Chapter 2:

Reincorporándose al Programa de Yeshúa

Este Post también está disponible en: English Deutsch

En Salmos capítulo 2, Yahweh le da una vara de hierro a Yeshúa, para que Él pueda gobernar sobre las naciones.

Tehillim (Salmos) 2: 7-9
7 “Declararé el decreto: Yahweh me ha dicho: Tú eres mi hijo, Yo te he engendrado hoy.
8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones , y los confines de la tierra por posesión Tuya.
9 Los quebrantarás con vara de hierro. Los harás pedazos como un vaso de alfarero».

Como vimos en «Apocalipsis y el fin de los Tiempos«, Yeshúa regresará a la Tierra en la Batalla de Armagedón. Y después de esta batalla, Yeshúa usará esta vara de hierro para gobernar a las naciones.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:11-15
11 Y vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco. Y el que lo montaba se llamaba “Fiel y Verdadero”, y en justicia juzga y hace la guerra.
12 Sus ojos como llama de fuego, y sobre su cabeza muchas diademas. Y tenía un nombre escrito que nadie conocía excepto Él mismo.
13 Estaba vestido con una túnica teñida en sangre, y su nombre es llamado “La Palabra de Elohim”.
14 Y los ejércitos en el cielo, vestidos de lino fino, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos.
15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones. Y Él mismo las gobernará con vara de hierro. Él mismo pisa el lagar del vino de la ira del Todopoderoso Elohim.

Sin embargo, este es uno de los misterios de las Escrituras, porque Apocalipsis también nos dice que Yeshúa planea entregar Su vara de hierro a Su cuerpo, para que Su cuerpo pueda gobernar y reinar por Él.

Hitgalut (Apocalipsis) 2:26-28
26 “Y al que venza y guarde mis obras hasta el fin, Yo le daré autoridad sobre las naciones:
27 Las regirá con vara de hierro; Y las harán pedazos como vasijas del alfarero, como yo también la he recibido de mi Padre;
28 y le daré la estrella de la mañana».

Entonces, cuando Yeshúa gobierne y reine sobre las naciones después de Armagedón, será el cuerpo de Yeshúa (es decir, los santos, que son los Israelitas Nazarenos) quienes gobernarán y reinarán sobre las naciones. Esto también está de acuerdo con Daniel 7:26-27, que nos dice que la corte celestial se sentará (lo que tiene lugar en la séptima trompeta). En esta sesión de la corte, el reino y el dominio del Cuerno Pequeño le serán quitados, y le será entregado a los santos (es decir, al cuerpo de Yeshúa).

Daniel 7:26-27
26 Pero se sentará el tribunal, y le quitarán su dominio, para exterminarlo y destruirlo para siempre.
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos debajo de todo el cielo, serán entregados al pueblo, a los apartados (santos) del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán.

Sin embargo, aunque Yeshúa no estará aquí durante el milenio, Isaías nos dice que el gobierno de Yeshúa aumentará sin fin.

Yeshayahu (Isaías) 9:6-7
6 “Porque un niño nos nació, se nos dio un hijo; Y el gobierno estará sobre Su hombro. Y Su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, Poderoso Elohim, Padre Eterno, Príncipe de la Paz.
7 La expansión de Su imperio y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre Su reino, estableciéndolo y confirmándolo con juicio y justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahweh de los ejércitos hará esto”.

Entonces, si el cuerpo de Yeshúa gobernará con Su vara de hierro después del Armagedón, y si este dominio aumentará sin fin, ¿cómo aumentará? ¿Y cómo gobernará y reinará sobre las naciones?

En el estudio «El Orden de los Hechos 15« , vimos que Yeshúa quiere que Su cuerpo opere de acuerdo con lo que se llama «el  Ministerio Quíntuple» de Efesios 4. El versículo 11 nos dice que Yeshúa mismo dio esta orden, y una de las reglas es que todos los que forman parte de Su cuerpo debe contribuir. Aquellos que están llamados a servir deben servir, y aquellos que se benefician con el servicio deben apoyar, para ayudar a que el trabajo avance.

Efesios (Efesios) 4:11-16
11 Y Él mismo constituyo algunos como apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
12 para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;
14 para que ya no seamos niños, arrojados de un lado a otro y llevados por cada viento de doctrina, por hombres fraudulentos, en astutas trampas engañosas,
15 sino que, hablando la verdad en amor, podamos crecer en todo, en Aquel que es la cabeza, el Mesías,
16 de quien todo el cuerpo, bien ajustado y unido por lo que proporciona cada articulación, de acuerdo con el trabajo adecuado, por el cual cada parte hace su parte, causa el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en amor.

Este pasaje nos dice que cada parte del cuerpo de Yeshúa, que lo ama, debe contribuir con su parte justa. Es decir, cada uno de nosotros debe contribuir a la salud general del organismo, o el organismo enfermará y/o morirá. Pero, dado que la muerte del cuerpo de Yeshúa no es una opción, Yeshúa nos dice que cualquier miembro que no devuelva al cuerpo (como la Vid) debe ser eliminado.

Yochanan (Juan) 15:4-6
4 “Permanezcan en mí, y Yo en vosotros. Como la rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que permanezca en la Vid; ustedes tampoco pueden, a menos que permanezcan en Mí”.
5 “Yo soy la Vid, ustedes las ramas. El que permanece en Mí, y Yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí nada pueden hacer”.
6 “Si alguno no permanece en Mí, será echado afuera como una rama, y se secará; y las recogen y las arrojan al fuego, y se queman”.

Lo que vemos, entonces, es que antes de que el cuerpo de Yeshúa (nosotros) pueda gobernar las naciones, primero debemos restablecer Su cuerpo de acuerdo con Sus reglas. A continuación, cada uno de nosotros debe dar su parte justa. Aquellos que no dan su parte justa deben ser eliminados del cuerpo para mantener el organismo sano. Y dado que todas las partes del cuerpo que permanecen en el amor de Yeshúa son suficientes para devolverle a Él, el cuerpo volverá a crecer mucho más fuerte que si no hubiera tenido lugar la poda.

Creciendo hasta la madurez

Cuando somos llamados por primera vez a la salvación en Yeshúa, somos como niños espirituales en el sentido de que nos enfocamos en nuestros propios deseos y necesidades espirituales. Esto es normal, y Yeshúa dice que no se debe prohibir acercarse a quienes acuden a Él de esta manera, porque todos los que son llamados serán llamados primero como niños (enfocándose en sus propios deseos y necesidades espirituales).

Luqa (Lucas) 18:16
16 Pero Yeshúa los llamó y le dijo: “Dejen que los niños vengan a Mí, y no se lo impidan; Porque de los tales es el reino de Elohim.

Sin embargo, aunque primero venimos a Yeshúa como niños pequeños, no debemos seguir siendo niños espirituales, ni permanecer en pañales toda nuestra vida. A medida que crecemos en la fe, nuestro caminar debe volverse en cada vez satisfacer menos nuestros propios deseos y necesidades, y debe ser más acerca de cómo retribuir a la familia (o en el caso de Yeshúa, al cuerpo).

A medida que los niños crecen, primero pueden aprender a limpiarse y vestirse, y luego pueden aprender a limpiar sus habitaciones. (Es posible que no quieran hacer esto, pero es bueno para ellos). A medida que continúan madurando, también pueden comenzar a ayudar en la casa. Así es como debemos ser con respecto a la casa de Yeshúa. A medida que crecemos en la fe, no deberíamos querer ver cuánto podemos aprender para luego evitar nuestra obligación de devolver. Más bien, deberíamos querer dar nuestra parte justa a Su reino y, por amor a Yeshúa, también deberíamos ayudar a apoyar a Su pueblo de la mejor manera que podamos.

Ma’asei (Hechos) 20:35
35 «Les he mostrado que, en todos los aspectos, al trabajar así, deben ayudar a los débiles. Y recuerden las palabras de Yahweh Yeshúa, que dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir».

A medida que los niños se convierten en adultos y las necesidades de otras personas se vuelven importantes para ellos, una señal de que están listos para el matrimonio es que realmente se preocupan por lo que quiere su cónyuge.

Una vez que realmente nos importa lo que Yeshúa quiere, nos estamos volviendo espiritualmente maduros hasta el punto en que podemos calificarnos como Su novia. Una señal de esto es que no tratamos Su reino como una cosa del mundo. No venimos para ver cuánto podemos aprender, y luego huimos sin dar nada, porque sabemos que esto le disgusta. Más bien, queremos participar, y ver cuánto podemos hacer para ayudar a edificar Su reino. Esto requerirá un gran cambio de dirección para la mayoría de los Efraimitas, si esperan sobrevivir a la tribulación.

Reincorporándose al Programa de Yeshúa

En «El Gobierno de la Torah» y «El Orden de Hechos 15″, vimos que a medida que la fe se trasladaba fuera de la tierra de Israel, el pueblo de Yeshúa comenzó a caer en el Cristianismo sin Torah. Sin embargo, a pesar de que los Católicos carecen de la Torah, el hecho de que su gente estuviera dispuesta a sacrificarse por el objetivo del orden global y la organización significaba que podían establecer un orden global. También es precisamente porque Efraim no está actualmente dispuesto a sacrificarse por el verdadero orden global de Yeshúa, que aún no lo ha logrado.

Después de que Efraim se separó de Roma, comenzó a haber una creciente fragmentación en el mundo Protestante. Hoy en día, el mundo Protestante se ha fragmentado tanto que solo se mantiene unido por la democracia (que es de Esaú-Roma). Esta es una situación inestable, ya que Efraim tiene muchos enemigos en el mundo, e incluso hoy en día están infiltrándose activamente en la querida democracia de Efraim (para destruirla). Si estamos dispuestos a recibirlo, la democracia es uno de los amantes espirituales de Efraim en los que él confía. Los amantes de Efraim no lo salvarán en el día de la calamidad.

Yirmeyahu (Jeremías) 30:14
14 “Todos tus amantes te han olvidado; No te buscan; Porque te he herido con la herida de un enemigo, con el castigo de uno cruel, por la multitud de tus iniquidades, por la multitud de tus pecados».

En «Apocalipsis y el fin de los Tiempos» vimos que Estados Unidos es la tierra de Babilonia de Jeremías 50-51, y que será destruido por destructores que vienen del norte. Aunque no sabemos las fechas exactas, esperamos que esto ocurra al final de la secuencia de tribulación de siete años (unas pocas décadas a partir de ahora).

Yirmeyahu (Jeremías) 51:45-48
45 “¡Pueblo mío, sal de en medio de ella! Y salve cada uno su alma de la feroz ira de Yahweh.
46 No sea que tu corazón no desmaye, y temas por el rumor que se escuchará en la tierra (Un rumor vendrá un año, y después de otro año vendrá otro rumor. Y violencia en la tierra, Gobernante contra el gobernante) ,
47 Por tanto, he aquí, vienen días en que castigaré los ídolos de Babilonia; Toda su tierra será avergonzada, y todos sus muertos caerán en medio de ella.
48 Entonces los cielos y la tierra y todo lo que hay en ellos, cantarán alegremente sobre Babilonia; Porque los saqueadores vendrán a ella desde el norte”, dice Yahweh.

Estamos saliendo de la oscuridad después de salir de la Gran Caída. Estamos tratando de restablecer el programa original de Yeshúa, que construirá el orden global que Él quiere. Es importante construir este orden global porque es Su reino, que crecerá sin fin. Aquellos que contribuyamos a Su programa seremos los espiritualmente maduros que Él quiere tomar como Su novia. Pero, ¿qué será de aquellos que pretendieron amar a Yeshúa lo suficiente, como para participar en Su programa, pero no lo hicieron?

En lo natural, el futuro se ve sombrío, pero en el Espíritu el futuro se ve muy esperanzador. Como un asunto práctico, lo único que podemos hacer por aquellos que no están dispuestos a unirse al programa de Yeshúa es orar por ellos. Y luego podemos avanzar con los pocos hermanos y hermanas que verdaderamente aman a Yeshúa lo suficiente como para obedecerlo a Él y a Su programa.

Que Yahweh nos bendiga y nos guíe al éxito en el nombre de Su Hijo.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give