Chapter 2:

Cristianismo: Las Diez Tribus Perdidas

Bienvenidos a Israel Nazareno. Mi nombre es Norman Willis. Y hoy quiero hablarles sobre un misterio llamado «las Dos Casas de Israel».

¿Alguna vez se han preguntado por qué el apóstol Yaakov (o Santiago) no escribió su epístola a los cristianos, sino a las doce tribus de Israel, que están esparcidas en el extranjero?

¿Y alguna vez se han preguntado por qué, en el capítulo 7 de Apocalipsis, leemos que las doce tribus de Israel están selladas del daño, pero nunca se nos habla de que ningún cristiano sea sellado del daño?

Además, cuando nueva Jerusalem baja de los cielos en el capítulo 21 de Apocalipsis, ¿por qué no hay puertas para los cristianos, sino sólo puertas para las doce tribus de Israel?

Además, ¿por qué el Mesías Yeshúa (a quien algunos llaman Jesucristo) dijo que no fue enviado sino por las ovejas perdidas de la Casa de Israel? ¿Quiénes son las ovejas perdidas de la Casa de Israel? ¿Y por qué vino sólo por ellos?

Hay muchos misterios en las Escrituras, y una vez que comprendemos el Misterio de las Dos Casas, entonces podemos entender la profecía bíblica como nunca antes.

Para explicar este misterio, necesitamos profundizar en algún detalle, y esto puede tomar algún esfuerzo, pero este esfuerzo valdrá la pena, porque una vez que comprendemos el curso de los acontecimientos en las Escrituras, entonces las profecías se desarrollarán claramente ante nosotros, y podremos entender el flujo de la profecía bíblica con una claridad que no es posible lograr de otra manera.
Así que por favor únanse a nosotros ahora para el Misterio de las Dos Casas.

Introducción

Para comenzar a desentrañar el misterio de las dos Casas de Israel, comprendamos que en la Biblia, el Creador Yahweh (o Jehová) dio promesas especiales al Patriarca Abraham. La Biblia dice que estas promesas especiales fueron dadas a Abraham y sus descendientes (o como dice la Biblia, a su semilla). Esto se debe a que Avraham obedeció la voz de Yahweh.

Esto nos dice que la obediencia a los mandamientos de Yahweh es importante.

En Génesis 22:17, Yahweh le dice a Abraham,

Génesis 22:17-18
17 «Con bendición te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tus descendientes [seed] como las estrellas del cielo y como la arena que está en la orilla del mar;
y tus descendientes [seed] poseerán la puerta de sus enemigos.
18 En tu descencia, serán benditas todas las naciones de la tierra, porque habéis obedecido Mi voz».

Entonces Yahweh repitió esas bendiciones al hijo de Abraham, Isaac, diciéndole a Isaac que la razón por la que él y su descencia serían bendecidas fue porque Abraham había obedecido Su voz, y había guardado Sus preceptos, Sus estatutos y Sus leyes. En otras palabras, Yahweh bendijo a Anraham porque él era obediente.

B’reisheet (Génesis) 26:4
4 «Y haré que tus descendientes [seed] se multipliquen como estrellas del cielo; Daré a tus descendientes todas estas tierras [the land of Israel];
5 porque Abraham obedeció Mi voz y guardó Mis preceptos, Mis mandamientos, Mis estatutos y Mis leyes».

Yahweh también dio esas mismas promesas al nieto de Abraham, Yaakov (Jacob o Israel). Aunque pueda parecer difícil entender, en Génesis 28, Yahweh prometió a Israel que un día, todas las familias de la tierra (incluidos tú y yo) tendríamos parte de su genética, y que un día, Yahweh llamaría a un remanente de sus descendientes a regresar al convenio y regresar a la tierra de Israel.

Ahora hay una promesa especial de dos partes aquí, que muchos Judíos y Cristianos pierden. Discutimos esto con más detalle en el estudio «Israel Nazareno», pero si leemos esto con mucho cuidado, lo que veremos es que Yahweh da Su promesa primero a Israel (es decir, a sus descendientes genéticos), y luego también a su Semilla (que veremos se refiere al Mesías). Vamos a leerlo cuidadosamente.

B’reisheet (Génesis) 28:13-15
13 Y he aquí, Yahweh se puso sobre él y dijo: «Yo soy Yahweh, Elohim [God] de Abraham tu padre y Elohim de Isaac; la tierra en la que estás te la daré a ti y a tus [seed] descendientes.
14 También tus descendientes [seed] serán como el polvo de la tierra; se [your descendants] extenderán al extranjero hacia el oeste y el este, al norte y al sur; y en tu Semilla serán benditas todas las familias de la tierra.
15 He aquí, yo estoy con vosotros y os guardaré dondequiera que vayas, y os traeré [your descendants] de vuelta a esta tierra, porque no os dejaré hasta que haya hecho lo que os he hablado.»

En Gálatas 3:16, el apóstol Shaul (Pablo) dice que la referencia a la semilla de Israel es una referencia al Mesías, pero observen cómo también hay una promesa genética. En el versículo 14, la promesa era que todas las familias de la tierra serían bendecidas tanto en Israel (genéticamente), como en Su semilla (Mesías). Sin embargo, son los niños físicos de Israel los que se profetizan que se extiendan al extranjero hacia el oeste y el este, hacia el norte y el sur, y un día regresen a casa a la tierra de Israel.

Por un lado, los judíos ortodoxos entienden las promesas dadas a los descendientes físicos de Israel, de regresar a casa a la tierra de Israel. Por otro lado, los cristianos entienden la promesa dada a aquellos que aceptan la Buena Semilla (Mesías Yeshua) como su Salvador y Rey personal. Sin embargo, para comprender la plenitud de esta promesa, necesitamos realizar ambas partes.

Al seguir la historia bíblica, Avraham engendró a Isaac e Isaac engendró a Jacob, quien más tarde se llamó Israel. A su vez, Israel tuvo 12 hijos. Y al menos originalmente, los 12 de estos hijos juntos fueron considerados parte de la casa de Israel, o lo que la Escritura llama, «la casa de Israel». Pero necesitamos entender este término claramente, porque la definición de este término «casa de Israel» cambiará (y eso es parte de por qué el misterio ha sido sellado durante los últimos 2.730 años). Así que sigamos siguiendo la historia, para aprender el significado profético que se atribuye a dos hijos especiales de Israel, Judá y José.

Judá era el cuarto hijo de Israel, y los hijos de Judá eran llamados los judíos. Así que al menos espiritualmente, los judíos de hoy descienden del patriarca Judá. Pero otras dos tribus más tarde se apegó a Judá, (a saber, Benjamín y Leví), y juntas, estas más tarde se llamarían la «casa de Judá».

(Ahora, alguien preguntará acerca de los Khazar, y esa es una pregunta muy involucrada. La respuesta corta es que hay en secreto dos «casas de Judá» en las profecías. Hablaremos de los Khazar en otros lugares, pero por ahora queremos mantenernos enfocados en lo básico.)

El undécimo hijo de Israel fue llamado José. Y como veremos, José fue el padre espiritual de los cristianos, y de los nazarenos. Y si no sabes la diferencia entre cristianos y nazarenos, hazte un favor, y mira el primer video de esta serie ahora mismo, porque esa diferencia de entendimiento es crítica, y volveremos a él una y otra vez. Vamos a poner un enlace a continuación, para que pueda encontrarlo más fácilmente.

Una de las cosas que necesitamos saber acerca de José es que José era el hijo favorito de Israel, e Israel le dio a José un abrigo largo. La mayoría de las traducciones de la Biblia lo llaman «una capa de muchos colores», pero en hebreo, lo que dice es que Israel le dio a José un «pasim de cetonet» (כְּתֹנֶת פַּסִּים), que es una túnica larga que llega a la planta del pie, similar a un vestido de novia. Tales abrigos largos sólo eran usados por los ricos, o por la realeza, porque los obreros manuales no podían usar una túnica larga como esa, o sería destruida en los campos. Debido a esto, los otros hermanos de José estaban celosos, y odiaban a José. Y debido a su amarga envidia, vendieron a José a la esclavitud en Egipto, y fingieron su muerte a su Padre.

Una de las cosas que necesitamos saber acerca de José es que José era el hijo favorito de Israel, e Israel le dio a José un abrigo largo. La mayoría de las traducciones de la Biblia lo llaman «una capa de muchos colores», pero en hebreo, lo que dice es que Israel le dio a José «ketonet pasim» (כְּתֹנֶת פַּסִּים), que es una túnica larga que alcanza la planta del pie, similar a un vestido de novia. Tales abrigos largos sólo eran usados por los ricos, o por la realeza, porque los obreros manuales no podían usar una túnica larga como esa, o sería destruida en los campos. Debido a esto, los otros hermanos de José estaban celosos, y odiaban a José. Y debido a su amarga envidia, vendieron a José a la esclavitud en Egipto, y fingieron su muerte a su Padre.

Sin embargo, Yahweh tenía un plan para José.

Mientras estaba en Egipto, José fue nombrado el segundo al mando de todo Egipto, solo superado por Paro (o Faraón). Y mientras servía como el segundo al mando de Egipto, José se casó con la hija de un sumo sacerdote egipcio, y tuvo dos hijos junto a ella. El nombre del primer hijo era Manasés, y el segundo hijo se llamaba Efraín. Juntos, estos dos hijos, Manasés y Efraín formaron la casa de José (o lo que la Escritura llama, la casa de José).

Es muy significativo que los dos hijos de José sean medio egipcios, y que su madre fuera hija de un sumo sacerdote pagano, porque esto determina sus predisposiciones espirituales. Volveremos a hacer realidad que más tarde, pero por ahora, sólo recuerde que José y Manasés son mestizos.

En el capítulo 48 de Génesis, Israel profetizó que los descendientes del hijo de José, Efraín, llegarían a ser mayores que los de Manasés. Y hay un lenguaje muy especial escondido en el hebreo de Génesis 48:16. En la mayoría de las traducciones, Israel bendice a los hijos de Efraín y Manasés, diciendo: «Que crezcan en una multitud en medio de la tierra», lo que significa que se convertirían en muchos entre las naciones gentiles.

Pero lo que dice en hebreo es,
וְיִדְגּ֥וּ לָרֹ֖ב בְּקֶ֥רֶב הָאָֽרֶץ
lo que significa, «que se culto como una multitud de peces en medio de la tierra».

Si tenemos ojos para ver, esta referencia a repleta de peces en medio de la tierra es una referencia a los cristianos. Los cristianos son ciertamente muchos, y están entre los gentiles, y son los cristianos los que utilizan el pez como su símbolo. Pero, ¿por qué usan los peces como su símbolo? ¿Se le manda algo así?

En otros estudios veremos que el pez era el símbolo del pez filisteo Dios Dagon (que hace que el pez sea un símbolo pagano, lo que significa que es impuro, y no debe ser utilizado). La razón por la que los cristianos lo utilizan es que no se dan cuenta de sus identidades como israelitas, por lo que no se dan cuenta de que los mandamientos para que los hijos de Israel no usen las imágenes de dioses paganos también se aplica a ellos.

En otros videos también veremos cómo esta profecía se relaciona con el mandato de Yeshua de que debemos convertirnos en «pescadores de hombres». Para aquellos con oídos para oír, esto es lo que se llama en hebreo un remez (רֶמֶז), o una pista, que los discípulos de Yeshua deben pescar para las tribus perdidas de Efraín y Manasés, que están morando como una multitud de peces en medio de la tierra. Y si quieres saber más sobre eso, por favor lee el estudio de Israel Nazareno.

Así que lo que queremos saber es, que son las ovejas perdidas de la casa de Israel que Yeshua vino a buscar. Para entender la respuesta a eso, tenemos que mirar una larga progresión de términos. Se complica un poco, y esto es al menos parte de cómo se selló el misterio, así que tenemos que estudiarlo cuidadosamente.

El término casa de José se utiliza ya en Josué 17:17, donde se refiere a las tribus de Efraín y Manasés juntas.

Yehoshua (Josué) 17:17
17 Y Josué habló a la casa de José a Efraín y a Manasés diciendo: «Eres un gran pueblo y tienes gran poder; usted no tendrá sólo un lote [or one portion in the land] …»

No tenemos tiempo para entrar en todos los detalles aquí, pero en el estudio
de Israel Nazareno,
demostramos que el Reino Unido y los Estados Unidos han desempeñado históricamente un papel clave en la difusión de la fe. Mostramos cómo el Reino Unido cumple el papel profético de la tribu de Manasés, que era el mayor de los dos hijos de José, y que estaba difundiendo la fe en el Mesías antes que Efraín. También mostramos cómo los Estados Unidos cumplen el papel profético de la tribu de Efraín, que era el hijo más joven que llegó a ser el más grande. Y el Reino Unido cristiano y los Estados Unidos cristianos claramente parecen tener más que el lote promedio en todo el mundo. Esto se debe a que Yahweh los ha bendecido para estudiar y difundir la Buena Nueva de Su Hijo.

Luego, en Jueces 10:9, comenzamos a ver a Efraín tomar la iniciativa entre las diez tribus del norte. El pueblo de Ammón (que está en el actual Jordania) atacó a las tribus de Judá y Benjamín en el sur (y ambas tribus más tarde serían parte de lo que se llama la casa del sur de Judá). Pero también atacaron a las otras diez tribus en el norte, que fueron llamadas la casa de Efraín, mostrando cómo el hijo de José, Efraín, comenzó a tomar la iniciativa entre las diez tribus del norte.

Shophetim (Jueces) 10:9
9 Además, el pueblo de Ammón cruzó el Jordán para luchar contra Judá, también contra Benjamín, y contra la casa de Efraín, de modo que [all] Israel estaba gravemente afligido.

A partir de ahora, el término casa de Efraín se referirá a las diez tribus del norte.

A continuación, en 2 Samuel 2:4, vemos que la tribu de Judá en el sur comienza a ser referida como la casa de Judá a pesar de que las tribus de Benjamín y Leví aún no están unidas a ella (lo que significa que la «casa» de Judá todavía consiste en una tribu en este punto).

Shemuel Bet (2 Samuel) 2:4a
4a Entonces vinieron los hombres de Judá, y allí ungieron a David rey sobre la casa de Judá.

Puede ser difícil realizar un seguimiento de todos los cambios de nombre, pero es importante hacerlo, porque hay significado para los cambios, y ahora veremos un cambio muy interesante que cambiará el curso de la profecía. Diez capítulos más tarde, en 2 Samuel 12:8, Yahweh llama a las diez tribus del norte de la casa de Efraín «la casa de Israel». En este versículo, Yahweh está hablando con el rey David (de la casa de Judá) después de haber asesinado al esposo de Betsabé.

Shemuel Bet (2 Samuel) 12:8
8 «Te di la [David] casa de tu amo y las esposas de tu amo en tu poder, y te di la casa de Israel y de [northern] [the house of] Judá. Y si eso hubiera sido demasiado poco, yo también te habría dado mucho más!

Ahora es fundamental ver esto, porque originalmente el término casa de Israel se refería a las 12 tribus, mientras que ahora Yahweh lo usa sólo hacia las diez tribus del norte.

¿por qué?

La razón por la que Yahweh llamó a las diez tribus del norte la casa de Israel es que planeó unir una porción del reino meridional de Judá a ellos, para que el término, casa de Israel se refiera una vez más a las doce tribus. Hay más que decir sobre eso de lo que tenemos tiempo para explicar aquí, pero para ver lo básico, consideremos cómo la casa del norte de Israel fue llevada al cautiverio físico y espiritual, y cómo un remanente de la casa del sur de Judá fue llevado al cautiverio junto con ellos.

—Transición—

En los capítulos 11 y 12 de First Kings, leemos acerca de la división formal que tuvo lugar en la nación de Israel, entre las dos casas. La razón de la división era que las diez tribus del norte no mantenían la Torá correctamente. La casa septentrional de Efraín (o Israel) estaba llamando al nombre del Elohim (Dios) de Avraham, pero no estaban obedeciendo Sus leyes, ni guardando Sus caminos, tal como lo harían más tarde sus descendientes (los cristianos).

Uno de los principios básicos de la Escritura es que los seres vivos se reproducen según sus propios tipos, como lo leemos en Génesis 1:11, donde Elohim dijo que dejara que la tierra sacara hierba, la hierba que produce semillas, y el árbol frutal que produce frutos según su especie, cuya semilla es en sí misma, sobre la tierra»; y así fue. Y en esa luz, recordemos que Efraín era hijo mestizo de un padre hebreo muy fiel y favorecido, e hija de un sumo sacerdote egipcio. Con una mezcla como esa, podríamos esperar que los eframitas sean muy espirituales, y favorecidos, pero también incorporar las deidades paganas de adoración, al igual que los cristianos que vendrían más tarde.

Sin embargo, no fue sólo el reino del norte el que adoraba a las deidades extranjeras. El evento desencadenante de la división entre las dos casas fue que el hijo del rey David, Salomón, tomó demasiadas esposas extranjeras, y estas esposas extranjeras no se convirtieron a la adoración de Yahweh. Más bien, las esposas extranjeras del rey Salomón apartaron su corazón de Yahweh, de modo que él adoraba a sus deidades extranjeras en su lugar. La Escritura dice que se aferró a estas deidades extranjeras en el amor (y ese fue el principal problema, ya que Yahweh prohíbe estrictamente la adoración de ídolos).

El castigo para la idolatría del rey Salomón era que la nación de Israel se dividiría en dos partes. Esto tendría lugar en los días del hijo del rey Salomón, el rey Roboam. Después de la división, a partir de entonces habría dos reinos separados, un reino con diez tribus en el norte llamado el Reino de Israel (o el Reino de Efraín, ocasionalmente llamado José), y otro reino con dos tribus en el sur, llamado el Reino de Judá (ocasionalmente llamado Jacob).

Antes de la escisión, en 1 Reyes 11:28, leemos que el rey Salomón tenía un siervo efraínteno llamado Jeroboam. El hombre Jeroboam era un hombre poderoso de valor; y el rey Salomón, al ver que el joven era industrioso, lo convirtió en el oficial sobre toda la fuerza de trabajo esclava de la casa de José (o Efraín). Ahora sucedió que cuando Jeroboam salió de Jerusalén, conoció al profeta Ahiyah el chilonita en el camino; y Jeroboam se había vestido con una nueva prenda, y los dos estaban solos en un campo. Entonces Ahiyah se apoderó de la nueva prenda que estaba en Jeroboam, y la arrancó en doce pedazos. Y le dijo a Jeroboam: «Toma por ti mismo diez pedazos, porque así dice Yahweh, el Elohim de Israel: ‘He aquí, arrancaré el reino de la mano de Salomón y te daré diez tribus, (pero tendrá una tribu [in addition to Judah] por el bien de Mi siervo David, y por el bien de Jerusalén, la ciudad que he elegido de todas las tribus de Israel), porque me han abandonado, y adorado a Ashtoreth (Pascua) la diosa de los Sidónicos, Chemosh el dios de los moabitas, y Milcom el dios del pueblo de Ammón, y no han caminado en Mis caminos para hacer lo que es justo en Mis ojos y mantener Mis estatutos y Mis juicios , al igual que su padre David. Sin embargo, no sacaré todo el reino de su mano, porque lo he hecho gobernante todos los días de su vida por el bien de Mi siervo David, a quien elegí porque guardaba Mis mandamientos y Mis estatutos. Pero sacaré el reino de la mano de su hijo y te lo daré a ti, diez tribus. Y a su hijo le daré una tribu [además de Judá, que significa Benjamín], para que Mi siervo David siempre tenga una lámpara delante de Mí en Jerusalén, la ciudad que he elegido para Mí mismo, para poner mi nombre allí.»

Después de la muerte del rey Salomón, las diez tribus del norte llamadas Jeroboam, y toda la asamblea llegó al hijo del rey Salomón, el rey Roboam, y le dijo que su padre el rey Salomón había hecho que su yugo fuera pesado. Le pidieron que aligerarase el duro servicio de su padre, y luego le servirían. Pero el rey Roboam se negó, incluso prometiendo aumentar su maltrato. Debido a esto, las diez tribus del norte se dieron cuenta de que el rey Roboam no los amaba (como lo había hecho el rey David), y así se separaron del rey Roboam y el reino de Judá en el sur, y formaron su propio reino en el norte. Y de ahora en adelante, vemos el reino de Efraín (o el reino de Israel) en el norte, y el reino de Judá en el sur.

Pero el nuevo rey, Jeroboam, tenía un problema. Yahweh había profetizado por Medio Camino de Ahiyah que si Jeroboam prestaba a prueba todo lo que él le mandó, y andaba en Sus caminos, y hacía lo correcto a Su vista, y guardaba Sus estatutos y Sus mandamientos, como lo hizo el rey David, Entonces Yahweh estaría con él, y edificaría para él una casa duradera, como construyó para David, y le daría a Israel. Sólo las Escrituras piden que el pueblo adore en el lugar donde Yahweh había elegido poner Su nombre, que era Jerusalén.

En 1 Reyes 12:27, vemos cómo el nuevo rey, Jeroboam, razonó consigo mismo que si el pueblo hacía lo que decía la Torá, y subía a ofrecer sacrificios en la casa de Yahweh en Jerusalén, entonces el corazón de su pueblo volvería a su maestro original, el rey Roboam de Judá. Entonces alguien lo mataría, y el pueblo volvería al rey Roboam, de Judá.

Por lo tanto, el rey Jeroboam pidió consejos sobre lo que debía hacer para evitar que esto sucediera. La respuesta fue que tenía que hacer una religión falsa, para cambiar la adoración del pueblo, para que ya no quisieran subir a Jerusalén. Por lo tanto, el rey hizo dos pantorrillas de oro, y le dijo al pueblo: «Es demasiado para que sudes a Jerusalén. ¡Aquí están tus dioses, oh Israel, que te crió de la tierra de Egipto!». Y puso un becerro de oro en Bethel, y el otro becerro de oro que puso en Dan, en el norte. Ahora bien, esta cosa se convirtió en un pecado, porque el pueblo fue a adorar ante el único becerro de oro hasta Dan, en lugar de en el templo de Jerusalén.

El rey Jeroboam también hizo lugares falsos de adoración en los lugares altos, e hizo sacerdotes de todas las clases de personas, que no eran de los hijos de Leví.

El rey Jeroboam también ordenó una fiesta el decimoquinto día del octavo mes, como la fiesta original de los Tabernáculos que la casa de Judá guardó en el séptimo mes, y ofreció sacrificios en el altar. Lo hizo en Bethel, y se sacrificó a los terneros de oro que había hecho.

Y en el falso altar de Bethel, también ordenó el sacerdocio no levita, que sirvió en los falsos lugares de culto que había hecho.

Así que el rey Jeroboam hizo ofrendas en el altar que había hecho en Bethel el decimoquinto día del octavo mes (en lugar del día 15 del séptimo mes, como dice la Torá), siendo el octavo mes un mes que había ideado en su propio corazón. Y ordenó un calendario falso para los hijos de Israel (o Efraín), y ofreció sacrificios en el altar, y quemó incienso.

Si tenemos ojos para verlo, punto por punto, esta es una imagen de sombra profética exacta de lo que la Iglesia Católica haría más tarde. Mientras que el Mesías Yeshua y Sus discípulos habían guardado la Pascua original y la fiesta original de los Tabernáculos, los católicos empujaron la fecha de la Pascua de regreso a la Pascua, y también empujaron la fecha de la Fiesta de los Tabernáculos de nuevo a la Navidad. La Iglesia Católica también estableció un nuevo sacerdocio, que no era de los hijos de Leví. Además, instituyeron la adoración de ídolos en múltiples lugares (que no eran Jerusalén). También alteraron las Escrituras para apoyar su nueva religión, tal como lo hizo Jeroboam.

En el estudio
del Israel Nazareno
hablamos de cómo Yahweh envió a muchos profetas al Reino del Norte de Israel, para que volvieran a la Torá. Envió a Elías, y a Eliseo, y a muchos otros profetas para que las diez tribus del norte volvieran.

Uno de los profetas que Yahweh envió al reino del norte se llamaba Hoshea (Oseas). A Hoshea se le dijo que tomara una ramera para una esposa y que tuviera hijos de harlotry. Esto era simbólico de cómo los hijos de Israel estaban cometiendo idolatría (o adulterio espiritual) contra Él. Los nombres de los niños eran todos proféticos.

En Hoshea 1:2, vemos que cuando Yahweh comenzó a hablar por Hoshea, Yahweh le dijo a Hoshea: «Ve, llévate a ti misma esposa de harlotry E hijos de harlotry, porque la tierra ha cometido gran harlotry al partir de Yahweh.» Así que Hoshea fue y tomó una prostituta de nombre de Gomer, la hija de Diblaim, y ella lo concibió y le dio un hijo. Entonces Yahweh le dijo: «Llama a su nombre Jezre’el (lo que significa que Yahweh se dispersará, o sembrará como sembrado semilla, ya que eran semilla de Avraham)…»

Y concibió de nuevo y dio a luz a una hija. Entonces Elohim le dijo: «Llama a su nombre Lo-Ruhamah (que significa No Hay Misericordia, o No Compasión), Porque ya no tendré misericordia de la casa de Israel, pero me los llevaré por completo…»

Luego, cuando había destetado Lo-Ruhamah, concibió y dio a luz a un hijo. Y Elohim dijo: «Llama a su nombre Lo-Ammi (que significa «No mi pueblo»), porque tú no eres Mi pueblo, y yo no seré tu Elohim.»

Yahweh dijo que cortaría la casa de Israel de la tierra de Israel debido a su desobediencia, y sembraría entonces en la tierra en una gran siembra, así como la semilla de Avraham iba a ser mezclada con la semilla de todas las familias de la tierra, para que aquellos que aceptarían la Buena Semilla, Yeshua, pudieran algún día ser llevados de vuelta al convenio , y a la tierra de Israel. Y es por eso que Yahweh dijo que el número de los hijos de Israel todavía sería como la arena del mar, que no se puede medir ni numerar. d aconteció en el lugar de la tierra de Israel donde se les había dicho: ‘No eres mi pueblo’, que allí se les diría: ‘Eres [again] los hijos de los elohim vivos’.

Y una vez que Armagedón había terminado, los hijos de Judá y los hijos de Israel se reunirían, y nombrarían por sí mismos una cabeza; Y saldrían de la tierra, ¡Por grande será el día de Jezre’el (o la gran siembra)!»

Este es el pasaje al que se refiere el apóstol Shaul (o Pablo) en Romanos 9:24-25, cuando les dice a los gentiles que no son gentiles sin un pasado, sino que son las diez tribus perdidas de Israel. Por eso dice que no sólo fueron llamados los judíos, sino también los gentiles Efraimites, como dice Yahweh también en Hoshea: «Los llamaré Mi pueblo (Ammi), que no eran Mi pueblo (Lo Ammi), Y su amado, que no era amado (refiriéndose a Lo Ruhama). Y pasará a pasar en el lugar donde se les dijo: ‘No eres mi pueblo’, Allí (de nuevo) serán llamados los hijos de los elohim vivientes.»

Pero lamentablemente, en los días de Hoshea, los eframitas no regresaron a Yahweh, y así finalmente, Yahweh envió a los asirios para castigarlos, llevándolos al cautiverio en Asiria. 2 Reyes 17:5 nos cuenta cómo el rey de Asiria fue por toda la tierra, y subió a Samaria (que era la capital del reino del norte), y la sitió durante tres años. Y luego, en el noveno año de Hoshea, el rey de Asiria tomó Samaria y llevó a las diez tribus septentrionales de Israel a Asiria, y las colocó en Halah, y por el Habor, el río de Gozan, y en las ciudades de los memedos. Y esto se debió a que los hijos de Israel habían pecado contra Yahweh su Elohim, que los había sacado de la tierra de Egipto, de debajo de la mano de Faraón rey de Egipto; y habían temido a otros dioses, y habían caminado por los caminos de las naciones de las que Yahweh había expulsado antes que los hijos de Israel, y también los falsos estatutos de los reyes de Israel, que habían hecho por sí mismos.

También los hijos de las diez tribus septentrionales de Israel hicieron en secreto contra Yahweh sus cosas elohim que no eran correctas, y construyeron para sí lugares falsos de adoración en todas sus ciudades, desde la torre de vigilancia hasta la ciudad fortificada. Se establecieron para sí pilares sagrados e imágenes de madera en cada colina alta y debajo de cada árbol verde. Allí quemaron incienso en todos los lugares altos, como las naciones que Yahweh había llevado delante de ellos; e hicieron cosas inicuas para provocar a Yahweh a la ira, porque sirvieron a los ídolos, de los cuales Yahweh les había dicho: «No harás esto.» Sin embargo, Yahweh testificó contra la casa de Israel y contra Judá, por todos Sus profetas, cada vidente, diciendo: «Aléjate de tus malos caminos, y guarda Mis mandamientos y Mis estatutos, de acuerdo con toda la Torá de Mosbías (Moisés) que mandé a tus padres, y que te envié por Mis siervos los profetas.» Sin embargo, las diez tribus septentrionales de Israel (o Efraín) no oían, sino que endurecían sus cuellos, como los cuellos de sus padres, que la Escritura dice que no creían en Yahweh su Elohim, porque no le obedecían. Y rechazaron Sus estatutos y Su convenio que había hecho con sus padres, y Sus testimonios que había testificado en su contra. Siguieron ídolos, se convirtieron en idólatras e incorporaron las prácticas paganas de las naciones que estaban a su alrededor, (tal como lo harían los cristianos más tarde), en cuanto a quienes Yahweh les había acusado de que no debían hacer como ellos.

Así que dejaron todos los mandamientos de Yahweh su Elohim, hicieron para sí una imagen moldeada y dos terneros, hicieron una imagen de madera y adoraron a toda la hueste del cielo, y sirvieron a Baal (que es un antiguo nombre de Oriente Medio que significa, «El Señor»).

Pero no sólo las diez tribus del norte que los asirios tomarían en cautiverio, porque los asirios no se detuvieron en la frontera. No les importaba la diferencia entre los reinos del norte y del sur: sólo querían expandir su imperio tanto como era posible. Y es por eso que 2 Reyes 18:13 nos dice que en el decimocuarto año del rey Ezequías, Senaquerib, rey de Asiria se enfrentó a todas las ciudades fortificadas del reino meridional de Judá, y las tomó también. Debido a esto, representantes de las doce tribus de Israel entraron en cautiverio en Asiria.

La política asiria era tratar bien a los que adoptaron la cultura asiria y castigar a los que no lo hacían. Debido a esto, los eframitas se asimilaron tan bien que se olvidaron de Yahweh y Su Torá. Esto ocurrió para cumplir con Oseas 8:8, que nos dice que: «Israel es tragado; Ahora están entre los gentiles como un recipiente en el que no es placer.»

¿Qué significa que Israel fue tragado? Tenga en cuenta que cuando comemos alimentos, nuestros cuerpos lo descomponen y lo digieren por completo. Después de un día más o menos, ya no es posible distinguir entre la comida que comimos ayer, y nosotros.

Nuestros hermanos judíos observaron todo esto desde lejos, y registraron sus impresiones en un importante documento histórico llamado talmud. Aunque el Talmud no es escritura, y no está inspirado, sí registra los pensamientos y observaciones de las autoridades religiosas judías más respetadas de la época. Y en Talmud Tractate Yebamot 17A, los sabios judíos registran que los eframitas que habían sido llevados al cautiverio en Asiria comenzaron a engendrar lo que llamaban «niños extraños». Los llamaban «extraños» porque ya no guardaban la Torá, ya no hablaban hebreo, y ya no se preocupaban por Yahweh, ni por su herencia en la tierra de Israel.
Como dicen los Talmud, se habían convertido en «perfectos paganos». Vamos a leerlo.

Cuando mencioné el asunto en presencia de Samuel me dijo, [the Ephraimites] no se movió de allí hasta que [the Jewish sages] había declarado ser [the Ephraimites] perfectos paganos; como se dice en las Escrituras, Han tratado traicioneramente [Yahweh] contra, porque han engendrado niños extraños.
[Uto de Talmud babilónico Yebamot 17A, Soncino]

Eventualmente el Imperio Asirio se separó. Pero como los hijos de Efraín se habían convertido en «paganos perfectos» y «niños extraños», no sintieron ningún deseo de regresar a la tierra de Israel, ni al convenio. Entonces, ¿adónde fueron? Sabemos que algunas personas deben haber ido en las cuatro direcciones, porque la profecía dada a Israel era que cada familia tendría al menos parte del ADN de Israel. Sin embargo, hay otro misterio aquí.

Estudiosos bíblicos como Raymond Capt, Steven Collins, Yair Davidiy y otros que han investigado la evidencia arqueológica e histórica que rodea las migraciones de las tribus nos dicen que se necesitan ojos para verlo, pero a medida que cayó el Imperio Asirio, surgieron otros imperios en su lugar. Con el ascenso y la caída de los imperios, las sociedades que manifestaron los rasgos más israelitas migraron hacia el norte y el oeste por tres rutas migratorias separadas. Una ruta corría por la Península Ibérica, mientras que otra ruta se extendió por tierra a través de Turquía, y una tercera pasó por las montañas del Cáucaso. Estas tres rutas migratorias separadas finalmente convergieron en lo que más tarde se convirtió en el noroeste protestante de Europa, y luego después de la Reforma Protestante, los protestantes extendieron su variación sin torah de la fe al resto del mundo.

El hecho de que las tribus se movieron como cuerpos proféticos y finalmente se establecieron en el noroeste de Europa explica el surgimiento del protestantismo en esa parte del mundo, y las muchas bendiciones de prosperidad y felicidad que provienen del estudio y la vida de la palabra de Yahweh. Damos más detalles en
Israel Nazareno,
pero ahora mismo queremos ver una profecía muy especial en Ezequiel capítulo 4, que rige el momento del regreso de Efraín.

En Ezequiel capítulo 4, Yahweh profetizó por medio de Ezequiel que si los eframitas no daban marcha atrás, serían llevados al cautiverio durante 390 años. Yahweh le dijo a Ezequiel que se acostara en su lado izquierdo, y puso sobre ella la iniquidad de la casa de Israel. Según el número de días que Ezequiel yace sobre él, soportaría su iniquidad, porque Yahweh le había puesto los años de su iniquidad, según el número de días. Fueron trescientos noventa días que soportaría la iniquidad de la casa de Israel, y en esta profecía, Yahweh estaba usando el principio de un día para cada año.

Desde que la Dispersión Asiria comenzó alrededor del 722 a. C., si añadimos 390 años a eso obtenemos 432 a. C. Sólo que los eframitas no se arrepintieron en el 432 a. C. Entonces, ¿qué pasó?

En versículos como Levítico 26:18, Yahweh nos dice que si no nos arrepentimos y comenzamos a obedecerlo, entonces nos castigará siete veces más por nuestros pecados. Y si multiplicamos los 390 años profetizados de castigo por siete, obtendremos 2.730 años de castigo. Y desde que la dispersión asiria comenzó alrededor del 722 a. C., cuando añadimos 2730 años a eso, llegamos a una fecha final de alrededor de 1998 CE. No por casualidad, 1998 se trata de cuando lo que se conoce como el movimiento de dos casas comenzó a crecer (y
Israel Nazareno
es un crecimiento de ese movimiento).

Para otro testimonio, Hoshea fue uno de los profetas enviados al Reino del Norte de Israel, para que volvieran a la Torá. En hoshea capítulo 5, Yahweh profetizó que El mismo castigaría al reino del norte, para que volvieran atrás. Luego, en Oseas 6:2, Yahweh profetizó que el reino del norte finalmente regresaría, y regresaría a Yahweh. Los eframitas se darían cuenta de que era Yahweh quien lo había desgarrado, pero que Yahweh lo sanaría, y que era Yahweh quien lo había golpeado, pero que Yahweh lo ataría. Y que después de dos días proféticos, Yahweh reviviría la casa de Efraín, y al tercer día, Yahweh levantaría a los eframitas y los haría vivir a Su vista.

Los eruditos discuten la fecha exacta del nacimiento del Mesías Yeshua, pero la mayoría está de acuerdo en que fue alrededor del 4 a. C. Dos días proféticos, o dos mil años después del 4 a. C. nos lleva a alrededor de 1996 CE, que es casi lo mismo que la predicción de Ezequiel de 1998 CE (que de nuevo es aproximadamente el momento en que el movimiento de dos casas comenzó a comenzar).

Sin embargo, si dos mil años desde el nacimiento del Mesías fue una fecha especial para la restauración de la casa de Efraín, entonces sólo es lógico que dos mil años desde el ministerio, el entierro y la resurrección de Yeshua también serán fechas especiales. Y si Yeshua tenía unos treinta años cuando comenzó Su ministerio, entonces eso nos lleva a alrededor de 2026 CE, mientras que dos mil años de su muerte, sepultura y resurrección es alrededor de 2030 CE. ¿Qué tipo de restauración podemos esperar ver para la casa de Efraín en estas fechas proféticas? No están muy lejos.

Y hablando de la casa del regreso de Efraín, ahora tratemos de leer la parábola del Hijo Pródigo de Yeshua con el entendimiento de que el hijo mayor es Judá, mientras que el hijo menor es Efraín. A partir de Lucas 15:11, Yeshua dijo: «Un cierto hombre (Yahweh) tuvo dos hijos (Judá y Efraín). Y los más jóvenes de ellos (Efraín) le dijeron a su padre (Yahweh): ‘Padre, dame la porción de bienes (que significa la herencia) que me corresponde’. Así que dividió a ellos su sustento (como cuando el reino se dividió en los días del rey Jeroboam). Y no muchos días después, el hijo menor se reunió todos juntos, viajó a un país lejano (en la dispersión asiria), y allí desperdició sus posesiones con la vida pródigo (convirtiéndose en un «perfecto pagano»). Pero cuando había gastado todo (lo que significa que había dejado la Torá por completo, y se convirtió en un «niño extraño»), surgió una severa hambruna (de alimento espiritual) en esa tierra, y comenzó a estar en la falta (porque ahora estaba adorando ídolos entre los paganos de las naciones).

Luego fue y se unió a un ciudadano de ese país (refiriéndose a la Iglesia Católica Romana), y lo envió a sus campos para alimentar a los cerdos (refiriéndose a los ídolos de la Iglesia). Y con mucho gusto habría llenado su estómago con las vainas que comían los cerdos (refiriéndose a los sacrificios), pero nadie le dio nada. Pero cuando llegó a sí mismo (en la Reforma Protestante), dijo: ‘¡Cuántos de los siervos contratados de mi padre tienen suficiente pan y sobra (lo que significa que tienen verdadero alimento espiritual), ¡pero perezco con hambre (espiritual) ! Me levantaré e iré a mi Padre, y le diré: «Padre, he pecado contra el cielo y ante ti (por apartarme de Tu Torá), y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Hazme como uno de tus sirvientes contratados.

«Y se levantó y vino a ver a su padre (en la Reforma Protestante). Pero cuando todavía estaba muy lejos (lo que significa que todavía era sólo un cristiano protestante), su padre lo vio y tuvo compasión, y corrió y cayó sobre su cuello y lo besó. (Y es por eso que las naciones protestantes han sido históricamente más bendecidas que los católicos.)

Y el hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante vuestros ojos, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo’. «Pero el padre dijo a sus siervos: ‘Saca la mejor túnica y ponla sobre él (refiriéndose al abrigo de José), y puso un anillo en su mano (refiriéndose al anillo de signos de José), y sandalias en sus pies (porque en tiempos antiguos, la realeza y los ricos llevaban zapatos).)
Y trae al becerro gordo aquí y mátalo, y vamos a comer y ser felices; por esto mi hijo (Efraín) estaba muerto y está vivo de nuevo; se perdió y se encuentra. Y empezaron a ser felices.
«Ahora su hijo mayor (Judá) estaba en el campo. Y cuando se acercó a la casa, oyó música y baile. Así que llamó a uno de los siervos y preguntó qué significaban estas cosas. Y él le dijo: ‘Tu hermano (Efraín) ha venido, y como lo ha recibido sano y salvo, tu padre ha matado al becerro gordo’.

«Pero (Judá) estaba enojado y no entraba. Por lo tanto, su padre salió y le rogó. Así que respondió y le dijo a su padre: ‘He aquí, estos años os he estado sirviendo; Nunca transgredí tu mandamiento (en la Torá) en ningún momento; pero sin embargo, nunca me diste una cabra joven, para que pudiera hacer feliz con mis amigos. Pero tan pronto como este hijo tuyo llegó (nota que ni siquiera lo llama su hermano), que ha devorado tu sustento con rameras (refiriéndose a los ídolos y demonios en el sistema de la Iglesia), mataste al becerro engordado por él.’

«Y él le dijo: ‘(Judá mi) Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo. Teníamos razón en que debíamos alegrarnos y alegrarnos, porque tu hermano (Efraín) estaba muerto y está vivo de nuevo, y se perdió y se encuentra'».

La mayoría de los cristianos leen esto y piensan: «Oh, qué bonita historia sobre un pecador de espaldas». Y es eso, pero nunca se detienen a pensar en el contexto histórico más amplio al que Yeshua se refería. Tal vez esto se deba a que la mayoría de los cristianos no consiguen que la Alianza Renovada no estuviera escrita en un vacío histórico, y no estaba destinada a ser leída en un vacío histórico. No se dan cuenta de que fue escrito por judíos devotos, que lo escribieron ante todo para otros judíos devotos, y luego también para los gentiles efraínidos se convierten a la fe. Necesitamos este contexto histórico para entender el verdadero significado y mensaje del libro.

También necesitamos este contexto histórico para entender lo que Yeshua quiso decir en Lucas 4:18, cuando vino a Nazaret, donde ha sido criado, y entró en la sinagoga el día de reposo, y se puso de pie para leer. Cuando Yeshua dijo que fue enviado a proclamar «libertad a los cautivos», no estaba diciendo que él y Sus seguidores iban a ir y abrir todas las celdas de la cárcel. Más bien, lo que estaba diciendo era que vino a comenzar un proceso de dos mil años de recuperación de las doce tribus de Israel que habían sido llevadas al cautiverio en Asiria, y que aún no habían regresado a la tierra de Israel, ni de regreso al convenio, porque todavía estaban en cautiverio espiritual. El tema del cautiverio espiritual es bastante complejo, pero lo que veremos en futuras enseñanzas es que Yeshua vino a comenzar un largo proceso de liberar a los cautivos de las doce tribus de Israel, tanto de la casa de Efraín como de la casa secreta escondida de Judá, para que un día pudieran regresar a la tierra de Israel , y volver a su herencia en la Torá, y servir como funcionamiento, contribuyendo a partes de la nación de Israel.

Esta es también la razón por la que Yaakov (Santiago) escribió su epístola a «las doce tribus de Israel» que están dispersas en el extranjero.
Fíjate que no se lo escribe a los cristianos.

Esta es también la razón por la que el Apóstol Kepha (Pedro) escribió Su primera epístola «a los peregrinos de la Dispersión (asiria)». El término Dispersion es otro nombre para la diáspora, o «la Gran Siembra (refiriéndose a la semilla de Avraham)». Literalmente está escribiendo a aquellos a quienes los asirios tomaron cautivos, los eframitas.

En 2 Juan 1, el élder (Juan) escribe a la dama elegida, que es la madre de José, Raquel, y a sus hijos, es decir, José, Efraín y Manasés.

Y luego, en el versículo 13, cuando dice: «Los hijos de tu hermana elegida te saludan», habla de Judá, que era el hijo más prominente de la otra esposa principal de Israel, Leah.

Así que ahora podemos entender por qué en Apocalipsis capítulo 7, no son los cristianos los que están sellados del daño ante la Gran Tribulación, sino las doce tribus de Israel.

También podemos entender por qué, en el capítulo 21 de Apocalipsis, cuando la ciudad de Jerusalén renovada baja del cielo, no hay puertas para los cristianos. Más bien, sólo hay puertas para las doce tribus de Israel. Así que si queremos entrar en la Jerusalén renovada, ¿no necesitamos pertenecer a una de las doce tribus?

Y ahora podemos entender lo que el Mesías Yeshua quiso decir en Mateo 15:24 cuando dijo que no fue enviado excepto a las ovejas perdidas de la casa de Israel?

Y hay mucho más que esto. Una vez que nuestros ojos se abran a las Dos Casas de Israel, comenzaremos a entender las Escrituras con más claridad de la que jamás creímos posibles.

Pero aquí también hay peligros. Es muy fácil hacer algo incorrecto con nueva información, y la mayoría de los creyentes de dos casas están haciendo lo incorrecto con ella. Pero nuestro objetivo es ayudarte a hacer lo correcto, para que puedas obtener tu mejor recompensa.
.

Si desean entender este tema en detalle, le animamos a leer el estudio de Israel Nazareno.

Puede leerlo gratis en el sitio web, o puede descargar una copia en PDF de forma gratuita. También puede comprar una copia de tapa blanda en Amazon.com, por el mismo precio que nos cuesta. Si lees ese estudio, sabrás más sobre tu Biblia que literalmente 99 de los cristianos y judíos de todo el mundo.

Pero para ayudarte a entender la misión del Mesías más claramente, en nuestro próximo video te daremos una visión general del siglo I, porque esto nos mostrará lo que el Mesías vino a hacer mucho más claramente, así como cómo podemos complacerlo hoy.

Por favor, únase a nosotros para nuestro próximo video.

Shalom.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give