Chapter 7:

Terumah 2022: ¡Que sea UN Tabernáculo!

Ver: ¡Parashá Terumah aquí!

Éxodo 25:1-27:19; 1 Reyes 5:1-6:13; Juan 15-17 (Completo)

Parece que las Parashiot son cada vez más largas, porque según los comentarios que estamos recibiendo, vemos que hay muchos conceptos clave y críticos que la gente no está entendiendo todavía. Y es fundamental que entendamos estos conceptos críticos clave.

Por lo tanto, queremos cubrir el material necesario y en la Parashá de esta semana, Parashá Terumah, vamos a ver más testimonios y señales sorprendentes de que nuestro Rey, Yahweh de los ejércitos quiere que nos organicemos de acuerdo a ciertas reglas.

Y como vamos a ver, una y otra vez a lo largo de esta serie de Parashá, Yahweh ordena y organiza a Su pueblo para que haga un trabajo para Él. Por eso, no sólo se convierten en una familia, sino que también tenemos que convertirnos en una nación para Él.

Pero es triste decirlo, algunos de nuestros hermanos en Efraim y algunos de los mesiánicos parece que no les importa realmente. Ellos no quieren realmente en sus corazones llegar a ser una nación para Él y eso es (quizás) simplemente porque no es tan fácil o libre servir a Yahweh Elohim de la manera que Él dice que quiere ser servido.

Pero la cosa es que todo esto es básicamente parte del filtro incorporado por Yahweh en las Escrituras, porque Él necesita alguna manera de separar las ovejas de las cabras en Israel (por así decirlo). Y si lo amamos, entonces necesitamos escuchar Su voz y hacer todo lo que Él dice que hagamos, porque eso es lo que Elohim siempre pide de Su pueblo; es que escuchemos Su voz y obedezcamos todo lo que Él nos dice que hagamos.

Lo que vemos es que Yeshúa dijo básicamente lo mismo; que habría un amplio camino fácil que la mayoría de la gente que no lo ama realmente va a seguir.

Mattityahu (Mateo) 7:13
13 «Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y ancho el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella.»

Y es un camino relativamente fácil y sin problemas, pero a menos que realmente ames Yahweh, a menos que realmente quieras servirle de la forma en que Él quiere ser servido, a menos que quieras complacerle, ¿por qué no te sientas en el salón de tu amigo y compartes una comida y partes algo de pan y compartes algunas ideas sobre la Torá y finges que estás poniendo tu vida activamente para construir el reino de Yeshúa?

El problema es que sentarse en la sala de estar de otra persona y partir el pan y compartir ideas sobre la Torá y sobre Yeshúa o incluso adorar a Yeshúa, no es lo mismo que intentar realmente llegar a ser como Yeshúa y obedecer todos los mandamientos que podemos ahora mismo. Y eso es muy diferente a buscar activamente establecer el reino de Yeshúa de la manera que Él dice que debemos establecerlo para Él.

También es más fácil sentarse en el salón de tu amigo que apoyar a los que están dando su vida para construir el reino unificado de Yeshúa.

El único problema es que Yeshúa dice que el amplio camino fácil que la mayoría de los efraimitas y mesiánicos están siguiendo actualmente conduce a la destrucción y a la condenación eterna; porque conocieron al Hijo de Elohim viviente, recibieron Su Espíritu, pero no se preocuparon lo suficiente por Él y por Su causa como para poner sus vidas y tomar Su lucha como propia.

En otras palabras, dicen que aman a Yeshúa, pero sus acciones no lo reflejan.

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Por lo tanto, cuando nuestras palabras y nuestras acciones son dos cosas diferentes, eso nos convierte en hipócritas.

Entonces, ¿te gustaría asegurarte de que no estás infringiendo las Escrituras sin saberlo, y te gustaría asegurarte de que tú y tu familia están caminando por el camino correcto hacia la salvación en el Mesías Yeshúa?

Si es así, entonces por favor acompáñanos en esta Parashá; hablamos de cómo la Torá, los Profetas y el Brit Jadashá (o el Pacto Renovado) nos dicen que todos necesitamos permanecer humildes y escuchar Su voz en todo y hacer todo lo que Él dice, porque la alternativa a ello no es buena.

Ivrim (Hebreos) 3:15
15 Mientras se dice: «Hoy, si escucháis Su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la rebelión».

Entonces, lo que todos necesitamos entender es que Yahweh Elohim siempre ha querido una novia obediente de Proverbios 31 para Su Hijo, Yeshúa.

Sólo que, desde el Jardín del Edén, los humanos no lo hemos entendido; hemos sido sencillamente desobedientes. Todo lo que teníamos que hacer en el Jardín del Edén era escuchar la voz de Yahweh y hacer lo que Él decía; eso era todo. ¿No suena bien?

Pero entonces Satanás apareció y nos mostró cosas que parecían buenas a nuestros ojos y que parecían que se sentirían bien a nuestra carne o a nuestros sentidos. Y nos gusta mucho la idea de ser mundanos. ¡Guau, realmente vamos por eso!

Bereshit (Génesis) 3:5
5 «Porque Elohim sabe que el día que comáis de ella se os abrirán los ojos y seréis como Elohim, conociendo el bien y el mal».

Así que, (básicamente) nuestra historia como humanidad es que siempre estamos buscando maneras de evitar escuchar la voz de Yahweh y hacer lo que Él dice. Si hiciéramos eso, nunca habríamos tenido que salir del Jardín del Edén.

Pero nosotros no hacemos aquello. Y así, una y otra vez la historia de Israel es ¿qué? Que periódicamente Yahweh tiene que levantar un líder para mostrar al pueblo cómo quiere que se hagan las cosas. Y entonces la gente obedece a Yahweh por un tiempo y la vida se pone buena y como resultado, como la vida es buena, ahora la gente siente que ya no necesita a Yahweh. Entonces, ¿por qué obedecerle?

Bueno, ¿entonces qué pasa? Los tiempos vuelven a ser difíciles, ¿por qué? La gente se ha alejado de Yahweh y por eso Yahweh tiene que volver a llamar la atención de todos. Y así, aquí viene la vara. Y este ciclo se repite sin cesar a lo largo de la Escritura, salvo que tiene un final.

Y esta vez, más que en cualquier otro momento en las Escrituras, necesitamos ser encontrados haciendo absolutamente todo lo que Yahweh y Yeshúa nos dicen que hagamos. O como mostramos en el Estudio del Apocalipsis probablemente no sobreviviremos a la Tribulación o al Armagedón.

En otras palabras, si no obedecemos, entonces nosotros y nuestros hijos probablemente no llegaremos a la Recolección porque no estamos haciendo todo lo que se nos ha dicho que hagamos.

Hitgalut (Apocalipsis) 14:12
12 Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Yahweh y la fe de Yeshúa

Y también es porque la Tribulación está precisamente diseñada para quemar completamente toda la levadura de nosotros. Es decir, acabar con toda falsa doctrina (o pecado).

Por lo tanto, todos y cada uno de nosotros va a tener que aprender a crecer y cambiar durante el marco de tiempo de la Tribulación. Pero el hecho es que también vamos a tener que correr tanto como podamos sólo para sobrevivir; el estándar por defecto de tibieza ya no va a ser suficiente.

Y si lo quieres considerar así, la supervivencia es el nuevo éxito. Si hacemos todo lo que Yahweh nos manda, entonces la vida de nosotros y de nuestros hijos nos será dada como premio. Y si no hacemos todo lo que Yahweh nos manda hacer, entonces la vida de nosotros mismos y de nuestros hijos puede no sernos dada como premio.

Suena duro, pero así es como Yahweh planea terminar el ciclo.

Sabes, en tiempos pasados, Yahweh levantaba a alguien como un Moshé, o como un Shemuel, o una figura del Rey David y ellos guiaban al pueblo en el camino que debían seguir, incluso cuando el pueblo mismo tenía inclinaciones diferentes.

Y así, lo que sucedió en la Escritura, en Shemot (o Éxodo), es que la gran mayoría de los israelitas podían estropear completamente, y reincidir, y quejarse, y desear codornices (o lo que sea que quieran hacer), pero lo que olvidamos es que todos sus huesos cayeron en el desierto, y fueron sólo sus hijos los que consiguieron entrar en la tierra de Canaán.

Y ahora, en estos Tiempos Finales, nosotros y nuestros hijos podemos sobrevivir; ir a la tierra prometida, si mostramos a través de nuestras acciones que vamos a escuchar y obedecer la voz de Elohim, y luego hacer todo lo que Él dice.

Devarim (Deuteronomio) 5:33
33 Caminarás por todos los caminos que Yahweh tu Elohim te ha ordenado, para que vivas y te vaya bien, y para que prolongues tus días en la tierra que vas a poseer.

Pues bien, si no salimos del hábito de la tibieza, la mayoría de nosotros vamos a ser vomitados de Su boca. Y no suena bien, pero es algo que hay que decir.

Así es como Yahweh planea romper el ciclo para el milenio; es que sólo va a permitir volver a la tierra de Israel a aquellos que ya le aman lo suficiente como para obedecer todos Sus mandamientos.

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos».

Así que, si entendemos lo que se dice, que es el momento de obedecer el pacto nupcial y que o lo vamos a hacer por las buenas o lo vamos a hacer por las malas. O lo hacemos con éxito, o no lo haremos. O tal vez lo logremos por los pelos (por así decirlo).

Pero teniendo en cuenta que debemos obrar nuestra salvación con temor y temblor, ¿por qué nuestro pueblo no comprende realmente la necesidad de obedecer a Yahweh? Es el mismo mensaje una y otra vez: «Escucha Mi voz. Haz lo que te digo». No es difícil.

Pues bien, sabiendo estas cosas, ¿por qué nuestro pueblo no sigue el camino de la Torá? ¿De verdad? ¿Por qué se mienten a sí mismos y se engañan, pensando que con descansar y leer en Shabat es suficiente?

¿Por qué pensamos que eso es suficiente cuando Yeshúa nos ordena que nos comprometamos a construirle un reino espiritual en Su ausencia?

Yeshúa nos muestra un camino estrecho y afligido que conduce a la vida, pero es estrecho y afligido; requiere compromiso, requiere trabajo, requiere disciplina. Debemos escuchar constantemente Su voz y luego necesitamos obedecer todo lo que escuchamos y no apagar Su Espíritu.

Mattityahu (Mateo) 7:14
14 Porque estrecha es la puerta y difícil el camino que lleva a la vida, y son pocos los que lo encuentran.

Y además de eso, también tenemos que obedecer todo lo que está en la Torá escrita, porque (realmente) si lo piensas, la Torá escrita, es justo donde Yahweh habló, y alguien escribió las palabras de Yahweh. Por lo tanto, se trata de escuchar Su voz y obedecerla (al menos en cierto sentido).

Bueno, la cosa es que, si entendemos que Elohim nos llama, ¿por qué le respondemos como si sólo fuera para obtener las cosas que sentimos que necesitamos, y eso es todo?

¿Acaso olvidamos que Elohim nos llamó porque Él tiene un trabajo para nosotros? ¿Que quiere que nos ordenemos y organicemos para hacer un gran trabajo para Él y espera que hagamos este trabajo de forma colectiva, voluntariamente?

Porque Él espera que nos demos cuenta de que esta vida ya no se trata de nosotros, ¿verdad? Porque somos comprados con un precio. Así que, a partir de este momento, esta vida es todo sobre Él.

Entonces, nuestros hermanos y hermanas de Efraim dicen: «No, eso no es lo que quiero. No, tiene que haber alguna manera de hacer esto sobre mí».

Y lo que estoy diciendo hermanos, hermanas, es que si le servimos a Él y fuimos comprados con un precio ¿no necesitamos preguntarnos continuamente qué es lo que Él quiere?

Hay tanta gente que se acerca al trono y (ya sabes), «Padre, gracias por darme las cosas que quiero. Aquí hay una lista de más cosas que quiero».

Todo se convierte en que Él nos sirva. Eso es lo contrario de lo que tenemos que hacer. Es necesario que nos organicemos para servirle mejor.

Así que, a medida que avanzamos en esta serie de Parashá vamos a seguir viendo una y otra vez, que Elohim tiene un plan completo para nosotros como Su pueblo, pero no podemos manejar todo el gran plan de una sola vez, así que Él debe repartirlo entre nosotros.

Estamos un poco aquí en el desierto; estamos un poco allá, más en la tierra de Israel. Ahora, vamos a aprender mucho más cuando venga Yeshúa, pero no lo entendemos realmente. Realmente no entendemos todo el asunto, pero Elohim tiene todo este programa para nosotros, que si sólo escuchamos y hacemos lo que Él dice, podemos ser Su pueblo especial, Israel, que va a gobernar y reinar sobre la tierra con la vara de hierro de Yeshúa.

Si tan sólo aprendemos lo que significa escuchar Su voz y hacer lo que Él dice. O, si no podemos escuchar Su voz (mucha gente no puede escuchar), entonces escucha el consejo y el liderazgo de alguien que pueda escuchar Su voz. Y (por piedad), toma el consejo de alguien que obedece a la doctrina correcta. No aceptes el consejo de alguien que te dice que tomes esta página de los rabinos, o que tomes esa página de los saduceos, ¿de acuerdo?

Necesitamos hacer todo lo que Elohim dice que hagamos. Tanto el escuchar Su voz como el obedecer Su palabra escrita. Necesitamos inscribirnos en Su programa para nosotros.

Y me gustaría poder compartir toda la visión con todos ustedes de una vez, pero simplemente no tenemos tiempo en este momento. Pero piensa en lo que nos pide Elohim: construir un reino literal para Su Hijo.

Y sólo piensa en las promesas que Él promete dar a Su pueblo (una vez que finalmente aprendan después de 3.500 años a hacer las cosas a Su manera; a escuchar Su voz y a hacer las cosas que Él nos dice que hagamos).

Devarim (Deuteronomio) 28:1
1 «Ahora bien, si obedeces con diligencia la voz de Yahweh tu Elohim, para observar cuidadosamente todos Sus mandamientos que hoy te ordeno, Yahweh tu Elohim te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra.»

Y si hacemos eso, Él tiene una mesa de banquete de bendiciones para nosotros (que no podemos ni imaginar), pero debemos hacer algún trabajo; debemos servir como los ejércitos del Elohim viviente.

Nuestros antepasados querían salir de la esclavitud en Egipto; estaban a favor de salir de Egipto, pero luego, una vez que salieron al desierto, ahora tenían que hacer algunas cosas muy difíciles para Yahweh. Ahora, de repente, tenían que organizarse. Tenían que convertirse en un ejército. Ahora deben ir a la guerra. Y todos tenían que trabajar juntos para que la nación pudiera sobrevivir.

No les gustó porque no se trataba de ellos. Sólo querían el éxodo de Egipto. Nuestros antepasados actuaron como si todo se tratara sobre ellos.

Bueno, ahora vemos el orden y la organización que se establece en el éxodo de Egipto, pero ahora se puede escuchar algunos de los comentarios de los mesiánicos, algunos de los efraimitas diciendo: «Eso es todo viejo. No necesitamos organización. Las organizaciones son malas».

O lo que podrían decir, «Bueno, la organización era genial en los días de Moshé; y Yeshúa podría haber sido bueno con la organización en el primer siglo. y sólo ordenó la organización como vimos en las últimas Parashiot, pero ahora que estamos restaurando la fe organizada original, ya no necesitamos ser organizados».

¿Qué? A veces sólo hay que pedir a la gente que escuche lo que dice. Si pudieran escuchar sus propios comentarios. Y si pudieran hacer eso… Espera un momento, ¿vale? Entendamos lo que realmente está pasando aquí, ¿de acuerdo?

Ahora bien, si Yahweh ordenó el orden y la organización en la Torá y si Yeshúa también nos dice que nos organicemos en el Pacto Renovado, entonces ¿por qué no necesitamos ordenarnos y organizarnos hoy, ya que estamos practicando la fe que fue entregada una vez por todas a los santos, y ya que Yeshúa enseñó el orden y la organización?

¿Qué nos hace pensar que vamos a escapar de la destrucción cuando no queremos escuchar y obedecer? ¡Eso es rebelión; lo que es como pecado de brujería!

Y básicamente no tenemos más que excusas. Y el objetivo de la Tribulación es eliminar la cizaña y seleccionar entre las ovejas y las cabras.

Mattityahu (Mateo) 13:30
30 Dejen que ambos crezcan juntos hasta la cosecha, y en el momento de la cosecha diré a los segadores: «Recojan primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, pero recojan el trigo en Mi granero.»

¿Hola? ¿Está el cuerpo de Efraim en casa?

¿Se da cuenta la gente de que, en los tiempos que se avecinan, estamos hablando de la Gran Tribulación (hemos leído sobre ella toda la vida, vale) la obediencia será la clave necesaria para la supervivencia? Vamos a necesitar escuchar Su voz y hacer todo lo que Él dice, o no lo vamos a lograr.

Porque el objetivo de la Tribulación es eliminar a los que no obedecen; lo dice en todas las parábolas. Pero lo interesante de la iglesia y de los mesiánicos es que enseñan a la gente a adorar a Yeshúa, y enseñan a la gente mucho sobre Yeshúa, y enseñan a la gente a ser paciente, y cariñosa, y honesta, y a dar, y a ser buena, y a ser amable; eso es como Yeshúa, pero no es lo mismo que enseñar a la gente a caminar como Yeshúa como un judío del período del Segundo Templo, o como un israelita.

Y la otra cosa que sigue apareciendo una y otra vez es: ¿Entiende Efraim realmente quién es? ¿Entiende su identidad? ¿Y comprende la herencia a la que está llamado si cumple con su identidad?

Hay ciertas promesas hechas a nuestros antepasados, pero todavía tenemos que cumplirlas. Y todo el punto de imitar a Yeshúa es que hay ciertos protocolos en el caminar de Yeshúa que aparecen. Una vez que practicas el ministerio quíntuple por un tiempo, comienzas a entender la razón del ministerio quíntuple; comienzas a entender que es efectivamente un catalizador para la unidad.

Y si obedecemos el ministerio quíntuple, si hacemos lo que dice con disciplina, eso va a construir literalmente un gobierno espiritual global para Yeshúa. Y si lo hacemos, Él literalmente va a hacer que nosotros (o probablemente nuestros hijos) gobernemos y reinemos sobre las naciones durante mil años con Su vara de hierro.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:4
4 Y vi tronos, y se sentaron en ellos, y se les encomendó el juicio. Entonces vi las almas de los que habían sido decapitados por su testimonio de Yeshúa y por la Palabra de Elohim, que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y no habían recibido su marca en la frente ni en la mano. Y vivieron y reinaron con Yeshúa durante mil años.

Eso significa que nuestros hijos van a gobernar esta cosa. Lo único es que debemos hacer todo lo que Él dice; tal como Él lo dice. Ese es todo el punto de estos Tiempos Finales.

Tendemos a seguir las instrucciones del fabricante y solemos entender que, si no sigues las instrucciones del fabricante de un producto, puedes acabar con un fracaso épico.

Tendemos a seguir las instrucciones del fabricante sin ni siquiera pensar en ello. Si se trata de un electrodoméstico, tratamos de darle el tipo de electricidad adecuado; queremos asegurarnos de alimentarlo con el voltaje correcto.

Si se trata de un coche o una moto, queremos utilizar el tipo de combustible adecuado. También queremos cambiar el aceite y los filtros cuando el fabricante lo indique.

Si se trata de un ordenador, queremos montarlo todo exactamente de la manera correcta. La experiencia nos dice que, si seguimos las instrucciones del fabricante, nuestro coche o moto, o lo que sea, va a durar mucho más que si no lo hacemos. Será mucho más indoloro que si no seguimos las instrucciones del fabricante, ¿verdad?

Entonces, ¿qué pasa con nosotros y con Yahweh? Me refiero a nosotros como pueblo (Efraim).

Es decir, Yahweh es nuestro fabricante, ¿no? Es nuestro Creador y nos dio un libro lleno de instrucciones sobre lo que quiere que hagamos por Él, ¿verdad? Nos dice cómo reunirnos, cómo organizarnos.

Como vimos la semana pasada, Él envió a Su Mensajero (o Su Ángel), Yeshúa para mostrarnos lo que Él quiere que se haga y cómo, ¿verdad? Por lo tanto, es lógico: Si amamos a Yahweh y si amamos a Su Mensajero (o Su Ángel), Yeshúa, entonces ¿por qué no queremos seguir Sus instrucciones?

Cuando tus hijos te quieren, quieren complacerte, quieren seguir tus instrucciones. Entonces, ¿por qué, como pueblo, no queremos seguir Sus instrucciones?

¿Por qué nos mentimos a nosotros mismos y decimos: «Bueno, si descansamos y leemos en Shabat “¿es suficiente, cierto?”

¿Creemos lo que Él dice cuando nos dice que, si realmente obedecemos Su voz y guardamos todos Sus mandamientos, entonces es cuando seremos un tesoro especial para Él en toda la tierra?

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis Mi voz y guardáis Mi pacto, seréis para Mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque toda la tierra es Mía.

¿Y le creemos cuando dice que, si no hacemos todo lo que dice, entonces no seremos tomados como una novia para Él en ese día, y no va a interceder por nosotros?

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

La iglesia nos enseña a adorar a Yeshúa, pero el problema es que la iglesia no nos enseña a caminar como Yeshúa, y necesitamos caminar como Yeshúa. Porque de eso se trata realmente la fe en Yeshúa; es aprender a imitar a Yeshúa en todas las cosas. Queremos aprender a imitar a nuestro único Rabino lo mejor posible en todo.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él, debe también andar como Él anduvo.

Pero no es un tipo de fe de espectador de butaca. No podemos sentarnos y aprender de este ministerio, y aprender de ese ministerio, y beber de esta fuente, y picar de ese comedero, porque eso no trae unidad.

Porque la cosa es que, en el mundo de Yeshúa, sí importa lo que sabes, pero no sólo importa lo que sabes. Lo más importante es lo que haces con lo que sabes.

No nos pide que seamos pequeños Einstein de sillón que lo saben todo sobre Él en todo el mundo, pero no queremos recoger nuestras cargas y seguirle; no queremos construir Su reino como Él quiere que lo hagamos porque, por la razón que sea, no le amamos lo suficiente, ¿verdad?

O tal vez no veamos realmente esta lucha como nuestra, ¿verdad? Y esto es algo que a mucha gente (creo) le puede costar, pero existe la mentalidad de tiempo de paz, y mucha gente tiene una mentalidad de tiempo de paz.

Necesitamos despertar a este hecho porque, realmente, si somos serios acerca de servir y complacer a Yeshúa, entonces lo que necesitamos saber es que unirse al ejército melquisedeciano de Yeshúa es realmente como unirse al ejército.

Es decir, vas a la estación de inducción y básicamente firmas tu vida en la línea de puntos. Y eso es lo que haces por el privilegio de dejar tu vida como civil en el mundo exterior; para que luego puedas tener el privilegio de servir a tu país viviendo un estilo de vida totalmente nuevo.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 2:3
3 Por lo tanto, debes soportar las dificultades como un buen soldado de Yeshúa el Mesías.

Vas a dejar tu vieja vida en el mundo y ahora vas a nacer de nuevo (por así decirlo) en tu nueva vida de dificultades y disciplina como soldado. Eso es lo que hacen en el ejército.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 2:4
4 Nadie que participe en la guerra se enreda en los asuntos de esta vida, para complacer a quien lo alistó como soldado.

Cuando amas a tu país, no parece un sacrificio tan grande dejar tu vida como civil; para adoptar tu nueva vida de servicio.

Mattityahu (Mateo) 16:25
25 Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por Mí, la encontrará.

Parece algo bueno; parece algo que quieres hacer porque deberías querer hacer un sacrificio por tu país. Algo en nosotros debería querer darse a los demás.

Bueno, y luego, por supuesto, aprendemos que la democracia es del caballo rojo, y todo el sistema democrático es de Babilonia, y no debemos dar nuestra lealtad a los gobiernos elegidos democráticamente porque son Babilonia. Pero sólo debemos dar nuestra lealtad a Yahweh y a Su gobierno porque Él debe ser nuestro Único Rey. Él exige nuestra absoluta lealtad y fidelidad en todas las cosas.

Y Él lo vale porque es mejor que lo mejor que podamos dar. Por lo tanto, el resultado neto es que sólo tenemos que correr nuestra mejor carrera para Él; sólo tenemos que correr y trabajar tan duro como podamos, tratando de trabajar juntos con nuestros hermanos y hermanas. Sometiéndose primero a Su Espíritu, y luego sometiéndose unos a otros en el Espíritu.

Y una vez que estemos sometidos los unos a los otros en Su Espíritu, entonces es cuando podemos empezar a construirle el gobierno global melquisedeciano que Él quiere. Porque ahora todos nos estamos sometiendo al mismo Espíritu y eso es realmente lo mejor que podemos hacer, y eso es lo que a Él le gusta.

Y es por eso que Él se apiada de nosotros; es cuando ve que, si, estamos haciendo lo mejor que podemos por Él y por Su Hijo. No estamos poniendo excusas, no estamos buscando salidas, no estamos buscando razones por las que no necesitamos hacerlo (cosas de este tipo).

Pero todo lo que no sea correr nuestra mejor carrera Shaul dice que «¿No sabes que de todos los que corren en una carrera sólo uno recibe el premio? Corre de tal manera que puedas obtenerlo». Porque todo lo que no sea eso, ¿dónde está la prueba de nuestra total y absoluta devoción a Elohim?

Qorintim Alef (1 Corintios) 9:24
24 ¿No sabéis que los que corren en una carrera corren todos, pero uno recibe el premio? Corre de tal manera que puedas obtenerlo.

Ahora bien, correr una carrera contra Shaul es bastante difícil, pero tenemos que intentarlo porque si no intentamos al menos hacerlo lo mejor posible no tenemos garantizado nada.

Entonces, Elohim está buscando una novia de Proverbios 31 para Su Hijo. No busca nada más. Y sé que hay muchas posiciones en el reino, pero ¿por qué no (por lo menos) tratar de convertirnos en Su novia de Proverbios 31?

Porque si lo piensas, eso es realmente lo que Él quiere de todo esto es una novia de Proverbios 31 que está haciendo lo mejor posible para construir el reino de Yeshúa así que seamos eso. Tengamos una oración, tengamos un compromiso de corazón para hacer eso por Él.

De acuerdo, tenemos que dejar todo el mundo; tenemos que olvidar nuestra vida pasada; tenemos que morir a nuestra vieja vida. Ya no damos nuestras lealtades a los gobiernos goy y entonces hacemos todo lo que podemos de una manera positiva pacífica y amorosa para ayudar a Yeshúa a establecer Su verdadero reino aquí en la tierra; trabajando juntos con todos los demás.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:17
17 El mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Yahweh permanece para siempre.

Y si lo piensas, nosotros y nuestras familias vamos a ser los beneficiarios. Entonces, ¿qué clase de sacrificio es invertir en el reino de su Esposo? Sobre la que nosotros, nosotros mismos y nuestros hijos, vamos a ser los que gobiernen y reinen.

¿Y por qué la gente está en contra de esto? ¿Por qué la gente no está de cabeza para involucrarse en el programa de Yeshúa? ¿Por qué la gente no está entusiasmada con la construcción de un gobierno global que gobernaremos nosotros y nuestros hijos?

Levantar un gobierno mundial para Él; realizar Su deseo. El sueño de Yeshúa puede hacerse realidad si nos motivamos y trabajamos juntos como Él nos dice.

Entonces, si eso es lo que debemos hacer, ¿por qué la gente no quiere participar?

Bueno, tristemente, habiendo hablado con tanta gente durante tantos años, el problema es que muchos de los hermanos todavía están en esto para ellos mismos, no quieren hacer ningún sacrificio por Él. Vienen aquí sólo por los beneficios.

Es el club «bendíceme». «¡Oh, Él me ha salvado! Por lo tanto, puedo vivir una vida bendita, ¿no es eso lo que Él quiere para mí? Porque Él no quiere que construyamos el reino de Su Hijo, sólo quiere que tengamos una vida bendita, ¿verdad?»

No, porque sigue tratándose de ellos y de lo que quieren. No están interesados en escuchar lo que Yeshúa quiere a menos que también les consiga algo que ellos quieren.

Y típicamente se ve a mucha gente que está enfocada en el conocimiento, están espigando de todos estos diferentes ministerios. Están tratando de obtener conocimiento, pero no están haciendo las cosas que Yeshúa quiere que hagan con ese conocimiento.

Qorintim Alef (1 Corintios) 8:1
1 En cuanto a las cosas sacrificadas a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento hincha, pero el amor edifica.

Es como cuando vas a trabajar. Es como si todo el mundo quisiera un paquete de jubilación, pero ¿cuántas personas intentan realmente hacer el trabajo de la manera correcta para ayudar a su empleador sin involucrarse en la política de la oficina?

¿Y no ocurre lo mismo en el movimiento efraimita? ¿No hay muchos que quieren el plan de jubilación de Yeshúa, pero cuántos de nosotros nos ponemos a trabajar? ¿Y cuántos de nosotros apoyamos y nos asociamos con los que hacen la obra de Yeshúa?

Yeshúa curó a los diez leprosos, y sólo uno volvió a darle las gracias. Ni siquiera para decir: «¿Cómo puedo ayudar a promover tu reino, Maestro?» Sólo para darle las gracias.

Luqa (Lucas) 17:16-18
16 y cayó de bruces a sus pies, dándole gracias. Y era un samaritano.
17 Entonces Yeshúa respondió y dijo: «¿No hay diez limpios? ¿Pero dónde están los nueve?
18 ¿No se encontró a nadie que volviera a dar gloria a Elohim excepto a este extranjero?

¿La gente no sabe que cuando Yeshúa regrese el reino va a ser como un escenario de la gallinita roja?

No sé si todo el mundo conoce ese cuento infantil, pero hay un cuento infantil sobre una gallinita roja que se cree que viene de Rusia, originalmente. Pero la gallina se encuentra con unos granos de trigo (o unas semillas de trigo) y entonces pide ayuda a todos los demás animales de la granja para plantar las semillas, y quitar las malas hierbas, y criar los cultivos, y cosechar el grano, y hornear el pan, y nadie quiere ayudar a hacer el trabajo.

Pero todo el mundo está ahí con las manos fuera y la boca abierta cuando llega el momento de comer el pan. Bueno, ¿adivina qué? La gallinita roja dijo que nadie la ayudó con el trabajo. Así que, ella y sus polluelos serán los que disfruten de todo el pan, ¿y no imaginamos que así será también con el reino de Yeshúa?

Yeshúa va a tener ciertos siervos fieles (como Él dice en Sus parábolas) que están haciendo todo el trabajo fielmente. Y otros que comienzan a volverse perezosos y holgazanes. Y se emborrachan, y golpean a los otros sirvientes para su propio beneficio personal y ¿qué les pasa?

Mucha gente (creo) piensa que la salvación es mucho más fácil de lo que realmente es. Yaakov (o Santiago) 1 y versículo 22 nos dice que necesitamos ser hacedores de la Palabra y no sólo oidores. Porque ser sólo oyentes, sería engañarnos a nosotros mismos.

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la Palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Es simplemente impactante o sorprendente ver cómo es que la mayoría de Efraim hoy en día está básicamente pidiendo a Satanás que entre en sus corazones y los engañe. Básicamente están pidiendo a Satanás que entre y gobierne y reine sobre ellos. Ellos quieren ayudar a construir el reino de Satanás porque no quieren escuchar la voz de Yahweh y hacer todas las cosas que Él dijo.

Porque entonces tendrías que dejar el reino de Satanás (o el Misterio de Babilonia) y entonces tendrían que organizarse y diezmar y trabajar juntos con disciplina para Yeshúa.

Y lo triste es que la mayor parte de Efraim no está para eso. La Escritura dice que la razón por la que la gran mayoría de los efraimitas van a morir es que no están en esto por lo que Yahweh quiere; no están en esto por lo que Yeshúa quiere; están en esto por lo que ellos quieren.

Les espera una gran y horrible sorpresa si no se arrepienten y despiertan.

Efesim (Efesios) 5:14
14 Por eso dice: «Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Yeshúa te iluminará.»

Nosotros, como efraimitas, como fieles de Yeshúa, ¿pensamos realmente en Yeshúa? ¿Pensamos en lo que Él quiere? Decimos que amamos Yeshúa, pero ¿pensamos en lo que Él quiere?

Porque hay mucha gente, que se creen discípulos, pero no parecen darse cuenta de que Yeshúa tiene un programa en el que quiere que trabajemos juntos aquí. Hay toda una misión, hay todo un trabajo que debemos hacer.

Si el Padre lo desea, ojalá podamos compartir toda la visión, pero en este momento, sólo estamos tratando de que todos se concentren en hacer lo que tenemos que hacer ahora mismo para poder sobrevivir a la Tribulación. Pero una vez que la Tribulación haya terminado y estemos de vuelta en la tierra hay todo un programa que continúa por mil años. Podríamos hablar de ello, pero primero tenemos que dejar en claro esto.

Hay mucha gente, que quiere reunir el conocimiento. Nosotros comemos el buen alimento espiritual de Yahweh, pero ellos no quieren hacer ningún trabajo.

Te imaginas, crías a los niños, los alimentas, los vistes, los mandas a la escuela, quieren estudiar, quieren aprender todas las cosas buenas. Oh, pero no quieren trabajar nunca; no quieren realmente conseguir un trabajo.

Bueno, tienen el conocimiento pero no quieren trabajar para Yeshúa, no quieren trabajar para Elohim.

¿Por qué no entienden que Yeshúa tiene un programa? Si amamos a Yeshúa como decimos que lo hacemos y realmente queremos ser Su ayudante, como decimos que lo hacemos, entonces ¿pasamos algún tiempo aprendiendo sobre Él, y lo que a Él le gusta, y lo que Él quiere?

¿Queremos ser Su novia y ni siquiera sabemos lo que le gusta? ¿Qué clase de novia es esa?

Si eres una novia y amas a tu marido terrenal, ¿no intentas averiguar lo que le gusta y lo que no?

Quiero decir, ¿hablas alguna vez con tu cónyuge para saber qué le gusta?

Es como, ¿hola, hay alguien en casa? Así que, aquí estamos en Efraim pensando que Yeshúa nos va a tomar como Su ayudante, ¿basado en qué? Hicimos el voto, nosotros (nuestros antepasados) juramos en el Monte Sinaí. Dijeron que todo lo que Yahweh ha dicho lo haremos, y seremos fieles, y le obedeceremos, seremos una buena novia. Así que, nos apuntamos al juramento, ahora estamos bajo el juramento.

Hermanos y hermanas, si creemos, entonces escuchen lo que estoy diciendo. Si no obedecemos todo, no sobreviviremos a la Tribulación.

Cuando los niños son pequeños, les gusta preguntarse qué quieren ser de mayores, ¿verdad? ¿No es así, niños? ¿Verdad?

Así que, como cuando dices, «¿Qué quieres ser cuando seas mayor?» y entonces a veces alguien dirá, «Quiero ser médico, o abogado, o empresario». O algunos dicen, «Quiero ser músico, o estrella de cine, o compositor (algo así)».

Sé que algunos dirán: «Feliz. Sólo quiero ser feliz». Pero, ¿por qué dicen eso? Por qué no enseñamos a nuestros hijos a decir en cambio, «Quiero ser agradable a Yeshúa» porque un día todos vamos a ir a pararnos ante ese gran y asombroso trono.

Qorintim Bet (2 Corintios) 5:9
9 Por lo tanto, nos proponemos, ya sea que estemos presentes o ausentes, ser agradables a Él.

Y si miras las noticias, el día del juicio se acerca muy, muy rápido. Y parece que el ritmo se acelera y se acelera cada vez más. Y todavía tenemos muchos años más (hablamos de eso en la línea de tiempo de Apocalipsis en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos).

Pero cuando lleguemos al juicio, y se abran los libros, y registren lo que hicimos por Él con nuestra vida, y todo lo que dejamos de hacer con nuestra vida, y lleguemos al juicio sobre nuestra vida. ¿Estaremos a la altura del ejemplo de Yeshúa?

Ninguno de nosotros va a ser capaz de mantenerse en pie. Yo no podré. Ni uno solo siquiera. El apóstol Shaul, por muy bueno que fuera, no se mantendría basado en sus propias obras.

Porque, por mucho que lo intentemos, no somos tan buenos. Porque eso no es lo que Él quiere. Él no quiere que trabajemos, quiere que Él trabaje en nosotros. Quiere que le permitamos trabajar a través de nosotros con esa conexión; permaneciendo en la vid, en Él y Él en nosotros. Eso es lo que hace el trabajo.

Pero debemos trabajar para Él porque cuando llegue el día del juicio vamos a estar allí y escucharás: ¿Por qué no lo hiciste? ¿Has leído Mi libro? ¿Hiciste lo que te dije? ¿Sí o no?

«Bueno, mayormente lo hice, pero…» no va a ser suficiente, ¿sabes? Así que, todos nosotros vamos a caer en ese día y todos nosotros vamos a depender de Yeshúa para responder por nosotros en ese día.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:1
1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Y si alguien peca, tenemos un abogado ante el Padre, Yeshúa HaMashiaj el justo.

Y lo que estamos esperando (más o menos), que Yeshúa va a hacer, es que va a decir, «Oye, papá. Conozco a este de aquí. A este lo conozco, pero a esos 4,000, y los 5,000, y las miríadas, y las multitudes, no los conozco. Ellos no trabajaron para Mí. Ellos vinieron y fueron alimentados, ellos vinieron a la cena y al espectáculo. Básicamente vinieron al entretenimiento, y se fueron. Son material de anfiteatro romano. Vienen y tienen su actuación, y se van».

«Pero éste, éste trabajó para Mí. Este se esforzó. A éste (o ésta) le importaba que se construyera Mi reino. Así que, sé que su historia es un poco desordenada, su historia es un poco manchada. Padre, voy a responder por este porque ha estado tratando de hacer lo mejor que puede para ayudarme a establecer Mi reino. Invirtió su mina, así que vale la pena. Responderé por él».

Porque lo que Él quiere es una novia de Proverbios 31. Entonces, ¿cuál va a ser Su medio para seleccionar a Su novia de Proverbios 31?

Vamos a revisar los libros en el Día del Juicio y todo lo que hicimos y todo lo que dejamos de hacer. Va a estar ahí mismo.

Por lo tanto, todo lo que hicimos y dejamos de hacer va a ser revelado y vamos a necesitar que Él responda por nosotros. ¿Y cuál es la norma de la que hablamos aquí? Esto (creo) es otra cosa que muchos efraimitas no entienden.

Lo que la gente no parece entender es lo mismo que no entendieron nuestros antepasados en el día en que Israel salía del desierto. Había algunas personas como Moshé, como Josué, como Caleb, que realmente hacían todo lo posible para servir; para ir más allá. Esa es la verdadera norma.

¡Shaul dice que incluso se supone que debemos tratar de correr más rápido que él!

Por lo tanto, es realmente ese esfuerzo para hacer lo mejor para Él, lo que realmente cuenta. Porque nunca vamos a alcanzar Su estándar, pero no importa quiénes seamos, no importa dónde estemos colocados en Su cuerpo, no importa dónde estemos en el mundo, sabemos lo que podemos hacer por Él, y sabemos cuánto tiempo podemos dar por Él, y sabemos cuánto podemos ayudar a construir y apoyar Su reino. Y ese compromiso es el primer paso para cualquiera que realmente quiera sobrevivir a la Tribulación y ser parte de Su novia.

Así que, en la porción de la Torá de esta semana, vamos a empezar en Shemot (o Éxodo) 25 y versículo 1.

Shemot (Éxodo) 25:1
1 Entonces Yahweh habló a Moisés, diciendo:

Vamos a ver más (si, has acertado) presagios asombrosos de cómo Yahweh quiere que dejemos el Egipto espiritual, que dejemos de trabajar para el reino de Satanás y que nos organicemos para convertirnos en una sola nación, para que podamos ser efectivos como los ejércitos del Elohim viviente. Y esto es tal como Él ordena que el Tabernáculo sea uno en esta porción de la Torá.

Ahora, antes de comenzar, la semana pasada, en la Parashá Mishpatim vimos que Yeshúa era la manifestación de Yahweh. Yeshúa fue el Mensajero (o el Ángel) que fue enviado con nuestros antepasados al salir de Egipto, para guiarnos y guardarnos en el camino.

Y esta manifestación nos dice, al menos tres veces, que hagamos todo según el patrón que se nos mostró en la montaña. Eso significa que tenemos que asegurarnos de ser claros y cuidadosos para hacer las cosas a la manera de Yahweh.

Ahora, por ejemplo, en el capítulo 25 de Shemot, en el versículo 8, de nuevo Yeshúa, la manifestación de Yahweh, le dice a Moshé que debemos hacerle un santuario para que pueda volver a morar entre nosotros.

Shemot (Éxodo) 25:8
8 Y que Me hagan un santuario, para que Yo habite entre ellos.

Bueno, vale, si retrocedemos en la historia, el Jardín del Edén era un lugar que Yahweh hizo donde podíamos entrar en la Casa de Yahweh (por así decirlo) y encontrarnos con Él en Su Casa.

Pero eso no funcionó ¿por qué? Porque como todo lo demás no queríamos escuchar Su voz y no queríamos hacer lo que Él decía así que nos echó. Así de simple.

Bien, ahora que hemos estado en un tiempo de espera espiritual durante mucho tiempo saliendo de Egipto, ahora nuestros antepasados tienen la oportunidad de intentar reunirse con Yahweh de nuevo. Sólo que esta vez, en lugar de ir a su Casa, ahora vamos a construirle una Casa donde pueda venir a reunirse con nosotros.

Y entonces, si todo va bien, tal vez (quizás) la boda pueda volver a celebrarse. Sólo que, y Yahweh lo enfatiza tantas veces, lo dice una y otra vez, y otra vez, y otra vez, debemos hacer todo de la manera que Él nos dice que lo hagamos. Lo que significa que (has acertado) tenemos que escuchar Su voz y obedecerla.

Ivrim (Hebreos) 3:15
15 «Hoy, si escucháis Su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la rebelión».

Bueno, alguien en Efraim ahora mismo está diciendo: «Oh no, no, no, no, no, no. No eso otra vez. ¡Oy vey, gevalt! Parece que cada vez que nos damos la vuelta, Yahweh nos pide que escuchemos Su voz y la obedezcamos. ¿Quién se cree que es?»

Pero luego, en el versículo 9, nos dice que, de acuerdo con todo lo que se nos ha mostrado, el modelo del Tabernáculo y el modelo de todos sus muebles, debemos seguir estos modelos y hacer que todo sea exactamente así. Por lo tanto, debemos hacer el Tabernáculo exactamente así.

Shemot (Éxodo) 25:9
9 Conforme a todo lo que te muestre, que es el modelo del Tabernáculo y el modelo de todos sus enseres, así lo harás.

Así que, de nuevo algunos efraimitas, probablemente se preguntan «Hmm… ¿Te preguntas qué quiso decir Yahweh con eso cuando dijo que hiciéramos todo según el patrón que se nos mostró en la montaña? ¿No crees que está pensando que tenemos que escuchar atentamente lo que Él dice y hacer todo como Él dice, como si fuera el jefe o algo así? ¿Quieres decir que es Su camino o la carretera?»

Bueno, si alguna vez tienes pensamientos así, puede que seas un efraimita. Porque entonces miramos, y en el capítulo 25 de Shemot y el versículo 40 nuevamente, aquí tenemos a Yahweh (o Yeshúa) diciéndonos que veamos que hagamos todo de acuerdo al patrón que Él nos mostró en la montaña.

Shemot (Éxodo) 25:40
40 Y procura hacerlos según el modelo que se te mostró en la montaña.

Tenemos algunos más efraimitas allí preguntando de nuevo y dicen, «No, espera un momento. Cuando Yahweh dice: ‘Tengan cuidado y procuren hacer todo de acuerdo con el modelo que Yahweh nos mostró en la montaña’, ¿están seguros de que se refiere a eso? ¿Está seguro de que se refiere a todo? ¿Y si sólo se refiere a algunas cosas?

Bien, si alguna vez te preguntas si oyes a Yahweh decir, «Escuchad Mi voz y haced todo lo que os digo que hagáis», si alguna vez os preguntáis si tal vez Yahweh quiere decir otra cosa que «Escucha Mi voz y haz todo lo que te digo», entonces podrías ser un efraimita.

Y aquí llegamos al capítulo 26 de Shemot y al versículo 6. Y vemos algo tan esencial en lo que parece uno de los más pequeños detalles.

Ahora bien, para los que venimos de un trasfondo cristiano (si vienes de un trasfondo judío, probablemente siempre te ha interesado el simbolismo del Tabernáculo y lo que todo representa, lo que todo significa). Los que tienen un trasfondo cristiano a veces tienden a pasar por encima de los detalles del Tabernáculo porque no vamos a construir un Tabernáculo mañana y, por tanto, no parece que sea realmente tan urgente aprender todos los tamaños, y las especificaciones, y qué conecta qué, pero eso es un error.

Porque, aunque no construyamos un Tabernáculo mañana, seguimos necesitando esa información. Porque no sólo nos muestra cosas importantes sobre Yeshúa, sino que también nos muestra algunas cosas importantes sobre cómo nosotros, como cuerpo de Yeshúa, debemos organizarnos y funcionar.

Así que, aquí, en lo que a mucha gente le parecen detalles triviales sobre cómo construir el Tabernáculo, en Shemot capítulo 26 y versículo 6, Yahweh nos dice que hagamos 50 corchetes de oro y que unamos las cortinas con los 50 corchetes para que el Tabernáculo sea uno.

Shemot (Éxodo) 26:6
6 Harás cincuenta corchetes de oro y unirás las cortinas con los corchetes, para que sea un solo Tabernáculo.

Bueno, este es un pequeño detalle muy importante. Si lo pensamos un poco, ¿quién iba a pensar que Yahweh le daba tanta importancia a un corchete?

Ahora, obviamente cada parte del Tabernáculo es importante, y cada parte del Tabernáculo tiene una parte importante que cumplir, pero ¿entendemos correctamente el texto, que el Tabernáculo no es uno hasta que hay 50 corchetes de oro que sujetan cada cortina a las otras?

¿O significa que estos 50 corchetes de oro en cada cortina que mantienen las cortinas unidas es lo que hace que el Tabernáculo sea uno?

En otras palabras, sin esos 50 corchetes de oro que sujetan cada cortina a sus vecinas, el Tabernáculo no sería uno, ¿verdad?

Entonces, si pensamos en esto, ¿acredita Yahweh que esos 50 corchetes de oro por cortina son los que mantienen unido el Tabernáculo haciéndolo uno?

Qorintim Alef (1 Corintios) 12:12
12 Porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, pero todos los miembros de ese único cuerpo, siendo tantos, son un solo cuerpo, así también es el Mesías.

Esos corchetes de oro son como un pegamento, ¿verdad? Vale, bueno, eso es increíble, porque cuando pensamos en cómo construimos las casas, no pensamos realmente en los clavos, pensamos más en la madera. En realidad, no pensamos en la argamasa, sino en los ladrillos.

Así que, al mirar el Tabernáculo, podríamos pensar en las cortinas del Tabernáculo, pero ¿quién de nosotros ha pasado mucho tiempo pensando en los 50 broches de oro que se utilizan para mantener el Tabernáculo unido y para hacer que el Tabernáculo sea uno?

Bueno, probablemente tendremos que hablar de los detalles en otro lugar, pero si pensamos en ello, sabemos que la función del Sacerdocio melquisedeciano es mantener unidas todas las asambleas.

Ahora, en cuanto a los 50, no sabemos exactamente por qué 50 corchetes por cortina, pero el número 50 sabemos que representa la plenitud. Tenemos 50 días hasta la plenitud de Pentecostés, tenemos 50 años en la plenitud del ciclo jubilar.

Y ya que estamos en ese tema, no encontrarás nada de 49 años en las Escrituras, así que por favor deja descansar la teoría del jubileo de 49 años. Es viejo, y obsoleto, y necesita ser retirado. No hay 49 nada en las Escrituras. Como producto final se llega al 49 como paso previo al 50, pero no hay producto final 49 de nada.

Así que, en realidad, en el mundo (si lo piensas), no prestamos mucha atención a los cierres a menos que sea algo nuevo y emocionante como el velcro, entonces podríamos prestarle atención.

Pero si pensamos en la importancia de los elementos de fijación, sabemos que ninguna casa o edificio puede mantenerse en pie a menos que todas las piezas estén bien sujetas entre sí, de modo que se convierta efectivamente en una sola estructura (o un solo edificio), porque todo está unido.

También sabemos que un avión se mantiene unido con cientos de pequeños remaches. El avión tiene un armazón, no es estable hasta que se remacha la piel y entonces se sujeta todo el avión por la piel. Pues bien, en el caso de los aviones y los edificios sabemos que, si alguien no sujeta correctamente todas las partes y piezas, entonces alguien va a tener una cara triste (y eso no nos gusta).

Así que, Yeshúa habla de este mismo principio en Mattityahu (o Mateo) 12 y versículo 25. Ahí es donde Yeshúa nos dice que todo reino que está dividido contra sí mismo será finalmente llevado a la desolación. Y que toda casa (Casa de Efraim) y toda ciudad dividida contra sí misma no se mantendrá.

Mattityahu (Mateo) 12:25
25 Pero Yeshúa conocía sus pensamientos y les dijo «Todo reino dividido contra sí mismo es llevado a la desolación, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no permanecerá».

Entonces, si piensas en esto, ¿cuál de estos dos creemos que Yeshúa quiere que seamos? ¿Creemos que Yeshúa quiere que seamos independientes, y libres, y mesiánicos divididos, y caídos como una Casa de Efraim?

¿Quiere que estemos divididos para que caigamos? No, claro que no. Yeshúa quiere que estemos unidos para que podamos estar de pie.

Bueno, he hablado con muchos efraimitas y algunas personas, dicen, «Escucha, no sé a qué viene este alboroto. No sé por qué dices que todos debemos estar unidos y unificados solo porque el Tabernáculo era uno, ¿por qué significa que debemos ser uno?»

¿No dice la Escritura que, si no estoy contra ti, que aunque no me una a ti, en cierto sentido sigo estando de tu lado?

Y eso es cierto en cierto sentido; todavía estás de nuestro lado en cierto sentido, pero tampoco es cierto en el sentido de que lo que Yeshúa dice que quiere es que todos nos organicemos según la estructura del ministerio quíntuple para que juntos podamos invertir nuestras minas y construirle un reino ministerial unificado basado en un único fundamento de apóstoles y profetas.

[Hablamos de eso en El Orden de Hechos 15 y en el estudio El Gobierno de la Torá].

Pero lo que Elohim quiere es que, juntos, contendamos fervientemente por la fe que fue entregada una vez por todas a los santos. Y ese es un trabajo que podemos hacer mucho más eficazmente juntos.

Yehudah (Judas) 1:3
3 Amados, mientras que yo era muy diligente para escribiros acerca de nuestra común salvación, me pareció necesario escribiros exhortándoos a contender seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos.

Entonces, si te consideras nazareno, ¿te asocias con nosotros? Porque todos juntos tenemos un gran trabajo que hacer y los recursos y la mano de obra (al menos eso parece) son limitados. Yahweh nos da oportunidades para hacer cosas por Él.

Pero tenemos que hablar primero de otra cosa antes de hablar de lo que estamos haciendo por Yeshúa, primero hablemos de nuestras identidades. En otras palabras, ¿cómo nos vemos a nosotros mismos? ¿Cómo nos identificamos?

Por ejemplo, ¿acaso nos identificamos como uno de los siervos de Yeshúa y sin embargo no estamos ayudando a nuestro Rey a construir Su reino global unificado? ¿Acaso no estamos haciendo el trabajo nosotros mismos y tampoco estamos ayudando a los que sí lo hacen?

Si lo pensamos, ¿no es como la parábola del siervo perezoso que sabía lo que su amo quería que hiciera, pero no lo hizo? Entonces, ¿cómo termina su historia?

Dice en Luqa (o Lucas) 12 y versículo 46 que cuando el amo finalmente regrese, va a atrapar a su siervo desprevenido, y el amo va a cortar a ese siervo perezoso en dos y le asignará su porción con los incrédulos.

Luqa (Lucas) 12:46
46 El amo de ese siervo vendrá en un día en que no lo busque y a una hora en que no se dé cuenta, y lo partirá en dos y le asignará su poción con los infieles.

¿Por qué? Porque aquel siervo sabía en su corazón lo que su señor quería; pero no lo hizo. ¿Entendemos que es una grave violación de nuestro contrato de boda saber lo que nuestro novio Yeshúa quiere que hagamos, pero no querer hacerlo?

Eso es algo que rompe completamente el trato. ¿Cómo podemos casarnos con Yeshúa si no estamos dispuestos a hacer todo lo que Él dice? ¿Cómo le amamos si no estamos dispuestos a cumplir todos Sus mandamientos?

Si no estamos deseosos de ayudarle a construir Su reino, ¿cómo hay amor si no queremos lo que nuestro Esposo quiere, si no queremos verle sentado en Su trono gobernando y reinando, con nosotros sirviéndole, trabajando como Sus manos y Sus pies?

¿Cómo puede ser amor saber lo que quiere Yeshúa y sin embargo no querer hacerlo por Él?

Bueno, creo que quizá parte del problema es que mucha gente no se toma realmente en serio su condición de novia. Entendemos que la Torá es un contrato nupcial, y entendemos que hay ciertas cosas que se supone que debemos hacer, y luego no las hacemos.

Si hacemos nuestra parte, si nos esforzamos por obedecer el contrato nupcial, Él siempre va a hacer lo correcto por nosotros.

Pero si no cumplimos nuestra parte en el contrato nupcial, si no cumplimos nuestra parte de la Torá, Él no tiene ninguna obligación de tomarnos como novia.

Y dice aquí en el versículo 47 que el siervo que conocía la voluntad de su amo; sabía lo que Yeshúa quería, pero no se preparó para servir como siervo, y no hizo según la voluntad de su amo, será azotado con muchos azotes porque sabía lo que su amo quería. No le importaba lo que quisiera su amo.

Luqa (Lucas) 12:47
47 Y aquel siervo que conoció la voluntad de su amo y no se preparó ni hizo según su voluntad, será azotado con muchos azotes.

Más bien, estaba pensando en sí mismo y en lo que quería y eso es un muy mal servidor. Cuando eres un siervo, tu trabajo es velar por los intereses de tu amo.

Y nos compraron con un precio. ¿Debemos actuar así todos los días? ¿Debemos dejar claro con nuestras acciones que le amamos porque estamos haciendo todo lo que podemos para ayudarle a establecer Su reino? Aquí entra en juego el concepto de administración.

Qorintim Alef (1 Corintios) 6:20
20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Elohim en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, que son de Elohim.

No estoy muy seguro de cómo mencionar esto, pero si no estamos estableciendo el reino de Yeshúa o peor aún, si estamos estableciendo activamente un ministerio o un reino alternativo, entonces estamos haciendo efectivamente algo completamente equivocado.

Porque si estamos estableciendo otro ministerio aparte del ministerio de Yeshúa entonces lo que significa es que estamos estableciendo un reino alternativo. Lo que significa es que estamos estableciendo un engaño (o un tropiezo).

Y es por eso que en Mattityahu (o Mateo) 12 y versículo 30 Yeshúa dice:

Mattityahu (Mateo) 12:30
30 El que no está conmigo, está contra Mí, y el que no se reúne conmigo se dispersa.

Porque no estamos ayudando a construir Su único reino unificado. Y si estamos estableciendo reinos ministeriales alternativos, ¿en qué se diferencia eso de los fariseos y los saduceos?

¿Cómo es eso de construir el verdadero reino de Yeshúa? ¿No estamos distrayendo a la gente y dándoles la oportunidad de tropezar en un reino alternativo?

Aquellos que están fragmentando el cuerpo con ministerios independientes, solo necesitan parar y arrepentirse. Tienen que entender que eso no le gusta a Yahweh; tener aquí un ministerio, allí un ministerio, en todas partes otro ministerio. Ministerios de Fiebre del Sábado por la Noche, ministerios de pasión por la mitad de la verdad. Todos estos ministerios no están enseñando lo que Yeshúa quiere que hagamos. Y eso es porque nos están enseñando sobre Yeshúa, no nos están enseñando a caminar como Yeshúa.

El capítulo 3 y el versículo 3 de Amós hacen una pregunta retórica muy importante y crítica. Se pregunta: «¿Pueden dos israelitas caminar juntos (es decir, pueden dos israelitas vivir y adorar y servir a Elohim juntos) si no están de acuerdo?» Y la respuesta es muy clara: No, por supuesto que no.

Amós 3:3
3 ¿Pueden dos caminar juntos, a menos que estén de acuerdo?

Entonces, si ese es el caso, lo primero que debemos hacer, si debemos estar de acuerdo con Elohim, es leer y estudiar Su Palabra y asegurarnos de estar de acuerdo con Yahweh en Su Palabra. ¿No debería ser esa nuestra prioridad número uno hasta que estemos de acuerdo doctrinalmente con Elohim?

Y, de hecho, ¿no se trata de eso la Fiesta de los Panes sin Levadura, de deshacerse de la falsa doctrina que es como la levadura para que podamos ser encontrados fieles y no morir? Porque Él promete que aquellos que tienen levadura, aquellos que tienen falsa doctrina, no van a lograrlo.

Y el momento de la reconciliación es ahora. Se acerca ahora, pronto, la Tribulación, basta con mirar las noticias de cada semana. Están ocurriendo cosas que hacen que el ritmo se haga más rápido, y más rápido, y más rápido, y más rápido.

Qorintim Bet (2 Corintios) 6:2
2 Porque Él dice: «En un tiempo aceptable te he escuchado, y en el día de la salvación te he ayudado». He aquí, ahora es el tiempo aceptable; he aquí, ahora es el día de la salvación.

Así que, esa es la cosa, en la Escritura una nación es un grupo de personas en las que todos creen de la misma manera. Pero hay que tener la misma doctrina, así que, si estamos creando una secta diferente con una doctrina diferente, estamos creando una nación diferente. No debemos hacer eso. Eso no le gusta. Quiere una sola nación, la nación de Israel. La nación de Israel Nazareno; los que siguen al Yeshúa Nazareno.

Y de nuevo, cada semana en las Parashiot es el mismo mensaje: Yahweh está tratando de sacarnos del reino de Satanás que se basa en el egoísmo. Está intentando que trabajemos juntos para construir Su reino, que se basa en el desinterés.

Porque ese es el problema. Acabamos teniendo gobiernos de las élites, por las élites y para las élites a costa de todos los demás. Es porque la gente siempre elige a las élites para que trabajen para ellos en lugar de averiguar a través de quién está trabajando Yahweh para establecer Su reino.

No es muy popular porque el desinterés duele; el desinterés cuesta. Si no sabemos que Yahweh está ahí, no hay razón para ser desinteresado, no hay razón para ser bueno.

Pero cuando lo conocemos, queremos servirlo, queremos complacerlo de la manera que Él quiere ser servido. Lo que nos pide es que establezcamos un gobierno espiritual global basado en el desinterés; ponemos a los demás en primer lugar, nos ponemos a nosotros mismos en último lugar. Al igual que Moshé se puso en último lugar. Al igual que los profetas, todos se ponen en último lugar. Como Yeshúa se puso en último lugar.

Y cuando lo hagamos, un día cuando nos unamos de verdad en el tipo de unión y orden que Él quiere, es entonces cuando Él nos va a dar el poder y el dominio sobre todas las naciones para gobernar y reinar en lugar de Su Hijo Yeshúa, como Su cuerpo, como Sus brazos como Sus manos y Sus pies.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:4
4 Y vi tronos, y se sentaron en ellos, y se les encomendó el juicio. Entonces vi las almas de los que habían sido decapitados por su testimonio de Yeshúa y por la Palabra de Elohim, que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y no habían recibido su marca en la frente ni en la mano. Y vivieron y reinaron con Yeshúa durante mil años.

Ahora me gustaría tener tiempo para compartir toda la visión con ustedes y espero que algún día podamos hacerlo. Pero por ahora, por favor, sólo oren para que Yahweh guíe a Su pueblo a comenzar a tomar la Palabra de Su Hijo en serio, porque la Tribulación está sobre nosotros. Si no conseguimos la necesidad de obedecerle ahora, ¿cuándo la vamos a conseguir?

Bueno, ¿qué podemos decir? Hay un montón de nosotros en Efraim, nos consideramos el pueblo de Yeshúa, nos consideramos discípulos. No queremos ninguna disciplina porque no queremos tener que escuchar Su voz. No queremos tener que hacer lo que Él dice. Y el problema es que esa es la actitud que va a hacer que la mayoría de Efraim muera.

Como explicamos en otros lugares, la mayor parte de Efraim está destinada a morir porque no obedece. No quieren escuchar, no quieren obedecer. No seas uno de ellos.

Sé uno de los buenos que ama genuinamente a Yeshúa y quiere pelear la lucha de Yeshúa, para que cuando Yeshúa regrese, y he aquí que Él viene rápidamente, y Su recompensa está con Él para dar a cada hombre según su trabajo.

Él debe ver que tenemos unas buenas obras construyendo Su reino. Porque eso es lo que Él quiere, ver que su novia de Proverbios 31, es alguien que quiere pelear Su lucha; Su causa es su causa. Se ha comprometido, se ha dedicado, se ha consagrado, que ha tomado el compromiso. Esto es lo que va a hacer con su vida; quiere ser agradable a Yeshúa. Ese es su mayor objetivo en la vida.

Ahora, hay muchas analogías que podemos utilizar. Israel es descrito como una novia; nosotros somos descritos como los ejércitos del Elohim viviente. Y sabemos que el cuerpo de Yeshúa sigue el Orden melquisedeciano para ordenarse. Y que el orden melquisedeciano es también un orden militar espiritual.

Israel puede ser descrito como una novia, como una familia, como un olivo, o podemos ser descritos como un Templo hecho con piedras vivas. También se nos puede describir como el Tabernáculo de David. Sabemos por nuestros otros estudios que el Tabernáculo de David es el gobierno espiritual global de Yeshúa que se supone que aumentará hasta llenar el mundo entero como la piedra y la profecía en Daniel (o en el sueño de Nabucodonosor).

Así que, en otras palabras, el reino de Yeshúa es el Tabernáculo de David; el Tabernáculo de David es el reino de Yeshúa, y es nuestro trabajo expandir el Tabernáculo de David tanto como podamos.

De nuevo, esa es la parábola de las minas; es la misma cosa, sólo que dicha de diferentes maneras, una y otra vez, y otra vez. Simplemente escuchamos Su voz y hacemos lo que Él dice que hagamos. Que en casi todos los casos es para establecer el reino de Yeshúa.

Shemot (Éxodo) 15:26
26 …y dijo: «Si atiendes con diligencia la voz de Yahweh, tu Elohim, y haces lo que es recto ante Sus ojos, prestas oído a Sus mandamientos y guardas todos Sus estatutos, no pondré sobre ti ninguna de las enfermedades que He hecho padecer a los egipcios. Porque Yo soy Yahweh que te sana».

Ese es todo el punto, ese es todo el propósito, ese es todo el precepto principal; hacer lo que Él dice, para construir un reino de Su Hijo. Y Él nos da la mina; nos da una vida segura y quiere ver qué vamos a hacer por Él con ella.

¿Y sabes qué? ¡Eso es todo lo que debemos hacer! Sólo debemos escuchar Su voz, y hacer lo que Él dice, y luego guardar todos Sus mandamientos. Y si lo hacemos, entonces Él nos dará a nosotros y a nuestros hijos tal herencia. Vamos a gobernar y reinar con Él durante mil años.

[Tenemos una miniserie de cuatro partes sobre El Tabernáculo de David en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Cuatro y recomiendo mucho esa serie].

Esperamos tener tiempo para hacer más estudios futuros basados en el Tabernáculo de David porque, según el capítulo 15 de los Hechos, es básicamente nuestro trabajo, es volver a establecerlo.

Ma’asei (Hechos) 15: 16-17
16 ‘Después de esto, volveré y reconstruiré el Tabernáculo de David, que ha caído; reconstruiré sus ruinas y lo levantaré;
17 para que el resto de la humanidad busque a Yahweh, incluso todos los gentiles que son llamados por Mi nombre, dice Yahweh que hace todas estas cosas.’

Y eso es lo que hacían nuestros precursores antes de que Israel Nazareno saliera de la tierra de Israel. Y entonces tuvo lugar la gran caída en la falta de Torá. Pero aquí estamos. El tiempo del castigo ha terminado y ahora estamos de vuelta.

Y ahora entendemos que es nuestro deber establecer el Tabernáculo de David de nuevo como nuestros precursores estaban haciendo en el primer siglo antes de que las cosas se interrumpieran tan bruscamente en la gran caída.

De nuevo, tenemos un estudio sobre el Tabernáculo de David en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Cuatro pero (básicamente) este fue otro tabernáculo que el Rey David estableció. El tabernáculo levítico se había contaminado en los días de Elí y Shemuel, por lo que David construyó entonces un Tabernáculo diferente que entendemos por nuestros estudios en El Gobierno de la Torá que el propósito del Tabernáculo de David era hacer que el resto de la humanidad pudiera buscar a Yahweh. Incluso todos los efraimitas gentiles que regresaron y que serían llamados por Su nombre Yahweh-Yeshúa.

Pero si vamos a utilizar la analogía del tabernáculo, porque somos el Tabernáculo de David, donde nuestro propósito y misión es volver a levantarlo, ¿qué es lo importante de estos 50 pequeños corchetes de oro? ¿Y qué es eso de abrochar simplemente las cortinas del Tabernáculo con 50 pequeños corchetes de oro? ¿Por qué eso hace que el Tabernáculo sea uno?

Bueno, no es por ser obvio, pero ¿es posible que el propósito de un corchete sea unir? Y es posible (no quiero aventurarme) ¿es posible que el propósito del corchete sea traer la unidad? ¿Qué es simplemente el acto de mantener el Tabernáculo unido, que es lo que trae la unidad, que es lo que hace que el Tabernáculo sea uno?

¿O qué tienen estos corchetes para que Yahweh identifique algo aparentemente tan insignificante como lo que unifica todo el conjunto?

Bueno, de una manera u otra, si pensamos en ello, cualquier tipo de tabernáculo (un tabernáculo físico, un tabernáculo viviente, un tabernáculo de David), de una manera u otra, las partes y las piezas del tabernáculo van a tener que mantenerse juntas. Van a tener que estar unidos o el tabernáculo no va a estar unido. Todas las cortinas deben estar conectadas por los cierres, o el tabernáculo no es uno.

Así que, ¿podría ser el mensaje que se necesita para lograr la unidad, y luego se necesita un agente activo para unir las cortinas del Tabernáculo?

Bueno, ¿qué nos dice esto a nosotros en Efraim hoy? ¿Estamos dispuestos a escuchar el mensaje implícito en ello?

En nuestros estudios sobre El Orden de Hechos 15 y en El Gobierno de la Torá vimos que todas las diversas partes y piezas del cuerpo de Yeshúa en todo el mundo se supone que se unen y unifican en lo que el capítulo 2 de Efesios y el versículo 20 se refiere como ‘el único fundamento de los apóstoles y profetas’.

Efesim (Efesios) 2:20
20 habiendo sido edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo el propio Yeshúa Mesías la principal piedra angular

Si se piensa en ello, es como si utilizáramos la analogía del Templo (o la analogía del cuerpo), es como si todas las partes del cuerpo se unificaran alrededor de la médula espinal, porque no sólo la columna vertebral y el esqueleto proporcionan una estructura y un marco, sino que también proporcionan un orden en el sentido de que también es la vía de comunicación de la médula espinal.

Así pues, la médula espinal de esta columna no sólo proporciona estructura, sino también información y comunicación. Y estas son, como no es de extrañar, las funciones del Sacerdocio melquisedeciano: proporcionar estructura, marco y orden. Y si queremos, también proporcionar liderazgo espiritual y comunicación; para unir todas las diversas asambleas para unificar y conectar el conjunto.

Cuando todas las diversas partes y piezas del cuerpo de Yeshúa en todo el mundo comiencen a reportar a esta única fundación de apóstoles y profetas o a este único Beit Din Gadol nazareno, es cuando nos convertimos en un solo cuerpo. Es entonces cuando nos convertimos en el Templo unificado para Yeshúa y es entonces cuando Él finalmente nos bendecirá, porque será el momento en que finalmente hayamos entendido que debemos disminuir para que Él pueda aumentar.

Porque no se trata de complacernos, no se trata de hacer nuestra voluntad, se trata de que todos nos unamos y nos ayudemos día a día a hacer Su voluntad. Es entonces cuando Él nos va a bendecir.

Y para la porción profética de la Haftará vamos a modificarla el año que viene para incluir todo el capítulo 5 de 1 Reyes y luego continuar con el capítulo 6 de 1 Reyes y el versículo 13.

Y aquí, en este pasaje, es donde leemos sobre la construcción del primer Templo, a través del Rey Salomón. Y podemos entender fácilmente por qué los rabinos elegirían esto para la Haftará, pero para nuestros propósitos, realmente es más importante ver lo que Yahweh nos dice en Divre HaYamim Alef (o 1 Crónicas) capítulo 28 en el versículo 3.

Y en el capítulo 28 de 1 Crónicas, en el versículo 3, es donde Yahweh le dijo a David que no sería Él quien construyera el Templo porque David, por muy bueno que fuera, había sido un hombre de guerra y había derramado sangre, así que no podría construir un Templo limpio; sólo lo profanaría.

Divre HaYamim Alef (1 Crónicas) 28:3
3 Pero Yahweh me dijo: «No construirás una casa a Mi nombre, porque has sido un hombre de guerra y has derramado sangre».

Entonces, en el versículo 6, Yahweh nos dice que Shlomo (o Salomón), sería el que construiría el Templo.

Divre HaYamim Alef (1 Crónicas) 28:6
6 Me dijo: «Es tu hijo Shlomo quien construirá Mi casa y Mis atrios, porque lo he elegido para que sea Mi hijo, y Yo seré su Padre.

Y en el versículo 7 Yahweh nos dice que el reino de Shlomo (o Salomón) podría haber durado para siempre si hubiera elegido obedecer todos los mandamientos de Yahweh y Sus juicios.

Divre HaYamim Alef (1 Crónicas) 28:7
7 Además, estableceré su reino para siempre, si se mantiene firme en la observancia de Mis mandamientos y Mis juicios, como sucede hoy.»

Sin embargo, (tristemente) como mostramos en Israel Nazareno, la desobediencia de Shlomo fue el detonante que llevó a la nación a dividirse en dos.

Pues bien, en el capítulo 6 de 1 Reyes, en el versículo 12, Yahweh le dijo a Melej Shlomo (el rey Salomón) que, en relación con la estructura física que iba a construir para Yahweh, no depositara demasiada confianza en ella, porque realmente, un Templo es sólo simbólico.

Melajim Alef (1 Reyes) 6:12
12 «En cuanto a este templo que estás construyendo, si andas en Mis estatutos, ejecutas Mis juicios, guardas todos Mis mandamientos y andas en ellos, entonces cumpliré contigo Mi palabra que hablé a tu padre David».

Melej todavía tenía que caminar en los estatutos de Yahweh. Todavía tenía que escuchar la voz de Yahweh; todavía tenía que ejecutar los juicios de Yahweh, y guardar todos Sus mandamientos escritos, y caminar en ellos para hacerlos como su padre David. Es entonces cuando Yahweh cumpliría Su palabra con Shlomo y le daría una dinastía para siempre.

Pero parece que siempre es lo mismo cada vez que Yahweh nos dice lo bueno que va a ser si escuchamos Su voz y luego queremos hacer las cosas que Él dice, pero no lo hacemos. Sólo hay que remontarse hasta el Jardín del Edén.

Pensamos que todo va a ir bien, vamos a inventar nuestra propia manera de hacer las cosas. Y entonces llega la corrección. E incluso un gran soberano como éste no es inmune a este tipo de cosas. Porque si el líder de la nación de Israel no obedecía la Torá de Yahweh, la nación pronto se dividiría en dos.

[Si quieres más detalles sobre eso, lo cubrimos en el estudio Israel Nazareno].

Así que, ahora, la parte del Brit Jadashá (o el Pacto Renovado). ¿Qué decimos? Miramos lo que es el mandamiento que se nos da por Yeshúa, y vemos de varias maneras que lo que equivale (efectivamente) es un mandamiento para construir un gobierno espiritual global para Yeshúa que gobernará y reinará sobre las naciones por mil años.

Y por lo que podemos ver, todo está bien encaminado con la línea de tiempo que exponemos en el Estudio del Apocalipsis ese escenario. Proponemos que todo avanza muy bien con respecto a esa línea de tiempo y se supone que las cosas van a empeorar mucho antes de mejorar.

Y así, si sabemos estas cosas, de nuevo seguimos sacando el mismo punto, pero es cómo lo mismo que Efraim sigue escuchando una y otra vez, repetidamente.

¿A quién promete proteger Yahweh? ¿A quién ha prometido Yahweh entregar? Aquellos que están escuchando Su voz y haciendo las cosas que Él les dice que hagan.

Es como, ¿cuántas veces podemos oírlo y no entenderlo? Es como toc, toc, toc… ¿está Efraim en casa? ¿Cómo no entendemos qué es lo que nos pide?

Bien, entonces tenemos el capítulo 17 de Yojanán (o Juan) comenzando en el versículo 21. Y en este pasaje Juan 15, 16, 17, Yeshúa está orando por Sus discípulos antes de ser llevado al juicio.

Así que, antes de ser llevado a la Corte Canguro, lo que Yeshúa pide es que Sus discípulos se acoplen junto a Él y Él en ellos para que ellos, ¿qué? pudieran llegar a ser uno solo en Él.

Yojanán (Juan) 17:21
21 Para que todos sean uno, como tú, Padre, estás en Mí, y Yo en Ti; para que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú Me has enviado.

Y ora para que todos lleguemos a ser uno con Su Padre, así como Yeshúa está en Su Padre y Su Padre está en Él y Él y nosotros en Él. Y ora para que todos seamos uno en Él.

Fíjate que no ora para ser uno con esta persona, y uno con aquella, y uno con el siguiente discípulo, y uno con otro discípulo. Eso no es lo que Él pide. Ruega que todos seamos uno en Él. Y cómo lo hacemos es sometiéndonos primero a Él y a Su espíritu y luego sometiéndonos unos a otros en Su Espíritu.

¿Y en qué se diferencia funcionalmente de la fundación única de apóstoles y profetas? No lo es, en realidad, porque ese es el fundamento de los apóstoles y profetas. Es el grupo de hombres que se han dedicado a servir a Yeshúa y así Yeshúa pone Su Espíritu en ellos, para que todos sean uno juntos en Él.

Por eso vemos a los primeros discípulos; todos formaban parte del Beit Din Gadol. Y la razón es que todos tienen el mismo Espíritu. Y así, como tienen el mismo Espíritu, ahora existe la posibilidad de que todos tengan la misma doctrina.

Y necesitan tener la misma doctrina (de la misma halajá) porque deben contender fervientemente por la fe que fue entregada una vez por todas a los santos. Eso significa que hay una doctrina, una halajá, para todos los santos. Eso significa que todos debemos practicar tal como Yeshúa lo hizo, como un judío fiel y como un israelita fiel.

Yehudah (Judas) 1:3
3 Amados, mientras que yo era muy diligente para escribiros acerca de nuestra común salvación, me pareció necesario escribiros exhortándoos a contender seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos.

Y podríamos decir mucho más. ¿Pero no es suficiente con saber que Yeshúa quiere que todos seamos uno en Él y Él en el Padre y el Padre en Él y nosotros en Yeshúa y Yeshúa en nosotros?

¿No es suficiente saber que se supone que estamos dirigidos por un grupo de hombres que están sometidos primero al Espíritu de Elohim y luego unos a otros en Su Espíritu?

¿Y no es suficiente saber que su trabajo es asegurarse de que estamos obedeciendo cada versículo de las Escrituras de acuerdo con la Palabra de Yahweh para que luego podamos caminar juntos con Él como la nación nupcial que todos estamos llamados a ser?

Si amamos a Yeshúa, oremos y pidamos a Yahweh que nos muestre qué es lo que quiere de nosotros. Y entonces, démonos cuenta de que Él ya nos ha ordenado ir a todas las naciones y sumergir a verdaderos discípulos para Él. Y que, siendo verdaderos discípulos, necesitan estar ansiosos de hacer todo lo que Yeshúa nos dice que hagamos.

Cualquier cosa menos que eso, Yeshúa que es un Rey, lo considerará traición. Y Yeshúa quiere (especialmente) que todos Sus siervos líderes estén allí junto a Él para que Su cuerpo pueda ser guiado por Él y Su Espíritu.

Bueno, la cuestión del liderazgo es una cuestión muy importante. Sabemos por nuestros estudios que Yeshúa era el Pésaj. Y como vimos en el capítulo 12 de Shemot en el versículo 46, ni siquiera uno de los huesos del Pésaj debía romperse.

Shemot (Éxodo) 12:46
46 En una casa se comerá; no llevarás nada de la carne fuera de la casa, ni romperás uno de sus huesos.

Si estamos dispuestos a escucharlo y tenemos oídos para oír, eso significa que no había que romper ni un hueso del cuerpo de Yeshúa. Los huesos representan el liderazgo de servicio porque el liderazgo de servicio proporciona estructura y dirección. Y si los huesos (o el liderazgo) se rompen, pues ¿cómo funciona el cuerpo?

Entonces, ¿no dice esto que lo que realmente se requiere es que no tengamos ningún liderazgo roto dentro del cuerpo de Yeshúa? Que no debemos tener ningún liderazgo en Efraim que no escuche la voz de Yahweh y busque obedecerla. Porque hay líderes ciegos de los ciegos por ahí, la mayoría de ellos van a caer en una zanja.

¿No es lo mejor, en realidad, dejarlos en paz?

El que tenga oídos que oiga.

Hagamos lo que nuestro Rey quiere que hagamos.

Shabat Shalom.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give