Chapter 16:

La Variedad en el Discipulado

Como veremos, Yeshúa estableció un estándar elevado para Sus doce discípulos originales, sin embargo, había otros discípulos en el primer siglo que no cumplían con el mismo estándar establecido por Yeshúa. Pero, ¿cómo era posible esto? Para entender la respuesta a esta pregunta, y lo que significa para nosotros hoy, veamos lo que los eruditos llaman “la ley de la primera mención” (o la teoría del primer uso).

La ley de primera mención nos dice que la primera vez que se introduce un concepto, o se da un mandamiento en las Escrituras, establece un estándar o un precedente para todas las escrituras posteriores. Todas las variaciones posteriores a esto serán juzgadas por este estándar. Un ejemplo obvio de esto es el matrimonio. En Génesis 2, el matrimonio se estableció entre un hombre y una mujer, unidos de por vida (como una sola carne).

Bereshit (Génesis) 2: 23-24
23 Y Adam (Adán) dijo: “Esta es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará varona, porque del varón fue tomada.
24 Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y se convertirán en una sola carne”.

Si bien hay ciertas condiciones donde la poligamia (esposas plurales) es legal (e incluso ordenada), no fue la intención original de Yahweh. Siempre hay un costo espiritual y físico asociado con la poligamia, porque se desvía del estándar original de “una esposa de por vida”. Incluso el celibato (que de una manera es un ideal exaltado) conlleva ciertos costos, en el sentido de que no es bueno para los seres humanos estar solos, porque eso se desvía del patrón original de Yahweh.

Otro ejemplo de la ley de primera mención es cómo, durante la conquista de Canaán, Yahweh ordenó que todos los botines de guerra fueran destruidos por completo.

Devarim (Deuteronomio) 7: 23-26
23 Mas Yahweh tu Elohim los entregará a ti, e infligirá derrota sobre ellos hasta que sean destruidos.
24 Y entregará sus reyes en tu mano, y tú destruirás su nombre de debajo del cielo; nadie podrá estar en tu contra hasta que los hayas destruido.
25 Quemarás las imágenes de sus dioses con fuego; no codiciarás la plata, ni el oro que está sobre ellos, ni lo tomarás para ti, no sea que te enredes con él; porque es abominación para Yahweh tu Elohim.
26 Y no traerás abominación a tu casa, para que no seas condenado a la destrucción como ellos. La detestarás por completo y la aborrecerás por completo, porque es anatema.

Sin embargo, durante la conquista de Jericó, Acán, hijo de Carmi, tomó de los despojos prohibidos y los guardó para sí mismo. Este pecado hizo que Israel fuera derrotado por los hombres de Hai. Cuando esto fue descubierto, Acán fue ejecutado por desobedecer el mandamiento de Yahweh.

Yejoshúa (Josué) 7: 18-26
18 Luego los llamo, un hombre a la vez, y fue
tomado Acán, hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judah.
19 Y Yejoshúa dijo a Acán: “Hijo mío, te lo ruego, glorifica a Yahweh, Elohim de Israel, y confía en Él, y dime ahora lo que has hecho, no me lo encubras”.
20 Y Acán respondió a Yejoshúa, y dijo: De hecho, he pecado contra el Elohim de Israel, Yahweh, y esto es lo que he hecho.
21 Cuando vi entre los despojos una hermosa ropa de Babilonia, doscientos siclos de plata y una cuña de oro de un peso de cincuenta siclos, los codicié y los tomé. Y allí están ellos, escondidos en la tierra en medio de mi tienda, con la plata debajo de ella”.
22 Entonces Yejoshúa envió mensajeros, y ellos corrieron a la tienda; y allí estaba, escondido en su tienda, con la plata debajo de él.
23 Y los tomaron de en medio de la tienda, y los trajeron a Josué y a todos los hijos de Israel, y los pusieron delante de Yahweh.
24 Entonces Yejoshúa, y todo Israel con él, tomó a Acán hijo de Zera, la plata, la ropa, la cuña de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda, y todo lo que él tenía, y los trajeron al Valle de Acor.
25 Y Yejoshúa dijo: ¿Por qué nos has turbado? Yahweh te afligirá hoy. Entonces todo Israel los apedreó; y los quemaron con fuego después de apedrearlos.
26 Entonces levantaron sobre él un gran montón de piedras, que sigue allí hasta el día de hoy. Entonces Yahweh se apartó del ardor de su ira. Por eso, el nombre de ese lugar fue llamado el Valle de Acor, hasta el día de hoy.

El castigo de Acán por la desobediencia muestra que la paga del pecado es muerte. Después de que Yahweh estableció este estándar, más tarde permitió que los hijos de Israel guardarán el ganado y los despojos de la guerra, siempre que destruyeran al rey enemigo, y su ciudad.

Yejoshúa (Josué) 8: 1-2
1 Yahweh dijo a Yejoshúa: “No temas, ni desmayes, toma a toda la gente de la guerra contigo, y levántate, sube a Hai. Mira, he entregado en tu mano al rey de Hai, su pueblo, su ciudad, y su tierra.
2 Y harás con Hai y con su rey como hiciste con Jericó y con su rey. Solo tomarán como botín sus despojos y sus ganados. Haz una emboscada a la ciudad detrás de ella”.

Los militares modernos siguen este mismo patrón, aunque establecen altos estándares de disciplina durante el entrenamiento básico. El estándar de disciplina se puede relajar una vez que los reclutas llegan a la unidad, pero si alguna vez hay problemas de disciplina, los estándares altos vuelven a reintroducirse rápidamente.

Si bien la mayoría de los eruditos se dan cuenta de que la ley de la primera mención se desarrolla en todo el Tanaj (Antiguo Testamento), pocos se dan cuenta de que también se desarrolla en el Pacto Renovado (Nuevo Testamento) con respecto a los discípulos. En Lucas 14: 26-33, Yeshúa nos dice que para ser Su discípulo debemos aborrecer nuestras propias vidas y a nuestras familias, y llevar nuestras propias cargas. También debemos, literalmente, dejar nuestras vidas en este mundo, abandonando todo lo que tenemos.

Luqa (Lucas) 14: 26-33
26 “Si alguno viene a Mí y no aborrece a su padre y madre, a su esposa e hijos, a sus hermanos y hermanas, sí, y también a su propia vida, no puede ser Mi discípulo.
27 Y el que no lleva su cruz [o madero] y viene en pos de Mí, no puede ser Mi discípulo.
28 ¿quién de ustedes, con la intención de construir una torre, no se sientan primero y calcula los costos, para ver si tiene para terminarla?
29 no sea que, después de que haya puesto los cimientos, y no pueda terminarla, todos comiencen a burlarse de él,
30 diciendo: “Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar”.
31 ¿O qué rey, yendo a hacer guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede con diez mil encontrar al que viene contra él con veinte mil?
32 O bien, mientras que el otro todavía está muy lejos, envía una delegación y le pide condiciones de paz.
33 Así mismo, cualquiera que no abandone todo lo que tiene, no puede ser Mi discípulo”.

Cuando Yeshúa invitó a los discípulos a seguirlo, inmediatamente abandonaron sus redes (es decir, sus vidas en el mundo) y comenzaron a ayudarlo a hacer crecer Su reino espiritual. Esta es una expresión perfecta de la ley de la primera mención, en el sentido de que establece un perfecto y alto estándar.

Mattityahu (Mateo) 4: 18-22
18 Y Yeshúa, caminando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Shimón llamado Kefa, y Andrés su hermano, echando una red en el mar; porque ellos eran pescadores.
19 Entonces les dijo: Síganme, y los haré pescadores de hombres.
20 De inmediato dejaron sus redes y lo siguieron.
21 Partiendo de allí, vio a otros dos hermanos, Yaakov, hijo de Zebedeo y Yojanán su hermano, en el barco con su padre Zebedeo, remendando sus redes. Él los llamó,
22 e inmediatamente dejaron el bote y a su padre, y lo siguieron.

Asimismo, Yeshúa le dijo al rico joven rico que, antes de poder entrar en el reino de Elohim, primero tenía que renunciar a todas sus posesiones físicas. Tenía que demostrar que valoraba más las cosas del Espíritu que lo que valoraba el mundo material.

Mattityahu (Mateo) 19: 16-30
16 Y he aquí, uno fue y le dijo: “Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?”
17 Entonces le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino Uno, es decir, Elohim. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”.
18 Y le dijo: ¿Cuáles? Yeshúa dijo: “No matarás”, “No cometerás adulterio”, “No robarás”, “No darás falso testimonio”.
19 “Honra a tu padre y a tu madre”, y “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
20 El joven le dijo: “Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué es lo que aún me falta?”
21 Yeshúa le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme”.
22 Pero cuando el joven oyó esa palabra, se fue triste, porque tenía grandes posesiones.
23 Entonces Yeshúa dijo a sus discípulos: “En verdad, les digo que es difícil para un hombre rico entrar en el reino de los cielos.
24 Y otra vez les digo, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Elohim”.
25 Cuando lo oyeron sus discípulos, se asombraron grandemente, diciendo: “¿Quién podrá salvarse?”
26 Pero Yeshúa los miró y les dijo: “Para los hombres esto es imposible, pero con Elohim todo es posible”.
27 Entonces Kefa respondió y le dijo: “Mira, hemos dejado todo y te hemos seguido. Por tanto, ¿qué tendremos?”
28 Entonces Yeshúa les dijo: “Les aseguro que, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, ustedes que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, juzgando a las doce tribus de Israel.
29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por Mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.
30 Pero muchos de los primeros serán los últimos y los últimos primero”.

Otros creyentes hicieron algo similar cuando vendieron las tierras y bienes que tenían en exceso, y pusieron los fondos a los pies de los apóstoles, para que fueran usados para el ministerio.

Ma’asei (Hechos) 4: 34-35
34 Tampoco había nadie entre ellos que fuera pobre; porque todos los que poseían tierras o casas las vendían, y traían el producto de las cosas que se vendían,
35 y las ponían a los pies de los apóstoles; y distribuyeron a cada uno según su necesidad.

Mientras que a algunos de los primeros discípulos se les exigió vender todas sus posesiones, otros discípulos sólo tenían que vender sus casas y tierras en exceso. Esto tiene sentido, ya que la mayoría de los discípulos estaban casados, y necesitaban un lugar para albergar a sus familias (y huéspedes).

Ma’asei (Hechos) 21:16
16 También algunos de los discípulos de Cesarea vinieron con nosotros y trajeron con ellos a un tal Mnason de Chipre, un antiguo discípulo, con quien debíamos hospedarnos.

De hecho, al menos uno de los discípulos de Yeshúa era rico, y no vendió todas sus cosas.

Mattityahu (Mateo) 27:57
57 Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también se había convertido en discípulo de Yeshúa.

¿Cómo podemos entender estas aparentes contradicciones? De acuerdo con la ley de primera mención, los doce discípulos originales cumplieron con el estándar perfecto de Yeshúa. Literalmente abandonaron todas sus posesiones físicas y pasaron el resto de sus vidas buscando promover Su reino. Sin embargo, después de establecerse este estándar perfecto, se relajó para aquellos que no fueron llamados a abandonar todas sus posesiones mundanas pudieran seguir sirviendo, en la medida en que se sintieran conducidos.

Las academias Cristianas comúnmente aplican los siguientes cuatro principios al discipulado:

  1. Memorizar las palabras de Yeshúa (aprender)
  2. Aplicar las palabras de Yeshúa a la vida (aplicar)
  3. Imitar a Yeshúa (vivir conforme a Sus palabras)
  4. Hacer más discípulos (replícate a ti mismo)

Para aplicar estos principios al 100 por ciento, debemos dejar atrás todas nuestras posesiones físicas, unirnos al orden de Melquisedec y pasar el resto de nuestra vida construyendo activamente el reino de Yeshúa. Sin embargo, incluso si no nos sentimos dirigidos a este punto, aún podemos aplicar estos cuatro principios a nuestras vidas. La recompensa no es tan buena, pero, así como José de Arimatea aún podría ser un discípulo de Yeshúa sin abandonar toda su riqueza, ya que aun así, tuvo recompensa. Simplemente debemos aplicar estos principios en la medida en que nos sentimos conducido por Su Espíritu.

¿Cómo podemos saber cuánto quiere Elohim que le demos? La respuesta “simplemente da todo” no es necesariamente correcta. La respuesta correcta es orar, escuchar a Su Espíritu y obedecer lo que escuchamos. Si no permanecemos en Su Espíritu (aliento), entonces estamos separados de Él, y no Le servimos realmente. El principio clave en esto es; respirar, orar y escuchar.

Yojanán (Juan) 15: 4-8
4 “Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como la rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que permanezca en la vid; ustedes tampoco pueden, a menos que permanezcan en Mí”.
5 “Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en Mí, y Yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí nada pueden hacer”.
6 “Si alguno no permanece en Mí, será echado afuera como una rama, y se secará; y las recogen y las arrojan al fuego, y se queman”.
7 Si permanecen en Mí, y Mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que deseen, y les será hecho.
8 En esto, Mi Padre es glorificado, en que lleven mucho fruto; entonces ustedes serán Mis discípulos”.

Si oramos, escuchamos y obedecemos lo que Su Espíritu (aliento) nos dice, entonces verdaderamente somos Sus discípulos, en cualquier medida (y en cualquier capacidad) que Él nos guíe. Debemos hacer todo en lo que, honesta y verdaderamente, nos sentimos guiados, sabiendo que somos responsables solo ante Elohim.

Yeshúa era un Nazareo célibe, que dedicó todo Su tiempo, Sus posesiones y Su vida para ayudar a traer de vuelta de su apostasía a los hijos perdidos y dispersos de Israel. Él no vivió su vida para Sí mismo, sino para Sus hermanos y hermanas en Israel. Pasó Su vida promoviendo el reino de Su Padre aquí en la tierra. Debido a que la misión de Yeshúa era dar todo lo que tenía, y debido a que Él cumplió Su misión, Su recompensa (y Su amor) está completa.

Pero ¿qué diremos entonces de Abraham o el rey David? ¿Habrían recibido una mejor recompensa si hubieran sido Nazareos célibes? No, en verdad habrían recibido menos recompensa, porque no estarían caminando en el camino que Yahweh escogió para ellos. Todos deberíamos alegrarnos de que no trataran de ser célibes, pues Yahweh les había mandado a multiplicarse y ser fructíferos, si no fuera así ninguno de nosotros estaría aquí hoy.

Lo que vemos, entonces, son dos caminos legítimos para los discípulos. Una es unirse al sacerdocio a tiempo completo, dejando atrás todas nuestras posesiones físicas, y yendo al campo misionero (en cualquier nación que se nos llame). El otro camino legítimo es criar niños, de la forma en que deberían ser criados en el camino de Yahweh, y al mismo tiempo, apoyar financieramente al sacerdocio y también realizar actividades de alcance local. Cuando el sacerdocio funciona internacionalmente, y el resto de los discípulos trabajan localmente, juntos podemos traer más creyentes a Yeshúa. Discutimos esto con más detalle en El Gobierno de la Torah.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give