Chapter 12:

El Camino de Efraim

Este Post también está disponible en: English српски Serbian-Cyr

En el estudioIsrael nazareno, vimos cómo la nación de Israel se puede dividir en dos grupos proféticos principales, llamados “las dos casas de Israel”. La casa del sur se llama “la casa de Judah”, mientras que la casa del norte se llama “la casa de Israel” o Efraim. Originalmente, el reino del sur de Judah consistía en dos tribus (y algunos dicen tres), mientras que en el reino del norte había diez tribus. En términos generales, muy generales, los judíos de hoy descienden espiritualmente de la casa de Judah, mientras que los cristianos descienden espiritualmente de la casa del norte de Israel (Efraim). Fue por esta casa del norte de Israel por la que Yeshúa dijo que fue enviado (en su primer viaje).

Mattityahu (Mateo) 15:24
24 Pero Él respondió y dijo: “No fui enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”.

La situación se volvió más compleja con el tiempo, de modo que hoy hay más de un grupo profético de judíos y más de un grupo profético de efraimitas. Debido a que el reino del norte desobedeció a la Torah, Yahweh envió a los asirios para llevar a Efraim a un cautiverio físico y espiritual (alrededor del 732 a.C). Después de terminado el tiempo de este cautiverio, aún no habían arrepentido, por lo que fueron dispersados entre todas las naciones, cumpliendo así las promesas hechas a los patriarcas. (Para más detalles, ver el estudio Israel Nazareno”). Al mismo tiempo, los asirios también llevaron a la mayoría de los judíos al cautiverio. Todos ellos están hoy en una especie de cautiverio espiritual profético en Asiria. Yeshúa dijo que Él vino para liberar a estos oprimidos y cautivos espirituales

Luqa (Lucas) 4:18
18 “El Espíritu de Yahweh está sobre mí, porque me ha ungido para predicar el evangelio a los pobres; Me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos [espirituales] y sanar la vista a los ciegos, para devolver la libertad a los oprimidos [espiritualmente]…”

En “Apocalipsis y el Fin de los Tiempos”, vimos que la mayoría de los efraimitas no se darán cuenta de quiénes son hasta el regreso de Yeshúa en el Armagedón, sin embargo, aún en el día de hoy se está llamando a un pequeño remanente de Israelitas para ayudar a restablecer la fe que una vez fue entregada a los santos.

Yehudah (Judas) 3
3 Amados, aunque fui muy diligente en escribirles con respecto a nuestra común salvación, encontré necesario escribirles exhortándoles a que contiendan seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos.

Para restaurar esta fe original, debemos darnos cuenta de que fue una secta del judaísmo melquisedeciano la que siguió a Yeshúa como su único y exclusivo rabino. Debido a que Yeshúa es nuestro único Rabino, también seguimos el principio rabínico de imitar a nuestro Rabino (Yeshúa) en todas las cosas, caminando como Él caminó.

Yochanan Alef (1 Juan) 2: 6
6 El que dice que permanece en Él, también debe andar como Él anduvo.

La frase “andar como Él anduvo” es un lenguaje hebraico que significa que debemos obedecer la Halajá de Yeshúa. El término halajá se refiere a la manera de caminar (es decir, vivir) la Torah. Cuando caminamos como nuestro Rabí Yeshúa caminó, imitándolo en todas las cosas, entonces se puede decir que estamos siguiendo a Yeshúa.

Sorprendentemente, incluso cuando Yeshúa vivía, la mayoría de los que creían en Yeshúa no lo seguían (obedeciendo a Su Halajá). Por ejemplo, Marcos 9:38 nos dice que había un creyente que estaba expulsando demonios en el nombre de Yeshúa y, sin embargo, Yojanán (Juan) dijo que no lo estaba siguiendo (es decir, que no estaba guardando la halajá de Yeshúa). Esto significa que este creyente estaba realmente practicando una fe diferente. Sin embargo, aunque este hombre estaba manteniendo una forma diferente de adoración, Yeshúa dijo que no lo detuvieran, porque al final estaba trabajando en su favor.

Marqaus (Marcos) 9: 38-40
38 Yojanan (Juan) le respondió: “Maestro, vimos a alguien que no nos sigue echando demonios en tu nombre, y se lo prohibimos porque no nos sigue”.
39 Pero Yeshúa le dijo: “No se lo impidan, porque nadie que haga un milagro en Mi nombre puede hablar mal de Mí después.
40 Porque el que no está contra nosotros, está de nuestro lado”.

Entonces, si somos parte del remanente que dice andar como Yeshúa anduvo y adora como Él adoró, entonces debemos preguntarnos: ¿cómo vivió y adoró Yeshúa? Por un lado, era su costumbre ir a la sinagoga todos los días Shabat.

Luqa (Lucas) 4:16
16 Entonces vino a Nazaret, donde había sido criado. Y como era su costumbre, entró en la sinagoga el día de reposo y se levantó para leer.

En el judaísmo, “levantarse para leer” se refiere a la lectura de las porciones de la Torah y Haftará. Levantarse para leer es un honor que solo se otorga a aquellos que apoyan la sinagoga y están en buena posición con la gente. En contexto, entonces, si nosotros buscamos caminar como Yeshúa caminó, entonces debemos buscar glorificar el nombre de Yahweh y de Yeshúa a través de la organización de un servicio público de lectura de la Torah en el lugar donde vivamos. La historia muestra que esto es lo que hicieron los nazarenos hasta cuando fueron llevados a la clandestinidad por los católicos en el siglo IV. Por ejemplo, considere esta cita del padre de la Iglesia Católica Epifanio de Salamina, quien llamó herejes a los nazarenos porque “leen la Ley”. (Nota: “La lectura de la ley” es un dicho hebreo para el servicio de Shabat de la Torah).

Los nazarenos no difieren en nada esencial de ellos [los judíos ortodoxos], ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la ley judía; excepto que ellos creen en Cristo. Creen en la resurrección de los muertos, y que el universo fue creado por Dios. Predican que Dios es Uno, y que Jesucristo es Su Hijo. Son muy aprendidos en el idioma hebreo. Leen la ley [la ley de Moshé]…. Por lo tanto, difieren … de los verdaderos cristianos porque cumplen hasta ahora [ritos] tales como la circuncisión, el Shabat y otros.
[Epifanio de Salamina, «Contra las herejías», Panarion 29, 7, pp. 41, 402]

En el primer siglo, los judíos en la tierra comprendieron que la Torah es un contrato matrimonial entre Yahweh e Israel, y así la secta Nazarena, obediente a la Torah, pudo propagarse. Sin embargo, fuera de la tierra de Israel, los gentiles no entendieron el papel de la Torah como un contrato matrimonial, y como el cristianismo es más fácil de practicar que la fe nazarena, el cristianismo sin Torah creció más rápido. Finalmente, los concilios romanos de Nicea y Laodicea prohibieron la fe israelita nazarena.

Los cristianos no deben judaizar descansando en Shabat; sino que deben trabajar ese día, honrando más bien el día del Señor [domingo] descansando, si es posible, como cristianos. Sin embargo, si se encuentra a algún [Nazareno] judaizante, que sean anatema de Cristo.
[La Iglesia de Roma; Consejo de Laodicea bajo el emperador Constantino; Canon 29, 336 CE]

Sin embargo, debemos saber que no todo lo que la Iglesia Católica hizo (o hace) está mal. Se dice a menudo que Satanás prefiere las falsificaciones que se acerquen lo más posible a lo original, así que veamos en la siguiente figura que es lo que fue cambiado de la fe nazarena a la fe católica y lo que no.

Si estamos dispuestos a aceptarlo, tanto la fe Nazarena como la fe Católica están organizadas globalmente. Ambas buscan establecer un reino global (uno para Yeshúa y otro para Babilonia). Ambos enseñan una sola doctrina, y, si bien, llegan a esas doctrinas de manera diferente, ambos confieren autoridad para tomar decisiones a un solo individuo (por ejemplo, Yaakov en Hechos 15 versus el Papa). Ambos tienen un sacerdocio apartado (santo). Si tenemos ojos para ver y estamos dispuestos a aceptarlo, la principal diferencia es que, debido a que la Iglesia romana tiene un espíritu babilónico, está sujeta a fragmentación. Primero, la iglesia romana se fragmentó en mitades orientales y occidentales en el Gran Cisma de 1054. Luego, la Iglesia Romana Occidental (Pierna Occidental) comenzó a fragmentarse aún más en la Reforma Protestante de 1517 d.C. Las primeras nuevas denominaciones se formaron (por ejemplo, la Iglesia Luterana), y luego siguieron las denominaciones nacionales (por ejemplo, Iglesia de Inglaterra, Iglesia de Suecia). La razón por la cual nunca podrán unirse como un solo cuerpo es que tienen una imagen distorsionada de quién es Yeshúa. Debido a que no saben quién es Yeshúa o qué es lo que Él quiere, no pueden caminar como Él caminó, o vivir como Él vivió. Por lo tanto, no están en unidad con Yeshúa (y Yeshúa no está en unidad con ellos). Debido a esto, sus cuerpos siempre estarán fragmentados, a menos que estén unidos por la fuerza (como en el próximo estado policial del Nuevo Orden Mundial [NOM]).

Si bien la ruptura con Roma fue inevitable, no es algo pequeño que el cuerpo de Yeshúa se fragmente (ya que la división es lo opuesto a un gobierno eterno global unificado). La idea de un cuerpo dividido era inaceptable para Martín Lutero, porque (por definición) una división constituye más de un cuerpo del Mesías. Es por eso que Martín Lutero primero intentó reconciliarse con Roma (para reformar el cuerpo, en lugar de dividirlo). Fue solo después de que Roma trató de matarlo que aceptó la necesidad de romper su relación con Roma.

La fragmentación conduce a una mayor fragmentación. Así como la fe cristiana sin Torah fue más popular fuera de la tierra de Israel que la fe nazarena, también la desunión pasiva (perezosa) es muy popular entre muchos mesiánicos. Quinientos años después de la protesta de Martín Lutero, la mayoría de los cristianos y mesiánicos piensan que no hay nada de malo en establecer ministerios independientes, que no contribuyan a la unidad del orden global más grande de Melquisedec. Han olvidado el dicho de Yeshúa de que el que no se reúne con Él (y Su cuerpo) se dispersa en el extranjero (y será castigado).

Mattityahu (Mateo) 12:30
30 “El que no está conmigo está contra mí, y el que no se reúne conmigo se dispersa”.

Al igual que en el primer siglo, hoy en día hay muchos grupos diferentes que sienten que pueden “seguir a Yeshúa” y “guardar la Torah” sin contribuir al establecimiento de Su gobierno global Melquisedeciano eterno. Lo que necesitan darse cuenta es que, a menos que, y hasta que, se unan a la fe que Yeshúa enseñó, y contribuyan al crecimiento de la orden global de Melquisedec de Yeshúa, todavía están en Babilonia (y no están haciendo Su voluntad).

En este gráfico, vemos como los cautivos espirituales de Efraim ya han pasado por muchas fases en su camino de regreso a la fe original. Sin embargo, al mismo tiempo, también se están volviendo más y más fragmentados, porque hasta que realmente abandonen el sistema de la iglesia babilónica y regresen a la fe original, todavía están en el error. También debemos tener en cuenta que el paso final es el más difícil de todos los pasos de la transición, especialmente para los Efraimitas rebeldes, porque en lugar de adoptar más fragmentación y división, regresar a la fe nazarena original exige que cada uno de nosotros haga lo que podamos para encontrar el lugar donde podamos contribuir mejor a su causa. Y hasta que no estemos dando nuestra mejor parte, no estamos verdaderamente en Su voluntad.

Hoy estamos más dispersos que nunca, y los tiempos finales están cada vez más cerca. El Nuevo Orden Mundial pronto será una realidad, entonces, ¿cómo podemos revertir esta tendencia? ¿Cómo podemos comenzar a reconstruir un cuerpo global para Yeshúa, por medio de Su Espíritu? Si Yahweh quiere, Israel Nazareno espera establecer un “servicio de Torah” por Internet, para que todos aquellos que no tienen una sinagoga local donde participar puedan congregarse y adorar como lo hizo Yeshúa. Si Yahweh quiere, y dispone, esto llevará a más asambleas locales y más servicios locales de la Torah, ya que Yahweh inspirará a más ancianos congregacionales a albergar lecturas públicas de la Torah, para alabar Su nombre en sus pueblos. Cuando nosotros, Su pueblo, comencemos a albergar Su forma de adoración en todas las ciudades del mundo, será el cumplimiento de lo que se preveía en Hechos 15.

Ma’asei (Hechos) 15: 19-21
19 “Por lo tanto, juzgo [es decir, ordeno] que no molestemos a los gentiles que están retornando a Elohim,
20 sino que les escribimos para que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, de inmoralidad sexual, de lo estrangulado y de la sangre.
21 Porque Moshé ha tenido desde tiempos antiguos quien lo predique en cada ciudad, siendo leído en las sinagogas todos los Shabbat”.

Sin embargo, si bien la transmisión en línea será beneficiosa para aquellos que no participan de una asamblea local, será mejor que los devotos participen en su asamblea local y colaboren con otros para glorificar y magnificar los nombres de Yahweh y Yeshúa en sus localidades, ya que existen es una gran cantidad de beneficios en el compañerismo y la reunión que una sinagoga virtual no es capaz de proporcionar. Sin embargo, oramos para tenga un buen comienzo, y para que te unas a nosotros para servirle a Él, tal como Él dice que quiere que lo sirvan.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give