Chapter 23:

Sionismo Político Reconsiderado

Este Post también está disponible en: English Indonesia

El sionismo político es la idea de que el pueblo judío no solo tiene la autoridad, sino también la responsabilidad de actuar como el propio Mesías, y regresar a la tierra de Israel por su propio poder y fuerza. Esta idea se afianzó primero alrededor del año 1896, como defendió Theodore Herzl en su libro, Der Judenstaadt (El Estado judío).

Es fácil entender por qué el pueblo judío podría querer establecer su propio estado. Después de que los judíos fueron enviados al exilio por los romanos por la muerte que le dieron a Yeshúa (Jesús), sufrieron durante siglos a manos de los católicos romanos, los cristianos ortodoxos orientales, y también por los protestantes. Fue solo después de la Ilustración (el Luciferismo) del siglo XVIII que las naciones cristianas europeas le permitieron a los judíos ser ciudadanos.

Aunque todavía hay mucho sentimiento anti-judío en el mundo cristiano, las cosas comenzaron a cambiar después del Holocausto. Después de que murieran un tercio de todos los judíos del mundo, los judíos comenzaron a hacer campaña para tener su propio estado en la tierra de Israel, y la opinión pública mundial cambió a favor de crear un estado judío. Los cristianos evangélicos estadounidenses se encuentran entre los que más los apoyaron en este sentido, y esta tendencia tiene más sentido si comprendemos lo que se llama las Dos Casas de Israel.

Como mostramos en el estudio Israel Nazareno, la Fe Original de los Apóstoles, originalmente había doce tribus en Israel. Estas doce tribus comenzaron a separarse en dos bandos durante la era de los Jueces. Si bien hubo una gran cantidad de animosidad y lucha, también hubo una afinidad familiar natural entre las dos casas.

Las diez tribus del norte fueron llamadas por algunos nombres distintos, incluidos entre ellos; la casa de Israel, también la llamaron la casa de Efraim, o de José. Estas diez tribus fueron llevadas cautivas por Asiria alrededor del año 732 a.C. por graves violaciones a la Torah de Moshé (la Ley de Moisés). Como mostramos en Israel Nazareno y otros estudios, las profecías en las Escrituras nos dicen que estos Efraimitas perdidos comenzarían a reaparecer alrededor de 1996 d.C., con otros avances en el 2017. Sin embargo, el contingente más grande de Efraimitas no se daría cuenta de quiénes son hasta después de la tribulación y Armagedón (circa 2048-2049).

Las dos tribus del sur fueron llamadas la casa de Judá, y por varias razones mantuvieron la Torah de Moshé de mejor manera que la casa del norte de Efraim. Sin embargo, todavía violaron la Torah con respecto a las leyes del descanso de la tierra, por lo que el Imperio Babilónico fue enviado para llevarlos al exilio de Babilonia alrededor del año 586 a.C.  Comenzando unos 70 después, una fracción de ellos regresó (en los días de Ezra y Nehemías), y empezaron a repoblar la tierra de Israel. Este es el mismo grupo de judíos que les pidieron a los romanos que mataran a Yeshúa el Mesías en el primer siglo. La casa de Judá luego entró, después de la destrucción del templo en el 70 d.C, en lo que se llama el exilio romano, comenzando con esto una larga historia de persecución contra los judíos por parte de la iglesia cristiana, que continúa hasta el día de hoy.

Como mostramos en Israel Nazareno, las profecías nos dicen que los efraimitas serían esparcidos por todas las cuatro esquinas de la tierra. Hoy su genética se encuentra literalmente en cada familia, cada nación y cada clan de la tierra; sin embargo, cuando hablamos de los efraimitas, generalmente nos referimos a aquellos que han aceptado las Buenas Nuevas de Yeshúa. Como demostramos en Israel Nazareno, hay un gran número de Efraimitas en los Estados Unidos, incluso cuando aún se pierden dentro del cristianismo (y no son conscientes de que son Efraimitas). El gran número de Efraimitas en América es, sin duda, la razón del fuerte apoyo que los cristianos evangélicos de América le han dado al Estado de Israel. La afinidad natural familiar entre los efraimitas y los judíos también ayuda a explicar por qué el presidente estadounidense Trump recientemente reconoció a Jerusalén como la capital del Estado de Israel, legitimando los esfuerzos de los judíos sionistas políticos para restituirse en la tierra de Israel sin la ayuda del Mesías. Pero la pregunta que debemos hacernos en este momento es, no importa cuánto amemos a Judá, ¿el sionismo político es bíblicamente correcto? ¿O es rebelión, y debemos abstenernos?

Ezequiel 37 nos habla de la restauración de las Dos Casas de Israel. Primero se le dice a Ezequiel que «tome un árbol» (un palo) por la casa de Judá. Luego se le dice a Ezequiel que «tome un árbol» por la casa de Efraim (Israel). Entonces Ezequiel debe juntar ambos árboles para que se conviertan en un solo árbol en su mano. (La palabra עץ es Strong’s OT: 6086, comúnmente traducida como «palo», pero también significa árbol en este caso).

Yehezqel (Ezequiel) 37: 15-22
15 Otra vez vino a mí la palabra de Yahweh, diciendo:
16 «En cuanto a ti, hijo de hombre, toma un árbol para ti y escribe en él: «Para Judá y para los hijos de Israel, sus compañeros». Luego toma otro árbol y escribe en él: «Para José, el bastón de Efraín, y para toda la casa de Israel, sus compañeros».
17 Entonces úne uno con el otro para ti en un solo árbol, y se convertirán en uno en tu mano.
18 «Y cuando los hijos de tu pueblo te pregunten, diciendo: «¿No nos mostrarás a qué te refieres con esto?»
19 Diles: «Así dice Yahweh Elohim:» Ciertamente tomaré el árbol de José, que está en la mano de Efraín, y las tribus de Israel, sus compañeros, y los uniré con él el árbol de Judá, y los haré un solo árbol, y ellos serán uno en mi mano «.
20 Y los árboles en que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos.
21 Entonces diles: «Así dice Yahweh Elohim:» Ciertamente tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde ellos hayan ido, los juntaré de todas partes y los traeré a su tierra;
22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel; y un rey será rey sobre todos ellos; ya no serán más dos naciones, ni nunca más se dividirán en dos reinos «.

Cuando me presentaron este pasaje, me dijeron que el sionismo político judío cumplía la orden de tomar un árbol para Judá. Los sionistas políticos judíos habían tomado medidas para organizarse (es decir, habían tomado un árbol) y, como se habían organizado, tenían la influencia política para volver a casa. Basado en eso, parecía tener sentido que Efraim también se organizara y tomara la iniciativa de regresar a casa. Sin embargo, teniendo en cuenta nuestros otros estudios, hay algunos problemas con esta interpretación.

Primero, no importa lo que Judá hizo históricamente, el versículo 19 dice que Yahweh tomará el árbol de José (que está en la mano de Efraín) y lo unirá con el árbol de Judá. Eso parece indicar que, mientras que Efraim debería organizarse (tomar un árbol), también deberían esperar a que el mismo Yahweh lo traiga a casa. Un segundo testigo se encuentra en el versículo 21, donde dice que Yahweh tomará a los hijos de Israel de entre las naciones, y los juntará de todas partes, y los traerá a su tierra. Si bien esto puede hablar de la organización de Efraim, no habla de Efraim reuniéndose a sí mismo (como en el sionismo político lo hace). Por el contrario, debe esperar a que Yahweh los traiga a casa.

Además, en Revelación y el Fin de los Tiempos, vimos que Efraim regresa a casa después del Armagedón, el cual tiene lugar cerca del comienzo del milenio. (Esta es la razón por la que el arco y la espada de la batalla se rompen en la tierra).

Oseas (Oseas) 2: 18-23
18 «En aquel día les haré un pacto con las bestias del campo, con las aves del cielo y con los reptiles de la tierra. El arco y la espada de batalla los quebraré en la tierra, para que se acuesten de manera segura.
19 «Te desposaré conmigo para siempre; sí, te desposaré conmigo en rectitud y justicia, en misericordia  y  en gracia;
20 Te desposaré conmigo en fidelidad, Y conocerás a Yahweh.
21 «Acontecerá en aquel día que responderé», dice Yahweh; «Responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra.
22 La tierra responderá con grano, con vino nuevo y aceite; Ellos responderán a Jezreel.
23 Entonces la sembraré para mí en la tierra [es decir, la tierra de Israel], y tendré misericordia de ella, la que no había obtenido misericordia; Luego diré a aquellos que no eran Mi pueblo, «¡Tú eres Mi pueblo!» Y ellos dirán: «¡Tú eres mi Elohim!»

Es solo después de que el arco y la espada de batalla se rompen de la tierra que Yahweh vuelve a sembrar a Efraim en la tierra de Israel. Este es el mismo evento que cuando Yahweh reúne a Efraín por todos lados, y lo trae a la tierra de Israel, como ya vimos en Ezequiel 37:21.

El Armagedón es también cuando los sobrevivientes de Judá aceptan a Yeshua como el Mesías (en lugar de intentar cumplir el papel del Mesías ellos mismos).

Zacarías 12: 9-11
9 «En aquel día buscaré destruir a todas las naciones que vienen contra Jerusalén.
10 Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén el Espíritu de gracia y de compasión; entonces ellos me mirarán a Mí [es decir, Yeshua] a quien traspasaron. Sí, llorarán por él como quien llora por su único hijo, y llorarán por él como quien llora por un primogénito.
11 En aquel día habrá un gran duelo en Jerusalén, como el luto en Hadad Rimmon, en la llanura de Meguido.

Por mucho que amemos a Judá, y por mucho que comprendamos su deseo de poner fin a su largo exilio, no es correcto apoyar el sionismo político, porque al final, el sionismo político es un intento de evitar la necesidad de creer en Yeshúa. Además de ese punto, al apoyarlo, la comunidad cristiana evangélica está compartiendo sus malas acciones (v. 11).

Yochanan Bet (2 Juan) 7-11
7 Porque muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Yeshúa el Mesías vino en carne. Este es un engañador y un anti-mesías.
8 Examinaros ustedes mismos, para que no perdamos aquellas cosas por las cuales trabajamos, sino que podamos recibir una recompensa completa.
9 Cualquiera que se extravía y no permanece en la doctrina del Mesías, no tiene a Elohim. El que permanece en la doctrina del Mesías tiene al Padre y al Hijo.
10 Si alguno viene a ti y no trae esta doctrina, no lo recibas en tu casa ni lo saludes;
11 porque el que lo saluda participa en sus malas acciones.

¿Cuáles malas acciones? Como mostramos en Revelación y el Fin de los Tiempos, algún día habrá un templo anti-Mesías en Jerusalén, en el cual un hombre de pecado (es decir, el papado o su sucesor) gobernará.

Thessaloniquim Bet (2 Tesalonicenses) 2: 3-4
3 Que nadie te engañe de ninguna manera; porque ese Día no vendrá a menos que la caída venga primero, y el hombre de pecado sea revelado, el hijo de perdición,
4 que se opone y se exalta a sí mismo por encima de todo lo que se llama Elohim o que se adora, por lo que se sienta como Elohim en el templo de Elohim, mostrándose que él es Elohim.

Arriba está una imagen de los grandes rabinos askenazis y sefardíes pidiéndole al papado que establezca una «Organización de religiones» en el Monte del Templo. Los rabinos le pidieron al jefe del Misterio Babilonia que oficie en su templo, porque la orden rabínica fue creada en Babilonia (y es esencialmente babilónica). Junto con el primo Ismael finalmente construirán este templo anti-Yeshúa en el estado sionista de Israel.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give