Chapter 3:

Parashá Beha’alotja 2022: Aumentar la Humildad, ¡Aumentar la Fe!

¡Mira Aquí: Parashá Beha’alotja 2022!

Números 8:1-12:15; Zacarías 2-4; Lucas 17-18

El término «Beha’alotja» es el hebreo para cuando «das un paso adelante».

Pero ese es el problema porque la Parashá Beha’alotja es cuando Yahweh llamó a nuestros antepasados a dar un paso adelante, pero no lo hicieron.

No si se requiere trabajo y no si se requiere dedicación o fe. Y la falta de fe de nuestros antepasados les costó todo, y les costó mucho a sus hijos.

Por lo tanto, únete a nosotros en esta Parashá mientras aprendemos de los errores de nuestros antepasados para que podamos evitar recibir los mismos castigos.

Para servir a Yahweh, nuestro Elohim, necesitamos una buena actitud; es esa actitud de gratitud la que marca la diferencia. Pero cuando decimos que necesitamos una buena actitud, lo que estamos diciendo es que necesitamos un buen espíritu, porque eso es lo que son los espíritus, en términos modernos, son actitudes.

Romim (Romanos) 12:11
11 sin demorarse en la diligencia, fervientes de espíritu, sirviendo a Yahweh;

Y la razón por la que Yahweh quiere que sepamos qué actitudes tenemos es porque Yahweh quiere que veamos de qué estamos hechos.

Tehillim (Salmo) 7:9
9 Que se acabe la maldad de los malvados, pero que se establezca a los justos, porque el justo Elohim prueba los corazones y las mentes.

Quiere que veamos de qué estamos hechos. Él ya lo sabe, pero quiere que lo sepamos.

Así que, podemos arrepentirnos y mejorar nuestro carácter. Y entonces, cuando nos arrepentimos de las cosas que son impropias de Él, entonces podemos acercarnos a Él. Cuando quitamos la escoria y nos volvemos más puros, ahora podemos acercarnos a Él.

Ma’asei (Hechos) 3:19
19 Arrepiéntanse, pues, y conviértanse, para que sus pecados sean borrados, cuando vengan los tiempos de refrigerio de la presencia de Yahweh.

Pero el problema es que a nuestros antepasados no les gustaba eso.

Bamidbar (Números) 11:1
1 Cuando el pueblo se quejaba, esto disgustaba a Yahweh porque Yahweh lo oía, y Su ira se encendía. Y el fuego de Yahweh ardió entre ellos, y consumió a algunos en las afueras del campamento.

Nuestros antepasados querían servirle, y querían ser apartados para Él. Pero también querían participar en el mundo, y eso es efectivamente una doble mentalidad. Eso es saltar entre dos opiniones.

Yaakov (Santiago) 1:8
8 es un hombre de doble ánimo, inestable en todos sus aspectos.

En Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Seis tenemos un estudio sobre «El Doble Ánimo y la Esquizofrenia». Porque eso es básicamente lo que es la esquizofrenia, la doble mentalidad o doble ánimo, en términos bíblicos.

Y la doble mentalidad es cuando queremos ser apartados para Yahweh, pero no queremos realmente dejar el mundo. En realidad, no queremos hacer las cosas de Yahweh; sólo queremos ser apartados.

Melajim Alef (1 Reyes) 18:21
21 Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: «¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si Yahweh es Elohim, seguidlo; pero si es Baal, seguidlo». Pero el pueblo no le respondió ni una palabra.

Es como la gente que quiere ser levantador de pesas, pero no quiere levantar ninguna pesa.

Sabes, nuestros antepasados querían servir a dos amos; querían servir al mundo, o básicamente a Satanás. Pero también querían servir a Yahweh y ser apartados al mismo tiempo.

Mattityahu (Mateo) 6:24
24 Nadie puede servir a dos señores, pues o bien odiará a uno y amará al otro, o bien será fiel a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Elohim y a las riquezas [Mammón].

Eso no puede funcionar porque Ya’akov (Santiago) nos dice que las cosas de Yahweh y las cosas del mundo son diametralmente opuestas.

Ya’akov (Santiago) 4:4
4 ¡Adúlteros y adúlteras! ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Elohim? Por lo tanto, quien quiera ser amigo del mundo se hace enemigo de Elohim.

Así que, básicamente, tenemos que elegir entre Elohim y el mundo. Y es que Yahweh es un conquistador militar, y envió a su Hijo a conquistar la Tierra a través del amor, la paciencia y el compromiso.

Shemot (Éxodo) 15:3
3 Yahweh es un hombre de guerra; Yahweh es Su nombre.

Si no elegimos sólidamente el campo de Yahweh y le ayudamos a construir el Reino de Su Hijo con todo lo que tenemos, entonces ¿por qué debería estar complacido con nosotros?

Yojanán (Juan) 12:26
26 Si alguno Me sirve, que Me siga; y donde Yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguien Me sirve, Mi Padre lo honrará.

En la Parashá Beha’alotja, se suponía que nuestros antepasados habían dado un paso al frente a sus juegos, y se suponía que habían dado un paso al frente a sus actitudes.

Se suponía que habían cambiado sus actitudes infantiles y egoístas de «cuídame, sírveme, hazlo todo por mí».

Mattityahu (Mateo) 5:48
48 Por eso seréis perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Cuando tienes una actitud espiritual adulta y responsable, te responsabilizas de la relación. Y dices “Sabes qué, estoy en una relación; esto es importante para mí”.

Padre, Tú me importas. Tu hijo me importa. Tú eres Mi Rey, y Tú eres Mi suegro. Tú eres el Jefe de la casa, así que si algo es importante para Ti, es importante para mí.

Por lo tanto, no voy a sentarme aquí y tomar todo de Ti. No voy a dejar que Tú lo hagas todo por Mí. Entonces, ¿qué puedo hacer para ayudarte?

No preguntes lo que tu Elohim puede hacer por ti. ¡Pregunta qué puedes hacer tú por Elohim!

Shemuel Alef (1 Samuel) 3:10
10 Entonces Yahweh vino y se puso de pie y llamó como otras veces: «¡Samuel! Samuel!» Y Samuel respondió: «Habla, que tu siervo escucha».

Entonces, ¿qué puedo hacer para ayudar a Mi Marido? Se supone que soy una ayudante, tal vez debería ayudar a Mi marido. ¿Para qué necesita ayuda?

Bueno, ¿para qué dice que necesita ayuda? Tenemos Mateo 28 y la Gran Comisión, el ministerio quíntuple.

Matityaju (Mateo) 28:19-20
19 Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolas en Mi nombre,
20 enseñándoles a observar todas las cosas que Yo les he mandado; y he aquí, estoy con ustedes siempre, hasta el final de los tiempos. Amén.

Y esto es lo que debían hacer también nuestros antepasados. Debían buscar las cosas de Yahweh. Porque si realmente se ama a alguien con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, ¿no deberíamos hacer algo por Él?

Devarim (Deuteronomio) 6:5
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Pero en lugar de levantar la vista y buscar el rostro de Yahweh, nuestros antepasados acabaron suspirando por las cosas del mundo y lloriqueando por las cosas de Egipto.

Bamidbar (Números) 11:4
4 Ahora bien, la multitud mixta que estaba entre ellos cedió a un intenso anhelo, por lo que también los hijos de Israel volvieron a llorar y dijeron «¿Quién nos dará de comer?

¿Somos diferentes? Así que aquí estamos en Egipto. Somos la cárcel; somos la novia; se supone que debemos distinguirnos como nación nupcial. Yahweh nos sacó de la casa de Satanás en Egipto. Y aquí estamos lloriqueando y quejándonos.

«¡No tenemos nuestras comodidades del primer mundo!» y «¡Oh! Ahora queremos volver a Egipto; queremos volver a la casa de Satanás». «¡Oh!»

Oh sí, ya sabes que Yahweh monta una operación de rescate para venir a salvarnos de la esclavitud a costa de la vida de Su Hijo.

Yojanán (Juan) 3:16
16 Porque tanto amó Elohim al mundo que dio a Su Hijo unigénito, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Y aquí estamos, echando de menos nuestras antiguas vidas en el mundo.

Ma’asei (Hechos) 7:39
39 a quien nuestros padres no quisieron obedecer, sino que rechazaron. Y en sus corazones se volvieron a Egipto,

Echamos de menos nuestras antiguas vidas en la casa de Satanás. Y no podemos entender por qué Yahweh es infeliz. ¿De verdad?

Así que, estos son nuestros antepasados. ¿También somos nosotros?

«¡Oh! Las Escrituras nos dicen que nos organicemos».

«¡Oh! La Escritura nos dice que debemos diezmar».

«¡Oh! La Escritura nos dice que apoyemos el trabajo de nuestro Esposo».

Y sabes que la gente no dice estas cosas en voz alta. Pero cuando echas un vistazo a lo que la gente hace en realidad. Es como cuando la Escritura dice que estos son los que dicen en sus corazones: no necesito devolver nada a Yahweh. Sólo voy a sentarme aquí y recibir. Después de todo, es mejor recibir que dar, ¿no?

Pero cuando somos así, como lo fueron nuestros antepasados, ¿nos damos cuenta de que efectivamente le estamos diciendo a Yahweh que no nos importa? En efecto, le decimos a Yahweh, sí, sabemos lo que quieres. Pero valoramos más las cosas del mundo que las cosas Tuyas y de Tu Hijo. ¿Nunca nos hemos parado a pensar en cómo debe sentirse Yahweh?

Efesim (Efesios) 4:30
30 Y no contristéis al Espíritu Apartado de Elohim, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

¿Y bien? Y si no nos detenemos a pensar en lo que siente Yahweh, entonces ¿para qué queremos estar casados con Su Hijo?

Así que, poniéndose al día con la historia. Nuestros antepasados han numerado ahora sus ejércitos físicos, y ahora también han numerado su Ejército espiritual, que es el orden levítico, en ese punto. Y así, ahora nuestros antepasados se dirigen a la guerra y comienzan a quejarse de inmediato.

La gran queja de nuestros antepasados es que echan de menos las comodidades de Egipto. Tienen quejas del primer mundo.

«¡Oh! El inconveniente».

«¡Oh! Elijamos un nuevo líder y volvamos a la casa de Satanás; ¡Oh!»

¡El Padre no lo quiera! ¿Porque no entendemos que cuando hacemos eso, Elohim lo toma como una traición?

Bamidbar (Números) 11:1
1 Y cuando el pueblo se quejó, eso disgustó a Yahweh; porque Yahweh lo oyó, y se encendió Su ira. Y el fuego de Yahweh ardió entre ellos, y consumió a algunos en las afueras del campamento.

Ya sabes, o nos ponemos sólidamente del lado de Yahweh en Su equipo, y estamos luchando en Su guerra. O la forma en que Él ve las cosas; somos efectivamente traidores. Estamos efectivamente en contra de Él, y ese no es un buen lugar para estar.

Luqa (Lucas) 11:23
23 El que no está conmigo está contra Mí, y el que no reúne conmigo desparrama.

En la historia de Bamidbar (Números) capítulo 8, los levitas se presentan ahora a Yahweh.

Bamidbar (Números) 8:6
6 Toma a los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos ceremonialmente.

Eso significa que ahora son Suyos; ahora son Sus siervos; ahora son Sus esclavos. Ya no tienen derechos sobre sí mismos como humanos. Eso es ser un siervo; ya no tenemos derechos sobre nosotros mismos.

Por eso, si alguien se une al sacerdocio de Yeshúa, también tenemos que pensar en nosotros mismos como esclavos. Ya no tenemos derechos sobre nosotros mismos. Ya no tenemos derechos sobre nuestro tiempo.

Qorintim Alef (1 Corintios) 7:22
22 Porque el que es llamado en Yahweh mientras es esclavo, es liberto de Yahweh. Asimismo, el que es llamado siendo libre es esclavo del Mesías.

Ahora, debemos escuchar la pequeña y tranquila voz que habla una palabra en nuestros oídos. Tanto si vamos a la derecha como si vamos a la izquierda. Se supone que debemos obedecer la voz de Yahweh. Eso es ser Su siervo.

El capítulo 9 es ahora el primer mes del segundo año después de que Yahweh llamara a nuestros antepasados a salir de Egipto.

Bamidbar (Números) 9:1-3
1 Yahweh habló a Moshé en el desierto del Sinaí, en el primer mes del segundo año después de que salieron de la tierra de Egipto, diciendo
2 «Que los hijos de Israel celebren Pésaj en el tiempo señalado.
3 El día catorce de este mes, al anochecer, lo celebrarás a su hora. De acuerdo con todos sus ritos y ceremonias, lo guardarás».

Yahweh nos da reglas para el segundo Pésaj. Hablamos de las reglas del segundo Pésaj en El Calendario de la Torá, en el capítulo sobre «Pésaj y Panes sin Levadura».

En el versículo 15, la calma del fuego y la nube siempre ha estado ahí desde que nuestros antepasados salieron de Egipto. Durante el día, el fuego y la nube cubrían el tabernáculo, y por la noche aparecía el fuego.

Bamidbar (Números) 9:15-16
15 El día en que se levantó el tabernáculo, la nube cubrió el tabernáculo, la tienda del Testimonio; desde la tarde hasta la mañana estaba sobre el tabernáculo como si fuera fuego.
16 Así era siempre: la nube la cubría de día, y la apariencia de fuego de noche.

El caso es que cada vez que la nube se retiraba de encima del tabernáculo, después de eso, nuestros antepasados seguían su camino. Y dondequiera que la nube fuera allí es donde irían. Allí donde la nube se asentaba, era donde nuestros antepasados montaban sus tiendas. ¿Podemos entender las implicaciones espirituales de esto?

Bamidbar (Números) 9:17-18
17 Cada vez que la nube se levantaba de encima del tabernáculo, los hijos de Israel se ponían en camino; y en el lugar donde se posaba la nube, allí acampaban los hijos de Israel.
18 A la orden de Yahweh los hijos de Israel viajaban, y a la orden de Yahweh acampaban; mientras la nube permanecía sobre el tabernáculo ellos permanecían acampados.

En el verso 22 dice que ya sean dos días, un mes o un año, dondequiera que la columna de fuego y la nube iba, allí es donde nuestros antepasados iban.

Bamidbar (Números) 9:22
22 Ya sea que la nube permaneciera dos días, un mes o un año sobre el tabernáculo, los hijos de Israel permanecerían acampados y no viajaban; pero cuando se levantaba, viajaban.

Y eso es efectivamente lo mismo que debemos hacer en nuestros paseos diarios. Se supone que debemos someternos al Espíritu en todas las cosas y dejar que el Espíritu nos conduzca y guíe en todas las cosas.

Y se supone que oímos una palabra en nuestro oído interno que nos dice que éste es el camino; caminemos por él siempre que nos volvamos a la derecha o siempre que nos volvamos a la izquierda

Yeshayahu (Isaías) 30:21
21 Tus oídos escucharán una palabra detrás de ti, diciendo: «Este es el camino, camina por él», cada vez que te gires a la derecha o cada vez que te gires a la izquierda.

Entonces, ¿tenemos esa relación con el Espíritu? Si no lo tenemos, tenemos que orar por ello. Tenemos que pedir, buscar y llamar hasta conseguirlo. Eso es muy importante.

Luqa (Lucas) 11:10
10 Porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y al que llama se le abre.

En el capítulo 10, vemos las trompetas de plata. Cuando se toca una de las trompetas de plata, los líderes deben reunirse en el Tabernáculo.

Bamidbar (Números) 10:4
4 Pero si soplan sólo uno, entonces los líderes, los jefes de las divisiones de Israel, se reunirán contigo.

Cuando se tocan las dos trompetas, toda la congregación se reúne en el tabernáculo.

Bamidbar (Números) 10:3
3 Cuando toquen ambos, toda la congregación se reunirá ante ti a la puerta del tabernáculo de reunión.

Así que, en otras palabras, el mensaje aquí es que debía responder como una nación. Hay una forma ordenada y organizada de ser para Su pueblo; no es sólo una masa de individuos.

Versículo 8, fíjate que esto es una ordenanza para nosotros para siempre, a través de nuestras generaciones.

Bamidbar (Números) 10:8
8 Los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y esto os servirá de ordenanza para siempre por vuestras generaciones.

Lo que esto significa es que se supone que seguimos organizándonos como nación hasta el día de hoy.

Ahora bien, si eres mesiánico o si eres un efraimita independiente y desorganizado, ¿qué vas a hacer si no crees en la organización? ¿Cómo vas a tener a todos los líderes reunidos en el Tabernáculo?

Luego, en Bamidbar (Números) capítulo diez y versículo once, sucedió en el vigésimo día del segundo mes del segundo año que la nube se levantó de encima del Tabernáculo del testimonio.

Luego, en el versículo 12, nuestros antepasados partieron del desierto del Sinaí y terminaron en el desierto de Parán. Y las cosas van de mal en peor. Así pues, ahora se pusieron en marcha por primera vez según el mandato de Yahweh de la mano de Moshé.

Se dirigen hacia la guerra. Ahora hay dos líderes clave que debemos conocer aquí. Para aquellos que son nuevos, vamos a referirnos brevemente al estudio Israel Nazareno. También tenemos otros videos sobre el misterio de Las Dos Casas.

Pero en el versículo 14, nos dice que el campamento de los hijos de Judá debía partir primero.

Bamidbar (Números) 10:14
14 El estandarte del campamento de los hijos de Judá salió primero según sus ejércitos; al frente de su ejército estaba Naasón, hijo de Aminadab.

Por lo tanto, necesitamos saber aquí sobre el misterio de las dos casas ya que la tribu de Judá era la tribu principal de las tres tribus del sur de lo que se llama la Casa de Judá. La Casa de Judá se denominó posteriormente Reino de Judá del Sur.

Muchos cristianos no lo saben, pero la nación de Israel se dividió después de los reinados de los reyes David y Salomón. Y ahora hay dos reinos después de eso.

Hay mucho que podríamos decir aquí, y vamos a referirnos al estudio llamado “Las Dos Casas de Israel” que se encuentra en el libro Israel Nazareno.

Pero los descendientes de los judíos de antaño son los judíos de hoy. Ahora alguien mencionará a los jázaros. Y todo eso es cierto, pero no cambia el hecho de que los jázaros también pueden injertarse en la nación de Israel. Rut era una moabita.

No necesitas a Yeshúa para injertarte en la nación de Israel. No cambió con Yeshúa. Esto no es nuevo con Yeshúa, ya que se remonta, incluso, hasta Rahab. La gente siempre ha podido injertarse en la nación de Israel.

Gálatas 3:29
29 Y si sois del Mesías, entonces sois descendientes de Abraham y herederos según la promesa.

Y luego, en el versículo 22, vemos que los hijos de Efraim se ponen en marcha según sus ejércitos. Ahora Efraim era el séptimo en la línea de marcha.

Bamidbar (Números) 10:22
22 El estandarte del campamento de los hijos de Efraim partió según sus ejércitos; al frente de su ejército estaba Elisama, hijo de Ammihud.

Y ya hablaremos en otro momento de lo que significa que Judá fuera el primero y Efraim el séptimo.

Pero como vemos en el estudio Israel Nazareno, la tribu de Efraim era la tribu principal de las diez tribus del norte. Lo que más tarde se llamó la Casa Norte de Israel. También llamada la Casa del Norte de Efraim. Más tarde se llamó el Reino del Norte de Efraim.

Y el punto es que Efraim es la tribu principal de lo que luego fueron las diez tribus perdidas de la casa del Norte de Israel. Y eso es lo que Yeshúa dijo que vino a buscar en Su primer viaje, ahora a veces también llamado la Casa de José.

Mattityahu (Mateo) 15:24
24 Pero Él respondió y dijo: «No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel».

Pero en Bamidbar (Números) capítulo 11, vemos que las cosas van de mal en peor. Nuestros antepasados partieron a la guerra, como un ejército, pero en este capítulo nuestros antepasados comenzaron a quejarse.

Bamidbar (Números) 11:5
5 Recordamos el pescado que comíamos libremente en Egipto, los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;

Y eso disgustó a Yahweh. ¿Por qué? Porque, ¿qué están haciendo? Les falta Egipto.

«¡Oh! ¡Qué inconveniente!

«¡Oh! ¡Queremos volver a Egipto ahora! ¡Oh!»

Pues bien, también hay que conocer lo que se llama la multitud mixta. De nuevo, esto no se enseña mucho en la cristiandad así que volvamos a Shemot (o Éxodo) capítulo 12 y versículo 38.

Shemote (Éxodo) 12:38
38 También subió con ellos una multitud mixta, con rebaños y manadas, una gran cantidad de ganado.

Alrededor del tiempo del primer Éxodo, vimos que una multitud mixta subió también con nuestros antepasados. Y rebaños y manadas una gran cantidad de ganado. Y estas son personas con un compromiso parcial con la nación de Israel. Quieren obtener algo, pero no necesariamente quieren dar nada a cambio. ¿Te resulta familiar?

Ahora, en el versículo 4, esta misma multitud mixta que subió de Egipto con nuestros antepasados cedió a su intenso deseo de comer carne.

Bamidbar (Números) 11:4
4 Y la multitud mixta que estaba en medio de ellos cayó en la lujuria; y los hijos de Israel también volvieron a llorar, y dijeron: ¿Quién nos dará carne para comer?

«¡Oh, danos pescado y pepinos!»

(¡Suena delicioso!)

«¡Oh, danos cebollas, melones, puerros y ajos!»

(¡Mmmm, qué buena combinación!)

Finalmente, Moshé tuvo suficiente y clama Yahweh.

Bamidbar (Números) 11:11
11 Entonces Moisés dijo a Yahweh: «¿Por qué has afligido a Tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia ante Tus ojos, si has hecho recaer sobre mí la carga de toda esta gente?

Y en la compasión Yahweh dice que va a tomar algo del Espíritu que está en Moshé y lo va a poner en setenta de los Ancianos de Israel.

Bamidbar (Números) 11:17
17 Entonces bajaré y hablaré contigo allí. Tomaré del Espíritu que está sobre ti y lo pondré sobre ellos; y ellos llevarán la carga del pueblo contigo, para que no la lleves tú solo.

Y aquí es donde obtenemos el concepto de los setenta miembros o más miembros del Beit Din Gadol, el consejo. El paralelo babilónico a eso sería algo como la Asamblea General de la ONU o algo que no está centrado en Yahweh ni en Yeshúa.

Pero fíjate en lo que está pasando aquí, ¿vale? Esto es lo que estamos hablando cada semana, nuestros antepasados, en lugar de alegrarse de que son llamados a ser la nación nupcial de Yahweh, para empezar a apartarse para Su hijo. ¿Qué hacen? Empiezan a quejarse.

Quieren carne física Tienen un antojo. Ya hemos hablado de esto. Tienen un antojo de comer carne física en lugar de disfrutar de la buena carne espiritual de ser la novia prevista por Yahweh para Su Hijo.

Entonces, ¿qué pasa? Reciben codornices durante todo un mes.

Bamidbar (Números) 11:19-20
19 «No comerás ni un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días,
20 sino durante todo un mes, hasta que salga de vuestras narices y os resulte repugnante, porque habéis despreciado a Yahweh, que está en medio de vosotros, y habéis llorado ante Él, diciendo: «¿Por qué hemos subido de Egipto?»»

Así que, el problema es que la carne está sin refrigeración, por lo que, lo comienzan a escupir, le comienza a dar arcadas hasta que el vómito sale de sus fosas nasales. O, por otro lado, ¿no te artarías de comer lo mismo día tras día? La codorniz es deliciosa; es como el faisán, pero si comes lo mismo durante todo un mes. ¿No te dan ganas de vomitar?

Esto es lo que piensa Yahweh sobre las quejas. Cuando nos quejamos, nos falta algo, algún inconveniente. No queremos diezmar; no queremos organizarnos; no queremos someternos a la disciplina congregacional, y no queremos hacer las cosas que se necesitan para ser la nación nupcial apartada de Yahweh. Ese no es un buen lugar para estar

Y ahora Yahweh toma a Moshé y toma parte de Su Espíritu y lo pone sobre setenta de los Ancianos de Israel fuera del campamento, y ellos profetizan una vez.

Bamidbar (Números) 11:25
25 Entonces Yahweh bajó en la nube y le habló, y tomó del Espíritu que estaba sobre él, y lo puso sobre los setenta ancianos; y sucedió que cuando el Espíritu reposó sobre ellos, profetizaron, aunque nunca más lo hicieron.

Pero Eldad y Medad comienzan a profetizar dentro del campamento y Yeshúa (o Yejoshúa), el hijo de Nun, dice: «¡Detenlos, Moshé!», «¡Detenlos!»

Entonces, Moshé dice lo mismo que el Shaliaj (Apóstol) Shaul dirá más tarde en 1 Corintios 14.

Bamidbar (Números) 11:29
29 Entonces Moshé le dijo: «¿Tienes celo por mí? ¡Oh, que todo el pueblo de Yahweh fuera profeta y que Yahweh pusiera Su Espíritu sobre ellos!»

Es que todos debemos desear fervientemente todos los dones espirituales, pero especialmente que todos aprendamos a profetizar.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:1
1 Perseguid el amor y desead los dones espirituales, pero sobre todo que podáis profetizar.

¿Por qué? Bueno, es porque cuando profetizamos, estamos haciendo lo que Yahweh nos ha pedido todo el tiempo, que es escuchar Su voz y luego hacer todo lo que Él dice.

Pero cuando profetizamos, estamos escuchando Su voz, entonces estamos hablando de acuerdo con ella, y eso es extremadamente deseable. En eso consiste profetizar, en escuchar la voz de Yahweh y luego hablar de acuerdo con ella.

Hablamos más sobre ello en el estudio “Los Dos Tipos de Profecía”, que se encuentra en Espiritualidad y Asuntos del Corazón. También puedes leer más detalles en nuestro estudio en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno, que se denomina «Acerca de Hablar en Lenguas». Y también habla de cómo podemos aprender a profetizar.

Pero antes de pasar al capítulo 12, primero echemos un vistazo a Bamidbar (Números) capítulo 11, versículo 34 donde el nombre del lugar donde murió el pueblo se llama Kibrot-Hataava porque allí es donde enterraron a las personas que cedieron a sus antojos carnales de comer carne.

Entonces, ¿qué significa que murieron porque cedieron a sus antojos? ¿Cuál es el paralelismo actual? Todos podemos orar por ello.

Luego, en el capítulo 12, Miriam y Aharon hablaron en contra de Moshé por la mujer cusita que había tomado.

Ahora hay dos interpretaciones principales de esto. Una es que Cus está en la actual Etiopía, lo que significa que Moshé tomó una esposa etíope. Sin embargo, sabemos que la esposa de Moshé, Séfora, era hija de Yitro, el sacerdote de Madián.

También hay un Cus (o Cusán, que podría ser un intensivo de Cus) en Madián.

También se menciona en Habaquq 3 y en el versículo 7.

Habaquq (Habacuc) 3:7
7 Vi las tiendas de Cusán afligidas; las cortinas de la tierra de Madián temblaron.

Además, se sabe que los habitantes de esa región de Cusán en Madián tienen un color de piel más oscuro que el promedio.

¿Por qué? No lo sabemos. Pero tiene sentido que Moshé haya tomado una mujer de Cus (o Cusán) en Madián porque allí es donde vivía el padre de Séfora, el sacerdote del Madián.

Así que básicamente, Miriam y Aharon están cometiendo lo que se llama Lashón Hará, también se traduce como la mala lengua o la lengua maligna. Así que, básicamente, están hablando mal de Moshé. Están hablando de él a sus espaldas.

Ahora, una de las cosas que cubrimos en nuestro estudio sobre «Lashón Hará: La Lengua Maligna« es que, sí, se puede hablar de cosas reales.

Hay una doctrina rabínica que dice que no se permite decir nada real si es difamatorio, lo que significa que no se permite decir la verdad en el amor. Mientras que sabemos que se nos ordena decir la verdad con amor.

Y si hay un problema con algo, se supone que debemos hablar de ello. Se supone que debemos decir la verdad en amor para poner el mal fuera del campo. Yeshúa nuestro Elohim también nos dice que debemos hablar de ello. Pero se supone que debemos ir directamente a la persona, primero en privado. Esto se discute en el capítulo 18 de Mateo.

Mattityahu (Mateo) 18:15
15 «Además, si tu hermano peca contra ti, ve y dile su falta entre tú y él solo. Si te escucha, has ganado a tu hermano.

Y hablamos del proceso de Mateo 18 en nuestro estudio Relaciones de Pacto.

Ahora bien, si te diriges al israelita en privado para tratar una preocupación real y te diriges a él con amor y no quieren escucharte, Yeshúa nos dice entonces que debemos llevar uno o dos testigos más para un total de dos o tres.

Mattityahu (Mateo) 18:16
16 Pero si no quiere escuchar, lleva contigo a uno o dos más, para que «POR LA BOCA DE DOS O TRES TESTIGOS SE CONSTITUYA TODA PALABRA».

Ahora, preferiblemente queremos tomar Diáconos o Ancianos en la congregación. Porque entonces Yeshúa nos dice que, si hablamos con ellos en privado, tenemos otro testigo o dos con nosotros. Si no nos escuchan, entonces se supone que básicamente debemos ponerlos fuera de la congregación. No tenemos más remedio que dejarlos ir.

Mattityahu (Mateo) 18:17
17 Y si se niega a escucharlos, dilo a la asamblea. Pero si se niega incluso a escuchar la asamblea, que sea para vosotros como un pagano y un recaudador de impuestos.

Pero la cuestión es que es un procedimiento organizado. Y se construye hacia algo. Construye una nación mejor. Nos ayuda a todos a dar un paso adelante. No se habla mal de la gente a sus espaldas.

Así que, puedes leer todo esto en un estudio sobre «Lashón Hará: La Lengua Maligna«, y puedes encontrarlo en nuestro estudio sobre Relaciones de Pacto.

Ahora llegamos a la porción profética, y los rabinos eligieron el capítulo 2 de Zacarías hasta parte del versículo 4 porque la porción de la Torá habla de una menorá, y Zacarías también habla de una menorá.

Bueno, hay muchas cosas buenas en Zacarías. Hablamos ampliamente de ello en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, o Apocalipsis Simplificado en YouTube. Por lo tanto, hablaremos mucho más de Zacarías en otros lugares.

Pero para esta semana, vamos a ir directamente a nuestro Brit Jadashá o nuestra porción del Pacto Renovado. Vayamos a Luqa o al capítulo 17 de Lucas y al versículo 5, donde los apóstoles piden a Yeshúa que aumente su fe. Uno de mis pasajes favoritos de las Escrituras.

Luqa (Lucas) 17:5-6
5 Los apóstoles dijeron al Maestro: «Aumenta nuestra fe».
6 Entonces el Maestro dijo: «Si tienes fe como un grano de mostaza, puedes decir a esta morera: «Arráncate de raíz y plántate en el mar», y te obedecerá.

Ahora, la mayoría de las personas hacen una desconexión después del verso seis porque leen el verso 5 y el verso 6, y se detienen. Lo que se pierden es la explicación de Yeshúa, que comienza en el versículo 7. Y es por eso por lo que mucha gente parece no entender este pasaje.

Ahora Yeshúa pregunta ¿quieres fe? Bueno, vale, cuál de nosotros tiene un sirviente que ara o cuida ovejas o hace cualquier cosa para nosotros, trabaja en el campo, trabaja en el taller de automóviles, etc. Y cuando nuestro sirviente llega del campo o llega de trabajar; decimos, «ah oh, pobrecito», diciendo, «todos entran a la vez, oh, siéntate a comer oh, pobrecito, has hecho tu trabajo».

Luqa (Lucas) 17:7
7 ¿Y quién de vosotros que tenga un siervo arando o cuidando ovejas, le dirá cuando haya llegado del campo: «Ven enseguida y siéntate a comer»?

¿Pero no es eso lo que pensamos?

En el versículo 8, Yeshúa dice, ¡no! Más bien su amo le va a decir: «bueno, primero hazme algo de comer».

«Y tú mantente ceñido».

«Y tú me vas a servir, y después de que yo haya comido y bebido, ahora después, es cuando vas a comer».

Luqa (Lucas) 17:8
8 ¿Pero no le dirá más bien: «Prepara algo para mi cena, y cíñete y sírveme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás»?

Dice: «¿el amo le da las gracias al siervo porque ha hecho su trabajo?»

«¿Acaso el amo le da las gracias al siervo porque hizo lo que se le ordenó?» Creo que no.

Igualmente, con nosotros. Sabes que hemos hecho todo lo que las Escrituras dicen que hay que hacer cuando hayamos completado toda la Torá, hayamos hecho todo en el ministerio quíntuple, entonces deberíamos decir que somos siervos inútiles. Sólo hacemos lo que es nuestro deber.

Pero hermanos, hermanas, seamos sinceros. ¿No esperamos una recompensa? Ya sabes, como si hiciéramos todo lo que las Escrituras dicen que hay que hacer, ¿verdad?

«Pagamos nuestros diezmos».

«Ayudamos a los pobres».

«Ayudamos a Yeshúa a hacer crecer el Reino que Su padre le envió a hacer crecer».

¿Esperamos una recompensa por ello?

Yeshúa dice que no. Dice que después de haber hecho todo lo que Yahweh dice que hagamos, esto es lo que debemos decir, «somos siervos inútiles» porque sólo hemos hecho lo que nos corresponde hacer.

Luqa (Lucas) 17:10
10 «Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: ‘Somos siervos inútiles. Hemos hecho lo que debíamos hacer'».

Pero si el justo apenas se salva, ¿qué pasa con el pecador? ¿Qué pasa con los que no quieren pagar sus diezmos? No quieren ayudar a los pobres; no quieren ayudar a Yeshúa con la Gran Comisión.

Bien, lo que tenemos que ver aquí en este pasaje es cómo los apóstoles pidieron a Yeshúa que aumentara su fe, y Yeshúa les dijo: «aumentad vuestra humildad». Porque cuando no estamos fingiendo nada ante Elohim, simplemente estamos siendo reales. No estamos «dándonos aires»; no estamos pretendiendo que, bueno, Yahweh es el Rey; estos son Sus mandamientos, pero el pecado no importa mucho.

Por lo tanto, cuando vamos a ser lo suficientemente humilde para ser real ante Elohim, vamos a hacer todo lo que Él dice que hacer. Y entonces vamos a presentar humildemente nuestra petición con alegría y con acción de gracias. Es entonces cuando Él va a responder a nuestras oraciones. Porque no tenemos un complejo de derecho, por lo tanto, Él va a responder a nuestras oraciones.

Mostramos esa actitud de gratitud, que vamos a hacer todas las cosas por Él sólo porque lo amamos. No esperamos una recompensa. Es entonces cuando Él va a arrojar la montaña al mar.

Mattityahu (Mateo) 11:29
29 Tomad Mi yugo y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas.

Así que, si queremos más fe, tenemos que orar para tener más humildad. Y es entonces cuando podemos darnos cuenta de que el hecho de responder a Su llamada no nos convierte en algo especial. Eso no significa que merezcamos una recompensa; eso sólo significa que finalmente estamos haciendo lo que Él diseñó que hiciéramos desde el principio.

Bueno, esta constatación no es halagadora para nuestro ego, pero de eso se trata. Porque cuando conocemos nuestro lugar y hacemos nuestro trabajo, Él se encarga del resto.

Y así es como Yahweh quiere que demos un paso adelante hoy, conociendo nuestros lugares.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give