Chapter 4:

Parashá Shelaj 2022: ¿QUIÉN Envía Sus Shaliajim?

¡Mira Aquí: Parashá Shelaj 2022!

Números 13-15; Josué 1-2; Mateo 10, Hechos 13

En esta Parashá, vamos a enfocarnos MUCHO en esta palabra hebrea, «shelaj», porque ilustra la relación correcta que debemos tener con nuestro Elohim.

Devarim (Deuteronomio) 10:12
12 «Y ahora, Israel, ¿qué pide Yahweh tu Elohim de ti, sino que temas a Yahweh tu Elohim, que andes en todos Sus caminos y lo ames, que sirvas a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón y con toda tu alma?

En otras palabras, ilustra la rectitud que debemos tener con nuestro Elohim.

Entonces, ¿de qué se trata esta palabra hebrea shelaj? ¿Y cómo se relaciona con el shaliaj?

Romim (Romanos) 1:1
1 Shaul, siervo de Yeshúa, llamado a ser apóstol, separado para el evangelio de Elohim.

¿Y por qué es tan vital que entendamos y vivamos la misma estructura social que Yahweh utiliza bíblicamente si queremos complacer a nuestro Elohim?

Tehillim (Salmo) 147:11
11 Yahweh se complace en los que le temen,
En los que esperan en Su misericordia.

En otras palabras, si queremos agradar a Yahweh, ¿no tenemos que adoptar Su cultura?

Acompáñanos en esta Parashá Shelaj para descubrir por qué la cultura de Yahweh es tan importante para que nosotros y Efraim la adoptemos hoy.

El término hebreo «shelaj» es el número H7971 de la concordancia hebrea de Strong, y es una raíz primitiva que significa simplemente «despedir» o «enviar».

Y vimos en otros lugares que el término hebreo para un apóstol es un shaliaj o un enviado.

Pero aquí está la cuestión, si alguien es enviado, ¿no tiene que hacer alguien el envío? ¿Y quién es el que tiene que hacer el envío para que alguien se califique como shelaj?

Bueno, para la mayoría de nosotros que crecemos en una democracia, hemos olvidado por completo en qué consiste la mentalidad de la realeza. No podemos relacionarnos con la vida bajo un reinado.

Porque en democracia, si tenemos una idea y queremos hacer algo, lo hacemos y punto. Hay una completa libertad.

Pero bajo un reinado, los ministros del rey tienen que revisar todo para asegurarse de que no va a comprometer la seguridad nacional, asegurarse de que no va a ayudar a nuestros enemigos y asegurarse de que va a construir el reino a largo plazo.

Por eso, en la realeza, el rey enviará a sus ministros para que cumplan sus órdenes y realicen su trabajo.

Devarim (Deuteronomio) 16:18
18 «Nombrarás jueces y funcionarios en todas tus ciudades, que Yahweh tu Elohim te da, según tus tribus, y ellos juzgarán al pueblo con justo juicio.

Bueno, en un sentido muy real, después del Monte Sinaí, cuando firmamos y dijimos nuestro «sí, quiero», nos hemos convertido efectivamente en Sus ministros.

Shemot (Éxodo) 19:6
6 Y seréis para Mí un reino de sacerdotes y una nación apartada’. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel».

Por lo tanto, somos agentes de Su Reino, por así decirlo; si somos enviados por Él y no somos autoelegidos, y si nos atenemos a nuestras funciones.

Yojanán (Juan) 15:16
16 No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros y os designé para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en Mi nombre os lo dé.

Ahora vamos a ver los problemas de ser auto elegido un poco más adelante en esta Parashá. Porque si decidimos enviarnos a nosotros mismos, no es lo mismo que nos envíe el Rey del universo. Sólo a modo de información, para aquellos de ustedes ministros con sus propios ministerios independientes.

En las Escrituras, un shaliaj (o un enviado) es un shaliaj precisamente porque Yahweh lo envía a hacer algo especial para Él; tiene un encargo, por así decirlo.

Shofetim (Jueces) 6:14
14 Entonces Yahweh se dirigió a él y le dijo: «Ve con esta fuerza tuya y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te he enviado Yo?»

Y de nuevo, más adelante en esta Parashá, vamos a ver que no nos mandamos a nosotros mismos, eso se llama auto-idolatría, y conlleva un enorme castigo.

Luqa (Lucas) 14:11
11 Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

La próxima semana vamos a ver que parece que no importa a quién envíe Elohim; parece que nuestros antepasados siempre los rechazan. Al menos, ese es el patrón que muestran las Escrituras.

Mattityahu (Mateo) 23:34
34 Por eso, en verdad, os envío profetas, sabios y escribas; a algunos de ellos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad.

Y para decir la verdad en el amor, ese es el mismo problema que la mayoría de nosotros en Efraim tenemos también, sin siquiera darnos cuenta. La gente dice bueno, ¿cómo es eso?

Bueno, para recapitular brevemente la visión general, Yahweh nos creó originalmente a los humanos para el Shema (lo que significa escuchar y obedecer Su voz).

Devarim (Deuteronomio) 27:10
10 Por lo tanto, obedecerás la voz de Yahweh, tu Elohim, y observarás Sus mandamientos y Sus estatutos que Yo te ordeno hoy».

Y lo primero que nos ordenó fue cuidar y mantener el jardín. Pero había varios supuestos implícitos. También esperaba que amáramos a nuestros hermanos, que cuidáramos de ellos y que fuéramos sus guardianes. Pero no queríamos hacerlo.

Vayikra (Levítico) 19:18
18 No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo: Yo Yahweh.

En cambio, elegimos el camino del egoísmo. Elegimos no cuidar la tierra; elegimos no cuidar a nuestros hermanos. Sino que, elegimos destrozar nuestra casa y adelantarnos a nuestros hermanos y sacarles ventaja.

Pues bien, este tipo de pensamiento egoísta es básicamente lo que ha hecho posible que tengamos la situación social de hoy. Los hombres siguen efectivamente el camino de Babilonia, los ricos y poderosos utilizan su riqueza y poder para su propia mejora personal, a expensas de todos los demás. A costa de todos sus hermanos y hermanas.

Yeshayahu (Isaías) 10:1-2
1 «¡Ay de los que decretan decretos injustos, que escriben desgracias, que han prescrito
2 Para despojar al necesitado de la justicia, y para tomar lo que es justo de los pobres de Mi pueblo, para que las viudas sean su presa, y para robar a los huérfanos».

Así que, efectivamente, estamos viviendo ese tiempo ahora mismo. Cada semana, al leer las noticias, con la llegada del orden mundial globalista sabateano-franquista.

Sabemos por nuestros estudios en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos que no van a ganar; van a perder. No lo saben; lo van a descubrir por las malas.

Hitgalut (Apocalipsis) 18:2
2 Y gritó con fuerza, diciendo: «¡Ha caído la gran Babilonia, ha caído y se ha convertido en morada de demonios, en cárcel de todo espíritu inmundo y en jaula de toda ave inmunda y aborrecible!

Pero también sabemos que la única manera de que seamos guardados de la hora de la prueba es uniéndonos y participando en la Asamblea de Filadelfia, (la asamblea del verdadero amor fraternal).

Hitgalut (Apocalipsis) 3:10
10 Por haber guardado Mi mandato de perseverar, Yo también te guardaré de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo entero, para poner a prueba a los que habitan la tierra.

Bueno, hay reglas para eso. Y lo que eso significa es que en lugar de intentar adelantarnos a nuestros hermanos a costa de nuestros hermanos, a costa del planeta, tenemos que servir a nuestros hermanos.

Marqaus (Marcos) 9:35
35 Se sentó, llamó a los doce y les dijo: «Si alguno quiere ser el primero, será el último de todos y el servidor de todos».

Tenemos que cuidar nuestro hogar de acuerdo con todo lo que la voz de Elohim nos dijo que hiciéramos. Esa es la única manera de traer paz a la tierra a largo plazo.

Ahora el mundo se va a sumergir en la oscuridad antes de que nos demos cuenta. Antes de que Elohim nos salve y acorte los días de tribulación.

Mattityahu (Mateo) 24:7-8
7 Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino. Y habrá hambres, pestes y terremotos en varios lugares.
8 Todo esto es el principio de dolores.

Pero lo que tenemos que hacer por nuestra parte es organizarnos según Su palabra para poder ayudarle a construir Su reino.

Ivrim (Hebreos) 12:28
28 Por lo tanto, ya que estamos recibiendo un reino que no puede ser sacudido, tengamos gracia, por la cual podamos servir a Elohim aceptablemente con reverencia y temor.

Tenemos que estar disponibles para ser enviados por Él, y nunca ha habido un mejor momento que ahora, porque efectivamente, damos un paso atrás y miramos la visión de conjunto. Básicamente, Yahweh envió a Su Hijo para recuperar un mundo rebelde a través del amor.

Yojanán (Juan) 3:16
16 Porque tanto amó Yahweh al mundo que dio a Su Hijo unigénito, para que todo el que crea en Ël no perezca, sino que tenga vida eterna.

Pero si no respondemos al amor del Hijo de Elohim al 100%, ni escuchamos Su palabra, ni leemos Su palabra, y si no hacemos las cosas que Él dice que hay que hacer, entonces ¿de qué le servimos como enviados? ¿Y de qué le servimos a Él como novia?

Pero es complicado porque Yahweh utiliza un sistema diferente al nuestro, y tenemos que entenderlo. Para los que hemos crecido bajo el voto y la democracia, y las elecciones. Yahweh utiliza un sistema completamente diferente que opera sobre supuestos completamente diferentes.

Debido a que la democracia es rebelión, la democracia se basa en la premisa de que todos somos soberanos.

Shofetim (Jueces) 8:33
33 Así fue que, tan pronto como murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a prostituirse con los baales e hicieron de Baal-Berit su dios.

Y esta es nuestra estrategia de reparto del poder; entre todos acordamos ceder una parte de nuestra soberanía a un gobierno central de caballo rojo. Como explicamos en el estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos está efectivamente aquí para destruirnos. Porque el caballo rojo no es nuestro amigo, sólo Yahweh, nuestro Elohim es nuestro amigo.

Así que, para estar bajo Su protección, tenemos que adoptar Su cultura. Tenemos que adoptar la forma de gobierno que nos ha ordenado. Ese es nuestro trabajo ahora mismo en Israel Nazareno.

Yojanán (Juan) 15:13-14
13 Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos.
14 Sois mis amigos si hacéis todo lo que os mando.

El mundo funciona bajo el supuesto de que la mayoría suele tener razón. Y así es como funciona la democracia; es lo que gobierna la mayoría, lo que la turba quiere, la turba lo consigue. Porque pensamos que lo que nos parece bueno y correcto a nuestros ojos es lo que debemos votar, cuando Yahweh dice que ese camino sólo conduce a la muerte.

Mishle (Proverbios) 14:12
12 Hay un camino que parece correcto para un hombre, pero su fin es el camino de la muerte.

En las Escrituras se asume que la mayoría de la gente suele estar muy equivocada porque sólo somos humanos; somos personas.

Shemot (Éxodo) 23:2
2 No seguirás a una multitud para hacer el mal; ni testificarás en una disputa para desviarte tras muchos para pervertir la justicia.

Y Yaakov también nos dice que las cosas que buscamos, las cosas del mundo, esas son opuestas a las cosas de la carne, de hecho, son diametralmente opuestas.

Ya‛akov (Santiago) 4:4
4 ¡Adúlteros y adúlteras! ¿No sabes que la amistad con el mundo es enemistad con Elohim? Por lo tanto, quien quiera ser amigo del mundo se hace enemigo de Elohim.

Y el problema es que, aunque se intente que la democracia funcione de forma correcta, la mayoría de la gente confunde sus pasiones y sus emociones con el Espíritu de Elohim. No pueden distinguir la diferencia entre su emocionalidad y lo que Elohim está diciendo a través de Su Espíritu.

Típicamente hablando, lo que sucede para que Elohim traiga orden a Su pueblo (porque Él es un Elohim de orden) es que envía a un hombre o a un pequeño grupo de hombres que saben gobernar sus propios espíritus y que también saben someterse al Espíritu de Elohim, hombre que no se dejan llevar por la emotividad.

Bereshit (Génesis) 17:1
1 Cuando Abram tenía noventa y nueve años, Yahweh se le apareció y le dijo: «Yo soy Elohim Todopoderoso; camina delante de Mí y sé irreprochable.

Ellos son capaces de oír la voz de Yahweh y de hablar y actuar de acuerdo con ella. Y esas son las personas con las que trabaja Yahweh nuestro Elohim.

Por ejemplo, Yahweh envió a Moshé para sacar a nuestros antepasados de la tierra de Egipto y llevarnos a una relación de pacto con Él.

Ahora, en esta Parashá, se le dice a Moshé que envíe espías para espiar la tierra de Israel. Y en toda la Escritura vemos este tipo de relación de agencia. Donde el rey, o el líder, o en este caso, Yahweh, envía a Sus agentes para que cumplan Sus órdenes.

Shemuel Bet (2 Samuel) 9:5
5 Entonces el rey David envió y lo sacó de la casa de Maquir, hijo de Amiel, de Lo Debar.

Y eso es efectivamente lo que es un shaliaj (o un apóstol), es el agente de Yahweh llamado y enviado para un propósito o misión específica. Ese propósito o misión puede ser muy amplia, o puede ser muy general, como la Gran Comisión, o puede ser muy específica.

Pero si el Rey es el que envía, siempre estará en línea con la construcción del verdadero Reino de Elohim. Siempre estará en línea con Su propósito original, que es hacer que una humanidad rebelde, rota y caída se someta a Su Hijo en amor.

Kefa Alef (1 Pedro) 5:6
6 Por lo tanto, humíllense bajo la poderosa mano de Elohim, para que Él los exalte a su debido tiempo.

Ese es el objetivo final aquí, así que todo lo que se haga debe estar en consonancia con el objetivo final de Elohim.

En nuestra porción de la Torá, que comienza en el capítulo 13 de Bamidbar (Números), Yahweh le dice a Moshé (Moisés) que envíe espías para espiar la tierra.

Bamidbar (Números) 13:1-2
1 Yahweh habló a Moisés, diciendo:
2 «Envía hombres a espiar la tierra de Canaán, que Yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres, enviarás un hombre, cada uno de ellos un jefe».

Es curioso, la palabra en hebreo es H8446, Tur. Así que, cuando vas a la tierra de Israel, y les dices cuál es tu propósito, dices «turismo». Ellos dicen: «¡Ajá!; ¡Ustedes están aquí para espiar la tierra; son Efraim!».

Así que, una vez más, lo que vamos a ver es a las Dos Casas en acción. Vamos a ver cómo Judá envía a Caleb, hijo de Yefuné (Jefone). Y vamos a ver que la tribu de Efraim envía a Oseas, hijo de Nun.

Bamidbar (Números) 13:6,8
6 de la tribu de Judá, Caleb, hijo de Yefuné.
8 de la tribu de Efraim, Oseas, hijo de Nun.

Y luego en el verso 16, vamos a ver cómo Moshé llamó a Hoshea el hijo de Nun con un nuevo nombre Yejoshúa, o en español, decimos Josué.

Bamidbar (Números) 13:16
16 Estos son los nombres de los hombres que Moisés envió a espiar la tierra. Y Moisés llamó a Hoshea, hijo de Nun, Josué.

Y si quieres saber cómo el nombre de Hoshea se convirtió en Yejoshúa y luego en Yeshúa, por favor revisa el estudio sobre «Los Nombres Apartados» en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno. También tenemos un video sobre el mismo tema.

Pero como explicamos en el estudio sobre Israel Nazareno, Caleb y Josué representan lo que se llama «Las dos casas de Israel». Y puedes leer todo sobre eso y por qué es tan importante en el estudio llamado Israel Nazareno.

Entonces, ¿qué sucede en la Parashá? Bien, el versículo 25 cuenta que al final de los cuarenta días, los espías regresan de espiar la tierra, de recorrerla, de hacer turismo.

Bamidbar (Números) 13:25
25 Y volvieron de espiar la tierra después de cuarenta días.

Y por supuesto, diez de los espías trajeron un mal informe, y se centraron en todo lo negativo; fueron muy pesimistas.

Bamidbar (Números) 13:28
28 Sin embargo, el pueblo que habita la tierra es fuerte; las ciudades están fortificadas y son muy grandes; además, vimos allí a los descendientes de Anac.

¿No parece que siempre hay un quejumbroso por aquí en alguna parte? Por lo tanto, tenían el enfoque equivocado. Se centraron en todo lo negativo y se olvidaron de Yahweh.

Pero entonces, en el versículo 30, Caleb salta y tranquiliza al pueblo ante Moshé. Dice que subamos de inmediato y tomemos la tierra porque somos capaces de vencerlos. Porque tenemos a Yahweh de nuestro lado. No tenemos nada que temer si Yahweh nos envía; si nuestro Elohim nos envía, sabemos que es el verdadero Elohim, podemos hacerlo.

Bamidbar (Números) 13:30
30 Entonces Caleb tranquilizó al pueblo ante Moshé y dijo: «Subamos de inmediato y tomemos posesión, pues somos capaces de vencerla».

Pero los diez espías dijeron que no, que no podíamos ir contra el pueblo, aunque Yahweh estuviera de nuestra parte.

Bamidbar (Números) 13:31
31 Pero los hombres que habían subido con él dijeron: «No podemos subir contra el pueblo, porque es más fuerte que nosotros».

A pesar de que Yahweh acaba de destrozar a Egipto y a pesar de que Yahweh acaba de juzgar a todos los dioses de Egipto. Y aunque Yahweh acaba de separar el mar Rojo para nosotros. Y aunque estamos recibiendo un milagro de maná diariamente. Y aunque tenemos la columna de fuego y la nube sobre el tabernáculo tanto de día como de noche. Hay todo tipo de cosas que suceden y que no podemos explicar de otra manera que no sea por medios sobrenaturales. El Monte Sinaí echa humo, Moshé se va durante cuarenta días, todo tipo de cosas, se producen milagros que desafían la explicación.

Y así, nuestros antepasados gritaron «no, no podemos subir porque son más fuertes que nosotros». Lo que esto está diciendo es que no hay una fe real en Yahweh.

Al igual que Efraim no muestra una verdadera fe en Yahweh, si no hacemos todo lo que Él dice que hagamos, no vamos a llegar a casa, ya que solo si hacemos todo lo que Él dice que hagamos, Él cuidará de nosotros.

Luego, en el capítulo 14, toda la congregación lanza un fuerte grito, y nuestros antepasados lloraron y lloraron toda la noche.

En el verso 4 vemos nuestras tendencias babilónicas. Una tendencia genética de caballo rojo comienza a trabajar ya que nuestros antepasados querían elegir, seleccionar o votar a su propio líder y luego volver a Egipto.

Bamidbar (Números) 14:4
4 Así que se dijeron unos a otros: «Seleccionemos un líder y volvamos a Egipto».

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre eso y la democracia? Y en una democracia, pensamos, ¿qué hay de malo en ello? Es el pueblo ejerciendo su derecho a elegir. Pero el problema es que bajo el reinado no tenemos derecho a elegir.

Devarim (Deuteronomio) 30:19
19 Hoy llamo al cielo y a la tierra como testigos contra ti, de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición; por tanto, elige la vida, para que vivas tú y tu descendencia.

Tenemos derecho a elegir a quién nos vamos a someter como nuestro Rey y si vamos a ser fieles o no, ya que de otra manera, el va a matarnos a todos por traición en la tribulación. Y esas son básicamente todas las opciones que tenemos.

Mattityahu (Mateo) 25:41
41 «Entonces dirá también a los de la izquierda: «Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles:

Pero deberíamos estar extasiados por ello. Deberíamos estar literalmente en éxtasis todo el tiempo porque Yahweh nos ha llamado a sufrir estas cosas por Él. Y para cumplir Sus órdenes y ser Sus servidores.

Tesaloniquim Alef (1 Tesalonicenses) 5:16-18
16 Alégrense siempre,
17 oren sin cesar,
18 en todo den gracias; porque esta es la voluntad de Elohim en Yeshúa para ustedes.

Debemos dar gracias por ello, en todas las cosas y en todo momento. Porque estamos llamados a ser Sus esclavos. Debemos alegrarnos porque Él tiene la victoria sobre nuestra carne. Y porque hemos muerto la misma muerte que murió Yeshua. Y somos resucitados en la misma resurrección en la que Yeshúa fue resucitado; ahora somos resucitados en Su Espíritu.

Romim (Romanos) 6:4
4 Por lo tanto, fuimos sepultados con Él mediante el bautismo en la muerte, para que así como el Mesías resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.

Sí, estamos llamados a desempeñar un papel de esclavos. Pero estamos llamados en el papel de una princesa esclava. ¿Qué hay de malo en ser una princesa esclava del Hijo del Rey del universo?

Hermanos y hermanas, sólo tenemos que humillarnos, aceptar humildemente la posición. ¿Entendemos lo que se nos da? Es como si alguien te diera una bandeja llena de oro, plata, diamantes y piedras preciosas, y nosotros dijéramos: «no lo queremos; es demasiado trabajo, tendremos que hacer cosas, tendremos inconvenientes, simplemente no nos gusta».

La humildad no nos resulta fácil, ni tampoco la confianza. No confiamos en Yahweh, no nos sometemos a Yahweh o de otra manera haríamos todo lo que dice Elohim.

Mattityahu (Mateo) 11:29
29 Tomad Mi yugo y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas.

Entonces, en el versículo 5, Moshé y Aharón caen sobre sus rostros porque el pueblo se está rebelando contra su Rey.

Bamidbar (Números) 14:5
5 Entonces Moisés y Aarón se postraron ante toda la asamblea de la congregación de los hijos de Israel.

Se rebelan contra el que los shaliaj y el que los envió.

Así pues, vemos a los líderes de las Dos Casas, Josué, hijo de Nun, símbolo de la tribu de Efraim. Caleb, hijo de Yefuné, símbolo de la casa de Judá. Se rasgaron las vestiduras; dijeron que no, que la tierra es muy buena. Si respondemos con confianza y Yahweh se deleita en nosotros, nos llevará a la tierra que prometió.

Bamidbar (Números) 14:8
8 Si Yahweh se complace en nosotros, nos traerá a esta tierra y nos la dará, ‘una tierra que mana leche y miel’.

Pero no te rebeles contra Yahweh. Porque eso es lo que fue, fue una rebelión contra el Rey que los shaliaj (envió).

Y por cierto, ya que estamos aquí, debemos mencionar que Josué fue el segundo en saltar. Se levantó de un salto cuando Caleb ya había saltado. Por eso la tierra fue prometida a Caleb, y por eso Judá fue llevado de vuelta a la tierra primero.

Hablamos de cómo se desarrolla el fin de los tiempos en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos.

Bien, en el versículo 11, Yahweh dijo a Moshé ¿hasta cuándo Me despreciará este pueblo? ¿Y hasta cuándo no creerán en Mí, a pesar de todas las miríadas y la multitud de signos que he hecho entre ellos?

Hasta ahora, nuestros antepasados han visto a Yahweh destrozar a Egipto, destrozar a sus dioses. Todo lo que Yahweh ha dicho se ha cumplido. Pero todavía no le creen. Estamos viendo los milagros diarios del maná, los milagros diarios de la columna y el fuego y la nube. Vemos Su mano; vemos que nuestros antepasados vieron Su protección.

Yeshayahu (Isaías) 59:12
12 Porque nuestras transgresiones se multiplican ante Ti, y nuestros pecados testifican contra nosotros; pues nuestras transgresiones están con nosotros, y en cuanto a nuestras iniquidades, las conocemos.

Pero nos rebelamos contra nuestro Rey; nos rebelamos contra Aquel que nos envió. Debido a que pasamos un año entero al pie del Monte Sinaí organizando y construyendo el tabernáculo, ahora aquí es un año después, Yahweh nos envía como una nación nupcial en una misión para Él. Pero no queremos hacerlo. Sólo queremos una tierra de leche y miel si es fácil.

No queremos diezmar; no queremos trabajar; no queremos ser voluntarios; no queremos hacer nada. Eso no hace feliz a Yahweh.

El versículo 37 nos dice que todos los hombres que dieron un mal informe murieron por la peste, porque se centraron en lo negativo. Siempre hay alguien que busca alguna razón para no hacer lo que la palabra de Yahweh dice que hagamos hoy.

Siempre hay alguna razón por la que no tenemos que hacerlo, o no podemos hacerlo, o lo que sea. Pero están buscando excusas. Buscan razones para salirse de lo que Yahweh dijo que hiciéramos en lugar de buscar maneras de mostrarle a Yahweh su amor haciendo lo que Yahweh espera que hagamos.

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si Me amas, guarda Mis mandamientos».

Pero eso es lo que Él nos da. Nos está dando la oportunidad de sobresalir. Y cuántos de nosotros, sabemos que somos llamados. Asumimos que somos elegidos porque somos llamados, aunque no hayamos elegido responder a Su llamado.

Yeshayahu (Isaías) 6:8
8 También oí la voz de Yahweh, que decía «¿A quién enviaré, y quién irá por Nosotros?»

Caleb, hijo de Yefuné, y también Josué, hijo de Nun, permanecieron vivos durante todo ese tiempo porque buscaron lo positivo, trajeron un buen informe; buscaron diligentemente lo que era bueno en lugar de centrarse en lo que era malo.

Así que, de nuevo, son los representantes de «Las dos casas de Israel», Efraim y Judá. Puedes leer todo esto en el estudio Israel Nazareno.

En el versículo 39, tenemos más traumas dramáticos entre nuestros antepasados. Moshé dijo estas palabras al pueblo, y nuestros antepasados se lamentaron mucho. Entonces, ¿qué hicimos?

Bamidbar (Números) 14:40
40 Se levantaron de madrugada y subieron a la cima del monte, diciendo: «¡Aquí estamos, y subiremos al lugar que Yahweh ha prometido, porque hemos pecado!»

Bueno, nos levantamos temprano por la mañana y subimos a las alturas de la colina. Dijimos «aquí estamos, elíjenos», ahora subiremos a la tierra que Yahweh ha prometido. Iremos al lugar que Yahweh ha prometido.

¿Y qué dice Moshé? Dice ¿Qué crees que estás haciendo? Yahweh no te ha enviado para que vayas a ninguna parte. Tu Rey no te shelajó. Bien, ustedes mismos se han shaliajim. (enviado) pero no va a funcionar; van a morir.

Bamidbar (Números) 14:41-42
41 Y Moisés dijo: «Ahora, ¿por qué transgredes el mandato de Yahweh? Porque esto no tendrá éxito.
42 No suban, para que no sean derrotados por sus enemigos, pues Yahweh no está entre ustedes.

Así que, por supuesto, los amalecitas y los cananeos que vivían en esa región montañosa bajaron, los derrotaron y los persiguieron hasta Horma.

Eso es lo que ocurre cuando decidimos enviarnos a nosotros mismos. Todos aquellos ministros independientes que no están construyendo el Reino unificado de Yeshúa basado en un solo fundamento de apóstoles y profetas, basado en el principio del ministerio quíntuple ¿Qué están haciendo?

En el contexto del fin de los tiempos, si estás construyendo tu propio pequeño ministerio, estás construyendo tu propio pequeño reino ministerial. ¿Qué haces en un contexto de fin de los tiempos? No podemos enviarnos a nosotros mismos.

Antes de pasar a nuestra porción profética de la Haftará, veamos primero algo especial aquí en el capítulo 15 de Bamidbar (o Números), a partir del versículo 37.

Yahweh dijo a Moshé que hablara a los hijos de Israel y al pueblo de Israel y les dijera que hicieran borlas (o tzitzit) en las esquinas de sus vestidos a lo largo de sus generaciones; eso significa que se aplica a la actualidad. Y pon un cordón azul en la borla de cada esquina. Y será una borla para que te acuerdes de poner en práctica todos los mandamientos de Yahweh, para que los cumplas, y no sigas tu propio corazón y tus propios ojos, según lo que te inclinas.

Bamidbar (Números) 15:37-39
37 De nuevo, Yahweh habló a Moisés, diciendo,
38: «Habla a los hijos de Israel: Diles que hagan borlas en las esquinas de sus vestidos durante todas sus generaciones y que pongan un hilo azul en las borlas de las esquinas.
39 Y tendrás la borla, para que la mires y te acuerdes de todos los mandamientos de Yahweh y los pongas en práctica, y para que no sigas la prostitución a la que se inclina tu propio corazón y tus propios ojos.

Y el punto aquí es que ya no debemos hacer lo que queremos. Porque somos Sus siervos, somos Sus esclavos, de buena gana. Y eso es ser un esclavo; ya no tenemos derechos sobre nosotros mismos. Ya no tenemos derechos legales. Ya no tenemos libre albedrío. Porque no somos libres, somos esclavos.

Por lo tanto, no podemos ejercer nuestro libre albedrío. Y eso es lo que es esta pequeña borla azul. Exactamente un recordatorio de que no podemos hacer nuestra propia voluntad. No podemos seguir nuestro propio corazón, nuestros propios ojos y nuestros propios deseos; no podemos mandarnos a nosotros mismos.

Ahora, en una democracia, podríamos enviarnos a donde quisiéramos. No hay ningún problema. Podemos empezar un ministerio. Basta con tener una Biblia y una cámara y podemos ser un ministerio.

No estamos construyendo el Reino unificado de Yeshúa, por lo que no funciona realmente para los propósitos finales de Yahweh. Pero podemos hacer lo que queramos porque estamos en una democracia. Pero no bajo el reinado, porque bajo el reinado, todos somos simples soldados. Somos parte de los ejércitos de nuestro Elohim de guerra.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 2:3
3 Por lo tanto, debes soportar las dificultades como un buen soldado de Yeshúa el Mesías.

Y eso es lo que dice esta borla azul, es que ya no somos la ramera según nuestros propios ojos y nuestros propios deseos.

Si quieres entender esto con más detalle en el estudio llamado El Calendario de la Torá, cerca del final del libro, tenemos un capítulo llamado «Acerca del Servicio». Y el punto del capítulo es la forma en que Elohim ve las cosas.

Lo que sea a lo que prestemos atención, eso es lo que estamos sirviendo. Así que, eso es lo que consideramos digno de nuestro tiempo; eso es lo que consideramos digno de nuestra atención. Así que eso es efectivamente lo que adoramos. Y esto es muy profundo; es un principio muy simple.

Por lo que, debemos preguntarnos seriamente ¿En que gastamos nuestro nuestro tiempo? ¿En qué gastamos nuestro dinero? ¿A qué le estamos prestando atención?

En el lenguaje de las Escrituras, aquello a lo que prestamos atención es efectivamente lo que adoramos.

Mattityahu (Mateo) 6:21
21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Si adoramos una cruz, puede que no nos demos cuenta de que es el signo del demonio Tammuz. Por lo tanto, si estamos mirando una cruz y tratando de pensar en Yeshúa o Jesús, según sea el caso, eso es idolatría que es no hacer las cosas que Elohim dice que se hagan; eso es no guardar el segundo mandamiento.

Shemot (Éxodo) 20:4
4 «No te harás ninguna imagen tallada, ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

Por lo tanto, si hacemos las cosas que Elohim dice que hagamos, entonces, y sólo entonces, en el lenguaje de la Biblia, Yahweh considera que le consideramos digno de decirnos lo que tenemos que hacer.

Alguien que es digno de decirnos lo que tenemos que hacer, lo valoramos porque lo consideramos digno de darle nuestra atención. Pero si no hacemos lo que Yahweh dice que hagamos. Si no escuchamos Su voz, y no leemos Su palabra y hacemos todo lo que Él ha ordenado de la manera que Él nos dice que lo hagamos, entonces, en el pensamiento de Yahweh, no lo consideramos digno de ser nuestro Elohim.

Shemuel Alef (1 Samuel) 15:22
22 Entonces Samuel dijo: «¿Acaso Yahweh se complace tanto en los holocaustos y sacrificios como en obedecer la voz de Yahweh? He aquí que obedecer es mejor que el sacrificio, y prestar atención que la grasa de los carneros.

Así que, no importa lo que podamos pensar, no importa lo que podamos decir. No considera que le estemos adorando porque no le consideramos digno de ser el que establezca todo lo que hacemos como nación unificada a nivel mundial.

Y ese es también efectivamente el caso de los tzitzit rabínicos: no obedecen a la Torá. Obedecen a sus propias tradiciones y enseñanzas. Y es que los rabinos nos dicen que coloreemos nuestro tzitzit de azul con la glándula mucosa del caracol marino Murex Trunculus.

Hay todo tipo de estudios en Internet. Si se mata un caracol de mar, un Murex Trunculus, a determinadas horas del día, se puede extraer el colorante de la glándula. Y hace que el tinte de la glándula mucosa sea púrpura o azul o, a veces, incluso rojo. Pero estás coloreando tu tzitzit con mocos de caracol de mar. Y no sólo eso, es un animal impuro.

Vayiqra o Levítico capítulo 11 y versículo 10, nos dice que debemos abominar el cadáver de cualquier cosa que viva en el agua y que no tenga aletas ni escamas, como un caracol de mar. Y su caracol marino Murex Trunculus no tiene aletas ni escamas. Por lo tanto, según Yahweh, se supone que debemos abominar el caracol marino Murex Trunculus, no empapar nuestro tzitzit en sus mocos o babas.

Vayiqra (Levítico) 11:10
10 Pero todo lo que está en los mares o en los ríos que no tiene aletas ni escamas, todo lo que se mueve en el agua o todo ser viviente que está en el agua, te es abominación.

Ahora llegamos a nuestra porción profética de la Haftará. Llegamos a Josué o Yejoshúa capítulo 2; vemos lo mismo, vemos un shaliajim. Vemos a Josué enviando espías en una misión.

Yejoshúa (Josué) 2:1
1 Josué, hijo de Nun, envió a dos hombres desde la Arboleda de Acacia para que espiaran en secreto, diciendo: «Vayan a ver la tierra, especialmente Jericó». Entonces, fueron y llegaron a la casa de una ramera llamada Rahab y se alojaron allí.

Pero lo que tenemos que notar aquí es la razón por la que siempre se envía a alguien; siempre es para construir el Reino de Yahweh. Siempre es para promover Su mayor propósito general, que es traer la tierra en sujeción a Su Hijo, y entonces Elohim será todo en todo.

Siempre es por eso que cualquiera es verdaderamente enviado. Es para ayudar a promover la causa de Yahweh y construir el Reino unificado de Yeshúa en esta época.

Nótese que los espías no fueron enviados por si mismos. Fueron enviados por el que está puesto en la autoridad para que sea una operación unificada. Puede ser una operación, un solo cuerpo.

Qorintim Alef (1 Corintios) 12:12
12 Porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, pero todos los miembros de ese único cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también es el Mesías.

No un montón de mesiánicos independientes corriendo por ahí, un ministro aquí, un ministro allá, aquí un ministro, allá otro ministro, en todas partes un rabino. No es así en las Escrituras.

Ahora vayamos a nuestra porción del Brit Jadashá (o Pacto Renovado), y vemos a Yeshúa enviando a Sus shaliajim (o Sus apóstoles). Y es literalmente el acto de enviarlo en una misión para Yeshúa, lo que los convierte en shaliajim. No hay ninguna otra cualificación para un shaliajim (o apóstol). No se trata de un montón de apóstoles independientes, un montón de apóstoles pícaros, y un montón de ministros pícaros haciendo su propia voluntad por ahí.

Mattityahu (Mateo) 10:5
5 A estos doce, Yeshúa los envió y les ordenó, diciendo «No vayáis por el camino de los gentiles, ni entréis en ciudades de samaritanos.

Echemos un vistazo a dónde estamos, amigos, hermanos y hermanas. Estamos en el fin de los tiempos. Si alguna vez hubo un momento para hacer el programa de Yeshúa, este es el momento. Y Él tiene un programa. Hablamos de ello en un estudio sobre El Gobierno de la Torá y también en El Orden de Hechos 15.

Pero fíjate que aquí, la forma en que va, es que tu Rey o Su delegado es el que te shelaj (o envía). Y ahora eres un shaliaj porque Él es el que te envía; el Espíritu nos envía; lo veremos dentro de un rato.

Mattityahu (Mateo) 10:16
16 «He aquí que os envío como ovejas en medio de lobos. Por lo tanto, sed sabios como serpientes y sencillos como palomas.

También hay diferentes tipos de shaliajim. En primer lugar, tenemos los tipos de shaliaj eclesiásticos (o ministeriales) en los que todo el mundo piensa. También tienes otro tipo de shelaj, en la antigüedad, también tenías mensajeros o corredores que también eran enviados. Pues bien, ese acto de enviarlos los convierte en shelaj, estén o no ungidos para enseñar o sean simplemente un corredor.

Ahora, si quieres saber más, tenemos un estudio sobre eso en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Tres  llamado «Junia: ¿Mujer apóstol o mensajera?» y ahí se explican los diferentes tipos de shaliajim o diferentes tipos de enviados.

Pero el punto que debemos obtener de todo esto es que el servicio de Yahweh no es una democracia. Es una realeza; es efectivamente una dictadura benévola. El Rey refugia a sus shaliajim para que cumplan Sus órdenes o nombra a alguien para que envíe a otro.

Pero hay un orden en ello; hay un orden unificado en ello. Eso falta en el mundo mesiánico o el movimiento de los efraimitas, de los mesiánicos independientes. No entienden que el mensaje de esto es que un shaliaj es sólo un soldado; eso es todo lo que es.

El trabajo de un shaliaj es escuchar al Espíritu de Yeshúa. Y luego hacer diligentemente lo que se le dice, incluyendo todo lo que se dijo antes por el Espíritu.

Porque somos responsables de todo lo que hay en la Escritura, no sólo de partes de ella. No sólo una parte conveniente, amplia y fácil de caminar. Ya sabes que tenemos que hacer con fe lo que Elohim nos dice que hagamos, y luego tenemos que confiar en que Elohim nos va a librar.

Ivrim (Hebreos) 11:1
1 Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

De eso hablan las Escrituras, así que ¿lo estamos haciendo? ¿O estamos aprendiendo lo que deberíamos hacer? Es una pregunta para que cada uno de nosotros le pida al Padre Yahweh en oración, que por favor nos muestre la verdad, que nos muestre si estamos o no en la fe.

Así que, ahora llegamos al capítulo 13 de los Hechos o Ma’asei 13, y vamos a ver todos estos elementos en juego en sólo unos pocos versos aquí.

En primer lugar, tuvimos la asamblea que estaba en Antioquía, que está en la actual Turquía. Y había ciertos profetas y maestros, uno de ellos era Bar Naba (o Bernabé); también teníamos a Shimón llamado Níger o Negro (probablemente porque era de ascendencia africana o hamita), y teníamos algunos otros.

Y mientras estaban ministrando a Yahweh y ayunando, el Espíritu Apartado, que es el que tenemos que escuchar (es el Espíritu Apartado el que dirige) dijo ahora separa o aparta para mí a Bar Naba y Shaúl para la obra a la que los he llamado.

Después de ayunar y orar, les impusieron las manos y los despidieron. Así que es ese mismo acto de ser enviado en una misión, en su tarea, lo que hace a un shaliaj. Elohim te envía; el Espíritu te envía.

No se decide simplemente: «Tengo una Biblia y una cámara, y ahora estoy en el ministerio». Eso es lo que se llama mandarse a sí mismo, y no termina bien.

Y la próxima semana, vamos a ver que casi no importa a quién enviara nuestro Elohim, nuestros antepasados siempre los rechazaban, a favor de hacer sus propios deseos y llamándolo la voluntad de Elohim.

Marqaus (Marcos) 12:5-7
5 Volvió a enviar a otro, al que mataron, y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros.
6 Por eso, teniendo todavía un hijo, su amado, lo envió también al último, diciendo: «Respetarán a mi hijo».
7 Pero los viñadores dijeron entre sí: ‘Este es el heredero. Venid, matémoslo, y la herencia será nuestra’.

Así que, hermanos y hermanas, los que somos de la fe. Te llamas a ti mismo mesiánico, independiente, efraimita, o como sea que te llames. ¿Estamos todos obedeciendo la palabra de Yeshúa? ¿Obedecemos la palabra de Yahweh? ¿O estamos haciendo lo nuestro? ¿Acaso nos limitamos a aprender sobre Yeshúa y lo llamamos culto a Yeshúa? En realidad, no estamos haciendo todo lo que Él dice que hay que hacer, sino que estamos inventando nuestra propia versión que nos parece más agradable.

Si estamos dispuestos a recibirlo, eso es lo que la gran mayoría de los efraimitas y mesiánicos están haciendo que es rechazar efectivamente lo que Yeshúa dice que hay que hacer en favor de crear su propio camino más amplio y fácil que no se parece a la fe del primer siglo.

Por favor, únete a nosotros para orar por ellos. Para que despierten antes de que sea demasiado tarde, ya que estamos entrando en el fin de los tiempos.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give