Chapter 10:

Inmersión Ritual (Bautismo)

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia Français Nederlands

Como anciano o líder de una sinagoga, su trabajo es ayudar a guiar a las familias en la fe. Por esta razón, queremos dedicar varios capítulos a hablar sobre las necesidades del ciclo de la vida de las familias creyentes. En este primer capítulo queremos hablar de la inmersión ritual (bautismo), ya que este simboliza el inicio de la vida espiritual de un creyente.

Para responder una pregunta común, la inmersión no es lo que trae la salvación. Más bien, somos salvos por Su favor (gracia) a través de la fe, y podemos ser salvos sin inmersión ritual. Yeshúa le dijo al ladrón en la cruz (o hoguera) que estaría con Él en el paraíso, aunque el ladrón murió antes de que pudiera ser sumergido ritualmente.

Luqa (Lucas) 23:43
43 Y Yeshúa le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Sin embargo, aunque la inmersión no es necesaria para la salvación, si somos capaces de sumergirnos físicamente, debemos hacerlo, ya que Yeshúa dijo que es apropiado sumergirse «para cumplir con toda justicia».

Matityahu (Mateo) 3: 13-15
13 Entonces Yeshúa vino de Galilea a Yojanán en el Jordán para ser sumergido por él.
14 Y Yojanán trató de impedírselo, diciendo: «Necesito ser sumergido por Ti, ¿y vienes a mí?»
15 Pero Yeshúa respondió y le dijo: «Permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia». Entonces le permitió.

Tres Tipos de Lavado Ritual (Ablución)

Lo primero que debemos saber es que hay tres tipos de lavamiento ritual (o ablución) en las Escrituras. El primero es el lavado de manos y pies. El segundo es lavar todo el cuerpo. El tercero no es solo lavar todo el cuerpo, sino sumergirlo o sumergirlo en agua. Estos son tres rituales diferentes, con tres propósitos diferentes.

La segunda cosa que debemos saber es que tanto el judaísmo como el cristianismo se equivocan en estas cosas, por diferentes razones. Debido a que existe tanta confusión sobre este tema, procederemos con cuidado y metódicamente.

Lavado de Manos Ritual

Yahweh le dijo al sacerdocio levítico que se lavara las manos y los pies en la fuente de bronce (bronce), para que no murieran. El propósito de esto fue probablemente un simple saneamiento.

Shemot (Éxodo) 30: 18-21
18 Harás también una fuente de bronce, con su base también de bronce, para lavar. La pondrás entre el tabernáculo de reunión y el altar. Y pondrás agua en ella,
19 porque Aharón y sus hijos se lavarán las manos y los pies con agua.
20 Cuando entren en el tabernáculo de reunión, o cuando se acerquen al altar para ministrar, para quemar una ofrenda encendida a Jehová, se lavarán con agua, para que no mueran.
21 Entonces se lavarán las manos y los pies, para que no mueran. Y será estatuto perpetuo para ellos, para él y su descendencia por sus generaciones «.

Mientras estemos en este tema, este mandamiento es probablemente también la base del ritual rabínico del lavado de manos, llamado netilat hayadaim . Debido a que Judá cree que tiene la autoridad para establecer la Torah a su gusto, cuando el primer templo fue destruido y Judá fue a Babilonia, los rabinos probablemente intentaron adaptar este ritual a la vida diaria (especialmente porque fue ordenado para todas las generaciones). Además, como los judíos rabínicos creen que sus tradiciones tienen el peso de la ley, le preguntaron a Yeshúa por qué él y sus discípulos no obedecían su tradición.

Marqos (Marcos) 7: 1-5
1 Entonces vinieron a Él los fariseos y algunos de los escribas, procedentes de Jerusalén.
2 Cuando vieron a algunos de sus discípulos comer pan con manchado, es decir, con [ritually] manos sin lavar, encontraron fallas.
3 Porque los fariseos y todos los judíos no comen a menos que se laven las manos de una manera especial, siguiendo la tradición de los ancianos.
4 Cuando vienen del mercado, no comen a menos que se laven. Y hay muchas otras cosas que han recibido y guardado, como lavar tazas, cántaros, vasijas de cobre y sofás.
5 Entonces los fariseos y los escribas le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos no andan según la tradición de los ancianos, sino que comen pan con [ritually] manos sin lavar? «

Como explicamos en otros lugares, la razón por la que Yeshúa no siguió esta tradición es que fue una corrupción del mandamiento de la Torah de Yahweh. Dado que el mandamiento había sido modificado, ya no venía de Yahweh, sino del hombre. Además, no tenía nada que ver con el saneamiento.

Lavado de Cuerpo Completo: Rahatz vs.Tabal/Tevilah

El siguiente nivel de purificación ritual es lavar todo el cuerpo con agua. En hebreo, este tipo de lavado se llama rahatz (רָחַץ). Se ordena 72 veces en el Tanaj (Antiguo Pacto), y su propósito probablemente también sea la higiene.

H:7364 rachats (raw-khats ‘); una raíz primitiva; lavar (todo o parte de una cosa):
KJV – bañarse (uno mismo), lavarse (uno mismo).

Cuando tenemos descargas corporales normales, la Torah nos dice que lavemos todo el cuerpo con agua. Algunos ejemplos son las emisiones seminales normales y el flujo mensual normal de una mujer. La idea es de limpieza física.

Es importante darse cuenta de que los rabinos se equivocan. Contrario a la tradición judía, cuando Yahweh nos dice que nos lavemos (rahatz), no necesitamos sumergir nuestros cuerpos en un baño ritual especial. Más bien, necesitamos lavarnos (es decir, limpiar) nuestros cuerpos y luego esperar hasta la noche.

Vayiqra (Levítico) 15: 16-21
16 ‘Si alguno tiene secreción de semen, se lavará [rahatz] todo el cuerpo con agua y quedará impuro hasta el anochecer.
17 Y toda prenda y todo el cuero en que haya semen se lavará con agua y quedará inmundo hasta el anochecer.
18 Además, cuando una mujer se acueste con un hombre y haya secreción de semen, se bañarán [rahatz] en agua y quedarán inmundos hasta el anochecer.
19 “Si una mujer tiene secreción y la secreción de su cuerpo es sangre, será apartada por siete días; y cualquiera que la toque quedará impuro hasta el anochecer.
20 Todo aquello sobre lo que ella se acueste durante su impureza será inmundo; también todo aquello sobre lo que ella se siente será inmundo.
21 El que toque su cama lavará su ropa y se bañará [rahatz] en agua, y quedarás impuro hasta el anochecer ”.

En contraste, la palabra hebrea para sumergirse o sumergirse en agua se llama tabal (טבל). La inmersión ritual se llama tevilah (טְבִילָה).

H:2881 tabal (taw-bal’); una raíz primitiva; sumergir, sumergir:
KJV – sumergir, sumergir.

Mientras que rahatz implica limpieza física, tevilah puede incluir limpieza física, pero no necesariamente incluye limpieza física. Más bien, para cumplir rahatz, uno puede simplemente sumergirse dentro y fuera del agua, y así es como se trata tanto en el judaísmo rabínico como en la fe Nazarena. (Es decir, no se trata de un baño ritual, sino de un chapuzón, mojada o zambullida ritual).

Tabal y Rahatz No están Conectados

El judaísmo rabínico establece una conexión entre rahatz y tevilah que no existe en las Escrituras. Por ejemplo, el judaísmo rabínico dictamina incorrectamente que en cualquier lugar donde la Torah diga que debemos lavarnos (rahatz), debemos realizar una inmersión ritual (tevilah). Esto puede tener que ver con la inclinación de Judá por agregar lo que ellos llaman «leyes de cerca» a la Torah. Alternativamente, también podría ser un malentendido de 2 Reyes 5, donde Eliseo le dijo a Naamán el arameo que fuera a lavarse (rahatz) en el Jordán, y Naamán eligió sumergirse (o sumergirse) en su lugar.

Melajim Bet (2 Reyes) 5: 13-14
13 Y sus siervos se acercaron y le hablaron, y dijeron: Padre mío, si el profeta te hubiera dicho que hicieras algo grande, ¿no lo habrías hecho? Cuánto más entonces cuando te dice: ‘Lávate [rahatz] y estar limpio?»
14 Así que bajó y se sumergió [tabal] siete veces en el Jordán, según la palabra del hombre de Elohim; y su carne fue restaurada como la carne de un niño, y quedó limpio.

Sin embargo, es importante señalar que, si bien Naamán eligió sumergirse, hipotéticamente podría haber elegido verterse agua sobre sí mismo, porque la orden era rahatz, no tabal.

También sabemos que cuando la Torah dice rahatz no implica inmersión, porque Yahweh le dijo a Moshe que lavara (rahatz) Aharón y sus hijos en la puerta del tabernáculo de reunión, y no había piscina de inmersión.

Shemot (Éxodo) 29: 4
4 Y llevarás a Aharón y a sus hijos a la puerta del tabernáculo de reunión, y te lavarás [rahatz] ellos con agua «.

Además, la forma en que se lee en el idioma, no era que los sacerdotes se lavarían, sino que serían lavados. Esto no habla de inmersión, sino de una situación de “cubeta y esponja”. Por lo tanto, la decisión de Judá de que todo mandamiento de lavar rahatz debe cumplirse mediante inmersión en tevilá no es correcta.

Tabal significa sumergir para cargar (no lavar)

La palabra tabal (טבל) se encuentra 16 veces en el Tanaj, y aparte de Naamán en 2 Reyes 5, solo uno de ellos tiene algo que ver con la inmersión de carne humana en el agua. Este es Josué 3:15, donde los pies de los sacerdotes fueron sumergidos en agua. Sin embargo, esto no es una inmersión total.

Yehoshua (Josué) 3:15
15 Y cuando los que llevaban el arca llegaron al Jordán, los pies de los sacerdotes que llevaban el arca se hundieron [נִטְבְּלוּ] en el borde del agua (porque el Jordán desborda todas sus orillas durante todo el tiempo de la cosecha)….

Cuando los pies de los sacerdotes estaban sumergidos o sumergidos en el agua, no había lavado. Más bien, fue una simple declaración de que sus pies estaban en el agua.

Considere que en cualquier otro caso donde la palabra tabal (טבל), tiene que ver con sumergir algo que no sea un cuerpo humano en algún líquido (como sangre, aceite, comida, etc.), y no se realiza ningún lavado.

El primer uso de la palabra tabal se encuentra en Génesis 37:31, donde la túnica de José se sumergió en la sangre de un macho cabrío. El objetivo aquí no era limpiarlo, sino cargarlo o teñirlo. Además, dado que este es el primer uso de la palabra en Tanaj, el Ley de la Primera Mención nos dice que así es como se usa normalmente la palabra.

B’reisheet (Génesis) 37:31
31 Entonces tomaron la túnica de José, mataron un cabrito y mojaron [וַיִּטְבְּלוּ] la túnica en la sangre.

El segundo ejemplo es similar, lo que indica que algo estaba manchado de sangre.

Shemote (Éxodo) 12:22
22 “Y tomarás un manojo de hisopo, lo mojarás [וּטְבַלְתֶּם] en la sangre que hay en la palangana, y golpear el dintel y los dos postes de la puerta con la sangre que hay en la palangana. Y ninguno de vosotros saldrá por la puerta de su casa hasta la mañana ”.

El resto de los ejemplos se lee de manera similar, lo que nos dice que, contrariamente a la tradición judía, cuando la Torah nos dice que nos lavemos (rahatz), no se requiere la inmersión en tevilá. Es muy bueno saber si hay una sequía o una situación de agua limitada (Elohim no lo permita). Por ejemplo, incluso si solo tiene un balde de agua y una esponja, aún puede limpiar el cuerpo después de descargas normales (como una secreción seminal o el flujo mensual de una mujer).

Sin embargo, el lavado con rahatz no funcionará cuando haya una descarga corporal anormal. Cuando hay una descarga corporal anormal, debemos utilizar el tercer tipo de ablución ritual, que es la inmersión ritual con agua viva. Pero antes de que podamos hablar sobre la inmersión ritual con agua viva, primero necesitamos saber qué se considera agua viva.

Mayim Chayim (agua viva o corriente)

Números 15: 1-13 describe una situación en la que un hombre o una mujer tiene una secreción anormal (ya sea de semen o menstruación anormal). En hebreo, esto se llama zav . Para limpiar zav, primero el hombre o la mujer se lavan (rahatz) con agua. Luego, después de que se lave y se cure, debe contar siete días más y luego lavarse mayim chayim (מַיִם חַיִּים ). Esto se traduce literalmente como agua viva, pero a menudo se traduce como agua corriente o manantial.

Vayiqra (Levítico) 15:13
13 ‘Y cuando el que tiene flujo se purifique de su flujo, contará para sí mismo siete días para su purificación, lavará su ropa y bañará su cuerpo con agua corriente (בְּמַיִם חַיִּים ); entonces quedará limpio «.

¿Qué es esta agua viva? La primera vez que encontramos este término en la Torah, se refiere a un pozo alimentado por un manantial.

B’reisheet (Génesis) 26:19
19 También los siervos de Isaac cavaron en el valle y encontraron un pozo de agua [springing] agua allí.

Dado que esta es la primera vez que encontramos esta palabra en las Escrituras, el Ley de la primera mención nos dice que el agua viva se define al menos idealmente como una fuente natural de agua corriente alimentada por un manantial, como un manantial que fluye. Sin embargo, también puede incluir ríos o lagos que son alimentados por manantiales. Además, dado que todos estos normalmente se alimentan del océano, el océano en sí también califica como agua viva.

¿Qué diremos entonces? Podemos utilizar fuentes ordinarias de agua con el propósito de realizar una limpieza normal (rahatz). No se requiere un baño ritual especial. Sin embargo, cuando hay una descarga física anormal, implica una condición espiritual anormal, que requiere limpieza con agua viva (o manantial), o alguna fuente de agua alimentada por un manantial. Es por eso que vemos a Yojanán Hamatbil (Juan el Inmersor / Bautista) sumergiéndose en el Jordán (que es un río alimentado por manantiales).

Yojanán (Juan) 1:28
28 Estas cosas se hicieron en Bethabara al otro lado del Jordán, donde Yojanán estaba sumergido.

Juan 3:23 también nos dice que Yojanán Hamatbil se estaba sumergiendo en «Enón cerca de Salim» porque había mucha agua allí.

Yojanán (Juan) 3: 22-23
22 Después de estas cosas, Yeshúa y sus discípulos entraron en la tierra de Judea, y allí se quedó con ellos y se sumergió.
23 También Yojanán estaba sumergiendo en Enón cerca de Salim, porque allí había mucha agua. Y vinieron y se sumergieron.

La Concordancia Griega de Strong nos dice que Aenon es la palabra griega que corresponde a la palabra hebrea Ayin, que significa manantial de agua.

G:137 Ainon (ahee-nohn ‘); de origen hebreo [un derivado del AT: 5869, lugar de manantiales]; Enon, un lugar en Palestina:

Cuando seguimos la referencia al AT: 5869 vemos que corresponde a la palabra hebrea Ayin, que significa fuente (como el ojo del paisaje).

H: 5869 `ayin (ah’-yin); probablemente una palabra primitiva; un ojo (literal o figuradamente); por analogía, una fuente (como el ojo del paisaje):

También corresponde a H:5871.

H:5871 `Ayin (ah’-yin); lo mismo que H:5869; fuente; Ajin, el nombre (así simplemente) de dos lugares en Palestina:

Esto nos muestra que quienes sumergen a los conversos en la fe tienden a buscar agua corriente (especialmente agua que fluye de manantiales), porque estos ayudan a limpiar no solo de impurezas físicas, sino también de impurezas espirituales. Es también por eso que tanto el judaísmo rabínico como el nazareno (es decir, el Israel nazareno) requieren la inmersión en una fuente de aguas vivas cuando nuevos conversos entran a la fe.

Yahweh-Yeshúa como fuente de agua viva

Yahweh nos dice que Él es la fuente de aguas vivas.

Yirmeyahu (Jeremías) 2:13
13 ‘Porque mi pueblo ha cometido dos males:
Me han abandonado, fuente de aguas vivas,
Y se labraron cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Las cisternas labradas son un símbolo de religiones hechas por el hombre que no están en conexión con las aguas vivas del Espíritu. Y considere también:

Yirmeyahu (Jeremías) 17:13
13 Oh Jehová, esperanza de Israel,
Todos los que te abandonan serán avergonzados.
«Los que se apartan de mí
Estará escrito en la tierra,
Porque han abandonado a Jehová,
La fuente de aguas vivas «.

Yeshúa nos dice que Él puede darnos el agua viva del Espíritu, y que esta agua viva se convertirá en nosotros en una fuente de agua que brotará para vida eterna.

Yojanán (Juan) 4: 10-14
10 Yeshúa respondió y le dijo: «Si supieras el don de Elohim, y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, le habrías pedido a Él, y Él te habría dado agua viva».
11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacar, y el pozo es hondo. Entonces, ¿de dónde sacas esa agua viva?
12 ¿Eres tú más grande que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo y él bebió de él, así como sus hijos y su ganado?
13 Respondió Yeshúa y le dijo: El que beba de esta agua volverá a tener sed.
14 pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Pero el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brotará para vida eterna «.

Dado que el agua viva representa al Espíritu, esta es la razón por la que cualquier fuente de agua utilizada para la inmersión en tevilá debe estar conectada a una fuente de agua viva.

¿Qué hace una Mikveh?

Con estos antecedentes, hablemos de los requisitos para una piscina de inmersión ritual.

En hebreo, una piscina de inmersión ritual se llama mikve o mikve (מִקְוֶה / מקווה ). Esta palabra se refiere a una colección (o charco) de agua. (El plural de mikve es miqvaot, מקואות .) Ni el registro escrito ni arqueológico muestra ninguna referencia a miqvaot hechas por el hombre antes del comienzo del siglo I a. C. (el siglo anterior a Yeshúa). Sin embargo, durante el siglo I a. C., las miqvaot artificiales comenzaron a proliferar tanto en la tierra de Israel como en las comunidades judías de la diáspora. (Las razones de esto no están claras, pero parece probable que quisieran proporcionar baños rituales más cerca del templo y también más cerca de sus sinagogas, especialmente en las ciudades).

Tengamos cuidado de diferenciar entre lo que dice la tradición judía y lo que dice el Tanaj con respecto a miqvaot. La Mishna dedica una sección completa a miqvaot (Tractate Mikvaot). Dice correctamente que para hacer una tevilah adecuada, una mikve debe estar conectada a un manantial o pozo de agua natural (es decir, agua que proviene de Yahweh). También extrapola correctamente que puede ser una piscina abastecida por un río o lago que tiene un manantial natural como fuente. Sin embargo, más allá de eso, hay una mezcla de positivo y negativo.

Anteriormente vimos que el judaísmo rabínico dice incorrectamente que toda condición ritualmente impura que requiera rahatz debe limpiarse con inmersión de cuerpo completo (tevilah). Es decir, el judaísmo rabínico enseña que antes de que los esposos y las esposas puedan tener relaciones maritales normales, la esposa debe realizar tevilá (y no solo rahatz) después de su flujo mensual. El judaísmo también dice que el esposo también necesita una tevilah después de las relaciones matrimoniales para estar ritualmente limpio. Debido a esta mentalidad mecanicista, los judíos rabínicos sienten la necesidad de realizar un baño ritual con frecuencia, y debido a eso, su regla permanente es establecer la mikve antes de construir la sinagoga. Además, si la mikve existente se seca, incluso venderán y trasladarán la sinagoga.

En contraste, creemos que tevilá no es necesaria cuando la Torah solo requiere rahatz. Más bien, creemos que rahatz sirve para la limpieza corporal ordinaria, y que la tevilah solo se necesita para la purificación ritual en los casos que requieren limpieza de impurezas espirituales. Es decir, creemos que la tevilá es necesaria en la etapa final de la limpieza de un zav, y también al convertirse a la fe (que también es una forma de ser limpiado de la impureza ritual). Hay un presagio espiritual de esto cuando Israel salió de Egipto y pasó por el Mar de Juncos (Rojo).

Ivrim (Hebreos) 11:29
29 Por la fe atravesaron el Mar de Juncos como por tierra seca, mientras que los egipcios, al intentar hacerlo, se ahogaron.

A pesar de que caminaban sobre tierra seca, en cierto sentido estaban sumergidos bajo el agua (o la línea de flotación). Cuando subieron, pertenecían a Yahweh.

¿Qué hace una inmersión?

Yeshúa nos manda ir a todas las naciones y hacer discípulos de todas las naciones, sumergiéndolos en Su nombre.

Matityahu (Mateo) 28:19-20
19 «Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, sumergiéndolas en Mi nombre,
20 enseñándoles a guardar todas las cosas que les he mandado a ustedes; y he aquí, yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin de los tiempos ”. Amein.

[Para saber por qué nos sumergimos solo en el nombre de Yeshúa, vea “Inmersión en el nombre de Yeshúa solamente «, En Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3 .]

Hay mucho que podríamos decir aquí, pero lo principal es darse cuenta de que la inmersión no es una simple «tarea de lista de verificación» que garantiza automáticamente la salvación. Más bien, es un símbolo de la muerte ritual y el renacimiento. Cuando nos sumergimos bajo el agua, debemos morir al anciano de carne, para que podamos levantarnos renacidos en una nueva vida espiritual en Yeshúa.

Romim (Romanos) 6: 3-4
3 ¿O no saben que todos los que fuimos sumergidos en el Mesías Yeshúa fuimos sumergidos en Su muerte?
4 Por tanto, fuimos sepultados con Él por inmersión en muerte, para que así como el Mesías resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.

Estar sumergido en la muerte de Yeshúa es morir a nuestra carne y sus deseos. De ahí en adelante debemos permanecer en Él, y Él en nosotros, y dejar que Él sea quien nos guíe en todo lo que hacemos. Si esta morada del Espíritu no llega, entonces la inmersión ritual no tiene sentido.

También debemos darnos cuenta de que la inmersión en sí misma es solo un ritual y no nos llena automáticamente de Su Espíritu. Más bien, después de habernos sumergido, debemos pedir la llenura de Su Espíritu y seguir pidiendo hasta que la obtengamos. En el caso de Yeshúa esto sucedió de inmediato, pero note que aun así, todavía había dos pasos. El primer paso fue Su inmersión, y el segundo paso fue la llenura del Espíritu de Yahweh.

Matityahu (Mateo) 3:16
16 Una vez sumergido, Yeshúa salió inmediatamente del agua; y he aquí, se le abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Elohim descender como una paloma y posarse sobre él.

Para usar mi propio caso como ejemplo, fui llamado al arrepentimiento el 6 de junio de 1999, pero no recibí la llenura del Espíritu durante varios meses. Aunque me dediqué a Él inmediatamente cuando me llamó al arrepentimiento, todavía tenía que aprender a someterme y someter mi vida a Su Espíritu. Una vez que aprendí a someterme y abrirme a Él, el Espíritu cayó.

Finalmente, una vez que hemos recibido el Espíritu, debemos aprender a caminar en el Espíritu.

Galatim (Gálatas) 5:16
16 Entonces digo: Andad en el Espíritu, y no satisfaceréis los deseos de la carne.

Y:

Galatim (Gálatas) 5: 24-25
24 Y los que son del Mesías han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Incluso después de recibir el Espíritu, todavía queda una tarea de santificación que dura toda la vida. Si no apagamos el Espíritu, aunque comencemos como bebés recién nacidos en la palabra, aprenderemos a crecer y madurar en la fe, de modo que deseamos ayudar a construir Su reino y servir a los demás.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give