Chapter 7:

Sacerdotes, Discípulos y Creyentes

Este Post también está disponible en: English

Jeremías nos dice que nuestros corazones son perversos y engañosos.

Yirmeyahu (Jeremías) 17: 9
9 “El corazón [humano] es engañoso más que todas las cosas, y extremadamente perverso, ¿quién lo conocerá?”

Nuestra carne quiere hacer sus propios deseos y voluntad, en lugar de obedecer a Elohim. Esta es la razón por la cual tantas iglesias se salen con la suya predicando a un Jesús sin Torah y una variación de la Gran Comisión que no se parece en nada a la que prescribió Yahweh. La “alabanza y adoración” moderna y los sermones, a menudo satisfacen nuestra carne, pero son de poco o ningún valor para Yahweh. Los creyentes que practican tales cosas nunca se someten al tipo de transformación espiritual radical que se requiere para ser un discípulo.

Romim (Romanos) 12: 1-2
1 Os ruego pues, hermanos, por las misericordias de Elohim, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, apartado y agradable a Elohim, que es vuestro servicio racional.
2 Y no os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad, agradable y perfecta de Elohim.

Si bien, es bueno ser un creyente, si queremos ser Sus discípulos, entonces primero debemos obedecer Sus mandamientos (porque así es como Él reconoce que lo amamos).

Yojanan (Juan) 14:15
15 “Si me aman, guarden mis mandamientos”.

Aunque algunos cristianos son muy disciplinados en lo que hacen, la Escritura no los considera discípulos de Yeshúa, debido a que no obedecen Sus mandamientos.

Yojanan Alef (1 Juan) 5: 2-4
2 En esto sabemos que amamos a los hijos de Elohim, cuando amamos a Elohim y guardamos Sus mandamientos.
3 Pues este es el amor de Elohim, que guardemos Sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.
4 Porque todo lo que es nacido de Elohim vence al mundo. Y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe.

Anteriormente nosotros vimos que Yeshúa vino a reunir a los hijos de Elohim que no se habían dado cuenta de que eran israelitas.

Yojanan (Juan) 11: 51-52
51 Y esto no lo dijo por su propia autoridad; sino que siendo sumo sacerdote ese año, profetizó que Yeshúa moriría por la nación,
52 y no solo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Elohim que fueron dispersados en el mundo.

Como Yeshúa ya sabía que Él no estaría aquí en la tierra mientras nosotros estuviéramos cumpliendo la Gran Comisión, Él entrenó a Sus discípulos para hacer el trabajo en Su ausencia. La Gran Comisión es una prueba para ver quién ama lo suficiente a Yeshúa como para dar sus vidas trabajando en el mundo por Él, y quién no. Y cuando Yeshúa regrese para recibir la tierra, ya espiritualmente sometida, a su vez, entregará la tierra a Su Padre (y recibirá Su justa recompensa).

Qorintim Alef (1 Corintios) 15: 24-28
24 Luego el fin, cuando [Yeshúa] entregue el reino a Elohim el Padre, cuando Él ponga fin a todo gobernante y toda autoridad y poder.
25 Porque es necesario que Él reine hasta que haya sujetado a todos Sus enemigos debajo de sus pies.
26 Y el último enemigo que será destruido es la muerte.
27 Porque “Él ha sujetado todas las cosas debajo de sus pies”. Pero cuando Él dice “todas las cosas sujetas debajo de Él” es evidente que está exceptuado Él [Yahweh] que puso todas las cosas debajo de Él.
28 Luego, cuando todas las cosas se sujeten a Él [Yeshúa], entonces el Hijo mismo también se sujetará a Aquel que sujetó todas las cosas debajo de Él [Yahweh], para que Elohim sea todo en todos.

Entonces Yeshúa recompensará a Su novia, quien lo ayudó a cumplir la obra de Su Padre.

Hitgalut (Apocalipsis) 22:12
12 “Y he aquí, Yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para dar a cada uno según su obra”.

Si amamos a nuestros hijos, ¿no deberíamos animarlos a hacer todo lo posible por la Gran Comisión, para que ellos también puedan recibir la recompensa de una novia fiel?

Mishle (Proverbios) 22: 6
6 Instruye al niño en el camino que debe andar,
Y cuando sea viejo, él no se apartará de él.

Debemos enseñarles a nuestros hijos lo que dice la Escritura, y ser un buen ejemplo para ellos, obedeciendo la Torah tanto como podamos en estos tiempos.

No importa quién seamos, o qué rol desempeñemos, el voluntariado siempre ha estado en el centro de nuestra adoración y servicio.

Yeshayahu (Isaías) 6: 8
8 Y oí la voz de Yahweh, diciendo: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces le dije: “¡Aquí estoy! Envíame a mí”.

El patrón que vemos es que Elohim llama, y sus discípulos no solo creen, y leen acerca de Él, sino que responden a la llamada ofreciéndose como voluntarios para servir. Por esto, cuando el sacerdocio de los primogénitos no logró contener a la gente [de pecar], Moshé dijo que todos aquellos que sus corazones estaban con Yahweh que se acercaran a él.

Shemote (Éxodo) 32: 25-29
25 Cuando Moshé vio que la gente estaba fuera de control (porque Aharón permitió su desenfreno, para vergüenza entre sus enemigos),
26 Entonces Moshé se paró en la entrada del campamento, y dijo: “¡Quien está por Yahweh, venga a mí!” Y todos los hijos de Leví se juntaron con él.
27 Y les dijo: “Así dice el Yahweh, el Elohim de Israel: “Ponga cada uno su espada sobre su muslo, y entren y salgan de puerta en puerta por todo el campamento, y cada hombre mate a su hermano, cada uno a su amigo, y cada uno a su prójimo”
28 Así que los hijos de Leví lo hicieron según la palabra de Moshé. Y alrededor de tres mil hombres del pueblo cayeron ese día.
29 Entonces Moshé dijo: “Apártense hoy para Yahweh, para que os conceda hoy Su bendición, porque cada uno se ha opuesto a su hijo y a su hermano”.

Cuando Yeshúa llamó a sus discípulos, ellos inmediatamente abandonaron todo, comenzaron a seguirlo y a ayudarlo a maximizar su ministerio.

Mattityahu (Mateo) 4: 18-22
18 Y Yeshúa, caminando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, a Shimón, llamado Kepha, y Andrés su hermano, echando una red en el mar; porque eran pescadores.
19 Entonces les dijo: Síganme, y los haré pescadores de hombres.
20 De inmediato dejaron sus redes y lo siguieron.
21 Partiendo de allí, vio a otros dos hermanos, Ya’akov (Jacobo), hijo de Zebedeo, y Yojanán (Juan) su hermano, en el barco con su padre Zebedeo, reparando sus redes; y Él los llamó,
22 e inmediatamente dejaron el bote y a su padre, y lo siguieron.

Más tarde, Yeshúa les dijo a Sus discípulos que aquellos que lo siguieran (es decir, se vuelven como Él), necesitarían cumplir con varios criterios muy estrictos. El primero de ellos era que los lazos sanguíneos significarían menos para ellos. Segundo, tendrían que soportar sus cargas. Y finalmente, tendrían que abandonar todas sus posesiones físicas.

Luqa (Lucas) 14: 26-33
26 “Si alguno viene a mí y no aborrece [no ama menos que a mí] a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, sí, y también a su propia vida, no puede ser mi discípulo.
27 Y el que no lleva su cruz [madero] y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.
28 ¿Por que quién de ustedes, con la intención de construir una torre, no se sienta primero y calcula los costos, para ver si tiene lo suficiente para terminarlo?
29 no sea que, después de que él haya puesto los cimientos, y no pueda terminarla, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él,
30 diciendo: “Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar”.
31 ¿O qué rey, yendo a hacer guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede con diez mil salir al encuentro del que viene contra él con veinte mil?
32 O bien, mientras que el otro todavía está muy lejos, envía una delegación y le pide condiciones de paz.
33 Así mismo, cualquiera que no renuncie a todo lo que tiene, no puede ser Mi discípulo”.

Primero, los discípulos deben “aborrecer” a su familia biológica [esto es amar menos que a Yahweh]. Esto es similar a la forma en que Yahweh escogió a los levitas porque ellos se opusieron a sus hermanos después del pecado con respecto al becerro de oro.

Shemote (Éxodo) 32:29
29 Entonces Moshé dijo: “Apártense hoy para Yahweh, para que os conceda hoy Su bendición, porque cada uno se ha opuesto a su hijo y a su hermano”

Segundo, un discípulo debe llevar sobre sí su carga espiritual. Esto es similar a cómo los sacerdotes levitas debían cargar con la culpa de la congregación.

Vayiqra (Levítico) 10:17
17 “¿Por qué no comieron la ofrenda por el pecado en el lugar apartado?, porque es apartada, y Elohim se las ha dado para llevar la culpa de la congregación, para hacer expiación por ellos ante Yahweh”.

Finalmente, los discípulos no deben tener posesiones físicas. Es decir, toman un voto de pobreza. Su única fuente de ingresos son los diezmos y ofrendas. (Todo lo que obtengan sobre esto va al tesoro, entonces los discípulos tienen que depender de Yahweh para su sustento a través de los diezmos del pueblo, tal como lo hicieron los sacerdotes levitas).

Bemidbar (Números) 18: 20-21
20 Entonces Yahweh le dijo a Aharon: “No tendrás heredad en su tierra, ni tendrás porción entre ellos: yo soy tu porción y tu heredad entre los hijos de Israel.
21 He aquí, Yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel como una herencia a cambio del trabajo que realizan, el trabajo del tabernáculo de reunión”.

[En capítulos posteriores veremos cómo la iglesia babilónica ha tratado de reemplazar las reglas de Yeshúa con otras distintas, para hacer que el sacerdocio de Yeshúa no tenga efecto, sin embargo, esto solo subraya la importancia de obedecer las reglas originales].

En el estudio “Israel Nazareno” (v4 y posterior) discutimos la ley de primera mención. En pocas palabras, la ley de primera mención nos dice que la primera vez que se da un mandamiento (o se introduce un concepto), este establece un precedente para todas las demás ocurrencias. Por ejemplo, Yeshúa es el primer sacerdote interno del orden de Melquisedec, por lo tanto, Él establece el estándar para todos aquellos que quieran venir después de Él.

Qorintim Alef (1 Corintios) 11: 1
1 Imítenme a mí, así como yo también imito al Mesías.

Observe también que Elohim obedece también todas sus propias normas. Aunque Yeshúa claramente amaba a su madre, Él puso el servicio a Elohim y su familia espiritual por encima del servicio a su familia biológica. (Es decir, colocó a la nación primero).

Mattityahu (Mateo) 12: 46-50
46 Mientras Él todavía estaba hablando a las multitudes, he aquí, Su madre y sus hermanos estaban afuera, tratando de hablar con él.
47 Entonces uno le dijo: “Mira, tu madre y tus hermanos están afuera, y quieren hablar contigo”.
48 Pero Él respondió y a aquel que le decía y le dijo: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”
49 Y extendió su mano hacia sus discípulos, y dijo: ¡He aquí están mi madre y mis hermanos!
50 Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y mi hermana y mi madre”.

En segundo lugar, Él soportó su carga (de muchas maneras).

Luqa (Lucas) 9: 23-25
23 Entonces les dijo a todos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz [madero] cada día, y sígame”.
24 Porque todo aquel que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por Mi causa, la salvará.
25 ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, y él mismo es destruido o se pierde?”

En tercer lugar, vemos que Yeshúa no tenía posesiones personales.

Luqa (Lucas) 9: 57-58
57 Y aconteció que mientras iban por el camino, alguien le dijo: “Adon, te seguiré adondequiera que vayas”.
58 Y Yeshúa le dijo: “Las zorras tienen guaridas y las aves de los cielos nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar su cabeza”.

[Para más detalles ver el capítulo titulado “Yeshúa el Célibe Nazareno” en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 1].

Cuando el rico joven le preguntó a Yeshúa que tenía que hacer para obtener la vida eterna, Yeshúa le respondió que guardara los mandamientos. (Es decir, tenía que poner el mundo espiritual por encima del mundo material).

Mattityahu (Mateo) 19: 16-30
16 Y he aquí, uno fue y le dijo: “Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?”
17 Entonces le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino Uno: Elohim. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”.
18 Y le dijo: ¿Cuáles? Yeshúa dijo: “No matarás, No cometerás adulterio, No robarás, No darás falso testimonio,
19 honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo”.
20 El joven le dijo: “Todas estas cosas las he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?”
21 Yeshúa le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, luego ven y sígueme”.
22 Pero cuando el joven oyó esto, se fue triste, porque tenía grandes posesiones.
23 Entonces Yeshúa dijo a sus discípulos: “En verdad les digo, que es difícil para un hombre rico entrar en el reino de los cielos.
24 Y otra vez les digo, es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Elohim”.
25 Cuando lo oyeron sus discípulos, se asombraron grandemente, diciendo: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”
26 Pero Yeshúa los miró y les dijo: “Para los hombres esto es imposible, pero con Elohim todo es posible”.
27 Entonces Kefa respondió y le dijo: “Mira, nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido. Por tanto, ¿qué tendremos nosotros?”
28 Entonces Yeshúa les dijo: “Les aseguro que, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, ustedes que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, juzgando a las doce tribus de Israel.
29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.
30 Pero muchos primeros serán últimos, y últimos, primeros”.

Aunque los sacerdotes de Yeshúa no poseen nada más allá de su ropa, eso no significa que no necesiten herramientas u otros recursos con los cuales hacer el trabajo para Elohim. Es similar a cuando te unes a un ejército terrenal; primero llegas a tu lugar de destino y te asignan una unidad específica y un trabajo específico, este trabajo requerirá de equipo del cual debes responsabilizarte. Si usted es un comandante, puedes tener muchos millones de dólares en equipos y edificios bajo tu mando, sin embargo, estos no te pertenecen. Más bien, se entregan a tu cuidado y administración mientras tengas el privilegio de servir a tu gente en ese rol. Luego, cuando pases a tu siguiente tarea, ellos te asignarán un set diferente de equipos.

Esta analogía se rompe cuando tratas de sacar un cheque de sueldo, porque si bien los funcionarios del gobierno obtienen un salario, la orden de Melquisedec no lo tiene. Simplemente deberían tener las herramientas necesarias para llevar a cabo la Gran Comisión.

Ma’asei (Hechos) 4: 34-35
34 Así que no había ningún necesitado entre ellos; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el producto de las cosas que se vendían,
35 y los ponían a los pies de los apóstoles; y distribuían a cada uno según su necesidad.

Si bien, no conocemos las circunstancias exactas, probablemente algunos de los primeros discípulos hayan tenido posesiones y tierras en exceso, las cuales vendieron, en Hechos 4, y no sus viviendas principales, debido a que la mayoría de las familias aún necesitaban un lugar donde vivir. Esto podemos verlo con el antiguo discípulo Mnason, el cual todavía era dueño de su casa y podía proporcionar alojamiento a los otros apóstoles.

Ma’asei (Hechos) 21:16
16 También algunos de los discípulos de Cesárea vinieron con nosotros y trajeron con ellos a un tal Mnason de Chipre, un antiguo discípulo, con quien debíamos albergar.

Estas preguntas surgen porque Yosef (José) de Arimatea era rico, y aun así fue nombrado discípulo.

Mattityahu (Mateo) 27:57
57 Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado Yosef, que también se había convertido en discípulo de Yeshúa.

Entonces, ¿cómo podemos entender esta aparente contradicción a las palabras de Yeshúa?; que un discípulo debe abandonar todo lo que tiene, ¿cuándo ni Mnason ni Yosef de Arimatea renunciaron a sus posesiones? Yeshúa llamó a sus doce discípulos originales con el estándar completo para el sacerdocio, porque luego servirían como sacerdotes. Por el contrario, ni Yosef de Arimatea ni Mnason tuvieron que renunciar a sus herencias, porque no fueron llamados a servir como sacerdotes (y convertirse en los servidores de todos).

Marqaus (Marca) 9:35
35 Y sentándose, llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el último de todos, y el servidor de todos.

Siendo realistas, solo un pequeño número de creyentes está llamado para servir en el sacerdocio. Aún más creyentes están llamados a servir a sus hermanos como ancianos y siervos. Y muchos más están llamados a servir con un ministerio de ayuda.

Qorintim Alef (1 Corintios) 12: 28-31
28 Y Elohim ha nombrado a estos en la congregación: primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestros, después los que hacen milagros, luego los con don de sanidades, de ayuda, de administración, los que hablan diferentes idiomas.
29 ¿Acaso son todos apóstoles? ¿Son todos los profetas? ¿Son todos maestros? ¿acaso hacen todos milagros?
30 ¿Tienen todos don de sanidades? ¿Hablan todos en distintos idiomas? ¿Todos interpretan?
31 Pero ustedes anhelen los mejores dones. Sin embargo, les mostraré un camino todavía más excelente.

Nosotros debemos orar (pidiéndole a Yahweh que nos muestre nuestras fallas), y luego escuchemos su voz, para que nos diga dónde Él quiere que nosotros y nuestros hijos contribuyamos a la Gran Comisión de Su Hijo, cómo deberíamos usar el tiempo, los talentos y los fondos que Yahweh nos ha dado para cumplir ese llamado.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give