Chapter 10:

Instruyendo al Niño en el Camino

Este Post también está disponible en: English српски Serbian-Cyr

Hasta ahora, hemos visto cómo el sacerdocio, los ancianos, los siervos/diáconos de la congregación y las parejas (marido y mujer) deben trabajar juntos para hacer crecer el reino de Yeshúa. Pero ¿cuál es el papel de los niños?

El papel de un niño en la asamblea es simplemente ser instruido en la forma en que debe caminar, de modo que cuando sea mayor, no se aparte del camino. Debe aprender a andar en el camino de Yeshúa.

Mishle (Proverbios) 22: 6
6 Instruye al niño en el camino que debe seguir, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

Una de las funciones más importantes de la asamblea es capacitar a la próxima generación de israelitas. La formación es diferente a la enseñanza. Por ejemplo, un jardinero no le enseña nada a un árbol joven (no hay clases). Más bien, idealmente, un arbolista dobla y poda las extremidades cuando aún son jóvenes y flexibles. Si hace su trabajo correctamente, cuando el árbol crezca será más fuerte y capaz de soportar el peso de más frutas. También significará que el árbol necesitará menos poda más adelante en la vida. El mismo concepto es cierto para los niños. Si entrenamos a nuestros hijos para que practiquen hábitos correctos cuando son pequeños, necesitarán menos podas más adelante (lo que significará menos dolor). Por lo tanto, aunque la capacitación requiere disciplina tanto de los padres como de los niños, corregirlos es un acto de amor.

Mishle (Proverbios) 13:24
24 El que detiene su vara odia a su hijo, pero el que lo ama lo disciplina temprano.

Instruir a un niño en el camino de Yeshúa no solo significa mostrarles la forma en que caminó Yeshúa, sino que también debemos ayudarlos a hacerlo. Es decir, lo ayudaremos a establecer buenos hábitos que agradan a Yeshúa. Eso significa leer la palabra, adorar en los días de Yahweh, diezmar, dar a los pobres, servir a otros en la asamblea y la comunidad exterior. Si nuestros hijos aprenden estos hábitos mientras aún son jóvenes, entonces, como el árbol en nuestro ejemplo anterior, crecerán y solo necesitarán pequeñas cantidades de poda (corrección) más adelante.

A veces se aconseja a los padres que “vivan como ellos quisieran que sus hijos vivan”. Esto se debe a que nuestro ejemplo dirá más que nuestras palabras a nuestros hijos. Si queremos que nuestros hijos sean bendecidos por leer la palabra, entonces debemos darles un ejemplo de lectura. Si queremos que sean bendecidos por ayudar a los pobres, entonces debemos ayudar a los pobres. A menos que los padres den a sus hijos este tipo de ejemplo, incluso el mejor consejo del mundo será hipocresía (y es poco probable que se siga ese consejo).

Sin embargo, tan importante como dar un buen ejemplo a nuestros hijos, es esencial ayudar a nuestros niños a practicar estos buenos hábitos. Por ejemplo, supongamos que un padre diezma, pero no entrena también a su hijo a diezmar mientras aún vive en casa. El padre puede esperar que cuando su hijo se vaya de la casa siga el ejemplo que le ha dado. Si bien esto puede ocurrir, y ocurre, es más fácil si el niño ha sido entrenado para diezmar mientras aún está en casa. De esa manera, cuando salga de casa, continuará practicando los mismos buenos hábitos de siempre. Este tipo de entrenamiento quita la tentación de la ecuación. Al igual que el árbol que ha sido podado adecuadamente desde una edad temprana, no requerir de ninguna poda tardía será una gran bendición para la asamblea.

Por su parte, un niño debe obedecer a sus padres en Yahweh. Obedecerlos “en Yahweh” significa que un niño debe hacer lo que sus padres dicen, siempre y cuando sea conforme a las Escrituras.

Efesios 6: 1-4
1 Hijos, obedezcan a sus padres en Yahweh, porque esto es justo.
2 “Honra a tu padre y a tu madre”, que es el primer mandamiento con promesa:
3 “para que te vaya bien y vivas mucho en la tierra”.
4 Y ustedes, padres, no provoquen a sus hijos a ira, más bien críenlos en disciplina y exhortación de Yahweh.

Nuevamente, aquí hay una relación de dos vías, como el caso de esposos y esposas. Es importante que los padres entrenen a sus hijos con paciencia, de una manera que no los frustre ni los provoque a la ira. Se necesita paciencia y tiempo para entrenar a los niños de esta manera, pero tal paciencia y amor valen la pena, porque entonces los niños no se amargarán ni se perderán en el mundo.

Idealmente, todos deberíamos haber sido criados en familias llenas de amor, que nos entrenaran en el camino de Yeshúa. Sin embargo, muchas personas, que son llamadas a la fe, no obtuvieron una educación adecuada (en él Camino de Yeshúa). La buena noticia aquí es que los ancianos y los siervos de la congregación también pueden impartir este tipo de entrenamiento, ya que los ancianos se seleccionan, al menos en parte, porque sus familias tienen buen testimonio (versículo 4).

TimaTheus Alef (1 Timoteo) 3: 1-5
1 Este es un dicho fiel: si un hombre desea ser obispo [anciano], un buen trabajo desea.
2 El obispo, entonces, debe ser irreprensible, marido de una esposa, prudente, sano de mente, de buen comportamiento, hospitalario, apto para enseñar;
3 no dado al vino, no violento, no codicioso de dinero. Sino gentil, no pendenciero, no avaro;
4 que gobierne bien su propia casa, y que sus hijos le sean obedientes en honestidad.
5 (porque si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la asamblea de Elohim?);

Una señal de un buen anciano es que sus hijos son fieles y no insubordinados con respecto a la autoridad en amor. Tampoco disipan (o desperdician) sus energías en el mundo.

Tito 1: 5-6
5 Por esta razón te dejé en Creta, para que corrigieses las cosas deficientes y designes ancianos en cada ciudad, como te lo ordené:
6 al que sea irreprensible, marido de una sola esposa, que tenga hijos fieles y no acusados de disipación o rebeldía.

Los hijos de un anciano también deben servir como ejemplos para el rebaño. Deben ser fieles, y no rebeldes a la autoridad. Tampoco deben disipar (desperdiciar) sus energías en el mundo. Más bien, deben tener un corazón que ame y sirva a los demás.

 

Al igual que los árboles, los niños crecen y ocupan su lugar en el orden global de Yeshúa, dándose a sí mismos para satisfacer las necesidades de los demás, en amor. Cuanto más podamos ayudar a los niños a desarrollar este corazón cuando aún son jóvenes, mejores serán sus vidas una vez que hayan crecido.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give