Chapter 6:

La Última Cena

[Estudio adaptado del video «La Última Cena«, de la serie Las Fiestas del Primer Mes].

En este libro, hemos estado hablando todo sobre el Pésaj melquisedeciano, el Pésaj que guardamos cuando estamos bajo el renovado orden melquisedeciano de Yeshúa. En el primer capítulo de esta serie echamos un vistazo a lo que el apóstol Shaul realmente quiso decir en «La Profecía y Colosenses 2:16-17«. Si no has leído ese capítulo, te animo a que lo hagas ahora. Porque vamos a hablar de ello a lo largo de este capítulo y del siguiente.

En Colosenses (Qolossim) 2:16-17, vimos que el apóstol Shaul nos decía que no dejáramos que ningún hombre, excepto el cuerpo del Mesías, nos dijera qué hacer con respecto a las ofrendas rituales de carne (ofrendas de comida) que comemos, las ofrendas rituales de bebida que bebemos, o con respecto a un día de fiesta, un día de luna nueva, o del Shabat. Porque todos estos son cuadros de sombra proféticos de cosas y eventos que aún están por venir.

Es especialmente importante que mantengamos esos rituales de la forma en que se supone que los debemos mantener. Pero también vimos que los rituales pueden cambiar un poco dependiendo de si estamos en la tierra, fuera de la tierra, o bajo qué sacerdocio estamos.

En el Pésaj original, cuando Israel salía por primera vez de Egipto en Éxodo 12, no había sacerdocio en Israel. Por eso el ritual original de Pésaj en Éxodo 12 pedía que los jefes de las casas (los hombres) ofrecieran los corderos de Pésaj dentro de sus propias puertas y también colocaban la sangre en sus propios postes. La razón por la que hicieron esto es que no había un sacerdocio permanente. Esto cambiaría después de que Israel saliera de Egipto. Después de que Israel recibiera un sacerdocio todo sería diferente.

También vimos que para el ritual original de Pésaj en Éxodo 12, Israel debía comer el Pésaj con el cinturón en la cintura, los zapatos en los pies y los bastones en la mano, básicamente listos para la acción y listos para salir de la tierra de Egipto.

Shemot (Éxodo) 12:11
11 «Y así lo comerás: con el cinturón en la cintura, los zapatos en los pies y el bastón en la mano. Y lo comerás de prisa. Es el Pésaj de Yahweh».

Yahweh le dijo a Israel que lo comiera a toda prisa. Esto se debe a que el primer Pésaj fue un ensayo para salir de Egipto y volver a la tierra de Israel. Ten en cuenta este pensamiento. Lo vamos a ver de nuevo a lo largo de este capítulo y también en el siguiente.

También vimos en «El Pésaj Levítico» que hay ciertos mandamientos que se aplican cuando vivimos en la tierra. En Deuteronomio 12:1, Yahweh comienza un largo monólogo en el que le dice a Israel cuáles son las cosas especiales que debe hacer cuando viva en la tierra de Israel. Y estas cosas debían aplicarse a ellos durante todos los días que vivieran en la tierra, es decir, en la tierra de Israel. Cuatro capítulos después, Yahweh sigue dando a Israel estas reglas especiales.

Devarim (Deuteronomio) 16:2
2 «Por lo tanto, sacrificarás el Pésaj a Yahweh tu Elohim, del rebaño y de la manada, en el lugar que Yahweh elija para poner allí Su nombre

Cuando Israel viva en la tierra, típicamente hablando, va a haber un sacerdocio levítico. Porque cuando Israel estaba todo junto en el desierto y viajaban juntos, no había una necesidad especial de reunirse tres veces al año. Ya estaban todos juntos. Pero cuando entraron en la tierra de Israel se extendieron. Por lo tanto, había una necesidad de un sacerdocio levítico para limpiar el altar levítico para que la nación de Israel se unificara en torno a los rituales en el altar levítico limpiado tres veces al año. Pero, ¿qué ocurrió en el primer siglo? De eso vamos a hablar en este capítulo.

En la época de Yeshúa, es decir, en el siglo I y en el período del segundo templo, Israel ya vivía en la tierra de Israel. No debían ir a ninguna parte sin previo aviso o salir rápidamente de Egipto. Así que, ¿realmente necesitaba Israel comer el Pésaj de pie y festejar de forma apresurada para ensayar la salida de Egipto de forma apresurada? ¿Es posible que Israel pueda comer el Pésaj sentado, acostado o recostado para ensayar la morada en la tierra? Ahora, esto es sólo una pregunta, no estoy defendiendo esto. Hablaremos más sobre esto al final de este capítulo.

Para entender lo que ocurrió en el primer siglo y comprender estos acontecimientos en su contexto, tenemos que darnos cuenta de que el Pacto Renovado no fue escrito por gentiles, ni fue escrito en el vacío. Yeshúa y Sus discípulos fueron todos criados como judíos del período del segundo templo y practicaron lo que podría llamarse el judaísmo del período del segundo templo. Es importante entender esto. A pesar de que Yeshúa reprendió y rechazó enérgicamente las costumbres y tradiciones rabínicas que iban en contra de la Torá de Su Padre, Él y Sus discípulos siguieron manteniendo muchas de las costumbres y tradiciones judías generales del segundo templo que no contradecían la Torá de Su Padre. Y eso es simplemente porque esa fue la cultura en la que crecieron. Tenemos que entender la cultura del período del segundo templo en la que crecieron Yeshúa y Sus discípulos para poder entender lo que hay que rechazar y lo que hay que mantener.

Hablemos un poco más de esto. Hoy en día, nuestros hermanos y hermanas ortodoxos celebran el Pésaj con lo que se denomina un servicio de Seder judío tradicional. Aunque no se conocen los orígenes exactos del Séder de Pésaj, se cree que pudo originarse en el siglo II aproximadamente. Y como los judíos son gente muy tradicional, les gusta formar sus costumbres y tradiciones en torno a modificaciones de lo que creen que hicieron sus antepasados. Con todo respeto, las costumbres y tradiciones judías tienden a desviarse con el tiempo, pero les gusta al menos fingir que hacen exactamente lo que hacían sus antepasados. Más adelante veremos por qué es importante.

Pero lo que vemos es que el servicio del Séder de Pésaj de hoy puede derivar de las costumbres y tradiciones que se practicaban en el primer siglo, en la época de Yeshúa, durante el período del segundo templo. Así pues, podemos ver que Yeshúa comió la Última Cena como un Seder de Pésaj, pero ¿significa eso necesariamente que debemos hacer lo mismo hoy? ¿O es posible que haya otros factores a tener en cuenta que hagan que no debamos comer el Pésaj como una comida del Séder de Pésaj hoy en día? Vamos a hablar de todas estas cuestiones y más.

Ahora, quiero ser muy respetuoso con esto. Porque mientras estamos en la nación de Efraim, estamos fuera en las naciones. Mientras nosotros servíamos a los ídolos y alimentábamos a los cerdos, por así decirlo, nuestros hermanos y hermanas judíos al menos intentaban cumplir los mandamientos de Yahweh. Ha habido algunas desviaciones profundamente graves en sus observancias y en la forma de cumplir los mandamientos de Yahweh. Y estas desviaciones no son pequeñas o inocuas, hay algunos problemas muy reales en la forma de hacer las cosas. Pero al menos nuestros hermanos judíos han intentado cumplir los mandamientos de Yahweh.

Una de las cosas que han inventado es lo que llaman el servicio rabínico del Seder de Pésaj, y este es su intento de mantener el Pésaj ahora que ya no están en Egipto. Una cosa que vemos que hacen es que no están de pie, no comen apresuradamente, no tienen bastones en sus manos, y no se están preparando para huir de Egipto. Más bien, se sientan a la mesa y comen el Pésaj de forma muy relajada y sin prisas. Y lo están haciendo ya sea dentro de la tierra de Israel, fuera de la tierra de Israel, o podrían estar en la tierra de Egipto para el caso. No importa, estén donde estén, van a estar sentados en una mesa comiendo relajadamente y sin prisas.

El Seder de Pésaj es muy diferente del servicio de Éxodo 12. Se trata de una comida estilizada que consiste en tomar cuatro copas de vino y comer de varios cuencos de salsa o sopa. Y de nuevo, normalmente se sientan, o en la antigüedad, se recuestan. Por lo tanto, se sentaban o se reclinaban y así es como hacían las cosas.

Puedes leer los escritos rabínicos y puedes hablar con los rabinos sobre por qué celebran el Seder de Pésaj de la manera que lo hacen. Y, por lo general, lo que aprenderás es que en el antiguo Oriente Medio los esclavos solían estar de pie para atender a sus amos mientras comían. Y así, como los israelitas eran esclavos y probablemente muchos de ellos estaban de pie para esperar a sus amos, y como los judíos ya no están en la esclavitud, ahora los judíos creen que deben sentarse, apoyarse o reclinarse en la mesa de Pésaj para celebrar su libertad de la esclavitud y la servidumbre. Y todo eso suena bien, pero el problema es que esa no fue la razón por la que Israel se mantuvo en el Pésaj original. En Éxodo 12, Israel estaba de pie con su cinturón en la cintura, sus zapatos en los pies y sus bastones en la mano porque se preparaban para salir de Egipto de repente. Este es uno de los problemas.

Cuando lees los escritos rabínicos y hablas con algunos de los rabinos (incluso los rabinos mesiánicos), te das cuenta de que nunca hablan que la fiesta sea una sombra profética de los acontecimientos venideros. Los rabinos mesiánicos que conozco pueden hablar de que la fiesta es una sombra profética de los acontecimientos venideros, pero nunca les oirás hablar de lo que podría ser ese simbolismo profético y a qué podría referirse. Y lo vemos como un gran problema. Ya hablaremos de ello.

Ahora bien, si echamos un vistazo, parece claro que Yeshúa probablemente comió la Última Cena de forma similar a lo que hoy llamamos el servicio del Seder de Pésaj. Por ejemplo, Mateo 26:7 nos dice que Yeshúa se sentó con Sus discípulos para la Última Cena.

Matityahu (Mateo) 26:20
20 Cuando llegó la noche, se sentó con los doce.

No estaba de pie, estaba sentado con los doce.

Luego, en Mattityahu 26:23, leemos que Yeshúa y los discípulos hicieron remojos (de trozos de pan) en su comida.

Matityahu (Mateo) 26:23
23 Respondió y dijo: «El que mojó su mano conmigo en el plato, me entregará».

Llegamos al libro de Juan (Yojanán), y vemos que Yojanán se recostó en Yeshúa.

Yojanán (Juan) 13:25
25 Recostándose en el pecho de Yeshúa, le dijo: «Adón, ¿soy yo?».

Yojanán (Juan) 21:20
20 Entonces Kefa, volviéndose, vio que le seguía el discípulo al que Yeshúa amaba, que también se había recostado en Su pecho durante la cena, y dijo: «Adón, ¿quién es el que Te traicionará?»

Es un poco gracioso ver estos cuadros muy famosos de la Edad Media que muestran a los discípulos sentados en una mesa europea moderna muy alta con sillas. Así no se sentaban entonces. Típicamente, la forma en que comían el Pésaj en el primer siglo, en los tiempos del segundo templo, es que tenían una mesa muy baja, tal vez de 30 a 45 centímetros del suelo. Básicamente era lo justo para elevar la comida y mantenerla fuera de la suciedad. Entonces ponían mantas, almohadas o lo que tuvieran. Y entonces la gente se sentaba o se recostaba.

Así que, las mesas eran típicamente mucho más bajas y cercanas al suelo que en la actualidad. En el primer siglo no había estas mesas elevadas al estilo europeo. Así que, ves estas graciosas pinturas donde tienes al apóstol Yojanán recostado sobre el pecho de Yeshúa y está descansando su cabeza allí. Actualmente diríamos algo así como, ‘¿Qué estás haciendo? ¡Apártate de mi!‘. Es realmente curiosa la diferencia de cultura y entendimiento cultural. Pero en el primer siglo, la mesa era una mesa muy baja y utilizaban mantas o almohadas y comían sus alimentos sentados, apoyados o reclinados en el suelo.

Ahora leamos Mattityahu 26, comenzando en el versículo 26.

Matityahu (Mateo) 26: 26-28
26 Mientras comían, Yeshúa tomó el pan, lo bendijo y lo partió, y se lo dio a los discípulos diciendo: «Tomad, comed; esto es Mi cuerpo.»
27 Luego tomó la copa, dio gracias y se la entregó, diciendo: «Bebed todos de ella,
28 Porque ésta es Mi sangre del Pacto Renovado, que se derrama por muchos para la remisión de los pecados».

Ahora, recuerda que hablamos de esto en el capítulo de «Colosenses 2:16-17». Y dijimos cómo el apóstol Shaul nos dice que la carne que comemos (incluyendo el pan) y las bebidas que bebemos son imágenes de sombras proféticas de los eventos venideros. El verso 27 es donde cobra vida.

¿Podemos entender la importancia de por qué el apóstol Shaul nos estaba diciendo que tenemos que dejar que sólo el cuerpo del Mesías nos diga cuáles son los alimentos que podemos comer y cuáles son las bebidas rituales que debemos beber? ¿Y que es porque estas cosas tienen una tremenda importancia y simbolismo?

También se suele decir que cuando un judío lee el Pacto Renovado es como si leyera un libro totalmente diferente al que lee el gentil. Esto se debe a que un judío va a entender el contexto del primer siglo, del período del segundo templo, desde el que se escribió el Pacto Renovado. Veamos, por ejemplo, Mattityahu 26:30. Me voy a referir a la versión de la Nueva King James porque es la versión que uso.

Mattityahu (Mateo) 26:30 (NKJV)
30 Y cuando hubieron cantado un himno, salieron al Monte de los Olivos.

Esto es gracioso porque nos da la idea de que ellos, en cierto modo, buscaban en el fondo del banco, sacaban el himnario, lo abrían, elegían un himno y lo cantaban. Y eso no es en absoluto lo que ocurrió. No tenían ese tipo de himnario en el primer siglo. Lo que tenían eran los Salmos Hallel. Y aunque no creemos que la Peshitta aramea sea la versión original, se pueden obtener muchas buenas ideas leyendo la Peshitta aramea. Así pues, volvamos a ver este mismo versículo.

Matityahu (Mateo) 26:30 (Peshitta Aramea de Murdock)
30 Y cantaron alabanzas [salmos], y salieron al Monte de los Olivos.

Cualquier judío te dirá que, al menos tradicionalmente, cuando se reunía en Shabat, en las fiestas o en los días de luna nueva, los judíos leían lo que se llama los Salmos Hallel, o sea los capítulos 113 al 118 de los Salmos. Y esto se hace en cada Shabat, en cada fiesta y en cada día de luna nueva. Por lo tanto, aquí vemos ahora el contexto judío de esto.

Otra cosa que debemos entender sobre el contexto es que se cree que en el período del segundo templo los rabinos o maestros a veces celebraban una ceremonia de graduación para sus discípulos la noche antes del Pésaj. Ahora bien, quiero recalcar que Yeshúa era nuestro rabino y es nuestro único rabino. Sólo hay uno y nunca habrá más de uno. Pero como Él era un rabino, o al menos nuestro maestro, es muy posible que siguiera la tradición del período del segundo templo en este sentido y que la última cena fuera una ceremonia de graduación para Sus discípulos. Y tenemos que entender que como no era el Pésaj las leyes del Pésaj no se aplican a él. Porque no se trataba del Pésaj, sino de una ceremonia de graduación celebrada la noche anterior al Pésaj, a la manera de un servicio de Seder de Pésaj.

Ahora, también nos encontramos con un gran número de preguntas sobre el tiempo. Creemos en lo que se llama una inspiración semítica para el Pacto Renovado, lo que significa que creemos que el Pacto Renovado (Nuevo Testamento) fue escrita originalmente en hebreo o arameo, o quizás una combinación de ambos. Algunos de los padres de la iglesia lo atestiguan. Pero ya no tenemos los manuscritos originales. Y, como hemos dicho anteriormente, no creemos que el arameo Peshitta sea el texto original. Lo explicamos en la página web de Israel Nazareno si quieres saber más sobre este tema. (Véase “¿Por qué una inspiración hebrea o aramea?” o “Acerca de la Peshitta”).

Pero hay un dicho que dice que «se pierden muchas cosas en la traducción«. Vamos a ver que hay ciertas cuestiones de tiempo que realmente son un problema, al menos en los textos en inglés. Voy a mencionar estos. Sé que algunas personas leerán esto en otros idiomas que no sean el inglés, pero también sé que la versión King James se utilizó como base para otras traducciones y que la King James fue una traducción muy influyente para algunas de las otras traducciones. Por lo tanto, si está leyendo en otro idioma, utiliza lo que es específico de su idioma.

Pero lo que tenemos que entender aquí es que hay algunos problemas de tiempo. La Última Cena no fue el Pésaj, y no podría haber sido el Pésaj. Porque Yeshúa estaba en la cruz (estaca, árbol, madero si lo prefieres) y estaba siendo sacrificado en el día del Pésaj, es decir, en la tarde del día 14. El problema es que hay una serie de errores de traducción, sobre todo en inglés. Y, en particular, con respecto a los evangelios sinópticos de Mattityahu, Marcos (Marqus) y Lucas (Luqa), que son calcados entre sí. Ahora bien, los evangelios sinópticos pueden ser malinterpretados para decir que la Última Cena fue el Pésaj. Lo que significa que se puede interpretar erróneamente que la Última Cena se celebró el día 14 por la tarde. Y no lo fue. Es un concepto bastante sencillo. La Última Cena no pudo celebrarse en la tarde del día 14 porque es cuando se sacrificaba el Pésaj. Así que, Yeshúa estaba siendo sacrificado en la tarde del día 14, por lo tanto la Última Cena sólo pudo haber sido la noche anterior. Esto es algo muy intuitivo y muy obvio para los nuevos lectores.

Pero luego lees estos otros comentarios y la gente estará malinterpretando y leyendo mal los evangelios sinópticos Mattityahu, Marqus y Luqa. Estas preguntas siempre surgen cuando hablamos del Pésaj. Por ello, vamos a hablar aquí de algunos de ellos. Si quieres conocer todos los detalles, te animo a que leas el estudio El Calendario de la Torá, el capítulo sobre “Pésaj y Panes sin Levadura”.

También vamos a ver que la Escritura nos dice que la Última Cena se comió con pan con levadura. Ahora bien, eso es imposible si la Última Cena fue el Pésaj, porque según las Escrituras, todo el pan con levadura debe ser eliminado antes del Pésaj. El Pésaj comienza a ofrecerse alrededor de las 14:30 o 15:00 horas, entre los atardeceres, cuando el sol comienza a descender o cuando empieza a bajar a la tierra. Y la tradición, tal y como me la contaron a mí y a muchas otras personas, es que la levadura tiene que ser eliminada antes del mediodía del día 14. Por lo tanto, se elimina la levadura al mediodía, y cuando el sol comienza a ponerse es cuando se ofrece el Pésaj. Y es también cuando se ofreció a Yeshúa.

Echemos un vistazo a las pruebas de las Escrituras.

Mattityahu (Mateo) 26:26
26 Mientras comían, Yeshúa tomó pan [leudado] [artos], lo bendijo y lo partió, y se lo dio a los discípulos y dijo: «Tomad, comed; esto es Mi cuerpo.»

Vemos que Yeshúa tomó artos, que significa pan con levadura. Eso no es pan sin levadura, no es matzá. Es pan con levadura (artos). Una vez más, pensemos en Colosenses 2:16-17, que nos dice que cuando Yahweh nos da algo que se supone que debemos comer, va a ser simbólico de algo importante aún por venir. Porque Colosenses 2 nos dice que hay cumplimientos futuros que aún están por venir. Por lo tanto, es importante que hagamos las cosas como dice la Escritura.

Buscamos la palabra artos en la Concordancia Griega Strong para asegurarnos de que sabemos lo que estamos viendo.

G740 ἄρτος artos; de G142; pan (como leudado) o una hogaza [hebreo: lejem].

Y significa una hogaza o pan con levadura, o sea que está leudado. Eso va a corresponder al hebreo lejem. Por lo que, era un pan fermentado (con levadura) el que partió Yeshúa durante la Última Cena. Una vez más, se demuestra que no pudo ser el día del Pésaj. Tuvo que ser la noche anterior.

Veamos esto en la Peshitta aramea. Vemos lo mismo, sólo que utilizando un lenguaje y unas palabras diferentes.

Mattityahu (Mateo) 26:26 (Peshitta Aramea de Murdock)
26 Mientras comían, Yeshúa tomó el pan (לחמא), lo bendijo y lo partió, y se lo dio a Sus discípulos, diciendo: «Tomad, comed; esto es mi cuerpo».

La palabra aquí en la Peshitta aramea para pan es lejemá (לחמא). Es la contraparte aramea de la palabra hebrea lejem (לחם), o pan normal (leudado). Una vez más, no es matzá. Es pan con levadura. Por lo tanto, no pudo ser el día del Pésaj, tuvo que ser la noche anterior.

Hay algunas cuestiones más de traducción. Llegamos a Mattityahu 26:17 y, de nuevo, voy a elegir la nueva versión King James.

Matityahu (Mateo) 26:17 NKJV
17 Ahora bien, en el primer (πρώτῃ) día de la fiesta de los panes sin levadura los discípulos se acercaron [a Yeshúa], diciéndole: «¿Dónde quieres que Te preparemos para comer el Pésaj?»

Vemos aquí un error de traducción de la palabra griega protos, porque la palabra griega protos (πρώτῃ) puede significar «primero». Pero también puede significar «delante de», «antes de» o «previo a». El problema es que el uso de la palabra protos aquí no puede significar «primero» en ningún tipo de contexto comprensible. Echemos un vistazo a la Concordancia Griega Strong porque queremos asegurarnos de que estamos haciendo lo correcto.

G4413 πρῶτος prōtos, pro’-tos; superlativo contracción de G4253; el primero (en tiempo, lugar, orden o importancia): – antes, principio, mejor, principal, primero (de todos), anterior.

Se puede traducir legítimamente protos como «el primero», pero no en este contexto teológico.

Echemos un vistazo a la palabra raíz para asegurarnos de nuevo de lo que estamos viendo.

G4253 πρό pro; una preposición primaria; «ante«, es decir, frente a, anterior (figuradamente superior a algo). En los compuestos conserva los mismos significados.

Son muchos detalles técnicos, pero es un detalle técnico especialmente importante. Porque a mucha gente se le ha enseñado mal este tema. Así que, tomemos lo que acabamos de aprender y conectémoslo de nuevo a Mattityahu 26:17. Se trata, de nuevo, de la nueva versión King James, pero con una comprensión corregida.

Mattityahu (Mateo) 26:17 (Corregida)
17 Ahora bien, [protos: antes] del primer día de la fiesta de los panes sin levadura, los discípulos vinieron [a Yeshúa], diciéndole: «¿Dónde quieres que Te preparemos para comer el Pésaj?»

La Última Cena tuvo lugar antes del Primer Día de los Panes sin Levadura (antes del Pésaj). Porque Yeshúa iba a estar en el madero (cruz; árbol) el día del Pésaj. Así que, esta fue Su celebración de Pésaj. Lo come la víspera como un Seder de Pésaj, que entendemos como la Última Cena.

Si lo entendemos así, todo se reconcilia con Yojanán. Esto es muy importante porque los relatos sinópticos de Mattityahu, Marqus y Luqa tienen que reconciliarse con Yojanán.

Yojanán (Juan) 13: 1
1 Ahora, antes (Πρὸ) de la fiesta de Pésaj, cuando Yeshúa supo que había llegado Su hora de partir de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Volvemos a ver la palabra protos, que significa simplemente «antes». Así, todo reconcilia a Yojanán 13:1.

Bueno, la gente todavía tiene más preguntas. Tal vez ahora entendamos que toda esta información logra reconciliarse. Pero ahora, ¿qué pasa con Luqa 22:7-8?

Hay algunas preguntas muy importantes, porque originalmente, los traductores de la versión King James (de la cual se basan la Nueva King James y muchas otras traducciones) no tenían el entendimiento de que Yeshúa no iba a violar la Torá de Su Padre. Una de las primeras cosas que dijo Yeshúa, muy claramente, en las bienaventuranzas, fue que no pensáramos que había venido a destruir la Torá y los Profetas. Pero eso no lo entendieron muchos de los traductores originales, ni tampoco la mayoría de los traductores cristianos. Por lo tanto, hay estas preguntas que cuelgan debido a estas traducciones que han sido mal traducidas. Y, de nuevo, se perdió mucho en la traducción.

Vayamos a Luqa 22:7-8.

Luqa (Lucas) 22:7-8
7 Entonces llegó [se aproximó] el Día de los Panes sin Levadura, en el que había que sacrificar el Pésaj.
8 Y envió a Kefa y a Yojanán, diciendo: «Vayan y preparen el Pésaj para nosotros, para que comamos».

La gente tiene preguntas sobre esto, porque dice: ‘Entonces llegó el día de los panes sin levadura‘ y piensan que significa que era el primer día de los panes sin levadura. Pero eso no es lo que dice. Porque así es como se leería en hebreo «luego vino» o «luego se acercó«.

Traducción al hebreo:
«Entonces llegó [se aproximó] el Día de los Panes sin Levadura» en hebreo, se traduce como: ויבוהיום המצות («v’ibo ha-yom ha-matzot»).

También se puede traducir muy legítimamente como «entonces se acercó el día de los panes sin levadura» o «entonces se aproximó el día de los panes sin levadura«. Significa que el Día de los Panes sin Levadura era el día siguiente, pero se acercaba o se aproximaba. Y si lo entendemos así, entonces tenemos que la Última Cena ocurrió en la conjunción vespertina del 13 y 14 de Aviv, no en la conjunción del 14 y 15 de Aviv. Y entenderlo así significa que Yeshúa no estaba violando la Torá, algo muy importante. Si simplemente entendemos que la palabra «protos» significa «antes», al igual que el prefijo «pro» significa «antes», entonces los relatos sinópticos de Mattityahu, Marqus y Luqa se reconcilian con Yojanán, como debería ser. Y eso sitúa la Última Cena el día antes del Pésaj. Muy sencillo. Si quieres ver los detalles, te remito al capítulo sobre “Pésaj y Panes sin Levadura” en el estudio de El calendario de la Torá.

Veamos algunas otras preguntas que la gente suele hacerse sobre el pan. Vamos a ver que el apóstol Shaul (Pablo) entendía que el Pésaj y la Última Cena se celebraban en días diferentes. Y una vez más, echamos un vistazo a la forma de pan que se comía y lo deja muy claro.

Qorintim Alef (1 Corintios) 5:7-8
7 Por lo tanto, purga la vieja levadura, para que seáis una masa nueva, ya que sois verdaderamente sin levadura (ἄζυμος). Porque, en efecto, el Mashíaj, nuestro Pésaj, fue sacrificado por nosotros.
8 Por tanto, celebremos la fiesta, no con levadura vieja, ni con levadura de malicia y de maldad, sino con el pan sin levadura (ἄζυμος) de la sinceridad y de la verdad.

En 1 Corintios 5, a partir del versículo siete, hablando de la fiesta de Pésaj, el apóstol Shaul utiliza el término ἄζυμος (pan sin levadura) en el mismo contexto que el Pésaj. Eso es teológicamente correcto.

Así que, para asegurarnos de que lo hemos entendido todo bien, echemos un vistazo a esta palabra en la Concordancia Griega de Strong.

G106 ἄζυμος azumos; de G1 (como partícula negativa) y G2219; sin levadura, es decir, (en sentido figurado) incorrupto; (en plural neutro) específicamente (por implicación) la semana de Pésaj: – sin levadura (pan). [Hebreo: Matzá].

Vemos que significa simplemente sin levadura, o pan sin levadura, o lo que en hebreo llamaríamos matzá o matzot para el plural.

A modo de contraste, vayamos 1 Corintios 11, a partir del versículo veintitrés.

Qorintim Alef (1 Corintios) 11:23-24
23 Porque he recibido del Maestro lo que también os he transmitido: que el Maestro Yeshúa en la misma noche [de la Última Cena] en que fue traicionado tomó ἄρτος [pan con levadura],
24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Tomad, comed; esto es Mi cuerpo partido por vosotros; haced esto en memoria Mía

Aquí tenemos una asociación de artos (lejem; lejemá), o pan con levadura, con la Última Cena, porque era la noche anterior al Pésaj. Y hay algo interesante en el verso 24. La gente siempre trata de convertir esto en una nueva observancia ritual. Siempre intentan decir que Yeshúa estaba instituyendo alguna nueva fiesta o alguna nueva tradición. Por ejemplo, la iglesia católica trata de convertir esto en la eucaristía con esas pequeñas obleas que circulan por aquí y por allá, todo como una especie de “comunión”. Pero la gente siempre intenta convertir esto en algo que no es.

Lo que tenemos que entender es, de nuevo, que esto es en el contexto de un judío. Y cuando leen el Pacto Renovado, es como si estuvieran leyendo un libro totalmente diferente al que leen los gentiles. Porque el gentil no entiende el contexto judío (hebraico) del segundo templo. Pero si pasas algún tiempo con judíos religiosos o judíos tradicionales, básicamente, parten el pan y toman vino cada vez que se reúnen. Cada vez que tienen una reunión, ya sea un día de luna nueva, un día de reposo, o en la mayoría de las fiestas. Obviamente, no comen pan con levadura en Pésaj o en los Días de los Panes sin Levadura, porque se supone que no debes tener nada con levadura durante ese tiempo. Además, no comen pan en Yom Kippur porque parte de su entendimiento es que Yom Kippur se observa con el ayuno.

Pero esto no era algo nuevo, esto es algo que, hipotéticamente, los judíos tradicionales han hecho remontándose a los días de Abraham cuando Melquisedec trajo el pan y el vino. Por lo tanto, cada vez que los judíos religiosos se reúnen están celebrando los días de Abraham y Melquisedec trayendo pan y vino. Y eso es todo lo que Yeshúa estaba diciendo aquí. Sólo está diciendo que siempre que nos reunamos, ya sea un día de luna nueva, un Shabat o un día de fiesta, y partan el pan y tomen el vino, lo hagamos en memoria de Él, tal como leímos en Colosenses 2:16 y 17. Porque estos alimentos son simbólicos de Yeshúa. Ese es el simbolismo aquí. Y todavía hay cumplimientos futuros, pero ese era el simbolismo en el primer siglo.

De nuevo, en el versículo 25, no está instituyendo una nueva hostia u oblea y una copa de comunión. Un hombre que estudiaba para ser sacerdote católico intentó convencerme de que la hostia que ofrecen se convierte literalmente en el cuerpo de Yeshúa. Eso es una rutina de transubstanciación. Y es como si la gente no entendiera el contexto hebreo de lo que está hablando. Pero eso es todo lo que Yeshúa estaba diciendo. Yeshúa es el maná vivo, Él es el pan vivo. Él está simbolizado por la matzá y también por el lejem, el artos o el pan con levadura. Y cuando dice «Porque todas las veces que comas esto» en este contexto, utiliza pan con levadura. Como se trata de la Última Cena, es la noche anterior a Pésaj. Es muy interesante porque, para la Última Cena, Shaul utiliza la palabra artos, que se refiere a un pan elevado o con levadura.

Lo que debemos entender es que la Última Cena no instituye un nuevo ritual ni altera el Pésaj. La gente intenta utilizar la Última Cena para añadir cosas al Pésaj y alterar el Pésaj. Pero no era el Pésaj. Lo veríamos como una ceremonia de graduación de un rabino o un profesor con sus alumnos. Yeshúa no habría hecho nada para cambiar la Torá de Su Padre. Él fue muy claro en no pensar que había venido a hacer eso. Y aunque la gente siempre trata de establecer la Última Cena como un día adicional de observancia el día antes del Pésaj, no debemos hacer eso. Yeshúa no estaba añadiendo al calendario de Su Padre.

Yeshúa no estaba estableciendo una nueva ceremonia ritual en la conjunción del día 13 y 14 de Aviv. Y la razón por la que lo sabemos es que añadir al calendario está estrictamente prohibido en la Torá. En Deuteronomio 4:2 y 12:32 y otros lugares, vemos que no debemos añadir o quitar nada de las palabras de Yahweh. De nuevo, pasa tiempo con los judíos religiosos y verás que cada vez que tienen una excusa, parten el pan y toman el vino. Por eso, en el Shabat, en los días de luna nueva y en la mayoría de los días de fiesta, parten el pan y toman el vino. Eso es lo que están haciendo, eso es lo que Yeshúa estaba haciendo aquí. No está añadiendo nada al calendario.

Y lo mismo ocurre con el ritual del lavado de los pies. Hay mucha gente, una vez más, que enseña incorrectamente que Yeshúa está intentando instituir un nuevo rito o un nuevo ritual de lavado de pies la noche antes del Pésaj, en el momento de la Última Cena. Y basan esto incorrectamente en Yojanán 13:14-15. Algunas iglesias incluso se inventan «Una noche para ser muy observada» y todo este tipo de cosas. ¡No! Eso no existe. Yeshúa no cambió la Torá de Su Padre. Habría sido un Hijo desobediente. No fue un Hijo desobediente. No rompió la Torá. Sabemos que Yeshúa fue el cordero sin pecado y sin mancha que guardó la Torá perfectamente. ¿Cómo podría romper la Torá y guardar la Torá perfectamente? Eso no tiene ningún sentido.

Bien, echemos un vistazo.

Yojanán (Juan) 13:3-5, 14-15
3 Yeshúa, sabiendo que el Padre había entregado todas las cosas en Sus manos, y que había venido de Elohim, se dirigió a Elohim;
4 se levantó de la cena, se despojó de Sus vestidos, tomó una toalla y se ciñó.
5 Después echó agua en una vasija y se puso a lavar los pies de los discípulos y a enjugarlos con la toalla con la que estaba ceñido.
14 «Pues si Yo, vuestro Adon y Maestro, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros.
15 Porque os he dado un ejemplo, para que hagáis lo que Yo he hecho con vosotros».

Bueno, la gente está tratando de convertir esto en una nueva observancia ritual, y simplemente no funciona. No se puede tener a Yeshúa guardando la Torá perfectamente y, a la vez, rompiendo la Torá mediante la adición de nuevos ritos, rituales, días de adoración, observancias y este tipo de cosas. Todo lo que Yeshúa estaba haciendo era decir, «Mira, Yo soy tu Rey. Yo soy el que está haciendo todo esto. Te estoy sirviendo. Así es como tienes que hacer crecer Mi reino. Necesitas servir a otras personas a través de la humildad y del Espíritu. Así es como Mi reino va a crecer. Así es como quiero que Me sirvas

Y la gente dice: «Oh, no, no, no, no. No tenemos que hacerlo. Sólo tenemos que lavarnos los pies una vez al año.”

O intentan comulgar una vez al año. No. No. No. Eso no es lo que hacía Yeshúa. Una vez más, cuando un judío lee el Pacto Renovado, es como si leyera un libro totalmente distinto. Porque tiene un contexto diferente para este asunto.

De acuerdo. Respondamos a las preguntas que nos planteamos al principio de este estudio. Si Yeshúa probablemente comió la Última Cena de una manera similar al servicio del Seder de Pésaj de hoy, ¿significa eso que nosotros también debemos hacer lo mismo hoy? Nuestra opinión es que, no, no debemos hacerlo. Porque la Última Cena no fue el Pésaj y Yeshúa no añadió nada a la Torá de Su Padre. Yahweh nos ordena guardar Su Torá en lugares como Deuteronomio 4:2 y 12:32. Y Él nos ordena específicamente no añadir nada y no quitar nada de Su Torá. Yahweh ordenó el Pésaj. Nunca ordenó una noche de la Última Cena. Nunca ordenó: «Una noche para ser muy observada«. Nunca ordenó el lavado de pies ritual, ni partir el pan, ni comulgar una vez al año, ni nada por el estilo. Y Yeshúa no instituyó ningún mandamiento nuevo. Simplemente no podría haberlo hecho.

Ahora, respondamos a la otra pregunta que nos planteamos al principio del estudio. Es decir, ¿acaso deberíamos celebrar hoy el Pésaj a la manera de Éxodo 12, festejando a toda prisa con los zapatos en los pies, el cinturón en la cintura y el bastón en la mano, como si estuviéramos listos para salir de Egipto de un momento a otro? ¿Es así como se supone que debemos comer el Pésaj hoy en día? Nuestra sensación es que sí, que es absolutamente como se supone que debemos celebrar el Pésaj hoy. Y quiero que me escuches en esto, especialmente ahora. Incluso si eres un creyente en Yeshúa y estás viviendo en la tierra de Israel hoy. Lo que tenemos que recordar es que Yeshúa no nos dijo que tuviéramos una fiesta donde debiésemos estar sentados. No se trata de nosotros, en su lugar, Yeshúa nos da la Gran Comisión.

Básicamente, la misión que nos dio es ir al mundo y sumergir a los discípulos en Su nombre. En el primer siglo, Él dio a Sus discípulos la misión de volver al mundo y sumergir a los discípulos en todas las naciones en Su nombre y enseñarles a hacer todo lo que Él dijo que hicieran. En contexto, sabemos que es para establecer un solo reino, un solo ministerio y un solo cuerpo del Mesías en todo el mundo para Él. Eso es lo que Él quiere que hagamos y el viaje está involucrado en eso. Mira Mattityahu 24, a partir del versículo 15.

Mattityahu (Mateo) 24:15-16
15 «Por tanto, cuando veáis la ‘Abominación Desoladora‘, de la que habló el profeta Daniel, de pie en el lugar señalado» (el que lea, que entienda),
16 «entonces los que están en Judea huyan a los montes…»

Digo esto con respeto hacia nuestros hermanos y hermanas judíos que viven en la tierra de Israel. Tenemos que entender que nuestra misión ahora mismo no es estar en la tierra. Específicamente, per se, nuestra misión es ir a todas las naciones para construir un ministerio global unificado para Yeshúa. Y sí, la tierra de Israel es una de esas naciones a las que tenemos que ir y hacer discípulos que hagan todo lo que Él dice que hagan. Pero una de las cosas que Él dice que hagamos es que vamos a necesitar huir de la tierra sionista de Israel. Y digo esto con respeto a nuestros hermanos y hermanas judíos. Tenemos otros estudios en el sitio web si estás interesado. Pero el término sionismo se refiere básicamente a los que creen que se puede volver a reinar en la tierra de Israel sin el Mesías. El concepto del sionismo es que el pueblo puede servir de Mesías, el cual es un concepto anti-Yeshúa.

Por lo tanto, si eres un creyente en Yeshúa y estás viviendo en la tierra, es posible que desees orar acerca de lo que tiene prioridad. Morar en la tierra u obedecer a tu Mesías y Rey. Y eso es todo lo que voy a decir y espero decirlo con cariño y respeto. Pero no importa dónde vivamos, nuestra misión es la Gran Comisión ahora. Si somos un judío que vive en la tierra de Israel, o un efraimita en la dispersión, o tal vez no sabemos lo que somos. No debemos ensayar el Pésaj ahora mismo sentándonos y descansando bajo un gobierno democrático babilónico, egipcio o sionista. Porque como mostramos en el estudio Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, Babilonia caerá. También se podría decir que Egipto caerá. Y sabemos de hecho que el sionismo fracasará porque, de nuevo, el sionismo tiene el concepto de que el pueblo puede servir de Mesías. Y ese es un concepto anti-Yeshúa. Así que, dondequiera que estemos viviendo y sea lo que sea que estemos haciendo ahora, tenemos que ensayar la salida de Egipto (dejar el mundo) en el segundo éxodo.

Eso significa que todavía tenemos que ensayar la huida. Si estamos fuera de la tierra de Israel, debemos ensayar el regreso a la tierra de Israel. Si estamos dentro de la tierra de Israel, entonces necesitamos ensayar la huida de la tierra de Israel cuando la Abominación Desoladora se establezca y luego volver a la tierra de Israel en el segundo éxodo. Eso es lo que se supone que debemos hacer. Si quieres saber más sobre los detalles del fin de los tiempos, te recomiendo que estudies «Apocalipsis y el Fin de los Tiempos«. O también puedes consultar la serie en video Apocalipsis Simplificado en nuestro canal de YouTube. Pero seamos quienes seamos, hagamos lo que hagamos, debemos ensayar la salida de Egipto (el sistema mundial). Y vamos a hablar más de esto en la siguiente sección.

Así que, seamos quienes seamos y vivamos donde vivamos, sí, tenemos motivos para ensayar la huida de Egipto.

Ahora bien, aunque tengamos que huir de la tierra de Israel cuando se establezca la Abominación Desoladora, cada uno de los que creemos en Yeshúa tenemos la meta de volver a casa, a la tierra de Israel, en el segundo éxodo, que viene después del Armagedón. Puedes leer sobre esto en el estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos. Cuando volvamos a casa después del segundo éxodo, es cuando vamos a construir el templo de Ezequiel, a veces llamado el templo milenario. Y es cuando vamos a establecer Su verdadero gobierno milenario aquí en esta tierra. Y en ese momento Él será nuestra cabeza en los cielos y nosotros seremos Su cuerpo sirviendo como Sus manos y Sus pies, haciendo las cosas que Él dice que hagamos según lo comunicado por Su Espíritu.

Así que nuestra conclusión es que sí. Deberíamos tratar el Pésaj como un ensayo general para huir durante el segundo éxodo. Y vamos a hablar de esto en el próximo capítulo. Sin embargo, también veremos en el próximo capítulo, que no debemos sacrificar un cordero hoy en día como se hacía en los días de Éxodo 12 cuando no había sacerdocio en Israel.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give