Chapter 12:

Por qué Israel Nazareno parece Judaísmo

Este Post también está disponible en: English Deutsch

A veces la gente pregunta por qué la fe Israelita Nazarena parece una fe Judía. Es una buena pregunta, así que respondámosla, porque será una respuesta muy instructiva. También debería ayudar a aquellos que temen a la condición Judía de Israel Nazareno a comprender por qué no deberían temerle (sino que es un resultado natural del hecho de que nuestro Ejemplo Yeshúa era un Judío que practicaba el Judaísmo del primer siglo).

En Israel Nazareno y otros estudios, mostramos cómo la Nación de Israel se dividió en dos reinos después del reinado del Rey Salomón. Las diez tribus del norte se conocieron como el Reino del Norte de Efraim. Este Reino del Norte fue llevado a la Dispersión Asiria alrededor del 732 aC, y se profetizó que comenzarían a regresar al pacto después de unos 2,730 años en cautiverio espiritual. El tiempo de castigo se agotó alrededor de 1998 dC. Esta es la razón por la que el movimiento de las Raíces hebreas (o con el nombre que sea) se inició alrededor de 1998 dC, y también por la que Israel Nazareno (re) comenzó en 1999 dC.

Además del Reino del Norte de Efraim, también había un Reino del Sur de Judah. Este Reino del sur de Judah es la nación de la que descienden los Judíos de hoy. En el Gobierno de la Torah y en otros lugares, explicamos que los Judíos fueron a cautiverio en Babilonia, comenzando alrededor del 586 aC. Sin embargo, el cautiverio de Judah fue diferente, y Judah tiene una historia diferente, que debemos entender para entender a Yeshúa.

Yahweh le dio a su pueblo la Torah de Moshé (Ley o Instrucciones de Moisés) como un contrato de boda. Esta Torah de Moshé le dice a la gente que apoye a los sacerdotes Levíticos llevando sus diezmos y ofrendas al templo tres veces al año. Sin embargo, debido a que no había un templo en Babilonia, la gente no tenía lugar para traer sus diezmos y ofrendas, por lo que la orden Levítica pronto se derrumbó. Sin el liderazgo Levítico, la gente pronto comenzó a asimilarse en la cultura Babilónica y comenzó a perder su identidad como Judíos. Para detener este desgaste, los grandes hombres de la época necesitaban establecer una nueva base de autoridad que no dependiera de la Torah que Yahweh había dado a través de Moshé, y específicamente que no dependiera de la existencia de un templo para reunir los fondos.

Mientras que solía entenderse que la Torah había sido entregada a Moshé, y que los Levitas tenían el deber sagrado de enseñarla y vivir sin hacer ningún cambio, los rabis (grandes hombres) comenzaron a enseñar que Yahweh les había dado a ellos la autoridad de establecer su propia «Ley de la Torah» para cada generación. Con esto, los rabinos ya no dependían de un templo, sino que podían decirle a la gente que pagaran los diezmos y las ofrendas porque así lo decían. Si bien no estaba bien, al menos dio alguna base para el liderazgo espiritual en Judah, y detuvo el desgaste.

El orden rabínico funciona de acuerdo con el gobierno de la mayoría, y la tradición. Los rabis (o rabinos) enseñan que si una determinada decisión dura tres o cuatro generaciones, entonces tiene el peso de una ley, incluso si contradice la Torah que Yahweh dio a través de Moshé. Ha habido muchos cambios y alteraciones por esta tradición a lo largo del tiempo, y fueron estos cambios y alteraciones a la Torah que dio Su Padre a lo que Yeshúa se opuso con tanta vehemencia.

Mattityahu (Mateo) 15:3
3 «Él Respondió y les dijo:» ¿Por qué transgredes también el mandamiento de Elohim por causa de tu tradición?

Si la orden rabínica se hubiera disuelto cuando los Judíos regresaron a la tierra de Israel unos 70 años más tarde, si hubieran restablecido la orden Levítica y se hubiera adoptado la Torah de Yahweh como su base de autoridad, todo hubiera estado bien, y la orden rabínica, probablemente, se consideraría como héroes por hacer lo que se necesitaba hacer en un momento de gran crisis. Sin embargo, por la razón que sea, la orden rabínica no se disolvió, y continuaron enseñando que tenían la autoridad para establecer tradiciones y precedentes legales que reemplazan a la Torah de Moshé, según sus opiniones mayoritarias.

En el primer siglo, Yahweh envió a su hijo Yeshúa a levantar una orden renovada de Melquisedec, y Él nos dejó una Gran Comisión, que deberíamos ir a todas las naciones y traer de vuelta a los Efraimitas y Judíos perdidos y dispersos (Mateo 28). Como explicamos en El Orden de Hechos 15 y otros estudios, al principio el plan era llevarlos a las sinagogas Judías, donde se unirían a la nación de Israel y aprenderían a guardar la Torah a lo largo del tiempo. Sin embargo, después de la destrucción del templo en el 70 dC, los rabinos escribieron una maldición sobre los creyentes en Yeshúa (llamado Birkhat HaMinim ) y lo instituyeron como parte del servicio de adoración. Esto hizo que los nazarenos y otros creyentes en Yeshúa salieran de las sinagogas. También ayudó a impulsar el surgimiento del sistema de la iglesia de la teología de reemplazo.

Desde 1998, los Efraimitas y los Judíos que están siendo llamados fuera del sistema de la Iglesia se están dando cuenta de que Yeshúa no solo no enseñó en contra de la Torah, sino que Él quiere que la mantengamos aún mejor que los escribas y los Fariseos (Karaitas y Ortodoxos).

Mattityahu (Mateo) 5:17-20
17 “No piensen que vine a destruir la Torah o los Profetas. No vine para destruir, sino [solo] para cumplir [parte de las profecías en ellos].
18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, una jota o una tilde no pasarán de la Torah hasta que todo esté cumplido.
19 Cualquiera que por lo tanto rompa uno de los más pequeños de estos mandamientos, y enseñe así a los hombres, se llamará menor en el reino de los cielos; pero cualquiera que los haga y los enseñe, será llamado grande en el reino de los cielos.

Por esta razón, a veces los creyentes de las raíces hebreas preguntan por qué no podemos simplemente sentarnos en una habitación y leer la Torah, en lugar de practicar cualquier forma de Judaísmo. Dicen que los rabinos han cambiado tanto el Judaísmo, que no están seguros de que el Judaísmo esté limpio (o qué parte de él esté limpio). Por lo tanto, consideran que la idea de sentarse y leer la Torah es mucho más segura y fácil. Sin embargo, hay muchas cosas malas con simplemente sentarse y leer la Torah Levítica. Primero, la orden Melquisedeciana no es la orden Levítica, y como explicamos en el Gobierno de la Torah , aunque ambas órdenes derivan su autoridad de la Torah de Moshé, las instrucciones dadas a cada orden son completamente diferentes. (Para más detalles, vea el Gobierno de la Torah).

Segundo, sentarse y leer la Torah no cumple con la Gran Comisión, o con ayudar al cuerpo a practicar lo que se llama el Ministerio Quíntuple. El Ministerio Quíntuple es un conjunto de principios operativos dictados por el propio Yeshúa. Seguir estos principios conducirá al establecimiento de un reino global de Melquisedec, en el que los santos de Yeshúa gobernarán, pero para ser parte del cuerpo gobernante, tenemos que hacer todo lo que Yeshúa dice.

Daniel 7:27
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos debajo de todo el cielo, serán entregados al pueblo, a los santos del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán.

Aquellos que no quieran participar en esta Orden Quíntuple deben darse cuenta de que es el mismo Yeshúa quien dio esta orden quíntuple, y que debe durar hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe (en el gobierno global). Esto requiere que todos los fieles de Yeshúa operen de acuerdo con algunos principios y protocolos muy específicos.

Efesios (Efesios) 4:11-16
11 Y Él mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,
12 para equipar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;
14 que ya no debemos ser niños, arrojados de un lado a otro y llevados con cada viento de doctrina, por el engaño de los hombres, en la astuta astucia de la conspiración engañosa,
15 pero, hablando la verdad en el amor, puede crecer en todo cosas en Aquel que es la cabeza – Mesías –
16 de quien todo el cuerpo, unido y unido por lo que cada articulación proporciona, de acuerdo con el trabajo efectivo por el cual cada parte hace su parte, causa el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en el amor.

En El Orden de Hechos 15 y el Gobierno de la Torah explicamos la base de este gobierno dentro del cuerpo de Yeshúa, y cómo esto conducirá a un solo cuerpo gobernante global.

Efesios (Efesios) 2: 19-22
19 Ahora, por lo tanto, ya no son desconocidos ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Elohim,
20 que se construyeron sobre la base de los apóstoles y profetas, Yeshúa El Mesías mismo siendo la piedra angular principal,
21 en el cual todo el edificio, al ser montado, se convierte en un templo apartado en Yahweh,
22 en el cual ustedes también están siendo construidos juntos para una morada de Elohim en el Espíritu.

Sentarse en una habitación y leer la Torah Levítica como grupos de estudio independientes no hace nada para lograr estas tareas, y por eso es desobediencia a la voluntad de Yeshúa.

Pero alguien puede preguntar: «¿Por qué debemos obedecer a la Gran Comisión de Yeshúa, o al Ministerio Quíntuple, cuando la Torah de Moshé no dice que hagamos estas cosas? ¿Yeshúa no se está sumando a la Torah? ”No solo este tipo de preguntas se derivan de una mentalidad legalista, sino que también indican una falta fundamental de comprensión de qué es la Torah y cómo debemos caminar en ella.

Como explicamos en el Gobierno de la Torah, hasta la fecha han habido seis sacerdocios en Israel, y el orden Levítico es solo uno de esos seis sacerdocios. Las instrucciones para el orden Levítico solo se aplican cuando vivimos en la tierra de Israel y tenemos un templo purificado. Ese no es el caso hoy. Hasta después del Armagedón, estamos en la dispersión, en una fase diferente del impulso para establecer un gobierno global para el Hijo de Yahweh. Y debido a que estamos en una fase diferente de la operación, no necesitamos enfocarnos en el orden dado a Leví en este momento, sino en el orden dado a Melquisedec. (Para más detalles, vea el Gobierno de la Torah y el Orden de Hechos 15 ).

Pero como Efraim es la novia, alguien preguntará: “¿Por qué debemos practicar el Judaísmo? ¿Por qué no establecer nuestra propia forma de adoración Efraimita? ”. Una respuesta es que aunque Efraim es la novia, Yahweh está usando a Su Hijo, Judío, para reunirlos y establecer Su reino internacional (ya que Judah es la tribu de la realeza). No es por accidente que Yeshúa fuera un Judío, y como Él es nuestro ejemplo, también debemos hacer lo que Él hizo.

Yeshúa probablemente nació y se crió como un fariseo, y cuando leemos las Escrituras a través de los ojos Judíos, parece claro que Yeshúa adoraba según la tradición Judía del primer siglo. Por ejemplo, «se puso de pie para leer» durante el servicio de la sinagoga. En este contexto, este es un honor que solo se otorga a los participantes regulares en la sinagoga, y a los que también contribuyen financieramente. Esto nos permite saber que Yeshúa no tuvo problemas con el estilo de servicio de adoración en la sinagoga.

Luqa (Lucas) 4:16
16 Entonces vino a Nazaret, donde había sido criado. Y como era su costumbre, entró en la sinagoga el día de reposo y se levantó para leer.

Hablaremos sobre el servicio de la sinagoga en otros lugares, pero el estilo del servicio de la Torah no ha cambiado mucho desde el tiempo de Yeshúa hasta el día de hoy. Se han agregado algunas oraciones, pero el servicio de la Torah y las oraciones centrales han permanecido igual.

El cambio de las órdenes rabínicas a las Melquisedecianas tampoco requiere grandes cambios en el servicio de la Torah. En general, lo que cambia es el liderazgo. El rabino de la sinagoga es reemplazado por un consejo de ancianos, y estos ancianos congregacionales están conectados con los otros ancianos congregacionales en todo el mundo por los apóstoles (y no otros rabinos). Debido a que casi no hay cambios en el servicio de la Torah o en las oraciones rituales, todo lo que realmente cambia es el estilo de liderazgo. Esta puede ser la razón por la cual Yeshúa no tuvo problemas con el servicio de la sinagoga en sus días.

También puede ser que el estilo del servicio de la sinagoga en los días de Yeshúa permaneciera en gran medida igual que antes de que los Judíos se fueran al exilio en Babilonia. Los Tanaj (escritos del Antiguo Testamento) nos dicen que cada ciudad debía ser dirigida por los ancianos de la ciudad. Por lo tanto, puede ser que lo que realmente sucede en el cambio de las órdenes rabínicas a las Melquisedecianas es que el liderazgo de la congregación se vuelve a poner bajo el cuidado de los ancianos espirituales de cada ciudad (que es como era antes del exilio a Babilonia).

También debemos tener en cuenta que los Judíos son un pueblo muy tradicionalista. Una forma en que los Judíos mantienen tal tradicionalidad es que enseñan a la gente a imitar a sus líderes. En este contexto, observe cómo el apóstol Shaul nos dice primero que imitemos a Yeshúa, y luego que mantengamos las tradiciones, tal como las entregó.

Qorintim Aleph (1 Corintios) 11:1-2
1 Imítame, así como yo imito al Mesías.
2 Ahora los alabo, hermanos, que me recuerden en todas las cosas y conserven las tradiciones tal como las entregué a ustedes.

En el Judaísmo, las personas buscan imitar a sus líderes en todo, desde la forma en que oran, hasta la forma en que viven (o «caminan», en el lenguaje Judío).

Yojanan Aleph (1 Juan) 2:6
6 El que dice que permanece en Él, también debe caminar como Él anduvo.

En contexto, Yojanán (Juan) nos dice que vivamos tal como vivió Yeshúa, y que lo imitemos en todas las cosas, pero especialmente en Su forma de adoración (que fue el Judaísmo del primer siglo).

En el Judaísmo, cuando uno imita al maestro por completo, se dice que está «siguiendo» a su maestro. Sin embargo, cuando uno no está imitando a su maestro por completo (sino que solo en algunas cosas), se dice que «no está siguiendo» a su maestro. Note entonces, que en Marcos 9:38, Yojanán (Juan) le dice a Yeshúa que hubo algunos creyentes mesiánicos que aparentemente creyeron que Él era el Mesías porque echaron demonios en Su nombre. Sin embargo, Juan dijo que ellos «no seguían» a Yeshúa, lo que significa que no se identificaban a sí mismos como Israelitas nazarenos, o al menos no estaban haciendo todo lo que Yeshúa decía. Vamos a leerlo con cuidado.

Marqaus (Marcos) Marcos 9:38-41
38 Yojanán le respondió: «Maestro, vimos a alguien que no nos sigue echando demonios en Tu nombre, y lo prohibimos porque no nos sigue».
39 Pero Yeshúa dijo: “No se lo impidáis, porque nadie que haga un milagro en Mi nombre puede hablar mal de Mí después.
40 Porque el que no está contra nosotros, está de nuestro lado.
41 Porque cualquiera que te dé un vaso de agua para beber en Mi nombre, porque perteneces al Mesías, de cierto te digo que no perderá su recompensa «.

Si lo leemos con atención, el versículo 41 dice que solo los que siguen a Yeshúa «pertenecen al» Mesías. Sus discípulos «le pertenecían» a Él porque estaban haciendo todo lo que Él dijo que hicieran (lo que lleva a la clase de reino global que Él quiere). Sin embargo, a pesar de que los otros creyentes expulsaban demonios en Su nombre, ellos «no lo seguían» a Él, y no le pertenecían, porque estaban estableciendo efectivamente una forma alternativa de adoración (o un cuerpo alternativo). Para establecer formas alternativas de adoración puede recibir algún tipo de recompensa, pero lo más probable es que no sea una completa, porque establecer alternativas para el reino de Yeshúa no conduce a la clase de reino unificado que Yeshúa desea.

Otra razón para mantener el estilo de adoración de la sinagoga es que el hermano Judah recibió el trabajo de salvaguardar el estilo de adoración al que Efraim debía regresar a casa. Por eso Shaul nos dice que debemos ser adoptados en la tribu de Judah. Lo que él dice específicamente es que la «adopción» y el estilo de servicio de adoración se le dieron a Judah (versículo 4).

Romim (Romanos) 9:1-5
1 Digo la verdad en el Mesías, no estoy mintiendo, mi conciencia también me está dando testimonio en el [Espíritu Santo] de Ruach HaQodesh,
2 que tengo una gran pena y un dolor continuo en mi corazón.
3 Porque podría desear que yo mismo fuera maldito del Mesías por mis hermanos, mis compatriotas según la carne,
4 que son Israelitas, a quienes pertenecen la adopción, la gloria, los convenios, la entrega de la Torah, la [adoración] servicio de Elohim, y las promesas;
5 de los cuales son los padres y de los cuales, según la carne, vino el Mesías, que está sobre todos, el bendito eterno Elohim. Amén.

Esto significa que el trabajo de Judah era mantener el estilo general de adoración que se supone que debemos practicar. También significa que cuando nos injertamos en Yeshúa, aunque somos Efraimitas, efectivamente nos injertamos en Judah. Esto no significa que nos injertemos en la Judah Ortodoxa o rabínica, sino que nos injertamos en la Judah Nazarena (o Israel Nazareno), cuya Raíz es Yeshúa.

Romim (Romanos) 11:17-22
17 Y si algunas de las ramas se rompieran, y tú, siendo un olivo silvestre, fueras injertado en ellas, y con ellas te convirtieras en un participante de la Raíz y la gordura del olivo,
18 no te jactes contra las ramas. Pero si te jactas, recuerda que no eres compatible con la raíz, sino que la raíz lo es para ti.
19 Entonces dirás: «Fueron rotas las ramas para que me injertaran».
20 Bien dicho. Debido a la incredulidad, fueron destruidos, y ustedes se mantienen fieles a la fe. No seas altanero, sino teme.
21 Porque si Elohim no perdonó a las ramas naturales, tampoco puede perdonarte a ti.
22 Por lo tanto, considera la bondad y la severidad de Elohim: sobre los que cayeron, severidad; Pero hacia ti, bondad, si continúas en su bondad. De lo contrario también serás cortado.

Injertarse es permanecer en Yeshúa. Y cuando permanecemos en Yeshúa, y Él en nosotros, entonces Su Espíritu nos guiará a hacer las mismas cosas que Él está guiando a Su cuerpo a hacer.

Yojanán (Juan) 15:4-6
4 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como la rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que permanezca en la vid, usted tampoco puede hacerlo, a menos que permanezca en Mí.
5 Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí, y yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí no pueden hacer nada.
6 Si alguno no permanece en Mí, es echado fuera como una rama y se seca; y los recogen y los arrojan al fuego, y son quemados «.

Entonces, cuando el Espíritu de Yeshúa permanece en nosotros, ¿no queremos hacer las mismas cosas que hace Yeshúa? ¿Y no queremos practicar la misma forma de adoración que Yeshúa practicó? (¿O cómo puede Su Espíritu permanecer en nosotros, si no caminamos de la misma manera que Él caminó?).

Una de las oraciones que Yeshúa practicó en el primer siglo se llama la Amidah , o la Oración Permanente. Esta es la oración central de todo el Judaísmo. Observe cómo Yeshúa nos dice que debemos perdonar a nuestros hermanos cuando «nos ponemos de pie para orar» (es decir, cuando oramos la Oración Permanente o la Amidah).

Marqaus (Marcos) 11:25
25 «Y cuando estés orando, si tienes algo en contra de alguien, perdónalo, para que tu Padre en el cielo también te perdone tus delitos».

Amidah es un estudio en sí mismo, pero lo más probable es que se compusiera al comienzo del segundo templo (es decir, justo después de que los Judíos regresaran de Babilonia). Es decir, se compuso en el período rabínico temprano y, sin embargo, Yeshúa lo rezó. También debemos tener en cuenta que en los días de semana, los hombres usan los tefilín (filacterias) cuando rezan la Amidah, y Yeshúa nunca habló en contra del tefilín. Solo dijo que está mal usar correas amplias (lujosas) (versículo 5), y que no debemos alargar nuestro tzitzit para que se arrastren el suelo (como algunos todavía lo hacen en Israel). Más bien, deberíamos usar tefilín y tzitziyot normales.

Mattityahu (Mateo) 23:1-8
1 Entonces Yeshúa habló a las multitudes y a sus discípulos,
2 diciendo: “Los escribas y los fariseos se sientan en el asiento de Moshé.
3 Por lo tanto, todo lo que te pidan que observes, observa y hace, pero no lo hagas de acuerdo con sus obras; porque dicen, y no hacen.
4 Porque atan cargas pesadas, difíciles de soportar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos mismos no las moverán con uno de sus dedos.
5 Pero todas sus obras lo hacen para ser vistos por hombres. Hacen que sus filacterias se ensanchen y ensanchan las fronteras [tzitzit] de sus prendas ”.

Ni el Amidah ni el tefilín existieron cuando se dio la Torah en el Monte Sinaí. Más bien, estas cosas llegaron más tarde, durante el período rabínico temprano. Sin embargo, aunque Yeshúa estaba en contra de la orden rabínica en general, y mientras hablaba en contra de toda tradición rabínica que iba en contra de la Torah de Moshé, parece haber practicado todas las tradiciones que no contradecían la Torah de Moshé. Esto incluye el servicio de la Torah y las oraciones rituales en el siddur. (Si bien hay algunos problemas con el siddur moderno, en general no contradicen la Torah. Cuando sea el momento, emitiremos una versión que no tenga ninguna corrupción conocida).

(Nota: NO respaldamos el Zohar, la Cabalá o el Talmud. Si bien el Talmud es una referencia histórica interesante, a menudo también contradice la Torah).

Lo que tenemos que darnos cuenta es que Yeshúa fue un Judío que abrazó la totalidad de la cultura Judía en su época, menos las corrupciones de los rabinos. Eso significa que, si vamos a caminar como Él, y vamos a adorar como Él adoró, necesitamos convertirnos culturalmente en Judíos del primer siglo. No necesariamente tenemos que usar el mismo estilo de ropa, pero aparte de eso, nuestros patrones de pensamiento y adoración deben ser exactamente los mismos que los de Él. Y debemos hacer lo que Él hizo.

Si ha entendido este estudio, puede plantear más preguntas que respuestas (y eso es bueno). Sin embargo, lo que espero que puedan ver es que está mal pensar que la Torah puede cumplirse sentándose en una habitación y leyendo sobre lo que Yahweh quiere que hagan los Levitas, cuando todos vivimos en la tierra y tenemos un templo limpio. Más bien, la Torah (o Instrucción) es un plan activo que exige que los fieles de Yahweh establezcan un reino global unificado para Su Hijo, y este reino global se establece cuando todos trabajamos juntos de acuerdo con los cinco principios del Ministerio de Efesios 4, que Él mismo dictó.

Primero, se establecerá el reino anti-Yeshúa de Judah Ortodoxo, y seremos perseguidos. Sin embargo, luego su reino anti-Yeshúa caerá, y los que adoramos al verdadero Mesías (Yeshúa) seremos llevados al mando. Hay una gran cantidad de trabajo por hacer para prepararse para ese día, y todos los que aman a Yeshúa en Espíritu y en verdad necesitan involucrarse, para ayudar a prepararlo. Y mientras nos estamos preparando, recordemos caminar incluso como Él caminó, y adorar incluso como Él adoró, porque este es el estilo de adoración Judío Melquisedeciano del primer siglo que es la base de Su próximo reino unificado.

Ven rápido, Adon Yeshúa.

Amén.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give