Chapter 6:

El Servicio del Sabbath en los Días de Yeshúa

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia Français Nederlands Português Italiano

Como ya hemos visto, se nos dice que caminemos como lo hizo Yeshúa.

Yojanán Alef (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él también debe andar así como Él anduvo.

También hemos visto que el término caminar como él caminó se refiere a la halajá de la secta nazarena. Significa que debemos esforzarnos por vivir nuestras vidas como Yeshúa vivió la suya, y hacer todo como Él lo hizo.

Sobre la adoración de la forma en que Yeshúa adoraba, ya hemos visto que la costumbre de Yeshúa era ir a la sinagoga en el día de reposo, y participar en el servicio del sábado.

Luqas (Lucas) 4:16
16 Y vino a Nazaret, donde había sido criado. Y como era Su costumbre, entró en la sinagoga el día de reposo, y se puso de pie para leer.

Nuestro objetivo en este capítulo es aprender qué tipo de servicio del Shabat prefería Yeshúa, para poder recrearlo para nosotros y nuestros hijos. Sin embargo, eso no es fácil. No podemos simplemente practicar el servicio rabínico moderno del Shabat porque como dijimos antes, el Rabino Gamaliel II fijó la redacción de las oraciones después de que los romanos destruyeran el segundo templo (en el 70 CE). Al fijar el lenguaje de los rezos, Rabban Gamaliel II rehízo efectivamente los rezos tradicionales en el tipo de adoración contra la que Yeshúa habló fuertemente. Llamó a tales oraciones fijas «vana repetición», y dijo que sólo «los paganos» las practicaban.

Matityahu (Mateo) 6:7-8
7 Y cuando ores, no uses vanas repeticiones como hacen los paganos. Porque piensan que serán escuchados por sus muchas palabras.
8 «Por tanto, no seas como ellos. Porque tu Padre sabe las cosas que necesitas antes de preguntarle.»

Cuando leemos el registro histórico del Talmud, tenemos la sensación de que hubo mucha variación en los servicios de la sinagoga en el período del Segundo Templo. Sin embargo, aparte de indicar la falta de acuerdo general, el Talmud no nos dice cómo se practicaban los servicios de la sinagoga. Y, además de esa falta de información, también tenemos que recordar que el Talmud fue redactado (es decir, censurado) por Judá HaNasi alrededor del 200-220 CE. Durante ese tiempo probablemente eliminó todo lo relacionado con Yeshúa, Shaul y el resto de los apóstoles. Sin embargo, aún con esta falta de información todavía hay una manera de redescubrir qué tipo de servicios de sinagoga le gustaba a Yeshúa. Este método implica comparar el servicio de la sinagoga moderna y el registro histórico del Talmud con lo que los eruditos de la Escritura llaman la Ley de la Primera Mención.

La Ley de la Primera Mención

La Ley de la Primera Mención nos dice que la primera vez que vemos algo en la Escritura, establece la norma (o el ejemplo) para todo lo demás que sigue. Por ejemplo, aunque Israel tendría más tarde cuatro esposas, sabemos que el ideal de Yahweh es la monogamia de por vida, porque ese es el ejemplo que dieron Adán y Havvah («Eva»).

Bereshit (Génesis) 3:20
20 Y Adán llamó a su esposa Havvah [Eve], porque era la madre de todos los vivos.

Esta es la regla que Jezabel y sus amigas feministas rompen cada vez que tratan de decirnos que las mujeres pueden ser apóstoles, y servir en el liderazgo. Su herejía es esencialmente para sugerir que las viejas formas que Yahweh estableció son malas, y sus nuevas formas son mejores. Sin embargo, esto viola Jeremías 6:16, y muchos otros pasajes.

Yirmeyahu (Jeremías) 6:16
16 Así dice Yahweh:
«Párese en los caminos y vea,
Y pregunta por los viejos caminos, donde está el buen camino,
Y caminar en él;
Entonces encontrareis descanso para vuestras almas.
Pero dijeron: «No caminaremos en ella».

Entonces, ¿qué tiene que decir la Ley de la Primera Mención con respecto a la adoración de Elohim?

La ley de la primera mención y la adoración de Elohim

Al principio, las oraciones eran generalmente cortas, y no con fórmulas. Nadie los leyó de un libro. En cambio, vinieron del corazón. Esto explica por qué Yeshúa habló mal de las repeticiones vanas. Además, aunque pueda sorprender a algunos, Yahweh sólo ordena dos oraciones en toda la Torah. La primera es la confesión del Sumo Sacerdote de los pecados de Israel sobre el chivo expiatorio, en Levítico 16:21.

Vayiqrá (Levítico) 16:21
21 «Aharón pondrá sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus transgresiones, concernientes a todos sus pecados, poniéndolas sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre adecuado».

Aunque Yahweh le dice al Sumo Sacerdote que haga esta oración, nunca dice qué decir. Más bien, el Sumo Sacerdote debía confesar el pecado de Israel de corazón. Como esta es la primera oración ordenada, la regla entonces se convierte en que las oraciones deben venir del corazón (y no de un libro).

La única otra oración que Yahweh ordena en la Torah es Deuteronomio 26:5-15, donde nos hace confesar nuestra culpa (y dar gracias sinceramente) cuando diezmamos bajo el sistema levítico. Debido a que Yahweh especifica las palabras, algunos podrían ver esta oración de rutina. Sin embargo, otros sienten que el propósito de Yahweh es más bien mostrarnos el tipo de gratitud que debe salir de nuestros labios cuando tenemos la oportunidad de apoyar a su reino, debido a la gran misericordia que tuvo con nosotros, y con nuestros antepasados.

Devarim (Deuteronomio) 26:5-15
5 «Responderás y dirás delante de Yahweh tu Elohim: ‘Mi padre fue un sirio a punto de perecer, y descendió a Egipto y habitó allí, pocos en número; y allí se convirtió en una nación, grande, poderosa y populosa…».
6 Pero los egipcios nos maltrataron, nos afligieron y nos sometieron a una dura esclavitud.
7 Entonces clamamos a Yahweh Elohim de nuestros padres, y Yahweh oyó nuestra voz y miró nuestra aflicción y nuestro trabajo y nuestra opresión.
8 Y Yahweh nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo extendido, con gran terror y con señales y maravillas.
9 Nos ha traído a este lugar y nos ha dado esta tierra, «una tierra que fluye con leche y miel»;
10 y ahora, he aquí que he traído las primicias de la tierra que tú, oh Yahweh, me has dado». «Entonces la pondrás delante de Yahweh tu Elohim, y adorarás delante de Yahweh tu Elohim.
11 Así que os alegraréis de todo lo bueno que Yahweh vuestro Elohim os ha dado a vosotros y a vuestra casa, a vosotros y al levita y al extranjero que está entre vosotros.
12 «Cuando termines de apartar todo el diezmo de tus ganancias en el tercer año, el año del diezmo, y lo hayas dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, para que coman dentro de tus puertas y se sacien,
13 dirás delante de Yahweh tu Elohim: ‘He quitado el diezmo de mi casa, y también se lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todos tus mandamientos que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni los he olvidado.
14 No he comido nada de eso cuando estaba de luto, ni he quitado nada para un uso sucio, ni he dado nada para los muertos. He obedecido la voz de Yahweh mi Elohim, y he hecho todo lo que me has ordenado.
15 Mira desde tu morada apartada, desde los cielos, y bendice a tu pueblo Israel y a la tierra que nos has dado, como juraste a nuestros padres, «una tierra que fluye con leche y miel».

Entonces, ¿qué punto de vista es el correcto? Claramente debemos decir las palabras que Yahweh nos dice que digamos. Sin embargo, tampoco debemos decir palabras vacías. Más bien, deberíamos estar llenos de gratitud por todo lo que ha hecho por nosotros. Por lo tanto, debemos estar ansiosos por ayudar a construir su reino.

Sin embargo, a pesar de eso, nuestros hermanos judíos tienen un viejo chiste que dice que cada vez que se hace una pregunta a dos judíos, se obtienen al menos tres opiniones. Además, el debate sobre si debemos orar de memoria o no estaba muy vivo en la época de Yeshúa.

El Debate: de Memoria vs. Arreglado

Antes vimos que los hombres de la Gran Sinagoga habían compuesto o recopilado ciertas oraciones que se usaron durante el período del Segundo Templo.

También se ha dicho: R. Hiyya b. Abba dijo en el nombre de R. Johanan: Los Hombres de la Gran Sinagoga instituyeron para Israel bendiciones y oraciones, santificaciones y habdalahs.
[Talmud Babilónico, Berakhot 33a, Soncino]

Sin embargo, también vimos una controversia en el Talmud de Babilonia sobre si las oraciones deben decirse de memoria o no, y de manera obligatoria (haciendo de las oraciones lo que ellos llamaban una «tarea fija»).

R. ELIEZER DICE: EL QUE HACE SU ORACIÓN UNA TAREA FIJA etc. ¿Qué significa una TAREA FIJA? R. Jacob B. Idi dijo en nombre de R. Oshaiah: Cualquiera cuya oración sea como una carga pesada para él. Los rabinos dicen: Quien no lo diga en forma de súplica. Rabbah y R. Joseph dicen: Quien no es capaz de insertar algo fresco en él. R. Zera dijo: Puedo insertar algo fresco, pero tengo miedo de hacerlo por temor a confundirme.
[Talmud de Babilonia, Berachot 29b, Soncino]

Dos oraciones: el Shema y la Amidah

Daremos la letra más tarde, pero en el primer siglo, el servicio de la sinagoga estaba mucho menos escrito. La gente cantaba el Shema (probablemente con los Ve’ahavta), y el líder de la adoración improvisaba una oración de Amidah. Luego vinieron la Torah y las partes proféticas. Los Salmos de Hallel (113-118) se cantaban a menudo en los días de luna nueva y en las fiestas. En conjunto era un servicio más corto, más simple y menos formal que el servicio moderno de la sinagoga rabínica.

El Shema con Ve’ahavta

La Shema es la primera de las dos oraciones principales. Normalmente se dice de memoria. Aunque Yeshúa se opuso a las oraciones de rutina en otros lugares, probablemente no tuvo objeción en decir el Shema de memoria, ya que es una cita de las Escrituras. (Mientras que el Shema es técnicamente Deuteronomio 6:4, el Ve’ahavta [verses 5-9] se suele decir junto con él.)

Devarim (Deuteronomio) 6:4-9
4 «Escucha, Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh es uno!
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
6 «Y estas palabras que yo te mando hoy estarán en tu corazón.
7 Con diligencia las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.
8 Los atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos.
9 Los escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.»

Yeshúa se refirió al Shema como el «primer y gran mandamiento».

Matityahu (Mateo) 22:35-40
35 Entonces uno de ellos, un abogado, le hizo una pregunta, probándole y diciendo,
36 «Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la Torah?»
37 Yeshúa le dijo: «Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente».
38 Este es el primer y gran mandamiento.
39 Y el segundo es parecido: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo».
40 De estos dos mandamientos cuelgan toda la Torah y los Profetas».

La Amidah como Guía

La Amidah tiene varios nombres. También se llama la Shemonei Esrei (Dieciocho) porque originalmente era una serie de dieciocho bendiciones, aunque los ortodoxos añadieron más tarde una decimonovena (que discutiremos por separado). Sin embargo, a menudo se le llama simplemente «la Oración» (התפילה) porque es tan central para el culto judío desde la época del Segundo Templo.

La palabra hebrea Omed (עוֹמֵד) significa «estar de pie», y el nombre Amidah (תפילת העמידה) significa, «(la oración) que viene de estar de pie», que es la Oración de pie.

Hablaremos de las palabras de la Amidah en otro lugar, pero lo principal que hay que saber aquí es que la práctica ha cambiado desde el primer siglo. Hoy en día, un adorador rabínico dice la Amidah en silencio para sí mismo (aunque más tarde se puede hablar en voz alta, como un grupo). Sin embargo, en contraste, en el primer siglo sólo se hablaba en voz alta por el chazzan (líder de culto), y la congregación respondía «¡Amein!» después de cada una de las dieciocho bendiciones. Lo más importante es que cuando el chazzan se aprendía en las Escrituras, lo decía de memoria. Más bien, improvisaba sus oraciones en cada uno de los 18 temas principales de la bendición. De esa manera no estaba rezando una oración de rutina, sino que rezaba de memoria. Se consideró que esto lo hacía mucho más un servicio «vivo», y este aspecto «vivo» es lo que falta cuando se dice la Amidah de memoria.

De Tal Padre, Tal Hijo

Un punto de interés es que mientras que el Rabino Gamaliel II fue el que fijó el lenguaje de la Amidah y la hizo obligatoria tres veces al día, su padre, el Rabino Gamaliel I, había querido hacer la Amidah obligatoria (por rutina) dos veces al día. En este pasaje, la Amidah (o la Oración de pie) se llama Tefilah.

Se cuenta que cierto discípulo se presentó ante R. Joshua y le preguntó: ¿Es la Tefilah de la tarde obligatoria u opcional? Él respondió: Es opcional. Luego se presentó ante el Rabino Gamaliel y le preguntó: ¿Es la Tefilah de la tarde obligatoria u opcional? Él respondió: Es obligatorio.
[Talmud Tractate Berakhot 27b]

Sobre la Amidah, Yeshúa sólo dijo que cuando nos ponemos de pie para orar (es decir, cuando decimos la Oración de pie), debemos perdonar, para que nosotros también podamos ser perdonados. Esto nos muestra que el punto no es cuántas veces al día decimos la Amidah de memoria. Más bien, lo que importa es que tengamos la actitud correcta de humildad y perdón cuando lo rezamos.

Marqos (Marcos) 11:25-26
25 «Y cuando estéis en pie orando, si tenéis algo contra alguien, perdonadle, para que vuestro Padre que está en el cielo os perdone también vuestras ofensas.
26 Pero si no perdonáis, tampoco vuestro Padre celestial perdonará vuestras ofensas.»

Aquellos que rezan la Amidah de memoria argumentarán que puede ser algo hipnótico decir la Amidah de memoria, como si eso fuera algo bueno (y no lo es). Lo que Yeshúa parece haber creído es que tales trances hipnóticos nunca pueden reemplazar las oraciones del corazón, porque la oración hipnótica no induce a la humildad o al perdón en nosotros. Así que la oración de memoria es una especie de falsificación inteligente.

Respondiendo a las Preguntas Judías

El servicio de la sinagoga del primer siglo fue mucho más corto que los servicios de hoy. También se decía más desde el corazón. Consistía en el Shema, la Amidah (o una variante que improvisó el chazzan), además de la Torah y las partes proféticas. Los salmos probablemente también fueron cantados en hebreo, ya que muchos de ellos habían sido compuestos en música. En general, se cree que la sinagoga del siglo I fue más simple y mucho menos estilizada.

En contraste, los servicios de la sinagoga rabínica de hoy en día son probablemente mucho más estilizados y complejos. La llegada de la imprenta ha hecho posible que los rabinos añadan muchas más oraciones formulativas, y reglas especiales para casi todas las ocasiones. (La sensación que se tiene es que uno supuestamente tiene que seguir todas estas reglas rabínicas especiales para ganar el favor de Elohim).

Muchas de las oraciones y canciones han sido influenciadas por la Cábala, y son inmundas. Por ejemplo, la canción «Shalom Aleichem» es una hermosa canción que tiene a los congregantes rezando a los mensajeros (ángeles), en lugar de a Elohim (que está prohibido). Por estas razones y más, elegimos modelar nuestro sidur (libro de canciones) y nuestros servicios según el estilo de servicio que Yeshúa siguió en el primer siglo.

Si recibes visitantes de origen rabínico, prepárate para responder muchas preguntas sobre por qué nuestros servicios de sinagoga se ven tan diferentes a los de la sinagoga rabínica moderna. Entiendan que el judaísmo rabínico consiste en imitar a sus rabinos más famosos y seguir su ejemplo. Sus visitantes pueden tener un intenso deseo de saber por qué nuestros servicios no siguen sus tradiciones. La respuesta más simple y directa suele ser: «Buscamos imitar a nuestro único rabino, Yeshúa, y creemos que así es como caminó en el primer siglo (o en el período del segundo templo)». Esta es también la respuesta más satisfactoria para la mente judía, excepto que también debes estar preparado para una avalancha de preguntas que desafían la validez de las tradiciones de Yeshúa. Es importante no ofenderse por esto, sino darse cuenta de que ser desafiado por las preguntas es una auténtica respuesta judía. (Los judíos tienen el deseo de probar todo con preguntas y argumentos lógicos. Normalmente prueban y desafían todo hasta que todas sus preguntas son respondidas, tratando de ver si pueden romper sus ideas. Si pueden romperlas, las rechazarán. Además, si no defienden sus ideas en el amor, los rechazarán por no ser sinceros). Este proceso puede parecer al principio bastante desconcertante para el converso promedio del cristianismo (ya que tendemos a evitar el argumento). Sin embargo, podemos entablar con ellos un diálogo amoroso. Todo esto es parte de cómo nuestros hermanos judíos prueban las ideas, y también es una razón por la que nuestros hermanos judíos son tan inteligentes, y tan exitosos en los negocios, es que no tienen miedo de competir por lo que creen.

Yeshúa, Shaul, y Yehudah (Judas) no temían competir seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos. Como judíos, se mantuvieron firmes en su fe, porque eran fuertes en su fe. A diferencia de muchos efrainitas, no se ofendieron ni rompieron la hermandad sólo porque alguien les pidió que explicaran o defendieran su fe.

Acerca de los Salmos, Canciones y Poesía

El servicio moderno de la sinagoga rabínica puede tener muchas más canciones que las que había en el primer siglo. La cuestión no es el número de canciones: la cuestión es que algunas tienen letras limpias, y otras no. Aquellos que son tomados directamente de las Escrituras y puestos en música siempre están a salvo para cantar. Otras letras deben ser evaluadas.

En general, es bueno cantar canciones limpias en la asamblea. Como vimos en capítulos anteriores, Yaakov (Santiago) comparó el servicio de la sinagoga con el Tabernáculo de David, en el que se cantaban todo tipo de canciones nuevas.

Ma’asei (Hechos) 15:15-21
15 Y con esto las palabras de los profetas están de acuerdo, tal como está escrito:
16 ‘Después de esto regresaré y reconstruiré el tabernáculo de David, que ha caído; Voy a reconstruir sus ruinas, y lo voy a establecer;
17 para que el resto de la humanidad busque Yahweh, aun todos los gentiles que son llamados por Mi nombre, dice Yahweh que hace todas estas cosas.’
18 «Conocido por Elohim desde la eternidad son todas Sus obras.
19 Por lo tanto, considero que no debemos molestar a los de entre los gentiles que se están volviendo a Elohim,
20 pero les escribimos para que se abstengan de las cosas contaminadas por ídolos, de la inmoralidad sexual, de las cosas estranguladas y de la sangre.
21 Porque Moshé ha tenido a lo largo de muchas generaciones aquellos que lo predican en cada ciudad, siendo leídos en las sinagogas cada Shabat.»

No sabemos exactamente qué canciones se cantaban en la época de Yeshúa, excepto que los Salmos probablemente se cantaban (en hebreo). El Shema también podría ser cantado, porque no cambia.

La porción de la Torah y la porción profética se leen a menudo como poesía hebrea, que no necesariamente rima, pero sigue un cierto patrón (llamado tropa) que hace que sea mucho más fácil de escuchar. Cuando todo se hace con la kavanah correcta (כַּוָּנָה, intención), puede crear una experiencia muy poderosa, satisfactoria e inmersiva. Ese es nuestro objetivo.

Compañerismo Relacional Ordenado

En el movimiento efrainita de hoy en día es común que los efraimitas se sienten en círculo y se turnen para leer la Torah. También es común que los efraimitas unan sus manos y formen un círculo de oración. Tales círculos de oración son directamente de la Wicca (brujería). (Lo sé porque estaba buscando la verdad en todos los lugares equivocados antes de que Elohim me llamara al arrepentimiento.) Puedes buscar en las Escrituras desde el Génesis hasta el Apocalipsis, y nunca encontrarás a Yahweh comandando un círculo de oración. Los judíos simplemente no hacen esto. Sólo la Iglesia Cristiana de Babilonia utiliza el círculo de oración Wiccan.

Históricamente, en Israel, Elohim suele llamar a un hombre para liderar. Puede tener muchos ayudantes, pero todos ellos deben ser ordenados de manera espiritual-militar, porque se nos dice que Israel está llamado al servicio de Yahweh como los ejércitos del Elohim viviente.

Shemot (Éxodo) 6:26
6 Estos son los mismos Aarón y Moshé a quienes Yahweh dijo: «Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto según sus ejércitos».

Así como Israel fue ordenado por decenas, cincuenta, cientos y miles, Yeshúa también hizo que sus discípulos ordenaran a la gente por grupos de cincuenta.

Luqas (Lucas) 9:14
14 Porque había unos cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: «Haced que se sienten en grupos de cincuenta».

Noten que no los hace juntar las manos en un círculo de oración (wiccano). En cambio, es más bien una estructura de ejército. Lo que esto significa es que tendrá que servir a la gente y a sus necesidades, pero no se supone que sea una organización «sin cabeza» (como muchos mesiánicos intentan hacer).

En el Pacto Renovado, Elohim puede convocar a grupos de hombres para que dirijan juntos (como los apóstoles, y también a los ancianos). Sin embargo, no es «regla por comité», ni siquiera regla de la mayoría. Más bien, debe haber orden entre ellos, de acuerdo con su orden sacerdotal (es decir, la orden Melquisedequiana). En el caso de los ancianos de la congregación, el que más sirvió debe ser el líder. Y en el caso del sacerdocio separado, deben ser ordenados de acuerdo al modelo clásico israelita beit din (que discutimos en Gobierno de la Torah y El Orden de Hechos 15). Fíjense que Yaakov (Santiago) era el nasi (príncipe, o presidente) del beit din (corte), por lo que los otros apóstoles «entraron a ver» a Yaakov.

Ma’asei (Hechos) 21:18
18 Al día siguiente Shaul fue con nosotros a [see] Yaakov, y todos los ancianos estaban presentes.

Reprimiendo al León Rugiente

Aunque el sábado y los festivales deben ser un momento de gran alegría para todos, en general el servicio de adoración de Elohim es también muy serio, y debe ser llevado a cabo como una asamblea solemne.

Vayiqrá (Levítico) 23:3
3 «Seis días se trabajará, pero el séptimo día es un sábado de descanso solemne, un ensayo general. No haréis ningún trabajo en él; es el día de reposo de Yahweh en todas vuestras moradas.»

Es bueno hacer fiestas y danzas, pero especialmente como pastor, debes permanecer enfocado y presente en Su Espíritu, para protegerte del león y el lobo. El adversario no estará contento de que hayas decidido servir a Elohim, y tratará de sabotear tu asamblea si puede.

Kefa (Pedro) nos advierte que seamos sobrios y que estemos atentos, porque nuestro adversario el diablo camina como un león rugiente buscando a alguien que pueda devorar.

Kefa Alef (1 Pedro) 5:8
8 Sed sobrios, estad atentos; porque vuestro adversario el diablo anda por ahí como un león rugiente, buscando a quien devorar.

Si sirves al cuerpo como líder de la congregación, Satanás te tiene en la mira. No tiene intención de perdonarle a usted o a sus ovejas, y puede esperar que le ponga a prueba a usted y a su asamblea de forma regular.

El trabajo también se hace mucho más difícil porque la mayoría de tu gente será trabajo en progreso. La mayoría de ellos necesitarán una amorosa y delicada corrección de manera regular para que puedan ser presentados perfectos en el Mesías Yeshúa.

Qolossim (Colosenses) 1:28
28 De Él predicamos, advirtiendo a cada hombre y enseñando a cada hombre con toda sabiduría, para que presentemos a cada hombre perfecto en el Mesías Yeshúa.

Lo principal es amar a tu gente como un padre ama a sus propios hijos. Si los amas, y ellos lo saben, entonces normalmente recibirán tu corrección, porque saben que viene de un lugar de amor. Sin embargo, todos necesitan ser conscientes de que nuestro trabajo es presentar a todos perfectos en el Mesías Yeshúa, y el Día del Juicio Final se acerca (y no hay tiempo para tonterías).

Mostrar, Contar y Juzgar

Cada vez que se reúnen, debería haber tiempo para que la gente comparta cómo el Espíritu los está edificando. Quieres fomentar este tipo de intercambio (para aquellos que son reales). Debería haber un momento para cualquiera que quiera cantar un salmo (especialmente en hebreo), o que tenga una enseñanza, o una lengua, o una revelación, o una interpretación. Piensa en ello de manera similar a «mostrar y contar» en la escuela primaria, excepto que ellos necesitan coordinar esto contigo por adelantado, para que todas las cosas se hagan de manera ordenada, y para edificación.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:26
26 ¿Cómo es entonces, hermanos? Cada vez que se reúnen, cada uno de ustedes tiene un salmo, tiene una enseñanza, tiene una lengua, tiene una revelación, tiene una interpretación. Que se hagan todas las cosas por edificación.

Esto también requiere una gran sabiduría y discernimiento. Hay muchos espíritus inmundos que intentarán entrar en su asamblea, escondiéndose detrás (o dentro) de su gente. Aunque no queráis apagar la operación del Espíritu, tampoco podéis permitir que la locura o los espíritus impuros operen en la asamblea. Si alguien no está verdaderamente limpio y cimentado en el Espíritu, usa tu mejor juicio para permitirle hablar (o no). Por eso se nos ordena como una orden espiritual-militar, es que usted y sus compañeros ancianos deberán ejercer esta autoridad con amor de manera regular.

Una cosa que puede ayudar enormemente es si tienes algún miembro de tu asamblea que tenga el don profético, y especialmente el don de discernimiento espiritual. Si tienes hermanos o hermanas con el don del discernimiento, pueden ayudarte a reconocer cualquier espíritu inmundo que intente abrirse camino en la asamblea.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:27-33
27 Si alguien habla en una lengua, que haya dos o a lo mucho tres, cada uno en su turno, y que uno interprete.
28 Pero si no hay intérprete, que guarde silencio en la asamblea, y hable consigo mismo y con Elohim.
29 Que hablen dos o tres profetas, y que los demás juzguen.
30 Pero si algo es revelado a otro que está sentado, que el primero guarde silencio.
31 Porque todos podéis profetizar uno a uno, para que todos aprendan y todos se animen.
32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas.
33 Porque Elohim no es el autor de la confusión sino de la paz, como en todas las asambleas de los santos.

Discutimos esto con más detalle en «Acerca de Hablar en Lenguas«, y también en «Jueces y Autoridad Judicial«. Ambos estudios se encuentran en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 1. En esos estudios mostramos que puede haber tanto hombres como mujeres profetisas. Los auténticos profetas y profetisas pueden hablar en la asamblea, pero es importante negar a los que no son auténticos. Cubrimos los detalles de esto en «Roles de Género en el Reino» en Relaciones de Pacto, pero también cubriremos lo básico aquí.

Desterrando a Ahab y Jezabel

Como mostramos en otros lugares, los sacerdotes separados pueden estar casados o no. Sin embargo, los líderes de las congregaciones normalmente están casados, porque una gran parte de su trabajo es dar un buen ejemplo al rebaño sobre cómo criar a la familia en la fe.

De la forma en que Elohim nos hizo, hay un orden natural en el que el marido toma el papel principal, y su esposa lo ayuda y apoya. Como las esposas a menudo ven las cosas desde un ángulo diferente, lo mejor para cualquier marido es escucharla atentamente.

Como hombre, tendrá que llevar los asuntos al consejo de ancianos (y el consejo de ancianos tendrá que ir a Elohim juntos en oración), pero un anciano debe escuchar atentamente a su esposa antes de acercarse al consejo (o a Elohim). Un marido debe honrar a su esposa como el recipiente más débil, para que sus oraciones no se vean obstaculizadas.

Kefa Alef (1 Pedro) 3:7
7 Los maridos, asimismo, moran con ellas con entendimiento, dando honor a la esposa, como al vaso más débil, y como herederos juntos de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean impedidas.

En «Relaciones de Pacto, en «Roles de Género en el Reino«, explicamos que cuando los hombres y mujeres se aferran a sus roles dados por los Elohim, y cada uno hace lo mejor que puede (con amor y respeto), todo funciona bien (tanto en el hogar como en la asamblea). En este orden natural, el hombre dirige, mientras que su esposa lo ayuda y apoya. La razón por la que sacamos esto a colación es que será el hombre quien se levante y enseñe teología en la asamblea.

La esposa puede ponerse de pie y enseñar teología a otras mujeres, y también a los niños. Sin embargo, las mujeres nunca deben levantarse y enseñar teología a los hombres. Esto se debe a que mientras que las mujeres pueden servir en la realeza (es decir, en el gobierno), y como profetisas, el sacerdocio siempre ha sido exclusivamente masculino. Cuando una mujer quiere ser sacerdote, es un signo seguro de que un espíritu impuro está presente, porque va en contra del orden natural. (Véase también, «Junia: Mujer Apóstol o Mensajero?», en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3.)

En Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 5, en el estudio, «Los Espíritus de Acab y Jezebel«, mostramos que aproximadamente uno de cada siete hermanos y hermanas piensan que está bien que una mujer se levante y enseñe teología a los hombres. Alrededor de uno de cada siete hermanos y hermanas también apoyará a una mujer en el intento de controlar o entrenar a su hombre (especialmente reteniendo las relaciones maritales). Irónicamente, cuando estas mujeres buscan roles de liderazgo, muy a menudo se desempeñan bastante bien, y parecen obtener buenos resultados. Sin embargo, si te encuentras con Acab o Jezabel en tu asamblea, debes sacarlos, tanto para proteger al pueblo, como para evitar la ira de Yahweh-Yeshúa.

Hitgalut (Apocalipsis) 2:18-23
18 «Y al mensajero de la asamblea de Tiatira escribe: «Estas cosas dice el Hijo de Elohim, que tiene ojos como una llama de fuego, y Sus pies como bronce bruñido:
19 «Conozco vuestras obras, amor, servicio, fe y paciencia; y en cuanto a sus obras, las últimas son más que las primeras.
20 Sin embargo, tengo algunas cosas en contra de vosotros, porque permiten que esa mujer Jezabel, que se llama a sí misma una profetiza, enseñe y seduzca a Mis siervos a cometer inmoralidad sexual y coma cosas sacrificadas a los ídolos.
21 Y le di tiempo para arrepentirse de su inmoralidad sexual, y ella no se arrepintió.
22 En efecto, la arrojaré a una cama enferma, y a los que cometen adulterio con ella en una gran tribulación, a menos que se arrepientan de sus actos.
23 Mataré a sus hijos con la muerte, y todas las asambleas sabrán que yo soy Aquel que escudriña las mentes y los corazones. Y voy a dar a cada uno de ustedes de acuerdo con sus obras.

Hablando en Turnos

Aunque Acab y Jezabel (y otros espíritus malignos) deben ser puestos fuera, es probable que tengas algunos hermanos y hermanas que tienen el genuino don de la profecía, lo que en este contexto significa que hablan según el Espíritu. Si una hermana tiene un espíritu limpio, y también tiene el don de la profecía, aunque no enseñe a los hombres, puede profetizar a su vez, y también juzgar a los otros profetas.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:29-33
29 Que hablen dos o tres profetas, y que los demás juzguen.
30 Pero si algo es revelado a otro que está sentado, que el primero guarde silencio.
31 Porque todos podéis profetizar uno a uno, para que todos aprendan y todos se animen.
32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas.
33 Porque Elohim no es el autor de la confusión sino de la paz, como en todas las asambleas de los santos.

En Relaciones de Pacto, en «Roles de Género en el Reino«, explicamos que mientras Shaul continúa escribiendo en el verso 34, ridiculiza una cita de un escritor corintio, que afirma que las mujeres nunca deben hablar en la asamblea. Shaul responde preguntándole si la palabra de Elohim vino originalmente de él, o si él es el único que escuchó este mandamiento, porque la Torah nunca dice que las mujeres estén completamente calladas (y en la Torah, las mujeres hablan a su vez). Sólo que deben tener cuidado de hablar a su vez (al igual que los hombres también deben tener cuidado de hablar a su vez), para que todo pueda hacerse decentemente y en orden.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14:34-40
34 [Quoting] «Que vuestras mujeres guarden silencio en las asambleas, pues no se les permite hablar; pero deben ser sumisas, como también dice la Torah.
35 Y si quieren aprender algo, que pidan a sus propios maridos en casa; porque es vergonzoso para las mujeres hablar en la asamblea. [End quote.]
36 Oy! ¿Vino la palabra de Elohim originalmente de ti? ¿O fue sólo a ti a quien llegó?
37 Si alguien se cree profeta o espiritual, que reconozca que las cosas que os escribo son los mandamientos de Yahweh [rather than such a man’s opinions]/x>.
38 Pero si alguien es ignorante, que lo sea.
39 Por tanto, hermanos, desead de todo corazón profetizar, y no impidáis hablar en lenguas.
40 Que todas las cosas se hagan decentemente y en orden.

Aunque Jezabel es una falsa profetisa, sigue siendo una profetisa, y puede hacer un acto muy convincente. La situación puede ser aún más confusa cuando los hombres con un Espíritu de Acab la apoyan. Como Jezabel y Acab son espíritus tan comunes, debemos estar siempre en guardia contra ellos.

Sin embargo, a las buenas hermanas creyentes no les gusta Jezabel, porque trastorna el orden natural. Así que si las mujeres de su congregación se quejan de que una «hermana de poder» quiere levantarse y enseñar a los hombres, o que está alterando el orden natural de la congregación, entonces es importante tomar consejo, y ver cómo se puede restablecer el orden, para que se mantenga la separación del santuario.

En otro lugar reuniremos algunas sugerencias para posibles horarios de la sinagoga, pero en última instancia, el horario que usted siga debe ser el resultado de la búsqueda del rostro de Elohim. Pregúntale cómo debes ordenar tu reunión, para que el Espíritu pueda fluir libremente, y hacer de ella un momento solemne, aún edificante y alegre para todos. Y está bien si su reunión se ve un poco diferente a otras sinagogas, ya que había alguna variación entre las sinagogas en los días de Yeshúa.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give