Chapter 3:

La Estatua Rota de Nabucodonosor

En el capítulo 2 de Daniel, el rey Nabucodonosor soñó con una estatua erigida en la tierra que representaba una serie de cinco imperios terrenales: Babilonia, Medo-Persia, Grecia (Macedonia), Roma, y luego una bestia romano-islámica fuerte y frágil. En los días de estos reinos, el Elohim del cielo establecería el imperio de Yeshúa, que finalmente destruiría este imperio babilónico, y entonces se mantendría para siempre. Y este es nuestro trabajo.

Daniel 2:37-44
37 «Tú, oh rey, eres un rey de reyes. Porque el Elohim del cielo te ha dado un reino, poder, fuerza y gloria;
38 y dondequiera que habiten los hijos de los hombres, o las bestias del campo y las aves del cielo, Él los ha entregado en tu mano, y te ha hecho gobernar sobre todos ellos – tú eres esta cabeza de oro [es decir, Babilonia, pero también el Judá rabínico].
39 Pero después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo [Medo-Persia]; luego otro, un tercer reino de bronce [Griego y, luego, islámico], que dominará toda la tierra [Medio Oriente].
40 Y el cuarto reino [Esaú-Roma] será tan fuerte como el hierro, ya que el hierro rompe en pedazos y lo destroza todo; y como el hierro que aplasta, ese reino romperá en pedazos y aplastará a todos los demás.
41 Mientras que viste los pies y los dedos de los pies, en parte de arcilla de alfarero y en parte de hierro, el reino estará dividido; sin embargo, la fuerza del hierro estará en él, así como viste el hierro [Esaú-Roma] mezclado con barro cocido [Ismael-Islam].
42 Y como los dedos de los pies eran en parte de hierro y en parte de barro, así el reino [romano-islámico] será en parte fuerte y en parte frágil.
43 Como has visto el hierro mezclado con barro cocido, se mezclarán con la semilla de los hombres; pero no se adherirán entre sí, como el hierro [Roma] no se mezcla con el barro [islam].
44 Y en los días de estos reyes el Elohim del cielo establecerá un reino que nunca será destruido [es decir, Israel Nazareno]; y el reino no será dejado a otra gente; se romperá en pedazos y consumirá todos estos reinos, y permanecerá para siempre.»

¿Entendemos que nuestro trabajo es organizarnos tan bien que podamos romper en pedazos y consumir todos estos reinos? ¿Y qué requiere eso de nosotros? ¿Y qué bendiciones y recompensas producirá eso en última instancia para nuestros hijos?

En Apocalipsis y el Fin de los Tiempos explicamos que estos cinco reinos representan diferentes manifestaciones (o diferentes facetas) o el mismo sistema de la bestia babilónica. La cabeza de oro representa el Imperio babilónico. Sin embargo, como la cabeza es Babilonia, el resto de los imperios que le siguieron serían de espíritu babilónico.

El Caballo Negro de Judá en la cabeza. Cuando los babilonios llevaron a la casa de Judá al cautiverio en Babilonia alrededor del año 586 a.C., los judíos ya no pudieron obedecer la Torá de Moshé, porque la Torá de Moshé le dice al pueblo que traiga sus diezmos y ofrendas a los levitas en el templo. Sin un templo, el pueblo no tenía dónde llevar sus diezmos y ofrendas, por lo que el orden levítico pronto se derrumbó, y el pueblo comenzó a asimilarse a la cultura babilónica. Los líderes de la época tenían que hacer algo para detener la asimilación, y la solución que encontraron fue establecer un orden de «rabinos» (grandes hombres). En este orden rabínico, las tradiciones de los grandes hombres de la época se consideraban superiores a los mandamientos de Yahweh. Esto es lo que denunciaba Yeshúa.

Marqaus (Marcos) 7:6-9
6 El respondió y les dijo: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo Me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de Mí.
7 Y en vano Me adoran, enseñando como doctrinas los mandamientos de los hombres’.
8 Porque dejando de lado el mandamiento de Elohim, os aferráis a la tradición de los hombres: el lavado de los cántaros y de las copas, y otras muchas cosas semejantes que hacéis.»
9 Les dijo: «Bien invalidáis el mandamiento de Elohim para mantener vuestra tradición».

Si bien el sistema rabínico puede haber sido apropiado mientras Judá estaba en Babilonia, cuando regresó a la tierra, debería haber abandonado el sistema rabínico. Debido a que no lo hizo, el orden rabínico sigue espiritualmente cautivo en Babilonia (la cabeza). Esto está en consonancia con la promesa de Yahweh de que los que obedecieran Su Torá serían la cabeza, y no la cola.

Devarim (Deuteronomio) 28:13
13 «Y Yahweh te hará ser la cabeza y no la cola; estarás sólo por encima y no por debajo, si prestas atención a los mandamientos de Yahweh, tu Elohim, que hoy te ordeno, y tienes cuidado de cumplirlos.»

Así que, aunque Judá solo mantiene la versión rabínica de la Torá, Yahweh sigue poniéndolo como cabeza (solo del sistema de la Bestia de Babilonia).

El Caballo Rojo de Esaú en el torso. El caballo rojo se refiere a Esaú, que despreció su primogenitura. La primogenitura tiene que ver con las bendiciones de servir como un verdadero siervo-líder. Esas cosas no eran tan importantes para él como la comida y otros placeres corporales.

Bereshit (Génesis) 25:34
34 Jacob le dio a Esaú pan y guiso de lentejas; luego comió y bebió, se levantó y siguió su camino. Así, Esaú despreció su primogenitura.

Debido a que Esaú valora las cosas del hombre (en lugar de las cosas de Yahweh), Esaú es dado a practicar la adoración de los hombres, que incluyen el humanismo secular, la democracia, el socialismo y el comunismo. Todos ellos buscan efectivamente reemplazar el gobierno de Elohim con la voluntad del hombre (como en la torre de Babilonia).

Babilonia era una monarquía absoluta, pero el pecho y los brazos de plata representaban a Medo-Persia (Irán). El Imperio Persa sólo practicaba una democracia limitada, pero la democracia se practicaba mucho más ampliamente en la antigua Grecia, y en Roma. Así, la democracia comenzó en el torso, y continuó después en las piernas y los pies de la estatua, debilitándola progresivamente con el tiempo.

El Caballo Blanco de José/Efraim en las piernas y los pies. En Apocalipsis y el Fin de los Tiempos vimos cómo el caballo blanco representa al Patriarca José, y a su hijo Efraim (Israel).

José fue vendido como esclavo en Egipto (que representa al mundo). Además, la casa de Israel (Efraim) fue al cautiverio físico en Asiria. Pero en lugar de regresar a la tierra de Israel cuando terminó su tiempo de cautiverio, emigraron hacia el norte y el oeste, hacia lo que más tarde se convirtió en el noroeste de Europa protestante (con el ascenso y la caída de los imperios). Debido a que Efraim aún no se ha decidido a regresar a Yahweh, todavía está en cautiverio espiritual en Asiria, y en Egipto (el sistema mundial).

Hoshea (Oseas) 9:3
3 No habitarán en la tierra de Yahweh, sino que Efraim volverá a Egipto, y comerá cosas impuras en Asiria.

En Israel Nazareno también vimos cómo el centro de la fe emigró de Jerusalem a Roma, y cómo siguen bajo la influencia de Roma hasta el día de hoy (en formas que no entienden). Por ejemplo, muchos cristianos creen firmemente en la democracia grecorromana, aunque las Escrituras nunca abogan por la democracia. Por eso, aunque Efraim es técnicamente el caballo blanco, a veces lo llamamos el caballo rosa, porque está contaminado por los ideales democráticos grecorromanos del caballo rojo. (Esto es para diferenciarlo de Israel Nazareno, que busca ser el caballo blanco puro).

Para estudiar Babilonia, debemos ser conscientes de la división, y el cristianismo se divide en dos grupos principales. El cristianismo occidental incluye el catolicismo romano, el protestantismo, los cristianos independientes, el movimiento de las iglesias hogareñas y el movimiento mesiánico (el «mesianismo»). En cambio, el cristianismo oriental está compuesto por la ortodoxia oriental, la ortodoxia griega y la iglesia copta (todas ellas con servicios ortodoxos muy tradicionales y basados en la liturgia).

El Caballo Verde en las piernas y pies. El caballo verde representa a nuestro primo Ismael, que posteriormente adoptó el islam. Hay dos tipos principales de islam, el suní y el chií. Veremos que los suníes están más alineados con Occidente, mientras que los chiíes lo están con Oriente.

(Traducción imagen superior: “Coexistir”)

División de Babilonia, Oriente y Occidente «amigoenemigos».

Estudiar la historia de Babilonia es estudiar las contradicciones inherentes al concepto de unidad entre la diversidad.

En la carne, los hombres son muy egoístas. Biológicamente hablando, los hombres son depredadores (con los dos ojos en la parte delantera de la cabeza). Como la naturaleza del hombre es depredadora, incluso cazará y guerreará con otros hombres por el poder, el dinero y los privilegios. Así ha sido desde los días de Nimrod el Grande, cuya capital era Babel (Babilonia).

Bereshit (Génesis) 10:8-10
8 Cus engendró a Nimrod; éste comenzó a ser un poderoso [elohim, gobernante] en la tierra.
9 Fue un poderoso cazador [de hombres] ante [o enfrentado a] Yahweh; por eso se dice: «Como Nimrod el poderoso cazador [de hombres] ante [o enfrentado a] Yahweh.
10 El principio de su reino fue Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar».

Nimrod comenzó su reino en Babel, o Babilonia. El nombre hebreo de Bavel es Beit-Beit-Lamed (בבל). El Beit (ב) es la imagen de una casa, y el segundo Beit representa otra casa, mientras que el lamed (ל) es la imagen de un bastón, que simboliza la autoridad. En lugar de ser una sola casa unida por una sola religión (como quiere Yahweh), Babilonia pretende establecer una autoridad secular conjunta para múltiples credos que no están unidos (y no son unificables). Yeshúa dice que esto nunca puede funcionar, porque cuando las casas están divididas (en lugar de unificadas), al final caerán (no importa qué).

Mattityahu (Mateo) 12:25-26
25 Pero Yeshúa conocía sus pensamientos y les dijo «Todo reino dividido contra sí mismo es llevado a la desolación, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no permanecerá.
26 Si Satanás echa a Satanás, está dividido contra sí mismo. ¿Cómo se mantendrá entonces su reino?»

En Apocalipsis y el Fin de los Tiempos vimos que Babilonia caerá en la séptima trompeta (cuando el reino será entregado a los santos). La razón por la que Babilonia caerá es que el sistema babilónico sólo ofrece un falso sentido de unidad basado en las bases de los deseos de los caballos rojos de la carne.

Cuando los hombres se mantienen unidos por la verdadera religión, pueden mantenerse unidos incluso cuando los factores económicos están en su contra. Sin embargo, en un sistema de Caballo Rojo Esaú-Babilonia, lo único que une a los hombres es el deseo de agruparse para mejorar su suerte conquistando otras naciones. Este tipo de unidad sólo dura mientras hay víctimas a las que depredar. Esto no representa una religión real, sino una falsa.

La religión se define clásicamente como «lo que une a los hombres». Lo que une a los hombres es el deseo de servir y adorar a su Creador, o algo más. Sólo que los hombres deben tener metas conjuntas, o no pueden caminar juntos.

Amós 3:3
3 «¿Pueden dos caminar juntos, si no están de acuerdo?»

Para formar una verdadera unidad, todos los hombres deben creer de la misma manera, para que puedan estar unidos de la misma forma. Todos deben compartir los mismos objetivos, para poder trabajar juntos a favor de ellos mismos (en lugar de separarse).

Si los hombres no tienen los mismos objetivos religiosos, lo único que los unirá es la promesa de un beneficio mutuo, normalmente a costa de los demás. Esto significa imperio, y conquista sobre otros. Este es el factor común que unifica a todos los imperios de tipo babilónico.

El sistema babilónico puede tener mucho éxito a corto plazo porque reúne a los hombres en una empresa imperial común. Sin embargo, también deja que sus miembros sean lo que comúnmente se llama “amigoenemigos” (es decir, amigos que también son enemigos). Esto se refleja en el dicho: «La política (babilónica) hace extraños compañeros de cama». Esto se debe a que Babilonia necesita enfranquecer a varios grupos egoístas, y la única manera de unificar a grupos dispares es complaciendo el beneficio imperial egoísta. Por eso, países como Estados Unidos entran en guerra con los musulmanes un año, y al siguiente forjan tratados y alianzas con ellos. Como el sistema es babilónico, es el dinero el que se adora como «todopoderoso».

En el reverso del billete de dólar de Estados Unidos figura el lema «E Pluribus Unum» (o «De muchos, uno»). Este concepto es totalmente babilónico, porque la única manera de unir a los hombres sin una religión conjunta es enseñarles a centrarse en el denominador común de la ganancia carnal egoísta (o Mamón).

Historia de Babilonia. Si observamos la historia del sistema babilónico, veremos que se debilita a medida que se introduce más democracia. La antigua Babilonia de Nabucodonosor (la cabeza de oro) era una monarquía absoluta. Era fuerte porque estaba unida bajo una sola casa. Luego, cuando cayó Babilonia, fue reemplazada por el Imperio Medo-Persia (iraní), que introdujo una democracia limitada. La democracia funcionaba en este entorno imperial porque todos los hombres podían estar de acuerdo en que el beneficio imperial egoísta era lo que los unía.

El tercer imperio de la serie fue el imperio macedonio (griego) de Alejandro Magno, representado por el vientre y los muslos de bronce. La democracia se practicaba ampliamente en la sociedad griega y, por lo tanto, los antiguos griegos eran imperiales, porque en lo que podían estar de acuerdo era en el deseo humano básico de mejorar sus propias vidas (aunque a expensas de los demás).

Los inicios de la división Este-Oeste. Para estudiar la historia de Babilonia debemos ser conscientes de las divisiones, y especialmente de las divisiones entre Oriente y Occidente.

El imperio macedonio de Alejandro Magno se extendió hasta el este de Pakistán y la India. Sin embargo, observemos que hoy todas estas tierras (orientales) son mayoritariamente islámicas.

Esaú-Roma. El cuarto imperio de la serie era Roma, simbolizado por las dos patas de hierro. Arriba hay una imagen del Imperio Romano en su apogeo. Observa cómo se extiende hacia el este, cubriendo parte del mismo territorio que el imperio de Alejandro Magno (aunque no todo).

A continuación, observemos cómo empezó a producirse una profunda ruptura entre Oriente y Occidente. En su apogeo, el Imperio romano se había hecho tan grande que se consideraba ingobernable. Por ello, en el año 293 d.C., el emperador romano Diocleciano dividió la administración del imperio en dos mitades, una oriental y otra occidental. Estas eran conocidas literalmente como las dos «piernas» del Imperio romano. Estas corresponden a las dos patas de la estatua del sueño de Nabucodonosor.

Para intensificar aún más la división entre oriente y occidente, en el año 330 d.C., el emperador romano Constantino trasladó la capital de su imperio a Bizancio (en la pierna oriental), rebautizándola como Constantinopla. Constantinopla era entonces la nueva sede del Imperio romano.

Hoy Constantinopla se llama Estambul, en Turquía. Más adelante veremos cómo Turquía es Gog, o el «techo» de Oriente Medio, unificando las patas orientales y occidentales (como si fuera quizás la entrepierna de la estatua). Estambul está perfectamente dividida en dos mitades, la oriental y la occidental. Esto simboliza las divisiones entre oriente y occidente que representa Turquía (Gog).

Estambul también fue llamada la «Segunda Roma», y cuando la pierna occidental (el Imperio romano de Occidente) cayó, la pierna oriental siguió disfrutando de la civilización cristiana hasta que fue saqueada por los musulmanes otomanos en 1453 d.C.

Los Pies de Hierro y Arcilla. Existe una larga historia de alternancia entre el mundo cristiano y el musulmán entre la guerra y el comercio. Sin embargo, con el paso del tiempo, la influencia islámica en el mundo cristiano crece. Esto se debe a que los dos pies de hierro (el cristianismo de estilo romano) debían ser infundidos con bolsas de barro cocido (el islam).

Hoy en día, la mayor parte de la antigua pierna oriental del Imperio romano es islámica, y San Petersburgo (en Rusia) es llamada la «Tercera Roma». Sin embargo, todas ellas forman parte de Babilonia, en la que todas las partes son a la vez amigas y enemigas (alternando entre la guerra y el comercio).

Ahora, para entender los pies de la estatua, veamos primero cómo se relacionan las partes del Imperio babilónico. Los cuatro caballos y los cuatro patriarcas están representados. Si entendemos esto, podemos entender el Nuevo Orden Mundial.

En Mateo 13:33, Yeshúa nos dice que el reino de los cielos es como la levadura (que significa la falsa doctrina), que una mujer (que significa un cuerpo religioso, tal vez Babilonia) escondió en tres medidas de harina, hasta que todo quedó leudado (o hecho pecado). En este contexto, la comida es semilla molida (o desnaturalizada), y se refiere a la semilla molida (desnaturalizada) de Abraham.

La semilla desnaturalizada de Abraham incluye a los judíos (que practican el judaísmo), a los efraimitas (la mayoría de los cuales practican el cristianismo sin Torá) y a Ismael (que practica el islam). También está Esaú, que es principalmente secular, y practica religiones hechas por el hombre, incluyendo el humanismo secular, la democracia, el socialismo, el comunismo, y otras formas de ateísmo y la adoración de los hombres.

Aunque Judá, Efraim e Ismael corrompen el culto, Yahweh los sigue amando, porque cada uno, a su manera pecaminosa, busca honrarlo. Es decir, aunque las tres medidas de comida estén engañadas, Yahweh los sigue amando, porque al menos lo aman o respetan. Sin embargo, Yahweh odia a Esaú, porque el secular Esaú despreció la herencia que Yahweh quería darle (es decir, la realeza). Por lo tanto, Yahweh utilizará estas tres medidas de comida religiosa pecaminosa tanto para hacerse amigo de Esaú (que las unifica como el torso de la estatua), como para destruir finalmente al Esaú secular y su posteridad.

Malaji (Malaquías) 1:2-3
2 «Te he amado», dice Yahweh. «Sin embargo, decís: ‘¿En qué sentido nos has amado? ¿No era Esaú hermano de Jacob?» Dice Yahweh. «Sin embargo, a Jacob lo he amado;
3 Pero a Esaú lo he odiado, y he asolado sus montes y su herencia para los chacales del desierto».

Lo que tenemos que entender es que Yahweh está permitiendo que Babilonia engañe y confunda a estas tres medidas pecaminosas de comida de Abraham. Junto con Esaú, están participando en el plan del Nuevo Orden Mundial de Babilonia para derribar y pisotear (es decir, conquistar) toda la tierra para Yahweh (versículo 40). Entonces, después de que la conquista esté hecha y no haya más ganancias egoístas que obtener, las diferentes partes del modelo babilónico se harán pedazos en lo que se llama la Angustia de las Naciones.

Luqa (Lucas) 21:25-26
25 «Y habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra angustia de las naciones, con perplejidad, el mar y las olas rugiendo;
26 el corazón de los hombres desfallece por el temor y la expectación de las cosas que vendrán a la tierra, porque las potencias de los cielos serán sacudidas».

Debido a que las distintas partes de Babilonia no están unidas de la misma manera, caerán (en la séptima trompeta). Entonces el reino será dado a los santos (Israel Nazareno), y se espera que gobernemos y reinemos correctamente, como el cuerpo de Yeshúa.

Daniel 2:40-44
40 Y el cuarto reino [Esaú-Roma] será tan fuerte como el hierro, ya que el hierro rompe en pedazos y lo destroza todo; y como el hierro que aplasta, ese reino romperá en pedazos y aplastará a todos los demás.
41 Mientras que viste los pies y los dedos de los pies, en parte de barro cocido y en parte de hierro, el reino estará dividido; sin embargo, la fuerza del hierro estará en él, así como viste el hierro [Esaú-Roma] mezclado con barro cocido [islam].
42 Y como los dedos de los pies eran en parte de hierro y en parte de barro, así el reino [romano-islámico] será en parte fuerte y en parte frágil.
43 Como has visto el hierro mezclado con el barro cocido, se mezclarán con la semilla de los hombres; pero no se adherirán entre sí, como el hierro [Roma] no se mezcla con el barro [islam].
44 Y en los días de estos reyes, el Elohim del cielo establecerá un reino que nunca será destruido [Israel Nazareno]; y el reino no será dejado a otra gente; romperá en pedazos y consumirá todos estos reinos, y permanecerá para siempre.»

Yahweh es un estratega militar asombrosamente inteligente, que permite que Babilonia haga el trabajo sucio de derribar toda la tierra y conquistarla. Entonces, cuando el trabajo sucio esté hecho, Yahweh hará que Babilonia se derrumbe, y entregará el reinado a aquellos de nosotros que ayudamos a establecer el reino de Su Hijo.

En el próximo capítulo examinaremos mucho más de cerca los pies de la estatua, para entender el Nuevo Orden Mundial.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give