Chapter 1:

Por qué Tres Diezmos para Hoy

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands

Yahweh nos dio Su Torah para que pudiéramos saber cómo ser refinados como la novia de Su Hijo. Si bien hay algunas partes de la Torah que no podemos obedecer en la dispersión, debemos obedecer todas las partes que podamos, y como veremos, los tres diezmos son una de esas partes que podemos.

Algunas personas creen que Yeshúa llegó a eliminar el diezmo y la ofrenda. Aunque actualmente no hay templo, veamos por qué los tres diezmos todavía se aplican hoy (incluso sin templo).

En los primeros tiempos, los hijos de Adán trajeron ofrendas a Yahweh. Hevel (Abel) le trajo a Yahweh lo primero y más fino de lo que Yahweh le dio, y esto agradó a Yahweh. Qayin (Cain) simplemente trajo «una» ofrenda (es decir, nada especial), y esto disgustó a Yahweh.

Bereshit (Génesis) 4:3-5
3 Y en el paso del tiempo aconteció que Qayin trajo una ofrenda del fruto de la tierra a Yahweh.
4 Hevel también trajo del primogénito de su rebaño y de su mejor. Y Yahweh respetaba a Hevel y su ofrenda,
5 pero no respetó a Qayin y a su ofrenda. Y Qayin estaba muy enojado, y su rostro cayó.

En el versículo 4, la palabra «lo mejor» es la palabra hebrea chelev (ֵחלב). La Concordancia Hebrea de Strong nos dice que esto se refiere a la parte más rica o selecta. Lo que a Yahweh le agradó fue que Hevel decidió darle lo mejor de sí mismo. Este es el principio que debemos seguir, es siempre traer a Yahweh lo mejor de nosotros.

H:2459 cheleb (kheh’-leb); o cheleb (khei’-leb); de una raíz no utilizada que significa ser grasa; grasa, ya sea literal o figurativamente; por lo tanto, la parte más rica o de elección:

Los patriarcas ofrecieron sacrificios a Yahweh directamente, al menos hasta el tiempo de Noach (Noé).

Bereshit (Génesis) 8:20
20 Entonces Noach construyó un altar a Yahweh, y tomó de cada animal limpio y de cada ave limpia, y ofreció ofrendas quemadas en el altar.

Sin embargo, Yahweh no quería que los israelitas continuaran ofendiendo sacrificios por casas. Más bien, Yahweh quiere que le traigamos Sus sacrificios como nación unificada. Esto puede deberse a que podemos hacer más como nación unida de lo que podemos hacer como individuos.

Lo que veremos es que Yahweh comenzó a desarrollar tres oficios principales: los de la manada (liderazgo del ejército), el sacerdocio (es decir, el liderazgo espiritual del ejército) y el oficio del profeta (comunicación con Yahweh). Este tipo de especialización permitiría a Israel ser más tecnológicamente avanzado, y por lo tanto, más rico y mucho más exitoso, como nación.

En Génesis 14, Avram llevó al pueblo a la guerra (que puso a Avram en el papel de rey). Yahweh le dio a Avram la victoria, por lo que Avram le dio al sacerdote de Yahweh Melquisedek un diezmo (una décima) de todo lo que tenía. Esto mostró la gratitud de Avram.

Bereshit (Génesis) 14:18-20
18 Entonces Melquisedec, rey de Shalem, sacó pan y vino; fue el sacerdote del Altísimo Elohim.
19 Y lo bendijo y dijo: Bendito sea Avram de Elohim Altísimo, poseedor del cielo y de la tierra;
20 Y bendito sea Elohim Altísimo, que ha entregado a vuestros enemigos en vuestra mano.» Y le dio un diezmo de todo.

El nieto de Avram, Ya’akov (Jacob), también estaba agradecido. Hizo un juramento de dar diezmos a Yahweh año tras año, porque Yahweh lo mantenía en el camino separado, y porque le dio comida para comer y ropa para usar. Esto estableció el estándar para nosotros, como los hijos de Ya’akov.

Bereshit (Génesis) 28:20-22
20 Entonces Ya’akov hizo un voto, diciendo: «Si Elohim está conmigo, y me guarda en el camino por el que voy, y me da pan para comer y ropa para vestir,
21 para que vuelva a la casa de mi padre en paz, Entonces Yahweh será mi Elohim.
22 Y esta piedra que he puesto como pilar será la casa de Elohim, y de todo lo que me das, seguramente te daré una décima.»

El principio aquí es que cuando Yahweh nos da comida para comer, y ropa para usar, y nos está llevando de regreso a El, entonces también debemos guardar el voto de nuestro antepasado, y el diezmo año tras año al sacerdocio de Yahweh (como lo hizo Ya’akov).

En Israel Nazareno vemos cómo Yahweh separó el sacerdocio levítico del resto de las tribus. No les dio una herencia en la tierra, porque no quería que trabajaran la tierra — Quería que se centraran en servirle a él y a Su pueblo a tiempo completo. Por lo tanto, les dio los diezmos y las ofrendas del pueblo, en lugar de una herencia en la tierra.

Bemidbar (Números) 18: 20-21
20 Entonces Yahweh dijo a Aharón: «No tendrás herencia en su tierra, ni tendrás ninguna porción entre ellos; Yo soy tu porción y tu herencia entre los hijos de Israel.
21 «He aquí, he dado a los hijos de Leví todos los diezmos de Israel como herencia a cambio de la obra que realizan, la obra del tabernáculo de encuentro.»

Sin embargo, Yahweh no solo le dijo a Su pueblo que diera un solo diezmo al sacerdocio (y eso es todo). En cambio, dio a Su pueblo un sistema de apoyo nacional, para atender todas las necesidades del pueblo.

El primer 10% que el pueblo recibía era para el sacerdocio de Yahweh, para su apoyo. Además, debían dar dones, ofrendas y primeras ofrendas de frutas, para mostrar su gratitud a Yahweh. El propósito de esto era ayudarlos a desarrollar un corazón de amor por Él, y a aquellos que le dedicarían su vida a servirle.

Además, Yahweh nos dijo que apartamos un segundo diezmo, para que pudiéramos llevar a nuestra familia a las fiestas. La idea de apartar un segundo diezmo completo es que la fiesta sea un momento alegre y feliz para toda la familia. Incluso si no necesitamos ir a Jerusalén, Yahweh todavía quiere que dejemos a un lado un segundo diezmo, para hacer que la temporada de la fiesta sea alegre para nuestras familias. De esa manera, nuestros hijos crecerán con buenos recuerdos de las fiestas y querrán que sus hijos también crezcan guardando las fiestas. (Este es el principio que los cristianos aplican involuntariamente al gastar 25 de sus ingresos anuales durante la temporada de compras navideñas, para hacer de la Navidad un momento agradable para sus familias.) Incluso si actualmente no hay un templo, todavía necesitamos hacer de las fiestas un momento gozoso para nosotros y para nuestras familias.

Yahweh también dice que dejemos a un lado un tercer diezmo, dos años en siete, para los pobres, la viuda y el huérfano. Esto se debe a que ser la novia de Yeshúa no se trata sólo de cuidar de nosotros mismos (y de nuestras familias), sino de cuidar de toda la familia de Israel. Por lo tanto, en el tercer y sexto año del ciclo de Siete años Shemitta debemos dar otro diez por ciento diezmo.

Pero, ¿cómo vamos a recoger los diezmos? ¿Y cómo vamos a usarlos y distribuirlos en la dispersión? Primero veamos el orden levítico, para que podamos entender los principios que Yahweh tiene en mente.

Debido a que a Yahweh le gusta el orden, mandó que se ordenara el sacerdocio levítico en tres filas, con el pueblo diezmando a los levitas, y los levitas diezmando a los sacerdotes. A su vez, los sacerdotes se adelantan hacia arriba al sumo sacerdote. Si estamos dispuestos a recibirlo, este era un sistema de comunión relacional recíproca, en el que cada parte del cuerpo daba de lo que tenía. El sacerdocio dio de sus cosas espirituales, y el pueblo las apoyó con sus cosas materiales.

Qorintim Alef (1 Corintios) 9:11
11 Si hemos sembrado cosas espirituales para ustedes, ¿es gran cosa si cosechamos sus cosas materiales?

Como explicamos en Israel Nazareno, cuando Yahweh llamó por primera vez a Israel fuera de Egipto, no eran fuertes como pueblo. Por lo tanto, Yahweh les dio el servicio del tabernáculo, para unirlos a su alrededor. Además, Yahweh debe haber conocido la verdad del adagio, «La familia que juega junta, permanece junta», porque las fiestas sirvieron esencialmente como tres grandes reuniones familiares, en las cuales también se proveyó para Su sacerdocio. Pero, ¿cómo vamos a operar en la dispersión?

El propósito del servicio en el templo era unificar Israel alrededor de Yahweh y brindar apoyo al sacerdocio de Yahweh. Sin embargo, después del advenimiento de Yeshúa, la necesidad ya no era unificar a Israel alrededor de un templo en la tierra de Israel, sino salir a todas las naciones, y construir un cuerpo cohesivo en todo el mundo.

Matityahu (Mateo) 28:19-20
19 «Ve y haz discípulos de todas las naciones, sumergiéndolas en Mi nombre*,
20 enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado; y he aquí, estoy con ustedes siempre, hasta el final de los tiempos. Amén.

[*Para el por qué sólo nos sumergimos en el nombre de Yeshúa, por favor vea «Inmersión en el Nombre de Yeshúa Solamente«, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3.]

Como explicamos en Israel Nazareno, Yeshúa estableció un sacerdocio organizado formado por hombres que habían dado su vida en el mundo, para que pudieran servirle a tiempo completo. Iban a criar ancianos en cada ciudad.

Tito 1:5
5 Por eso os dejé en Creta, para que pusieras en orden las cosas que faltaban, y nombras ancianos en cada ciudad como yo te ordené —

Los ancianos (supervisadores, obispos) recogen los diezmos y ofrendas del pueblo, y los utilizan para llevar a cabo la Gran Comisión en su ciudad. También supervisan el uso del tercer diezmo para cuidar de los pobres, la viuda y el huérfano (si no tienen otra familia que los cuide).

TimaTeus Alef (1 Timoteo) 5:3-4
3 Honra a las viudas que son realmente viudas.
4 Pero si alguna viuda tiene hijos o nietos, primero aprendan a mostrar piedad en casa y a pagar a sus padres; porque esto es bueno y aceptable ante Elohim.

Los siervos congregacionales (diáconos) pueden ser pagados de los diezmos y ofrendas del pueblo, si hacen la obra de ministerio a tiempo completo. Son análogos a los levitas del sistema del templo. (Muchos en el personal del ministerio se considerarían apropiadamente «siervos congregacionales.»)

A los élderes congregacionales se les debe recibir el doble honor, especialmente si trabajan en la palabra y la doctrina.

TimaTeus Alef (1 Timoteo) 5:17-18
17 Que los élderes que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, especialmente los que trabajan en la palabra y la doctrina.
18 Porque la Escritura dice: «No amordazaráis a un buey mientras rescabe el grano», y «El obrero es digno de su salario.»

Observe cómo este sistema solo funciona si el diezmo y la ofrenda siguen siendo aplicables. Si eliminamos el diezmo y la ofrenda, entonces tenemos que arrancar capítulos enteros de la Escritura, porque ya no tienen sentido.

Como explicamos en Israel Nazareno, la principal diferencia entre los élderes congregacionales y el sacerdocio es que si bien los sacerdotes de Yeshúa no pueden tener una herencia (es decir, posesiones) para transmitir a sus hijos cuando mueren, los élderes congregacionales pueden.

Estas son verdades que algunas personas encuentran difíciles de aceptar, porque van en contra de los deseos del hombre carnal, que quiere guardar todo para sí mismo. Sin embargo, Yeshúa dijo que no fue enviado a eliminar ni la menor parte de la Torah.

Matityahu (Mateo) 5:17-20
17 «No pienses que vine a destruir la Torah ni a los Profetas. No vine a destruir sino a cumplir.
18 Porque con seguridad os digo que hasta que el cielo y la tierra pasen, ni una jota o tilde pasarán de la Torah hasta que todo se cumpla.
19 Quien por lo tanto quede uno de estos mandamientos más mínimos, y enseñe así a los hombres, será llamado menos en el reino de los cielos; pero quien haga y les enseñe, será llamado grande en el reino de los cielos.
20 Porque os digo que, a menos que vuestra justicia supere la justicia de los escribas y fariseos, de ninguna manera entrarás en el reino de los cielos.»

Si la Torah describe las relaciones correctas entre el pueblo y su sacerdocio, y proporciona un sistema por el cual todos en el cuerpo se nutren adecuadamente, ¿por qué Eliminaría Yeshúa con ella?

Y si los escribas y los fariseos (judíos ortodoxos) se conocen, ¿cómo puede nuestra justicia superar la suya, si no estamos ansiosos de obedecer la Torah del diezmo?

¿Qué clase de rectitud está buscando Yahweh? Yahweh mira nuestros corazones. En la época de Yeshúa, cuando una viuda pobre era genuinamente incapaz de pagar sus diezmos del diez por ciento, dio todo lo que tenía a la obra de Yahweh, por fe y amor por Yahweh.

Marqao (Marcos) 12:42-44
42 Entonces llegó una viuda pobre y echó dos blancas, que forman un cuadrante.
43 Y llamó a Sus discípulos a Sí mismo y les dijo: «Ciertamente os digo que esta pobre viuda ha puesto más que todos los que han dado al tesoro;
44 porque todos pusieron de su abundancia, pero ella de su pobreza puso todo lo que tenía, todo su sustento».

Si podemos imaginarlo, esto era el equivalente de una mujer sin hogar que le daba sus últimos dos dólares a Yahweh, porque amaba tanto a Yahweh. Yeshúa dijo que su amor por Yahweh era mayor que todos los demás, porque incluso dio de lo que necesitaba, para vivir. Este era el tipo de disciplina que Yeshúa requería de todos Sus discípulos.

Los cristianos a veces usan las palabras de Shaul (Pablo) para eliminar las de Elohim. Por ejemplo, este pasaje se ha utilizado a menudo para sugerir que no necesitamos diezmar, si no queremos.

Qorintim Bet (2 Corintios) 9:6-11
6 Pero esto digo: El que siembra con moderación también cosechará con moderación, y el que siembra abundantemente también cosechará con generosidad.
7 Y cada uno de ellos da como él tiene en su corazón, no a regañadientes ni de necesidad; porque Elohim ama a un dador alegre.
8 Y Elohim es capaz de hacer que toda gracia abunde hacia ti, para que tú, teniendo siempre toda suficiencia en todas las cosas, puedas tener abundancia para toda buena obra.
9 Como está escrito: «Se ha dispersado en el extranjero, ha dado a los pobres; Su justicia perdura para siempre.»
10 Ahora bien, que el que suministra semilla al sembrador, y el pan para la comida, suministen y multipliquen la semilla que habéis sembrado y aumenten los frutos de vuestra justicia,
11 mientras estás enriquecido en todo por toda liberalidad, lo que causa acción de gracias a través de nosotros a Elohim.

Algunos creyentes toman el versículo 6 para significar que si no estamos alegres de devolver le devolvimos nada a Yahweh, entonces no necesitamos obedecer la Torah del diezmo. Sin embargo, nunca debemos usar a Shaul para eliminar las palabras de Elohim. Además, si leemos todo el pasaje en contexto, lo que Shaul está diciendo realmente es que debemos ser gozosos para dar nuestros diezmos, porque Yahweh puede bendecirnos más allá de nuestras imaginaciones más salvajes, como Yahweh también dice en Malaquías.

Malaquías 3:8-10
8 «¿Robará un hombre a Elohim? ¡Pero me has robado! Pero dices, ‘¿De qué manera te hemos robado?’ En diezmos y ofrendas.
9 Estás maldito con una maldición, porque me has robado, sí, hasta toda esta nación.
10 Trae todos los diezmos al almacén, para que haya comida en Mi casa, y pruébame ahora en esto», dice Yahweh de los ejércitos, «Si no te abriré las ventanas del cielo y derramaré para vosotros tal bendición que no habrá espacio suficiente para recibirla.»

A menos que obedezcamos a Yahweh y demos Sus diezmos al sacerdocio, entonces literalmente le roba a Elohim, porque así es como provee para Su obra. Si el sacerdocio no tiene los fondos que necesita para operar, no puede llevar a cabo la Gran Comisión en todo el mundo, y si pensamos que podemos complacer a nuestro Esposo mientras nos negamos a dar a los sacerdotes el dinero que necesitan para difundir las Buenas Nuevas de nuestro Esposo, lamentablemente estamos equivocado.

Yeshúa dijo más sobre el dinero que sobre el amor. Tal vez esto se deba a que Yeshúa sabía que el corazón del hombre es engañoso por encima de todas las cosas, y que Satanás trataría de engañarnos, diciendo que podemos amar a Elohim, aun reteniendo el diezmo de Yahweh de Su sacerdocio.

Yirmeyahu (Jeremías) 17:9
9 «El corazón es engañoso por encima de todas las cosas, y desesperadamente inicuo; ¿Quién puede saberlo?»

Yeshúa, sin embargo, estaba claro. Si amamos a Elohim, debemos guardar Sus mandamientos. Tiene millones de novias potenciales, así que si queremos ser elegidos, ¿no deberíamos obedecerlo con entusiasmo y con un corazón alegre de servirle?

Yahweh quiere que nos deseemos, para asegurarnos de que la Buena Nueva de Su Hijo se difunda por todo el mundo, y también es Su manera de asegurarnos de que todo Israel esté provisto. Si lo amamos, ¿no debemos hacer lo que dice?

Yojanán (Juan) 14:15
15 «Si me amas, guarda Mis mandamientos.»

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give