Chapter 9:

Ki Tisa 2022: Lealtad a ÉL

Video: ¡Mira Parasha Ki Tisa aquí!

Éxodo 30:11-34:35; Ezequiel 36-37 (completo); Mateo 15 y 23 (completo)

Si quieres sobrevivir a la Gran Tribulación, entonces necesitas leer esta Parashá.

La semana pasada en la Parashá Tetzaveh 2022 mostramos cómo la decisión de obedecer o no los mandamientos de Yahweh es literalmente una decisión de vida o muerte porque indica dónde está nuestra lealtad. Y la lealtad y la fidelidad son muy importantes para un rey.

¿Somos leales a Yahweh hasta el punto de escuchar diligentemente Su voz y obedecer todo lo que dice Su voz así como Su palabra escrita (porque son cosas que Él dijo antes)?

Devarim (Deuteronomio) 28:1
1 Ahora bien, si obedeces con diligencia la voz de Yahweh tu Elohim, para observar cuidadosamente todos Sus mandamientos que hoy te ordeno, Yahweh tu Elohim te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra.

¿O realmente no estamos escuchando diligentemente Su voz y no estamos prestando atención? No estamos haciendo realmente todo lo que dice así como lo que está escrito en Su palabra.

Devarim (Deuteronomio) 28:15
15 «Pero sucederá que si no obedecen la voz de Yahweh tu Elohim, para observar cuidadosamente todos Sus mandamientos y Sus estatutos que Yo les ordeno hoy, todas estas maldiciones vendrán sobre ustedes y los alcanzarán:

Entonces, ¿somos como el Rey David, siendo diligentes para guardar todos Sus mandamientos con afán, con prisa, sabiendo que le agrada al Elohim que amamos? ¿O acaso seguimos siendo carnales y, como el rey Shaúl, pensamos que estamos obedeciendo los mandamientos de Yahweh, pero en realidad no es así?

¿A cuántos efraimitas conocemos así, que realmente saben en el fondo de su corazón que deberían hacer más, pero nunca llegan a hacerlo? Básicamente, no les importa lo suficiente como para hacerlo.

¿Cuántas veces, hermanos; cuántas veces nos dice Yahweh que si escuchamos diligentemente Su voz y nos sometemos a ella las 24 horas del día y guardamos todos Sus mandamientos escritos (o la Torá) seremos un tesoro especial para Él entre todo lo que posee?

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis mi voz y guardáis Mi pacto, seréis para Mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque Mía es toda la tierra.

Y (básicamente) considera que todo lo que no sea eso es tibio (o en otras palabras, desleal).

¿Y sabemos quién es Yahweh? Yahweh es un Elohim de guerra. Él es el Comandante de nuestros ejércitos. Entonces, ¿podemos entender que la vida y la muerte penderían de la obediencia a la Palabra de nuestro Rey? Porque cuando estás en el ejército, o obedeces a tu comandante o estás expuesto a la muerte.

Devarim (Deuteronomio) 30:19
19 Llamo hoy al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición; elige, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Así que, esta semana en Parashá Ki Tisa 2022 vamos a ver, de nuevo, que nuestros ancestros nunca estuvieron realmente muy comprometidos con Yahweh y con obedecer Su voz y obedecer Su palabra escrita.

Y la dolorosa razón (si estamos dispuestos a aceptarla) es que simplemente no amaban realmente a Yahweh. La verdad es que no. No pudieron hacerlo. Ni siquiera lo conocían realmente y quizás por eso no hicieron lo que Él quería, es porque (básicamente) no les importaba.

Yahweh dijo, «Lo principal que quiero (lo dice muchas veces en los profetas) lo principal que quería cuando te llamé de Mitzrayim es que escucharas Mi voz y fueras diligente para obedecerla y también obedecieras todos Mis mandatos escritos». Pero no lo hicimos. No apreciamos lo que se nos ha dado.

Shemot (Éxodo) 15:26
26 y dijo: «Si atiendes con diligencia la voz de Yahweh, tu Elohim, y haces lo que es recto ante Sus ojos, prestas oído a Sus mandamientos y guardas todos Sus estatutos, no pondré sobre ti ninguna de las enfermedades que he hecho padecer a los egipcios. Porque Yo soy Yahweh que te sana».

¿Acaso no hay nadie así hoy en día en la Casa de Efraim o entre Judá (que está residiendo con nosotros)? ¿No hay nadie así entre nuestras filas?

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Hermanos, estamos entrando en los Tiempos Finales, si es que no estamos ya en ellos. Y hay ciertas cosas que deben decirse para que nuestro pueblo sobreviva como tal y prospere como tal y haga el trabajo que se nos ha encomendado.

Y una de las cosas que tenemos que aprender de esta Parashá de nuevo no es, «Ja ja ja. Mira que gracioso es lo que hicieron nuestros ancestros», sino que nos demos cuenta que estos son nuestros ancestros. Y si hubieran amado verdaderamente a Yahweh, habrían obedecido a Yahweh por ese amor.

Pero al igual que el rey Shaúl, nuestros antepasados pensaban que estaban obedeciendo a Yahweh cuando en realidad no le eran leales en absoluto; no buscaban Su corazón. ¿Buscamos Su corazón?

Hermanos, sólo para decirlo en perspectiva, Yahweh nos creó, nos dio todo lo que poseemos, todo lo que tenemos. Es como el Gran Computador-Programador de los cielos. Y sin embargo, incluso en el Jardín del Edén, los humanos nos hemos rebelado continuamente contra Yahweh. Hemos roto Sus mandamientos. Hemos ignorado Sus palabras. En cambio, hemos obedecido a esa otra voz.

Recordemos mientras leemos sobre nuestros antepasados de qué semilla venimos. Podemos darnos cuenta fácilmente que nuestros antepasados en Israel (o Efraim) tenían una larga historia de rebelión contra Yahweh, aunque pensaban que lo estaban haciendo muy bien.

Shemot (Éxodo) 32:5
5 Y cuando Aharón lo vio, construyó un altar delante de él. Y Aharón hizo una proclama y dijo: «Mañana será una fiesta para Yahweh».

Estoy seguro de que si les hubieras preguntado, ellos pensaban que estaban guardando Su Torá, pero Yahweh no creía que lo estuvieran haciendo bien. Yahweh no creía que estuvieran cumpliendo Su Torá.

Shemot (Éxodo) 32:7-8
7 Y Yahweh dijo a Moshé: «¡Vete, baja! Porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido.
8 Se han desviado rápidamente del camino que les ordené. Se han hecho un becerro moldeado, lo han adorado y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: ‘¡Este es tu elohim, oh Israel, que te sacó de la tierra de Egipto! «

Todos pensaban que estaban mostrando los frutos del amor por Él, pero Yahweh no pensaba que estuvieran mostrando los frutos del amor por Él porque no se apresuraban a guardar todos Sus mandamientos como había hecho el rey David.

Bueno, Efraim, hermano, ¿qué pasa con nosotros?

Entendemos que hemos nacido en una larga guerra espiritual generacional y que, aunque quizá nadie nos haya dicho que hemos nacido en una guerra espiritual generacional, eso no cambia el hecho de que hay una guerra en marcha, una guerra espiritual. Y lo primero que tenemos que hacer es elegir claramente un bando. No hay que sentarse en la valla, ¿de acuerdo? Tenemos que decidir si, al igual que los levitas, vamos a ser celosos de Yahweh, y estar con Yahweh, y del lado de Yahweh.

O, ¿vamos a ser, como nuestros antepasados, tibios y no nos pondremos del lado de Yahweh por no tener mucho celo en cumplir Sus mandamientos?

Ivrim (Hebreos) 3:7-9
7 Por lo tanto, como dice el Espíritu Apartado: «Hoy, si escuchas Su voz,
8 No endurezcáis vuestro corazón como en la rebelión, en el día de la prueba en el desierto,
9 Donde vuestros padres Me probaron, Me pusieron a prueba y vieron Mis obras durante cuarenta años.

Bueno, la cosa es que si no hacemos lo que nuestro Rey quiere que hagamos, Él nos va a ver como traidores.

Entonces, ¿hemos estado tanto tiempo en democracia que hemos olvidado lo que es servir a un rey? ¿Seguimos entendiendo en qué consiste la verdadera realeza?

¿Entendemos que el rey exige nuestra absoluta lealtad y obediencia hasta la muerte? ¿Y que Elohim exige nuestra absoluta lealtad y obediencia hasta la muerte?

Mattityahu (Mateo) 24:13
13 Pero el que persevere hasta el final se salvará.

Son Reyes, eso es lo que hacen los reyes, quieren nuestra lealtad o se vengarán. Así que, en realidad, en el análisis final, tenemos que elegir servir a Yahweh o (efectivamente) por defecto, vamos a terminar sirviendo a Satanás. Aunque seamos tibios, no nos estamos haciendo uno con Él y nos dispersamos.

O estamos construyendo Su reino junto con Él o no lo estamos haciendo.

Entonces, si llamamos a Yahweh nuestro Rey, ¿le mostramos nuestras legiones apresurándonos a cumplir todos Sus mandamientos que actualmente podemos cumplir en la dispersión? ¿O no le estamos mostrando nuestra verdadera lealtad al apresurarnos a cumplir todos Sus mandamientos que actualmente podemos cumplir en la dispersión?

La pregunta es: ¿Somos verdaderamente obedientes o no somos verdaderamente obedientes? Porque el 85% no va a ser suficiente.

Ahora, anteriormente en esta serie de Parashá vimos que si no estamos escuchando la voz de Yahweh y si no estamos haciendo todo lo que Él dice, entonces estamos efectivamente obedeciendo la voz de Satanás porque no estamos sirviendo a Yahweh; no estamos construyendo Su reino. Entonces, ¿a quién servimos? ¿De quién es el reino que estamos construyendo por defecto? Porque Su reino no se construye.

Hermanos, fuimos comprados con un precio. Fuimos hechos y creados y luego Él nos compró de nuevo por precio. ¿No deberíamos comportarnos como tal?

Pues bien, en Shemuel Alef (o 1 Samuel) capítulo 15 y versículo 23, Shemuel nos dice que, la rebelión contra la voz de Yahweh incluso ignorando la voz de Yahweh es como el pecado de brujería. ¿Entendemos eso; por qué es así?

Shemuel Alef (1 Samuel) 15:23
23 Porque la rebeldía es como el pecado de brujería, y la obstinación es como la iniquidad y la idolatría. Porque has rechazado la Palabra de Yahweh, Él también te ha rechazado para ser rey».

Cuántos mesiánicos, efraimitas, cristianos hemos conocido que tienen dinero para vacaciones, tienen dinero para coches, tienen dinero para cosas extras, pero no tienen dinero para construir el reino unificado de Yeshúa.

Yeshúa nos dice que, «Donde esté nuestro corazón, allí estará también nuestro tesoro».

Mattityahu (Mateo) 6:21
21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Lo que significa es que gastamos nuestro dinero en las cosas que realmente nos importan, así que podemos saber cuáles son las cosas que realmente nos importan según en qué gastamos nuestro dinero.

Entonces, ¿es Yahweh el único elemento de nuestra lista? ¿O hay más? ¿Tiene Yahweh que competir con otras prioridades? ¿Un barco, un coche, unas vacaciones, algo con lo que soñamos en lugar de con Yahweh?

¿Acaso nos conformamos con no poner a Yahweh en primer lugar? ¿Quizás porque nuestros hijos sienten que necesitan encajar con todos los demás niños del mundo que les rodean? Los bailes, las reuniones sociales, la forma de vestir. ¿Quizás su autoestima se vea dañada si no juega a un deporte en específico en el equipo del colegio?

¿Y si Elohim estuviera pendiente de todo lo que hacemos y de todo lo que decimos? ¿Y si llevara la cuenta de cada vez que perdemos la conexión con Su Hijo o rompemos o ignoramos uno de Sus mandamientos? ¿Y si efectivamente es como si Él nos diera toda la cuerda del mundo básicamente para ver qué vamos a hacer con ella?

¿Vamos a construirle una gran red de pesca para que pesque a los hombres? ¿O es que efectivamente no vamos a hacer nada y vamos a hacer un lazo y colgarnos porque no fuimos celosos de todos Sus mandamientos como lo fue el Rey David?

Tehillim (Salmo) 119:44-45
44 Así que guardaré tu ley continuamente, por los siglos de los siglos.
45 Y caminaré en libertad, porque busco Tus preceptos.

Hermanos, estos son los tiempos finales, esto no es un simulacro, esto no es hipotético, esto es el mundo real (por así decirlo). ¿Cómo podemos llamar la atención de la gente?

Yahweh nos llama a todos a caminar en una relación humilde con Él para que luego podamos conectarnos a Su marco. El orden melquisedeciano es una oportunidad de servicio para aquellos de nosotros que tenemos el corazón para servir, hay un marco que juntos podemos construir Su reino global unificado sobre el cual nuestros hijos entonces gobernarán y reinarán con Su vara de hierro. Pero es una situación de gallinita roja. Aquellos de nosotros que contribuyen a ello son los que Él va a seleccionar para la seguridad en el fin de los tiempos. Los que no contribuimos al reino de Yeshúa, ¿cómo le estamos mostrando lealtad? ¿Cómo le mostramos nuestra lealtad? ¿Cómo le mostramos nuestra dedicación?

Hermanos, es el fin de los tiempos, si nosotros y nuestros hijos no somos celosos para establecer el reino global unificado de Yeshúa, entonces ¿cómo sabe Él que lo amamos? Porque Él dice: «Si Me amas, guarda (o vigila o shamar) Mis mandamientos».

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Porque si hacemos Sus mandamientos de la manera que Él dice, si obedecemos el ministerio quíntuple y el fundamento único de los apóstoles y profetas, el resultado neto es que vamos a terminar construyendo con Él un reino global unificado que va a ser tan fuerte, que vamos a gobernar y reinar sobre las naciones por mil años con Su vara de hierro.

No sé ustedes, eso suena a algo maravilloso para el mundo; suena a que lo que la gente necesita es este tipo de reino. Uno que se basa en el servicio y no en el interés egoísta. Pero lo único es que este tipo de reino, solo funciona con personas que Lo aman lo suficiente como para ser diligentes en escuchar y obedecer su voz. No funcionará con ninguna otra persona.

Así que, (básicamente) lo que Él planea hacer es seleccionar la obediencia diligente a Su voz, esta vez. La primera vez que nuestros antepasados salieron de Mitzrayim fue un gran lío y sus huesos cayeron todos en el desierto y fueron los niños los que pudieron entrar en la tierra. Pero el problema es que en estos tiempos finales es diferente esta vez. Los niños no terminarán en la tierra si nosotros mismos no los educamos en el camino que deben seguir, porque alguien que no es educado en el camino que debe seguir, no llegará a la tierra. Eso es lo que intentamos decir; esta vez es diferente.

Así que, eso es lo que hace Yahweh; nos da cuerda. Él nos permite hacer cualquier cosa que queramos hacer y sólo se sienta a observar para ver quién lo ama realmente lo suficiente como para escoger Su causa. Aquel que realmente se preocupa por Él lo suficiente como para buscar Su corazón. Aquel que se pregunta ¿Qué es lo que Él quiere?

¿Hablamos con el Espíritu y le preguntamos al Espíritu qué quiere Yeshúa? «Yahweh, Padre, ¿qué quieres para mí? Padre, ¿quieres quitarme todo lo que te desagrada? Padre, ¿te importaría purificarme? ¿Me ayudarías, por favor, a ponerme a prueba y asegurarme de que estoy en la fe? Por favor, ayúdame a escuchar diligentemente Tu voz y a oír Tu voz y a apresurarme a hacer todo lo que Tu voz me diga y también a apresurarme a guardar todos Tus mandamientos escritos.»

Y como vamos a ver, esa es también la mejor estrategia absoluta que conozco para sobrevivir a la Gran Tribulación y es hacer feliz a Yahweh escuchando y haciendo exactamente lo que Él dice. Escuchar continuamente Su voz y luego hacer todo lo que Él nos dice que hagamos, así como Sus mandamientos escritos. Si fuéramos soldados de un ejército, ¿nos apresuraríamos a cumplir el mandato de nuestro general al mando?

Si nuestro comandante en jefe nos da una orden, ¿nos apresuraríamos a obedecer? Bueno, entonces ¿qué pasa con el Rey del universo? ¿Cuánto nos apresuramos a tener cuidado de hacer todo lo que Él dice?

Bien, hemos visto que somos responsables de obedecer todas Sus palabras. Y la Escritura nos da la regla de oro: «Haz a los demás lo que quisieras que hicieran contigo».

Mattityahu (Mateo) 7:12
12 Por tanto, todo lo que queráis que os hagan los hombres, hacedlo también vosotros con ellos, porque esto es la Torá y los Profetas.

Quizá también debamos ser conscientes de lo que llamamos la regla del becerro de oro: «No hagas a Yahweh tu Elohim lo que hicieron nuestros antepasados con Él«. Porque, de nuevo, Yahweh exige nuestra lealtad. Yahweh exige nuestra fidelidad. Es un Rey.

Nuestro Rey espera que desertemos de Satanás y de su reino. Que digamos que hemos terminado con eso y entonces Él espera que nos unamos a Su nación; que nos unamos a Sus ejércitos y que sirvamos en Su equipo para ayudar a construir a Su Hijo, el reino global unificado que Su Hijo entonces convertirá y someterá a Él.

Por lo tanto, estamos ayudando a nuestro marido a complacer a Su Padre. Y si queremos el favor del Padre, ¿no deberíamos hacer lo que el Padre quiere que ocurra?

Y no sólo eso, sino que Él quiere vernos completamente comprometidos; así es como puede saber si realmente le amamos, si estamos dejando nuestras vidas en este mundo y recogiendo la carga de Yeshúa. Ese es el fruto, ese es el fruto. Tenemos que escuchar Su voz y apresurarnos a hacer lo que Él dice.

Bueno, si no tenemos una especie de sentido de urgencia para obedecer Su voz, si no hay sentido de urgencia para nuestro Elohim, algo está mal porque Yeshúa nos dice que trabajemos mientras todavía es de día porque la noche está llegando donde no podremos trabajar. Y vemos que esos tiempos aumentan en los titulares semana a semana.

Yojanán (Juan) 9:4
4 Es necesario que Yo trabaje las obras del que Me envió mientras es de día; viene la noche cuando nadie puede trabajar.

Así que, Efraim, hermano, si alguna vez ha habido un momento para tomar en serio nuestra fe, ¿de acuerdo? ¿Podemos hablar de esto? Y hay algunas cosas que hay que decir.

Otra forma en la que Yahweh sabe que confiamos en Él, aparte de guardar Sus mandamientos y obedecer Su voz; otra forma en la que puede saber que somos leales a Él es que creemos en Su Palabra por encima de la palabra del hombre. Cada vez que las palabras de Yahweh entran en conflicto con las palabras del hombre, tenemos que ir con las palabras de Yahweh. Esa es la prueba, eso es parte de nuestras pruebas.

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis Mi voz y guardáis Mi pacto, seréis para Mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque Mía es toda la tierra.

Y tenemos que interpretar la Escritura correctamente. Pero, ¿cuántos de nosotros en Efraim seguimos confiando en la palabra del hombre por encima de la Palabra de Yahweh? ¿Cuántos de nosotros seguimos recurriendo a los médicos y a las medicinas farmacéuticas en lugar de buscar los remedios de Yahweh y buscar el rostro de Yahweh?

¿Cuántos de nosotros seguimos creyendo en el sionismo hecho por el hombre, en el que el pueblo se sirve de su propio mesías y que no necesitan a Yeshúa? ¿Cuántos de nosotros seguimos en estas mitologías?

Bien, en esta Parashá nos dirigimos a Shemot (o Éxodo) capítulo 30 comenzando en el versículo 23 y lo que vamos a ver es una contradicción directa entre lo que dice la Torá de Yahweh y lo que dicen las leyes del hombre hoy en día. Veamos las contradicciones directas.

Así que, en Bereshit (o Génesis) capítulo 1 y versículo 29, Yahweh nos dice que toda planta que dé semilla que esté sobre la faz de toda la tierra y todo árbol cuyo fruto dé semilla nos servirá de alimento (o más correctamente de consumible).

Bereshit (Génesis) 1:29
29 Y Elohim dijo: «Mira, te he dado toda hierba que da semilla que está sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto da semilla; a ti te servirá de alimento.

En otras palabras, todas las plantas son limpias. No hay diferencia entre las plantas limpias y las impuras, no como con los animales. Lo veremos en Levítico 11.

Ahora bien, es obvio que debemos usar la sabiduría en lo que consumimos. Tenemos que hacer las cosas de forma inteligente. Hay algunas plantas que son venenosas si se comen crudas, pero sin embargo tienen usos medicinales.

Por ejemplo, la planta Digital, Digitalis o Dedalera, tiene un compuesto llamado Digitalis. Si comes las flores de esta planta directamente con el compuesto digitalis, podrías tener problemas de corazón y morir. Sin embargo, la cosa es que la Digitalis se utilizó durante muchos años para regular la función del corazón. Originalmente se derivaba de una planta. Así pues, la Aspirina se derivó originalmente de la corteza del Sauce Blanco.

Ahora, obviamente no hacemos una comida sólo con Digitalis o no sólo comemos corteza de Sauce Blanco (normalmente no, ojalá no), pero el punto es que tienen otros usos medicinales y otras propiedades. Entonces, una de las cosas que vemos es que Yahweh nos manda hacer muchas cosas para Él, para Su tabernáculo, y una de las cosas que Yahweh manda es que unjamos todas estas cosas con un aceite especial de unción sacerdotal. Y también debe usarse en Aharon y en sus hijos como sacerdotes. Por lo tanto, serán ungidos con este aceite como parte de su comisión.

Shemot (Éxodo) 30:25
25 Y harás de ellos un aceite para la unción apartado, un ungüento compuesto según el arte del perfumista. Será un aceite para la unción apartado.

Ahora vamos a ver los ingredientes de este aceite. Más adelante, en otros capítulos, veremos los ingredientes de lo que se llama el incienso de la Torá (o el sacerdotal). Pero vamos a ver el contenido del aceite de la unción sacerdotal ahora mismo porque lo que nos va a mostrar es esta contradicción entre cómo ve Yahweh las cosas y cómo las ve Babilonia o Egipto.

Así que, en el capítulo 30 de Shemot, versículo 23, Yahweh dice que tomemos especias de calidad para el aceite de la unción sacerdotal. 500 siclos de mirra líquida, la mitad de canela aromática (es decir, 250 siclos) y 250 siclos de caña aromática.

Shemot (Éxodo) 30:23
23 «Toma también para ti especias de calidad: quinientos siclos de mirra líquida, la mitad de canela aromática (doscientos cincuenta siclos), doscientos cincuenta siclos de caña aromática,

También 500 siclos de casia, que es la canela común que la mayoría de la gente usa (hablaremos de eso en un minuto). Y dice: «Según el siclo del santuario y un hin de aceite de oliva».

Shemot (Éxodo) 30:24
24 quinientos siclos de casia, según el siclo del santuario, y un hin de aceite de oliva.

Versículo 25 «Y harás de ellos un aceite de unción apartado; ungüento compuesto según el arte del perfumista», por lo que se supone que debe oler bien. Y dice: «Y será un aceite de unción apartado».

Shemot (Éxodo) 30:25
25 Y harás de ellos un aceite apartado para la unción, ungüento compuesto según el arte del perfumista. Será un aceite de unción apartado.

Versículo 30, «Y ungirás a Aharón y a sus hijos y los consagrarás para que Me sirvan como sacerdotes». Así que, es este acto de unción y consagración; que es una parte necesaria para ser comisionado como sacerdote.

Shemot (Éxodo) 30:30
30 Ungirás a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que Me sirvan como sacerdotes.

Verso 31, «Y hablarás a los hijos de Israel diciendo: ‘Este será un aceite de unción apartado para Mí a lo largo de vuestras generaciones'», lo que significa que sigue siendo apartado ahora. Si tuviéramos un orden levítico limpio y un Templo limpio podríamos usarlo, pero eso no es para nosotros, no es para el orden melquisedeciano. Este es el aceite del orden levítico; por lo que no debemos replicarlo para nosotros mismos.

Shemot (Éxodo) 30:31
31 «Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: ‘Este será un aceite de unción apartado para Mí a través de vuestras generaciones.

Versículo 32, dice:

Shemot (Éxodo) 30:32
32 No se derramará sobre la carne del hombre, ni harás otra igual, según su composición. Es apartado, y será apartado para ti.

Eso significa, “Niños, no intenten esto en casa. Efraim, no reproduzcas este aceite, ¿de acuerdo?” Sí, está bien. Entonces, si no debemos replicar este aceite, ¿no necesitamos saber qué es lo que no debemos replicar? Y la razón por la que menciono esto es porque he conocido a personas que hacen un intento de replicar este aceite y luego venderlo y eso está específicamente prohibido. Por lo tanto, si vas a ver esta receta, no hagas este aceite. Yo no hago este aceite; por lo tanto, no hagas este aceite. No es un buen movimiento, ¿vale?

Así pues, veamos ahora los ingredientes del aceite de la unción sacerdotal en hebreo y, ya que estamos aquí, tratemos también de averiguar qué es lo que le gusta a Yahweh de estos ingredientes específicos. ¿Nos hemos preguntado alguna vez por qué eligió Yahweh estas especias; qué tienen estas especias en particular que le gustan a Yahweh y por qué?

Bien, de acuerdo, me he hecho esas preguntas, así que voy a compartir con ustedes lo que he aprendido. Y diré que no es para nada lo que me enseñaron de niño en la iglesia cristiana. Tampoco es lo que te enseñan en la escuela.

De acuerdo. Así que, el primer ingrediente es 500 siclos de mirra líquida (o pura). La mirra es la concordancia hebrea de Strong (o del Antiguo Testamento) H4753, mor. Se escribe»מר» («Mem-Resh»), o»מור«(«Mem-Vav-Resh»), dependiendo de cómo se señale la vocal.

H4753 môr; o môwr; de H4843; mirra (como destilar en gotas, y también como amargo):-mirra.

Y viene de una raíz del hebreo H4843, marar, que se refiere a la amargura, algo que es muy, muy amargo y que es una muy buena descripción de mor (mirra).

H4843 mârar; una raíz primitiva; propiamente, chorrear (H4752); pero se usa sólo como denominativo de H4751; ser (causalmente, hacer) amargo (literalmente o figuradamente):-(ser, estar en, tratar, tener, hacer) afligir amargamente, amargar, amargo, amargura, enfurecer.

La mirra (o mor) es muy amarga y, bueno, aquí tenemos un poco de mirra; básicamente es como savia de un árbol, pero de un arbusto.

Entonces, lo que hacen es que para obtener la mirra y el incienso marcan o hacen una cicatriz en el árbol. Al igual que para los que están en Norteamérica y el norte de Europa, a veces se recoge jarabe de arce (o algo así) de un árbol. Recogerás algunos tipos de savia de árbol, pero ésta es una savia de arbusto o una resina de arbusto. Así que, como con el incienso, marcan el arbusto y vuelven más tarde, y recogen la resina. Y tienen unas cuantas variedades diferentes. Crece en la península de Arabia Saudí y en países como Omán.

Y ahora la mirra volverá a aparecer como ingrediente del incienso ketoret (o sacerdotal). Y lo veremos cuando lleguemos a esa Parashá. También fue uno de los regalos que los sabios (o magos, o reyes magos) le dieron a Yeshúa. Pero sólo para decirlo (y esto probablemente molestará y ofenderá a mucha gente), la razón por la que la mirra (o mor) era tan popular y se comerciaba en la antigüedad, o mejor dicho, muchos estudiosos creen que la razón por la que era tan popular y se comerciaba en la antigüedad, es que la mirra, como el incienso, es ligeramente psicoactiva. Por lo tanto, no es exactamente un alucinógeno, pero, al igual que el incienso, la mirra tiene sin duda un leve efecto alterador sobre las percepciones y el estado de ánimo.

Es algo así como lo que había en los viejos tiempos, cuando no había televisión. Si leemos el Tanaj, especialmente todo lo que tiene que ver con el Rey Salomón, y la sabiduría del Rey Salomón, vemos que el Rey Salomón escribe mucho sobre las plantas de Yahweh. El Rey David también incluye las plantas; cada una tiene una característica medicinal especial. Algunas personas consideran que tienen varias propiedades beneficiosas. Si se ordenan en las Escrituras, ¿sabemos cuáles son?

De acuerdo, podríamos hablar mucho tiempo de los componentes, pero y esto también es sólo para mostrar y contar, supongo que esto es un trozo de incienso de Omán. No sé si se puede obtener un zoom en eso, pero esto es un pedazo de incienso.

Es el mismo tipo de cosa. Marcan o hacen una rajadura en la planta, que es un arbusto grande o un árbol pequeño, y luego vuelven más tarde y recogen la resina. Y de nuevo, hay varios grados y estilos y tipos, pero así es como lo hacen.

Así, el versículo 23 dice que hay que tomar la mitad de la canela aromática (o de olor dulce), es decir, 250 siclos.

Shemot (Éxodo) 30:23
23 «Toma también para ti especias de calidad: quinientos siclos de mirra líquida, la mitad de canela aromática (doscientos cincuenta siclos), doscientos cincuenta siclos de caña aromática,

Ahora, la canela es H7076, qinnamon, en la Concordancia Strong.

H7076 qinnâmôwn, קִנָּמוֹן; de una raíz no utilizada (que significa erigir); corteza de canela (por ser rollos verticales):-canela.

Ahora bien, no es gran cosa, pero este no es el tipo de canela barata que se compra en el supermercado. Lo que la mayoría de la gente compra en las tiendas de comestibles se llama en realidad casia. Hablaremos de la casia dentro de un momento porque también es uno de los ingredientes del aceite de la unción sacerdotal.

Ahora bien, hay una canela menos conocida que es la canela real. Esto es lo que a veces se llama la verdadera canela, o se llama canela de Ceilán (Cinnamomum verum), y es más saludable para ti que la canela normal (Cinnamomum cassia). Si sólo usas un poco de canela normal está bien, pero si eres diabético o algo así y usas mucha canela (quizás porque la canela ayuda con la diabetes y la prediabetes), entonces quieres la canela de Ceilán. Y pagas un poco más por ello, pero es más limpio y es mejor para ti. Así que, de nuevo, hablaremos de la casia y la canela de Ceilán en un momento.

Pero el siguiente ingrediente son 250 siclos de un ingrediente que la Nueva Versión King James (y también la Versión Reina Valera) llama cálamo. Ahora bien, algunos estudiosos no están de acuerdo con el uso de esta palabra, por eso estamos llevando las cosas al hebreo. Así que queremos asegurarnos de que tenemos la planta correcta, así que buscamos esto en el hebreo y en realidad son dos palabras.

Así que, la primera palabra es H7070 (buen número) allí qaneh significa caña. Se escribe «כנה» («Kaf-Nun-Hey»). Viene de H7069 de Strong, que se refiere a una lectura o un bastón (qaneh). Caña, en posición vertical o por semejanza una vara, especialmente para medir bien, así que, sería una caña (qaneh).

H7070 qâneh: de H7069; una caña (por erecta); por semejanza una vara (especialmente para medir), el eje, el tubo, el tallo, el radio (del brazo), la viga (de una romana o báscula):-balanza, hueso, rama, cálamo, caña, junco, lancero, tallo.

Y la palabra para olor dulce (o aromático) es H1314 que es bohs que significa fragante (o aromático).

H1314 besem; o bôsem; de lo mismo que H1313; fragancia; por implicación, picante; también la planta del bálsamo:-olor, especia, dulce (olor).

Y a veces veremos una duplicación de la palabra bohs. En hebreo se puede hacer eso, se hace doble y eso significa mucho más. Como Efraim es “fra” (o lejano) y es plural, por lo que se convierte en intensivo.

Así, cuando vemos esta duplicación o esta intensificación de la palabra bohs, ahora se convierte en basam en plural y eso significa que es una caña muy fragante. Entonces, miramos la referencia en H1313 de Strong y también se refiere a ser muy fragante.

H1313 bâsâm; de una raíz no utilizada que significa ser fragante; (compárese con H5561) la planta del bálsamo:-especie.

Dice que se compare con la planta de bálsamo. Probablemente porque las plantas de bálsamo son muy aromáticas. Pero parte de la razón por la que las plantas balsámicas son tan medicinales es que tienen un aroma muy bueno y relajante que induce a una respiración saludable.

Y así, cuando algunas personas creen que el sonido del nombre de nuestro Creador Yahweh, se llama como el sonido de nuestra respiración (Yah-weh), ¿qué importancia tiene para nuestro caminar que, respiremos correctamente?

Hay muchas maneras de aguantar la respiración y eso no es ir de acuerdo con el Espíritu, eso es en realidad apagar el Espíritu. No contengas la respiración, no apagues el Espíritu. Quédate con Yeshúa; no importa lo que pase, ponlo a Él en primer lugar. En esa conexión con Él; colócalo en primer lugar en todas las cosas y nunca pierdas eso. Ese es el verdadero camino de un discípulo y eso provocará muchas otras cosas. Pero qué importante es respirar en este camino.

Así que, volviendo a esta palabra, la Nueva Versión King James, que yo uso, no es perfecta; tratamos de mencionar siempre que hay una inconsistencia. La Nueva Versión King James sugiere el cálamo como un posible significado, y el cálamo es una planta interesante.

Ahora bien, no sé si alguien ha tomado alguna vez lo que se denomina té de cálamo, pero eso se hace con la raíz de cálamo. Y la raíz de cálamo también tiene lo que algunos llamarían un efecto psicoactivo de leve a medio. De nuevo, no es un alucinógeno, pero definitivamente hay una alteración de la percepción y del estado de ánimo. Ahora, es una planta de pantano o de terreno pantanoso.

La Sociedad del Olfato describió el cálamo como un aroma único de masa de pastel húmeda con un efecto amaderado (o de cuero de ante).

Veamos, tenemos un poco de cálamo aquí. ¡Oh, sí, sí! Veamos, tiene un aroma único a masa de pastel húmeda. ¡Oh, sí! Con un efecto amaderado y de cuero de gamuza. Sí, un ramo muy delicado. Sí…

Bueno, el problema es que, aunque el cálamo tiene un aroma único, no tiene lo que yo llamaría un aroma muy potente o muy fuerte. Se podría decir que es fragante porque tiene una fragancia interesante. Y se utilizaba en la época medieval, los ponían en el suelo de sus casas, así que al caminar sobre él, se olía la fragancia con el tiempo, pero yo no lo llamaría muy fragante. Es sólo (básicamente) una especie de planta pantanosa, un tipo de olor.

Supongo que se le podría llamar caña, pero en realidad hay una correspondencia lingüística mucho mejor para los qaneh-bohs (y a algunos no les gustará esto, así que lo digo entendiendo que esto ofenderá a mucha gente), pero para nosotros al menos la mejor correspondencia lingüística para los qaneh-bohs es el cannabis. Qaneh-bohs/Cannabis. Es la misma palabra. No creo que las coincidencias lingüísticas se acerquen mucho más y el cannabis es realmente una caña aromática.

A veces incluso se nombran algunas de las variedades de cannabis, dependiendo de cómo huelen, y se inducen ciertos olores y ciertas variedades (este tipo de cosas).

Así que, aunque no soy un experto en lingüística, al menos para mi oído inexperto y para los oídos de muchos otros, parece que el cannabis es una coincidencia lingüística mucho más cercana a qaneh-bohs, que a calamus.

Ahora bien, también sabemos que se encontraron altares en el antiguo Israel con restos de cannabis en el altar (volveré a hablar de ello dentro de un momento). Y sabemos que el cannabis era ampliamente comercializado en la antigüedad. Y también sabemos que no había restricciones artificiales a las plantas como las que tiene la Babilonia actual.

También sabemos por el capítulo 27 de Yejezkel (o Ezequiel), en el versículo 19, que nuestros antepasados comerciaban con caña aromática, probablemente a lo largo de la ruta de la seda que pasa por la India, Pakistán, el Hindu Kush, ese tipo de regiones.

Yejezkel (Ezequiel) 27:19
19 Dan y Javan pagaron su mercancía, yendo y viniendo. El hierro forjado, la casia y la caña estaban entre sus mercancías.

También en el capítulo 43 de Yeshayahu (o Isaías), en el versículo 24, Yahweh se queja al pueblo de que no le trajeron (refiriéndose a su sacerdocio) ninguna caña aromática con dinero.

Yeshayahu (Isaías) 43:24
24 No Me habéis comprado caña dulce con dinero, ni Me habéis saciado con la grasa de vuestros sacrificios, sino que Me habéis cargado con vuestros pecados, Me habéis fatigado con vuestras iniquidades.

Bien, entonces tal vez alguien le trajo unos qaneh-bohs, alguien le trajo una caña aromática (lo que significa que se la dieron al sacerdocio) porque entonces llegamos al capítulo 6 de Yermiyahu (o Jeremías) y al versículo 10 y ahora Yahweh se pregunta en voz alta, ¿por qué nuestros antepasados se molestaron en traerle una caña aromática de un país lejano como India o Pakistán? Porque sus corazones no están bien.

Yermiyahu (Jeremías) 6:10
10 ¿A quiénes les hablaré y advertiré para que escuchen? En efecto, su oreja es incircuncisa, Y no pueden hacer caso. He aquí que la palabra de Yahweh es para ellos un oprobio; no se deleitan en ella.

Así, se encontraron rastros de cannabis en todos los altares antiguos de Israel. Por lo tanto, sabemos que esto se ofreció como una sustancia etnobotánica.

Así que, de nuevo, conecta los puntos. Yahweh se queja de que el pueblo no le trae a Sus sacerdotes ni a Él ninguna caña aromática y entonces le traen algunas y Él dice ¿por qué hacéis esto? Porque estás obedeciendo esto, pero no estás obedeciendo todas esas otras cosas.

Bien, pues en el capítulo 4 y el versículo 14 de Cantar de los Cantares, también aprendimos que el cálamo (o más bien el cannabis) es una planta del amor. Y cuando viví en Israel entre 2003 y 2005, un hermano judío mesiánico que conocí me dijo que la mayoría de los rabinos saben que el qaneh-bohs es cannabis. Y dijo que una minoría no revelada de ellos da una o dos caladas antes de ir a orar.

Ahora bien, eso no es nada, sino sólo información. A veces la gente dice: «Bueno, Norman, ¿qué hacemos con esta información? ¿Qué estás diciendo? ¿Estás diciendo que Yahweh quiere que sus sacerdotes se alteren antes de atenderlo en el altar? ¿Qué estás diciendo?»

No estoy diciendo eso. No es lo que estoy diciendo, lo que estoy diciendo es que, mientras la mayoría de las iglesias cristianas de Babilonia enseñan que la caña aromática es una planta de droga maligna que debe ser erradicada de la faz de la tierra, pero también, al mismo tiempo, enseñan que los productos farmacéuticos químicos hechos por el hombre y cosas de ese tipo están bien.

Y tú podría decir: «Bueno, supongo que es una opción que podrían tomar», excepto que el único problema es que la Escritura dice exactamente lo contrario.

Ahora, quiero darle a esto el tratamiento más responsable que podamos, pero el problema es, y entiendo que mucha gente ha sido criada de cierta manera para creer ciertas cosas, pero cuando tomamos las Escrituras como nuestra autoridad final, tenemos que entender que Yahweh nunca pone ninguna restricción a ninguna planta que tenga semillas.

Aunque algunas de ellas deben utilizarse con fines medicinales, Yahweh nunca impone restricciones a ninguna planta en forma de semillas. Más adelante, en otras Parashiot, veremos que, sí, Yahweh regula el alcohol. Hay veces que está bien beberlo y otras que no. Y como mostramos en nuestro estudio sobre “El Cannabis y la Biblia” en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Seis, vamos a ver que, lo que Yahweh realmente prohíbe son los productos químicos farmacéuticos hechos por el hombre.

De ese estudio, sabemos que la droga hechicería, que está prohibida en Hitgalut (o Apocalipsis) capítulo 21 es en realidad G5332 de Strong que se refiere no a las plantas, sino que se refiere a los productos químicos farmacéuticos hechos por el hombre; pharmakeus – productos farmacéuticos.

Hitgalut (Apocalipsis) 21:8
8 Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los inmorales sexuales, los hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.»

G5332 pharmakeus; de phármakon (una droga, es decir, una poción que da hechizos); un droguero («farmacéutico») o envenenador, es decir (por extensión) un mago:-hechicero.

Ahora bien, la cosa es que la Escritura nunca prohíbe las plantas porque Yahweh ya nos dijo en Bereshit (o Génesis) capítulo 1 y versículo 29 que toda planta que da semilla es consumible (al menos bajo las condiciones adecuadas).

Bereshit (Génesis) 1:29
29 Y Elohim dijo: «Mira, te he dado toda hierba que da semilla que está sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto da semilla; a ti te servirá de alimento.

Entonces, ¿por qué iba a contradecirlo después? Eso no tiene sentido. ¿Por qué diría Yahweh que toda planta da semilla y luego diría: «¡Oh! Algunas plantas son limpias, otras no». No, todas las plantas siempre tienen que ser usadas sabiamente. Todo tiene que ser utilizado con sabiduría y con la escucha del Espíritu. Eso es parte de nuestro caminar, someterse al Espíritu; eso es parte de nuestro caminar.

[De todos modos, si quieres más detalles sobre ese tema, por favor ve nuestro estudio sobre “El Cannabis y la Biblia” que se encuentra en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Seis].

Ahora bien, para estar completo, el último ingrediente del aceite de la unción sacerdotal debía contener también 500 siclos de casia. La casia es lo que la mayoría de la gente llama canela. A veces se llama canela de Saigón porque no es canela de Ceilán.

Pero de nuevo, antes de ir más lejos, mencionemos de nuevo, que nunca, nunca, debemos hacer un aceite de unción que tenga una base de oliva, ambos tipos de canela y cannabis. Es un aceite muy especial para ti. O cálamo, según tu convicción. No haga este aceite. Este aceite está destinado al orden levítico purificado, en un Templo levítico purificado. Nunca deberíamos hacer este aceite por nuestra cuenta. Y no lo necesitamos en el orden melquisedeciano, aquí estamos en un sistema diferente.

Entonces, y ya que estamos en este tema de nosotros y nuestros antepasados haciendo cosas que sabemos que no debemos hacer, veamos el capítulo 32 de Shemot. Y de nuevo, al hablar de los errores de nuestros antepasados es tan fácil reírse de lo que hicieron nuestros antepasados, pero consideremos de nuevo cualquier cosa que pueda haber en nuestras vidas que Yahweh pueda mirar como un ídolo.

Nuestros antepasados se apresuraron a poner cosas entre ellos y Yahweh. Un ídolo es cualquier cosa que se interpone entre nosotros y escuchar y obedecer a Yahweh. Él quiere que se restablezca esa relación con Él. Esa relación que se perdió en el Jardín del Edén, pero dejamos de obedecerle, dejamos de escucharle. Si no vas a escucharle, sal de Su casa. Ahora, queremos volver a casa, a la tierra de Israel, ¿qué tenemos que hacer? Tenemos que prestarle atención. Tenemos que escuchar cuando Él habla. Cuando Él nos dice algo, tenemos que tomar nota.

Tenemos que hacerlo, tenemos que llevar una lista de las revelaciones, de las cosas que verdaderamente nos dice Yahweh. Hay mucha gente que cree que está escuchando muchas cosas. Deben tener cuidado de diferenciar entre la voz de Yahweh y tu propia voz. Ten mucho, mucho cuidado.

Pero lo que Yahweh quiere es que no permitamos que nada se interponga entre nosotros y nuestra relación con Él. Yeshúa dice: «Permaneced en Mí y Yo en vosotros. Aparte de Mí no podéis hacer nada».

Yojanán (Juan) 17:21
21 para que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti; para que ellos también sean uno en Nosotros, para que el mundo crea que Tú Me has enviado.

Y si somos cortados como una rama porque estamos desconectados, nos marchitamos. Así que, cualquier cosa que quite nuestro enfoque de Yeshúa, cualquier cosa que quite nuestro enfoque de Elohim, eso es un ídolo. Algo visible (especialmente visible) o invisible, pero cualquier cosa a la que prestemos atención más que a Yahweh, es un ídolo.

Así, en los versículos uno a seis, observemos que nuestros antepasados se rebelaron contra Yahweh. De nuevo, ¿hemos escuchado? No. ¿Obedecemos? No.

Bueno, aparentemente a nuestros antepasados no les gustó el tiempo que tardó Moshe en bajar de la montaña. Así que, cuando Moshé se fue por 40 días, adivinen qué hicieron los hijos de Egipto, quiero decir los hijos de Israel (perdón, los confundí por un momento), los hijos de Israel le rogaron a Aharon que les hiciera un becerro de oro para que tuvieran algo visible que adorar (un ídolo).

Shemot (Éxodo) 32:1
1 Cuando el pueblo vio que Moshé se demoraba en bajar del monte, se reunió con Aharón y le dijo: «Ven, haznos elohim que vayan delante de nosotros, porque en cuanto a este Moshé, el hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué ha sido de él.»

Luego hicieron una gran fiesta para su ídolo. Ah, y luego se levantaron a tocar y estuvieron cantando y bailando, pero nadie está haciendo lo que Yahweh dijo que hicieran.

Shemot (Éxodo) 32:6
6 Y se levantaron al día siguiente, ofrecieron ofrendas quemadas y trajeron ofrendas de paz; y la gente se sentó a comer y beber, y se levantó para regocijarse.

¿Crees que tal vez no tenían todavía una relación restaurada con Elohim? ¿Quizás sólo tenían una relación con Moshé y por eso cuando éste se fue ya no buscaron a Yahweh? Como la gente que mira a su Pastor o la gente que mira a su Rabino, sin prestar atención a las Escrituras; la gente que lee el Talmud en lugar de leer las Escrituras.

Algún día probablemente cerrarán este ministerio cuando se den cuenta de que entra en conflicto con la agenda de la Religión Mundial Única. El caso es que en algún momento puede que me vaya más de 40 días. Animo a todo el mundo a que se descargue las cosas a medida que vayan saliendo, y las guarde para la futura comunidad. Nuestro objetivo es establecer comunidades que sean capaces de funcionar de forma independiente para que, cuando el ministerio se cierre en el futuro, tengan lo que necesitan para compartir la Buena Nueva con otros. Por lo tanto, descarga y guarda todos los materiales.

Pero más que eso, lo más importante, hermano, hermana, es establecer esa relación de morada con Yeshúa; eso es lo principal. Caímos del favor en el Jardín, esa relación de morada; bueno, esa relación, esa estrecha relación si era de morada, no lo sabemos, pero eso se perdió en el Jardín del Edén y tiene que ser restaurado y restablecido.

Así que, una vez que entramos en conexión con Yeshúa, eso es lo que significa no apagar el Espíritu. Tenemos que seguir al Espíritu para poder seguir a Yeshúa, para poder obedecer Su voz. Bueno, de esa manera, si la gente entiende que estamos tratando de desarrollar una relación con Yahweh a través de Su Hijo, Yeshúa, enfocándonos en Yeshúa, permaneciendo en Él; y Él en nosotros, Él en el Padre y el Padre en Él, restaurando esa relación rota.

Yojanán (Juan) 17:21
21 para que todos sean uno, como tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti; para que ellos también sean uno en Nosotros, para que el mundo crea que Tú Me has enviado.

Y luego tenemos que someternos al Espíritu. Él no nos hará por su cuenta, tenemos que invitar al Espíritu a entrar; tiene que ser una decisión consciente. Tenemos que invitar al Espíritu a entrar cada día cuando nos levantamos y luego permanecer con el Espíritu todo el día. Eso es lo que se supone que debemos enfocar. Ahora bien, nuestros ancestros se estaban enfocando en los ídolos y se estaban divirtiendo en su desobediencia a Yahweh justo antes de ser sacrificados por ello.

¿Alguien ve algún paralelismo con lo de ahora? Nos recuerda a cómo Yeshúa describió los días de Noé en el capítulo 24 de Mateo. La gente estaba festejando y dándose en matrimonio y luego vino la destrucción. Por lo tanto, podemos ver que se está construyendo.

Mattityahu (Mateo) 24:38
38 Porque como en los días anteriores al diluvio, estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en matrimonio, hasta el día en que Noaj entró en el arca,

Shemot (Éxodo) capítulo 32 comenzando en el versículo 1 dice que cuando el pueblo vio que Moshé se demoraba en bajar de la montaña se reunieron con Aharon y le dijeron, «Haznos Elohim que vayan delante de nosotros. La columna de fuego y la nube irían delante de nosotros, pero ahora, en cuanto a esto, Moshe, el hombre que nos sacó de la tierra de Mitzrayim, no sabemos qué ha sido de él».

Shemot (Éxodo) 32:1
1 Cuando el pueblo vio que Moshé se demoraba en bajar del monte, se reunió con Aharón y le dijo: «Ven, haznos elohim que vaya delante de nosotros, porque en cuanto a este Moshé, el hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué ha sido de él.»

Luego Aharon les dice, «Bien, denme todos sus aretes de oro». Así que el pueblo le dio todos sus aretes de oro a Aharon y él los modeló con una herramienta de grabado e hizo un becerro moldeado, estrictamente en contra de las Diez Palabras (o Mandamientos). Y dijeron: «¡Este es tu Elohim, oh Israel, que te sacó de la tierra de Mitzrayim!»

Shemot (Éxodo) 32:2-4
2 Y Aharón les dijo: «Quiten los pendientes de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos».
3 Entonces todo el pueblo se quitó los pendientes de oro que tenía en sus orejas y se los llevó a Aharón.
4 Y recibió el oro de su mano, y lo forjó con una herramienta de grabado, e hizo un becerro moldeado. Entonces dijeron: «¡Este es tu elohim, oh Israel, que te sacó de la tierra de Mitzrayim!»

Entonces, cuando Aharon lo vio, construyó un altar ante él.

Shemot (Éxodo) 32:5a
5a Cuando Aharón lo vio, construyó un altar ante él.

Ahora, estamos hablando probablemente del tercer, tal vez el cuarto mes desde que fue liberado del horno de hierro en Egipto. Y estamos hablando de poco tiempo después de los esponsales públicos en el Monte Sinaí, así que esta es la nación nupcial de Yahweh; nuestros antepasados se apartaron rápidamente.

Y Aharon hizo una proclamación y dijo: «¡Mañana es una fiesta para Yahweh! ¡Fiesta, fiesta, fiesta!»

Shemot (Éxodo) 32:5b
5b…Y Aharon hizo una proclamación y dijo: «Mañana es una fiesta para Yahweh».

Pero Yahweh no se estaba divirtiendo en lo absoluto. Esto se debe a que Su nación nupcial que acababa de comprometerse públicamente para que todo el mundo lo vea, eligió festejar sin Él. Y si esto es lo que hacían nuestros antepasados, hermanos y hermanas, ¿somos propensos a este mismo tipo de cosas?

Verso seis, «Al día siguiente se levantaron temprano, ofrecieron holocaustos y trajeron ofrendas de paz. Y el pueblo se reunió en casa de un amigo para partir el pan y tener comunión…» Es decir, «…y entonces se levantaron para tocar con música y bailar, pero no para escuchar la voz de Elohim ni para guardar Sus palabras escritas, porque no le importaban Sus palabras escritas».

Shemot (Éxodo) 32:6
6 Y se levantaron al día siguiente, ofrecieron ofrendas quemadas y trajeron ofrendas de paz; y la gente se sentó a comer y beber, y se levantó para regocijarse.

«Sólo les interesa cómo puede beneficiarles el reino. Por lo tanto, mantienen su actitud de fiesta en tiempos de paz». Así es como se lee, ¿no?

Pero cuando Yahweh vio que los hijos de Israel se apartaban rápidamente de seguir Su voz y Sus mandamientos, estuvo dispuesto a consumir a todos nuestros antepasados.

Shemot (Éxodo) 32:10
6 Ahora, pues, déjame en paz, para que Mi ira arda contra ellos y los consuma. Y haré de ti una gran nación».

¿Por qué? Porque Él acaba de sacarlos de la esclavitud en Egipto, tres, tal vez cuatro meses antes y les dijo, «Aléjate de Satanás. Aléjate de la construcción de su reino. Ayuda a construir el reino de Mi Hijo. Y si tú haces eso, sólo escucha lo que Yo digo y sigue Mis instrucciones, Yo te guiaré a través de ello. Y si Me dejas guiarte a través de ello, entonces tú y tus hijos van a gobernar y reinar sobre la tierra para Mí sobre las naciones como Mi cuerpo, como Mi novia. Y si haces lo que Te digo que hagas, si escuchas Mi voz y obedeces todo lo que te digo, serás Mi posesión especial y atesorada en toda la tierra. Y toda la tierra es Mía, así que puedo hacer lo que quiera».

Shemot (Éxodo) 19:5
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis Mi voz y guardáis Mi pacto, seréis para Mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque Mía es toda la tierra.

Entonces, ¿por qué los estatutos y juicios de Yahweh son tan importantes para Él si es el dueño de todo? Es porque, literalmente, son cosas que probablemente no haríamos en nuestra carne. Si sólo estamos en nuestra carne, ¿qué nos importa Yahweh? ¿Qué nos importa el prójimo?

Por lo tanto, lo que Yahweh busca es ver a alguien como el Rey David que se apresure a cumplir Sus mandamientos. Es decir, cuando Él se complace en nosotros porque sabe que le amamos lo suficiente como para apresurarnos a hacer todo lo que Él dice. Pero hay algunos mesiánicos, tristemente y algunos que se autodenominan nazarenos y (ya sabes quién eres) y dicen, «Bueno, estamos guardando la Torá, pero no nos apresuramos a cumplir todos los mandamientos como nuestros antepasados al salir de Egipto. Hmm… No. Pero no tenemos que cumplir todos los mandamientos. Todavía estamos guardando la Torá, ¿verdad? Porque estamos descansando en Shabat y estamos tomando turnos para leerla. Eso sigue siendo guardar la Torá, ¿no?»

La cosa es que Yahweh es como un diseñador de última generación. Él sabe cómo funciona el coche; Él sabe cómo encaja todo, así que tenemos que obedecer Sus mandamientos. Tenemos que obedecer Sus especificaciones. Así es como funciona Su plan.

Por lo tanto, Él sabe que estas no son cosas que normalmente haríamos por nuestra cuenta. Sabe que el Espíritu y la carne son opuestos. Entonces, por eso es que Él quiere ver que guardemos Sus mandamientos, es porque esto le va a mostrar si lo amamos verdaderamente o no.

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Porque no son cosas que queramos hacer en nuestra carne. ¡No son mandamientos que queramos cumplir en nuestra carne!

Entonces, esto le muestra a Él que ¿nos preocupamos más por Él y por lo que Él quiere? ¿O nos preocupamos más por nosotros y por lo que queremos? Ah, y vamos a fingir que estamos aprendiendo. Sí, sólo estamos aprendiendo, ¿verdad? Bien, discúlpame, Misterio de Babilonia, Efraim, hermano, si estás escuchando, ¿de acuerdo? Si estás ahí fuera y estás escuchando, el Misterio de Babilonia es el peor lugar para estar.

El capítulo 1 de Yaakov, versículo 22, nos dice que nos aseguremos de ser hacedores de Su Palabra y no sólo oidores, engañándonos a nosotros mismos.

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la Palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos.

La cosa se pone muy mal cuando eres tú el que invita a Satanás a entrar para engañarte. Porque, hablando la verdad en amor en estos tiempos finales, hermanos, hay muchos efraimitas, mucha de nuestra gente que están siguiendo un camino amplio, tibio y fácil que lleva a la destrucción porque no construye el reino de Yeshúa; no de una manera real.

Pero hay algunos que se humillan como niños pequeños y le piden a su papá que les muestre qué quiere que hagan. “Padre ¿Cómo quieres que viva? ¿Cuáles son tus caminos? Padre, por favor muéstrame lo que quieres que haga y sé que tu Hijo quiere que construyamos Su reino. De eso trata la parábola de las minas».

Entonces, ¿quiénes son los siervos que le obedecen y quiénes son los siervos que pretenden obedecerle?

Yeshúa es un Maestro muy amable. Él nunca nos va a obligar a hacer nada, pero la cosa es que siempre está mirando. Y no nos engañemos. Mucha gente (creo) se está engañando a sí misma. Lo que están haciendo es jugar a sillita musical con su salvación eterna. Porque cuando lleguemos al Juicio, van a abrir los libros, y todo lo que hicimos y todo lo que dejamos de hacer, y todo lo que dijimos y todo lo que dejamos de decir, todo eso va a quedar registrado. Van a ver el DVD de nuestras vidas (por así decirlo), cada defecto y cada fracaso.

¿Y qué quiere Él? Decimos: «El lugar más seguro para estar en la Tribulación es en Su voluntad». ¿Cuál es Su voluntad? Su voluntad es lo que Él quiere, ¿verdad? ¿Qué es lo que quiere? Quiere un reino para Su Hijo, ¿verdad? Entonces, ¿le estamos ayudando a conseguir un reino para Su Hijo?

¿Somos realmente desertores del equipo de Satanás y de la construcción del reino de Satanás? ¿Realmente hemos odiado tanto el reino de Satanás que queremos ayudar a construir el reino de Yeshúa? Para dar a Su pueblo una alternativa; un lugar al que acudir. Las ovejas, si van a ir a algún lugar, tienen que tener pasto, tienen que tener un corral, necesitan un establo. Hay cosas que necesitas para servir a las ovejas.

¿Y si no estamos dispuestos a ayudar a nuestro Rey a establecer Su reino? ¿Qué clase de traición es esa? Es un Rey. Desobedecer las órdenes del Rey es una ofensa de pena de muerte. Cuando el Rey te dice que hagas algo, obedeces o se acabó.

Quiero decir, ¿ha pasado tanto tiempo desde que vivimos bajo la realeza que no entendemos el mandato de obedecer o morir? ¿Qué parte de obedeceme o muere no entendemos?

Devarim (Deuteronomio) 30:19
19 Llamo hoy al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición; elige, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Y qué parte de obedéceme o muere no podemos entender que se aplica a Yeshúa porque Él era el Mensajero, Él era el Ángel que fue enviado delante de nosotros para sacarnos de la tierra de Egipto y no debemos provocarlo porque Él no perdonará nuestras transgresiones. Porque el nombre de Yahweh, Su Padre, está en Él.

Shemot (Éxodo) 23:21
21 Guárdate de Él y obedece Su voz; no lo provoques, porque no perdonará tus transgresiones; porque Mi nombre está en Él.

Entonces, si Yahweh es un Elohim de guerra, ¿qué parte de obedece Mi voz o muere no entendemos?

Yahweh nos dice una y otra vez, constantemente, que escuchemos Su voz y que hagamos lo que nos dice. Eso es todo. Él nos guiará, pero debemos escuchar y hacer.

¿Y qué rey terrenal no querría eso? Qué rey terrenal no querría que sus súbditos escucharan diligentemente el sonido de su voz para poder obedecerlo. Por supuesto que quiere eso. Quiere la lealtad del pueblo. Quiere la fidelidad del pueblo. Quiere la atención de la gente. ¿Y esperamos que Yahweh sea diferente?

No nos atreveríamos a desobedecer el mandamiento de un rey terrenal. ¿Y qué pasa con Yahweh? ¿O es que tenemos otras cosas más importantes de las que ocuparnos antes de tener asuntos de obediencia a nuestro Maestro y Rey?

¿Lo hemos olvidado? ¿Ha pasado tanto tiempo? Si no hacemos lo que dice un rey, se le quita la cabeza. Pero entonces, ¿por qué Yahweh pone tanto énfasis en nuestra obediencia a Sus mandamientos? Es sencillo. Es porque así puede saber si le amamos de verdad o no. Porque es un montón de mandatos de cosas que normalmente no haríamos en nuestra carne.

Yojanán Alef (1 Juan) 5:3
3 Porque este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y Sus mandamientos no son gravosos.

Muchos de los mandamientos de la Torá van directamente en contra de nuestra carne, pero son cosas que son necesarias si vamos a construir verdaderamente una nación de caballo blanco para Yeshúa que pueda vencer a los enemigos de Israel durante mil años mientras Satanás está encerrado en el pozo.

Hitgalut (Apocalipsis) 20:2
2 El echó mano del dragón, esa serpiente de la antigüedad, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

Pero se necesita disciplina. No hace falta mucha inteligencia, no hace falta dinero. Se necesita disciplina. Y si nos disciplinamos para ser discípulos de Yeshúa y obedecer lo que Su Espíritu nos dice que hagamos momento a momento, si le obedecemos en las cosas que Él manda, Él mismo será quien ponga a nuestros enemigos bajo nuestros pies.

No va a ser fácil. La vida del Rey David no fue fácil, la vida de Josué no fue fácil, la vida de Moshé no fue fácil, Shaul, la vida del shaliach Shaul (el apóstol Pablo) no fue fácil. Todos trabajaron duro; todos arriesgaron sus vidas. Pero la cosa es que escucharon la voz de Yahweh y oyeron lo que Yahweh decía y se apresuraron a obedecer la voz de Yahweh porque así es como se le da honor.

Tehillim (Salmos) 119:1-2
1 ¡Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Yahweh!
2 ¡Bienaventurados los que guardan Sus testimonios, los que lo buscan de todo corazón!

Cuando tu Rey habla, te apresuras a cumplirlo. Pero en cambio, el rey Shaúl, como nuestros antepasados, se apartó rápidamente y tanto él como su hijo murieron. Pues bien, como nuestros antepasados se desviaron rápidamente, Israel recibió el orden levítico. Y la razón es que los levitas demostraron ser leales. Los levitas eligieron lo que quería Yahweh en lugar de lo que querían en su propia carne. ¡Vaya! Qué decisión tan acertada.

En el capítulo 32 de Shemot, en el versículo 8, Yahweh dice, de nuestros antepasados, se han desviado rápidamente. «A los pocos meses, se han desviado rápidamente del camino que les he ordenado. Se han hecho un becerro moldeado y lo han adorado y le han ofrecido sacrificios y han dicho: «¡Este es tu Elohim, oh Israel, que te sacó de la tierra de Egipto!»

Shemot (Éxodo) 32:8
8 Se han apartado rápidamente del camino que Yo les mandé. Se han hecho un becerro moldeado, lo han adorado y le han sacrificado, y han dicho: «¡Este es tu elohim, oh Israel, que te sacó de la tierra de Egipto!»

Yahweh le dijo a Moshé: «He visto a este pueblo y, en efecto, es un pueblo de dura cerviz. Ahora, por lo tanto, déjame en paz para que Mi ira arda contra ellos. Puedo consumirlos y entonces haré de ustedes una gran nación», Él puede hacer eso.

Shemot (Éxodo) 32:10
10 Ahora, pues, déjame en paz, para que Mi ira arda contra ellos y los consuma. Y haré de ti una gran nación».

Pues bien, afortunadamente, alabado sea Yahweh, Moshé intercedió entonces por sus hermanos. Intercedió por la nación y el pueblo y Yahweh cedió. Pero el versículo 12 nos dice que no fue por causa de Israel que Yahweh cedió, porque nuestros antepasados eran así de rígidos de cuello, así de obstinados.

Shemot (Éxodo) 32:12
12 ¿Por qué han de hablar los egipcios y decir: «Los sacó para hacerles daño, para matarlos en los montes y para consumirlos de la faz de la tierra»? Vuélvete del ardor de Tu ira, y arrepiéntete de este mal contra Tu pueblo.

Más bien, Yahweh cedió por el bien de Su nombre para que Sus enemigos ya no tuvieran nada de lo que hablar mal de Él. Vamos a ver este punto de nuevo en nuestra Haftará o porción profética, lo importante que es para nosotros comportarnos de tal manera que traiga gloria y honor al nombre de Yahweh. Está en todo nuestro testimonio. Está en todo lo que decimos, en todo lo que hacemos, lo que está escrito en nuestra frente (por así decirlo), lo que está escrito en nuestra mano derecha.

Y esto es lo que se supone que somos: representantes de nuestro Rey. Siervos, esclavos de nuestro Rey. Se supone que debemos darle gloria y honor, pero no lo hicimos, y el pecado no queda sin consecuencias.

De nuevo, veamos el capítulo 32 de Shemot, en el versículo 26:

Shemot (Éxodo) 32:26
26 Entonces Moshé se paró en la entrada del campamento y dijo: «Quien esté del lado de Yahweh, ¡venga a mí!». Y todos los hijos de Leví se reunieron con él.

«Y les dijo: «Así ha dicho Yahweh, Elohim de Israel: «Que todo hombre que jure lealtad a Yahweh, que sea leal a Yahweh y no al hombre, ponga su espada en su costado y entre y salga de puerta en puerta por todo el campamento y que cada hombre mate a su hermano y a su compañero y a su prójimo según la carne que haya participado en la adoración del becerro, ¿de acuerdo?».

Shemot (Éxodo) 32:27
27 Y les dijo: «Así ha dicho Yahweh Elohim de Israel: ‘Que cada uno ponga su espada en su costado y entre y salga de puerta en puerta por todo el campamento, y que cada uno mate a su hermano, a su compañero y a su vecino’. «

«Muéstrame que Me valoras más que a tu propia carne y sangre. Al igual que tu antepasado Abraham tuvo que demostrarme que Me valoraba más que a su propia carne y sangre. Muéstrame tú lo mismo».

Verso 28:

Shemot (Éxodo) 32:28
28 Los hijos de Leví hicieron lo que les dijo Moshé. Y cerca de tres mil hombres del pueblo cayeron aquel día.

 

Hablando de justicia fronteriza, Moshé convence a Yahweh de no aniquilar al pueblo y luego va y se ocupa del problema. Así, en el gran fracaso nacional del becerro de oro, cada uno de nuestros antepasados tuvo que elegir: ¿Estas del lado de Yahweh o no?

Pues bien, sorprendentemente, sólo los levitas eligieron a Yahweh, sólo ellos, los levitas. Y había tres mil hombres que mostraban lealtad, no a Yahweh sino a Satanás. No estaban obedeciendo Sus mandamientos y perdieron la vida. Entonces, ¿por qué debería ser diferente con nosotros, hermanos y hermanas?

Consideremos la regla del becerro de oro: No hagamos a Yahweh nuestro Elohim lo que nuestros antepasados hicieron con Él. porque si Yahweh estaba dispuesto a consumir a nuestros antepasados en un momento por no obedecerle, ¿ha cambiado Yahweh?

¿Qué? ¡Oh! ¡Oh! Ya veo. Entonces, ¿creemos que Yeshúa vino a darnos una salida para obedecer a Su Padre en la construcción de Su reino? Yeshúa vino para que no tuviéramos que hacer eso, ¿verdad? Vino a hacer opcional la Gran Comisión, ¿no? Entonces, Yahweh envió a Su Hijo Yeshúa a morir una muerte atroz, para dejarnos fuera de la construcción del reino, ¿es eso?

¡Oh! ¿Qué? Así pues, Yahweh el Padre estaba indignado con nuestros antepasados por ignorar Su voz y por no guardar Sus mandamientos, pero eso era entonces y esto es ahora. Por lo tanto, no nos va a pedir cuentas de la misma manera por no obedecer las instrucciones de Su Hijo, ¿verdad? Porque somos especiales, ¿verdad? Porque tenemos a Yeshúa y decimos que guardamos la Torá cuando realmente no estamos guardando la Torá, no nos apresuramos a guardar todos Sus mandamientos. ¡Oh! Sólo hacemos los que nos gustan, ¿no? Descansamos y leemos, ¿y eso es cumplir la Torá? ¿Descansar y leer, descansar y leer, es construir el reino? Ya veo. De acuerdo. No hay hipocresía en absoluto.

Hermanos, ¿dónde está nuestra lealtad a nuestro Rey? Ahora, nos guste o no, nos demos cuenta o no de que estamos en una guerra espiritual. Hemos nacido en ella. Es anterior a nosotros y estamos en este lío precisamente porque no hemos escuchado la voz de Yahweh y no hemos hecho todo lo que Él dijo.

Todo el camino de vuelta al Jardín del Edén. Como nuestros antepasados y la salida de Egipto. Algo en el fondo de nuestro corazón quiere creer que no necesitamos escuchar atentamente la voz de Yahweh las 24 horas del día. Porque no es necesario. Él no está tratando de comunicar nada valioso o importante por Su Espíritu, ahora. No. Todo lo que se comunicó, fue en el primer siglo. Sí. No, en realidad no tenemos que apresurarnos a hacer todo lo que dice la Escritura, ¿verdad? Porque no somos responsables de toda la Escritura, ¿verdad?

Es decir, por eso se nos da en formato escrito es porque no tenemos que rendir cuentas, ¿no? Está bien si queremos leerlo, está bien. Es bueno leerlo, ¿verdad? Pero no tenemos que seguirlo, ¿verdad? ¿Verdad? Porque ahora tenemos el Espíritu de Yeshúa, por eso no necesitamos hacer lo que Yeshúa dijo. Es porque tenemos un Espíritu, ¿verdad?

Quiero decir, no conozco a nadie que hable así, pero conozco a un montón de mesiánicos que, más o menos, eso es lo que dicen, más o menos así se comunican.

Y la razón es porque parece que tenemos algo más importante que hacer que escuchar Su voz y hacer lo que Él dice. Y un día tal vez, tal vez todos podemos despertar un día, podemos darnos cuenta de que no sólo estamos en el ejército de Yahweh, pero hay una guerra espiritual, tenemos que encontrar algo que hacer.

Por lo tanto, Yeshúa nos ha dado un marco melquisedeciano llamado el orden melquisedeciano, donde podemos aprender a conectarnos. Hablamos de ello en El Orden de Hechos 15 y en El Gobierno de la Torá (y otros estudios). Pero hermanos, si sabemos que la Torá sigue siendo para hoy entonces, ¿estamos hablando con Yahweh?

¿Le pedimos que nos muestre lo que es importante de Su Palabra? Y lo que es más importante, ¿descubrimos lo que Él quiere? ¿Qué es lo que busca?

Y entonces, una vez que sabemos lo que Él quiere que hagamos, ¿nos apresuramos a hacerlo? ¿Somos diligentes para hacer todo lo que Él dice que hagamos? Porque sabemos que es un Rey. Lo amamos, queremos hacerlo feliz. ¿O acaso somos como el rey Shaúl? ¿O tal vez como nuestros antepasados, básicamente eligiendo la desobediencia? ¿Ya sea por pereza u holgazanería o por algún otro medio?

Bien, si tenemos un Rey y si amamos a nuestro Rey y si queremos servirle con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas, y digamos que un día nos despertamos y estamos solos, digamos que el Nuevo Orden Mundial ha cerrado el ministerio de Israel Nazareno porque quizás no estamos de acuerdo con la Iniciativa de las Religiones Unidas (o este tipo de cosas). Y así, de repente, hermano, hermana, si, digamos, te encuentras solo, sin más canal de Israel Nazareno, sin más Moshé que te guíe (por así decirlo), ¿qué harías? ¿Buscarías una relación profunda con Yeshúa y profundizarías esa relación y te fortalecerías todo lo que puedas? ¿O elegimos no hacer casi nada, en realidad? Porque es más barato y más fácil reunirse en la casa de un amigo y hacer las cosas que nos gustan en lugar de cuidar que sigamos y hagamos todo lo que está escrito en las Escrituras porque somos responsables de todo el documento.

Entonces, ¿montamos un becerro de oro llamado movimiento mesiánico quizás? Donde decimos, «Oh bien, misteriosamente, el Misterio de Babilonia, misteriosamente, no necesitamos obedecer los mandamientos de Yeshúa. No necesitamos organizarnos de acuerdo al ministerio quíntuple. No necesitamos unificarnos sobre un solo fundamento de apóstoles y profetas como dice Efesios 2. No. Yeshúa murió para liberarnos de todo eso, ¿verdad?».

«Así que, simplemente ir dando tumbos como uno de nuestros antepasados en el desierto va a ser suficiente para pasar el juicio, ¿verdad? Porque en realidad no necesitamos obedecer los mandamientos de Yeshúa. Ya sea en el Pacto Renovado o cuando Él estaba dando a nuestros antepasados la Torá saliendo de Mitzrayim. No tenemos que obedecer ninguna de esas dos cosas, ¿cierto? Porque tenemos a Yeshúa no necesitamos obedecer a Yeshúa, ¿verdad?»

Hermanos, hermanas, Babilonia es un demonio. Es un mal; es un demonio insidioso. No podemos enfrentarnos a Satanás en nuestra carne, Satanás es más fuerte que nosotros. Necesitamos a Yeshúa trabajando en nosotros, no sólo una falsa creencia en Yeshúa. Necesitamos una conexión constante con Yeshúa las 24 horas del día.

Yojanán (Juan) 16:7
7 Sin embargo, os digo la verdad. Os conviene que Me vaya, porque si no Me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si Me voy, os lo enviaré.

Estaremos atentos y si no escuchamos, oraremos por ello. Pide, busca, llama. Necesitamos pedir ayuda a Elohim para desarraigar a Babilonia de nuestro corazón o no se irá. Tenemos que huir de Babilonia. Si no huimos de ella, si no intentamos arrancarla de raíz, no se irá.

El Misterio de Babilonia es un medio de fingir que se obedece a Yahweh mientras no se obedece realmente a Yahweh; nosotros no hacemos eso aquí. No hacemos lo que hacen los rabinos. Tampoco hacemos lo que hacen los mesiánicos. No queremos pretender obedecer a Yahweh en nada. Eso es lo que hizo que nuestros antepasados tuvieran problemas después de salir de Egipto.

Por lo tanto, si vamos a llamarnos nazarenos, entonces efectivamente debemos hacer lo que el líder de la secta de los nazarenos en el primer siglo, shaliach Shaul (el apóstol Pablo) ordenó en Qorintim Bet (o 2 Corintios) capítulo 13 y versículo 5. Ahora, Shaul nos dijo, nos exhortó que debemos examinarnos a nosotros mismos y comprobar si creemos que esto es importante y si creemos que Yahweh está verdaderamente a cargo, entonces debemos examinarnos a nosotros mismos y ver si estamos verdaderamente caminando en el Espíritu o estamos quizás todavía caminando según la carne aunque estemos reclamando a Yahweh en el nombre de Yeshúa.

Qorintim Bet (2 Corintios) 13:5
5 Examinaos si estáis en la fe. Examinaos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Yeshúa Mesías está en vosotros?, a menos que en verdad estéis descalificados.

¿No deberíamos examinarnos a nosotros mismos para asegurarnos de que estamos verdaderamente en la fe que fue entregada a los santos? ¿No deberíamos ponernos a prueba como dice el Rey David en los Salmos?

Tehillim (Salmos) 119:59
59 Pensé en mis caminos, y volví mis pies a Tus testimonios.

¿Quizás no nos damos cuenta todavía de que cuando decimos que somos de Yeshúa y que Yeshúa el Mesías mora en nosotros, eso, significa que nos estamos sometiendo cada día y que estamos invitando al Espíritu a entrar? Nos levantamos por la mañana y lo primero que hacemos es asegurarnos de establecer esa conexión, y entonces estaremos listos para empezar.

Pero tenemos que someternos a Él. No hay manera de ser Su novia, de ser un siervo, de ser un esclavo, de ser un soldado. ¿Cómo puedes servir a alguien si no te sometes a él?

Necesitamos someternos primero a Él y luego unos a otros en Él y luego necesitamos dejar que el Espíritu sea nuestra guía y nos conduzca y guíe 24/7 después de eso. Pero la cuestión es que si no es así, no estamos caminando por el camino correcto, es decir, estamos caminando más bien como nuestros antepasados en el desierto. Y eso significa que seríamos tibios. Y eso significa que quedaríamos descalificados.

Hermano, hermana, si estás en casa, echa un vistazo a tu casa. Si no estás en casa, cuando llegues a ella, echa un vistazo a tu casa. Ahora, ¿ves todo lo que tienes en tu casa? ¿las cosas que están allí es porque es lo que necesitas para llevar a tu familia a servir a Yahweh? ¿O está ahí por otras razones (quizás)?

¿Qué parte de nuestra vida está apartada y dedicada a nuestro Rey? ¿Cuánto o qué porcentaje de nuestra vida tenemos dedicado a luchar a favor de Su combate? ¿Todo, o algo menos que todo?

Nuestro Rey tiene una causa, tiene una lucha y nos llama a luchar por Él. De eso trata la parábola de la mina. Para luchar eficazmente en Su combate, tenemos que morir a nuestra vieja vida en el mundo. Al igual que cuando te alistas en el ejército o en las fuerzas armadas, tienes que dar tu vida como civil en el mundo.

Él nos llama a esta lucha por Él. Él no presiona a nadie, quiere ver lo que haremos por Él cuando tenemos todo el tiempo que podemos para elegirlo o para no elegirlo. No nos va a obligar a hacer nada. Pero no responder a Él, lo ve como una forma de traición. Murió para que pudiéramos dejar el reino de Satanás en Egipto. Murió para que no tuviéramos que trabajar más para Paro (o Faraón) o Babilonia. Pero ahora quiere que vivamos para Él.

¿Qué rey humano no lo llamaría traición? Si murió para que sus súbditos vivieran por él y no lo hicieron, eso es traición, eso es dejación del deber; dejación grave del deber como mínimo.

Quiero decir, ¿entendemos lo que significa para nosotros seguir los mismos patrones que nuestros antepasados y, especialmente, seguir los mismos patrones que nuestros antepasados y pensar que lo estamos haciendo mucho mejor que ellos?

¿Nunca nos detenemos a mirar nuestras vidas de la manera en que Yahweh va a mirar nuestras vidas en el Día del Juicio? ¿Y alguna vez nos detenemos a echar un vistazo a nuestra casa? ¿Echamos un vistazo a nuestro calendario; echamos un vistazo a nuestra chequera? Estas son las cosas que definen dónde gastamos nuestro dinero y nuestro tiempo.

Nuestro tiempo y nuestro dinero, esos son nuestros dos recursos más escasos, más preciosos, más valiosos en este mundo. Así que, aquí está la pregunta: ¿Gastamos nuestros recursos más preciados en nosotros o quizás gastamos nuestros recursos más preciados en Él y en la construcción del reino de Su Hijo? ¿Dónde está nuestra lealtad? ¿Somos leales a nosotros mismos?

Sí, la mayoría de la gente es leal a sí misma, sobre todo en democracia. Hablaremos de la democracia en otro lugar, pero la democracia es una especie de estrategia de reparto del poder entre hombres que se ven efectivamente como soberanos. Es una actitud muy, muy de caballo rojo y por eso idean una estrategia para compartir el poder. Ya hablaremos de ello (si el Padre quiere) en otro momento.

¿Pero somos leales a nosotros mismos, a nuestra democracia, a nuestro gobierno, a nuestro modo de vida, o somos leales a Yahweh y a Su Hijo? Cuando juramos lealtad, ¿es a una bandera? ¿O prometemos lealtad a Yahweh Elohim? Hermanos, ¿estamos (tal vez) rompiendo sin querer la regla del becerro de oro? ¿Tenemos becerros de oro en nuestra vida? ¿Algo que se interponga entre nosotros y la búsqueda de Yahweh con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas?

No hay mucha gente que escuche realmente la voz de Yahweh. Menos aún lo buscan. Unos pocos escucharán lo que dice Yahweh y pocos buscan Su corazón. Qué pocos quieren saber lo que a Él le gusta para poder caminar por ese camino. El rey David lo hizo, Shaul lo hizo, todos los profetas lo hicieron.

Hermanos, ¿acaso nos comportamos como nuestros antepasados cuando salieron de Egipto aunque no lo sepamos? ¿Olvidamos (quizás) la necesidad de escuchar atentamente Su voz todos los días, las 24 horas del día, y hacer lo que Él dice, con diligencia, cuando le oímos hablar? ¿Vivimos una vida de sacrificio para Él? ¿Seguimos un camino estrecho y afligido, o tal vez somos como grandes bebés que dependen de que Él nos lleve?

Te garantizo que Yeshúa no estaba buscando Su propia voluntad cuando estaba colgado en la cruz (o en el árbol, o en el madero o como quieras llamarlo). No pedía comida para llevar, no se preocupaba por cómo sus hijos se iban a llevar bien y a encajar con el mundo secular y a jugar al béisbol en los equipos deportivos.

Cuando estuvo en agonía en la cruz (o en el madero o como quieras llamarlo) estuvo allí pagando por nosotros. Y si alguna vez olvidamos eso, si alguna vez olvidamos que nos pertenece, si alguna vez olvidamos que se nos exige que permanezcamos en conexión, el trato es que podemos conservar nuestras vidas, pero no podemos vivir nuestras vidas. ¿Cuántos de nosotros seguimos queriendo vivir nuestras vidas en lugar de morir a nosotros mismos, morir a nuestros deseos, ser transformados espiritualmente y vivir desde entonces para Él?

Si sabemos lo que quiere nuestro Comandante en Jefe, ¿somos leales a nuestro Comandante en Jefe? ¿Somos leales a nuestro Rey que ya murió por nosotros? Su lealtad está probada, ¿y la nuestra?

Mattityahu (Mateo) 16:24
24 Entonces Yeshúa dijo a Sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.

¿Estamos obedeciendo Su llamado para construirle un reino de acuerdo con todas Sus reglas? ¿O acaso somos como nuestros antepasados, tibios y vamos a ser vomitados, a no volver nunca a la tierra?

Hermanos y hermanas, Yeshúa no fue a Su muerte para que nosotros podamos ir de vacaciones. Yeshúa no fue a Su muerte para que podamos vivir vidas agradables y felices. Yeshúa no sufrió en el madero para que nosotros pudiéramos sentarnos en nuestros tronos, y Él pudiera seguir lavando nuestros pies y nosotros sentarnos allí y no hacer nada o no darle nada a Él.

Yeshúa curó a diez leprosos, y sólo uno volvió a dar las gracias. No le preguntó a Yeshúa : «¿Qué puedo hacer por ti, Maestro?». Sólo volvió a dar las gracias, e incluso eso fue sólo uno de cada diez.

Por lo tanto, sabemos por las Escrituras que esto es lo normal. Tienes los 4.000, y los 5.000, y las miríadas, y las multitudes, y las muchedumbres. Y pasan y no se detienen a preguntar: «¿Qué puedo hacer por ti Maestro? ¿Guardar Tus mandamientos? Sí, mi Rey; feliz de hacerlo. Apresurame a cumplir Tus mandamientos».

Yeshúa sabe cuál es el estándar. Ha habido buenos servidores en el pasado, la pregunta es, ¿estamos viviendo o dispuestos a vivir a la altura de estos altos estándares?

¿Qué hacemos con la cuerda que nos da? ¿Estamos construyendo una gran red para convertirnos en pescadores de hombres o nos estamos preparando básicamente para ahorcarnos?

¿Qué hacemos con la mina de nuestra vida salvada? ¿Qué hacemos con el tiempo que Él nos da? ¿Cuánto de nuestro tiempo libre está dedicado a Yahweh, o cuánto de nuestro tiempo libre estamos gastando en mantenernos al día con las distracciones del mundo?

¿Qué estamos haciendo hermanos? ¿Vamos a gastar nuestro tiempo y nuestro dinero en nosotros y en lo que queremos y en lo que nos gusta cuando le “amamos con todo lo que tenemos”? ¿Vamos a gastar lo que tenemos en Él porque lo amamos? ¿Qué más vamos a hacer con nuestro dinero? ¿Qué más hacemos con nuestro tiempo? Él es nuestra afición; nos encanta servirle.

Por lo tanto, no puedes amarlo y no querer servirlo, no funciona así. Si no estamos obedeciendo Sus mandamientos, Él dice: «Si Me amas, guarda Mis mandamientos». Y Él quiere decir todos Sus mandamientos.

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos.

Si no guardamos todos Sus mandamientos según Sus palabras, entonces no le amamos. Entonces, sabiendo estas cosas, ¿por qué parece que muchos de nosotros en Efraim parece que estuviéramos atados a la ignorancia?

Estamos como muertos de ganas de jugar a tonterías con nuestra salvación eterna, como hicieron nuestros antepasados en el desierto, al salir de Egipto. Y ni siquiera lo sabían. Al igual que nuestros antepasados en el desierto no lo sabían. Pensaban que lo estaban haciendo bien, pero hoy en día ¿las cosas han cambiado? ¿Cambió Yahweh?

Yeshúa no murió para que nosotros en Efraim podamos disfrutar de una vida fácil y pedirle a Yahweh que nos proporcione unas buenas vacaciones cada año. Eso no es lo que significa construir Su reino. Como cualquier Rey, Yeshúa requiere un compromiso del 100%; una devoción total. No va a aceptar nada menos que eso.

Yeshúa nos dice en la parábola de las minas, que un día Él va a regresar. Y en ese día, Él va a pedir cuentas de lo que Sus siervos hicieron por Él con sus minas (o sus vidas salvadas).

Luqa (Lucas) 19:15
15 «Y así fue que cuando volvió, habiendo recibido el reino, mandó llamar a estos siervos, a quienes había dado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno con el comercio.

Y si la respuesta es, no mucho, no va a ir bien. Hermanos, si el siervo no hizo todo lo posible por servir a su amo, entonces, según el pensamiento hebreo, ese es un siervo malvado, malo, perverso y termina muerto. Termina cortado en pedazos siendo arrojado a las tinieblas exteriores donde hay llanto y crujir de dientes.

Mattityahu (Mateo) 25:30
30 Y arroja al siervo inútil a las tinieblas exteriores. Allí será el llanto y crujir de dientes».

Estas son las palabras de Yeshúa. Esta es la situación en la que nos encontramos. Yeshúa nos alimenta con toda la cuerda que necesitamos. Podemos elegir servir a Yeshúa con ella conectándonos a nosotros mismos, usando nuestro tiempo, usando nuestra vida salvada para conectarnos al marco melquisedeciano de Yeshúa, pero si no queremos conectarnos al marco melquisedeciano de Yeshúa sabiendo que Él es nuestro Rey, pero no queremos hacer lo que Su Palabra dice que hagamos, entonces viene a ser como rebelión, el cual es pecado de autoidolatría.

Shemuel Alef (1 Samuel) 15:23
23 Porque la rebeldía es como el pecado de brujería, y la obstinación es como la iniquidad y la idolatría. Porque has rechazado la Palabra de Yahweh, Él también te ha rechazado para ser rey».

Efraim es como uno que se mira la cara en el espejo e inmediatamente se aleja y se olvida de la clase de hombre que era. Se olvida. Sabe que una vez fue leal a Yeshúa, una vez se sentó a los pies de Yeshúa y simplemente miró hacia arriba y estuvo en asombro y maravilla y simplemente se sintió miserable; no pudo, ni siquiera pudo, no quiso mirarlo. Pero se aleja y olvida que hay veces que se siente conectado a Yeshúa, pero no lo mantiene las 24 horas del día. Se va y se olvida de la clase de hombre que era.

Puede que se haya arrepentido una vez en su vida, hace mucho tiempo, pero el problema es que no está caminando en el arrepentimiento. Si estuviera caminando en arrepentimiento, ya estaría caminando con la misma fe que enseñó Yeshúa porque esa es Su voluntad para nosotros.

¡Efraim, despierta! ¿Cómo se resuelve un problema como el de Efraim?

Si nuestra vida familiar consiste en disfrutar de nuestra vida en el mundo, en cantar y bailar, en ir al cine, en estar al día con las vanidades del mundo, en pasar un buen rato, hemos ido de caza, y de pesca, y de acampada, y hemos ido a los museos, los niños tienen amigos en el mundo. ¿No nos importa Yeshúa, que vuelve como el Rey conquistador; el León de la tribu de Judá? ¿No nos importa obedecer lo que Yeshúa quiere que hagamos por Él ahora mismo? ¿De verdad?

Las acciones no mienten. Las palabras pueden mentir; los hechos no mienten. Por lo tanto, no estamos haciendo lo que Yeshúa dice que quiere que hagamos en este momento. Más vale que tengamos cuidado hermanos, porque nuestros antepasados estaban todos comiendo y bebiendo, casándose y dando en matrimonio, en los días de Noaj, antes de que fueran todos destruidos. Y nuestros ancestros en el desierto, estaban festejando, y bailando, y disfrutando de todo. Todos se estaban divirtiendo con el becerro de oro antes de ser destruidos.

Yahweh no bromea cuando dice: «La paga del pecado es la muerte». Eso no cambia sólo porque profesemos la creencia en Yeshúa y que no queramos vivir según Su Espíritu.

Sí, quiero decir, mira, vamos, descúbrelo. Nos casamos con la familia de un Elohim de la guerra. ¿Hola? ¡Es un Elohim de guerra!

Shemot (Éxodo) 15:3
3 Yahweh es un hombre de guerra; Yahweh es Su nombre.

No sólo es como un general moderno. En una guerra moderna, la esposa del general nunca va al frente de batalla, ¿de acuerdo? Es un rey de campo de batalla al estilo antiguo, y las esposas de su familia tienen que ser capaces de recibir órdenes junto con los mejores.

Alguna joven novia quiere casarse con Su Hijo, ¡bien! ¿Quiere aprender a escuchar Su voz y hacer diligentemente todo lo que Él dice que haga? Bien. ¿Y si no?

Hermanos, somos responsables de todo lo que aparece en las Escrituras. Somos responsables de cada palabra que Yahweh Elohim ha dicho y somos responsables de vivir de acuerdo con estas palabras. Entonces, sabiendo eso, ¿lo estamos haciendo o efectivamente estamos jugando con nuestra salvación eterna?

Filipim (Filipenses) 2:12
12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos de vuestra propia salvación con temor y temblor;

¿No pensamos que Yahweh nos va a exigir la misma responsabilidad que a nuestros antepasados? ¡Oh, no! ¿Verdad? ¡No! Es decir, Yahweh envió a Su Hijo a morir para que no tengamos que obedecerle, ¿verdad?

Toc, toc, toc… ¿está Efraim en casa? Bien, Yeshúa murió para que no tuviéramos que ser leales a Yahweh y no tuviéramos que obedecer todas Sus palabras. ¿Es eso lo que pensamos?

Yeshúa vino a morir para que fuéramos leales a Yahweh y para que comenzáramos a obedecer todas Sus palabras una vez más.

Yeshúa no vino a morir para que podamos elegir qué partes de Su Torá queremos guardar. ¡Oh! Y luego tener la audacia de llamarlo guardar la Torá al igual que nuestros antepasados lo hicieron en el Jardín y al igual que en el momento del becerro de oro, y de nuevo con el becerro de oro en los días de Jeroboam, oh y no olvidemos el rey Shaúl.

Bien, hermanos, ¿cuál es nuestro becerro de oro ahora, hoy? ¿Que no queremos escuchar la voz de Yahweh y obedecerle? ¿Hacer lo que Él dice y hacer todo lo que está escrito? ¿Por qué no queremos tener esta relación con Él? Esta obediencia, relación de amor de Padre a hijo; de marido a mujer… ¿Qué es lo que no queremos de eso? Lo amamos tanto, pero no queremos este tipo de relación? No. Pero lo amamos con todo nuestro corazón.

Nuestros actos no mienten; las acciones hablan más que las palabras. A nuestros antepasados les encantaba la idea de salir de Egipto e ir a la tierra de Yahweh, dejar de ser esclavos. ¡Genial! ¡Oh! Pero entonces había trabajo, había dificultad. Y al final hubo guerra, y todas las dificultades que conlleva la guerra.

Y en la guerra, la recién prometida novia de Elohim aparentemente no estaba dispuesta a ello en ese momento. «No, lo siento. El viaje se ha vuelto demasiado duro. No, ya no tenemos que obedecer a Yahweh, pero seguimos casados, ¿verdad? La boda sigue en pie aunque yo no vaya a obedecer el contrato matrimonial, ¿verdad? ¿Está todo bien?»

¡Hermano! ¡Efraim! ¿Hola? ¡Despierta! ¿Podemos entender que los reyes exigen lealtad y recompensan a los que velan por sus intereses? Hacen cosas buenas por ellos.

Si tienes un siervo que está usando su mina para servirte y ayudar a aumentar tu reino, quieres cuidar bien de ese siervo. Pero si tienes un siervo perezoso, que descuida sus deberes; podría estar ayudándote en tu reino, pero no lo está haciendo realmente. ¿No es eso como el sirviente perezoso que guarda su mina en un pañuelo o la pone en una caja en algún lugar, en un cajón?

Yahweh considera eso (como mínimo), una negligencia extrema del deber, pero más probablemente lo considera rebelión que es como el pecado de brujería. Porque sabíamos lo que Yahweh nuestro Elohim quería que hiciéramos, pero no nos apresuramos a hacerlo. Se llama rebelión; se llama traición desobedecer el mandato del rey. Y la sentencia por rebelión es la muerte, y no siempre de forma agradable.

Y no pensemos que la sangre de Yeshúa nos cubre por la rebelión contra Elohim después de que digamos que ya nos convertimos y nos unimos a Su equipo, ¿de acuerdo? Eso no tiene sentido. Vamos a unirnos a Su equipo, pero no tenemos que recibir órdenes o ser leales después de unirnos a Su equipo porque Él envió a Su Hijo a morir para que nos uniéramos a Su equipo.

Kefa Alef (2 Pedro) 2:21
21 Porque más les valdría no haber conocido el camino de la justicia, que habiéndolo conocido, apartarse del mandamiento apartado que les fue entregado.

Así que, ahora que nos unimos a Su equipo, ¿podemos elegir cuáles de Sus mandamientos queremos cumplir porque nosotros somos el rey, en secreto, no él? Esa es la actitud. ¿Y no es eso como el pecado de brujería; colocarnos por encima de Elohim? ¿Qué creemos que estamos haciendo?

Mira la forma en que lo tratamos. Sólo vamos a dejarnos entrar en la cocina de nuestro Rey, vamos a comer toda Su comida espiritual, vamos a descansar y holgazanear en Su casa. ¡Oh! Y entonces no queremos trabajar, no queremos hacer nada. Entonces, hemos comido toda la comida, hemos descansado, nos hemos relajado, nos hemos educado, ahora no queremos hacer nada por Él. ¡Oh! Y tampoco queremos pagar ningún impuesto. Bien, ¿cuánto tiempo o cómo va a funcionar ese reino?

Bien, y si esa no es nuestra preocupación, hacer que el reino de nuestro Rey funcione, ¿por qué es que oramos y pedimos e incluso Yeshúa nos dice que oremos para que venga el reino del Padre, para que se haga Su voluntad en la tierra como en el cielo?

Mattityahu (Mateo) 6:9-10
9 Así pues, orad: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre.
10 Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.

¿Comprendemos que somos las manos y los pies que van a caminar por ahí? Tenemos que empezar con nuestra obediencia a Su voz. Tenemos que permanecer en Él, y Él en nosotros; Él en el Padre y el Padre con Él, en Él, para restaurar esa conexión perdida y rota. Entonces las cosas se vuelven posibles.

Yojanán (Juan) 17:21
21 para que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti; para que ellos también sean uno en Nosotros, para que el mundo crea que Tú Me has enviado.

En estos últimos días, los que siguen siendo leales a Egipto, van a sufrir las plagas de Egipto. Los que se alían con Babilonia van a sufrir las plagas de Babilonia.

Hitgalut (o Apocalipsis) capítulo 18 y versículo 4 dice que hay que salir del sistema babilónico. Además, también debemos salir de la tierra de Babilonia, que como mostramos en el estudio de Apocalipsis, son los Estados Unidos de América. Así que, si no salimos del mundo, si no salimos de Egipto, no salimos de los pecados del mundo, entonces los pecados de Babilonia serán llamados a cuenta por nuestros pecados en estos últimos días.

Hermanos y hermanas, Efraim, por favor, por favor, presten atención a esto. Ya sabemos por la profecía, que la mayoría de Efraim no va a llegar a casa. Por favor, tómense esto en serio.

Y el versículo 8 nos dice que no nos engañemos porque el juicio se demora en llegar. Dice que las plagas de Babilonia van a venir en un día. La muerte, el luto, el hambre y ella será completamente quemada con fuego. Porque fuerte es Yahweh Elohim que la juzga.

Hitgalut (Apocalipsis) 18:8
8 Por lo tanto, sus plagas vendrán en un solo día: muerte, luto y hambre. Y será totalmente quemada con fuego, porque fuerte es Yahweh Elohim que la juzga.

Ahora, nuestra porción profética de la Haftará cubre muchos de los mismos temas. Comienza en el capítulo 36 de Yejezkel (o Ezequiel) a partir del versículo 16.

Aquí Yahweh habla de lo que llevará a cabo con Sus hijos, Israel, en los últimos días. Y leemos que, incluso después de toda la infidelidad de nuestros antepasados a Él, después de todo lo que hemos hecho, después de todas nuestras caídas, de romper la fe, de romper el pacto, Él todavía promete proteger a aquellos de nosotros que muestran lealtad a Él. Él traerá a Sus leales y fieles de vuelta a casa. Ese es el lugar más seguro.

El capítulo 36 de Yejezkel nos cuenta algunas cosas sorprendentes. En el versículo 24, Yahweh dice que traerá a Israel (o Efraim) de vuelta a casa. ¡Yujuu! ¡Muy bien! ¡Marcador en uno! ¡Bien!

Yejezkel (Ezequiel) 36:24
24 Porque os tomaré de entre las naciones, os reuniré de todos los países y os traeré a vuestra tierra.

Versículo 28, dice que Israel volverá a ser Su pueblo. ¡Sí! ¡Marcador en dos!

Yejezkel (Ezequiel) 36:25
25 Entonces rociaré sobre vosotros agua limpia, y quedaréis limpios; os limpiaré de toda vuestra suciedad y de todos vuestros ídolos.

Sin embargo, hermanos, si leemos todo el capítulo, deberíamos ser capaces de ver fácilmente que Yahweh no está realmente muy contento con nosotros. Podemos pensar que lo estamos haciendo bien, podemos pensar que estamos guardando la Torá, pero ¿hemos seguido realmente el Espíritu de Yeshúa?

Yahweh dice que estamos, en este momento, sucios con ídolos y esto está causando que Su gran nombre sea profanado.

Yehezkel (Ezequiel) 36:20
20 Cuando llegaban a las naciones, dondequiera que iban, profanaban Mi nombre apartado; cuando decían de ellos: ‘Este es el pueblo de Yahweh, y sin embargo se han ido de Su tierra’.

Nos negamos a organizarnos; no queremos organizarnos. Es demasiado duro, es demasiado difícil, requiere demasiado dinero, requiere demasiado tiempo. No queremos hacerlo. Eso es hacer que Su gran nombre sea profanado y por eso, sólo por Su misericordia y sólo por Su nombre, nos va a limpiar y luego nos va a traer de vuelta a casa.

Yehezqel (Ezequiel) 36:22
22 «Por tanto, di a la Casa de Israel: «Así dice Yahweh Elohim «No hago esto por vosotros, oh Casa de Israel, sino por causa de Mi nombre apartado, que habéis profanado entre las naciones dondequiera que habéis ido.

Porque nunca hemos sacado las cosas de la primera marcha, hermanos. Simplemente nunca nos decidimos a servir primero a Yahweh, por amor. Nunca nos decidimos realmente a «buscar primero el reino de los cielos» y entonces todo lo que necesitamos para servirle será añadido a nosotros.

Versículo 17, dice, «Hijo de hombre, cuando la Casa de Israel (o la Casa de Efraim) habitaba en su propia tierra, la profanó haciendo las cosas a su manera. No hicieron las cosas a Mi manera. Querían hacer las cosas a su manera, pero para Mí su manera era como la inmundicia de una mujer bajo la impureza habitual; no Me sirve para nada. No construye el reino ordenado de Mi Hijo de la manera que Yo necesito que sea construido. Ellos están haciendo las cosas a su manera. No están haciendo las cosas a Mi manera. Eso, no Me sirve. Y veo eso como una rebelión porque eso es lo que es».

Yejezkel (Ezequiel) 36:17
17 «Hijo de hombre, cuando la casa de Israel habitaba en su propia tierra, la profanó con sus propios caminos y obras; para Mí su camino era como la impureza de una mujer en su impureza habitual.

Y el versículo 18 dice:

Yejezkel (Ezequiel) 36:18
18 Por eso derramé Mi furia sobre ellos por la sangre que habían derramado sobre la tierra y por sus ídolos con los que la habían contaminado.

«Y entonces dispersé (a nuestros antepasados) la Casa de Efraim entre las naciones y con parte del reino del sur que peregrina con ellos. Y los disperso por todos los países y los juzgo según sus caminos y según sus obras.»

Yejezkel (Ezequiel) 36:19
19 Así que los dispersé entre las naciones, y se dispersaron por todos los países; los juzgué según sus caminos y sus obras.

Verso 20, «Cuando llegaron a las naciones, por dondequiera que iban profanaban Mi nombre apartado porque no hacían lo que Yo decía. Se llamaron a sí mismos con Mi nombre, pero no Me obedecen».

Yejezkel (Ezequiel) 36:20
20 Cuando llegaban a las naciones, dondequiera que iban, profanaban Mi nombre apartado; cuando decían de ellos: ‘Este es el pueblo de Yahweh, y sin embargo se han ido de Su tierra’.

Entonces, las naciones les dijeron, «Este es el pueblo consagrado de Yahweh, esta es Su novia que profesó su amor por Él públicamente en el Monte Sinaí. Ahora, mira, Él ha echado a Su novia de Su Casa porque ella es desobediente a Él. ¿Quién puede obedecer a Yahweh? Él no puede hacer que Su propia novia, Efraim, le obedezca. ¿Por qué lo respetamos? Ni siquiera puede conseguir que Su propia novia le respete».

Hermanos, a lo largo de nuestra historia, nosotros y Efraim hemos rechazado los estatutos de Yahweh y Sus mandamientos. No hemos sido leales. No hemos mostrado lealtad. ¿Qué nos hace pensar que somos leales? ¿Qué nos hace pensar que somos fieles cuando no nos apresuramos a cumplir todos Sus mandamientos?

Yahweh nos dice que estemos confundidos y avergonzados por nuestros caminos y nuestro comportamiento. Así que, hmm… Pensemos en esto, desapasionadamente. ¿Somos en Efraim realmente tan agradables a Yahweh como nos gustaría creer?

¿O de quién está hablando aquí en este pasaje, justo aquí? ¿Quién no se apresura a mostrar su lealtad haciendo todo lo que Yahweh dice en cuanto lo oye? ¿Quién es ese?

Bueno, una buena noticia del reino es que Yahweh dice que pondrá Su Espíritu en nosotros. Sabemos que no tenemos Su Espíritu si no nos apresuramos a guardar todos Sus mandamientos. Pero Él dará Su Espíritu; Él lo pondrá en nosotros y eso va a causar que caminemos en Sus estatutos y que guardemos Sus juicios y los hagamos.

Yehezkel (Ezequiel) 36:22
22 «Por tanto, di a la Casa de Israel: «Así dice Yahweh Elohim «No hago esto por vosotros, oh Casa de Israel, sino por causa de Mi nombre apartado, que habéis profanado entre las naciones dondequiera que habéis ido.

Pero, de nuevo, hermanos, eso es para los pocos leales que al menos están haciendo lo suficiente para sobrevivir a la Tribulación que se avecina. Puede que no lo sepan todo, pero están siendo leales y fieles a lo que saben. Seamos francos. La tasa de supervivencia para lo que viene va a ser muy, muy baja. Y si no caminamos bien, no lo vamos a conseguir. Cuando nuestros antepasados salieron de Egipto, la mayoría no lo consiguió.

Por lo tanto, si alguna vez hubo un momento para tener razón, no importa realmente en que etapa vivimos en la historia, porque tarde o temprano todos vamos a estar de pie en el Juicio y vamos responder por lo que hicimos y a responder por lo que no hicimos. Pero cuando estemos mirando la Tribulación en la cara, y veamos lo que viene, y podamos leer lo mal que se va a poner, y digamos, «el lugar más seguro para estar es en la voluntad de Yahweh,» ¿dónde está la voluntad de Yahweh excepto haciendo las cosas que Él le dijo a Su Hijo, Yeshúa, que hiciera? Lo cual es construirle un reino.

La diferencia es que, esta vez, si nuestros hijos no caminan bien, tampoco lo lograrán. Porque esta vez, nadie que sea impuro podrá entrar en la tierra. ¿Suena difícil? ¿Qué excusas tenemos?

Hitgalut (Apocalipsis) 21:27
27 Pero de ninguna manera entrará en ella nada que contamine, o cause abominación o mentira, sino sólo los que están escritos en el Libro de la Vida del Cordero.

Servimos a un Elohim de guerra. Tenemos el Espíritu de Su Hijo desde hace mil años. Entonces, ¿queremos decir que en dos mil años como esposa del Hijo del Elohim de la guerra, todavía no sabemos realmente qué tipo de obediencia quiere nuestro Comandante y Rey? ¿De verdad?

Dos mil años con el Espíritu de Yeshúa y nosotros como la novia, ¿todavía no sabemos lo que quiere nuestro Esposo? ¿De verdad?

¿O es que no escuchamos las transmisiones de radio de nuestro Comandante y Rey? Así que, por supuesto, no escuchamos lo que Él dice. Así que, por supuesto, no obedecemos las transmisiones de radio porque no nos dimos cuenta de que debíamos escucharlas.

Pero pensamos que era suficiente con leer lo que ocurrió con nuestros antepasados en el desierto. Nos estamos turnando para leer cosas. No es que haya ninguna lección a nosotros.

No lo sé, pero sólo pienso que si Yahweh piensa en las porciones de la Torá, sólo me pregunto si alguna vez dice, «Me pregunto si lo van a leer con la mirada puesta en lo que hicieron mal sus antepasados para aprender de los errores de la historia y saber aplicarlos a ellos mismos». Porque todos nuestros antepasados, sus huesos cayeron en el desierto.

Versículo 22, «Por lo tanto, di a la Casa de Israel, a la Casa de Efraim: ‘Así dice Yahweh Elohim. No hago esto por ustedes, oh Casa de Israel, porque ya les he dado innumerables oportunidades y las han ignorado todas. Es como si fueras completamente incorregible, así que no hago esto por tu bien porque ya hemos pasado por ese camino mil veces».

«Por lo tanto, más bien, estoy haciendo esto por Mi nombre apartado, a pesar de que ya lo has profanado entre las naciones dondequiera que fuiste, difundiendo la falta de Torá en todas partes en Mi nombre. Y toda la gente se ríe de Mí por cómo la novia de Mi Hijo se está portando mal y desobedeciendo. Se está llevando todos los beneficios pero no quiere hacer nada por el reino».

Yehezkel (Ezequiel) 36:22
22 «Por tanto, di a la Casa de Israel: «Así dice Yahweh Elohim «No hago esto por vosotros, oh Casa de Israel, sino por causa de Mi nombre apartado, que habéis profanado entre las naciones dondequiera que habéis ido.

«Por lo tanto, apartaré Mi gran nombre que ha sido profanado entre las naciones que ustedes han profanado en medio de ellas. Y entonces las naciones sabrán que Yo soy Yahweh, dice Yahweh, cuando sea apartado ante ustedes a sus ojos.»

Yehezkel (Ezequiel) 36:23
23 Y apartaré Mi gran nombre, que ha sido profanado entre las naciones, que has profanado en medio de ellas; y las naciones sabrán que Yo soy Yahweh, dice Yahweh Elohim, cuando sea apartado ante ustedes ante sus ojos.

«Efraim, te vas a dar cuenta de lo importante que es obedecerme. Vas a aprender eso o no vas a sobrevivir la Tribulación. Pero aquellos de ustedes que quieren complacerme, aquellos de ustedes que quieren sobrevivir, aquellos de ustedes que quieren criar a sus hijos en el camino que deben seguir para que cuando sean mayores, no se aparten de él y lleguen al reino, ustedes sabrán que Yo soy Yahweh. Sabrás lo importante que es obedecer Mi voz para hacer las cosas que te digo que hagas. Yo trato de ayudarte a tener éxito, pero tienes que escucharme tienes que hacer las cosas que te digo».

Verso 24, «‘y eso es cuando voy a tomarte de entre todas las naciones y voy a reunirte de todos los países después de la séptima trompeta, después de la Tribulación. Y voy a llevarte a tu propia patria antigua después del Armagedón».

Yehezkel (Ezequiel) 36:24
24 Porque os tomaré de entre las naciones, os reuniré de todos los países y os traeré a vuestra tierra.

Verso 25, «‘Es entonces cuando voy a rociar agua limpia sobre ti, y finalmente serás limpio. Voy a limpiarte de toda tu suciedad, de todos tus ídolos».

Yehezkel (Ezequiel) 36:25
25 Entonces rociaré sobre vosotros agua limpia, y quedaréis limpios; os limpiaré de toda vuestra suciedad y de todos vuestros ídolos.

«Voy a daros un corazón nuevo, voy a poner un espíritu nuevo dentro de vosotros. Voy a quitar el corazón de piedra de vuestra carne». Pensábamos que teníamos un corazón de carne, ahora aparentemente, es un corazón de piedra. Él va a quitar este corazón de piedra de nuestra carne; Él va a darnos un corazón de carne. Va a ser como nacer de nuevo, todo de nuevo.

Yehezkel (Ezequiel) 36:26
26 Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré el corazón de piedra de vuestra carne y os daré un corazón de carne.

Verso 27, Él dice, «‘Y pondré Mi Espíritu dentro de ti y te haré caminar en Mis estatutos, y guardarás Mis juicios y los pondrás en práctica finalmente».

Yehezkel (Ezequiel) 36:27
27 Pondré Mi Espíritu dentro de ti y te haré caminar en Mis estatutos, y guardarás Mis juicios y los pondrás en práctica.

«Entonces, una vez que empieces a obedecer, una vez que tengas el Espíritu correcto, una vez que empieces a obedecer, es cuando habrás de habitar la tierra que di a vuestros padres. Y entonces serán Mi pueblo y entonces Yo seré vuestro Elohim».

Yehezkel (Ezequiel) 36:28
28 Entonces habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; seréis Mi pueblo, y Yo seré vuestro Elohim.

Cuando nuestra lealtad a Él cambia, cuando cambiamos de bando, nos alejamos de Satanás y del reino de Egipto y Babilonia, nos volvemos a Yahweh que nos hizo. Y Él sabe cuando le amamos, cuando estamos deseosos de hacer todo lo que Él dice. Porque entonces confiamos en Él. Sabemos que hacemos estas cosas porque Yahweh nos las ha ordenado por nuestro propio bien.

Bueno, si le preguntaras al cristiano promedio, o mesiánico, o efraimita, cómo piensa que es su caminar en Elohim, probablemente te diría que lo está haciendo bien. Es un discípulo, está haciendo un buen trabajo, está haciendo un gran trabajo. Podría hacerlo un poco mejor, pero en general está haciendo un buen trabajo.

Y probablemente diría que sí ama a Yahweh su Elohim con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. Pero la cuestión es que, ¿realmente está haciendo algo? ¿Está moviendo un dedo para construir verdaderamente el reino global y unificado de Yeshúa de acuerdo con todas las instrucciones de Yeshúa?

Para la mayoría de los efraimitas y la mayoría de los mesiánicos, ¿es su idea de discipulado sentarse y relajarse frente al televisor o salir al cine con la familia y los amigos, ir a cenar, tener cercanía y unidad con el mundo? Quieren que sus hijos se fusionen, que encajen bien en la escuela. Su idea de servir a Yahweh no es ser un pueblo apartado para Él, pero tal vez quieran publicar algunos versos en Facebook (o en algún medio social). Tal vez quieran reunirse en Shabat, compartir el pan y cantar algunas canciones juntos. ¿Tal vez un pequeño baile mesiánico?

Muy bien, cuando leemos la Parashá, Yahweh nos dice que nuestra visión de nosotros mismos en estos últimos días (de alguna manera) no es la misma que Su visión de nuestro desempeño y comportamiento en estos últimos días.

En el capítulo 36 de Yejezkel (o Ezequiel), comenzando en el versículo 31, Yahweh nos dice que los tiempos vienen muy pronto, que recordaremos nuestros malos caminos en nuestro pasado y nuestras obras que no son buenas. Y es entonces cuando vamos a tener un verdadero arrepentimiento, vamos a aborrecernos ante nuestros propios ojos por las iniquidades, y por nuestros repetidos patrones de pecado; por toda nuestra tibieza y nuestras abominaciones.

Yehezkel (Ezequiel) 36:31
31 Entonces os acordaréis de vuestros malos caminos y de vuestras obras no buenas, y os aborreceréis a vosotros mismos por vuestras iniquidades y abominaciones.

Verso 32, Él dice que no por nuestro bien va a hacer esto. Tenemos que reconocerlo. Esto es lo que Él quiere. Quiere que reconozcamos la existencia del pecado en nuestras vidas. No sólo que tenemos pecado, sino que nuestra naturaleza es pecaminosa, que tenemos que aprender a avergonzarnos y confundirnos por nuestros caminos, oh Casa de Efraim. Porque nos hemos rebelado continuamente contra los caminos de Yahweh nuestro Elohim.

Yehezkel (Ezequiel) 36:32
32 No es por ustedes que hago esto, dice Yahweh Elohim, sabedlo bien. Avergüéncense y confúndanse por sus propios caminos, oh Casa de Israel».

Bueno, ¿ya estamos avergonzados y confundidos por nuestros pecados? ¿Nos estamos arrepintiendo y volviendo a Yahweh? La razón por la que preguntamos es porque para nuestras porciones de Brit Jadashá, vamos a hablar de lo que Efraim puede hacer para volver a ser un pueblo agradable a Yahweh. Y por lo tanto, si somos agradables a Él, podemos escapar de Sus justos juicios que van a venir sobre toda la tierra.

Así que, nos guste o no, todavía hay algunas cosas que nosotros, Efraim, tenemos que aprender como pueblo. Por un lado, todos estamos llamados a aprender a escuchar Su voz y a obedecer lo que dice, con diligencia.

Por lo tanto, escuchar Su voz, incluye también obedecer Sus mandamientos escritos. No es una opción; no lo es. Bueno, ahora lo estamos haciendo bien, pero un día tal vez vamos a diezmar, tal vez un día vamos a obedecer la disciplina de la congregación, tal vez un día. No es así. Puede que sea así en la iglesia, pero no es así en las Escrituras.

Así que, otra cosa que necesitamos aprender en la Casa de Efraim es que necesitamos ser hacedores de Su Palabra y no sólo oidores como nuestros antepasados, engañándonos a nosotros mismos. Eso es lo que hicieron nuestros antepasados, eso es lo que quiere la iglesia. Todavía nos engañamos a nosotros mismos. Y perdóname, eso es lo que quieren los rabinos también. Son parte del sistema babilónico.

Ahora, en el capítulo 9 de Mattityahu (o Mateo), comenzando en el versículo 35, Yeshúa habla a Sus discípulos acerca de cuán grande es la cosecha y cuán pocos son los trabajadores (entendemos esto en Israel Nazareno). y dice que Sus discípulos deben orar a Yahweh para que envíe obreros a Su mies.

Versículo 35 al 38, dice:

Mattityahu (Mateo) 9:35-38
35 Entonces Yeshúa recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
36 Pero al ver las multitudes, se compadeció de ellas, porque estaban cansadas y dispersas, como ovejas que no tienen pastor.
37 Entonces dijo a Sus discípulos: «La mies es verdaderamente abundante, pero los obreros son pocos.
38 Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a Su mies».

La única pregunta es, ¿por qué no hay más verdaderos obreros trabajando en Su cosecha? Porque si estamos caminando por el camino correcto, ya se nos promete que no va a ser fácil, Yeshúa nos dice que es un camino estrecho y afligido el que buscamos. Tiene persecución y cuesta dinero. El reino funciona con nuestros sacrificios, con nuestras donaciones. Por lo tanto, cada vez que se sirve realmente a Yahweh, se está dando algo, se paga un precio por participar (por así decirlo).

Bueno, la razón por la que no hay más trabajadores verdaderos, la triste verdad es que la mayoría de nosotros estamos interesados sólo en lo que podemos obtener de Yahweh. Nos acercamos a Yahweh como una cosa del mundo.

En el mundo se quiere ver cuánto se puede conseguir por poco, esa es la ley básica de la oferta y la demanda (y este tipo de cosas). Pero tratar a Yahweh de esa manera, tratar a Yahweh como una cosa del mundo, estamos tratando de obtener todo lo que podamos de Yahweh, tratando de ver lo poco que podemos devolverle. Pero Yahweh no puede ser burlado.

Ya hablamos de que un hombre cosechará lo mismo que sembró. Ahora, empecemos a hablar de nuestra caminata. Ahora empecemos a hablar de: ¿Cómo mostramos lealtad a Yahweh? ¿Cómo honramos a Yahweh? ¿Cómo glorificamos Su nombre? Eso nos va a costar algo, para glorificar Su nombre, eso no va a ser una caminata gratis.

Así, el número de personas que están dispuestas a participar en el culto cuando es gratuito es alto, y el número que está dispuesto a pagar el coste (el verdadero coste) desciende una vez que se enteran de que hay sacrificio.

Y así es como Yahweh conoce la diferencia. Él sabe quien le ama de verdad lo suficiente como para aprender primero lo que Él quiere y luego para ponerlo en práctica en su vida para que todo lo que haga esté en línea con las prioridades de Yahweh para nuestras vidas. Tenemos que dejar nuestra vida y nuestras prioridades para nuestra vida. Tenemos que recoger nuestra carga, tenemos que empezar a vivir para Él de una manera muy real, empezar a vivir para construir Su reino.

Y las cifras bajan mucho porque a Yahweh no le gusta la palabrería. No importa cuánto afirmemos creer en Yeshúa y no importa cuánto afirmemos ser Sus seguidores. Por mucho que digamos ser Su pueblo, a Él no le impresiona que escojamos cuáles de Sus mandamientos queremos cumplir. Eso no le impresiona.

Bueno, un estudio muy importante que todo el mundo necesita conocer es en el estudio El Calendario de la Torá, cerca del final hay un capítulo llamado “Sobre el “Servicio””. Y la mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que significa el servicio a Yahweh.

La mayoría de los cristianos dicen: «Bueno, eso no es lo que significa para mí». Pero no importa lo que significa para nosotros, importa lo que significa para Yahweh. Así que, en ese capítulo sobre el «Servicio», hablamos de cómo Yahweh ve el servicio. Y nunca nos detenemos a pensar en ello, pero en las Escrituras, el servicio es efectivamente cualquier cosa a la que prestemos atención.

Si prestamos atención a algo, estamos sirviendo a algo. Si estamos prestando atención a Yahweh, entonces efectivamente podríamos estar sirviendo a Yahweh. Si hacemos lo que Él dice.

Si prestamos atención a Yeshúa, podríamos estar sirviendo a Yeshúa si estamos haciendo lo que Él dice, diligentemente. Porque estamos deseando hacerlo. Porque lo amamos, queremos ver la construcción de Su reino. Al fin y al cabo, vamos a gobernar y reinar sobre el.

Bueno, si obedecemos a los rabinos, entonces efectivamente estamos sirviendo a los rabinos (Elohim no lo permita). Si obedecemos las palabras del Papa, entonces estamos efectivamente sirviendo al Papa (Elohim no lo permita). Si en Efraim adoramos un becerro de oro, o una cruz, o un hexagrama, o un pez hexagrama, básicamente estamos prestando atención o sirviendo a esas imágenes y a los Espíritus que están unidos a ellas (Elohim no lo permita).

[Y para los que quieren saber sobre las imágenes, tenemos un estudio llamado “Imágenes Prohibidas en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno].

La cuestión es que cuando prestamos atención a estos objetos visibles, estas imágenes esculpidas (si se quiere), estos objetos visibles, estos ídolos, están recibiendo nuestras energías y atenciones. Por lo tanto, ¿por qué lo hacemos? Elohim dice que les servimos. Elohim prohíbe hacer eso, pero eso es lo que estamos haciendo.

Por lo tanto, prestar atención a cualquier cosa es servir a esa cosa. Así que, ahora Yahweh (llevemos esto a su máxima extensión), Yahweh nos dice que es un Elohim celoso y que Su nombre significa celoso y ¿de qué está celoso Yahweh sino de las atenciones de Su esposa, y de la lealtad de Su esposa, y de la fidelidad de Su esposa?

Shemot (Éxodo) 34:14
14 (pues no adorarás a ningún otro elohim, porque Yahweh, cuyo nombre es Celoso, es un elohim celoso),

La cuestión es que sólo tenemos un tiempo determinado en este mundo. ¿Cuánto gastamos con Elohim? Si no queremos pasar tiempo con Elohim ahora, ¿cómo sabe Él que querremos pasar tiempo con Él en la vida eterna? Si alguien no quiere pasar una o dos horas contigo una vez a la semana, ¿vas a querer pasar toda la vida con él? No lo creo.

Entonces, ¿cómo se siente Yahweh cuando estamos más interesados en ir al cine, o en ir a la librería, o en ir al centro comercial, que en pasar tiempo en Su Palabra?

¿Cómo se siente Yahweh cuando estamos más emocionados por ir a cenar que por permanecer en Su Palabra para saber cómo ser útiles para ayudar a Su Hijo a construir Su reino?

En Devarim (o Deuteronomio) capítulo 6 y versículo 13, Yahweh nos dice que debemos temer a Yahweh nuestro Elohim y servirle sólo a Él, o hacer juramentos en Su nombre (si es que hacemos juramentos), pero debemos servirle sólo a Él.

Devarim (Deuteronomio) 6:13
13 Temerás a Yahweh tu Elohim y le servirás, y jurarás en Su nombre.

Hermanos y hermanas, si le damos nuestra atención al cine, le damos nuestra atención al beisbol, al baloncesto, al atletismo, a las vacaciones, a la doctrina de la prosperidad, a las cosas de este mundo, no nos estamos comportando como soldados leales y fieles a nuestro Rey. Y si no nos comportamos como soldados leales y fieles, ¿cómo sabrá Él que le somos leales?

En el capítulo 4 de Segunda a Timoteo, vemos que va a llegar el momento en que nosotros, los efraimitas, no vamos a soportar las enseñanzas sanas basadas en la Palabra de Yahweh. En cambio, nuestra gente, nosotros, vamos a acudir en tropel a cualquier maestro o predicador que nos diga lo que queremos oír y nos haga cosquillas en los oídos según nuestros deseos. En otras palabras, no queremos saber lo que dice Yahweh, queremos que alguien nos diga lo que queremos oír y lo disfrace como si fuera la Palabra de Yahweh. Eso es justo lo que vimos en la porción profética de la Haftará.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 4:3
3 Porque llegará el momento en que no soportarán la sana doctrina, sino de acuerdo con sus propios deseos, teniendo comezón en las orejas, se amontonarán para sí mismos maestros;

El versículo 3 nos dice que llegará el momento en que nuestro pueblo no soportará la sana doctrina. ¿Suena como hoy? Pero más bien, según nuestros deseos porque nos pican las orejas nos mantenemos maestros para nosotros mismos, vamos a acorralar a unos perros tontos y codiciosos que no saben ladrar.

Y es la Casa de Efraim, eso es lo que hacemos, nos alejamos de la verdad de Yahweh, nos alejamos de la Torá, nos desviamos a las fábulas una y otra vez.

Hermanos, el Misterio de Babilonia se trata de aparentar que adoramos a Elohim correctamente cuando en realidad no es así. Se trata de poner una fachada, es un espectáculo, no es lo real.

Y es que, en el mundo cristiano e incluso hasta cierto punto en el mundo mesiánico y en el mundo efraimita se trata de adorar a Yeshúa. Entonces, adoramos a Yeshúa, pero ¿aprendemos a caminar como Yeshúa?

¿Y quién de nosotros no necesita aprender a caminar como Yeshúa y parecerse más a Yeshúa antes de poder construir de forma realista un reino global unificado para Él?

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él también debe andar así como Él anduvo.

Y esa es la tarea que Su Padre le envió a establecer. Y Él en la parábola de las minas, nos dice que es nuestro trabajo construir el reino mientras Él está fuera recibiendo el reino y luego regresará. Es nuestro trabajo estar ocupados, construyéndolo para Él ahora. Esa es una estructura muy diferente a la de la iglesia.

Si estamos dispuestos a recibirlo, la iglesia es algo así como el antiguo sistema de anfiteatro romano. La gente paga su dinero, entra, se entretiene y se va. ¿Aprendió alguien a caminar como caminaba Yeshúa o sólo se parecía a la adoración a Elohim en el servicio a Elohim aunque no fuera realmente lo que Él dice que hay que hacer en Su Palabra?

¿Y podemos entender por qué Elohim tendría un problema con eso? ¿Cuál es el problema de Yahweh con eso? Ni siquiera hacer lo que Su libro dice que hacer, ¿cuál es su problema con eso?

¡Oh! ¡Oh! Pero esperamos ser tomados como parte de Su novia, ¿verdad? Aunque no estemos haciendo lo que dice Su libro, ¿verdad?

Hermanos, a lo que realmente se reduce, perdónenme por ser tan atrevido, pero a lo que realmente se reduce es que cada uno de nosotros debe tomar una decisión muy personal. Cada uno de nosotros debe tomar el tiempo para sentarse y contar el costo y preguntarnos, ¿queremos aprender a servir a nuestro Rey de la manera que Él dice que quiere ser servido?

¿O queremos ser uno de los muchos que caen muertos en la Tribulación en el desierto; todavía fuera de la tierra al igual que nuestros antepasados cayeron muertos cuando salían de Egipto porque no quisieron escuchar, no quisieron ser celosos de hacer lo ordenado?

Pues bien, hermanos, cuando nuestro pueblo se dispersa, cuando hace las cosas mal, ¿queremos ser como ellos? ¿O elegimos ser como los fieles levitas que eligieron a Yahweh? Pasaron a la historia por haber elegido estar del lado de Yahweh, por haber asumido Su causa. ¿No es eso lo que se supone que debemos hacer por Yeshúa, es elegir estar de Su lado? ¿Aceptar Su causa?

Hermanos y hermanas, ¿mostramos lealtad a nuestro Rey? ¿Le mostramos alguna razón para que nos tome como esposa para Él para siempre? ¿O vamos a ser como nuestros antepasados, tibios?

Debemos decidir. Y esa decisión influye en la vida y la muerte en el marco temporal de la Tribulación.

Que Él nos lleve a elegir lo correcto.

Shabat Shalom.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give