Chapter 11:

Fase 1: Estableciendo el Fundamento

Este Post también está disponible en: English

Yeshúa entrenó a Sus discípulos para dirigir Su ejército espiritual, y luego les dio órdenes permanentes de ir y levantar un cuerpo mundial de discípulos para Él.

Mattityahu (Mateo) 28: 18-20
18 Y Yeshúa vino y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.
19 “Vayan, pues, y hagan discípulos en todas las naciones, sumergiéndolos en Mi Nombre;
20 enséñenles a guardar todas las cosas que les he mandado; y he aquí, Yo estoy con ustedes siempre, y hasta el fin de los tiempos”. Amén.

[* Para saber por qué nos sumergimos solo en el nombre de Yeshua, vea «Inmersión solo en el nombre de Yeshua«, en Nazarene Scripture Studies, Volumen 3.]

En Israel Nazareno, nosotros mostramos que los discípulos sabían que estaban siendo enviados a las diez tribus perdidas de la casa de Israel (Efraim). Es por eso que le preguntaron a Yeshúa si Él planeaba restaurar el reino (es decir, la realeza física) a la casa de Israel en ese momento.

Ma’asei (Hechos) 1: 6-8
6 Por eso, los que se habían reunido, le preguntaron, diciendo: “Adon, ¿restaurarás el reino a Israel en este momento?”
7 Y les dijo: “No les toca a ustedes saber los tiempos o las estaciones que el Padre ha puesto en Su propia autoridad.
8 Pero recibirán poder cuando el Espíritu Apartado haya venido sobre ustedes; y me seréis testigos en Jerusalem, y en toda Judea y Samaria, y hasta el fin de la tierra”.

Los discípulos probablemente querían saber qué les deparaba el futuro, pero Yeshúa les dijo que no necesitaban saber el gran plan de guerra. Debían enfocarse en levantar un cuerpo mundial sobre una base apostólica, y Elohim haría el resto, lo que nos muestra que la Gran Comisión construida sobre una base apostólica tiene el poder de una semilla de mostaza. No importa cuán grande pueda parecer la montaña Babilónica, si nos centramos simplemente en establecer un cuerpo mundial sobre una verdadera base apostólica, entonces, eventualmente, Babilonia será arrojada al mar.

En capítulos anteriores vimos que la orden de Melquisedec tiene un sacerdocio apartado (santo). Podemos ver este sacerdocio apartado operando en Hechos 6, donde los helenistas levantaron una queja contra los hebreos porque las viudas helénicas estaban siendo descuidadas. Los apóstoles designaron a siete hombres para cuidar a las viudas con los diezmos y ofrendas del pueblo. Esto nos muestra que el modelo de tres diezmos aún hoy se aplica en el Pacto Renovado.

Ma’asei (Hechos) 6: 1-4
1 Por aquellos días, cuando el número de los discípulos se estaba multiplicando, surgió una queja contra los hebreos por parte de los helenistas, porque sus viudas eran descuidadas en la distribución diaria.
2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: “No es bueno que nosotros descuidemos la palabra de Elohim para servir a las mesas.
3 Por tanto, hermanos, buscad de entre vosotros siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Apartado y de sabiduría, a quienes designemos esta tarea;
4 y nosotros nos perseveraremos en la oración y en el ministerio de la palabra”.

Hasta Hechos 9, los discípulos estaban revelando las Buenas Nuevas solamente a los judíos, pero en Hechos 10, Yahweh le mostró a Kepha (Pedro) una visión de una gran sábana que descendía del cielo llena de animales inmundos.

Ma’asei (Hechos) 10: 9-16
9 Al día siguiente, mientras iban de camino y se acercaban a la ciudad, Kepha subió a la azotea para orar, como a la hora sexta.
10 Entonces tuvo mucha hambre y quería comer; pero mientras le preparaban, cayó en un trance,
11 y vio el cielo abierto y un objeto como una gran sábana atada en las cuatro esquinas, descendiendo hacia él y bajando a la tierra.
12 En ella había toda clase de animales cuadrúpedos de la tierra, bestias salvajes, reptiles y aves del cielo.
13 Y vino una voz a él, diciendo: Levántate, Kepha, mata y come.
14 Pero Kepha dijo: “De ninguna manera, Adon, porque nunca he comido algo común o inmundo”.
15 Y una voz le habló otra vez la segunda vez: “Lo que Elohim ha limpiado no debes llamarlo inmundo”.
16 Esto fue hecho tres veces. Y el objeto fue llevado al cielo otra vez.

La iglesia cristiana nos dice que esta visión significa que las leyes de alimentos limpios de Levítico 11 ya no se aplica (y que todos los alimentos ahora están limpios para comer). Sin embargo, en el versículo 28, Kepha nos dice lo que esta visión significa, y es que no debemos llamar a ningún hombre común o inmundo. Es decir, las Buenas Nuevas ya no se compartían solo con los judíos, sino que debemos dar testimonio a todos los hombres. Así es como alcanzarían a los hijos perdidos y dispersos de Abraham e Israel.

Ma’asei (Hechos) 10:28
28 Entonces él les dijo: “Ustedes saben que es ilegal para un judío juntarse o acercarse con alguien de otra nación. Pero Elohim me ha mostrado que no debo llamar a ningún hombre común o inmundo”.

Observe que Kefa dijo que era “ilegal” para un hombre judío juntarse o entrar en compañía con una persona de otra nación. Sin embargo, esta restricción no se encuentra en la Torah de Moshé; es una decisión rabínica. Esto nos muestra que Kefa originalmente estaba siguiendo ordenanzas rabínicas (y esta puede ser la razón por la cual Elohim le repitió la visión de la sábana tres veces).

Kefa hizo lo que le dijo el Espíritu, y fue a la casa de Cornelio, junto con otros seis hombres de “la circuncisión” (es decir, fariseos creyentes). Mientras Kefa estaba hablando, el Espíritu cayó sobre todos los que escucharon, y aquellos de la circuncisión que creyeron se asombraron.

Ma’asei (Hechos) 10: 44-45
44 Mientras Kefa todavía estaba hablando estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos aquellos que escucharon la palabra.
45 Y aquellos creyentes de la circuncisión se asombraron, los que vinieron con Kefa, porque el don del Espíritu apartado también había sido derramado sobre los gentiles.

Los compañeros rabínicos de Kefa quedaron “asombrados” de que también los gentiles recibieran el Espíritu, porque los rabinos nos enseñan que los gentiles solo pueden salvarse si obedecen a través del proceso de conversión gentil rabínico. En el primer siglo esto se llamaba la costumbre de Moshé (no la Torah de Moshé), mientras que hoy se llama el proceso Giur.

Hoy los conversos gentiles al judaísmo toman clases durante un año, y luego tienen que pasar las pruebas para demostrar que han aprendido la versión rabínica de la Torah (que llaman la ley de la Torah). Cuando escuches a un hermano ortodoxo hablar sobre la ley de la Torah, debes entender que no está hablando de la Torah de Moshé, sino de una permutación rabínica de la Torah.

En el orden rabínico, el acto de cortar todo el prepucio se trata como una recompensa por haber sido sometido a la autoridad rabínica. Una razón por la que se les llamó “la circuncisión” es porque creían que se ellos se salvaron por obedecer las tradiciones rabínicas con respecto a la circuncisión física. Los de la circuncisión se asombraron de que Yahweh le había dado Su Espíritu a Cornelio y su casa, ya que Cornelio no fue presentado por los rabinos. Además, cuando Kefa regresó a Judea, la circuncisión disputada con él sobre Cornelio.

Ma’asei (Hechos) 11: 1-3
1 Los apóstoles y hermanos que estaban en Judea oyeron que los gentiles también habían recibido la palabra de Elohim.
2 Y cuando Kefa subió a Jerusalem, los de la circuncisión disputaron con él,
3 diciendo: “Entraste en casa de hombres incircuncisos y comiste con ellos”.

Kefa, de orientación rabínica, explicó que Elohim le había mostrado que no llamara a ningún hombre común o inmundo, y que Yahweh había derramado Su Espíritu sobre Cornelio y su casa. Luego les preguntó si pensaban que debería tratar de enfrentarse a Elohim.

Ma’asei (Hechos) 11: 15-18
15 “Y cuando comencé a hablar, el Espíritu Apartado cayó sobre ellos, como sobre nosotros al principio.
16 Entonces recordé la palabra del Maestro, cómo Él dijo: “Yochanan de hecho bautizó en agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Apartado”.
17 Por lo tanto, si Elohim les dio el mismo regalo que nos dio a nosotros cuando creímos en Adon Yeshúa el Mesías, ¿Quién era yo para poder resistir a Elohim?
18 Cuando oyeron estas cosas, callaron y glorificaron a Elohim, diciendo: “¡Entonces Elohim también ha otorgado a los gentiles arrepentimiento para vida!”

Los de la circuncisión se dieron cuenta de que los gentiles también podían recibir la salvación, pero, como veremos, aún no entendían el hecho de que Yahweh no respetaba su autoridad rabínica. (Hoy hay numerosas personas mesiánicas con este mismo espíritu rabínico).

Poco después de esto, Yahweh derramó Su Espíritu sobre muchos creyentes helenizados en Antioquía, por lo que los apóstoles enviaron allí a Bar-Naba (Bernabé).

Ma’asei (Hechos) 11: 19-25
19 Y los que fueron dispersados después de la persecución que se levantó por Esteban, viajaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y no anunciaron a nadie la palabra, solamente a los judíos.
20 Pero algunos de ellos eran hombres de Chipre y Cirene, quienes, cuando entraron en Antioquía, hablaron a los helenistas, predicando del Maestro Yeshúa.
21 Y la mano de Yahweh estaba con ellos, y muchos creyeron y se convirtieron al Maestro.
22 Entonces llegaron noticias de estas cosas a los oídos de la congregación en Jerusalem, y enviaron a Bar Naba que fuese hasta Antioquía.
23 Cuando él llegó y vio la gracia de Elohim, se alegró, y los animó a todos que con un corazón firme permaneciesen en Yahweh.
24 Porque era un hombre bueno, lleno del Espíritu apartado y de fe. Y muchas personas se agregaron al Maestro.
25 Entonces Bar Naba partió hacia Tarso para buscar a Shaul.

En Hechos 15, la circuncisión llegó a Antioquía para afirmar allí la autoridad rabínica. En el versículo 1, el proceso rabínico de Giur recibe el nombre de costumbre (o tradición) de Moshé (a diferencia de la Torah de Moshé). En el versículo 5, los creyentes rabínicos son llamados la “secta de los fariseos que creyeron”, que es el mismo espíritu de “la circuncisión que creyó” .

Ma’asei (Hechos) 15: 1-2
1 Y algunos hombres bajaron de Judea y enseñaban a los hermanos: “A menos que sean circuncidados según la costumbre [rabínica] de Moshé [es decir, el proceso de Giur], no pueden salvarse”.
2 Entonces, cuando Shaul y Bar Naba tuvieron una disensión no pequeña y disputaron con ellos, determinaron que Shaul y Bar-Naba y algunos otros de ellos subieran a Jerusalem, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.

Shaul y Bar Naba entendieron que era esencial que haya una sola doctrina, para que no haya dos religiones (es decir, dos naciones diferentes). Aunque era una caminata de dos o tres semanas hasta Jerusalem, para Shaul y Bar-Naba esto era una prioridad.

Ma’asei (Hechos) 15: 4-5
4 Y cuando habían llegado a Jerusalén, fueron recibidos por la congregación y los apóstoles y los ancianos; e informaron todas las cosas que Elohim había hecho con ellos.
5 Pero parte de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron, diciendo: “Es necesario circuncidarlos y ordenarles que guarden la Torah de Moshé”.

No es sorprendente que los fariseos creyentes dijeran que los nuevos conversos tenían que seguir el mismo orden que se encuentra en el proceso rabínico de Giur:

1. Enseñarles la interpretación rabínica de la Torah.
2. Circuncidarlos según el ritual rabínico.
3. Mantener la versión rabínica de la ley de la Torah.

En el versículo 6, los apóstoles y los ancianos se reunieron para considerar este asunto.

Ma’asei (Hechos) 15: 6
6 Y los apóstoles y los ancianos se reunieron para considerar este asunto.

Los cristianos a menudo se refieren a Hechos 15 como el Concilio de Jerusalem, pero en realidad se trató del fundamento apostólico sobre el cual Shaul escribiría en Efesios 2.

Efesim (Efesios) 2: 19-22
19 Ahora, pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino conciudadanos con los santos y miembros de la casa de Elohim,
20 habiendo sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, con Yeshúa, el mismo Mesías, siendo la principal piedra angular,
21 en quien todo el edificio, bien coordinado, se convierte en un templo aparte (santo) en Yahweh,
22 en quien también ustedes están siendo edificados para morada de Elohim en el Espíritu.

El versículo 20 nos dice que el fundamento apostólico está compuesto de apóstoles y profetas. Por definición, ambos, apóstoles y profetas, oyen la voz de Yahweh (y los ancianos del concilio probablemente fueron seleccionados porque tenían estos dones). La mayoría de los miembros del concilio probablemente crecieron en el judaísmo rabínico del periodo del segundo templo, por lo que habrían estado familiarizados con la tradición y el pensamiento rabínico. La pregunta aquí era si los nuevos conversos tenían que obedecer o no al proceso rabínico de conversión gentil. Este fue un tema muy disputado, ya que muchos rabinos tendrían un gran interés en ver confirmada su autoridad rabínica.

Después de haber tenido “mucha disputa” (versículo 7 abajo), Kefa (quien originalmente tenía orientación rabínica) les recordó a todos que Yahweh lo había elegido a él primero para entregar las Buenas Nuevas a los gentiles. Y dado que Yahweh había derramado Su Espíritu sobre judíos y gentiles incircuncisos por igual, ¿Por qué los rabinos seguían diciendo que los gentiles no pueden ser salvos a menos que obedezcan la tradición rabínica? ¿Acaso no esperaban todos ser salvos mediante Yahweh cuando Él derramara Su Espíritu sobre ellos, debido a Su favor inmerecido?

Ma’asei (Hechos) 15: 7-11
7 Y después de mucha disputa, Kefa se levantó y les dijo: “Varones hermanos, ustedes saben que hace algún tiempo Elohim me escogió entre nosotros para que por mi boca los gentiles oyeran la palabra de la Buena Nueva y creyeran.
8 Entonces Elohim, quien conoce el corazón, los reconoció a ellos dándoles el Espíritu apartado, tal como lo hizo con nosotros,
9 y no hizo distinción entre nosotros y ellos, purificando sus corazones por la fe.
10 Ahora pues, ¿por qué tientan a Elohim poniendo un yugo [tradición rabínica] en el cuello de los discípulos que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?
11 Pero creemos que a través del favor del Adon Yeshúa el Mesías seremos salvados de la misma manera que ellos”.

Shaul y Bar-Naba relataron todos los milagros y maravillas que Elohim estaba haciendo entre los gentiles (quienes no fueron sometidos a la autoridad rabínica).

Ma’asei (Hechos) 15:12
12 Entonces toda la multitud guardó silencio y escucharon al Bar-Naba y a Shaul contando cuántos milagros y maravillas había hecho Elohim a través de ellos entre los gentiles.

Anteriormente vimos que un apóstol es esencialmente un juez en el pacto renovado. Puede haber más de un apóstol a la vez, pero siempre debe haber orden entre ellos. En Israel Nazareno, mostramos que Ya’akov (Jacobo) dirigía la asamblea de Jerusalem, y servía (en esencia) como su juez ungido. Es por eso que en el versículo 19, Ya’akov dijo que él juzgaba que no debían causar “problemas” (es decir, molestar) a los efraimitas gentiles que estaban regresando, obligándolos a obedecer las tradiciones rabínicas. Más bien, dijo que si los gentiles se abstenían de las cuatro cosas que la Torah marca como un corte para pertenecer a la nación (idolatría, inmoralidad sexual, carnes estranguladas y sangre), entonces podrían asistir a las asambleas, y escuchar la Torah de Moshé la cual era predicada, y con el tiempo, los conversos escucharán y obedecerán la Torah, sin la necesidad de estructuras de autoridad rabínica hechas por el hombre.

Ma’asei (Hechos) 15: 13-21
13 Y cuando se hubieron callado, Ya’akov respondió, diciendo: Hombres y hermanos, escuchadme.
14 Shimón ha contado cómo Elohim al principio visitó a los gentiles para tomar de ellos un pueblo para Su nombre.
15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, tal como está escrito:
16 Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Reconstruiré sus ruinas, y lo levantaré;
17 Para que el resto de la humanidad busque a Yahweh, y todos los gentiles donde es invocado Mi nombre, dice Yahvé, que hace todas estas cosas.
18 Conocidas para Elohim desde la eternidad son todas sus obras.
19 Por tanto, yo juzgo que no debemos molestar a los de entre los gentiles están volviendo a Elohim,
20 sino que les escribamos que se abstengan de las cosas contaminadas por ídolos, de inmoralidad sexual, de cosas estranguladas, y de sangre.
21 Porque Moshé, por muchas generaciones, tiene quienes lo prediquen en cada ciudad, siendo leídos en las sinagogas todos los sábados”.

El uso de Ya’akov de la palabra “juzgo”, en el versículo 19, también significa que no está decidiendo qué decir por sí mismo (como lo hacen los jueces gentiles). Más bien, está escuchando las palabras de Yahweh (como Yeshúa lo hizo).

Yojanan (Juan) 5:30
30 “Yo no hago nada por mí mismo. Conforme escuchó [en el Espíritu], juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre que me envió”.

Cualquier profeta (Yeshúa, Ya’akov, etc.) debe hablar de acuerdo con el Espíritu de la Verdad (la Torah).

Yojanan (Juan) 16:13
13 “Sin embargo, cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, Él los guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga; y Él les dirá lo que ha de venir”.

Aun cuando Ya’akov dijo las palabras de Yahweh, el resto de la fundación apostólica tuvo que escuchar, y atestiguar si su decisión era correcta o no. Esto muestra cómo la fundación apostólica se hace responsable ante el Espíritu. De hecho, este tipo de responsabilidad se debe practicar en todas las asambleas de los santos.

Qorintim Alef (1 Corintios) 14: 29-33
29 Y que dos o tres profetas hablen, y que los otros juzguen.
30 Pero si se le revela algo a otro que está sentado, que el primero guarde silencio.
31 Porque todos ustedes pueden profetizar, uno por uno, para que todos aprendan y todos sean estimulados.
32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas.
33 Porque Elohim no es de confusión, sino de paz, como en todas las asambleas de los santos.

Efesios 2 dice que Yeshúa, el Mesías mismo, es la principal piedra angular en la fundación, sobre el cual debemos crecer juntos en el Espíritu. Él es la Roca a la que todos debemos unirnos, para construir su tabernáculo.

Efesim (Efesios) 2: 19-22
19 Ahora, por lo tanto, ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos con los santos y miembros de la casa de Elohim,
20 habiendo sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Yeshúa, el Mesías Mismo, la principal piedra angular,
21 en el cual todo el edificio, bien coordinado, crece como un templo apartado para Yahweh,
22 en el cual también ustedes están siendo edificados para morada de Elohim en el Espíritu.

Cada miembro de la fundación apostólica debe someterse al Espíritu, y luego a los demás en el Espíritu. Cuando todos se someten al Espíritu, aquellos que hablan más claramente en el Espíritu (como lo hizo Ya’akov) serán considerados como líderes. Así es como aquellos que buscan ser sirvientes terminan encontrándose en las posiciones de liderazgo.

Marqaus (Marcos) 9:35
35 Y se sentó, llamó a los doce, y les dijo: “Si alguien desea ser el primero, él será el último de todos y el servidor de todos”.

Sabemos que el don apostólico es todavía válido para los días actuales, ya que a los apóstoles y los profetas de Yahweh se les dice que se regocijen cuando caiga Babilonia (lo cual ocurrirá en la séptima trompeta).

Hitgalut (Apocalipsis) 18:20
20 “Alégrate sobre ella, oh cielo, y ustedes, apartados apóstoles y profetas, porque Elohim pronuncio juicio por ustedes contra ella”.

Y si los dones de los apóstoles y de los profetas son todavía válidos para el día de hoy, entonces también lo es el fundamento apostólico, porque provee unidad, ya nosotros se nos ordena que nos organicemos según nuestros dones (en un ministerio quíntuple) hasta que lleguemos a la unidad de la fe.

Efesim (Efesios) 4:13
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;

Tal como lo hicieron en el primer siglo, si escuchamos y observamos en el Espíritu, podemos identificar a los apóstoles y a los profetas de Yahweh de los días actuales. ¿A quién vemos ayudando al cuerpo a unirse en Su verdad? ¿Y a quién vemos establecer Su orden? Establecer el orden de Yahweh es una de las características del apostolado, y debemos ayudar a quien esté realizando este trabajo, porque esto complacerá a Yeshúa.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give