Chapter 7:

El Papado Como Un Anti-Mesías

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português Italiano Hrvatski

Debido a que nuestros hermanos Judíos entendían que la Torah era su contrato nupcial, no estaban dispuestos a aceptar la premisa del Cristianismo de que era posible agradar a Yahweh sin la Torah. Esa es también la razón por la cual, cuando Shaul (Pablo) subió a Jerusalem en Hechos 21, Ya`akov (Santiago) pudo señalar cuántos creyentes había en Jerusalem que seguían siendo celosos de la Torah.

Ma’asei (Hechos) 21:20
20 Y al oír esto, glorificaron a Yahweh. Y le dijeron: “Mira hermano, cuántas miríadas de judíos hay que han creído, y todos son celosos de la Torah [de Moshé]”.

Fuera de la tierra de Israel, sin embargo, era una historia distinta. Ni los judíos helenizados, ni los gentiles, entendían que la Torah era una alianza nupcial, por lo tanto, fue fácil para ellos aceptar la versión cristiana sin-Torah, ya que prometió las mismas recompensas con menos esfuerzo. Esta variación cristiana sin-Torah se extendió rápidamente fuera de la tierra de Israel, adoptando prácticas paganas de adoración al sol, rituales religiosos paganos e ídolos. Para el año 150 d.C, el culto dominical estaba bien establecido, como lo demuestra el testimonio de Justino Mártir.

Pero el domingo es el día en que todos celebramos nuestra asamblea común, porque es el primer día en que Dios, habiendo operado un cambio en las tinieblas y la materia, hizo el mundo; Y Jesucristo nuestro Salvador en el mismo día resucitó de entre los muertos. Porque fue crucificado el día anterior al de Saturno (sábado); Y al día siguiente de Saturno, que es el día del Sol, habiendo aparecido a Sus apóstoles y discípulos, Él les enseñó estas cosas, las cuales también hemos sometido a vuestra consideración.
[Justino Mártir, Primera Apología, Capítulo 67 – Culto semanal de los cristianos, alrededor del 150 d.C, Biblesoft]

Roma controlaba el Medio Oriente en los años posteriores a la muerte de Yeshúa (“Jesús”), y la religión oficial romana era el Mitraísmo. En el Mitraísmo, se pensaba que el dios sol (Ra) asistía personalmente al emperador romano, dándole un poder y prestigio sin precedentes. Cada vez que un ciudadano Romano llegaba a creer en el Mesías, ya no veía al emperador como un semidios, lo que debilitaba su poder y prestigio. Por esta razón los emperadores Romanos odiaban a los nazarenos y a los cristianos, y los perseguían hasta la muerte. Sin embargo, cuantos más cristianos y nazarenos eran asesinados, más ciudadanos Romanos tomaban conciencia del Mesías y se convertían a la Cristiandad y en Israelitas Nazarenos.

Luego, en el siglo IV, todo cambió. La historia nos dice que, en el año 312, el emperador Romano Constantino estaba en la arboleda del llamado “dios del sol Apolo” (es decir, Lucifer), en la antigua Francia, afirmó haber tenido una visión en la que “Cristo” se le apareció, diciéndole que escribiera las primeras dos letras de su nombre (XP) sobre los escudos de sus tropas. Esto lo hizo al día siguiente, Constantino afirmó haber visto una superpuesta cruz sobre el sol, momento en el que se le dio el mensaje “In hoc signo vinces” (“En este signo serás victorioso”), tras lo cual pasó a ganar muchas batallas [Nota: la cruz es un antiguo signo de Tamuz, otro dios del sol, es decir, otra forma de llamar a Lucifer]
Algunos eruditos creen que Constantino nunca se convirtió realmente al cristianismo (al menos no al principio). Más bien, ellos creen que puede haberse convertido por razones políticas. En el momento de la conversión de Constantino, su imperio era medio cristiano. La otra mitad adoraba al Sol Invictus Mith-Ra (el invencible dios del sol). ¿Es posible que, Constantino razonara que, si pretendía ser un cristiano, y aún seguir adorado en los días paganos de adoración, podría ser capaz de unificar su imperio?

Sin embargo, consideremos una hipótesis alternativa. Anteriormente vimos cómo los cristianos creen que está bien adorar en cualquier día que ellos quieran. Si Constantino creía que podía guardar cualquier fiesta que quisiera, no tendría ningún problema para adorar en los días del festival de culto al sol. Y no vería problema alguno en fusionar los ritos de adoración del sol con el cristianismo sin-Torah, siempre y cuando esto unificara a su imperio.

El año después de la conversión de Constantino (en 312 d.C), él y su entonces co-emperador Licinio emitieron el Edicto de Milán, que terminó técnicamente la persecución de los cristianos dentro del Imperio Romano. Constantino luego continuó consolidando su dominio de poder en todo el Imperio Romano, y en 324 reinaba con supremacía. Al año siguiente (325) convocó el Concilio de Nicea (o Niza), en el que el mitraísmo y el Cristianismo se fusionaron definitivamente para formar la ahora nueva “fe católica” (Universal). Los cristianos estaban contentos, ya que no les importaban cuales días de adoración guardar, y también satisfacía a los adoradores del sol, ya que podían continuar adorando a los mismos ídolos en los mismos días festivos que antes (sólo que ahora con nuevos nombres cristianizados).

Constantino le dio a su nueva fe universal (Católica) once años para ser aceptada antes de que él prohibiera todas las otras versiones de la fe en Yeshúa, incluyendo la fe Nazarena. Como vimos en el primer capítulo, los Nazarenos ahora fueron etiquetados como “herejes” por guardar la misma Torah, Shabat y las fiestas que Yeshúa y Sus apóstoles habían guardado tres siglos antes.

“Los Nazarenos no difieren en nada esencial de ellos [los judíos ortodoxos], ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la ley Judía; Excepto que creen en Cristo. Ellos creen en la resurrección de los muertos, y que el universo fue creado por Dios. Ellos predican que Dios es Uno, y que Jesucristo es Su Hijo. Son muy doctos en la lengua hebrea. Ellos leen la Ley [la Ley de Moisés] …. Por lo tanto, difieren … de los cristianos verdaderos porque satisfacen hasta ahora [tales] ritos Judíos como la circuncisión, el Sabbat y otros”.
[Epifanio de Salamina, “Contra las herejías”, Panarion 29, 7, pp. 41, 402]

En el Concilio de Laodicea (336 d.C.), Constantino dictaminó que si alguien fuera encontrado “judaizando” (es decir, manteniendo la fe Nazarena Original), él debería ser “excluido del cuerpo de Cristo”.

Los Cristianos no deben judaizar descansando en el Sábado; Pero deben trabajar ese día, honrando más bien el día del Señor [el domingo] descansando, si es posible, como Cristianos. Sin embargo, si alguno [Nazareno] se encuentra judaizando, sean excluidos de Cristo.
[La Iglesia de Roma; Consejo de Laodicea bajo el emperador Constantino; Canon 29, 336 CE]

Esta frase también puede traducirse como; “que sean anatemas de Cristo”, lo que significaba que estaba bien matarlos por no guardar el nuevo culto mixto. Puesto que la historia se repite, y puesto que la religión mundial que viene se formará alrededor del papado, podemos esperar ver este patrón nuevamente.

¿Quién es el Papa? En 2 Tesalonicenses, Shaul advirtió que un “hombre de pecado” venidero se sentaría en un templo venidero, fingiendo ser él mismo Elohim.

Thessaloniqim Bet (2 Tesalonicenses) 2: 3-4
3 Que nadie los engañe de ninguna manera, porque ese día no vendrá a menos que primero venga la caída, y el hombre de pecado sea revelado, el hijo de perdición,
4 que se opone y se exalta a sí mismo sobre todo lo que se llama Elohim, o es objeto de adoración, porque él mismo se sienta en el templo de Elohim como Elohim, mostrándose a sí mismo como si fuera Elohim.

1 Juan 3: 4 nos dice que el pecado es la transgresión de la ley. Por lo tanto, el hombre de pecado en el versículo 3, bien podría ser llamado el hombre sin ley/inicuo (contra la Torah) ¿y quién ha hecho más para enseñar contra la Torah que el papa?

Thessaloniqim Bet (2 Tesalonicenses) 2: 7-8
7 Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción; Sólo que él está reteniéndose ahora, hasta que salga del medio;
8 Y entonces se revelará el inicuo, al cual Yahweh consumirá con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida.

Cuando Shaul profetizó esto en el primer siglo, el hombre sin-ley/sin-Torah, aún no había sido revelado (porqué esta profecía era para el tiempo futuro). Sin embargo, hoy el sin-ley ha estado en el poder durante unos 1.700 años. Él es el “cuerno pequeño” de Daniel 7, que tiene ojos y una boca, habla palabras pomposas, y hace guerra contra los santos, cuya apariencia es mayor que sus compañeros.

Daniel 7: 19-21
19 Entonces quise saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que era diferente de todas las demás, terriblemente espantosa, con sus dientes de hierro y sus uñas de bronce, que devoraba, rompía en trozos y pisoteaba el residuo con sus pies;
20 Y los diez cuernos que estaban sobre su cabeza, y el otro cuerno que subía, delante del cual caían tres, aquel cuerno que tenía ojos y una boca que hablaba palabras pomposas, cuya apariencia era más grande que sus compañeros.
21 Yo estaba observando; Y el mismo cuerno hacía guerra contra los santos, y prevalecía contra ellos”.

El Papa se sienta en un tipo de templo, mostrándose como Elohim, y ha intentado cambiar los tiempos de las fiestas designadas y la Torah (e intentará hacerlo de nuevo).

Daniel 7:25
25 Y él [el papa] pronunciará palabras en contra [es decir, contrario a las palabras] del Altísimo; Y consumirá a los santos del Altísimo; Él tiene la intención de cambiar los tiempos [de las fiestas] y la Torah. Y [los santos] serán entregados en su mano por un tiempo, y tiempos, y medio tiempo”.

El término “tiempo, tiempos y medio tiempo” corresponde a tres años y medio proféticos. El año civil hebreo es de 360 días. Cuando uno multiplica estos 360 días por los tres años y medio proféticos, uno obtiene 1.260 días proféticos. Pero ¿cómo podemos interpretar esto? Ezequiel 4 nos dice que un día profético puede igualar un año de la tierra.

Yehezqel (Ezequiel) 4: 6
6 “Y cuando los hayas completado, vuelve a acostarte sobre tu lado derecho; Entonces llevarás el castigo de la casa de Judah cuarenta días. Te he puesto un día por cada año.

Si los 1.260 días proféticos corresponden a 1.260 años terrestres, entonces la referencia a que los santos serían entregados en la mano del papado por “tiempo, y tiempos, y medio tiempo” se refiere a un período de tiempo de alrededor de 1.260 años. Esto no tiene que cumplirse al pie de la letra, sino más bien, es una ventana de tiempo profética que se extiende desde la formación del dogma de la Iglesia Romana (finales del siglo III) hasta la Reforma Protestante en 1519 d.C. También corresponde al lapso de 1.260 años entre el establecimiento de la doctrina Católica (cerca del 325-330 d.C.) y el hundimiento de la Armada Española (Católica) por la Marina Protestante Inglesa en 1588 d.C.

Las fechas no tienen que ser exactas, porque se refieren a movimientos del Espíritu.

También necesitamos entender que el término griego “anti” no significa “en contra”. Más bien, significa “en lugar de” o “en cambio de”. Un anti-Mesías, por lo tanto, no es un hombre que lucha contra el Mesías, sino un hombre que pretende ser el Mesías. Curiosamente, uno de los títulos del Papa es “Vicarius Filii Dei”, que significa “Hijo de la Deidad”, o “en lugar del Hijo de la Deidad”. Este título proviene de un documento llamado Donación de Constantino, que concedió al Papa la autoridad sobre el lado occidental del Imperio Romano. A pesar de que posteriormente se demostró que el documento fue falsificado, muchos católicos todavía se refieren al Papa como el Vicario de Cristo (es decir, el que representa al Mesías). Este título tiene significado adicional cuando nos damos cuenta de que el latín asigna valores numéricos a sus letras, y cuando se suman los valores numéricos de las letras de Filial Vicario Dei, se obtiene un valor numérico de 666, que Apocalipsis nos dice es el número de la bestia.

Hitgalut (Apocalipsis) 13:18
18 “Aquí está la sabiduría: Que el que tiene entendimiento cuenta el número de la bestia, porque es el número de un hombre, y su número es 666”.

En “Apocalipsis y el Fin de los Tiempos” mostramos cómo el Islam también cumple esta profecía, y cómo el Islam trabaja en conjunto con el papado. Sin embargo, el papado llegó primero, y por lo tanto tiene el papel de líder.

En Daniel 7:25 vemos que el Papa intentará cambiar los tiempos de fiesta designados y la Torah. Esto va estrictamente en contra de la Torah, que nos dice que no añadamos o quitemos nada de las palabras de Yahweh.

Devarim (Deuteronomio) 12:32
32 “Todo lo que yo te mando, ten cuidado de observarlo, no le añadirás ni le quitarás”.

El Papa también se llama a sí mismo “el Santo Padre”, lo cual Yeshúa prohíbe expresamente, porque ese título pertenece a Su Padre Yahweh.

Mattityahu (Mateo) 23: 8-9
8 Pero ustedes, no sean llamados “Rabí”; porque uno es su maestro: el Mesías; Y todos ustedes son hermanos.
9 Y no llamen a nadie en la tierra “Padre”, porque uno es su Padre; El que está en el cielo”.

Si estamos dispuestos a recibirlo, el papado es simplemente la imagen en el Pacto Renovado (Nuevo Testamento) de la serpiente del Jardín del Edén. El libro de Génesis es considerado profético, y establece el patrón de los eventos que ocurren más tarde. De regreso al Jardín, el adversario se apareció a Java (Eva) y trató de hacerla desobedecer a la voz de Yahweh, diciéndole que no habría consecuencias por la desobediencia.

B’reisheet (Génesis) 3: 1-3
1 Y la serpiente era más astuta que cualquier bestia del campo que Yahweh Elohim había hecho. Y él dijo a la mujer: “¿Conque Elohim les dijo que no coman de todos los árboles del huerto?”
2 Y la mujer dijo a la serpiente: “Podemos comer del fruto de los árboles del huerto;
3 Mas del fruto del árbol que está en medio del huerto, Elohim ha dicho: No coman de él, ni lo toquen, para que no mueran”.

El Papado dice esencialmente lo mismo, que podemos ignorar el pacto matrimonial, y todavía heredar la vida eterna.

El Papado dice que no necesitamos obedecer los mandamientos de Elohim, ya que somos capaces de saber por nosotros mismos lo que es bueno y lo que es malo.

B’reisheet (Génesis) 3: 4
4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No morirás,
5 porque Elohim sabe que en el día en que comas de él, tus ojos se abrirán, y serás como Elohim, sabiendo el bien y el mal.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give