Chapter 32:

La Inmersión Solo en el Nombre de Yeshúa

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands

En la Gran Comisión, Yeshúa nos dice que vayamos a todas las naciones, sumergiendo (bautizando) a los discípulos y enseñándoles a obedecer todas las cosas que Él nos ha mandado. La mayoría de las versiones principales de la Gran Comisión nos dicen que debemos sumergir a Sus discípulos «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». La mayoría de las versiones dicen algo como esto:

Mattityahu (Mateo) 28: 18-20 (RV1960)
18  Y Jesús (Yeshúa) se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
19  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
20  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Este artículo explicará por qué creemos que la referencia a «el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo» fue probablemente una adición posterior al texto, para dar cabida al antiguo concepto pagano de un dios tres-en-uno conocido como «la Trinidad». También explicaremos por qué creemos que debemos sumergir a los discípulos de Yeshúa solo en el nombre de Yeshúa.

Antes de comenzar, no es algo pequeño recomendar una desviación del valor nominal del texto, y no lo queremos hacerlo a la ligera. Debido a que este es un serio problema, primero revisaremos la historia para poder entender la necesidad del cambio.

Cuando los griegos invadieron la tierra de Israel alrededor del año 333 a.C., el griego se convirtió en la lengua franca (o lengua del comercio) en toda la tierra de Israel. Luego, cuando los romanos tomaron el control de la tierra, el latín reemplazó al griego como lengua franca, pero ambas se hablaban ampliamente. Tal vez fue como Europa hoy, donde las personas educadas y la clase de comerciantes podrían hablar algunos idiomas, además de sus lenguas maternas. Sin embargo, sabemos que el hebreo todavía era la lengua materna de los hebreos (incluidos los judíos religiosos), porque la inscripción sobre la cruz (o madero) de Yeshúa estaba escrita en griego, latín y hebreo.

Luqa (Lucas) 23:38
38 Y también se escribió una inscripción sobre Él en letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS.

Como sacerdote, Josefo dijo que hablaba hebreo, pero nunca aprendió bien el griego, porque a los judíos realmente no les gusta aprender los idiomas de otras naciones.

«También me esforcé mucho en obtener el aprendizaje de los griegos y en comprender los elementos de la lengua griega, aunque me he acostumbrado tanto a hablar nuestra propia lengua, que no puedo pronunciar el griego con suficiente exactitud: porque nuestra nación no anima a aquellos que aprenden los idiomas de muchas naciones.
(Josefo, Antigüedades, 20: 11: 2)

Y si Josefo prefirió el hebreo porque era judío, entonces tiene sentido que los discípulos de Yeshúa también lo prefirieran. Esta puede ser la razón por la cual los primeros padres de la Iglesia nos dicen que al menos el libro de Mateo estaba escrito en hebreo. Aquí hay algunos ejemplos:

Mateo compuso las palabras en el dialecto hebreo, y cada uno las tradujo como pudo.
(Papias [alrededor del 150-170 dC] citado por Eusebio en Historia eclesiástica, 3:39)

Orígenes nos dice que Mateo escribió en hebreo porque lo escribió para creyentes judíos (es decir, nazarenos).

El primero [Evangelio] está escrito de acuerdo con Mateo, el mismo que una vez fue recaudador de impuestos, pero luego un emisario de Yeshúa el Mesías, que lo publicó para los creyentes judíos, lo escribió en hebreo.
(Origen, alrededor del 210 dC, citado por Eusebio, Historia eclesiástica, 6:25)

Jerome dijo que tomó prestada una copia del Evangelio hebreo de Mateo de los nazarenos en la ciudad siria de Borea (Berea), pero que no se sabía quién la había traducido al griego.

Mateo, que también es Levi, y que de un recaudador de impuestos llegó a ser un emisario. Primero, todos los evangelistas compusieron un Evangelio del Mesías en Judea en hebreo y en letras, en beneficio de los de la circuncisión que habían creído, ¿quiénes lo tradujeron al griego? no se ha determinado suficientemente. Además, el propio hebreo se conserva hasta el día de hoy en la biblioteca de Cesarea, que el mártir Pamfilus recolectó con tanta diligencia. Los nazarenos que usan este volumen en la ciudad siria de Borea también me permitieron copiarlo. En lo que se debe señalar que, dondequiera que el evangelista … haga uso de los testimonios de las Escrituras antiguas, no sigue la autoridad de los setenta traductores [la Septuaginta griega], sino la del hebreo.
(Jerome, alrededor del 382 dC, Vidas de hombres ilustres, 3)

Sin embargo, si el evangelio de Mateo se escribió originalmente en hebreo, y luego se tradujo al griego, porque estaba destinado a audiencias judías, entonces también tiene sentido que los otros apóstoles judíos (Santiago, Pedro, Juan, etc.) hubieran escrito sus epístolas primero en hebreo o arameo, porque esos eran sus lenguajes cotidianos. En este contexto, observe cómo Clemente de Alejandría nos dice que Shaul (Pablo) escribió su epístola a los hebreos en hebreo, y que fue cuidadosamente traducida por Lucas y publicada entre los griegos.

«En el trabajo llamado Hipotiposis, para resumir brevemente el asunto, [Clemente de Alejandría] nos ha dado descripciones resumidas de todas las Escrituras canónicas, … la Epístola a los Hebreos, que afirma que fue escrita por Pablo, a los Hebreos, en hebreo; pero que fue cuidadosamente traducido por Lucas, y publicado entre los griegos».
(Clemente de Alejandría, Hipotiposis, referido por Eusebio en Historia Eclesiástica, 6: 14: 2)

Eusebio también nos dice que Shaul escribió su epístola a los hebreos en hebreo, y que luego se tradujo.

Porque como Pablo se había dirigido a los hebreos en el idioma de su país; algunos dicen que el evangelista Lucas, otros que Clemente, tradujo la epístola.
(Eusebio, alrededor del 315 dC, Historia eclesiástica, 3: 38: 2-3)

Jerome dice lo mismo, en diferentes palabras.

“Él (Pablo), al ser un hebreo, escribió en hebreo, es decir, en su propia lengua y con mayor fluidez, mientras que las cosas que se escribieron con elocuencia en hebreo se convirtieron de manera más elocuente en griego.
(Jerome, alrededor del 382 dC, Vidas de hombres ilustres, Libro 5)

Hay más citas y hay mucho más que podríamos discutir, pero tiene sentido que las cartas de los apóstoles judíos se hubieran conservado en hebreo para el uso de los nazarenos, ya que Epifanio nos dice que los nazarenos en el siglo IV eran «muy sabios» en el idioma hebreo».

“Los nazarenos no se diferencian en nada esencial de ellos [es decir, los judíos ortodoxos], ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la ley judía; excepto que ellos creen en Cristo. Creen en la resurrección de los muertos, y que el universo fue creado por Dios. Predican que Dios es Uno, y que Jesucristo es Su Hijo. Son muy aprendidos en el idioma hebreo. Ellos leen la Ley (que significa la Ley de Moisés) … Por lo tanto, difieren … de los verdaderos cristianos porque cumplen hasta ahora [ritos] tales como la circuncisión, el sábado y otros».
[Epifanio,“Contra las herejías”, Panarion 29, 7, pp. 41, 402]

Además, los eruditos han notado durante mucho tiempo que el Pacto Renovado tiene un buen sentido gramatical en hebreo, pero un sentido gramatical muy pobre en griego. No obstante, la historia está escrita por los vencedores, y después de que Roma había llevado a los nazarenos a la clandestinidad, comenzaron a enseñar las Escrituras en latín. El latín fue aceptado como «el lenguaje de las Escrituras» en Occidente hasta que los musulmanes conquistaron Constantinopla en 1453, lo que provocó que los sacerdotes ortodoxos orientales huyeran a Europa occidental. Los sacerdotes ortodoxos orientales trajeron sus textos griegos con ellos, incluido el llamado Textus Receptus (o «Texto recibido»). Así, Occidente llegó a creer que las traducciones griegas eran los verdaderos originales. Esta idea no fue ampliamente cuestionada hasta el siglo XX, cuando los críticos textuales comenzaron a señalar que muchos pasajes tenían más sentido si uno asumía que estaban escritos en hebreo.

También hay una versión del Pacto Renovado en arameo siríaco llamada Peshitta (que significa «Recta» o «Simple»). Algunos creen que la Peshitta desciende de los originales del primer siglo que faltan. Si bien esta idea es muy emocionante, hay muchas razones por las que esto es dudoso. Por un lado, el arameo siríaco de la Peshitta no es lo mismo que el arameo de Galilea que hablaron Yeshúa y sus apóstoles. También hay muchos helenismos, o palabras griegas usadas en el texto. Algunos creen que es una traducción de alta calidad del griego al arameo siríaco, mientras que otros creen que desciende de los manuscritos originales, pero más tarde se modificó ampliamente para estar de acuerdo con el griego. De cualquier manera, la Peshitta no representa una colección de cartas originales del primer siglo.

A pesar de todo esto, en general creemos que las Escrituras que tenemos hoy son muy confiables. Creemos esto porque todos estos textos, tanto del este como del oeste, generalmente coinciden en la mayoría de los puntos. Sin embargo, hay algunos puntos específicos en los que estos textos no concuerdan entre sí.  Hay todo un campo de estudio llamado «crítica textual» que trata estos temas. Sin embargo, aunque la crítica textual es fascinante, normalmente no pasamos mucho tiempo en ella porque nuestro tiempo aquí en esta tierra es muy limitado, y Yeshúa nos ha dicho que usemos nuestro tiempo aquí en la tierra para levantar un reino global unificado para Él. Debemos mantenernos enfocados en esta tarea, o no tendremos éxito en la construcción del reino de Yeshúa. Sin embargo, en este caso debemos hacer una política de excepción y dedicar un tiempo a estudiar lo que dice Mateo 28:19, porque la redacción específica de este comando le dice a un verdadero discípulo lo que debemos (y no debemos) hacer.

En la crítica textual, se da por sentado que los escribas han alterado los textos. Esto explica por qué hay tantos manuscritos diferentes. El supuesto objetivo de la crítica textual es descubrir lo que los manuscritos originales deben haber dicho. Al menos entre los eruditos honestos, la forma en que lo hacen es comparar un manuscrito con otro. Si algo existe en un texto más antiguo, pero no en uno más nuevo, eso es evidencia de que se ha quitado algo. A la inversa, si algo existe en un texto más nuevo pero no en uno más antiguo, eso sostiene que se ha agregado algo. Agregar y quitar es una violación directa y flagrante de las Escrituras, que nos dice que no debemos agregar o quitar nada de las Escrituras, para no sufrir una maldición. Aquí hay un ejemplo del libro de Apocalipsis.

Hitgalut (Apocalipsis) 22: 18-19
18 “Porque testifico a todos los que escuchan las palabras de la profecía de este libro: Si alguien agrega a estas cosas, Elohim le añadirá las plagas que están escritas en este libro;
19 y si alguien quita de las palabras del libro de esta profecía, Elohim quitará su parte del Libro de la Vida, de la ciudad apartada y de las cosas que están escritas en este libro».

Hay otras prohibiciones en contra de agregar o quitar a las palabras de Elohim, pero a pesar de estas prohibiciones, hay un ejemplo famoso de una adición en 1 Juan 5: 7-8, que se conoce como la Coma joánica. Este pasaje no aparece en ninguno de los manuscritos griegos o latinos más antiguos, y el versículo 7 no existe en la Peshitta Oriental.

Yochanan Aleph (1 Juan) 5: 7-8 (RV1960)
7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.
8 Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.

La crítica textual protestante nos dice que esto fue originalmente una glosa (una nota) escrita en los márgenes de un manuscrito latino (es decir, católico) del siglo IV. Es decir, estaba garabateado en los márgenes, y luego, cuando se copió el manuscrito, alguien convirtió los garabatos de los márgenes en dos versos separados que luego se incorporaron al texto. Estos versos adicionales lentamente se deslizaron en otros manuscritos latinos durante la Edad Media. Luego se agregaron a la tradición manuscrita griega en el siglo XV. Así que, primero tenemos versos que se agregaron primero a las Escrituras católicas latinas, y luego a las Escrituras griegas (que son usadas tanto por los católicos orientales como por los protestantes). Quizás, sorprendentemente, mientras que los eruditos protestantes son conscientes de que estos versos son adiciones a las escrituras, aun se siguen publicando en Biblias protestantes sin ninguna nota explicativa que indique que estos versículos no existen en los manuscritos más antiguos en latín o griego, y que el versículo 7 !no existe en la Peshitta Oriental!

Preguntémonos, ¿por qué se agregaron estos versos al Canon Protestante, cuando los eruditos protestantes sabían que estos versículos no existen en los textos más antiguos conocidos? Y ¿por qué no hay notas explicativas en la mayoría de las versiones? Una respuesta es que Satanás es un maestro falsificador, y le gusta generar falsificaciones. Como todos los falsificadores, quiere que sus mentiras se parezcan a la verdad tanto como sea posible. Entonces, aun cuando las Escrituras hablan de un Padre, un Hijo y el Espíritu, el Espíritu es neutral en hebreo, y aunque tiene una voz, no tiene cuerpo ni nombre. Satanás nos da una falsificación del antiguo trío egipcio «tres en uno» de Isis, Horus y Seb, que es adorado por las iniciales IHS en la Iglesia Católica Romana.

Si bien en este artículo una discusión completa de la Trinidad está fuera de alcance, lo que necesitamos ver aquí es en qué se diferencia esto de las Escrituras. La Trinidad expresa la idea de «tres dioses en uno», que son separados pero iguales (y, sin embargo, paradójicamente, todos son uno y el mismo). En contraste, las Escrituras enseñan que Elohim puede manifestarse de muchas maneras. Nunca se limita la cantidad de formas en que Elohim puede manifestarse a solo tres. Además, el Tanaj (Antiguo Testamento) nunca menciona la idea de «tres dioses en uno», como lo hace la Trinidad. (Para más detalles, vea «Yeshúa: Manifestación de Elohim«, en «Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 1«).

Esta es una representación visual del clásico (llamado) Escudo Trinitario con letras hebreas agregadas.

Como vimos en el estudio «Israel Nazareno«, la Torah fue entregada a Israel como un contrato matrimonial. Y que nos tomen o no como la novia de Yeshúa depende de qué tan bien obedezcamos la Torah a través del don del Espíritu de Yeshúa. Sin embargo, esto requiere mantener una importantísima relación espiritual las 24 horas del día con Yeshúa. Y para complacer a Yeshúa, debemos permanecer en Él continuamente, mientras que Yeshúa mismo mora simultáneamente en nosotros y en Su Padre. Esta es la esencia de la relación de salvación.

Yochanan (Juan) 17: 20-23
20 “Pero no ruego solo por estos, sino también por aquellos que creerán en Mí por la palabra de ellos;
21 para que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti; para que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú me enviaste.
22 Y la gloria que me diste, les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno:
23 Yo en ellos, y Tú en Mí, para que sean hechos perfectos en unidad, y para que el mundo sepa que me enviaste y que los amaste como me amaste a Mí».

La relación que enseña la Iglesia Católica es muy diferente de esto. Esto se debe a que los católicos adoran en secreto a Isis, Horus y Seb, incluso si no están conscientes de ello. Esto viola el Primer Mandamiento de no tener ningún otro elohim (dioses falsos) delante de Él.

Shemote (Éxodo) 20: 2-3
2 “Yo soy Yahweh tu Elohim, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.
3 «No tendrás otros elohim (dioses) delante de mí».

En «Apocalipsis y el Fin de los Tiempos« vimos que el Misterio del Imperio Babilónico es, efectivamente, una extensión del Imperio egipcio, y sirve a los mismos dioses falsos, solo que con nombres diferentes. Esta secuencia de imperios ha oprimido a Israel por milenios y nos oprimirá de nuevo en la tribulación venidera. (Para más detalles, vea Apocalipsis y el Fin de los Tiempos«).

  1. Egipto (Ezequiel 29: 1-30: 26)
  2. Asiria y Nínive (Nahum 3: 1-19)
  3. Babilonia (Apocalipsis 18: 2, Jeremías 50-51)
  4. Medo-Persia (Daniel 8:20) -22, 10:13, 11: 2)
  5. Grecia (Daniel 11: 4)
  6. Roma (existía cuando se escribió Apocalipsis)
  7. Califato Islámico Otomano (1299-1922)
  8. Un orden mundial babilónico con sede en el Oriente Medio, con una religión unida, y un renovado califato islámico.

Roma es el sexto ciclo de este sistema de bestias egipcio-babilónico-romano. La razón por la que Roma honra a Isis, Horus y Seb es precisamente porque forma parte de la bestia egipcia-babilónica-romana. En este sentido, consideremos ahora el hecho de que Mateo 28:19 es el único lugar en las Escrituras donde Yeshúa dice que sumerjan a Sus discípulos en tres nombres. Aquí está la RV1960 modificada de nuevo.

Mattityahu (Mateo) 28: 18-20 (RV1960)
18  Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
19  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
20  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mientras que la Iglesia Católica afirma que Mateo 28:19 y 1 Juan 5: 7-8 dan dos testigos de la Trinidad, si nos damos cuenta de que 1 Juan 5: 7-8 es una adición posterior al texto (y que no debería estar allí), entonces el argumento de la Trinidad solo parece estar respaldado por Mateo 28:19, lo que lo convierte en un testigo solitario de la idea de un «dios tres en uno». El problema con esto es que en todas partes en las Escrituras, se les dice que sumerjan a los discípulos de Yeshúa en Su nombre (y nada más). Esta no es una lista exhaustiva, pero algunos ejemplos de esto se encuentran en Hechos 2:38, Kefa (Pedro) le dice a la gente que simplemente se sumerja en el nombre de Yeshúa.

Ma’asei (Hechos) 2:38
38 Entonces Kefa les dijo: “Arrepentíos, sumérjase cada uno de ustedes en el nombre del Mesías Yeshúa para la perdón de los pecados; y recibirán el don del Ruaj HaQodesh [Espíritu Santo]”.

Hechos 8:12 solo menciona la inmersión en el nombre de Yeshúa.

Ma’asei (Hechos) 8:12
12 Pero cuando ellos creyeron a Felipe, que predicaba las cosas concernientes al reino de Elohim y el nombre del Mesías Yeshúa, tanto hombres como mujeres estaban se sumergían.

En Corinto, cuando hubo una pregunta sobre la doctrina, a los creyentes solo se les dijo que se sumerjan en el nombre de Yeshúa.

Ma’asei (Hechos) 19: 3-5
3 Y él les dijo: “¿En qué, entonces, fueron inmersos?”. Y ellos dijeron: «En la inmersión de Yojanan [Juan]».
4 Entonces Shaul dijo: “Yojanan ciertamente los sumergió con una inmersión de arrepentimiento, diciéndole al pueblo que debían creer en Aquel que vendría después de él, es decir, en el Mesías Yeshúa».
5 Cuando escucharon esto, se sumergieron en el nombre de Yahweh Yeshúa.

¿Podemos ver cómo, en el versículo 5, la inmersión en el nombre de Yahweh-Yeshúa (es decir, «El Señor Jesús») alude a la misma relación en la que habita Yeshúa y de la que habló en Juan 17: 20-23?

En Hechos 22:16 se nos dice que seamos sumergidos en el nombre de Yahweh, pero sabemos por nuestros otros estudios que el nombre de Yeshúa contiene el nombre de Yahweh, y por lo tanto, esta es una referencia a Yahweh-Yeshúa (a menudo mal traducida como «el Señor Jesús»).

Ma’asei (Hechos) 22:16
16 “¿Y ahora, qué estás esperando? Levántate y sumérgete, y lava tus pecados, invocando el nombre de Yahweh”.

Otro ejemplo similar existe en Hechos 10: 47-48, donde los discípulos están inmersos en el nombre de Yahweh (que se refiere a Yeshúa).

Ma’asei (Hechos) 10: 47-48
47 «¿Puede alguien prohibir el agua, para que no sean sumergidos los que han recibido el Espíritu apartado tal como nosotros?»
48 Y él les ordenó sumergirse en el nombre de Yahweh. Luego le pidieron que se quedara unos días.

En Romanos 6: 3, Shaul nos dice que nos sumerjamos en el Mesías Yeshúa. No menciona al Padre ni al Espíritu.

Romim (Romanos) 6: 3
3 ¿O no saben que la mayoría de nosotros que fuimos inmersos en el Mesías Yeshúa nos sumergimos en Su muerte?

Gálatas 3: 26-27 solo habla de estar inmerso en el Mesías (Yeshúa), y nuevamente alude a la relación que Yeshúa menciona en Juan 17: 20-23.

Galatim (Gálatas) 3: 26-27
26 Porque todos sois hijos de Elohim por la fe en el Mesías Yeshúa.
27 Porque todos los que fueron sumergidos en el Mesías se han revestido del Mesías.

Entonces, ¿qué debemos hacer con esta información? La Escritura dice que cada asunto se establece por dos o tres testigos, y que un solo testigo no es suficiente.

Devarim (Deuteronomio) 19:15
15 “Un testigo no se levantará contra un hombre con respecto a cualquier iniquidad o pecado que cometa; por boca de dos o tres testigos se establecerá el asunto».

Mateo 28:19 es un testigo solitario de que debemos ser inmersos en tres nombres. En contraste, tenemos muchos testigos que evidencian que solo debemos estar inmersos en el nombre de Yeshúa, y el Primer Mandamiento prohíbe adorar a otros elohim.

Consideremos también las obras del Padre de la Iglesia Eusebio. Eusebio fue un erudito católico y se le conoce como el Padre de la Historia de la Iglesia. Fue obispo de Cesarea en 314 dC y estuvo presente en el Concilio de Nicea cuando se estaba discutiendo la naturaleza de la «Deidad» y se estaba estableciendo la doctrina católica. Antes del Concilio de Nicea, Eusebio cita a Mateo 28:19 unas 17 veces en sus escritos, y nunca cita la fórmula trinitaria. Él siempre cita a Mateo 28:19 como: «Id y haced discípulos de todas las naciones en mi nombre». Por ejemplo:

«Con una palabra y una voz, dijo a sus discípulos:» Id y haced discípulos a todas las naciones en Mi Nombre, enseñándoles a observar todas las cosas que os he mandado … »
(Prueba del Evangelio de Eusebio, Libro III, Capítulo 6, 132 (a), página 152.)

Para completar, también debemos mencionar que existen algunos manuscritos hebreos de Mateo, que incluyen el hebreo Shem Tov . Si bien estos manuscritos hebreos de Mateo también contienen helenismos (y no se cree que sean los manuscritos originales), debemos tener en cuenta que el manuscrito de Shem Tov no contiene la fórmula trinitaria. Más bien, los versículos 19-20 dicen simplemente:

Mattityahu (Matthew) 28: 19-20
19 «Vayan
20 y (enséñenles) a cumplir todas las cosas que les he mandado por siempre».

Conclusión:

Es algo serio sugerir que nos apartemos del valor nominal de las Escrituras, pero como solo tenemos un solo testigo de la fórmula trinitaria, mientras que hay muchos testigos que piden la inmersión solo en el nombre de Yeshúa, entonces podemos concluir que debemos sumergirnos solo en el nombre de Yeshúa.

Un estudio completo sobre la inmersión está fuera del alcance de este artículo, pero si has estado inmerso en los nombres de «el Padre, el Hijo y el Espíritu», Israel Nazareno te recomienda la re-inmersión solo en el nombre de Yeshúa. También recomendamos que durante la inmersión le pidas a Yahweh que se lleve a todos los demonios y espíritus inmundos, como la Trinidad Isis-Horus-Seb (y todos los demás demonios inmundos).

Preguntas frecuentes:

En el pensamiento cristiano, la inmersión es un evento de una sola vez. Esto refleja la realidad de que solo necesitamos sumergirnos en el cuerpo de Yeshúa una vez (asumiendo que estamos inmersos en el nombre de Yeshúa, y no en otros nombres). Sin embargo, en el pensamiento hebraico, la inmersión es un evento regular. Se lleva a cabo después del arrepentimiento, o antes de que se reciba una unción. Idealmente, queremos usar agua viva, que probablemente se refiere al agua que es lo suficientemente limpia como para sostener la vida. No necesariamente tiene que estar corriendo o moviéndose, ya que históricamente se podría usar un manantial detenido u otra piscina (o incluso una bañera). Y si no hay una fuente natural de agua disponible (como un manantial, un río o un lago), algunas personas creen que una bañera, o una piscina, también pueden servir, siempre y cuando uno pueda sumergirse completamente en el agua, simbólico de enterrar al viejo hombre de pecado.

Tradicionalmente, los hebreos se lavan el cuerpo y la ropa para prepararse para el Shabat y las festividades. En cualquier momento en que queramos acercarnos a Elohim o reunirnos con Su pueblo, es apropiado lavarse y ponerse ropa limpia. Sin embargo, hay algo especial acerca de la inmersión en Yeshúa, porque simboliza un tipo especial de arrepentimiento, muerte y renacimiento.

Yochanan (Juan) 3: 5
5 Yeshúa respondió: «Con toda seguridad, te digo que a menos que uno nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Elohim».

La inmersión es solo un ritual, pero hay poder en los rituales. Yeshúa fue inmerso por Yojanan HaMatbil (Juan el Inmersor) antes de comenzar su ministerio, porque era apropiado cumplir toda justicia.

Mattityahu (Mateo) 3: 13-15
13 Entonces Yeshúa vino de Galilea a Yojanán en el Jordán para ser sumergido por él.
14 Y Yojanán trató de evitarlo, diciendo: “yo necesito ser sumergido por Ti, ¿y vienes a mí?”
15 Pero Yeshúa respondió y le dijo: “Permite que así sea ahora, porque de esta manera nos conviene cumplir toda justicia”. Entonces él se lo permitió.

Después de que salgamos del agua, debemos recordar pedir el Espíritu de Yeshúa, y debemos seguir orando hasta que lo envíe, ya que la inmersión sin recibir el don del Espíritu simboliza ser enterrado en muerte, y necesitamos recibir la vida espiritual. Una cosa que necesitamos saber sobre el don del Espíritu es que debemos invitarlo continuamente o no se quedará con nosotros. Si invitamos al Espíritu al principio, pero luego dejamos de invitarlo, el Espíritu sentirá que ya no es bienvenido, y continuará hasta que lo recibamos nuevamente. Esto es lo que significa no «apagar» el Espíritu.

Tesalónica Alef (1 Tesalonicenses) 5:19
19 No apagues el Espíritu.

Aquellos que reciban el don del Espíritu y luego le entreguen el control de sus vidas al Espíritu, sabrán cuando lo reciban, porque traerá un sentido inequívoco de paz. Después de que se llenen con Su Espíritu, estarán muy ansiosos por ayudar a construir el cuerpo de Yeshúa a nivel mundial y local. Esto se debe a que el Espíritu de Yeshúa está construyendo Su cuerpo, y por lo tanto, cualquier persona que sea movida por el Espíritu de Yeshúa estará ansioso por construir Su cuerpo.

Algunas veces las personas se lavan físicamente con agua, pero no dan su vida para ayudar a construir el cuerpo global de Yeshúa. Esto reclama el nombre de Yeshúa, pero a menos que haya un cambio fundamental en nuestras vidas y nuestro comportamiento, es solo una inmersión en el nombre y no sirve de nada. Debe haber un cambio radical de corazón a favor de servir a Yeshúa, o la relación de residencia no se inicia, y no se puede establecer una relación bidireccional que dé vida con el cuerpo.

Una discusión completa sobre la inmersión tendrá que esperar a otro momento, pero podemos saber cuándo estemos llenos del Espíritu de Yeshúa, porque queremos encontrar nuestro lugar en el cuerpo donde haremos nuestra mejor contribución. Debido a esto, mientras nos sumergimos (lavamos) técnicamente a nosotros mismos, puede ser útil que un diácono o un anciano nos guíe en el proceso y sea nuestro testigo. Si no hay un anciano o diácono calificado de Israel Nazareno en su área, puede llamar al cielo y la tierra como testigos de su inmersión y esto puede funcionar, siempre y cuando tengas una relación correcta con el cuerpo, estableciendo una conexión bidireccional que de vida. Sin esta conexión bidireccional que da vida, no estamos ayudando a construir el cuerpo global de Yeshúa.

Esperamos que este artículo ayude a explicar por qué Israel nazareno cree que deberíamos ser inmersos solo en el nombre de Yeshúa, y qué hacer si hemos estado inmersos en los nombres trinitarios. También esperamos que proporcione información útil para aquellos que desean recibir la vida en el Espíritu de Yeshúa, y por qué el Espíritu de Yeshúa los llevará a querer ayudar a construir el cuerpo de Yeshúa a nivel mundial.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give