Chapter 24:

Espera, Escucha y Prospera

Este Post también está disponible en: English Deutsch

¿Alguna vez has querido servir a Yahweh, pero no sabes qué hacer? ¿O has tratado de hacer algo bueno por Él, pero no tuviste éxito? En este capítulo hablaremos acerca de cómo puedes tener éxito y prosperar en todo lo que haces por Él, si tienes oídos para oír y ojos para ver.

Como mostramos en otros estudios, una vez que aceptamos y guardamos Sus mandamientos, Él nos envía un ayudante, que es el Espíritu de Verdad. Este Espíritu de Verdad nos guía hacia toda verdad.

Yojanán (Juan) 14:15-17
15 “Si me amas, guarda Mis mandamientos.
16 Y oraré al Padre, y Él les dará otro ayudante, para que permanezca con ustedes para siempre,
17 el Espíritu de verdad, que el mundo no puede recibir, porque ni Lo ve ni Lo conoce; pero que tú sí conoces, porque mora contigo y estará en ti.”

Un concepto comúnmente errado es que estamos llenos de Su Espíritu automáticamente después de que somos inmersos (bautizados). Esto puede deberse a que Yeshúa estaba lleno del Espíritu justo después de Su inmersión.

Mattityahu (Mateo) 3:16
16 Cuando se hubo sumergido, Yeshúa salió inmediatamente del agua; y he aquí, se abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Elohim que descendía como una paloma y se posaba sobre Él.

Sin embargo, aunque sucedió de esa manera para Yeshúa, no siempre sucede de esa forma, porque la inmersión en el agua y la inmersión del Espíritu son dos eventos separados. Hechos 10 y otros pasajes nos muestran que la llenura del Espíritu puede incluso ocurrir antes de la inmersión en el agua.

Ma’asei (Hechos) 10:44-48
44 Mientras Kefa aun hablaba estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos los que escuchaban la palabra.
45 Y se asombraron los creyentes de la circuncisión que vinieron con Kefa, porque el don del Espíritu Apartado también había sido derramado sobre los gentiles.
46 Porque los oyeron hablar en lenguas y magnificar a Elohim. Entonces Kefa respondió,
47 “¿Puede alguien prohibir el agua, para que no sean sumergidos los que han recibido el Espíritu apartado tal como nosotros?”
48 Y él les ordenó sumergirse en el nombre de Yahweh. Luego le pidieron que se quedara unos días.

(Como ejemplo, fui rociado con agua de niño, y luego fui llamado al arrepentimiento en junio de 1999. El Espíritu vino sobre mí en septiembre, sin embargo, no supe cómo sumergirme adecuadamente en el nombre de Yeshúa hasta diciembre. Por lo tanto, estos pueden ser eventos separados.)

Una cosa que muchas personas olvidan es que debemos invitar y acoger sinceramente al Espíritu, con todo nuestro corazón y alma. Y si no hacemos eso, el Espíritu no viene.

Mattityahu (Mateo) 7:7-8
7 “Pide, y se te dará; Busca y encontrarás; Llama, y se te abrirá.
8 Porque todo el que pide, recibe, y el que busca, halla, y al que llama, se le abrirá.

Mientras que el inglés considera que el Espíritu es una palabra neutra o masculina, en arameo, el Espíritu (Rukha) es femenino. Y en hebreo también, el Espíritu es una palabra femenina. Lo sabemos de Números 27:16, donde la palabra Espíritus (plural) se da como Rukhot (רוּחֹת, Espíritus, plural femenino).

Números 27:16
16 “Que Yahweh, el Elohim de los espíritus de toda carne, ponga a un hombre sobre la congregación…
(16) יִפְקֹד יְהוָה אֱלֹהֵי הָרוּחֹת לְכָל בָּשָׂר | אִישׁ עַל הָעֵדָה:

Proverbios también habla del Espíritu como Señora Sabiduría, y sabemos que es el Espíritu quien da sabiduría. Hay muchas cosas que podemos aprender acerca del Espíritu en Proverbios 8, así que leamos atentamente aquí. Ella nos dice que si obedecemos Su voz, nos llevará al éxito, la prosperidad, la seguridad y todas las cosas buenas.

Mishle (Proverbios) 8:1-25
1 ¿No clama la sabiduría, Y la comprensión alza su voz?
2 Ella toma su posición en la cima de la colina alta, Al lado del camino, donde se encuentras las veredas.
3 Grita por las puertas, a la entrada de la ciudad, a la entrada de las puertas:
4 “A ustedes, Oh hombres, los llamo, Y mi voz es a los hijos de los hombres.
5 Oh, simples, entiendan la prudencia, Y ustedes, tontos, sean de un corazón comprensivo.
6 Escucha, porque hablaré de cosas excelentes, Y desde la apertura de mis labios vendrán cosas correctas;
7 Porque mi boca dirá la verdad; La maldad es una abominación en mis labios.
8 Todas las palabras de mi boca son con rectitud; No hay nada torcido o perverso en ellas.
9 Todas son claras para el que entiende, y justas a los que encuentran conocimiento.
10 Reciban mi instrucción, y no la plata, Y el conocimiento en lugar de elegir el oro;
11 Porque la sabiduría es mejor que los rubíes, Y todas las cosas que uno puede desear no pueden ser comparadas con ella.
12 “Yo, la sabiduría, habito con prudencia, y descubro conocimiento y discreción.
13 El temor de Yahweh es odiar el mal; el Orgullo y la arrogancia y la manera malvada, Y la boca perversa que odio.
14 El consejo es lo mío, y la sabiduría sana; Soy comprensiva, tengo fuerzas.
15 Por mí reinan los reyes, Y los gobernantes decretan la justicia.
16 Por mí, gobiernan los príncipes, y los nobles, Todos los jueces de la tierra.
17 Amo a los que me aman, y los que me buscan diligentemente me encontrarán.
18 Las riquezas y el honor están conmigo, Riquezas duraderas y rectas.
19 Mi fruto es mejor que el oro, sí, que el oro fino, y mis ganancias que escoger la plata.
20 Atravesé el camino de la rectitud, en medio de los caminos de la justicia,
21 para que haga que los que me aman hereden la riqueza, para que llene sus tesoros.
22 “Yahweh me poseyó al principio de Su camino, antes de sus obras de antaño.
23 He sido establecida desde la eternidad, Desde el principio, antes de que hubiera una tierra.
24 Cuando no había profundidades, fui sacada a luz, cuando no había fuentes que abundaran en agua.
25 Antes de que se asentaran las montañas, antes de las colinas, ya había sido engendrada…

El versículo 22 dice que Yahweh poseía el Espíritu antes de Sus obras de antaño. El versículo 25 nos dice que el Espíritu fue engendrado antes de las montañas y las colinas.

Bereshit (Génesis) 1:1-2
1 Al principio Elohim creó los cielos y la tierra.
2 La tierra estaba sin forma, y vacía; y la oscuridad estaba sobre la faz de las profundidades. Y el Espíritu de Elohim se movía sobre la faz de las aguas.

Esto nos muestra la relación primaria entre el Espíritu y el mundo material. Yahweh usa Su Espíritu para traer cosas en el mundo material. Por lo tanto, si queremos que las cosas vayan bien en el mundo material, necesitamos estar en lo correcto con Su Espíritu.

El Espíritu es una dama. Debemos invitarla a entrar, y debemos tratarla bien continuamente, o ella se irá. Y si se va, entonces ya no organizará las cosas en nuestro beneficio en el mundo material. Esto ayuda a explicar por qué es tan importante no apagar al Espíritu.

Tesaloniqim Alef (1 Tesalonicenses) 5:19
19 No apaguen al Espíritu.

Pero, ¿quién o qué es el Espíritu? Y aparte de orar para que Yahweh nos dé el Espíritu, ¿cómo podemos invitarla a entrar, en un sentido práctico?

En hebreo, la palabra para la respiración física (o aire) que llena nuestros pulmones se llama neshamah (נשמה). Sin embargo, las emociones que sentimos cuando estamos inhalando y exhalando normalmente dependen de la otra palabra para respirar, que es ruaj (רוּחַ). Esta palabra ruaj significa espíritu, viento y aliento, todo en uno. Puede ser difícil de entender para los occidentales, pero la idea es que cualquier espíritu ruaj que tengamos anima y afecta las emociones que tenemos cuando respiramos, pensamos y vivimos.

Por ejemplo, cuando tengamos el Espíritu de Yahweh, seremos llenos de Su amor, gozo, shalom, longanimidad, amabilidad, bondad, sabiduría y el deseo de ser fieles y gentiles. También queremos controlarnos a nosotros mismos y a nuestro comportamiento.

Galatim (Gálatas) 5:22-23
22 Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, longanimidad, amabilidad, bondad, fidelidad,
23 mansedumbre, autocontrol. Contra tales cosas no hay Torah.

Cuando tenemos el Espíritu de Yahweh, manifestamos los frutos de Su Espíritu. Sin embargo, cuando no tenemos Su Espíritu, o especialmente cuando tenemos un espíritu equivocado (es decir, un demonio), entonces manifestaremos obras y emociones impuras. Es decir, respiraremos más fácil cuando pensamos en pensamientos impuros, cuando creemos en herejías y cuando tenemos emociones impuras (como la envidia o la codicia).

Galatim (Gálatas) 5:19-21
19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,
20 idolatría, hechicería, odio, contenciones, celos, estallidos de ira, ambiciones egoístas, disensiones, herejías,
21 envidia, asesinatos, embriaguez, orgías, y similares; de la cual les digo de antemano, tal como también les dije en el pasado, que aquellos que practican tales cosas no heredarán el reino de Elohim.

El Espíritu de Yahweh nos hará manifestar emociones y sentimientos positivos. Nos hará querer ser constructivos. Y, debido a que Yahweh ayuda a aquellos que lo aman a Él y a Su Espíritu, orquesta bendiciones para aquellos que escuchan su Espíritu y obedecen.

Mientras Yahweh puede hablar audiblemente, casi siempre encuentra más glorificante hacernos escuchar atentamente Su voz. Su voz interior es tan silenciosa que a veces parece más apropiado describirla como una sensación de calma, o una sensación de saber.

Yeshayahu (Isaías) 30:21
21 Entonces tus oídos oirán una palabra detrás de ti, diciendo: “Este es el camino, anda por él”, “Siempre que te vuelvas a la mano derecha o cada vez que gires a la izquierda”.

En el mundo de los negocios, a veces los oradores motivacionales hablan de aquellos momentos en los que “sabes que tú sabes que sabes” que algo es cierto (o que algo funcionará). Otros hablan de “sentir que algo es verdad en tus entrañas”. Otras veces hay una sensación interior de calma o shalom, sabiendo que lo que estamos escuchando es correcto. Y luego, en otras ocasiones, escucharemos palabras suavemente en nuestro oído interior, en shalom y en calma (y nunca en cólera). Pero para que oigamos Su voz apacible, nuestras almas y nuestros cerebros deben estar quietos. Debemos estar interiormente callados.

En otros estudios, mostramos cómo Satanás nos ataca a través de nuestra mente. Satanás no quiere que escuchemos el Espíritu de Yahweh. Quiere que sigamos nuestro pensamiento, en su lugar. En lugar de orar y luego escuchar la sabiduría de Yahweh, cuando estamos en situaciones de crisis, Satanás quiere que tratemos de pensar por nuestra propia cuenta. Esta es una trampa mortal que se aferra a nuestro ego y a nuestro orgullo.

Mishle (Proverbios) 14:12
12 Hay un camino que le parece correcto a un hombre, pero su fin es camino de muerte.

Hay mucho que decir aquí, pero para aquellos que desean ser discípulos, hay una disciplina que pueden practicar. Y esa disciplina es calmar y aquietar tu mente y tu espíritu, para que puedas escuchar lo que el Espíritu te está diciendo. Para algunos de nosotros esto es muy fácil, pero para otros que sufren de agitación interna, puede tomar mucha práctica. (Y sin embargo, para aquellos que necesitan practicarlo más puede producir grandes resultados, y pueden beneficiarse al máximo de él.)

Tehilim (Salmos) 131:1-3
1 Yahweh, mi corazón no es altivo, ni mis ojos elevados. Tampoco me preocupo por grandes asuntos, ni con cosas demasiado profundas para mí.
2 Ciertamente he calmado y tranquilizado mi alma: Como un niño destetado con su madre; Como un niño destetado es mi alma dentro de mí.
3 Oh Israel, espera en Yahweh de ahora en adelante y para siempre.

El Salmo 131 es uno de los Salmos de Halel. Tradicionalmente se canta en las fiestas, y en los días de luna nueva. Y lo que el Salmo 131 nos dice que hagamos es calmar nuestra mente y nuestra alma, para que podamos estar con Yahweh, y dejar que Él nos guíe y nos conduzca.

Entonces, ¿cómo podemos tomar esta información y ponerla en práctica y así beneficiarnos?

No todas las decisiones requieren pensar, pero si queremos tener éxito, todas las decisiones requieren oración y escucha. Por lo tanto, si necesitas pensar o planear algo, ora, y luego piensa y planifica. Sin embargo, en lugar de tomar la decisión final usted mismo, luego lleve su decisión a Yahweh en oración, y escuche atentamente la voz de Su Espíritu. A veces nos responde en el momento con Su voz muy pequeña, y luego en otras ocasiones nos dará señales y maravillas (generalmente dentro de unos pocos días). Si caminamos con Él, y mantenemos nuestro enfoque interior en Él, podemos ver la señal o la maravilla, y podemos preguntarnos en nuestra mente: “¿Qué significa eso?” Pero cuando nuestra mente y nuestra alma están interiormente quietas, podemos saber en nuestro corazón (o nuestro estómago, o nuestra cabeza) lo que significa. Escucharemos Su voz apacible. Y si obedecemos esa voz primaria de conocimiento interno, Yahweh nos bendecirá de maneras que van más allá de nuestra capacidad de entender.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give