Chapter 4:

Por Qué Ignoramos el Talmud

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia Français Nederlands Português Italiano

Este capítulo explica por qué nos negamos a aceptar la supuesta autoridad del Talmud.

Nuestros hermanos judíos ortodoxos creen que además de la Torah escrita, Yahweh co-entregó una Torah Oral a Moshé (Moisés) en el Monte Sinaí. Según la leyenda, se transmitió de generación en generación de boca en boca. Luego, después de que el templo fuera destruido en el 70 EC, supuestamente se escribió para evitar que se perdiera.

Entre 200-220 d.C., el líder del Sanedrín judío ortodoxo, Judah HaNasi, redactó (editó, censuró) la Torah Oral (ahora escrita) en un libro llamado la Mishnah. Este nombre Mishnah significa «el segundo (contar)», «estudiar por repetición», o quizás «estudiar y repasar». Afirma ser la palabra redactada de Yahweh.

Además de la Mishná también hay una Guemará, que es un comentario rabínico continuo sobre la Mishná. Aquí es donde varios rabinos comentan sobre la Mishná, para agregar sus opiniones. (Se sintieron calificados para hacer esto, ya que creen que Yahweh les dio la autoridad para establecer la Torah para su generación).

Si bien hay algunos otros componentes, la Mishná y la Guemará juntas forman la mayor parte del Talmud. Y, como vimos en un capítulo anterior, la Mishná afirma ser incluso más importante que la Torah de Moshé. Aquí hay otra cita.

Hijo mio ten mas cuidado en [the observance of] las palabras de los Escribas que en las palabras de la Torah, porque en las leyes de la Torah hay preceptos positivos y negativos; pero, en cuanto a las leyes de los Escribas, quien transgreda cualquiera de las leyes de los Escribas incurre en la pena de muerte.
[Talmud de Babilonia, Tratado Eiruvin, 21b]

El Talmud afirma que incluso si Eliyahu (Elijah) llegara «con su corte» y hablara en contra de la opinión mayoritaria de los rabinos en el Talmud, los rabinos «¡no deben escucharlo!»

Un tribunal no puede anular las decisiones de otro tribunal, a menos que sea superior a él en sabiduría y fuerza numérica. Además, Rabbah b. Bar Hanah ha dicho en nombre de R. Johanan: En todos los asuntos, un Tribunal puede anular las decisiones de otro Tribunal excepto las dieciocho cosas [prohibited by the Schools of Hillel and Shammai], porque incluso si Elías y su corte vendrían [and declare them permitted] ¡No debemos escucharle!
[Talmud de Babilonia, Tratado Avodah Zarah 36a]

Si bien vemos el Talmud como un recurso histórico importante, hay muchas razones por las que no podemos aceptar la afirmación de los rabinos de que fue dada por Elohim. Primero, Éxodo 24:4 establece claramente que Moshé (Moisés) «escribió (anotó) todas las palabras de Yahweh».

Shemot (Éxodo) 24:4
4 Y Moshé escribió todas las palabras de Yahweh. Y levantándose de mañana, edificó un altar al pie del monte y doce columnas según las doce tribus de Israel.

En otros lugares, Yahweh parece indicar que Moshé sí escribió todas Sus palabras, porque Moshé ordena a Israel que lea “todas las palabras” de la Torah de Yahweh al pueblo. No se menciona ninguna supuesta «Torah Oral».

Devarim (Deuteronomio) 31:10-13
10 Y Moshé les ordenó, diciendo: «Al final de cada siete años, en el tiempo señalado en el año de liberación, en la Fiesta de los Tabernáculos,
11 cuando todo Israel venga a comparecer ante el Yahweh tu Elohim en el lugar que Él escoja, deberás leer esta Torah ante todo Israel en su audiencia.
12 Reúna al pueblo, hombres y mujeres y niños, y al extranjero que está dentro de sus puertas, para que escuchen y aprendan a temer a Yahweh tu Elohim y a observar cuidadosamente todas las palabras de esta Torah,
13 y para que sus hijos, que no lo hayan conocido, oigan y aprendan a temer a Yahweh tu Elohim mientras vivas en la tierra que atraviesas el Jordán para poseer «.

Además, Yahweh tiene claro que no debemos sumar ni restar de ninguna manera a Sus palabras. Sin embargo, esto es precisamente lo que hace la llamada Torah Oral.

Devarim (Deuteronomio) 12:32
32 «Lo que yo os ordene, ten cuidado de observarlo; no se añadirá a ella ni quitar de ella.

Las razones anteriores deben ser lo suficientemente claras para que la mayoría de los discípulos comprendan por qué no queremos tener nada que ver con el Talmud. Sin embargo, cuando hablamos del Talmud, de lo que realmente estamos hablando es de la autoridad rabínica, que es un espíritu. Los apóstoles encontraron este espíritu en el primer siglo, y este mismo espíritu todavía está suelto hoy. Así como hubo muchos creyentes rabínicos en Yeshúa en el primer siglo, hay muchos creyentes rabínicos en Yeshúa hoy. Debido a que probablemente encontrarás muchos de ellos, y debido a que son muy firmes en sus creencias, queremos cubrir este tema con cierto detalle, para que tengas las herramientas que necesitas para sacar este espíritu de su asamblea con amor.

Yeshúa el Sumo Sacerdote Melquisedequiano

Primero consideremos que Yeshúa es nuestro Apóstol y Sumo Sacerdote en los cielos.

Ivrim (Hebreos) 3:1
3 Por tanto, hermanos apartados, participantes del llamamiento celestial, consideren al Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra confesión, el Mesías Yeshúa….

También es nuestro Sumo Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec (no el orden de Leví).

Tehilim (Salmos) 110:4
4 “Yahweh ha jurado y no cejará:» Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec «.

Pero, ¿cómo es Su sacerdocio? En el último capítulo vimos que Yeshúa fue criado como un judío devoto durante el período del Segundo Templo. Tenía la costumbre de ir a las sinagogas en sábado. También sabemos que era un participante regular de buena reputación, porque fue invitado a ponerse de pie y leer ante la asamblea (Lucas 4:16). Debido a esto, algunos creen erróneamente que Yeshúa era parte del sistema rabínico (porque las porciones de la Torah fueron inventadas durante el período del Segundo Templo, y la orden rabínica estuvo a cargo durante ese tiempo). Sin embargo, aunque Yeshúa eligió participar en el servicio de la Torah, rechazó el orden rabínico y sus costumbres.

Acerca del Cambio en los Sacerdocios

En Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 4, en « Acerca del Cambio en los Sacerdocios”, Mostramos que cuando los rabinos rechazaron a Yeshúa, la comisión activa fue quitada de la orden rabínica, y fue dada a la renovada orden Melquisedequiana de Yeshúa. Es por eso que Hebreos 7:12 nos dice que cuando las órdenes levítica (es decir, rabínica) y melquisedequiana cambiaban de lugar, también tenía que haber un cambio en las instrucciones de operación (Torah).

Ivrim (Hebreos) 7:12
12 Para que el sacerdocio sea cambiado [places], por necesidad también hay un cambio de la Torah.

La razón por la que la orden melquisedequiana necesita instrucciones de funcionamiento (Torah) diferentes a las de la orden levítica es que la misión de la orden levítica es unificar a la nación sobre un altar de sangre en la tierra. En contraste, la misión de la orden melquisedequiana es levantar discípulos en todas las naciones. Estas diferentes misiones requieren una organización diferente y diferentes conjuntos de instrucciones de funcionamiento. Debido a esto, aunque Yeshúa fue criado durante el período del Segundo Templo, y aunque Su costumbre era ir a las sinagogas y participar en el servicio de la Torah, no estaba orientado rabínicamente en el sentido normal de ese término. Más bien, su orientación fue melquisedequiana. Para ver lo que queremos decir con esto, repasemos brevemente el cambio del orden melquisedequiano al orden de los primogénitos.

Diferentes Espíritus, Conceptos y Preceptos

Cuando Yahweh mató al primogénito de Egipto y redimió a Israel de la servidumbre, al principio no tomó a los levitas. Más bien, primero tomó a los primogénitos varones.

Shemot (Éxodo) 13:11-15
11 Y sucederá que cuando el Yahweh os lleve a la tierra de los cananeos, como os juró a vosotros y a vuestros padres, y os la da,
12 que apartarás para Yahweh todos los que abren matriz, es decir, todo primogénito que provenga de un animal que tienes; los machos serán de Yahweh.
13 Pero todo primogénito de asno lo redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le romperás el cuello. Y todo primogénito de hombre entre tus hijos redimirás.
14 Así será cuando tu hijo te pregunte en el futuro, diciendo: «¿Qué es esto?» que le dirás: ‘Con mano fuerte nos sacó Yahweh de Egipto, de casa de servidumbre.
15 Y sucedió que cuando Faraón se empeñó en dejarnos ir, Yahweh mató a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto al primogénito del hombre como al primogénito de la bestia. Por tanto, sacrifico a Yahweh todos los varones que abren el vientre, pero redimo a todo el primogénito de mis hijos.

Yahweh tampoco mandó a los sacerdotes primogénitos que le hicieran sacrificios de sangre. Más bien, lo que dijo fue que si la gente escuchaba y obedecía Su voz, entonces nosotros seríamos para Él un reino de sacerdotes y una nación apartada.

Shemot (Éxodo) 19:5-6
5 Ahora pues, si en verdad obedecéis mi voz y guardáis mi pacto, seréis para mí un tesoro especial entre todos los pueblos; porque toda la tierra es mía.
6 Y seréis para Mí un reino de sacerdotes y una nación apartada. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel».

La razón por la que nos dieron sacrificios de sangre es que no escuchamos la voz de Yahweh. Cuando teníamos dudas, en lugar de orar y escuchar la voz de Yahweh, o preguntarle a un profeta (que escuchó la voz de Yahweh), le pedimos al Sumo Sacerdote Aharon que nos hiciera un ídolo.

Shemot (Éxodo) 32:1
1 Ahora bien, cuando la gente vio que Moshé demoraba en bajar de la montaña, la gente se reunió con Aharón y le dijo: «Ven, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque en cuanto a este Moshé, el hombre que nos trajo de la tierra de Egipto, no sabemos qué ha sido de él».

Como vimos anteriormente, cuando Yahweh ordenó a los que estaban con Él que se reunieran con Moshé, los levitas vinieron y se opusieron incluso a su propia carne y sangre. Debido a que los levitas colocaron a Yahweh incluso por encima de su propia carne y sangre (como Abraham había puesto la obediencia a Yahweh por encima de Isaac en la atadura de Isaac), Yahweh eligió a los levitas para que fueran su próximo sacerdocio.

Shemot (Éxodo) 32:29
29 Entonces Moshé dijo: «Apartaos hoy para Yahweh, para que Él os conceda una bendición en este día, porque cada uno se ha opuesto a su hijo ya su hermano».

Sin embargo, aunque lo que realmente quería Yahweh era que obedeciéramos Su voz, no nos pidió que obedeciéramos Su voz esta vez, porque ya habíamos demostrado que no sabíamos cómo. Por lo tanto, nos dio varios sacrificios rituales (todos los cuales hablan de Yeshúa) como parábolas, ya que ya habíamos demostrado que lo único que podíamos entender eran los mandamientos físicos directos.

No Conseguirlo: «Salvación por las Obras de la Torah»

Aunque se podría decir que los levitas habían demostrado ser leales a Yahweh, eso no significaba que entendieran el panorama espiritual más amplio. Más bien, los levitas consideraban los mandamientos como una lista de actividades mediante las cuales podrían ganarse la salvación. Y debido a que consideraban que la salvación se basaba en la actividad física, solo parecía tener sentido establecer protocolos y procedimientos para esto, y estos son quizás los orígenes de la llamada Torah Oral.

Si cree que la salvación es el resultado de realizar ciertas acciones, entonces es lógico pensar que algunas formas de realizar estas acciones son mejores que otras, y esto puede llevar a una actitud de que las acciones deben realizarse de cierta manera, para que sean válidas. Esto ciertamente encajaría con la actitud rabínica actual, según la cual dicen que uno debe cumplir los mandamientos de acuerdo con el procedimiento rabínico (demostrando sumisión a la autoridad rabínica), o de lo contrario, el cumplimiento de los mandamientos de uno «no es válido».

El concepto rabínico es que, dado que se les ha dado la autoridad para establecer la Torah para cada generación, si simplemente los reverenciaremos, viviremos como viven, usaremos lo que visten y repetiremos sus oraciones de memoria en el momento adecuado (y de todas las formas correctas), entonces podemos ser salvos. Sin embargo, esto fue lo opuesto a cómo se movió Yahweh con Cornelio y su casa.

Cornelio: La Salvación por el Favor Mediante la Fe

Cornelio fue un centurión romano que hizo buenas obras para con la nación judía. Sin embargo, como gentil, se le habría prohibido obedecer la Torah (así como los rabinos de hoy prohíben a los gentiles guardar la Torah). En Hechos 10, Yahweh envió a Kefa (Pedro) a predicar a Cornelio y su familia. Mientras Kefa todavía estaba hablando, el Espíritu cayó sobre Cornelio y su casa, aunque no estaban haciendo ninguna de las cosas que los rabinos dicen que son requisitos previos necesarios para la salvación.

Ma’asei (Hechos) 10:44-47
44 Mientras Kefa aún hablaba estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos los que oían la palabra.
45 Y los de la circuncisión que habían creído estaban asombrados, todos los que habían venido con Kefa, porque el don del Espíritu apartado también se había derramado sobre los gentiles.
46 Porque los oyeron hablar con lenguas y magnificar a Elohim. Entonces Kefa respondió,
47 «¿Puede alguien prohibir el agua, para que no se sumerjan estos que han recibido el Espíritu apartado como nosotros?»

Aunque Cornelio y su familia no estaban guardando la tradición rabínica, Yahweh derramó Su Espíritu sobre ellos de todos modos. Sin embargo, como explicamos en Israel Nazareno, cuando Kefa subió a Jerusalén, «los de la circuncisión» (es decir, los judíos ortodoxos rabínicos que creían en Yeshúa) contendieron con Kefa.

Ma’asei (Hechos) 11:2-3
2 Y cuando Kefa subió a Jerusalén, los de la circuncisión le disputaron,
3 diciendo: «¡Entraste a los incircuncisos y comiste con ellos!»

Aunque Kefa les explicó todo, la situación no cambió, porque la mentalidad rabínica es un espíritu babilónico. Y como explicamos en “Hechos 15 y la Autoridad Rabínica «(En Israel Nazareno), los apóstoles enfrentaron el mismo desafío nuevamente en Hechos 15, donde esta vez ciertos fariseos creyentes trataron de enseñar a los gentiles efraimitas que no podían ser salvos a menos que fueran circuncidados de acuerdo con el ritual rabínico conocido como el costumbre de Moshé (que es diferente a la Torah de Moshé).

Ma’asei (Hechos) 15:1
1 “Y algunos hombres descendieron de Judea y enseñaron a los hermanos:» A menos que se circuncidan según la costumbre de Moisés, no pueden ser salvos «.

La Escritura tiene muchos secretos que están sellados hasta el fin de los tiempos, y en Israel Nazareno, en « Hechos 15 y la Autoridad Rabínica”, Explicamos que el costumbre de Moshé no es la Torah de Moshé. Más bien, el costumbre de Moshé se refiere al proceso de conversión gentil rabínico. Hoy esto se llama Giur (“Gi-yur”), y afirma que los gentiles no pueden ser salvos a la manera de Cornelio y su casa. Más bien, los rabinos dicen que primero hay que tomar clases durante un año (para aprender cómo dicen los rabinos que se guarde la Torah), y luego, después, uno puede circuncidarse físicamente. Es el orden que está en cuestión aquí, y es este orden el que se refleja en Hechos 15:5.

Ma’asei (Hechos) 15:5
5 Pero algunos de la secta de los fariseos que habían creído se levantaron, diciendo: «Es necesario circuncidarlos [first] y [then] para ordenarles que guarden la Torah de Moshé».

El proceso de conversión de los gentiles rabínicos es lógico. La mayoría de los países modernos requieren clases y exámenes para los nuevos inmigrantes, para asegurarse de que conozcan las leyes del país. Entonces se les puede conceder la ciudadanía. Y de la misma manera, en la versión rabínica, una vez que uno ha sido instruido en la Torah, entonces uno puede circuncidarse físicamente, como la “piedra angular” de la conversión (supuestamente significando que el converso ahora es ciudadano de Israel, y por lo tanto es salvo). Sin embargo, aunque parece lógico, Yahweh tenía un camino mejor.

El camino de Yahweh era que los efraimitas gentiles que regresaran debían abstenerse de cuatro cosas que la Torah dice que los apartará de la nación de Israel (idolatría, inmoralidad sexual, carnes estranguladas y sangre). Entonces uno puede unirse a la sinagoga local y escuchar la predicación de la Torah de Moshé.

Ma’asei (Hechos) 15:19-21
19 Por lo tanto, considero que no debemos molestar a los de entre los gentiles que se están volviendo a Elohim,
20 pero les escribimos para que se abstengan de las cosas contaminadas por ídolos, de la inmoralidad sexual, de las cosas estranguladas y de la sangre.
21 Porque Moshé ha tenido a lo largo de muchas generaciones aquellos que lo predican en cada ciudad, siendo leídos en las sinagogas cada Shabat.»

La idea es que, dado que se suponía que los efraimitas gentiles que regresaban ya tenían el Espíritu de Yeshúa, estarían ansiosos por ajustarse a la Torah cuando la escucharon predicar. Por lo tanto, no fue un ejercicio intelectual de tomar clases y luego aprobar exámenes, sino de conformarse directamente al escuchar la Torah de Moshé. Esto también era mucho más probable que condujera a la verdadera meta de Yahweh, de finalmente tener un pueblo que escucharía y obedecería Su voz.

La Meta: Escuchar y Obedecer Su Voz

Debido a que Yeshúa fue criado como un judío devoto del período del Segundo Templo, y aunque Sus seguidores lo llamaron rabino, sería un error de primer orden pensar que Yeshúa tenía una mentalidad rabínica clásica. El orden rabínico desciende del orden levítico, y el enfoque de ambos es mecánico. Se concentran demasiado en la ejecución de memoria de los mandamientos levíticos de la Torah, y parecen pensar que la obediencia a estos rituales es lo que trae la salvación. Ellos no entienden que los rituales del sacrificio de sangre fueron dados a Israel como imágenes proféticas de sombras de Yeshúa, porque la gente parecía no poder escuchar (u obedecer) la voz de Yahweh.

Yeshúa sabía que originalmente, Yahweh no ordenó sacrificios en el templo. Yeshúa sabía que originalmente, lo que Su Padre quería era un pueblo que lo amara lo suficiente como para escuchar Su voz con atención y obedecerla, deshaciendo así los efectos de la caída del favor (gracia) de la humanidad en el Jardín del Edén.

Yirmeyahu (Jeremías) 7:21-24
21 Así dice el Yahweh de los ejércitos, el Elohim de Israel: Agrega tus holocaustos a tus sacrificios y come carne.
22 Porque el día que los saqué de la tierra de Egipto, no hablé con vuestros padres ni les mandé hablar de holocaustos ni de sacrificios.
23 Pero esto es lo que les mandé, diciendo: ‘Oigan mi voz, y yo seré su Elohim, y ustedes serán mi pueblo. Y sigue todos los caminos que te he mandado, para que te vaya bien.
24 Sin embargo, no obedecieron ni inclinaron su oído, sino que siguieron los consejos y los dictados de sus corazones malvados, y retrocedieron y no avanzaron”.

La razón por la que rechazamos el Talmud es que no tiene nada que ver con restaurar la obediencia del hombre a la voz de Yahweh. Es un engaño que alega que Yahweh co-entregó una “Torah Oral” al mismo tiempo que se escribió la Torah; sin embargo, ya vimos que esto es imposible, porque la Torah dice que Moshé escribió todas las palabras de Yahweh.

Shemot (Éxodo) 24:4
4 Y Moshé escribió todas las palabras de Yahweh. Y levantándose de mañana, edificó un altar al pie del monte y doce columnas según las doce tribus de Israel.

Además, alega que esta llamada «Torah Oral» fue escrita para formar la Mishná, y que la Guemará es un comentario sobre la Mishná. Por tanto, si la Mishná es un engaño, la Guemará es un comentario sobre el engaño. Juntos forman un engaño compuesto que es del orden rabínico babilónico, y este orden rabínico babilónico todavía tiene a los hijos de Judá bajo su hechizo. Yahweh librará a Judá de este hechizo después de que Babilonia caiga con la trompeta 7. (Para obtener más detalles, consulte Apocalipsis y el Fin de los Tiempos.)

Los judíos rabínicos se han convertido en personas brillantes y sabias porque se centran en el intelecto, en lugar del Espíritu. Y, sin embargo, Yahweh pregunta, cuán sabios pueden ser verdaderamente, cuando han rechazado la palabra de Yahweh (y la han reemplazado con sus propias palabras).

Yirmeyahu (Jeremías) 8:8-9
8 «¿Cómo puedes decir:» Somos sabios, y la Torah de Yahweh está con nosotros»? Mira, la pluma falsa del escriba ciertamente obra falsedad.
9 Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron presos. He aquí, han desechado la palabra de Yahweh; Entonces, ¿qué sabiduría tienen? «

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give