Chapter 1:

Parashá Bamidbar 2022: Ejércitos de Yahweh ¡prepárense para la guerra!

Ver: Parashá Bamidbar 2022: Ejércitos de Yahweh ¡prepárense para la guerra!

Números 1:1-4:20; Oseas 2; Lucas 16-17

En esta parashá queremos dar varios pasos grandes hacia atrás para que podamos tomar una perspectiva panorámica.

Perdona que lo repita pero he estado en el movimiento de las raíces hebreas, o el movimiento efraimita, o el movimiento mesiánico (como quieras llamarlo) desde 1999. Y hay diferencias entre ellas. Pero de la lectura de las Escrituras y de lo que veo, parece que la perspectiva del panorama general es lo que suele faltar en la teología a medias de Efraim, como la llama Yahweh.

Por favor, acompáñanos en esta parashá. Vamos a dar unos pasos muy grandes hacia atrás y a tomar una perspectiva de conjunto como no se hace normalmente en una parashá. Pero estas son las cosas que nos interesan si queremos sobrevivir a la Tribulación. Así que si eso es importante para ti, entonces vamos a hablar de dónde estamos en el panorama general de las cosas al entrar en Bamidbar (o el Libro de los Números). Así que, por favor, tómate un momento para orar y luego hablemos de las Escrituras.

Comenzamos la serie de parashá de este año al comienzo de Shemot (Éxodo). Y nos pareció el lugar perfecto para empezar y sigue pareciendo el lugar perfecto. Porque, al menos desde mi punto de vista, Efraim no entiende todavía la necesidad de organizarse. Efraim parece no tener idea de los beneficios de ser una nación. Pero para contrastar, echemos un vistazo al hermano Judá.

A Judá no le falta organización. Ya hablaremos de los motivos en otra ocasión. Les falta una relación correcta con su Mesías y Rey. Pero a Judá no le falta organización. Así que, quizás podamos aprender algunas cosas de Judá en ese sentido. Porque Judá tiene actualmente una organización, ¡Judá también tiene un país! ¿Sabes lo que estoy diciendo? ¡Pensemos en ello!

En nuestros estudios sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos vemos que se supone que Efraim regresará a la tierra después del Armagedón. Y entonces, después del Armagedón, vendrá la recolección o la cosecha.

Sabemos que Yahweh está completamente a cargo, y nos contentamos con dejar que Yahweh haga todas las cosas por Su Espíritu. No queremos hacer las cosas por nuestro propio poder y fuerza como lo está haciendo el hermano Judá. Queremos esperar el Espíritu de Yahweh. Así que nos contentamos con Su tiempo perfecto, ¡porque Su tiempo es siempre sorprendente! Sólo queremos saber cuál es nuestro trabajo para que Él se complazca con nosotros, para que podamos escapar de todas las cosas que vienen sobre la Tierra en estos tiempos finales.

Así que nos pareció que Shemot era el lugar perfecto para comenzar esta serie de parashá. Porque Shemot registra cómo Yahweh ayudó por primera vez a nuestros antepasados a convertirse en una nación. Lo hemos discutido en detalle en el estudio El Gobierno de la Torá. Pero todo lo que hemos visto desde Shemot hasta Devarim (Deuteronomio) es realmente un gran ejercicio de construcción de la nación. Y en esta parashá, comenzamos a llegar al punto en que la nación ya está formada, y ahora tienen sus propios servicios religiosos correctos. Así que ahora, Yahweh se está preparando para construir ejércitos.

De hecho, algunas personas incluyen a Josué en la Torá, con seis libros en la Torá (en lugar de cinco) porque Josué también se ocupa de la construcción de la nación y del establecimiento del gobierno, así como del manejo de las disputas internas (como en el caso de Acán ben Carmi).

Es fundamental que en Efraim nos demos cuenta de esto. No es que tenga que haber seis libros en la Torá. Ese es un tema aparte. Pero el punto es que Yahweh nos está llevando a otra temporada de construcción de la nación, tal como estamos leyendo en la Torá. Estamos leyendo cómo Yahweh nos saca de Egipto y nos da todas las cosas para ayudarnos a ser una nación exitosa en Él y en Su Hijo.

Como explicamos en el estudio El Gobierno de la Torá, para ser reconocido como un gobierno justo en un sentido bíblico, tenemos que pasar varias pruebas. Tenemos que manifestar varias características justas de nuestro gobierno justo. Y entre esas cosas está que tenemos que tener Estatutos de Gobierno. Tenemos que tener un Código de Derecho. Eso es lo que nos da Elohim.

También tenemos que tener un medio para rendir cuentas a esa ley que nos da la Escritura. También tenemos que tener un medio para resolver las disputas, que de nuevo, la Escritura nos da, por ejemplo, en el capítulo 18 de Mateo.

Hoy, en el mundo secular, llamamos a esos medios de resolución de conflictos tribunales. Y en la antigüedad también eran llamados así.

En la antigüedad había tres tipos de tribunales para la nación. Teníamos el Beit Din Gadol (el Gran Tribunal) para la nación. Y el Beit Din Gadol era una especie de Tribunal Supremo de la nación.

También tenemos el Beit Din Katan (el Tribunal Pequeño o el Tribunal Menor). Había un Beit Din Katan por tribu, normalmente en la capital. Y sirvió más o menos como lo haría hoy un tribunal de apelación o un tribunal superior en un nivel intermedio. Y luego, a nivel de base, también teníamos el Beit Din (el Consejo de Ancianos) de la congregación y tendríamos uno de estos en cada ciudad de cierto tamaño. Y todos ellos se presentarían al Beit Din Katan. Y el Beit Din Katanim informaría al Beit Din Gadol.

La cosa es que tenemos reglas para administrar esto tanto en el Tanaj como en el Brit Jadashá (el Nuevo Testamento). Sólo tenemos que darnos cuenta de que estas dos son facetas diferentes de la misma cosa. Y cuando nos damos cuenta de que son diferentes facetas de la misma cosa y que Elohim todavía espera que estos mismos principios (preceptos) se lleven a cabo bajo el orden melquisedeciano (¡por eso se llama orden!), entonces lo que hay que hacer es dar sumisión total a Yeshúa y a Su Espíritu. Porque entonces es Yeshúa en el Padre y el Padre en Él, Yeshúa en nosotros y nosotros en Él. Y la conexión se restablece.

Entonces, con eso, ahora podemos convertirnos en Sus manos y Sus pies haciendo Su voluntad. Ahora Él se complace en nosotros una vez que le hemos dado esa sumisión total.

Es el siguiente nivel de lo mismo que vivieron nuestros antepasados. El objetivo de la salida de nuestros antepasados de Egipto era dejar atrás Egipto, su gobierno y el egoísta sistema mundial egipcio. Lo mismo con Babilonia. Se supone que debemos dejar atrás Babilonia y su sistema elitista, vertical y egoísta. Pero la segunda parte es que debemos someternos al Espíritu de Yahweh al 100%. Y en nuestro caso, se supone que debemos someternos al espíritu de Yeshúa al 100%. Y es esta superación y esta transformación espiritual lo que se desea. Y si no es así, realmente no tenemos un lugar en Yeshúa. Y si no somos conscientes de someternos a Yeshúa momento a momento, realmente no tenemos lugar en Yeshúa.

La gente se entusiasma con los estudios proféticos. Y yo soy un hombre de profecía, no me malinterpreten. Pero si quieres algo de carne, pasa un tiempo en las Bienaventuranzas y veamos si realmente nos apilamos. Es decir, ¡en las Bienaventuranzas sí que hay carne!

Lo que Yeshúa quiere es que nos sometamos a Él en Su Espíritu al 100% y así reconectar con el Padre a través de Él. Y es entonces cuando estamos llamados a ser Su abnegada nación ayudante, Su nación nupcial. Eso es lo que debían hacer nuestros antepasados. Se suponía que debían alegrarse por salir de Egipto para que quisieran servirle y para que amaran servirle. Así es como aprendemos a ser una novia ayudante apartada, Su pueblo ayudante apartado, una nación ayudante apartada para Él. Sentarse y darse cuenta de que esto es lo que dice Yahweh y esto es lo que tenemos que hacer.

Y luego vemos al 99% que no quiere hacerlo, igual que nuestros antepasados no querían hacer lo que sabían hacer. Y de la misma manera, la mayoría de nosotros tampoco hicimos lo que sabemos que debemos hacer.

Entonces, ¿a dónde vamos con todo esto? Realmente hace que hacer la parashá sea difícil. Porque le decimos a la gente cada semana lo que la Escritura dice que hay que hacer. Pero al igual que en las Escrituras, la mayor parte de Efraim no lo hace. La mayoría de Efraim, al igual que nuestros antepasados, está ofreciendo una obediencia parcial en lugar de obedecer. Y al igual que nuestros antepasados, creemos que lo estamos haciendo bien.

Estamos aprendiendo. Estamos descansando. Estamos leyendo. ¡Pero no estamos ayudando! Sin embargo, ¡queremos ser elegidos como Su novia ayudante! Sí.

Así que pensamos que necesitamos un nuevo enfoque. Pensamos que lo que haríamos en su lugar es dirigirnos a unos cuantos que están tratando de hacer todo lo que dijo Yeshúa. Porque eso es lo que hizo Yeshúa.

Yeshúa pasó la mayor parte de Su tiempo con los muy pocos (menos del uno por ciento) que querían responder y que querían dar sus vidas en Su servicio. Es triste. Son personas a las que quieres. Pero básicamente, la mayoría de nosotros somos oidores y no hacedores. Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿Sabe? Están por su cuenta. Intentamos aconsejarles, intentamos decirles lo que tienen que hacer, pero no quieren hacerlo. Nos insultan. Creen que somos lo que sea. De acuerdo. Llamaron Belcebú al dueño de la casa, ¿cuánto más a Sus siervos?

Así que vamos a tener que hacer un cambio. Realmente no podemos responsabilizarnos de nadie que no sea un discípulo. Y un discípulo se define como gente que está tratando de hacer todo para ayudar a su Esposo a conseguir el Reino que Él tanto merece.

No estoy muy seguro de cómo decir esto, pero lo que seguimos esperando y orando es que, con el tiempo, tal vez la Palabra siga entrando y poco a poco (tal como un padre habla con su hijo) tal vez, posiblemente el pueblo de Yeshúa va a empezar a entender lo que Elohim está llamando a todos nosotros a estar haciendo. Y sólo un pequeño porcentaje, una pequeña, diminuta fracción de nosotros está respondiendo. Así que seguimos enseñando cada semana. Pero parece que la mayoría de los oyentes no entienden el sentido de las Parashiot. Porque se supone que debemos aprender de los errores de nuestros antepasados al salir de Egipto. Y de nuevo, vamos a ver muchos fracasos en el desierto de Parán.

Hasta ahora, Yahweh nos ha sacado de Egipto. Hicimos una promesa. Juramos que lo haríamos todo pero no lo hemos hecho. Nos dio un tipo de sacerdocio diferente para acomodar nuestra ignorancia, nuestra incapacidad para escuchar, nuestra falta de voluntad para hacer. Entonces, en el Libro del Levítico se toma un año entero para establecer el nuevo sacerdocio y montar el Tabernáculo. Todo está bien.

Ahora, un año después, ha llegado el momento de salir a la carretera. Yahweh está llevando a Sus ejércitos (en plural) por el camino. Así que si podemos ver eso, nosotros en el orden melquisedeciano (en el sacerdocio de Yeshúa) tenemos que hacer algo similar. No tenemos pistolas ni cuchillos ni bombas, ni nada parecido. pero aún así tenemos un mensaje que entregar. Es una guerra espiritual.

Nuestros antepasados cometieron muchos errores porque no amaron verdaderamente a Yahweh lo suficiente como para dar fruto. Entonces, ¿podemos leer las Escrituras y entenderlas? ¿Para que los pocos (mucho menos del uno por ciento) podamos evitar cometer los mismos errores? ¿Y así nosotros y nuestros hijos podremos entrar en la Tierra Prometida? Eso es lo que quiero decir, eso es lo que pretendo.

Perdóname si soy directo. Pero la mayor parte del mundo mesiánico (la gente que se llama a sí misma efraimita, mesiánica, lo que sea), la forma en que leen la parashá es que simplemente imitan los errores de nuestros antepasados. Porque como hablamos antes, el sistema levítico nos fue dado en primer lugar porque no podíamos simplemente escuchar y obedecer Su voz. ¡Que es lo que Él realmente quiere! El sistema levítico nos fue dado como un entrenamiento para ayudarnos a señalar el camino correcto. Para que en caso de que alguna vez decidamos realmente amarlo con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas, tengamos una idea general de qué hacer. Pero es un sistema sustitutivo.

Nunca fue lo que Él quería realmente. Y tenemos a todos estos mesiánicos que se enorgullecen de pasear sus rollos de la Torá por la sala y de besar los rollos de la Torá. Y la gente sentada en una sala y cada uno tomando su turno para leer la Torá. Y creen que lo han conseguido de verdad. Creen que están realmente fuera de Shaul, ¿sabes? Así que seguimos jugando a estos jueguitos tontos con nuestra salvación eterna y seguimos desagradando e irritando a Yahweh.

Escúchenme hermanos y hermanas. Cuando decimos obediencia a la Torá y cuando decimos soy obediente a la Torá, o soy observante de la Torá, pero somos como observadores de la Torá como observadores de aves en el campo, ¿no? ¡Bien, pues no! Él quiere que obedezcamos la Torá. Y cuando decimos que guardamos la Torá y lo único que hacemos en realidad es descansar y leer en Shabat. ¡estamos haciendo lo más fácil! Estamos comiendo Su comida. No nos importa, ¡es sólo Yeshúa! ¡Pero estamos guardando la Torá!

Es el mismo mensaje que Yahweh dice una y otra vez, y otra vez, y otra vez. La Torá, los profetas, el Brit Jadashá, ¡es todo lo mismo! ¿Cómo podemos decir que somos Sus discípulos, cómo podemos decir que le obedecemos, y cómo decimos que guardamos la Torá, pero luego no lo hacemos?

En el capítulo 21 de los Hechos, Yaakov el Nasi (el presidente o el príncipe del Beit Din Gadol) le dijo a Shaúl: «¿Ves cuántas miríadas de judíos hay y todos son celosos de la Torá?»

Ma’asei (Hechos) 21:20
20 Y cuando lo oyeron, glorificaron a Yahweh. Y le dijeron: «Ves, hermano, cuántas miríadas de judíos hay que han creído, y todos son celosos de la ley;

Eso es lo que se necesitaba para ser un nazareno a los ojos de Yaakov. ¡Ser celosos para ayudar a Yeshúa a conseguir Su reino! Cuando decimos: «Oh, estoy guardando la Torá», pero no estamos ayudando a Yeshúa a conseguir Su reino después de todo lo que Yeshúa sufrió por nosotros y todas las cargas que tomó por nosotros, y no creemos que valga la pena una transformación espiritual, ¿podemos ver por qué Yahweh podría tomar eso como un poco de insulto? ¿Tal vez como un golpe en el ojo? Todos conocemos a hermanos y hermanas que dicen que estamos guardando la Torá por el sacrificio de Yeshúa, y aceptamos ese sacrificio y luego no lo hacemos… oh, pero seguimos orando a Yahweh, y seguimos pidiendo Su favor, y seguimos diciendo «Querido Yahweh, ¡esto es lo que quiero! ¡Por favor, líbranos de las serpientes! ¡Por favor, líbranos del enemigo! Por favor, líbranos de esto… ¡Por favor, danos una buena vida! ¡Por favor, danos esto! Por favor, danos esto otro!…»

No estamos ayudando a nuestro Comandante Militar y Rey a conseguir lo que quiere. No le estamos ayudando a conseguir Su objetivo. No estamos ayudando a Yeshúa a conseguir Su reino, ¡que es por lo que vino a morir!

Vino a morir por una novia que le ama tanto que quiere que consiga Su reino. ¿Y luego no queremos hacerlo?

Los pocos que nos preocupamos, los pocos que damos la vida, ¿cómo llegamos a las masas de Efraim cuando ya sabemos por las profecías que la gran mayoría no lo va a conseguir? Porque no les importa. Tienen otras prioridades que Yeshúa. Aunque estén muertos a la carne, tienen otras prioridades que Yeshúa. Hmm.

La gran pregunta es, si sabemos lo que se supone que debemos hacer y sabemos lo que es la Torá, pero no lo estamos haciendo, no estamos ayudando a Yeshúa a conseguir Su reino, ¿cómo esperamos complacer a Yeshúa cuando no le ayudamos a conseguir lo que quiere?

Es como una especie de locura. Es como morder la mano que te da de comer y luego esperar que te den de comer. Es como decirle a tu comandante y jefe, «Sí, sí. Claro. Sí, estoy haciendo todo lo que has dicho. ¡Sí Rey! ¡Sí, General! ¡Sí, señor! ¡Estoy haciendo todo lo que ha dicho! Pero no lo estoy haciendo completamente, solo estoy haciendo la mitad. Estoy haciendo cosas fáciles. Eso es todo, ¿verdad? Con eso basta, ¿cierto

¿Qué ocurriría si dijéramos esto en un escenario militar? Y sin embargo, ¡así es como tratamos al Rey del Universo que nos creó! ¿Necesitamos tomar otro respiro? ¿Eso no es pisotear Su favor o Su gracia?

Bueno hermanos, este es el punto. ¿Cuántas veces podemos decirlo? Pero Yahweh lo dice una y otra vez. ¿Cómo podemos esperar Su favor si no hacemos lo que nos pide? Nuestro Jefe nos da una lista de 600 cosas que hacer y no lo hacemos, hacemos la mitad. ¿Qué tan complacido está nuestro Jefe? Y es como una especie de locura por un lado. Somos como si hiciéramos gestos groseros a nuestro Jefe, al Rey sobre todos los Reyes, y luego esperamos que nos sigan dando de comer. En cierto sentido, es como morder la mano que te da de comer. Tarde o temprano, Yahweh se va a cansar de que le muerdan la mano.

Y por si fuera poco, es tan intenso que solo tienes dos opciones, o reír o llorar. Pero si vas a reír, seguro que buscas el humor en lugares nuevos. ¡Porque somos nosotros! Se trata de nuestros antepasados. Lo que leemos es lo que obtenemos. ¡Y es tan malo, que incluso tenemos a algunos de nosotros en Efraim que reclaman la sangre de Yeshúa imitando los caminos de los rabinos babilónicos!

Pero lo entiendo. Cuando salimos por primera vez del sistema eclesiástico y nos damos cuenta de que «ciertamente, nuestros antepasados sólo han heredado mentiras, inutilidad y cosas inútiles», muchos de nosotros podemos pasar por una fase de enfado en la que nos damos cuenta de que la iglesia nos ha mentido. Así que podría tener algún sentido dejar la iglesia e ir a imitar a los rabinos. Pero en realidad, en cierto sentido, es como salir de la zanja de la izquierda y acabar en la zanja de la derecha. Así que, tal vez estés en la zanja correcta. ¡Pero no está bien permanecer en una zanja!

Yirmeyahu (Jeremías) 16:19
19 Oh YAHWEH, mi fuerza y mi fortaleza, Mi refugio en el día de la aflicción, Los gentiles vendrán a Ti desde los confines de la tierra y dirán: «Ciertamente nuestros padres han heredado la mentira, la vanidad y las cosas inútiles«.

¿Dónde está nuestra lealtad? ¿Nos consideramos efraimitas o nos consideramos discípulos de Yeshúa? Porque son dos grupos diferentes. No todos los efraimitas son discípulos de Yeshúa y no todos los discípulos de Yeshúa son efraimitas. También tenemos algunos del hermano Judá. La cosa es que Yeshúa vino a derrocar el orden rabínico corrupto porque era corrupto. No estaban haciendo las cosas que la Torá dice que hay que hacer. Ellos estaban haciendo sus propias reglas, al igual que Efraim hace hoy. Están haciendo cambios en la Torá en nombre de Hashem. ¿Pero qué hace Efraim? Efraim está relajando la Torá.

«Oh, no necesitamos hacer esta mitad. Porque tenemos a Yeshúa, ¿verdad? Porque, así como Él finalmente proveyó para nuestros antepasados en el desierto y sus hijos entraron en la tierra, Él hará lo mismo por nosotros.»

Es como, ¡No, eso es lo que seguimos diciendo! Es un trato diferente en estos tiempos finales. y es como si el 99% de la gente no escuchara y no quisiera oírlo. No quieren aceptarlo. Y estos son los que se llaman a sí mismos efraimitas. Todavía no estamos hablando de la iglesia. Tendremos que hablar de la iglesia en otro momento.

Pero, de nuevo, es buscar el humor en nuevos lugares o, de lo contrario, se vuelve a llorar por nuestro pueblo. Porque simplemente no lo entendemos. Yeshúa murió para ayudarnos a conseguirlo. Es como si no nos importara, no queremos hacerlo, es demasiado duro.

Ya he contado esta historia antes. Pero tengo un hermano al que le expliqué todo el asunto. Le expliqué todos los beneficios. Su mujer daba saltos de alegría en su silla. Y él dice: «Suena como un montón de trabajo». No es broma, así fue con nuestros antepasados al salir de Egipto. «¡Claro que queremos ir a una tierra de leche y miel! ¡Claro que queremos ser Tu novia apartada! Oh, espera. ¿Es un trabajo? Oh, no, no, no ¡Volvamos a Egipto!«

¿Podemos imaginar la frustración de Yahweh? «¡Oh, no! ¡Es un trabajo! Oh, sí. Y Tú enviaste a Tu Hijo a morir por nosotros, pero eso es trabajo».

La cuestión es que Yeshúa nos advirtió explícitamente que tuviéramos cuidado y nos guardáramos de la levadura de los fariseos y los saduceos. Eso significa evitar toda la doctrina de los fariseos y los saduceos. Significa evitar la falsa doctrina de los rabinos y de los caraítas.

Entonces, ¿qué hacemos en Efraim? Vemos programas de entrevistas donde el presentador tiene a los fariseos y a los saduceos en su programa, e incluso anuncian sus libros a la venta para ayudarles económicamente. ¿Por qué? Porque están centrados en ser Efraim y no en ser israelitas nazarenos. De nuevo, son dos grupos diferentes. Si el Padre quiere, si alguna vez tenemos tiempo, vamos a hacer Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, segunda parte. Y vamos a hablar de lo que les sucede a los efraimitas que son desobedientes a las reglas de Yeshúa. Y se parece mucho a lo que les ocurrió a nuestros antepasados en el desierto. (El que tenga oídos que oiga). Esperemos que, si el Padre lo desea, nos ayude a mantenernos humildes para que nos demos cuenta de que no sólo debemos ser oidores de la palabra, sino también hacedores.

¿Tuvo Yeshúa alguna vez un programa de entrevistas en el que recibió a los fariseos y a los saduceos en Su programa de entrevistas? ¿O lo hizo Shaúl? ¿Acaso Yeshúa o Shaúl le dijeron alguna vez al pueblo que comprara las obras doctrinales de los fariseos o saduceos? Es increíble la poca lealtad que muestra la mayoría de Efraim. Y sin embargo, tienen sus programas de entrevistas y sus otros Ministerios.

Encontraron un camino más fácil, así que van a seguir su camino más fácil. Y van a hacer tal vez la mitad de lo que Yeshúa dice que hay que hacer. Y entonces es como dice la Escritura. Puedes leerlo todo en el final de Hoshea (Oseas).

Hoshea es un libro muy bueno para Efraim. Lo que pasa es que no sólo hay que conocerlo, sino que hay que situarse en el contexto del pasaje. Y es entonces cuando las cosas cobran realmente vida. Porque de lo que habla Yahweh es de lo mismo que habla el Espíritu en Proverbios. Gente rezagada todo el día. ¿Vamos a obedecer? ¿Vamos a responder? ¿Vamos a elegirlo a Él? ¿Vamos a elegir la vida? Porque los tiempos se van a poner difíciles. Ya sea que la tribulación venga o no, todos vamos a estar en el Juicio.

De lo que trata el libro de Hoshea (especialmente la última parte) es de que va a haber un montón de efraimitas en la misma situación que había en el desierto. Van a clamar a Yahweh y Yahweh no va a responder. Yahweh no va a estar allí porque envió a Su Hijo a morir por nosotros. Y entonces no estamos ahí para Él, sino que esperamos que Él esté ahí para nosotros. ¿Es Efraim un mal prometido o qué?

Yeshúa nunca tuvo nada bueno que decir sobre el orden rabínico. ¡Nunca! Nos advirtió contra los rabinos porque es un espíritu farisaico. Es un espíritu diferente. Estuve en Israel durante un año hasta que me di cuenta. Es como si este fuera el mismo espíritu que vemos hoy en día. ¡Está escrito en las páginas del primer siglo porque es el mismo espíritu! Entonces, ¿por qué la mayoría de Efraim quiere imitar a los que practican la misma falsa doctrina contra la que nos advirtió nuestro Mesías, Rey, Esposo y cabeza?

Estas son las preguntas. Se lo preguntamos año tras año, tras año, tras año. De acuerdo, bien. Ya sabes, haz tu elección. Haz tu cama. Vamos a tener que dormir en esto. ¿Podemos imaginar cuántas veces Yahweh ha levantado las manos con Efraim?

El corazón de Yeshúa era reemplazar a los fariseos y a los saduceos con algo limpio. Yeshúa trató a los fariseos y a los saduceos como si fueran mascareros y farsantes. Los trató como los mentirosos que son, ¡que es de lo que trata Yojanán Bet (2 Juan) 7 al 10!

Yojanán Bet (2 Juan) 1:7-10
7 Porque han salido por el mundo muchos engañadores que no confiesan que Yeshúa HaMashiaj ha venido en carne. Este es un engañador y un antimashiaj.
8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdamos aquello por lo que hemos trabajado, sino que recibamos una recompensa completa.
9 Quien transgrede y no permanece en la doctrina del Mesías no tiene a Elohim. El que permanece en la doctrina del Mesías tiene tanto al Padre como al Hijo.
10 Si alguien viene a ti y no trae esta doctrina, no lo recibas en tu casa ni lo saludes;

¿Creemos en las Escrituras? Y con Yojanán Bet, la doctrina y el comportamiento de fariseos y saduceos, ¿no es como dormir con el enemigo? ¿No es eso una especie de traición? Los versos 7 a 10 de Yojanán Bet existen por una razón. Pero la mayor parte de Efraim, de nuevo, no está escuchando. Porque no creen que deban hacerlo. ¡Porque tienen una relación con Yeshúa! Por eso no necesitan dar frutos. (¡Ay!)

Básicamente, sólo tenemos que centrarnos en los que estamos para el discipulado. Sólo tenemos que centrarnos en los otros discípulos y llamar al resto de Efraim. Y sepa que la mayoría no va a responder. Como dicen en Israel, «¿Qué hacer?»

De acuerdo. Un reinicio. Toma lo bueno, evita lo malo. Avanza sabiendo que Elohim va a bendecir Su voluntad. Sólo tenemos que hacer Su voluntad. Y eso requiere hacerlo. Así que centrándonos en el menos del uno por ciento en esta parashá, estamos entrando en el libro del Bamidbar (Números). Y lo que deberíamos ver es que estamos entrando en una nueva fase de la operación, básicamente en la construcción de la nación.

Bamidbar significa en las cosas o en el desierto. Pero lo llamamos Números (al menos en español) porque empieza con Yahweh ordenando a Israel que haga un censo para numerar sus ejércitos. Ahora bien, es fácil pasar por alto la importancia de lo que está ocurriendo aquí. Entonces, ¿podemos ver el aspecto de la construcción de la nación?

Lo que todos debemos ver es que, de nuevo, Yahweh está construyendo una nación. En primer lugar, nos saca de Egipto y nos da una nueva forma de adoración, o en términos técnicos, nos da una nueva forma de culto. No dejes que el nombre te asuste. Culto solía ser una buena palabra. Lo han convertido en algo malo. Pero cualquier religión diferente, los fariseos, los saduceos, los nazarenos, eran tres variaciones diferentes de un culto similar. Y de vuelta en la Torá, este nuevo culto de adoración al que Yahweh los lleva es porque no están listos para el sacerdocio del primogénito en esta etapa, por lo que reciben la Torá Levítica.

Yahweh dice: «Está bien, no puedes hacer esto. Pero puedes hacer esto otro. ¡Esto es ‘marca las casillas‘! ¡Sólo revisa todas las casillas y estarás bien! Por supuesto, eso requiere una transformación espiritual. Pero asegúrate de revisar todas las casillas, ¿de acuerdo?»

Esta nueva cultura apartada es lo que quiere Yahweh. Esa es la cultura hebrea y la cultura israelita. Se centra en el culto central. El orden levítico es para ayudar a la gente a consolidarse alrededor de un altar de sangre en la tierra de Israel.

El orden melquisedeciano es diferente, pero sigue habiendo una cultura melquisedeciana. Y hoy, tenemos supuestos efraimitas obedientes a la Torá. Diré lo mismo una y otra vez como Yahweh está diciendo lo mismo una y otra vez a través de los profetas, a través de la Torá y a través del Brit Jadashá. Hoy tenemos a estos efraimitas “obedientes de la Torá”. No diezman. No quieren hacer nada. No quieren ofrecer su tiempo. No quieren poner su dinero donde está su boca. No quieren poner su horario donde está su boca. No ponen nada donde está su boca. Y la lista continúa y la podemos ver en la parashá.

Pero otra vez, y otra vez, y otra vez, y no sé cómo llegar a la gente con esto, pero es sólo a través de la oración. Todavía la gente parece pensar igual que nuestros antepasados. Es como si nosotros hoy en día pareciéramos pensar que Yahweh nos va a dar un pase por la obediencia parcial a Su Torá. ¡Cuando deberíamos leer en la Torá cómo ese es precisamente el tipo de comportamiento que Yahweh castiga y promete castigar! Es exactamente el mismo tipo de comportamiento que Yeshúa dice que será castigado en el fin de los tiempos. ¡Y estamos entrando en el fin de los tiempos!

Me paso horas y días orando por este tipo de cosas. ¿Cómo llegamos a nuestra gente? ¿Cómo ayudamos a encender el fuego para que entiendan que estamos jugando con nuestra salvación eterna? ¡Tenemos que parar! Así que pensé que tal vez esto ayudará para ver si la gente puede envolver sus mentes alrededor de esto.

La mayoría de nosotros sólo queremos volver a casa, a la tierra de Israel, ¿verdad? Creo que ahí es donde estaba yo cuando empecé. Es como si tuviéramos que volver a casa. Y una vez que lleguemos a casa, Yahweh se encargará de todo. Eso suena muy bien, pero no funciona realmente. Porque lo que esto significa es que la mayoría de nosotros no puede pensar en nada más allá de la recolección o la cosecha. ¡La mayoría de los cristianos están esperando el autobús del rapto! ¡Están esperando un boleto gratis! Se pondrán sus Ray-Bans, volarán de vuelta a la tierra de Israel en las nubes, ¡la pasarán bien! ¡yujuu! ¡Mientras tanto suena un tema musical!

¡Esto no va a ir por ahí! Si te preguntas cómo va en realidad, lee el estudio del Apocalipsis. Hace un tiempo atrás, tenía preguntas, y quería que mis preguntas fueran respondidas. Así que continué hasta que mis preguntas fueron respondidas. Con un fervor o celo autista, supongo. Con los autistas tienes que tener respuesta a sus preguntas o no estarán contento.

Pero creo que la cosa es que la mayoría de nosotros sólo quiere ir a casa y dejar que Yahweh se encargue de todo lo demás, ¿verdad? ¡Y eso es lo que pensamos porque eso es lo que la iglesia siempre ha enseñado! Sólo ora y sé buena gente. Y puedes cumplir la mayoría de Sus mandamientos si quieres. Pero realmente no es necesario. Porque Yeshúa eliminó todos los requisitos y Yeshúa abolió todo. ¡Así que ahora podemos ser desobedientes todo el día! Eso no es lo que dice, obviamente. Pero la mayor parte de Efraim sigue allí.

Como mostramos en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos y en Apocalipsis Simplificado en YouTube, Yahweh tiene un gran trabajo para nosotros cuando regresemos a la tierra de Israel. También hablamos de ello en el estudio El Gobierno de la Torá. Se nos va a entregar la Vara de hierro de Yeshúa para gobernar y reinar en Su lugar como Su cuerpo. Y eso significa que tenemos que empezar a prepararnos ya. ¿Por qué? ¡Porque tenemos que estar preparados! Lee el estudio de Apocalipsis y el Fin de los Tiempos Tenemos que estar preparados para aceptar el poder y la autoridad en el primer día de la recolección.

¿Cómo vamos a hacerlo? De acuerdo. Imagínate esto. Ponte en este lugar. Yeshúa mismo va a entregarnos Su vara de hierro que Él mismo recibió de Su Padre. Y entonces, ¡es nuestro trabajo aplicar la justicia y gobernar y reinar como Su cuerpo desde el primer día! Así que, de nuevo, es una de esas situaciones en las que es tan malo que tienes que reír, o tienes que llorar. Pero, de nuevo, estás buscando el humor en todo tipo de lugares nuevos que nunca habías considerado antes.

No sé cuánto tiempo (días, semanas) vale, sólo estoy orando. «Padre, ¿cómo llegamos a Efraim? ¿Cómo llegamos a nuestra gente?» He pensado mucho en ello. Y creo que tal vez, con suerte, esto ayudará. Pero cuando fui llamado por primera vez al movimiento de las raíces hebreas (o al movimiento mesiánico o al movimiento de las dos casas, como quieras llamarlo), para mí todo consistía en volver a casa, a la tierra de Israel. Eso es lo único en lo que podía concentrarme. Quería dejar el sistema babilónico, quería dejar atrás Egipto, quería volver a casa, a la tierra de Israel. No podía pensar en nada más que eso.

Sabía que el autobús del rapto no iba a venir. No vamos a volver volando a la tierra con las Ray-Ban puestas. Sabía que teníamos que volver a casa porque eso es lo que dicen las profecías. Pero no entendía que los rabinos ya saben quiénes somos, y han sabido quiénes somos todo el tiempo. y por eso ahora solo tratan de separarnos de Yeshúa. Y por eso están trabajando con los efraimitas. Porque ven la oportunidad de separar a muchos de ellos de su fe para tomar sus coronas (por así decirlo).

De todos modos, cuando finalmente empecé a estudiar el Apocalipsis y me di cuenta de que no va a ir como yo pensaba porque esa fuerza es una fuerza diferente. Tienes que reevaluar; tienes que pensar en lo que vas a hacer.

Pues bien, lo que vamos a hacer es dejar de pensar en nosotros mismos como efraimitas y empezar a pensar en nosotros como israelitas nazarenos. Porque judío, efraimita, gentil, ¡no importa! Si vamos a seguir a Yeshúa, entonces nos estamos injertando en Yeshúa.

¿Pero efraimita? ¿Dónde está nuestra salvación? ¿Nuestra salvación está en Elohim o está en nuestra identidad efraimita, por así decirlo?

¡La identidad efraimita es genial! Lo necesitamos porque si no sabemos quiénes somos, ¿por qué sabemos que debemos obedecer las instrucciones que nos da? Pero la mayoría de nosotros no puede ver más allá de la recolección. Sólo queremos que Yahweh venga a arrancarnos (en el harpazo) y nos lleve a casa. Y sabemos que Él se encargará de todos los detalles, ¿verdad? Así que está bien… así que sólo tenemos que hacer la mitad de la Torá. Porque Él se encargará de todos los detalles, ¿verdad? ¡Ay!

Como mostramos tanto en El Apocalipsis y el Fin de los Tiempos y en El gobierno de la Torá Yahweh tiene un gran trabajo que hacer cuando regresemos a la tierra. ¡Y tenemos que empezar a prepararnos para hacer este trabajo ahora! Y es que tenemos que estar preparados para aceptar el poder y la autoridad en el primer día de la recolección. Todo esto lo explicamos en el estudio de Apocalipsis. Porque Yeshúa nos va a entregar Su Vara de hierro que Él mismo recibió de Su Padre. Y entonces será nuestro trabajo aplicar la justicia y gobernar y reinar sobre las naciones desde el día número uno de la recolección. Y de hecho, probablemente antes en el desierto de las naciones.

Eso es algo grande, ¡y tenemos que empezar a prepararnos ya! Porque, aunque Satanás va a estar encerrado en el pozo por mil años, sus secuaces van a seguir corriendo sueltos tratando de sacarlo de la prisión, tratando de encontrar maneras de vivir según la carne y no según el Espíritu. Así que las fuerzas del enemigo seguirán siendo muy activas durante el milenio. Mientras haya seres humanos que tengan carne, el enemigo seguirá actuando. Y es por ello que debemos estar preparados para gobernar y reinar activamente sobre las naciones goyim.

¿Podemos entender por qué esta pequeña y diminuta nación Israel Nazarena va a tener que estar mucho mejor entrenada, mucho mejor disciplinada y mucho mejor organizada que las naciones circundantes que nos tocará controlar? ¿Y podemos entender la red melquisedeciana en eso? Al igual que la Jabad sirve (como algunos creen) como el brazo de acción de los Illuminati, de la misma manera podemos vernos como el brazo de acción de la forma de gobierno de Yahweh del reino de Yeshúa.

Una cosa que tenemos que ver aquí es que no sólo Yahweh usó a Moshé para sacar a nuestros antepasados de Egipto, sino que Yahweh también usó a Moshé para ayudarnos a aprender a organizarnos. Vamos a dejar el sacerdocio primogénito aparte por el momento. Pero al orden levítico se le dieron cabezas sobre diez casas, cabezas de cincuenta casas, cabezas de cien casas y cabezas de miles de casas. Y también vemos a Yeshúa usando el mismo principio en el Pacto Renovado donde les dice a los discípulos que hagan que la gente se siente en grupos de 50.

De acuerdo. Así que todavía tenemos organización. Y fíjate que Yitro dijo que la razón por la que era bueno que nos organizáramos de esa manera es para que uno, el liderazgo (es decir, Moshé y sus ayudantes) pudiera perdurar, y también para que toda la nación pudiera volver a casa a su lugar en shalom. ¿Y no es eso lo que queremos? ¿Volver a casa a nuestro lugar en shalom? Y para los que estamos en el liderazgo, ¿no queremos aguantar?

Por eso, a los discípulos les pedimos que sean disciplinados. Les pedimos que si quieren ayudar a construir el Reino de Yeshúa y entenderlo por lo que es, traigan su mejor juego. Y luego tenemos que estar dispuestos a sufrir la disciplina. Cualquiera que sea la necesidad del Espíritu, dejamos que el Espíritu dirija. Así que aquellos que están aquí para escuchar al Espíritu y hacer la voluntad de Yeshúa, podemos trabajar con ellos. Pero el resto, es como si no hubiera nada que trabajar.

Así que ahora, retrocedamos un paso más para poder tener una perspectiva aún más amplia. Bereshit (Génesis) capítulo 4 versículo 9. Yahweh pregunta a Qayin (Caín) dónde está su hermano. Y a esto Qayin preguntó «¿Qué, soy el guardián de mi hermano? ¿Qué, se supone que debo velar por él?».

Bereshit (Génesis) 4:9
9 Entonces Yahweh dijo a Qayin: «¿Dónde está Hevel, tu hermano?». Dijo: «No sé. ¿Soy yo el guardián de mi hermano?«

La respuesta es un gran ¡! en neón rojo intermitente. ¡Un gran LED rojo! Yahweh espera que cuidemos a nuestros hermanos, especialmente dentro de Israel. Se supone que debemos cuidar de toda la humanidad. Esa es una diferencia entre nosotros y el punto de vista clásico de los Frankistas Sabateanos. Se supone que debemos cuidar a toda la humanidad, pero especialmente a los de la casa de la fe.

De hecho, este es uno de los principios fundamentales. Nunca se dice explícitamente, pero es uno de los principales preceptos en los que se basa la Torá. Se supone que hay una hermandad entre los israelitas. Se supone que hay una verdadera hermandad entre los jefes de las casas israelitas. Y hay una verdadera cuestión de deber y una verdadera cuestión de responsabilidad. Hay un código de honor y un código de ética. Y esta hermandad es fundamental. Hay muchos aspectos de la vida de la Torá que no funcionan sin esta hermandad. De eso hablaremos, si el Padre quiere, en otro lugar y momento. Pero lo que ocurre con la hermandad es que requiere que pensemos y nos preocupemos por algo más que por nosotros mismos. Y eso es algo que no existe en Babilonia. Estamos aquí, en un mundo que se derrumba, y necesitamos pensar y preocuparnos los unos por los otros. Y hay reglas para ello. Y en el camino, tenemos que pensar no sólo en nuestra pequeña comunidad, sino que tenemos que pensar en nuestra nación en su conjunto.

Si miramos en cualquier parte de las Escrituras eso es siempre lo que hizo el liderazgo. Se preocuparon por las preocupaciones de la nación en su conjunto. Y es por eso que Yeshúa, Moshé, Josué, Shaúl, cualquiera de los Apóstoles, están entregando sus vidas para cumplir la voluntad de Elohim. Y deberíamos estar agradecidos de que tengan este código de deberes. Porque, básicamente, se están inclinando al servicio de una nación ingrata y reincidente en su conjunto. Así que esperando contra toda esperanza, creyendo a largo plazo, algún día nuestra nación volverá a ser un todo unificado e integrado. Sólo tenemos que hacer nuestras partes en este momento. Y ese tipo de sacrificio puede ser difícil para mucha gente. Pero eso es sólo porque necesitamos una renovación espiritual.

Recuerdo haber escuchado en la iglesia una vez. El pastor de una iglesia metodista decía: «¡Bueno, es mejor recibir que dar! Cualquier niño lo sabe». No, es mejor dar que recibir, nos dice Yeshúa. E intelectualmente podemos saber que es bueno dar. ¿Pero estamos dando? ¿Estamos ayudando a nuestro marido?

Lo que tenemos que hacer todos es sentarnos, contar el coste e integrarnos. Porque Yahweh es Uno. Y el problema es que si no nos tomamos el tiempo para sentarnos y pensar de verdad: «¿Estoy haciendo realmente lo que dicen las Escrituras?» Si no leemos las Bienaventuranzas y decimos: «¿Estoy haciendo eso?»Si no leemos versos y preguntamos: «¿Estoy haciendo eso?» así es como terminamos con la teología efraimita a medias. Yahweh dice en Oseas que somos como una torta quemada por un lado y cruda por el otro.

Hoshea (Oseas) 7:8
8 «Efraim se ha mezclado entre los pueblos; Efraim es una torta sin voltear.

Si damos un paso atrás, ¿podemos ver todos los diferentes signos de construcción de la nación que se dan en Levíticos? Así que lo que ocurre en Números es que Yahweh está numerando el ejército temporal (o físico). Pero fíjese que hay más de un ejército porque Yahweh dice que no hay que contar a los levitas con el ejército temporal. Y la razón es que son un ejército espiritual. Tienes los ejércitos del pueblo (el ejército temporal) y luego el sacerdocio es un tipo diferente de ejército. Y realmente no es necesario numerarlo porque no tiene sentido. Porque el punto no son los números de tu propia fuerza física, ¡el punto es Yahweh! Cuenta hasta uno y eso es todo lo que necesita saber sobre los números del sacerdocio. Pero por muchos que sean, Yahweh también es uno. Y podemos leer todo eso en nuestro estudio sobre «Yeshúa: Manifestación de Yahweh«.

Tiene que ser todo una cosa. Somos una sola carne con Él, es un solo cuerpo, una sola novia, un solo Esposo, una sola Cabeza y Él está en conexión con Su Padre. Así que, este es un estudio importante: «Yeshúa: Manifestación de Yahweh«.

Hermanos y hermanas, si vamos a usar pesos y medidas iguales, y si es bueno que el sacerdocio levítico sea ordenado, y si el sacerdocio levítico es un ejército espiritual, entonces ¿qué pasa con el sacerdocio melquisedeciano? ¿Es un ejército espiritual y también el sacerdocio de Yeshúa?

En el orden levítico tenemos 12 tribus, el sacerdocio, y Moshé, que es efectivamente un juez que sirve en el papel de rey para la nación en ese momento porque dirige el ejército temporal. Ahora, en la era de los reyes, el líder del ejército temporal sería un rey real. Y en el próximo reino milenario que vamos a ver, va a ser el Nasi de Ezequiel 44. El Nasi (el príncipe, o el presidente, por así decirlo) es un príncipe constitucional.

Pero en la dispersión, no tenemos un oficio separado de la realeza per se. Más bien, tenemos un orden melquisedeciano combinado. Rey, sacerdote y profeta en el orden melquisedeciano, tenemos manifestaciones de los tres porque no tenemos nuestra propia nación separada en este momento. Por lo tanto, no necesitamos un gobierno nacional separado. Cuando nos traslademos a la tierra todo cambiará. Hablamos de ello en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos. Pero ahora mismo lo que tenemos son las congregaciones con sus ancianos y diáconos. Y también tenemos el sacerdocio que conecta a todos.

Esto nos lleva a nuestra porción profética de Haftará y ahora mismo estamos en el capítulo 2 de Hoshea (Oseas). Y Hoshea es un libro muy bueno para cualquier persona de Efraim que esté pensando en Efraim. Y porque Yahweh nos dice que no va a liberar a los que sólo son oyentes. Sólo va a entregar a los hacedores.

Explicamos la historia de Oseas y su esposa Gomer y también los nombres proféticos de todos sus hijos en el estudio Israel Nazareno. Y sólo recomiendo ese estudio para las personas que quieran sobrevivir a lo que viene en el fin de los tiempos. En contexto, Yahweh está hablando aquí de nuestros tiempos, ahora mismo, hoy. Él está hablando sobre el camino hacia la Tribulación y el camino hacia el Armagedón aquí en el capítulo dos. Y para resumir lo que Él está diciendo, vamos a cerrar nuestros caminos. Como si de repente el camino que estamos recorriendo en el camino de Babilonia se llenara de espinas.

Todos los patriotas de los Estados Unidos de América, están agitando sus banderas de Trump y sus carteles de Trump. Y ese camino se va a llenar de espinas porque nos hemos vendido a la democracia y la democracia es del Caballo Rojo. Esaú odian al Caballo Blanco. Entonces, ¿qué va a hacer Yahweh? Va a cercar a Efraim. Esto puede ser específicamente para Efraim en los Estados Unidos, pero también para Efraim en todas partes.

Él va a encerrar al gran cuerpo de Efraim y básicamente no les dejará ningún lugar al que acudir sino a Él. Y tristemente, al menos a juzgar por la Torá, esto es lo que parece necesitar la mayoría de nuestro pueblo para responder. Es no tener otro lugar al que acudir que no sea Él. No respondemos a Él en los buenos tiempos. Sólo respondemos a Él cuando tenemos dolor. Así que finalmente, Él va a tener que quebrar Babilonia. Puedes leer todo sobre eso en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos. Y en Youtube es llamado Apocalipsis Simplificado.

La cuestión es que las cosas van a empezar a ser progresivamente más difíciles, y más difíciles, y más difíciles para Efraim. No sólo para los de Estados Unidos, sino también para los que estamos en otras partes de esta versión. Y no vamos a tener a quién recurrir sino a Yahweh, nuestro Elohim. Vamos a tener que elegir. Vamos a tener que quebrantarnos. Vamos a tener que clamar a Él para que nos apoye. Porque nuestros amantes (el Señor Dios, Jehová, Jesús, lee nuestro estudio sobre los nombres) no van a ayudarla más.

Yahweh ha estado proporcionando todas esas cosas todo ese tiempo. Al igual que nuestros antepasados fueron desobedientes en el desierto, nuestros antepasados y nuestros padres son desobedientes ahora mismo, hoy, en la iglesia. Algunos son desobedientes ahora mismo en el movimiento mesiánico o en el movimiento efraimita, tal como estás escuchando. En la última parte de Hoshea, Yahweh está diciendo que va a dejar de responder a esos nombres. Si quieres que te ayuden vas a tener que llamar a Yahweh por Su nombre a partir de ahora.

Y Efraim es como, «¡Oh, prueba de pruebas! ¡Tenemos que obedecer los diez mandamientos! ¡Para obtener respuestas a la oración vamos a tener que hacer realmente algo por Él o no vamos a obtener ninguna respuesta!» Efraim está llorando: «¡Oh, prueba de pruebas!»

Lo que significa es que no podemos seguir dando por sentado a Yahweh. ¡Significa que no podemos seguir pisoteando la gracia o el favor o vamos a morir! Es así de sencillo.

Es como Proverbios 8. El Espíritu nos dice que Ella está llamando. ¡Está gritando desde las altas montañas! ¡De la cabeza de las calles! ¡Está tratando de despertarnos a todos! Pero si no escuchamos lo que dice, con el tiempo, la calamidad nos alcanzará ¡y ella se reirá!

Mishle (Proverbios) 8:1-4
1 ¿No clama la sabiduría, y levanta su voz la inteligencia?
2 Ella se sitúa en la cima de la alta colina, Junto al camino, donde se juntan los senderos.
3 Grita junto a las puertas, a la entrada de la ciudad, A la entrada de las puertas:
4 «A vosotros, oh hombres, os llamo, y mi voz es para los hijos de los hombres.

Así que recuerda, Yahweh es Uno. Yahweh es unidad. Nos dice en la última parte de Hoshea que Él es el que hace tanto el bien como el mal.

Yeshúa vino a darnos una misión. hablamos de ello en el estudio Israel Nazareno y también en el resto de nuestros estudios. Recomiendo a cualquiera que ame a Yeshúa que se ponga en marcha ahora. Recomiendo leer todo Hoshea con comprensión. Porque esta es la historia de Efraim. Y la historia en Hoshea es cómo a Yahweh finalmente se le acaba la paciencia con nuestra rebeldía después de 6.000 años. O por lo menos después de 3.500 años en dispersión o después de 2.000 años cuando se supone que tenemos el Espíritu de Yeshúa, Él está cansado de esto. Es el momento de la cosecha. ¿Somos trigo o somos paja? ¿Somos el fruto bueno o somos madera, heno y rastrojo?

Básicamente, el mensaje de Hoshea es que tenemos que empezar a obedecerle para salvar nuestras vidas. Entonces, ¿empezaremos a obedecerle para salvar nuestras vidas? El tiempo lo dirá. Las Escrituras dicen que somos una pequeña minoría los que vamos a llegar a casa. Va a ser una época terriblemente triste la que se avecina. Tenemos que asegurarnos de estar en el equipo de Yahweh. Este es el mensaje de Hoshea.

En la segunda mitad del capítulo 2 de Hoshea, se habla básicamente del Armagedón. Y cómo las grandes masas de Efraim no van a despertar hasta después de la gran muerte que viene en el Armagedón. Y finalmente, Efraim se dará cuenta. Finalmente, Efraim entenderá. Todo esto lo explicamos en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos.

¿Qué debemos hacer? Necesitamos tomar parte en este trabajo para que cuando la verdad finalmente alcance a Efraim, cuando Babilonia haya caído y Efraim no pueda ignorar más la verdad y se quite las vendas, va a necesitar dirección. Y nuestro trabajo es prepararnos para ello ahora mismo.

Al igual que José proporcionó una vía de escape para todos sus hermanos, así mismo, los que entendemos el mensaje tenemos que involucrarnos ahora mismo. Como en la parábola de las minas (talentos). ¡Invierte tus minas con nosotros ahora y trabaja! Vas a obtener un gran rendimiento. Pero no lo hagamos por el retorno, no hagamos las cosas por la recompensa. Eso es lo físico, no somos realmente salvos si lo hacemos por la recompensa. ¡Hagámoslo porque va a complacer mucho a nuestro Esposo! ¿Cuánto va a amar a una novia que le ama lo suficiente como para ayudarle a sentarse en Su trono?

Tenemos una sola vida que vivir para Él. Y al que es fiel en lo poco, al final se le confía lo mucho. Así que, una palabra para los sabios es suficiente.

Brevemente, en nuestra porción del Brit Jadashá en Luqa (Lucas) capítulo 17 y versículo 5. Los apóstoles pidieron a Yeshúa que aumentara su fe. Leamos la respuesta de Yeshúa en el versículo 10.

Luqa (Lucas) 17:10
10 ‘Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: ‘Somos siervos inútiles. Hemos hecho lo que debíamos hacer’. «

Yeshúa dice que cuando hayamos hecho todo lo que se nos ha dicho que hagamos (en contexto eso significa sumergir a toda la nación de discípulos en el nombre de Yeshúa en todo el mundo, en cada nación, cada tribu, cada lengua, enseñándoles a hacer todo lo que deben hacer), entonces debemos decir que somos siervos inútiles. Sólo hemos hecho lo que es nuestro deber.

Amén. Selah.

¿Qué significa eso para nosotros hoy en día en términos reales? Significa lo mismo que «Él debe aumentar, por lo tanto yo debo disminuir».«Ese es el mensaje básico que recibimos ahí.

Yojanán (John) 3:30
30 Él debe aumentar, pero yo debo disminuir.

Con eso, ¿qué hacemos hermanos? Discípulos, hermanos, hermanas ¿Qué hacemos con todos estos efraimitas? Son obedientes a la Torá, son observantes de la Torá, pero no quieren donar tiempo. No quieren donar trabajo. No creen que tienen que obedecer. No creen que tienen que ayudar a Yeshúa a conseguir lo que quiere, ¿Y pretenden ser elegidos como Su ayudante aunque no estén ayudando a conseguir lo que quiere? ¿Cómo funciona eso?

Hay mucha gente que es como nuestros antepasados, tratando de salir de Egipto, pero muchos de ellos todavía tenían uno o tal vez ambos pies en Egipto, en sus corazones. Y a nosotros nos pasa lo mismo. Hay mucha gente que está saliendo de la iglesia. Y algunas personas están dejando uno o dos pies atrás. Ocho, nueve, diez dedos del pie todavía en la iglesia. Hay mucha gente que nunca diría esto. Pero por sus acciones estos son los que dicen en sus corazones, «Yeshúa y Sus discípulos ya lo hicieron todo en el primer siglo. Así que ahora no necesitamos hacerlo. No necesitamos diezmar. No necesitamos hacer nada. La Gran Comisión, la Gran Omisión, ¡es lo mismo! Solo descansa y lee. Y espera a que Yeshúa venga y conduzca el autobús del rapto y nos lleve a casa ¡Será grandioso!»

Al final, podemos dejar salir un poco de aire de nuestras cabezas y darnos cuenta de que este es precisamente el mismo tipo de error fatal que siempre cometieron nuestros antepasados al salir de Mizraim (Egipto). Y vamos a ver esto de nuevo en futuras porciones, con los problemas en el desierto de Parán, con los problemas en la tierra de Moab. Vamos a leerlo cada semana.

Yahweh prometió a nuestros antepasados una vida nueva y mejor con Él. Por supuesto, nuestros antepasados dijeron que sí. Quiero decir, ¿quién no lo haría, verdad? Somos esclavos en Egipto. Seguro que nos gustaría tener una buena vida en la tierra de la leche y la miel. ¡Claro! ¡Apúntame! ¿Verdad? ¿Quién no lo haría? Pero no se dieron cuenta de que era un trabajo. No se dieron cuenta de que Yahweh estaba buscando una novia de Proverbios 31 que trabajara para poder sentarse en las puertas y gobernar y reinar.

Quiere una ayudante de Proverbios 31 que sea fiel. Quiere un ayudante que quiera ayudarle. Ese es el objetivo de todo el ejercicio. ¡Este es un gran filtro colador! Intenta eliminar todo excepto el trigo. No quiere la paja, la madera, el heno, los rastrojos, todo lo que pueda quemarse con el fuego se va a quemar.

¿Qué nos dice eso? ¿Necesitamos ser como el oro, la plata, los diamantes, las piedras preciosas?

Veamos. Efraim está pensando. «Hmm, sabes, Yahweh quiere tomar un ayudante. ¿Tal vez debería ser de alguna ayuda para Él?»

Ya sabes, amanece en mucho menos del uno por ciento de nuestra gente. Así que la pregunta y la gran autorreflexión que Yeshúa quiere de nosotros aquí es si vamos a decirnos a nosotros mismos, «Espera un minuto, Yeshúa quiere un ayudante. ¿Le estoy ayudando a Él? ¿Soy como la mujer de Proverbios 31? ¿Estoy haciendo todo lo que Él dice? ¿Y lo estoy haciendo por una recompensa o lo estoy haciendo sólo por amor?»

Porque no debemos esperar una recompensa. Se supone que debemos decir: «Que tus regalos y tu dinero sean para ti. Somos siervos inútiles. Sólo hemos hecho lo que nos corresponde hacer».

¿Cuántos de nosotros tenemos una mala actitud, hermanos y hermanas? En Efraim, ¿hemos pagado los tres diezmos? ¿Hemos ofrecido a Yeshúa nuestra ayuda? ¿Le hemos preguntado a Yahweh si quiere nuestra ayuda? ¿Si Él tiene algo que hacer para nosotros? ¿Y hemos pensado en esto como nuestro deber? ¿Esperamos algo a cambio? ¿Algún tipo de regalo? ¿Algún tipo de recompensa por cumplir con nuestro deber? ¿Qué tipo de novia quiere tomar Yahweh para Su Hijo? ¿Se trata de sentarse, ser reina y disfrutar de una vida de lujo? Eso es Babilonia. Eso es lo que se supone que debemos dejar.

Y eso es lo que estamos diciendo. Muchos de nosotros todavía tenemos un pie en Babilonia. No nos vemos como sirvientes, nos vemos como la reina. Bueno, la reina necesita verse a sí misma como una sirvienta o va a ser quitada del trono antes de ser tomada como reina.

El mensaje, hermanos y hermanas, es ¿esperamos una recompensa? ¿Esperamos algo especial por hacer lo que es nuestro deber? ¿Mah Qara (qué está pasando)? ¿Cómo se llama eso? ¿Mah Qara?

La lección, básicamente, es no tener más consideración de nosotros mismos, como siervos y esclavos, que la que deberíamos tener. Tenemos que dejar salir un poco de aire de nuestras cabezas. Estamos exagerando. Debemos reconocer que la humildad es propia de los siervos y de los soldados. Tenemos que soportar las dificultades como buenos soldados de Yeshúa Mesías. Porque la recompensa es para aquellos que buscan servir desinteresadamente.

Timotheus Bet (2 Timoteo) 2:3
3 Por lo tanto, debes soportar las dificultades como un buen soldado de Yeshúa HaMashiaj.

Yahweh promete ayudarnos a sobrevivir a la Gran Tribulación si le amamos y amamos a nuestros hermanos. Y hay reglas para ello. Y lo que se necesita en suma es que vayamos a la guerra con nosotros mismos. Vamos a la guerra con nuestra propia carne. Nos humillamos para darnos cuenta de que se trata de una transformación espiritual. No se trata de descansar y leer en Shabat y fiestas. Se trata de humillarnos para hacer todo lo que podamos por Él, para que Su reinado llegue por fin a los confines de la Tierra. Para que podamos ver a nuestro Amor y a nuestro Esposo realizar Su sueño, sentado en Su trono, gobernando y reinando sobre toda la Tierra.

Sólo que no va a ser Él aquí. Como explicamos en el estudio de Apocalipsis, Yeshúa va a estar sentado en Su trono en los cielos como nuestra Cabeza. Y nosotros seremos Su cuerpo, Sus manos y Sus pies actuando Su voluntad aquí en la Tierra. Para que se cumpla la oración «Venga Tu reino, hágase Tu voluntad, así en la tierra como en el cielo».

Eso es lo que vamos a tener que hacer, hermanos y hermanas, durante mil años. Es servirle de esa manera. Y si eso no está en nuestro corazón y lo único que queremos es volver a casa, alegrarnos y hacer fiesta en las colinas de Samaria, y gobernar y reinar sobre las naciones… vale. Si el servicio no está en nuestro corazón, entonces el fruto no va a estar allí.

No nos es dado juzgar el corazón de otro hombre. Sólo Yahweh, sólo Elohim puede hacerlo. Pero se nos dice que juzguemos el fruto. Entonces, hermanos y hermanas, ¿podemos inspeccionar nuestros propios frutos? Porque este es el objetivo de los ejercicios. Una gigantesca operación de filtrado. Y si no damos buenos frutos, el hacha será puesta a la raíz de los árboles. Y Yahweh no puede ser burlado. Según sembremos en el Reino espiritual de Yeshúa y según sembremos en la realeza de Yeshúa, así cosecharemos.

Galatim (Gálatas) 6:7
7 No os engañéis, Elohim no puede ser burlado, porque todo lo que el hombre siembra, eso también cosechará.

El final de Luqa 17 también tiene que ver con el Armagedón. Lo explicamos en el estudio de Apocalipsis también. Pero lo que tenemos que recordar como efraimitas, con toda esta historia y todo este bagaje emocional, y por muchos dedos del pie que nos queden en el mundo o en Babilonia, es lo que Yeshúa nos dice en Luqa capítulo 17 y versículo 33.

Quien busque salvar su vida en este mundo (en Babilonia o en Egipto) la perderá. Pero quien pierda su vida en Egipto y Babilonia por causa de Yeshúa la conservará para la vida eterna.

Luqa (Lucas) 17:33
33 Quien busque salvar su vida la perderá, y quien pierda su vida la conservará.

Pero tenemos que hacerlo todo, hermanos y hermanas. No quedarnos sentados como nuestros antepasados, pensando que lo estamos haciendo todo cuando en realidad no es así. Que Elohim nos ayude a aumentar nuestra fe para que no pensemos más en nosotros mismos de lo que debemos.

Que Yeshúa venga pronto.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give