Chapter 1:

Parashá Shemot 2022

[Estudio adaptado del video «Parashá Shemot«, de la serie Parashiot 2022-2023].

Éxodo 1:1-6:1; Isaías 27:6-28:13, 29:22-23; Lucas 9 (completo)

Estamos muy agradecidos de que Yahweh esté haciendo posible que comencemos ahora nuestra nueva Parashá o serie de porciones de la Torá Israelita Nazarena. También es una verdadera alabanza que nos haga empezar en la Parashá «Shemot» o Parashá «Éxodo». Incluso lo tomamos como una especie de confirmación porque encaja perfectamente con el papel profético de la casa de Efraim y con nuestras necesidades. Nos parece el lugar perfecto para comenzar la serie de la Parashá. Y le damos las gracias y las alabanzas por ello.

La razón por la que estamos tan emocionados es que en la última lectura de la Parashá (en el Calendario de Parashiot 2022), terminamos el libro de Bereshit (Génesis). En ese libro, Israel (Jacob) y sus hijos se convierten en una familia de la que también formamos parte si buscamos servir al mismo Elohim (Dios) de Abraham, Itzjak y Yaakov (Jacob/Israel) a través del Espíritu del Mashiaj Yeshúa.

En Bereshit, Israel (la nación) bajó a Egipto (que sabemos que simboliza el mundo en el sistema mundial). Allí se someten al rey de Egipto, que era el rey del mundo en ese momento. En estos días, sabemos que hay una cierta secta llamada los Sabateanos Frankistas (judíos) que controla las finanzas del mundo y que es el rey del mundo en la economía mundial.

Shemot (Éxodo) 1:13-14
13 Los egipcios utilizaron la violencia para obligar a los hijos de Israel a trabajar;
14 y les amargaron la vida con duros trabajos en la argamasa y los ladrillos y en toda clase de labores en el campo, todas las cuales les hicieron realizar con gran violencia como esclavos.

Vamos a ver que hay ciertos paralelismos porque Yahweh trabaja en patrones. Una vez más, es en Bereshit que Israel ha estado bajo el sistema egipcio, lo que es efectivamente lo mismo que el sistema babilónico (ya que Babilonia es sólo una manifestación diferente de Satanás y un sistema diferente para controlar el mundo).

En el sistema egipcio tienes un hombre que pretende ser Elohim y en el sistema babilónico adoran a falsos Elohim que secretamente sirven a los objetivos de los hombres también conocidos como «la élite». El punto es que en Bereshit, Israel baja a Egipto y es tomado cautivo por ese sistema. Podríamos decir que Israel entra en cautiverio espiritual en Egipto, y vamos a ver muchos paralelos a eso a lo largo de toda esta serie de Parashá a medida que continúa.

Una de las cosas que nos parece tan auspiciosa de que Yahweh comience nuestra serie de estudios en Éxodo, especialmente con nuestro nuevo calendario, es que la nación de Israel sale de Egipto (símbolo del sistema mundial) y se convierte en una nación apartada y dedicada a Yahweh Elohim. Si pensamos en ello, ¿no es esto también lo que nosotros, en la casa de Efraim, queremos; dejar el sistema mundial y dejar atrás los sistemas babilónicos y convertirnos en una nación apartada y dedicada a Yahweh Elohim una vez más? ¿No es esto lo que dicen los profetas que sucederá? ¿Que Yahweh tomará a Efraim y a los de Judá que actualmente residen con él y los traerá de vuelta a su tierra en los últimos tiempos?

Yehezeqel (Ezequiel) 37:21
21 «Y diles: ‘Esto es lo que dice Yahweh Elohim: «He aquí que voy a tomar a los hijos de Israel de entre las naciones adonde han ido, y los reuniré de todas partes y los traeré a su propia tierra;

Pues bien, si es así, veamos lo que podemos aprender sobre ese proceso estudiando los patrones contenidos en la Torá.

Su Orden y el Reino

Comenzamos la Parashá Shemot en el capítulo 1 de Éxodo. Juntos vamos a ver cómo las Escrituras dicen que Yahweh planea sacar a Su pueblo (Israel) del sistema mundial para que se convierta en Su pueblo apartado.

Sólo que, a diferencia de lo que se enseña en el mesianismo, en Israel Nazareno no creemos que sea un viaje gratuito. Entendemos que hay un gran trabajo que hacer; construir el reino de Yeshúa (la gran comisión).

Marqaus (Marcos) 16:15-16
15 Y les dijo: «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda la creación.
16 El que haya creído y se haya bautizado se salvará; pero el que no haya creído será condenado».

Si has leído el estudio Israel Nazareno sabrás por qué Yeshúa nuestro Mesías espera que seamos activos en hacer esto por Él. Como Su cuerpo en la tierra, necesitamos reunirnos en el orden correcto (como se indica en nuestro estudio El Orden de Hechos 15) para que podamos hacer juntos este trabajo para Él. Vamos a ver múltiples paralelos a esta idea a lo largo de nuestra serie de Parashiot.

Si amamos genuinamente a Yeshúa y queremos servirle como Sus discípulos, entonces necesitamos absolutamente prestar estricta atención a lo que Él dice que hagamos. Lo que vamos a ver a medida que avanza esta serie de Parashá es que, al igual que a nuestros antepasados de Israel se les ordenó salir de Egipto y dejar atrás los espíritus de Egipto, también se les ordenó al mismo tiempo que se ordenaran y organizaran según las instrucciones de Yahweh. Para que cuando salieran de Egipto, fueran una nación y un pueblo ordenados. También veremos paralelos a esto en el Pacto Renovado.

También vamos a tener que aprender a dejar atrás Egipto espiritualmente y a organizarnos según las instrucciones de Yeshúa nuestro Mesías (o lo que llamamos la Torá de Yeshúa). También vamos a ver cómo este es exactamente el mismo orden y organización que vamos a necesitar en el día en que Yahweh nos saque de Egipto (el sistema mundial); trayéndonos de vuelta a la tierra de Israel. Y cómo Yeshúa nuestro Adon quiere que estemos en orden hoy.

Descargo de responsabilidad: ¿Tomarás tu cruz?

Para que quede claro, déjame darte una buena advertencia:

No leas esta serie de Parashiot a menos que realmente quieras saber lo que Yeshúa dice que debemos hacer hoy y cómo es paralela a los conceptos y preceptos más grandes que están contenidos en los primeros cinco libros llamados la Torá de Moshé.

Lee esta serie de Parashiot si quieres convertirte en un verdadero discípulo de Yeshúa HaMashiaj. Y del mismo modo, lee este estudio si realmente te has sentado y has contado el costo y estás dispuesto a saber lo que se necesita para cruzar de las comodidades y la facilidad del mundo y de las comodidades y la facilidad de la Babilonia misteriosa para comenzar a hacer la obra justa del reino. Si ese es el caso, entonces acompáñanos mientras viajamos juntos a través de esta serie de Parashá, comenzando en la Parashá Shemot, donde mostramos las lecciones críticas que realmente necesitamos aprender.

Para aquellos que tienen oídos para oír, el objetivo de Israel Nazareno es ayudar a cada verdadero discípulo a saber lo que Yahweh quiere que ellos y su familia hagan. Para que juntos podamos construir el tipo de reino global unificado que Yeshúa nos dice que quiere en el Pacto Renovado.

Al salir de Egipto

Es bueno entender la situación al comienzo del libro de Shemot o Éxodo. Israel (Jacob) había llevado a su familia a Egipto 430 años antes por invitación de su hijo José (Josef) que se había convertido en el número dos de todo Egipto por el favor de Yahweh.

Shemot (Éxodo) 1:1-5
1 Estos son los nombres de los hijos de Israel que vinieron a Egipto con Jacob; vinieron, cada uno con su familia:
2 Rubén, Simeón, Leví y Judá;
3 Isacar, Zabulón y Benjamín;
4 Dan y Neftalí, Gad y Aser.
5 Todo el pueblo que descendía de Jacob era de setenta personas, pero José ya estaba en Egipto.

Pero Israel, Yosef y todos los patriarcas ahora dormían, mientras un nuevo Faraón se levantaba. El faraón no conocía a José y no quería hacerlo.

Shemot (Éxodo) 1:8
8 Se levantó un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a José.

Tenía miedo de nuestros antepasados y por miedo mandó matar a todos los hijos varones israelitas.

[Ahora bien, si las Escrituras funcionan en ciclos y en paralelos ¿hay acaso algún paralelismo entre esta Parashá y las noticias semanales de nuestros días (junio del 2022)?

Después de que el faraón comienza a matar a todos los niños israelitas varones, el pueblo clama a gran voz. Yahweh recuerda entonces Sus promesas a los patriarcas.

Shemot (Éxodo) 2:23
23 En el transcurso de esos muchos días, el rey de Egipto murió. Y los hijos de Israel gimieron a causa de la esclavitud, y gritaron; y su grito de auxilio a causa de su esclavitud subió a Elohim.

Entonces, Yahweh envía a Su humilde siervo llamado Moshé (Moisés) para ayudar a Su pueblo, que en ese momento es esclavo de Faraón, a salir de Egipto y encontrar el camino hacia la tierra prometida que mana leche y miel.

Shemot (Éxodo) 3:10
10 «Y ahora ven, y te enviaré al Faraón para que saques a Mi pueblo, los hijos de Israel, de Egipto».

Después de que Yahweh hiciera muchos grandes milagros en Egipto contra Faraón, Israel fue liberado del gobierno egipcio, y realmente no tenían liderazgo. El único liderazgo que tenían era el de las familias. Sin embargo, como Israel y los patriarcas ya no vivían, no había ningún sistema real para unificar a las familias como una sola nación. Necesitaban un gobierno, porque si no puedes mantener unida a la nación, ¿cómo puedes servir a Yahweh?

Podemos ver que hay una necesidad de gobierno entre las diversas familias de Israel (incluso hoy en día); para unificarlas y reunirlas en torno a la adoración de su Elohim.

Cuando nuestros antepasados salieron de Egipto, no tenían ninguna estructura interna entre ellos. Así que Yahweh tuvo que darles un poco de orden y organización. Eso es porque Yahweh es el Elohim del orden y no quiere que lleguemos a Su tierra como una turba desorganizada. Más bien, Yahweh quiere que esta turba desorganizada, que son Sus hijos, se transformen en una nación de Israel bien ordenada, bien organizada y bien disciplinada. Él quiere que Su nación esté bien organizada porque así podemos servirle mucho mejor juntos.

Además de tener un sacerdocio separado, Israel también debía ser ordenado por sus tribus. Dentro de las tribus, necesitaban un sistema para ordenarse y poder ser una nación organizada. Por eso, dentro de cuatro parashiot (porciones de la Torá) vamos a llegar a la parashá Itró, en Éxodo 18. Allí daremos muchos más detalles, pero vamos a ver que el suegro de Moshé, Yitro, va a aconsejar a Moshé que ordene y organice al pueblo por miles, por cientos, por cincuenta y por decenas. Más adelante vamos a ver cómo Yeshúa utiliza exactamente este mismo sistema en el Pacto Renovado.

Aplicación de la Torá en el Orden Melquisedeciano

He estado en lo que llaman el movimiento mesiánico (el movimiento de las dos casas, o el movimiento efraimita) desde 1999. Durante el último par de décadas, he estado observando muchas cosas que suceden dentro del movimiento y he visto que tenemos muchos de los que podríamos llamar efraimitas obedientes a la Torá y otros que no son realmente tan obedientes a la Torá porque (por alguna razón) creen que hay ciertas porciones de la Torá que sí se aplican a ellos, y otras porciones no.

Nosotros en Israel Nazareno entendemos que no podemos cumplir con la ley ceremonial o de sacrificio en este momento. Ahora mismo, entendemos que la ley del templo es para cuando hay un templo. Pero hay mucha gente que está realmente confundida en cuanto a lo que es la Torá en sí y lo que se supone que debemos hacer. Esperamos poder aclarar algunas de estas cosas en esta serie de Parashá. Por ejemplo, vamos a ver cómo se supone que no estamos operando bajo el orden levítico en este momento. También vamos a ver los paralelos con el sistema levítico, pero vamos a ver cómo se supone que debemos obedecer el orden melquisedeciano en este momento. Tiene las mismas reglas, conceptos y preceptos, pero con un orden diferente. Esto se debe a que estamos en una fase diferente de la operación.

He oído decir que en la iglesia cristiana no se aplica nada de la Torá, excepto el diezmo y la necesidad de organización. Mientras que a la inversa, en el movimiento mesiánico es evidente que creen que toda la Torá sigue siendo aplicable, excepto el diezmo y la necesidad de orden y organización. De este modo, los movimientos cristiano y mesiánico son imágenes especulares el uno del otro. Tienen el mismo problema con la desobediencia en que ninguno de ellos quiere rendirse completamente a Su Palabra; tampoco quieren hacer cada cosa que Yeshúa dijo que hiciéramos ni averiguar que podemos hacer en la dispersión.

[Hablamos de todo esto en nuestros estudios sobre El Orden de Hechos 15 y también lo tratamos en El Gobierno de la Torá].

Aquellas personas que hablan en contra del orden y la organización lo hacen como si en Israel Nazareno estuviéramos de alguna manera predicando desde la montaña equivocada (o algo así). Lo que esperamos mostrar más bien, es que nosotros, en Israel Nazareno, nos esforzamos por hacer todo lo que dicen las Escrituras; ordenándonos y organizándonos como lo explica el libro de los Hechos.

Estamos siguiendo las Escrituras lo más cerca posible y, en ese libro, vemos motivos para la organización, el diezmo, además de otros apoyos, para construir a Yeshúa un reino en el orden melquisedeciano. Eso es lo que vemos, y ese es el punto y el propósito del cuerpo del Mesías.

Sobre ser Sus discípulos

Yeshúa habló a la gente una parábola, y dijo que cierto noble se fue a un reino lejano para recibir ese reino y regresar. Cuando se fue, dio a todos sus sirvientes una mina y dijo que hicieran negocios hasta que él llegara. En esta parábola, Yeshúa es el noble, y Él quiere que usemos la mina (vida) que se nos ha dado para adquirir más minas (vidas salvadas) para hacer crecer Su reino antes de que Él regrese.

Luqa (Lucas) 19:12-13
12 Por eso dijo: «Cierto noble se fue a un país lejano para recibir para sí un reino y regresar.
13 Entonces llamó a diez de sus siervos, les entregó diez minas y les dijo: «Hagan negocios hasta que yo llegue.

Eso es lo que se supone que debemos hacer. Mientras Él va a conseguir un reino para Sí mismo, quiere que Su novia de Proverbios 31 (Israel) esté ocupada construyendo Su reino. Él quiere que seamos activos en Su obra como Él lo es en la obra de Su Padre. Además, Él quiere que estemos organizados para llevar a cabo la obra de nuestro Padre también, ya que podemos hacerlo mucho mejor como un cuerpo unificado.

De nuevo, por eso estamos alabando a Yah, porque esta serie de Parashá comienza en Parashá Shemot, que es cuando Israel se une inicialmente para convertirse en un reino, sentando las bases para las nuevas instrucciones que Yeshúa traería más tarde y que se aplican mientras estamos en la dispersión bajo el orden melquisedeciano. Hablamos de todo eso en nuestros estudios.

La pregunta es: ¿Cómo es posible construir un reino global unificado para Yeshúa sin diezmo, orden y organización? Sin estos sistemas integrales no funcionará. No tiene ningún sentido no tener estas cosas en su lugar, sin embargo, algunas personas creen que puede funcionar, y algunas personas incluso enseñan como si no fueran importantes en lo absoluto.

Todos tenemos decisiones importantes que tomar en la vida y todos debemos sentarnos y contar el costo de ser un genuino discípulo de Yeshúa si queremos participar de Su promesa. A medida que nos acercamos a estos tiempos finales, está realmente claro que vamos a necesitar defender lo que creemos.

Luqa (Lucas) 14:27-28
27 «Y el que no lleva su cruz y viene en pos de Mí, no puede ser Mi discípulo.
28 Porque ¿quién de vosotros, al querer construir una torre, no se sienta primero y cuenta el costo, si tiene lo suficiente para terminarla?»

En adelante, queremos utilizar esta serie de Parashá para aclarar las cosas a la gente, pero también queremos que decidas por ti mismo. Además, nos gustaría que sacaras el máximo provecho de este comentario y queremos que seas como los nobles bereanos (Hechos 17:11) en el sentido de que queremos que estudies las cosas por ti mismo.

Para ello y antes de continuar, primero esperamos que leas (o escuches) la Parashá Shemot por ti mismo (que puedes encontrar en nuestro Calendario de Parashiot 2022).

Queremos que puedas recibir cualquier visión o revelación que Yahweh tenga para ti. Entonces, una vez que lo hayas leído por ti mismo y una vez que hayas preguntado a Yahweh qué mensajes tiene para ti y ores sobre esos mensajes, entonces te animamos a retomar este comentario.

Parashá HaShevua: Shemot (Éxodo) 1:1-6:1

Ahora, pongámonos al día con la historia de este libro. En este momento de la historia, han pasado 430 años desde que los hijos de Israel bajaron a Egipto. Israel, el padre de la nación, hace tiempo que murió. En el capítulo 1 de Shemot, en el versículo 6, se nos dice que Yosef y todos los demás líderes de la tribu ahora también estaban muertos.

Shemot (Éxodo) 1:6
6 Y murió José, todos sus hermanos y toda aquella generación.

Lo que esto significa es que Israel ya no tenía un único ancestro superviviente en común que sirviera como gobierno unificador de la nación. Ya que, si lo pensamos, cuando tu padre está vivo, sirve efectivamente como gobierno para tu familia. Por lo tanto, cuando uno de los patriarcas estaba vivo, ejercía el gobierno del clan ampliado. Entonces, ¿qué puedes hacer cuando todos tus padres duermen?

Cuando pasan suficientes generaciones ya no hay un solo antepasado superviviente en común que sirva de gobierno. En consecuencia, el clan ampliado queda descabezado. Aunque los jefes de las casas pueden reunirse y llegar a un acuerdo, no siempre funciona en situaciones complicadas. El pueblo de Israel necesitaba un liderazgo y una dirección.

De la misma manera, una vez que Israel dejó atrás el gobierno malicioso de Egipto, se quedó sin gobierno. Lo que dejó a Israel en una condición muy parecida a la del movimiento efraimita de hoy.

Profundizaremos en este tema en otro lugar, pero el ser humano necesita naturalmente la jerarquía y servir a alguien. Aquí en Israel Nazareno, nuestra decisión en la vida es que elegimos servir a Yahweh nuestro Elohim con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y todas nuestras fuerzas.

Devarim (Deuteronomio) 6:5
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

La decisión que todo el mundo debe tomar es: ¿vamos a utilizar todo lo que se nos ha dado para ayudar a construir el reino de Su Hijo o acabaremos por defecto sirviendo a algún otro reino? Esta es la situación en la que se encuentran hoy muchos del movimiento efraimita. Creemos firmemente que para nuestra propia supervivencia necesitamos construir el reino de Yeshúa.

Hay mucha gente a la que le gusta el movimiento mesiánico porque pueden descansar en los días señalados, pueden leer las Escrituras y pueden decirse a sí mismos que están guardando toda la Torá, pero no es así. Al leer las Escrituras, ¿cómo es posible que no podamos ver el llamado en Mateo 24 cuando nuestro Maestro toque la puerta? ¿Cómo es que no podemos entender las señales de los tiempos?

Mattityahu (Mateo) 24:12-14
12 Y porque la iniquidad [la falta de Torá] abundará y el amor de muchos se enfriará.
13 Pero el que permanezca hasta el final será salvo.
14 Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

Hermanos y hermanas, este es el momento de hacerlo bien. Sólo nuestro Padre conoce la hora en que Yeshúa regresará. Por lo tanto, realmente nunca hay un momento mejor que éste para hacer todo lo que podamos por Él y Su reino.

Mattityahu (Mateo) 24:42-44
42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora va a venir vuestro Maestro.
43 Pero sabed que si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora iba a venir el ladrón, habría vigilado y no habría permitido que entraran en su casa.
44 Por lo tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo de Adán viene a una hora que no esperáis.

Puede ser tan claro para ti como lo es para nosotros en Israel Nazareno, lo obvio que es que el nuevo orden mundial está llegando y lo que nos sucederá si no hacemos lo que dice nuestro Maestro Yeshúa.

[Por favor, consulta Noticias Apocalípticas en nuestro sitio web si estás interesado en saber en qué punto de la línea de tiempo de Apocalipsis nos encontramos].

Mucha gente está bien con servir a Yahweh siempre y cuando esto no les quite tiempo ni dinero. Si queremos ser discípulos de Yeshúa, entonces necesitamos caminar genuinamente como Él caminó. Ser disciplinado en hacer las cosas que Yeshúa dice que hay que hacer en el Pacto Renovado.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él también debe andar así como Él anduvo.

El problema es que la gente se ha salido con la suya durante siglos, pero en estos tiempos finales no va a funcionar durante mucho más tiempo. O necesitamos servir a Yahweh de la manera que Él dice que quiere ser servido o vamos a tener que enfrentar la tribulación y la corrección. ¿No será mucho más fácil hacer las cosas a Su manera desde el principio?

Continuando en Shemot

En el capítulo 1 de Shemot, tenemos una situación en la que Israel está efectivamente descabezado porque pronto saldrá de Egipto. Claman por la liberación de estar bajo el yugo del Faraón.

Además de no tener líder, ahora en el capítulo 1 de Shemot, en el versículo 8, se nos dice que surgió un nuevo Faraón, y que no conoció a José.

Shemot (Éxodo) 1:8
8 Se levantó un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a José.

Faraón trató de convencer a las parteras Sifra y Puah para que mataran a todos los niños hebreos varones. Lo que vemos es un paralelo de que hay un gobierno mundano egipcio/babilónico que es dirigido por las élites para las élites. Lo cual es lo contrario a como es en el reino de Yeshúa donde los fuertes son los que sirven a los débiles.

En un momento dado, este tipo de gobiernos puede volverse contra sus propios súbditos, en este caso, Faraón intenta decirles a las parteras hebreas Sifra y Puah que maten a todos los hijos varones israelitas; incitando así al genocidio.

[¿Hay algún paralelismo con lo que ocurre hoy en día? El que tenga oídos para oír, que oiga].

Entonces, el gobierno de las élites, por las élites y para las élites dispone que el pueblo trabaje hasta la muerte. Por lo tanto, la nación de Israel clama y Yahweh envía a Moshé como mensajero al pueblo israelita que está atrapado en la esclavitud.

En Éxodo 3 tenemos la zarza ardiente en la que Yahweh se le aparece a Moisés. Luego, en el versículo 13, Yahweh le dice a Moshé que vaya a su pueblo en Egipto para decirles que el Elohim de sus padres lo ha enviado. Moshé dice entonces que van a preguntar por Su nombre.

Shemot (Éxodo) 3:13
13 Entonces Moshé dijo a Elohim: «En efecto, cuando venga a los hijos de Israel y les diga: «El Elohim de vuestros padres me ha enviado a vosotros», y ellos me digan: «¿Cuál es Su nombre?», ¿qué les diré?»

La gente tiende a enfrascarse en la pronunciación exacta de Su nombre y creemos que hay una forma correcta, pero hablaremos de eso en otros lugares. Es bueno tratar de pronunciar Su nombre correctamente, pero lo único es que en hebreo el nombre representa mucho más que el sonido de un nombre. También representa a la persona y su carácter y la comprensión de esa persona.

Cuando los israelitas llevaban 430 años de esclavitud, ni siquiera sabían cuál era el nombre de Yahweh. Sé que muchos de nosotros podemos relacionarnos con esto ya que no sabíamos cuál era el nombre de Yahweh cuando estábamos perdidos en el sistema babilónico/egipcio.

Lo que tenemos que ver aquí es que, al igual que la casa de Efraim olvidaría más tarde quién era Yahweh Elohim, Israel también había olvidado quién era Yahweh y qué era Él. Comprendían que Israel tenía un Elohim, pero ni siquiera conocían Su nombre. No sabían Su nombre, ni cómo podían conocer Su carácter, ni cómo caminar humildemente con Él o cómo ayudarle conseguir lo que quiere de la manera que quiere.

Hermanos y hermanas, ahora que estamos llegando a conocer Su nombre, ¿no deberíamos caminar juntos humildemente con Él y ayudarle a conseguir lo que quiere, que es un reino para Su hijo? Ese, hermanos míos, es nuestro trabajo. De eso se trata la gran comisión.

Luego llegamos a Shemot 5, en el versículo 8. En este capítulo, el gobierno egipcio/babilónico comienza a perseguir a los israelitas intentando que dejen de querer servir a Yahweh. Cuando el pueblo pide servir a Yahweh yendo a hacerle sacrificios, empieza a recibir un trato aún peor que antes.

Shemot (Éxodo) 5:8
8 Y pondrás sobre ellos la cuota de ladrillos que hicieron antes. No lo reducirás. Porque son ociosos; por eso claman diciendo: ‘Vamos a sacrificar a nuestro Elohim’.

Finalmente, en Éxodo 6, en el versículo 1, Israel clama y Yahweh dice ahora que está dispuesto a actuar.

Shemot (Éxodo) 6:1
1 Entonces Yahweh le dijo a Moshé: «Ahora verás lo que le haré a Faraón. Porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los expulsará de su tierra».

En la siguiente parashá (Parashá Va’era) vamos a ver cómo Yahweh comenzará a plagar a Faraón y a derribar todos los ídolos de Egipto. También vamos a ver, a medida que avanza esta serie de Parashá, que una vez que Yahweh libera a Israel del reino de Faraón, Yahweh va a dar a Israel instrucciones que ayudan a sentar las bases para el reino venidero de Su Hijo Yeshúa.

Sobre las porciones proféticas

En un estudio separado, también vamos a explicar por qué, aunque mantenemos las mismas porciones de la Torá que los ortodoxos, debemos reservarnos el derecho de cambiar la porción profética según sea necesario. También necesitamos el derecho de cambiar la porción del Brit Hadashá (Pacto Renovado) según sea necesario para hacer los puntos que necesitamos para ayudar a Efraim con la Parashá. Asignamos la parte profética y podemos quedarnos con ella si queremos, o también podemos apartarnos de ella si es necesario.

Para las personas que piensan que no tenemos autoridad para hacer eso, veamos Levítico 23:3 que nos dice que debemos reunirnos y aunque implica que leamos las Escrituras, no significa que hay un mandamiento en la Torá de Yahweh de leer las porciones proféticas asignadas (que algún rabino ortodoxo produjo sin embargo hace muchos años o siglos).

Vayikra (Levítico) 23:3
3 ‘Seis días se trabajará, pero el séptimo día es un Shabat de reposo solemne, una reunión apartada. No harás ningún trabajo en él; es el Shabat para Yahweh Elohim en todas tus viviendas.

Más bien, el mandamiento de Levítico 23:3 es que podamos tener una asamblea convocada para leer la palabra de Yahweh y estudiar Su palabra juntos para formar comunidades y aprender sobre Yahweh y Su palabra para que todos podamos saber quién es Él. Buscamos conocer lo que dice Su palabra no sólo para saberlo sino para hacerlo también como una organización. Eso es lo que realmente quiere Elohim.

Parashá Haftará: Yeshayahu (Isaías) 27:6-28:13

En el versículo 6 Yahweh está hablando de lo que el hermano Judá llama la «era mesiánica». Esto es también lo que Efraim llama a veces «el milenio». Sabemos que «el milenio» viene después de la tribulación y después del Armagedón. Como mostramos en el estudio El Gobierno de la Torá, es cuando nosotros, como la novia de Yeshúa, finalmente nos convertiremos en una sola carne con Él, que es durante esta «era mesiánica» o durante «el milenio».

Como mostramos en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos el milenio es cuando vamos a servir como el cuerpo de Yeshúa; trabajando como Sus manos y Sus pies. Mientras que nuestra Cabeza (Yeshúa) dirige Su cuerpo desde los reinos celestiales.

Comenzamos nuestra lectura profética en el libro de Yeshayahu (Isaías) en el capítulo 27, versículo 6, en el que dice que Yahweh hará que los gentiles efraimitas que regresen echen raíces en Jacob. Es decir, como Efraim vamos a volver a la tierra de Israel.

Yeshayahu (Isaías) 27:6
6 A los que vengan Él les hará echar raíces en Yaakov; Israel florecerá y brotará, y llenará de frutos la faz del mundo.

De nuevo, Yeshayahu está hablando de los que son llamados efraimitas gentiles que regresan. A veces se alude a los efraimitas como la casa de Efraim o la casa de Israel. En otros lugares de la Escritura, también se les llama a veces las diez tribus perdidas, coloquialmente. Cuando Yeshayahu dice que Yahweh hará que echen raíces en Jacob lo que significa es que los efraimitas gentiles que regresen a casa se van a fusionar con lo que queda del hermano Judá (la nación judía ortodoxa) después del Armagedón. Cuando Yahweh habló a través de Yeshaya diciendo «Israel florecerá y brotará, y llenará de frutos la faz del mundo», aquí Yahweh está haciendo un juego de palabras entre los diferentes nombres de la casa del norte de Israel que también se llama casa de Efraim.

La Concordancia Hebrea Strong nos dice que el término Efraim significa un doble (o una duplicación).

H669 Efrayim; y es un dual (o una duplicación, o una forma intensiva) de una forma masculina de H672; fruto doble; Efrajim, un hijo de José; también la tribu que desciende de él, y su territorio: – Efraim, Efraimitas.

Ahora veremos la referencia porque ayuda a saber qué significan todas las palabras. Vemos que es la Concordancia H672 y que es efrat o efratá que es una palabra notablemente interesante porque viene de H6509 que significa: fecundidad.

H672 efrat o efratá; de H6509; fecundidad; Efrat, que es otro nombre de Betlejem [Beit Lejem que se traduce como «la casa del pan»].

Sin embargo, también hay algo implícito que debemos entender. En el pensamiento hebreo, el pan y la guerra son conceptos relacionados porque la guerra es lo que proviene del pan (energía/calorías). Cuando un reino tiene un excedente de pan, puede alimentar una guerra. Del mismo modo, cuando no se tiene suficiente pan (energía/calorías), entonces se producen luchas por el pan o el grano en la tierra. Por ello, el término Beit Lejem también puede traducirse correctamente como la casa de la guerra.

La cuestión aquí es que Efraim y Efra son conceptos estrechamente relacionados en las Escrituras y en el pensamiento hebreo. Tengamos esto en cuenta ya que lo veremos aparecer de nuevo más adelante.

Luego, en Isaías 27 y en el versículo 12, profetiza acerca de las fronteras de la tierra milenaria de Israel y cómo van a ser ampliadas para dar cabida a los efraimitas gentiles que regresen.

Yeshayahu (Isaías) 27:12
12 Y sucederá en aquel día que Yahweh trillará, desde el canal del río hasta el arroyo de Egipto; y seréis reunidos uno por uno, oh hijos de Israel.

El canal del río que se refiere al gran río del Éufrates hasta el Arroyo de Egipto. Existe una larga discusión sobre si, en este verso, el Arroyo de Egipto se refiere al Nilo (como creemos) o si se refiere al Wadi El-Arish, que es la frontera tradicional del suroeste de la tierra de Israel.

El reino milenario va a ser mucho más grande de lo que es hoy. Entonces Isaías también habla de nuestra cosecha de regreso a la tierra de Israel después de la gran tribulación y después de Armagedón.

[Si quieres saber más sobre estas cosas, lo hemos cubierto con cierto detalle en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos. En YouTube nuestra serie de videos se llama Apocalipsis Simplificado]

En este último verso, cuando Isaías dice «seréis reunidos uno a uno vosotros, hijos de Israel» está hablando de la casa de Efraim (los hijos de Israel, los hijos de Efraim o a veces llamados las 10 tribus perdidas ya que apuntan a nosotros que estamos perdidos en la dispersión en el sistema egipcio/babilónico).

Isaías continúa en el capítulo 27, verso 13 profetizando sobre aquellos que están perdidos espiritualmente en el mundo, a los que Yahweh traerá de vuelta para adorarle en el Monte Apartado de Jerusalem.

Yeshayahu (Isaías) 27:13
13 Así será en el día: Se tocará la gran trompeta; vendrán los que están a punto de perecer en la tierra de Asiria, y los desterrados en la tierra de Egipto, y adorarán a Yahweh en el monte de Jerusalem.

En este verso Él está prometiendo que Su pueblo que está perdido en la dispersión y es cautivo del sistema egipcio/babilónico volverá a casa. Así que, se refiere a nosotros (¡alabado sea Yah!).

Parashá Haftarah: Yeshayahu (Isaías) 29:22-23

La siguiente parte de nuestra porción profética es también extremadamente apropiada para nosotros, Israel Nazareno, ya que estas también hablan de cuando Sus hijos vuelven a casa.

En el capítulo 29, versículo 22, Yahweh habla por boca del profeta Isaías, explicando que algunos de la casa de Yaakov (hermano Judá/judíos ortodoxos) que están en la tierra de Israel sobrevivirán a la gran tribulación y estarán vivos para recibir a las diez tribus perdidas cuando vuelvan a casa. Aunque les costará un precio terrible, sobrevivirán, y no se avergonzarán ni palidecerán.

Yeshayahu (Isaías) 29:22
22 Por lo tanto, así dice Yahweh, que redimió a Abraham, acerca de la casa de Yaakov: «Yaakov no se avergonzará ahora, ni su rostro palidecerá;

Luego, en el versículo 23, Yahweh dice que cuando el remanente de los judíos ortodoxos que sobrevivieron a la gran tribulación sean testigos del regreso de los efraimitas a la tierra, alabarán a Elohim de Israel y le temerán.

Yeshayahu (Isaías) 29:23
23 Pero cuando vea a sus hijos, la obra de Mis manos, en medio de ellos, santificarán Mi nombre, y santificarán al Enviado de Yaakov, y temerán al Elohim de Israel.

Hagamos todo lo posible para ayudar a que todos los efraimitas vuelvan a casa. Sabemos que todo va a salir bien para todos los que aman genuinamente a Elohim y le obedecen.

Brit Jadashá Elegido por los Rabinos Mesiánicos: Mateo 2:1-12

Este pasaje habla de los sabios del oriente que siguieron la estrella en el este para visitar a Yeshúa en Su nacimiento.

Ahora, no estoy exactamente seguro de cómo los rabinos mesiánicos que añadieron esta porción del Nuevo Testamento vincularían el nacimiento de Yeshúa con la Parashá Shemot. Se podría decir que Moshé vino como un libertador y luego Yeshúa vino como un libertador aún mayor. Puede que esa sea su conexión, pero no estoy seguro. Parece una buena visión, pero no nos dice realmente nada que podamos utilizar para promover la gran comisión.

También podríamos hacer la conexión de que primero nos encontramos con Moshé, que vino a sacar a Israel de Egipto. Esto sucedería para que Yahweh pudiera entonces dar a Israel Su Torá en el monte Sinaí; resultando en que nuestros antepasados, sin saberlo, comenzaran a establecer el reino ordenado de Yeshúa.

También, como una nota lateral interesante: Ya que Yahweh nunca ha dejado la sala del trono, tuvo que haber sido Yeshúa quien estaba hablando a nuestros antepasados en el desierto.

[Hablamos más sobre esto en Yeshúa: Manifestación de Yahweh que es parte del libro en nuestro sitio web llamado Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno].

Lo que muchos mesiánicos y efraimitas necesitan entender es que las estructuras levíticas o lo que se llama la Torá levítica no hace mucho por nosotros cuando estamos fuera de la tierra de Israel; en la dispersión bajo el orden melquisedeciano. Del mismo modo, la Torá del orden melquisedeciano no se aplica en el orden levítico. Las dos cosas son distintas y, sin embargo, ambas siguen sirviendo a Yahweh. Desde la muerte y resurrección de nuestro Mesías estamos bajo el orden melquisedeciano. Yeshúa nos dio Su Pacto Renovado, la Torá Melquisedeciana o también conocida como la Torá de Yeshúa.

Muchos creyentes no parecen darse cuenta de que Yeshúa mismo es quien ordenó el ministerio quíntuple del capítulo 4 de Efesios. En el que explica que debemos unificar el ministerio quíntuple sobre una base unificada de apóstoles y profetas.

Efesim (Efesios) 4:11-12
11 Y Él mismo dio a unos para que fueran apóstoles, a otros para que fueran propiciadores, a otros para que fueran evangelistas, a otros para que fueran pastores y maestros,
12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías.

Así es como Yeshúa quiere que cumplamos Su gran comisión. A través del ministerio quíntuple; unificado a escala mundial con un único fundamento de apóstoles y profetas. A lo que también nos referimos como la fundación de apóstoles y ancianos.

[Encuentra más información al respecto en nuestro estudio El Gobierno de la Torá así como en El Orden de Hechos 15.]

Nosotros mismos tenemos que caminar lo más cerca posible del ejemplo de Yeshúa para cumplir la gran comisión. Logramos asociamos con los demás hermanos que quieren hacer lo mismo cuando trabajamos juntos sometiéndonos primero a Yahweh Elohim y a Su Espíritu. Luego, sometiéndonos unos a otros. Así es como estableceremos el reino global de Yeshúa aquí en esta tierra.

Por eso decimos en la oración del discípulo que se haga Su voluntad y que venga el reino de los cielos. Por eso oramos para que nos use como Sus manos y Sus pies para hacer Su voluntad en la tierra como en el cielo.

Mattityahu (Mateo) 6:9-10
9 Así pues, orad: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre.
10 Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.

No usamos la ley del templo fuera de la tierra de Israel en la dispersión porque no hay un templo limpio fuera de la tierra. Además, no hay un sacerdocio levítico limpio y el que están preparando ahora mismo en el instituto del templo está lejos de ser limpio. La ley del templo no desaparece cuando estamos fuera de la tierra de Israel, sólo que no la necesitamos porque ahora tenemos una misión diferente. Tenemos una misión diferente que significa la gran co-misión (¿entiendes?). Ese es Su mandamiento para nosotros, levantar Su reino en cada nación de la tierra. Tenemos que ir a todas las naciones para encontrar a todos los efraimitas perdidos y a todo Judá que está peregrinando con Efraim.

Mattityahu (Mateo) 28:19-20
19 Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, sumergiéndolas en Mi nombre,
20 enseñándoles a guardar todas las cosas que les he mandado a ustedes; y he aquí, Yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin de los tiempos ”. Amén.

Lo más emocionante es que no estamos solos. Yeshúa, nuestro Salvador, tiene un plan activo sobre cómo debemos hacerlo. De eso tratan las instrucciones de Yeshúa en Efesios 4, Efesios 4 y en otros lugares.

Efesim (Efesios) 2:19-22
19 Ahora, pues, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Elohim,
20 habiendo sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular el propio Yeshúa Mesías,
21 en el que todo el edificio, encajando, se convierte en un templo santo en Yahweh,
22 en quien también estáis siendo edificado juntos para una morada de Elohim en el Espíritu.

Así como el orden levítico necesitaba organizarse para servir Yahweh, así también nosotros en el orden melquisedeciano.

Espero que sea obvio en este punto que no necesitamos realmente seguir la porción del Brit Jadashá (Nuevo Testamento) que algunos rabinos mesiánicos escogieron porque no es apropiado para nosotros. Los rabinos mesiánicos tienen una visión del mundo diferente, una escatología diferente o unos objetivos diferentes a los que aspiran. Predican un camino más fácil (o más difícil, según la versión).

Mientras que la porción prescrita por los rabinos mesiánicos puede ofrecer alguna visión interesante, en Israel Nazareno lo que necesitamos es una porción de Brit Jadashá que nos dé algunas herramientas que podamos utilizar. Estamos aquí en estos tiempos finales y si alguna vez existe un momento para escoger nuestro camino correcto y para que nos encuentre haciendo lo que dice Yeshúa, ese momento es ahora.

Asignación Israelita Nazarena de la Brit Jadashá Luqa (Lucas) 9

Por las razones que compartimos arriba, decidimos asignar el capítulo 9 de Lucas como la lectura del Brit Jadashá. Elegimos este capítulo específico porque en Lucas 9 es cuando Yeshúa alimentó a los cinco mil. Más concretamente, es también donde Yeshúa comienza a ordenar y organizar a Sus discípulos. Comienza a entrenarlos para que se conviertan en los nuevos sacerdotes de Su reino.

Luqa (Lucas) 1:32-33
32 Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Yahweh Elohim le dará el trono de Su padre David.
33 Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin.

Quiero que noten que vamos a ver muchos paralelos en la estructura entre el orden levítico y el orden melquisedeciano. Así como Yahweh establecería un orden levítico a través del hermano de sangre de Moisés, Aharón (que más tarde cayó), en este capítulo de Lucas, Yahweh está restableciendo el orden melquisedeciano original renovado, lo que Su hijo vino a traer, que es Israel Nazareno. Fíjate que Yahweh está haciendo eso a través de los hermanos espirituales de Yeshúa.

Aunque las cosas parezcan haberse desviado un poco durante un tiempo y medio cuando la fe emigró fuera de la tierra de Israel, siempre fue parte de Su plan. Esta vez el orden no caerá porque finalmente es el momento del cumplimiento de la promesa de Yahweh.

Ahora es el momento de Yahweh para que Efraim comience a restablecerse como nación. Es hora de que Efraim comience a salir de Egipto. A medida que continuamos en esta serie de Parashá, vamos a ver cómo Moshé dirige a los hijos de Israel con las instrucciones de Yahweh, transformando a la nación de Israel de ser simplemente un clan extendido (como lo eran en Génesis) a convertirse en una nación apartada, organizada y legítima. Una nación de reyes y sacerdotes que se dedica a servir a Yahweh como Él dice que quiere ser servido. ¿No es esto lo que realmente queremos en Efraim? ¿Volver a ser una nación para Yahweh Elohim?

Qué mejor manera que leer esta serie de Parashá y estudiar los patrones que tuvieron lugar al principio. Estos son los mismos patrones que vamos a ver repetirse una y otra vez a lo largo de la larga historia de Israel. No siempre se trata de un paralelismo exacto, pero suele haber similitudes. O como se dice, «la historia no siempre se repite, a veces sólo rima». En cualquier caso, hay ciertos patrones en la Torá que vamos a ver desarrollarse repetidamente.

Créeme, cuanto más conozcamos de la Palabra de Yahweh, mejor podremos ver esos patrones y, por tanto, mejor estaremos.

Observa, por ejemplo, cómo Yeshúa hace que Sus discípulos ordenen y organicen a la gente en Lucas 9:14. Yeshúa dijo a los discípulos que hicieran sentarse a los cinco mil hombres en grupos de cincuenta. Habría unos cien grupos de cincuenta.

Luqa (Lucas 9:14
14 Porque había unos cinco mil hombres. Luego dijo a sus discípulos: «Haz que se sienten en grupos de cincuenta».

Obsérvese brevemente que en cuatro parashiot a partir de ahora, en la Parashá Yitro, en Éxodo 18 vamos a ver al suegro de Moshé, Yitro, aconsejar a Moshé que designe a gobernantes justos como jueces sobre miles, cientos, cincuenta y decenas. De este modo, son más capaces de juzgar (es decir, de dirigir correctamente) al pueblo en todo momento. Y si Moshé organizara al pueblo como Elohim le ordenó, él y todos los hijos de Israel podrían resistir. Eventualmente serian capaces de ir a casa a su lugar en Shalom.

El objetivo de la organización es convertirse en un organismo unificado, para que todo el pueblo pueda trabajar en conjunto como un solo cuerpo. Permitiéndoles perdurar y ser capaces de volver a casa a su lugar en Shalom como dice también el Pacto Renovado.

Si todo esto es posible hoy en día con la unificación del cuerpo del Mesías bajo el fundamento de los apóstoles y profetas, entonces ¿por qué hay tantos efraimitas reacios a organizarse? ¿Por qué hay tantos líderes y maestros que hablan en contra de la organización cuando los mandamientos de organizarse según la antigua estructura del Beit Din se encuentran en todo el Pacto Renovado?

Hermanos y hermanas, les pregunto, ¿no es esto lo que todos necesitamos en estos tiempos finales; ser capaces de soportar para poder volver a casa a nuestro lugar en Shalom? ¿Podemos ver ahora cómo la organización nos beneficiaría en eso? ¿Podemos ver cómo vamos a necesitar organización para ayudar a encontrar a todos los efraimitas perdidos para poder volver a casa?

Si entiendes que Yeshúa mismo fue el que ordenó estas cosas, entonces ¿qué estás dispuesto a hacer con esa información?

Hermanos y hermanas, nuestro día de juicio ante el gran trono blanco tiene que ver con lo que sabíamos y lo que hicimos con lo que sabíamos. Permíteme preguntarte entonces, ¿por qué algunas personas están tan en contra de organizarse según la letra de las Escrituras?

Ya que Yeshúa murió por nosotros, ¿cuánto de nuestras vidas estamos dispuestos a entregar por Él?

¿Cómo podemos esperar una recompensa si no estamos dispuestos a obedecer Sus palabras sin importar cuáles sean?

Lo que vamos a ver a lo largo de esta serie de Parashá es que la desorganización está mal. La desorganización no es un principio de Elohim ni de la Torá de Yeshúa. Esto se debe a que Yahweh es un Elohim de orden, y lo mismo ocurre con todas las asambleas de Sus apartados.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:33
33 Porque Elohim no es el autor de la confusión, sino de la paz, como en todas las asambleas de los apartados.

Únete a nosotros para la Parashah Va’era en la que vamos a ver cómo si nos mantenemos fieles a Yahweh Él cuidará de nosotros durante estos tiempos finales. También vamos a ver que Él no acepta la adoración de elohim (dioses) extranjeros.

Gracias por leer nuestra serie semanal de la Parashá.

Queridos hermanos y hermanas, que Yahweh esté con ustedes.

Shalom.

Yojanán (Juan) 15:9-10
9 «Como el Padre Me ha amado, Yo también os he amado; permaneced en Mi amor.
10 Si guardáis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi amor, como Yo he guardado los mandamientos de Mi Padre y permanezco en Su amor«.

 

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give