Chapter 28:

¿Qué vestuario usaría Yeshua?

Este Post también está disponible en: English Indonesia

Este artículo anula los estudios anteriores que concluían que se supone que el sacerdocio debe usar un uniforme, basado en nueva información. Aunque tendremos que dar un artículo más completo más adelante, este artículo mostrará por qué el sacerdocio del Orden de Melquisedec NO debe usar uniforme.

En el estudio “El Gobierno de la Torah” vimos la forma en que Yeshúa estableció un sacerdocio del Orden de Melquisedec para su pueblo. Este sacerdocio del Orden de Melquisedec fue establecido para sustituir al sacerdocio levítico, esto hasta que la orden levítica se restablezca adecuadamente después de la reunión (para más detalles, consulte el libro “El Gobierno de la Torah”).

Ya que Yahweh ordenó que la orden levítica que usara un uniforme tenía sentido que a la Orden de Melquisedec también se le hubiera mandado usar un uniforme. Sin embargo, no hay evidencia directa de eso en las Escrituras.

Anteriormente, pensé que había encontrado una referencia a un uniforme para el Orden de Melquisedec en las escrituras del historiador Eusebio. Alrededor del 180 d.C, hubo una controversia sobre el tiempo de la celebración de Pesaj llamada “la Controversia Cuartodecimana”. Esto es cuando el Obispo Víctor de Roma afirmó que las asambleas ya no deberían determinar la fecha de la Pesaj según la Torah, sino que deberían determinar la fecha de Pesaj según el sol (como se calcula la Pascua (Easter). Eusebio registra la carta de Polícrates al Obispo Víctor, en la que dice que el Apóstol Juan durmió en Éfeso, y que llevaba una “placa sacerdotal” como parte de sus deberes.

“Nosotros observamos el día exacto; sin agregar ni quitar. Porque en Asia también se han dormido las grandes lumbreras, que resucitarán en el día de la venida del Señor, cuando venga con gloria del cielo, y buscará a todos los santos. Entre estos se encuentran Felipe, uno de los doce apóstoles, que se durmió en Hierápolis; y sus dos hijas vírgenes, y otra hija, que vivió en el Espíritu Santo y ahora descansa en Éfeso; y, además, Juan, que era a la vez un testigo y un maestro, que se reclinaba sobre el seno del Señor, y, siendo un sacerdote, llevaba la placa sacerdotal. Se durmió en Éfeso”.
[Padres de Nicea y Post-Nicea: Serie II | Volumen I | Historia de la Iglesia de Eusebio | Libro V]

Si el apóstol Juan llevaba una placa sacerdotal en Éfeso, parecía que esto solo podía ser parte de un uniforme de Melquisedec, ya que Juan nunca fue parte de la orden levítica. Basado en eso, comencé a trabajar en un uniforme del Orden de Melquisedec. Sin embargo, lo que no sabía entonces era que Polícrates cometió algunos errores en su historia. Por un lado, el Felipe que se durmió en Hierápolis no era el apóstol Felipe, sino un evangelista llamado Felipe, que se menciona en Hechos 6: 5 (y en otros lugares).

Ma’asei (Hechos) 6: 5
5 Y las palabras alegraron a toda la multitud. Y eligieron a Esteban, un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, y a Felipe, Procorus, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, un prosélito de Antioquía …

Por otra parte, el Juan que se durmió en Éfeso probablemente no era el apóstol Juan, sino un pariente del sumo sacerdote levítico, que se menciona en Hechos 4: 5-6.
Ma’asei (Hechos) 4: 5-6

5 Y aconteció, al día siguiente, que sus gobernantes, ancianos y escribas,
6 Así como Anás, el sumo sacerdote, Caifás, Juan y Alejandro, y todos los que pertenecían a la familia del sumo sacerdote, estaban reunidos en Jerusalén.

Sabemos que Juan, en el versículo 6, no era el apóstol Juan, porque el apóstol Juan se menciona en el versículo 13.
Ma’asei (Hechos) 4:13

13 Cuando vieron la audacia de Kepha y Yochanan, y percibieron que eran hombres sin educación y sin formación, se maravillaron. Y se dieron cuenta de que habían estado con Yeshúa.

Eusebio también registra cómo Papías dijo que había dos Juanes que se quedaron dormidos en Éfeso, Juan el Apóstol (Hechos 4:13) y el otro Juan que era un Presbítero (Anciano) en Éfeso. El versículo 4 es la escritura de Papias, y en los versículos 5 y 6 es el comentario de Eusebio, que nos dice que hubo dos Juanes que se durmieron en Éfeso (no solo uno).

4 “Entonces alguien vino, que había sido seguidor de los ancianos, le pregunté acerca de las palabras de los ancianos, que dijo Andres o Pedro, o qué dijo Felipe o Tomás, o por Santiago, o por Juan, o por Mateo, o por cualquier otro discípulo del Señor, y lo que dicen Aristión y el presbítero Juan, los discípulos del Señor. Porque no pensé que lo que obtendría de los libros me beneficiaría tanto como lo que proviene de la voz viva y permanente «.

5 Vale la pena observar aquí que el nombre Juan es dos veces enumerado por él. El primero que menciona en relación con Pedro y Santiago y Mateo y el resto de los apóstoles, que claramente significa el evangelista; pero el otro Juan lo menciona después de un intervalo, y lo coloca entre otros fuera del número de los apóstoles, poniendo a Aristión delante de él, y claramente lo llama presbítero.

6 Esto muestra que la declaración de aquellos es verdadera, que dicen que había dos personas en Asia que llevaban el mismo nombre, y que había dos tumbas en Éfeso, cada una de las cuales, incluso hasta el día de hoy, se llamaban Juan. Es importante notar esto, porque es probable que fuera el segundo, si uno no está dispuesto a admitir que fue el primero quien vio la Revelación, que está bajo el nombre de Juan.

LA HISTORIA DE LA IGLESIA DE EUSEBIUS \ Libro 3 \ Capítulo 39 – Los escritos de Papias \ sección 4 \ – HISTORIA DE LA IGLESIA DE EUSEBIUS \ Libro tres \ Capítulo 39 – Los escritos de Papias \ sección 6 \

Tanto las iglesias católicas como las ortodoxas orientales dicen que Eusebio estaba equivocado, y que el único Juan en Éfeso era el apóstol Juan (el hijo de Zebedeo). Si ellos tienen razón, entonces el sacerdocio debería llevar un uniforme, porque el apóstol Juan no era de estirpe sacerdotal, y, sin embargo, se registra que usó una “placa sacerdotal” (que indica un uniforme).

El punto de vista opuesto es tomado por eruditos como Richard Bauckham, quienes nos dicen que Juan, el Viejo, estaba relacionado con el sumo sacerdote en Hechos 6: 4-5, lo que significa que era un sacerdote levítico, pero que Polícrates erróneamente asumió que ambos Juanes eran el mismo (así como confundió a Felipe en Hechos 6: 5 con el apóstol Felipe). Si tomamos este punto de vista, entonces el sacerdocio no necesariamente debe usar un uniforme (pero la determinación debe hacerse sobre otros factores).

Casi dos milenios más tarde no hay forma de comprobar ninguno de los dos puntos de vista argumentales, pero si Polícrates asumió incorrectamente que Juan el Apóstol y Juan el Viejo eran uno y el mismo, cuando de hecho había dos personas diferentes, entonces no hay apoyo para un uniforme sacerdotal del Orden de Melquisedec en el registro histórico, del mismo modo que las Escrituras no lo respaldan (más allá del talit y el tzitziyot). Curiosamente, la historia coincide con este punto de vista, diciéndonos que los primeros uniformes para clérigos y coros no aparecieron hasta unos 400 años después de Yeshúa (después del comienzo de la era romana). Entonces, si no existía un uniforme hasta el inicio de la era romana, entonces esto parecería sugerir que el sacerdocio no debería usar un uniforme. También parece apoyar la tesis de Bauckham de que había dos Juanes en Éfeso.

En la antigüedad, la mayoría de la gente era pobre y tenía pocas piezas de ropa. Mientras que los ricos podían tener muchos cambios finos de prendas de vestir, la mayoría de la gente tenía un conjunto de ropa de trabajo y un cambio de ropa repuesto. Cuando uno se reunía con Yahweh uno lavaba y secaba el juego de repuesto que luego se cambiaba después de bañarse.

Shemote (Éxodo) 19: 10-11
10 Entonces Yahweh dijo a Moshé: “Ve al pueblo y conságralos hoy y mañana, y que laven sus ropas.
11 Y estén listos para el tercer día. Porque al tercer día descenderá Yahweh sobre el monte Sinaí a la vista de todo el pueblo”.

Mientras que Yahweh ordena un uniforme para los sacerdotes levitas, Él nunca les dice a los hijos de Israel que usen sus mejores ropas para él. En cambio, les ordena que estén limpios por dentro y por fuera. Esto es porque Yahweh no mira con ojos humanos. No le preocupa cómo nos vemos en el exterior, sino más bien la condición de nuestros corazones.

Shemuel Aleph (1 Samuel) 16: 7
7 Pero Yahweh dijo a Samuel: “No mires su apariencia ni su estatura, porque yo lo desechó. Porque Yahweh no ve lo que el hombre ve; porque el hombre mira la apariencia exterior, pero Yahweh mira el corazón”.

A veces la gente dice que se visten bien para Yahweh, pero en realidad se visten unos por los otros. Esto puede ser bueno, como para respetarnos a nosotros mismos y a nuestros vecinos; o también puede ser negativo, como sutilmente vestirse por el estatus. Está bien vestirse decentemente y respetuosamente, siempre y cuando no nos volvamos demasiado vistosos u ostentosos, sino que nos vistamos con modestia y humildad.

TimaTheus Aleph (1 Timoteo) 2: 9-10
9 Así mismo, que las mujeres se adornen con ropa modesta, con decoro y moderación, no con peinados ostentosos, oro o perlas, o ropa costosa,
10 son con buenas obras, lo cual es apropiado para las mujeres que profesan justicia.

Sin embargo, es fácil quedar atrapado en vestirse por el estatus o juegos de estatus relacionados con la vestimenta. Yaakov nos advierte que no demostremos parcialidad a los que son ricos y están bien vestidos, no sea que nos convirtamos en jueces con malos pensamientos.

Yaakov (James) 2: 2-4
2 Porque si viniese a tu congregación un hombre con anillos de oro y ropas finas, y un hombre pobre con ropas inmundas,
3 y le prestas atención al que usa la ropa fina y le dices: “siéntate aquí, en un buen lugar” y le dices al hombre pobre: “quédate ahí parado” o: “Siéntate aquí, a mis pies”.
4 ¿No han mostrado parcialidad entre ustedes mismos, y se han convertido en jueces con malos pensamientos?

Irónicamente, en muchas iglesias, la ética es que los líderes se vistan con los mejores trajes, estableciéndose como líderes por su apariencia visual. Pueden afirmar que este no es el caso, pero comparemos esto con el apóstol Shaul, quien estaba pobremente vestido en su físico, pero ricamente vestido con autoridad espiritual.

Qorintim Aleph (1 Corintios) 4:11
11 Hasta la hora presente, padecemos hambre y sed, y estamos pobremente vestidos, golpeados y sin hogar.

La ética de “vestirse para la iglesia” es muy reciente. Comenzó con la creación de la Máquina de tejer y la revolución industrial. Antes de eso, los primeros reformadores protestantes hablaron específicamente a favor de vestirse de forma sencilla, para evitar alimentar la lujuria de los ojos.

Yochanan Aleph (1 Juan) 2: 15-16
15 No améis al mundo o las cosas en el mundo. Si alguien ama el mundo, el amor del Padre no está en él.
16 Porque todo lo que hay en el mundo, la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida, no provine del Padre sino del mundo.

Algunas asambleas quieren vestirse de una forma, mientras que otras no. No puede haber nada de malo en vestirse respetuosamente, siempre que recordemos no juzgar a los demás por sus ropas. Yeshúa mismo no tenía un armario con ropa, ya que no tenía lugar para reclinar la cabeza.

Mattityahu (Mateo) 8:20
20 Y Yeshúa le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del hombre no tiene dónde recostar su cabeza

Hay mucho más que podríamos decir, pero lo que hemos visto es que, aunque Yeshua estableció un sacerdocio del Orden de Melquisedec, no había ningún uniforme especial (más allá del talit y los tzitzit mandados). El código de vestimenta para las personas debía ser limpio por dentro y por fuera, y usar ropa limpia. Si bien esta bien vestirse como nosotros queremos, deberíamos escuchar a quién tiene autoridad en el Espíritu, en lugar de respetar la autoridad que proviene de la buena ropa.

[Para un artículo relacionado, por favor vea también, “Cubiertas de cabeza en las Escrituras”]

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give