Chapter 2:

El Israelita Nazareno: Yeshúa

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

En el último capítulo vimos que en el siglo IV los Cristianos y los Nazarenos eran dos creencias completamente separadas, y que los Cristianos perseguían a los Nazarenos. La historia indica que el Mesías Yeshúa era un Nazareno. Sin embargo, la historia no es suficiente; necesitamos probar todo desde la Escritura. Entonces, ¿era Yeshúa un cristiano o era un Nazareno?

El Pacto Renovado (Nuevo Testamento) nos dice que el Mesías Yeshúa sería llamado Nazareno porque creció en un pueblo llamado Nazaret (Natseret, נצרת). Veamos la Peshitta aramea.

Mateo 2:23 MGI
23 Y vino y vivió en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliera lo que había dicho el profeta: Será llamado Nazareno.
Peshita Aramea
ואתא עמר במדינתא דמתקריא נצרת איך דנתמלא מדם דאתאמר בנביא דנצריא נתקרא

A veces la gente busca esta referencia en las traducciones inglesas o españolas del Tanaj (Antiguo Testamento), pero no lo encuentran porque la referencia es al hebreo de Isaías 11:1, donde se decía que una Vara (Rey David) crecería desde el tronco de Isaí (el padre de David), y que una Rama (Yeshúa) crecería de sus raíces. La palabra hebrea para “rama” es Netzer (נצר), que se muestra en el área sombreada a continuación.

Isaías 11:1 NKJV
11 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y una rama [Netzer] crecerá de sus raíces. Texto Hebreo Masorético
(1) וְיָצָא חֹטֶר מִגֵּזַע יִשָׁי | וְנֵצֶר מִשָּׁרָשָׁיו יִפְרֶה

Mateo se muestra en arameo e Isaías está en hebreo, pero al omitir las vocales podemos ver que Nazareno (נצריא) y Netzer (נצר) tienen la misma raíz (נצר), por lo tanto, si era correcto que Mateo dijera que Yeshúa sería llamado Un Nazareno.

En el pensamiento hebreo y arameo, si Yeshúa fue llamado Nazareno, entonces Sus seguidores también serían llamados Nazarenos. Por eso, en Hechos 24: 5, los fariseos acusaron al apóstol Shaul (Pablo) “no de ser cristiano”, sino de ser un cabecilla de la secta de los “Nazarenos”.

Ma’asei (Hechos) 24: 5
5 Porque hemos hallado a este hombre una plaga, un creador de disensiones entre todos los Judíos de todo el mundo, y un cabecilla de la secta de los Nazarenos.

Pero ¿por qué los fariseos dijeron que el apóstol Shaul era parte de una secta? En hebreo, el término para la palabra “secta” es min (מן), que significa una salida (partido, aparte). La idea básica es que la fe que Yahweh dio a Israel en el Monte Sinaí es la única verdadera y correcta fe, y que todo lo demás se aparta de esa fe. Por lo tanto, para los fariseos decir que Shaul era parte de una “secta” era lo mismo que decir que se había apartado de la verdad. Shaul, sin embargo, sintió que no había dejado la verdad, porque todavía creía todo lo que estaba escrito en la Torah y en los Profetas.

Ma’asei (Hechos) 24:14
14 Pero yo os confieso que, según el Camino que ellos llaman una secta, yo adoro al Elohim [Dios] de mis padres, creyendo todo lo que está escrito en la Ley [de Moshé] y en los Profetas”.

Volveremos a examinar este tema en capítulos posteriores, una vez que tengamos más información de fondo. Sin embargo, por ahora, notemos que Shaul nunca dijo que era un cristiano. Más bien, afirmó ser un Israelita, y dijo que todavía creía en todas las cosas que están escritas en la Ley y en los Profetas. Esto es algo que la mayoría de los cristianos no pueden afirmar con honestidad.

Aunque la palabra “secta” puede referirse a un culto, en su mayoría se refiere a una subsección de algo más grande. Por ejemplo, la cristiandad puede dividirse en diferentes sub-sectas (católicas, protestantes, ortodoxas, por ejemplo), y dentro de estas sectas hay todavía más sub-sectas. Por ejemplo, dentro del protestantismo hay luteranos, bautistas, metodistas, pentecostales, etc. Irónicamente, los miembros de algunas sectas consideran herejes a los miembros de todas las otras sectas, esta actitud es escritural, incluso si se aplica erróneamente.

El judaísmo es igualmente excluyente y fragmentado. Los judíos ortodoxos forman la secta más grande, pero también hay judíos conservadores, judíos reformistas, judíos caraítas, judíos jasídicos y otros. Los judíos ortodoxos consideran a todas las otras sectas como herejes (como insinúa el lenguaje de Hechos 24:14, mencionada anteriormente).

Esto ayuda a entender que la Escritura nombra a los grupos de personas de acuerdo a sus actitudes y creencias. Es decir, los etiqueta según sus espíritus. Esta es la razón por la cual las mismas sectas todavía existen hoy en día, como existían en el primer siglo, sólo con nombres diferentes, porque los mismos espíritus están todavía rondando hoy.

Primer Siglo  Hoy
Fariseos Ortodoxos
Helenistas/ Judíos Griegos Reformistas
Nazarenos Nazarenos
“Fariseos creyentes” Judíos Mesiánicos

La secta de los fariseos del primer siglo cambió su nombre en la Edad Media, y ahora se llaman los Judíos Ortodoxos. Los Judíos Caraítas de hoy descienden de la secta de los Saduceos. Aunque no hay conexión directa, los Helenistas del primer siglo (también llamados los judíos “griegos” en algunas traducciones) son similares a los Judíos Reformistas de hoy, porque tienen el mismo espíritu. Como veremos más adelante, los Judíos Mesiánicos rabínicos de hoy son como los “Fariseos que creyeron” nombrados en Hechos 15. (Hablaremos sobre los Judíos Mesiánicos con más detalle a medida que avanzamos en este libro). Ahora nosotros pasaremos un poco de tiempo aprendiendo quiénes son estos grupos hoy en día, porque nos será útil más tarde.

La Escritura nombra a las personas según sus creencias y su caminar. Por ejemplo, Israel se llama Israel porque creen en el Elohim de Israel (Yaakov). Sin embargo, la mayoría de las veces cuando leemos acerca de los griegos (helenistas) del Pacto Renovado, estos no son griegos étnicos, sino Judíos menos devotos que obedecen al invasor en lugar de obedecer a Yahweh. Alrededor de doscientos años antes de Yeshúa, el rey Helénico Antíoco invadió Judea, y ordenó a todos los israelitas que olvidaran a Yahweh y adoraran a los dioses griegos. Los que le obedecieron (incluso parcialmente) comenzaron a ser llamados “griegos” (o helenistas) por los judíos Israelitas, como un término despectivo, porque habían adoptado las costumbres y tradiciones griegas.

Maqabim Alef (1 Macabeos) 1:41-43
41 Además, el rey Antíoco escribió a todo su reino, para que todos fueran un solo pueblo,
42 Y cada uno dejaría sus leyes, y todas las personas acordaron conforme al mandamiento del rey.
43 Y muchos de los israelitas consintieron en su religión, y sacrificaron a los ídolos, y profanaron el Shabat (sábado).

Era común nombrar a las personas según su fe hasta la época de la Iluminación (como ejemplo: el luciferismo) de los siglos XVII y XVIII. Esto es también cuando surgió el Judaísmo Reformista. Los Judíos Reformistas dicen que está bien mezclar la fe, y están abiertos a escuchar acerca de otras religiones. Este es el mismo espíritu de los Griegos (Helenistas) del primer siglo, y esta puede ser la razón por la cual los fariseos se preguntaban si Yeshúa iba a enseñar entre los griegos fuera de la tierra.

Yojanán (Juan) 7: 34-35
34 “Me buscaréis y no me encontraréis, y donde yo estaré, no podéis venir”.
35 Entonces los Judíos dijeron entre sí: ¿Dónde piensa ir para que no lo encontremos? ¿Quiere ir a la dispersión entre los griegos y enseñar a los griegos?

Más tarde veremos que, probablemente, el cristianismo surgió entre los Judíos Helénicos, pero lo que necesitamos ver aquí es que la Escritura no nos etiqueta de acuerdo a nuestra herencia genética, porque Yahweh no se preocupa por nuestra herencia genética, sino por nuestros corazones. Es también por esto que Yojanán HaMatbil (Juan el Bautista) dijo a los fariseos y los saduceos que su herencia genética no era garantía de salvación.

Mattityahu (Mateo) 3: 7-9
7 Pero cuando vio a muchos de los fariseos y saduceos que venían a su inmersión [el bautismo], les dijo: “Hijos de víboras, ¿quién os ha advertido para que huyáis de la ira venidera?
8 Por tanto, den frutos dignos de arrepentimiento,
9 Y no penséis en decir a vosotros mismos: Tenemos a Abraham como nuestro padre. Porque yo os digo que Elohim puede levantar hijos a Abraham de estas piedras”.

Hoy en día (después de la época de la iluminación) se cree que hay una diferencia entre ser un Israelí y ser un Israelita. Para ser un Israelí (es decir, para vivir en la tierra de Israel) se necesita el papeleo del estado. Sin embargo, para ser un Israelita, uno simplemente debe convertirse al culto del Elohim de Israel, como lo hizo Rut.

Rut 1: 16-17
16 Pero Rut dijo: “No me hagas abandonarte, ni apartarme de ti, porque dondequiera que fueres, iré, y dondequiera que vivas, viviré, tu pueblo será mi pueblo, y tu Elohim mi Elohim.
17 Donde murieres, yo moriré, y allí seré sepultada. Yahweh me haga así, y más aún; solo la muerte nos separa a ti y a mí”.

Irónicamente, mientras Rut se convirtió en una Israelita en el instante en que prometió lealtad al Elohim de Israel, si llegara hoy a la frontera de Israel sin los papeles del gobierno, probablemente sería rechazada. Esta clase de distinción no existe en la Escritura, ya que en las Escrituras vemos que la manera en que tú adoras a Elohim (y como tú te identificas a ti mismo), determinan lo que eres (y así es como eres llamado).

Teniendo todo esto en mente, notemos entonces que el Apóstol Shaul se autoidentificó como un Israelita, un seguidor del Elohim de Israel, y no como un Cristiano.

Qorintim Bet (2 Corintios) 11:22
22 ¿Son hebreos?, Yo también. ¿Son israelitas?, yo también. ¿Son de la semilla de Abraham? Yo también.

Shaul dijo a los Judíos en Roma que Elohim no había desechado a su pueblo Israel, porque él también era un Israelita.

Romim (Romanos) 11: 1
1 Digo entonces: ¿Elohim abandonó a su pueblo? ¡Ciertamente no! Porque yo también soy Israelita, de la simiente de Abraham, de la tribu de Benjamín.

Luego, cuando Shaul fue llevado a Roma, los Judíos allí querían oír hablar de la secta nazarena de la fe Israelita (en lugar del Cristianismo sin Torah).

Ma’asei (Hechos) 28:22
22 Pero nosotros queremos saber de ti, lo que piensas; Porque sobre esta secta, sabemos que se habla contra ella en todas partes.

La diferencia entre la fe Nazarena original y el cristianismo sin Torah, tiene mucho que ver con lo que podría llamarse comúnmente como “celo por las tres eLes”:

  1. La tierra de Israel.
  2. La lengua hebrea.
  3. La ley de Moshé.

Los Nazarenos se aferraron celosamente a su herencia en la tierra de Israel, la lengua Hebrea y la ley de Moshé, porque como veremos en el capítulo siguiente, entendieron que la ley de Moshé era un pacto matrimonial entre ellos y Yahweh Elohim, el cual tenían que obedecer si querían ser parte de la novia.

En contraste, la iglesia Cristiana enseña que la Ley no es un pacto conyugal, y que esta ha sido eliminada (¡una buena zafada!, dirían muchos de ellos).

En el próximo capítulo veremos que la Torah de Moisés, es el contrato nupcial entre el pueblo de Israel y el Mesías de Israel, el cual fue dado a los pies del monte Sinaí.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give