro tiempo con nuestra familia espiritual que son nuestros hermanos y nuestras hermanas y nuestras madres y que gastemos nuestras riquezas construyendo Su reino?

Quiero decir que deberíamos comportarnos como si realmente le amáramos y quisiéramos construirle un reino, porque le conocemos y sabemos que eso es lo que Él quiere… Leemos Su Palabra, tratamos de hacerle feliz haciendo las cosas que Su Palabra dice que hay que hacer, (ya sabes) como construir el reino…

Realmente, es nuestro orgullo y alegría; es nuestra labor de amor; disfrutamos construyendo el reino para Él porque le amamos… Queremos verle feliz; ¿sabe lo que quiero decir?

Bueno, en Mateo (o Mattityahu) 6 y el versículo 19, Yeshúa nos dice que no nos enfoquemos en los tesoros terrenales tales como autos bonitos, casas bonitas, ropa bonita, paquetes de vacaciones, porque estos no son verdaderamente tesoros que duran; la polilla, el fuego, el óxido, la inundación, el moho, la guerra, van a destruir todos esos tesoros terrenales. Los ladrones pueden entrar y robar, pueden llevarse nuestros diamantes, nuestro oro, nuestras joyas, nuestra plata, todos nuestros objetos de valor.

Mattityahu (Mateo) 6:19
19 «No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones irrumpen y roban;

Pero, ¿por qué gastar dinero en esas cosas si no son esenciales y, en lugar de eso, acumular tesoros espirituales en el cielo? porque no hay manera de que la polilla o el óxido o incluso la guerra vayan a acabar con cualquier cosa que hayamos hecho por Yeshúa. Estos no van a entrar a robar el tesoro que tenemos guardado en el cielo.

Entonces, Yeshúa dice algo muy clave que debemos entender. Dice: «Porque donde gastes tu tesoro allí estará también tu corazón«. Y lo que esto significa es que donde gastas tu dinero, eso muestra dónde está tu corazón realmente.

Mattityahu (Mateo) 6:21
21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Así que, podemos hablar mucho sobre los grandes discípulos que somos y los fieles servidores de Yeshúa, pero ¿ponemos nuestro dinero donde está nuestra boca? ¿Hacemos todo lo que está escrito en Sus Mandamientos? ¿O sólo se trata de un montón de palabrería y de palabras vacías?

Yeshúa nos dice claramente, «Nadie, ninguno de nosotros puede servir a dos amos. Porque va a odiar al uno y amar al otro o vamos a ser leales al uno y despreciar al otro.» Dice que no podemos servir a la vez a Elohim y al dinero; no funciona así. El dinero es una cosa del mundo; Elohim es del Espíritu; Elohim es Espíritu.

Mattityahu (Mateo) 6:24
24 «Nadie puede servir a dos amos; porque o bien odiará a uno y amará al otro, o bien será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Elohim y a Mammón (riquezas).

Es como si Yeshúa tratara de llamar la atención de la gente. Está tratando de decir, «Mira, ¿podrías por favor salir de esto?» de la manera más amable y cariñosa posible. Es como si Él tratara de decir: «Bien, mira, necesitas ponerme a Mí y a Mi Padre primero. Y no creas que no podemos notar la diferencia entre si realmente nos pones a Nosotros en primer lugar y cuando no nos pones a Nosotros en primer lugar, porque Nosotros podemos notarlo.”

Depende de los que le amamos de verdad hacer algo bueno con las pistas que nos da la Escritura. Nos corresponde construir el reino para las próximas generaciones.

Entonces, cuando planificamos nuestro tiempo, ¿nos detenemos a considerar las consecuencias eternas de lo que estamos planeando? Porque tarde o temprano todos vamos a llegar al final de nuestras vidas y entonces estaremos en el juicio.

O caminamos correctamente, o no caminamos correctamente. O Él era nuestra primera y única prioridad o no era nuestra primera y única prioridad.

Y Yeshúa dice que Él viene pronto, y Su recompensa está con Él para dar a cada uno de nosotros según nuestro trabajo.

Entonces, ¿qué hacemos por Él? ¿Hacemos mucho por Él? Porque ser un discípulo obediente, es algo que debemos recorrer paso a paso y día a día. No podemos ser obedientes simplemente apareciendo en la casa de nuestro amigo y leyendo las Escrituras. Debemos permanecer obedientes a Él en cada momento en cada decisión que tomemos.

Debemos usar la mayordomía en nuestras vidas para administrar los recursos de nuestras vidas para ayudar a construir el reino de Su Hijo. Eso es lo que Él quiere ver.

Va a decir: «¿Has leído Mi libro? ¿Hiciste lo que decía?

Pues bien, nuestros antepasados no querían obedecer a Yahweh cuando salieron de Egipto, pero ¿no se creían israelitas obedientes? ¿No pensaban que lo estaban haciendo bien? Pero el hecho es que sus corazones no estaban realmente vueltos a Yahweh; no tenían el mismo Espíritu que Moshé o Josué o Eliyaju o Caleb o el Rey David.

No le servían realmente con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, y eso se reflejaba en todo lo que hacían.

Devarim (Deuteronomio) 6:5
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Así que, hermanos y hermanas, la cuestión es ¿qué pasa con nosotros? ¿Vamos a hacer todo lo que la Palabra de Yahweh nos pide como ser una buena y leal novia de Proverbios 31? Y si queremos ser parte de la novia, ¿estamos ayudando a Yeshúa a establecer Su reino para Su Padre?

Porque una novia es descrita como una ayudante, ¿entonces lo estamos ayudando? ¿O acaso nos mentimos a nosotros mismos, diciéndonos que somos hacedores de la Palabra, cuando en realidad sólo somos oidores, engañándonos a nosotros mismos?

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la Palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos.

¿Estamos realmente caminando por un amplio camino fácil que cualquiera que no quiera realmente dar de sí mismo o de su tiempo o de su energía vital o de su dinero pueda caminar por ese amplio camino fácil?

¿O tal vez caminar por la senda estrecha y afligida que lleva a la vida? Solo que parece que son muy pocos los que realmente lo encuentran, porque son muy pocos los que están dispuestos a sentarse y contar el costo y aun así elegir por Elohim.

Bueno, nuestros antepasados solían decir que una palabra de los sabios es suficiente, así que espero que esta información sea útil para aquellos de ustedes que verdaderamente aman a Yeshúa y quieren servirle de la manera que Él dice.

El que tenga oídos que oiga.

Hitgalut (Apocalipsis) 2:29
29 «El que tenga oído, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias».

Shabat Shalom.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give