Chapter 17:

¿Qué es Realmente la Torah?

Yahweh está siguiendo un plan metódico para restaurar a la humanidad caída. El primer paso fue encontrar un hombre que obedeciera Su voz y salvara a su familia de una inundación. El siguiente paso fue encontrar un hombre que estuviera dispuesto a dejar su hogar y su familia, y residir en una tierra que él no conocía.

Bereshit (Génesis) 12: 1-3
1 Y Yahweh le había dicho a Abram: “Sal de tu tierra, de tu familia, y de la casa de tu padre, a la tierra que Te mostraré”.
2 Y Te haré una gran nación; Te bendeciré y engrandeceré tu nombre; Y serás una bendición.
3 Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldiga; Y en ti todas las familias de la tierra serán bendecidas”.

Los descendientes de Abram descendieron a Egipto, donde fueron afligidos por Faraón; lo cual sirvió para unirlos como pueblo. Luego, una vez formada la identidad nacional de Israel, Yahweh envió a Moshé (Moisés) para sacarlos de Egipto y darles un gobierno centralizado. Por lo tanto, se convirtieron en una nación bajo un gobierno, a pesar de que solo tenían la promesa de una tierra a la cual llamar hogar.

Además de un gobierno civil, Yahweh le dio a Israel un sacerdocio organizado para que sirviera como su gobierno espiritual. Sin embargo, Israel no se dio cuenta de que el objetivo de esta organización era que ellos escucharan y obedecieran la voz de Yahweh; Por lo cual, al igual que Adam y Havva (Eva), los cuales desobedecieron la voz de Yahweh, los Israelitas tuvieron que ser expulsados de la tierra de Yahweh.

Efraim entró en el cautiverio espiritual de Asiria, y Judah entró en el exilio espiritual en Babilonia; y aunque el 10 por ciento de Judah regresó a la tierra de Israel en los días de Esdras y Nehemías, los rabinos siguieron manteniéndolos en opresión espiritual bajo su falsa versión de la Torah.

El Mesías Príncipe fue enviado para disipar este caos. Él declaró guerra espiritual contra los rabinos por engañar a Su pueblo. Habiendo recibido la unción del Espíritu, estableció un nuevo sacerdocio basado en el orden de Melquisedec, para que Su pueblo tuviera un liderazgo limpio cuando llegaran a la verdad.

Así como Abram dejó su hogar y la casa de su padre, los  sacerdotes de Yeshúa también dejarían sus hogares y las casas de sus padres y entrarían en todas las naciones del mundo, en aquellas tierras que Yahweh les mostraría por medio de Su Espíritu. Y allí harían aún más discípulos, para servir como un cuerpo de oficiales en Su ejército espiritual en todo el mundo, enseñándoles a hacer todo lo que Yeshúa les había dicho.

Mattityahu (Mateo) 28: 18-20
18 Y Yeshúa vino y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.
19 Vayan, pues, y hagan discípulos en todas las naciones, sumergiéndolos en Mi Nombre;
20 enséñenles a guardar todas las cosas que les he mandado; y he aquí, Yo estoy con ustedes siempre, y hasta el fin de los tiempos”. Amén.

[*Para saber por qué nos sumergimos solo en el nombre de Yeshua, consulta «La Inmersión solo en el nombre de Yeshua«, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Tres].

Algunas personas creen que el objetivo de nuestra fe es simplemente conocer a Yeshúa. ¡Esto es un error! De hecho, el objetivo de nuestra fe es convertirnos en la novia de Yeshúa, y una novia bíblica se describe como una ayuda idónea. Si no sabemos que Yeshúa fue enviado como “un príncipe guerrero” en una misión para levantar un ejército espiritual y establecer un reino literal aquí en la tierra (con el objetivo de someter la tierra), entonces nunca vamos a poder darnos cuenta de que hacer para ayudarlo, o complacerlo, y todos nuestros esfuerzos resultarán en vano.

Yeshúa fue enviado para llevar la guerra espiritual al mundo, liberando a los cautivos espirituales en cada país. Como fue en los días de Abraham, y como lo fue en los días de Moshé, los discípulos serían una nación sin una tierra física a la cual llamar hogar, sin embargo, todavía necesitaron una forma de gobierno espiritual unificado. Sin ese gobierno espiritual unificado, el movimiento pronto se quedaría sin liderazgo y desorientado, lo que los haría presa fácil del enemigo. Esta necesidad de unificarse y operar como una sola fuerza de combate es la razón por la cual se describe el templo espiritual construido sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas (que sirven como núcleo de liderazgo).

Efesim (Efesios) 2:19-22
19 Ahora, pues, ya no son peregrinos ni extranjeros, sino conciudadanos con los santos y miembros de la casa de Elohim,
20 habiendo sido edificados sobre el [único] fundamento de los apóstoles y profetas, siendo el mismo Mesías Yeshúa, la principal piedra angular,
21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un [solo] templo apartado de Yahweh,
22 en el cual tú también estás siendo edificado como una morada de Elohim en el Espíritu.

Ya vimos que el Catolicismo se extendió fuera de la tierra de Israel mucho más rápido que la fe Nazarena, ya que prometía la vida eterna sin tener que guardar la Torah de Moshé. Sin embargo, este asunto de lo que realmente significa “guardar la Torah” no es comprendido hoy en día. No podemos “guardar” la Torah a menos que entendamos lo que significa esto. Dediquemos un tiempo a explorar este tema en detalle ahora.

Como vimos anteriormente, el término Torah a menudo se traduce como “ley”, porque las instrucciones de nuestro Creador tienen el peso de la ley. Sin embargo, esta palabra se traduce literalmente como instrucción. También vimos que hay tres sacerdocios separados mencionados en la Torah de Moshé (los primeros cinco libros de Moisés), y cada uno de ellos tiene su propio conjunto único de instrucciones de operación (Torah):

  1. El sacerdocio de Melquisedec.
  2. El sacerdocio de los primogénitos.
  3. El sacerdocio Levítico.

Dentro de la Torah de Moshé hay tres Torot (plural de Torah) operando por separados. Es decir, cuando obedecemos la Torah de Moshé, debemos apoyar ya sea el sacerdocio de Melquisedec (que opera de acuerdo con la Torah de Melquisedec), el sacerdocio de los primogénitos (que opera de acuerdo con su Torah) o el sacerdocio Levítico (que opera de acuerdo con la Torah Levítica). Mientras estemos apoyando al sacerdocio activo (que opera de acuerdo con su propio conjunto único de instrucciones), entonces estamos obedeciendo la Torah de Moshé.

Tenemos que entender que las reglas que operan dentro de la tierra de Israel son muy diferentes de las reglas que operan fuera de la tierra de Israel. Dentro de la tierra de Israel, es probable que el sacerdocio Levítico sea reactivado, y la Torah Levítica se active y nos llamé a llevar sacrificios de animales al templo tres veces al año. Fuera de la tierra de Israel, sin embargo, no existe tal templo, por lo tanto, no es necesario reunirse en él, ya que nuestra misión principal no es reunir a la familia (Israel) para reuniones familiares (es decir, las fiestas) tres veces al año. Nuestra misión principal es llevar las Buenas Nuevas a los hijos perdidos y dispersos de Abraham e Israel, y reunirlos como uno solo en Yeshúa el Mesías.

En un capítulo anterior vimos cómo Yeshúa fue a Yochanan HaMatbil (Juan el Inmersor) para ser purificado ritualmente para poder recibir Su unción como el Rey y Sumo Sacerdote según la orden de Melquisedec. En ese momento, la unción pasó de la “orden rabínica” a la “renovada orden de Melquisedec” de Yeshúa. Lo que necesitamos darnos cuenta aquí es que las instrucciones (Torah) también cambiaron en ese momento, porque el sacerdocio de Yeshúa tenía una misión diferente a la que tenía la orden Levítica. Es por eso que Hebreos 7:12 nos dice que cuando se cambió el sacerdocio, también hubo (necesariamente) un cambio en el conjunto de instrucciones del servicio activo (Torah).

Ivrim (Hebreos) 7:12
12 Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también un cambio de la Torah.

Los rabinos han causado mucha confusión al definir la Torah de Moshé como una lista de verificación de 613 mandamientos. Esto hace que parezca que Yahweh le dio a Israel una lista de 613 cosas de que hacerqué no hacer, y que mientras Israel no violara ninguna de estas 613 leyes, automáticamente formarían parte de Su novia. Sin embargo, como vimos anteriormente, los rabinos pasan por alto el requisito de escuchar y obedecer la “pequeña voz” espiritual de Yahweh (con el fin de poder enseñarle a la gente a obedecer sus propias opiniones mayoritarias).

Contrariamente a lo que enseñan los rabinos, “guardar la Torah” no exige una rígida obediencia a una lista fija de leyes. Por el contrario, “guardar la Torah” es una condición del corazón en el que ansiosamente buscamos complacer a nuestro Esposo siguiendo Sus instrucciones. Esto puede parecer un fino punto de distinción, pero es fundamental que lo entendamos.

Cuando una novia decide ponerse bajo la cobertura de su marido, toma la decisión consciente de obedecerlo. Si su esposo le da un conjunto de instrucciones hoy, y luego le da un conjunto diferente de instrucciones mañana (tal vez porque la situación es distinta), ella no estará “manteniendo sus instrucciones” si insiste en hacer lo que dijo que se hiciera ayer. Por el contrario, solo permanece bajo la cobertura de su esposo si acepta sus nuevas instrucciones (de hoy).

Cuando nos sometemos a Yahweh y aceptamos Su cobertura, esto implica que obedeceremos Su voz, tanto hoy como mañana, sin importar hacia dónde nos guíe, y no importa si Sus instrucciones cambian. Si insistimos en hacer solo lo que Él dijo que hiciéramos en Egipto, y no aceptamos seguir Su nueva instrucción dada en el Sinaí, esto no es estar guardando Su Torah.

Yahweh les dijo a los Israelitas que moraran en la tierra que Él les daría. Sin embargo, cuando Judah desobedeció a Yahweh, Yahweh envió un mensaje a través de Jeremías que debían ir a Babilonia, vivir y tener hijos allí.

Yirmeyahu (Jeremías) 29: 4-7
4 “Así dice Yahweh de los ejércitos, el Elohim de Israel, a todos los que fueron llevados cautivos, a quienes Yo hice que fueran llevados de Jerusalem a Babilonia:
5 Construyan casas y vivan en ellas; planten jardines y coman sus frutas.
6 Tomen esposas y engendren hijos e hijas; y tomen esposas para sus hijos y den sus hijas a sus maridos, para que puedan dar a luz hijos e hijas, para que allí sean aumentados y no disminuidos.
7 Y busquen la paz de la ciudad donde Te haré ser llevado cautivo, y ruega a Yahweh por ellos; porque en su paz tendrás paz”.

Yahweh nunca le dijo a Israel que buscara la paz de Babilonia en los primeros cinco libros de Moshé, sin embargo, esta fue Su instrucción (Torah) durante la dispersión. Sin embargo, algunas personas son tan necias y tan sordas, que se niegan a creer que Yahweh haya dicho esto, porque va en contra de lo que Yahweh dijo que haría en los primeros cinco libros de Moshé. Parecen ir más allá del concepto de que los primeros cinco libros de Moshé son solo un registro de lo que Yahweh le habló a Israel en el desierto, y que lo que realmente quiere Yahweh es que escuchemos atentamente Su voz en todo momento. Si hacemos esto estamos verdaderamente bajo Su instrucción.

Lo que confunde es que algunas de las instrucciones que Yahweh dio en el Monte Sinaí se dieron como órdenes permanentes, y otras no. Por ejemplo, cuando vivamos en la tierra de Israel, se nos dice que vayamos a Jerusalem tres veces al año. Sin embargo, estas órdenes permanentes no se aplican cuando vivimos fuera de la tierra de Israel, o cuando escuchamos la voz de Yahweh ordenándonos lo contrario. Las instrucciones pueden cambiar dependiendo de la situación. Para entender mejor lo que queremos decir, consideremos el ejemplo de las leyes de tránsito y el policía de tráfico.

Hoy tenemos leyes de tráfico; sin embargo, si un agente de tránsito nos indica que vayamos en contra del flujo normal del tráfico, seguimos obedeciendo la ley, incluso si estamos incumpliendo la letra de la ley. Esta es una analogía perfecta de cómo el Espíritu de Yahweh puede ordenarnos que hagamos algo que está en contra del conjunto normal de órdenes permanentes. Por ejemplo; Yahweh le ordenó a Eliyahu (Elías) que se escondiera en el arroyo de Qerith durante un año. A pesar de que el arroyo Qerith está dentro de la tierra de Israel, Eliyahu no subió a Jerusalem para las fiestas (porque le dijeron que se escondiera).

Malajim Alef (1 Reyes) 17:1-3
1 Y Elías Tisbita, de los que moraban en Galaad, dijo a Acab: Vive Yahweh, Elohim de Israel, delante de quien yo estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino bajo mi palabra.
2 Entonces vino a él la palabra de Yahweh, diciendo:
3 “Aléjate de aquí y gira hacia el este, y escóndete junto al arroyo Qerith, que desemboca en el Jordán”.

Cualquier ejército tiene reglas permanentes. Por ejemplo, puede tener una orden permanente para reunirse a las 06:00 horas; pero si tu comandante te dice que hagas otra cosa, no debes discutir con él. Además, si su comandante decide darte un nuevo conjunto, y diferente, de órdenes permanentes, porque la guerra se está moviendo a una nueva fase de operaciones, usted no discute, solo obedece. Esto es lo que sucedió en el primer siglo.

Entre otras razones, Yahweh había ordenado a la gente que fuera a Jerusalem tres veces al año, porque sabía que serviría como una experiencia común que unificaría a la gente. Sin embargo, después de la llegada de Yeshúa, ya no era el tiempo para que la gente se reuniera alrededor de un templo. Yeshúa no era un Levita, y no tenía autoridad sobre un sacerdocio Levítico renovado. Además, los linajes Levíticos se perdieron, y Yeshúa no hizo ningún esfuerzo por restablecerlos. Además, un sacerdocio Levítico necesita un templo, y no habría un templo físico en la siguiente fase de la campaña de guerra espiritual de Yeshúa.

Un templo físico ayuda a enseñar a la gente la necesidad de obedecer la letra de la Torah (y que la paga del pecado es la muerte). Sin embargo, un templo físico solo puede servir en un área geográfica limitada, y ahora era el momento de ir por todas las naciones, haciendo discípulos en el nombre de Yeshúa, comenzando a reunir a los hijos perdidos y dispersos de Abraham e Israel dispersos en las naciones. Esta era una distinta y nueva fase en la campaña de la guerra espiritual, y requería una nueva y diferente forma de organización. A pesar de lo difícil que podría ser entenderlo, exigía un nuevo y diferente conjunto de instrucciones de funcionamiento (una nueva Torah).

Así como el sacerdocio Levítico tuvo que organizarse para operar como un solo sacerdocio, con la máxima eficiencia, los sacerdotes de Yeshúa tendrían que estar organizados para operar eficientemente. Por lo tanto, los mismos principios regirán el orden de Melquisedec, ya que han operado a lo largo de toda la historia de Israel.

En el último capítulo vimos que Elohim ha estado guiando cuidadosamente a Israel a través de una serie de pasos de aprendizaje y crecimiento. En el momento justo, Él les dio oficios separados para el rey, el sacerdote y el profeta. También está el oficio del juez ungido, que es una combinación especial de los tres.

  1. El rey (ejército físico)
  2. El sacerdote (ejército espiritual)
  3. El profeta (comunicación con Yahweh)
  4. El juez ungido (una combinación de los tres)

En El Gobierno de la Torah también explicamos que los apóstoles son básicamente jueces ungidos en los tiempos del Pacto Renovado (Nuevo Testamento). Sin embargo, dado que hay numerosos apóstoles, y se supone que todos deben trabajar juntos, debe haber un medio para proporcionar orden, de modo que haya unidad y eficiencia. Este sistema de orden se llama el ministerio quíntuple, y es una disciplina que todos los ministros quíntuples deben obedecer.

En Efesios 2: 19-22 se nos dice que el templo espiritual de Yeshúa (es decir, Su cuerpo) se construirá sobre un fundamento de apóstoles y profetas. Esto significa que todos deben trabajar juntos, como parte de la misma organización (no hay otra opción). Operar independientemente, como lo hacen muchos ministros, es romper las Escrituras.

Efesim (Efesios) 2:19-22
19 Ahora, pues, ya no son peregrinos ni extranjeros, sino ciudadanos con los santos y miembros de la casa de Elohim,
20 habiendo sido edificados sobre el [único] fundamento de los apóstoles y profetas, siendo el mismo Mesías Yeshúa, la principal piedra angular,
21 en el cual todo el edificio, bien unido, se convierte en un templo santo en Yahweh,
22 en el cual tú también estás siendo edificado como una morada de Elohim en el Espíritu.

Para decirlo en términos simples, no existe una “asamblea independiente que crea en la Biblia” o un “ministro independiente creyente en la Biblia”. Efesios 2: 19-22 requiere que todos los ministros operen juntos en un solo fundamento doctrinal de apóstoles y profetas, hacer lo contrario es ir en contra de Efesios 2: 19-22.

Estos principios de organización y liderazgo unificado son tan esenciales hoy como lo fueron en el día cuando Yahweh llamó a Israel a salir de Egipto. Es en virtud de estos principios inmutables que Israel puede operar como una fuerza de combate unificada. Romper estos principios es romper el pegamento que mantiene unido al ejército de Elohim, razón por la cual es tan asombroso que tantos ministros (que dicen trabajar para Yahweh) estén realmente promoviendo la agenda de Satanás al operar independientemente, buscando sus propios intereses, en lugar de operar en unidad.

En el próximo capítulo veremos cómo los apóstoles también operaron en este fundamento unificado cuando surgió una discusión doctrinal en Hechos 15.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give