Chapter 8:

Hombres, Esposos, y Hermanos

Este Post también está disponible en: English српски Serbian-Cyr

A menudo se dice que la familia es el componente básico de la sociedad. Si bien esto es cierto, recordemos ahora el tipo de sociedad que Yeshúa quiere que construyamos para Él.

Las Escrituras nos dicen que, así como Yeshúa es la cabeza sobre cada varón, y los varones son la cabeza sobre sus hogares.

Qorintim Alef (1 Corintios) 11: 3
3 Pero quiero que sepan que la cabeza de cada Varón es el Mesías, y la cabeza de la mujer es el varón, y la cabeza del Mesías es Elohim.

Algunos hombres hacen un mal uso de este verso para justificar gobernar a sus esposas con rigor y dureza. Sin embargo, este no es el modo de Yeshúa. Más bien, su manera es dar Su vida por nosotros para darnos un ejemplo de dedicación, de amor y servicio.

Efesim (Efesios) 5: 22-28
22 Esposas, sométanse a sus propios esposos, como a Yahweh.
23 Porque, así como el marido es cabeza de la mujer, también el Mesías es cabeza de la asamblea; y Él mismo es el Salvador del cuerpo.
24 Por lo tanto, así como la asamblea está sujeta al Mesías, así mismo las esposas lo estén a sus propios esposos, en todo.
25 Esposos, amen a sus esposas, así como el Mesías amó a la asamblea y se entregó a sí mismo por ella,
26 para santificarla y limpiarla, con el lavado del agua por la palabra,
27 para presentársela a sí mismo como una gloriosa asamblea, sin mancha o arruga o algo parecido, más bien que sea apartada (santa) y sin mancha.
28 Así que los esposos deben amar a sus propias esposas como a sus propios cuerpos; el que ama a su mujer se ama a sí mismo.

Hemos visto que Yeshúa apoya el sacerdocio, y el sacerdocio apoya a los ancianos. Los ancianos apoyan a los diáconos, y los diáconos apoyan y sirven al pueblo.

Si una mujer no tiene esposo (o si su esposo no está en la fe), los diáconos pueden servir y apoyar a las esposas. Sin embargo, si el esposo está en la fe, es mejor que los diáconos traten principalmente con el esposo, ya que esto extiende el orden divino de Yeshúa a la familia.

En “El Gobierno de la Torah”, demostramos que la orden melquisedeciana es un reino espiritual-militar que es similar a una meritocracia invertida basada en el servicio. El jefe de este reino espiritual-militar es el Mesías Príncipe.

Daniel 9:25
25 “Por lo tanto, comprende y entiende, que desde el comienzo del mandato para restaurar y edificar Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; La plaza se volverá a construir, y el muro, incluso en tiempos de angustia”.

La palabra Príncipe en Hebreo es el Strong 5057, nagid. Esto se refiere a un comandante militar que dirige desde el frente.

H5057 naguíd o נָגִד naguíd; de H5046; comandante (como que ocupa el frente), civil, militar o religioso; generalmente (abst. plural), temas honorables: capitán, caudillo, cosa excelente, jefe, mayor, oficial, príncipe.

Sin embargo, a pesar de que Yeshúa es de la realeza, Él no gobierna a Su pueblo con dureza. Más bien, Él sirve a Su pueblo a través del sacrificio. Esto nos da un ejemplo a seguir, y si amamos y tememos a Yeshúa, entonces debemos seguirlo (e imitarlo). También hay aplicaciones separadas de este principio tanto para los esposos como para las esposas.

Kefa Alef (1 Pedro) 3: 1-7
1 Igualmente ustedes, esposas, sométanse a sus propios esposos, a fin de que si algunos que no obedecen a la palabra, puedan ser ganados sin palabras por la conducta de sus esposas,
2 cuando ellos observen su conducta casta y respetuosa.
3 Que sus adornos no sea simplemente el externo: arreglando el cabello, usando joyas ostentosas o vistiendo ropas finas,
4 más bien el interno, del corazón, con la belleza incorruptible de un espíritu amable y tranquilo, que es muy precioso a la vista de Elohim.
5 Porque de esta manera, en tiempos antiguos, hacían las mujeres apartadas, que confiaban en Elohim, y se adornaban, siendo sumisas a sus propios maridos,
6 como Sarah obedeció a Abraham, llamándolo adoni (mi maestro), hijas suyas son si hacen el bien, sin temer ninguna amenaza.
7 Del mismo modo, esposos convivan con ellas sabiamente, dando valor a sus esposas, como a una frágil vasija, y como coherederas de la gracia de [el espíritu de] la vida, para que sus oraciones no se vean obstaculizadas.

Cuando el esposo no le da honor (valor) a su esposa, como si ella fuera la más débil vasija, o vive con ella de manera no sabía, entonces Yahweh obstaculiza sus oraciones, porque Yahweh no quiere que sea así. Más bien, lo que Yahweh quiere es que los esposos sirvan a sus esposas en amor, y que las esposas correspondan buscando servir a sus esposos en amor. Esto crea un ambiente alegre (y sano), y cuando los creyentes hacen esto, están construyendo el reino de Yeshúa.

Yeshayahu (Isaías) 9:7
7 “La expansión de Su imperio y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, estableciéndolo y confirmándolo con juicio y justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahweh de los ejércitos hará esto”.

Sin embargo, así como el reino de Elohim no es democrático, tampoco lo es la familia. En “Apocalipsis y el Fin de los Tiempos” vimos que el Nuevo Orden Mundial democrático (greco-romano) se derrumbará en el séptimo sello, mientras que el reino de Yeshúa (que se describe como una roca) crecerá para convertirse en una gran montaña (gobierno) que llenará toda la tierra, y gobernará sobre ella.

Daniel 2: 34-35
34 “Observaste mientras se cortaba una piedra, no con manos, que golpeaba la imagen en sus pies de hierro y barro, y los rompía en pedazos.
35 Entonces el hierro, el barro, el bronce, la plata y el oro se desmenuzaron, y se hicieron como la paja del verano en las trillas, y el viento se los llevó, a fin de que ningún rastro de ellos fuera encontrado. Y la piedra que golpeó la imagen se convirtió en una gran montaña [gobierno] y llenó toda la tierra”.

Mientras que el Nuevo Orden Mundial busca reemplazar a la familia con el estado, nosotros buscamos restablecer los caminos originales de Yahweh (es decir, la orden original de Yahweh).

Yirmeyahu (Jeremías) 6:16
16 Así dice Yahweh: “Deténganse en los caminos y miren, y pregunten por las sendas antiguas, ¿Dónde está el buen camino?, y caminen en él; Entonces encontrarán descanso para vuestras almas. Pero ellos dijeron: ¡No lo caminaremos en él!”.

Entonces, ¿cuáles son las sendas antiguas con respecto a las familias? Primero, debemos darnos cuenta de que, como el varón tiene la autoridad, también es responsable de todo lo que suceda en la familia, sea bueno o malo. Esto es similar a como un oficial militar es responsable de todo lo que le ocurre al batallón bajo su mando. Por ejemplo, causo un gran problema cuando Abraham no buscó el consejo de Yahweh en el asunto de Agar. Esto nos muestra que, si bien idealmente un hombre debería hablar con su esposa sobre todo y dejar que ella diga su opinión al respecto, es su trabajo llevar el asunto a Yahweh y dejar que Él decida.

B’reisheet (Génesis) 16: 1-6
1 Y Saraí, la esposa de Abram, no le daba hijos. Y ella tenía una criada egipcia, cuyo nombre era Agar.
2 Y Saraí le dijo a Abram: “Mira, Yahweh me ha impedido tener hijos. Por favor, allégate a mi criada; tal vez consiga hijos de ella”. Y Abram escuchó la voz de Saraí.
3 Entonces Saraí, la esposa de Abram, tomó a su criada Agar, la egipcia, y la entregó a su esposo Abram para que fuera su esposa, después de que Abram había vivido diez años en la tierra de Canaán.
4 Y él se llegó a Agar, y ella concibió. Y cuando vio que había concebido, miraba con desprecio a su señora.
5 Entonces Saraí le dijo a Abram: “¡Mi agravio sea sobre ti! Di a mi doncella en tu seno; y habiendo concebido, me mira con desprecio. Yahweh juzgue entre ti y yo”.
6 Entonces Abram dijo a Saraí: “¡Mira!, tu sierva está en tus manos; haz con ella lo que quieras”. Y como Saraí la trataba con dureza, huyó de su presencia.

Abraham pudo preguntarle a Yahweh ya que él escuchaba la voz de Yahweh. Sin embargo, hoy en día muchos hombres no escuchan la voz de Yahweh. El remedio para esto es preguntarle a un profeta o a un apóstol en la asamblea (al menos en los asuntos importantes). Esto se debe a que los profetas y los apóstoles escuchan la voz de Yahweh (por definición). Sin embargo, este tipo de preguntas toma mucho tiempo (en escuchar y responder), y eso significa que debe haber apoyo para los apóstoles y profetas, y una relación correcta dentro de la asamblea (es decir, el diezmo).

Las palabras de Yahweh no siempre son agradables. A veces sus palabras pueden conducir a grandes pruebas. Un ejemplo de esto se ve en la Akedá (la atadura de Yitzhak), donde Yahweh le dijo a Abraham que ofreciera a su hijo Yitzhak como un holocausto.

B’reisheet (Génesis) 22: 2
2 Y dijo: “Toma ahora a tu hijo, tu único, a Yitzhak, a quien amas, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí como holocausto en una de las montañas que te diré”.

Según una escuela de pensamiento, esto condujo a la alienación entre Abraham y Sarah, porque cuando Sarah murió, Abraham tuvo que viajar al lugar donde Sarah estaba enterrada, hacer luto y llorar por ella.

B’reisheet (Génesis) 23: 2
2 Entonces Sara murió en Kiriath Arba (es decir, Hebrón) en la tierra de Canaán, y Abraham vino a llorar por Sarah y hacer luto por ella.

Ya sea que la Agidah haya llevado, o no, a una alienación entre Abraham y Sarah, el punto es que el hombre es totalmente responsable de lo que suceda en su casa. Por esta razón, necesita llevar todas las decisiones importantes a Yahweh (y dejar que Él decida). Esto es distinto al camino de la democracia, ya que la democracia exige que el esposo y la esposa sean iguales y compartan la autoridad por igual.

Sin embargo, aunque el matrimonio no es una democracia, y el esposo es quien tiene la última palabra, él también tiene el deber de hacer feliz a su esposa. Yahweh nos dice que cuando un hombre toma a una nueva esposa, se le exime del servicio militar durante un año entero, con el fin de hacer feliz a su esposa.

Devarim (Deuteronomio) 24: 5
5 “Cuando un hombre tome a una nueva esposa, no saldrá a la guerra ni se le adjudicará ningún asunto; estará libre en su casa un año y hará feliz a su esposa que tomó”.

Shaul también parece haber entendido que el hombre casado es responsable de complacer a su esposa.

Qorintim Alef (1 Corintios) 7:33
33 Pero el casado se preocupa por las cosas del mundo, de cómo puede complacer a su esposa.

Y, como ya vimos, si un hombre no da honor (valora) a su esposa, Yahweh obstaculizará sus oraciones.

Kefa Aleph (1 Pedro) 3:7
7 Del mismo modo, esposos convivan con ellas sabiamente, dando valor a sus esposas, como a una frágil vasija, y como coherederas de la gracia de [el espíritu de] la vida, para que sus oraciones no se vean obstaculizadas.

Cada persona tiene un lugar en el cuerpo del Mesías, y así como todas las partes del cuerpo tienen roles y deberes distintos, del mismo tiempo, todas las partes del cuerpo deben ser tratadas con dignidad, amor, honor y respeto. Si bien esto se aplica tanto a los esposos como a las esposas, ya que el hombre tiene la autoridad, es su deber establecer el tono de su casa y dar el ejemplo de servicio en el amor.

LOS HERMANOS

Si los ancianos y diáconos tienen deberes y roles que desempeñar en la asamblea, los varones también tienen deberes y roles que desempeñar dentro de ella. Anteriormente vimos que los ancianos de la ciudad tienen el deber de establecer justicia en sus ciudades.

Devarim (Deuteronomio) 19: 11-12
11 “Pero si un hombre aborrece a su vecino y lo acecha, se levanta contra él y lo hiriere de muerte, y este muere; si huye a alguna de estas ciudades,
12 entonces los ancianos de su ciudad enviarán y lo sacarán de allí, y lo entregarán en mano del vengador de la sangre para que muera”.

Así como los ancianos de la ciudad solo pueden establecer este tipo de justicia cuando los hombres de la ciudad los apoyan, Shaul también nos dice que es tarea de los varones sacar el mal de en medio de la congregación.

Qorintim Alef (1 Corintios) 5: 1-5
1 De cierto se oye que hay entre ustedes inmoralidad sexual y tal inmoralidad sexual que ni siquiera se menciona entre los gentiles, ¡que un hombre tiene a la esposa de su padre!
2 Y ustedes están envanecidos. ¿no deberían más bien angustiarse, a fin de que el que hizo este acto sea quitado de entre vosotros?
3 Porque ciertamente, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya he juzgado (como si estuviera presente) al que tal cosa ha hecho.
4 En el nombre de nuestro Adon Yeshúa el Mesías, cuando ustedes se reúnan, junto con mi espíritu, con el poder de nuestro Adon Yeshúa Mesías,
5 entreguen al tal a Satanás para destrucción de la carne, para que su espíritu pueda ser salvado en el día del Adon Yeshúa.

Cada varón es responsable de asegurarse de que la asamblea a la que asiste su familia esté libre de pecado. En ocasiones esto puede requerir un reproche amoroso. Sin embargo, no importa cuán cariñoso pueda llegar a ser el reproche, o no, cuando las palabras de disciplina o corrección deban ser transmitidas de familia a familia, será tarea del varón entregarlas, de un hermano a otro y hablar la verdad en amor. Así es como la asamblea se vuelve segura para las mujeres y los niños.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give