Chapter 4:

Acerca de los Sacrificios de Animales por los Pecados

En Mateo 22, Yeshúa cita dos versículos de la Torah para mostrar que el amor siempre ha estado en el corazón de la Torah.

Mattityahu (Mateo) 22: 37-40
37 Y Yeshúa le dijo: Amarás a Yahweh tú Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. [Deuteronomio 6: 5]
38 Este es el primer y gran mandamiento.
39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. [Levítico 19:18]
40 En estos dos mandamientos cuelgan toda la Torah y los Profetas”.

Los apologistas cristianos retuercen este pasaje para que parezca que el amor hace nulo y vacío el pacto matrimonial, diciendo que el pacto matrimonial solo depende del amor. Sin embargo, eso no tiene sentido. Si un matrimonio depende solamente del amor, ¿de qué manera podría el amor eliminar el matrimonio? (Y si amas a tu cónyuge, ¿significa esto que tu matrimonio ahora se ha anulado?).

La iglesia Cristiana nos dice que guardar la Torah es demasiado difícil para cualquier ser humano, aunque Moshé (Moisés) nos dice lo contrario. Moshé nos dice que la palabra está muy cerca de nosotros, para que así podamos cumplirla.

Devarim (Deuteronomio) 30: 11-1411 Porque este mandamiento que yo te mando
hoy no es demasiado difícil para ti, ni está muy lejos de ti.
12 No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá al cielo por nosotros y nos lo traerá para que lo oigamos y lo obedezcamos?
13 Y no está más allá del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, y nos lo traerá para que lo oigamos y lo obedezcamos?
14 Más bien, la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas.

Los eruditos cristianos nos dicen que siempre fue imposible para Israel guardar la Torah. Sin embargo, esto convertiría a Yahweh en un cruel torturador. Esto significaría que Él liberó a los hijos de Israel de la esclavitud física de Egipto, sólo para ponerlos bajo la esclavitud espiritual de la Torah, requiriendo algo que nunca podría ser hecho para poder rechazarlos cruelmente al final. Pero ¿suena esto como nuestro amoroso Padre Celestial?

Es cierto que Shaul (Pablo) les dijo a los Gálatas que la Torah puede ser una especie de maldición si creen equivocadamente que pueden ganar su salvación por hacer las “obras de la ley” (las cuales, principalmente, son las leyes orales rabínicas de cómo debemos guardar la Torah Escrita).

Galatim (Gálatas) 3: 10-14
10 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición; Porque está escrito: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la Torah, para hacerlas”.
11 Pero, que nadie es justificado por la Torah (oral) a los ojos de Elohim, es evidente, porque “el justo por la fe vivirá”.
12 Sin embargo, la Torah (oral) no es de fe, sino que “el que la obedece (Torah escrita) vivirá por ello”.
13 El Mesías nos ha redimido de la maldición de la Torah, habiéndose hecho maldición por nosotros, porque está escrito: “Maldito todo el que es colgado en un madero”,
14 para que la bendición de Abraham llegara a los gentiles en el Mesías Yeshúa, para que recibiésemos la promesa del Espíritu por medio de la fe.

La clave para entender a Shaul es recordar que él siempre etiquetó a la gente de acuerdo a cómo creen que son salvos. Cuando habla de los que son de las obras de la ley, no habla de los israelitas Nazarenos que obedecen la ley escrita. Más bien, está hablando de aquellos que creen que reciben la salvación como resultado directo de haber realizado las obras de la ley (torah oral principalmente) como una especie de “lista de verificación” para obtener la salvación. (Esta es una descripción apropiada de nuestros hermanos Fariseos/Ortodoxos).

Shaul dice que, si crees que eres salvo como resultado de hacer obras con tus manos, entonces realmente estás bajo una maldición, porque te sientes obligado a seguir haciendo las obras con tus manos en una vana esperanza de que esto de alguna manera te salve. Sin embargo, nadie es salvo como resultado de hacer las cosas con sus propias manos, porque el justo será salvo (y, por lo tanto, vivirá) por la fe. Sin embargo, aunque los puntos específicos de la “ley de la Torah” (o torah oral) no son de fe, los que guardan la Torah escrita (como los Israelitas Nazarenos) vivirán por ello.

Si estamos dispuestos a aceptarlo, el Mesías tomó la maldición (de creer que podemos salvarnos a nosotros mismos haciendo las cosas con nuestras propias manos) sobre Sí mismo, habiéndose hecho maldición por nosotros, por así decirlo, para que podamos recibir la promesa que fue dada a Abraham por su fe. Sin embargo, lo que dijo Shaul, no puede significar que no debemos obedecer lo que está escrito en la Torah Escrita, porque veremos que él mismo obedeció todo lo que estaba escrito en la Torah.

Muchos Cristianos se asombran de saber que los apóstoles todavía realizaban los sacrificios de animales, incluso muchos años después de la resurrección de Yeshúa. Para ver esto, comencemos en Hechos 18:18, donde el apóstol Shaul se afeitó la cabeza, porque había hecho un voto.

Ma’asei (Hechos) 18:18
18 Pero Shaul permaneció con ellos un buen tiempo. Entonces se despidió de los hermanos y navegó hacia Siria, y Priscila y Aquila estaban con él. Se afeitó la cabeza a Cencrea, porque había hecho un voto.

El único voto en la Escritura que llama a afeitarse la cabeza es el voto de Nazareo, que se encuentra en Números 6. Cuando uno termina un voto Nazareo, se afeita la cabeza y luego va al templo, donde se ofrecen tres sacrificios de animales, uno de los cuales es un sacrificio por el pecado (versículo 14).

Bemidbar (Números) 6: 13-18
13 Y esta es la Torah del Nazareo: Cuando se cumplan los días de su separación, será llevado a la puerta del tabernáculo de reunión.
14 Y ofrecerá su ofrenda a Yahweh, un cordero de un año sin mancha como holocausto, una cordera de un año sin mancha como ofrenda por el pecado, un carnero sin mancha como ofrenda de paz,
15 un cesto de panes sin levadura, tortas de flor de harina mezcladas con aceite, obleas sin levadura ungidas con aceite, y su ofrenda de cereal con sus libaciones.
16 Entonces el sacerdote los pondrá delante de Yahweh, y ofrecerá su expiación y su holocausto;
17 y ofrecerá el carnero como sacrificio de paz a Yahweh, con la canasta de los ázimos; El sacerdote ofrecerá su ofrenda de cereales y su libación.
18 Entonces el Nazareo rasurará su cabeza consagrada a la puerta del tabernáculo de reunión, y tomará el cabello de su cabeza consagrada y lo pondrá en el fuego que está bajo el sacrificio de la ofrenda de paz.

Si observamos que el término “subir” significa “subir a Jerusalem”, entonces podemos ver que Shaul subió a Jerusalem después de apartar su voto de Nazareo.

Ma’asei (Hechos) 18: 21-22
21 Y él se despidió de ellos, diciendo: Por cierto, es necesario que yo celebre la fiesta venidera en Jerusalem; más vendré otra vez a ustedes, si Elohim quiere.
22 Y desembarcó en Cesarea, y subió [a Jerusalem], y saludó a la iglesia, y descendió a Antioquía.

Shaul separó otro voto Nazareo cuando se reunió con los apóstoles en Hechos 21. Mientras que los que estaban en Jerusalem se alegraron al escuchar los logros de Shaul entre los gentiles, habían oído rumores de que Shaul ya no era celoso de la Torah de Moshé y habían oído rumores que Shaul ahora enseñaba contra la Torah de Moshé. Vamos a leer cuidadosamente, y tratar de visualizar la conversación.

Ma’asei (Hechos) 21: 20-22
20 Y al oír esto, glorificaron a Yahweh. Y le dijeron: “¡Mira hermano, cuántas miríadas de Judíos hay que han creído, y todos son celosos de la Torah [de Moshé]!
21 Pero han sido informados acerca de ti, que enseñas a todos los Judíos que están entre los gentiles a abandonar a [la Torah de] Moshé, diciendo que no deben circuncidar a sus hijos, ni caminar de acuerdo con las costumbres [Hebraicas].
22 ¿Qué hay de esto [si es verdad]? La asamblea ciertamente debe reunirse [porque es una fiesta de peregrinación], y oirán que has venido”.

Israel puede definirse operacionalmente como aquellos creyentes que se esfuerzan diligentemente por mantener la Torah de Yahweh, y si Shaul enseñó contra la Torah, habría sido una ofensa digna de una desvinculación instantánea. Esto sería una verdadera crisis, porque los judíos venían a Jerusalem, de todo el mundo conocido, para guardar la fiesta de Pentecostés. Cuando la asamblea se reunió, seguramente escucharían que Shaul estaba allí, y si se descubrió que estaba enseñando contra la Torah (escrita), entonces las miríadas de judíos que eran “celosos de la Torah” (Hechos 21:20, arriba) querrían sacarlo de la asamblea (tal vez incluso por lapidación).

Entonces, ¿qué podrían hacer para disipar los malentendidos de las epístolas de Shaul? Yaakov (Jacobo) tenía un plan. Ya que Shaul había subido a Jerusalem para terminar su voto de Nazareo, Yaakov le dijo que tomara a otros cuatro hombres, que también habían terminado sus votos Nazareos, y que pagara todos sus gastos. Este sería un total de quince sacrificios de animales, lo que costaría una enorme suma de dinero en el primer siglo. Nadie pagaría por quince sacrificios de animales si no creyese que tenía que guardar la Torah, y esto demostraría al mundo que Shaul también caminó ordenadamente guardando la Torah de Moshé.

Ma’asei (Hechos) 21: 23-24
23 Por tanto, haz lo que te decimos: Tenemos cuatro hombres que [también] han tomado un voto [Nazareo].
24 Tómalos, y purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se afeiten la cabeza; para que todos sepan que las cosas de las cuales fueron informadas acerca de ti [enseñando contra la Torah] no son verdad, sino que tú también andas ordenadamente y guardas la Torah (escrita)”.

Este evento tiene lugar cerca del final del ministerio de Shaul, después de que la mayoría de sus epístolas ya estaban escritas. Si realmente hubiera creído que la Torah y los sacrificios de animales habían sido abolidos, ¿por qué tomó un voto Nazareo? ¿Y por qué aceptó pagar por un total de quince sacrificios de animales (incluyendo cinco sacrificios por el pecado) para que todos supieran que los rumores que lo concernían eran falsos, y que él mismo también andaba ordenadamente y guardaba la Torah?

Los apóstoles claramente continuaron ofreciendo sacrificios de animales después del sacrificio de Yeshúa. De hecho, parece sugerir que la única razón por la que cesaron fue porque los romanos destruyeron el templo. Aún así, hay muchas personas que tienen una fuerte reacción a esto y que quieren saber por qué los apóstoles seguirían ofreciendo sacrificios de animales después del sacrificio de Yeshúa.

Discutimos el sistema de sacrificio de animales con más detalle en “Acerca de los Sacrificios” (en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno), pero como es un tema tan crítico, daremos una breve explicación aquí. Primero veamos Hebreos 10: 3-4, donde se nos dice que es imposible que la sangre de los toros y las cabras quiten los pecados.

Ivrim (Hebreos) 10: 3-4
3 Pero en estas ofrendas cada año se hace recuerdo de los pecados;
4 Porque es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quiten los pecados.

La iglesia usa esto como un supuesto texto probatorio de que los sacrificios de los animales son eliminados, cuando en realidad es exactamente lo contrario.

Israel puede definirse operativamente como “aquellas personas que se esfuerzan por cumplir Su pacto”. Aquellos que no se esforzaban por guardar Su pacto siempre fueron puestos fuera del campamento, para que el resto del campamento pudiera mantenerse puro, sin mancha y separados de las actitudes contaminantes del mundo. Cada vez que un israelita se daba cuenta de que había pecado, siempre se esperaba que él estuviera ansioso por corregirse a sí mismo. Esto contrasta con los sistemas judiciales de todas las demás naciones del mundo, que sólo son capaces de mantener un falso sentido de la ley y el orden mediante las amenazas de castigo.

Una novia que ama a su marido nunca necesita ser castigada. Tan pronto como se da cuenta de que no está complaciendo a su marido, está ansiosa por corregirse a sí misma (porque quiere complacerlo). Este es el mismo principio sobre el cual Israel debería operar siempre. Debido a esto, los sacrificios por el pecado nunca fueron destinados a quitar el pecado. Ellos sólo tenían la intención de servir como un recordatorio, espantoso y costoso, de que la paga del pecado es la muerte, y que uno debía tener cuidado de obedecer el pacto matrimonial, o de lo contrario serían excluidos de la vida eterna (porque Yahweh no tiene razón para salvar a aquellos que no se esfuerzan diligentemente en obedecer Sus instrucciones [Torah]).

Aunque Yahweh perdona el pecado involuntario, Él, aun así, pide una ofrenda por el pecado. Sin embargo, si alguien hace algo “presuntuosamente”, es decir, a propósito, o por rebeldía, será cortado del pueblo.

Bemidbar (Números) 15: 27-30
27 Y si una persona pecare involuntariamente, traerá una cabra de un año como ofrenda por el pecado.
28 Y el sacerdote hará expiación por la persona que pecare involuntariamente, cuando peca sin querer delante de Yahweh, para hacer expiación por él; Y le será perdonado.
29 Tú tendrás una sola Torah para el que peca involuntariamente, tanto para el nativo entre los hijos de Israel, como para el extranjero que habita entre ustedes.
30 Mas el que hiciere presuntuosamente, sea nativo o extranjero, él afrenta a Yahweh, esa alma será cortada de entre su pueblo.

El infame pecado del rey David con Betsabé fue intencional y premeditado; Sin embargo, el rey David estaba negando su pecado. Cuando el profeta Natán ayudó al rey David a darse cuenta de su pecado, el rey David inmediatamente se arrepintió, y Yahweh perdonó su pecado en ese momento (sin tener que sacrificar un animal en ese momento).

Shamuel Bet (2 Samuel) 12: 13-14
13 Y David dijo a Natán: He pecado contra Yahweh. Y Natán dijo a David: Yahweh también ha quitado tu pecado, y no morirás.
14 Sin embargo, porque por este hecho has dado gran ocasión a los enemigos de Yahweh para blasfemar, el niño que te ha nacido ciertamente morirá.

El rey David se arrepintió, y Natán inmediatamente le dijo que Yahweh había perdonado su pecado. Pero, aun así, tuvo que pagar por su pecado (en este caso, el hijo de su enlace ilícito con Betsabé tenía que morir). La muerte de su hijo sirvió como un terrible recordatorio de que la paga del pecado es muerte, por lo que Hebreos 10:3 (arriba) nos dice que los sacrificios de animales sólo sirven como recordatorio de los pecados, año tras año, ya que la sangre de los toros y de las cabras, nunca pueden quitar los pecados. Sólo Yeshúa puede hacer esto.

Cuando el Santo Templo estaba en pie, los apóstoles ofrecieron sacrificios de animales como un recuerdo espantoso y costoso de sus pecados, pero, aún con esto, ellos todavía necesitaban aceptar el sacrificio expiatorio de Yeshúa, el cual tuvo lugar cuando Él tomó todas nuestras maldiciones sobre Sí mismo, colgado en un madero.

Explicamos los sacrificios con más detalle en “Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen Uno”, pero en Hechos 21 vemos que mientras el Templo existía, los apóstoles todavía ofrecían sacrificios de animales en los momentos apropiados. Esto seguramente es porque sabían que las palabras de Yeshúa en Mateo 5:17-18 eran verdaderas, de que “hasta que el cielo y la tierra pasen, ni siquiera la parte más pequeña de la Torah pasará”, porque ella es nuestro pacto matrimonial.

If these works have blessed you in your walk with our Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give