Chapter 35:

Dándole Sentido a la Circuncisión

Este Post también está disponible en: English

¿El sacrificio del Mesías Yeshúa (Jesús) acabó con el pacto de la circuncisión física? Algunos dicen que sí. Sin embargo, como veremos en este estudio, la Escritura nos dicen que el pacto de la circuncisión física todavía está activo hoy.

Hay mucho que podríamos decir sobre la circuncisión, pero el pacto de la circuncisión se le dio primero al patriarca Abraham. Yahweh dijo que sería una señal entre Él y los descendientes de Abraham en todas sus generaciones, para un pacto eterno. Si alguno de los varones no fuera circuncidado físicamente, serían separados de la nación de Israel, porque habrían roto Su pacto.

B’reisheet (Génesis) 17: 9-14
9 Y Elohim le dijo a Abraham: “En cuanto a ti, guardarás Mi pacto, tú y tus descendientes después de ti a lo largo de sus generaciones.
10 Este es Mi pacto que mantendrás entre Mí y tú y tus descendientes después de ti: cada niño varón entre ustedes será circuncidado;
11 y serán circuncidados en la carne de sus prepucios, y será una señal del pacto entre Mí y tú.
12 El que tiene ocho días entre ustedes será circuncidado, cada niño varón en sus generaciones, el que haya nacido en su casa o comprado con dinero de cualquier extranjero que no sea su descendiente.
13 El que ha nacido en tu casa y el que ha sido comprado con tu dinero debe ser circuncidado, y Mi pacto estará en su carne para un pacto eterno.
14 Y el niño varón incircunciso, o quien no está circuncidado en la carne de su prepucio, esa persona será separada de su pueblo; Él ha roto Mi pacto».

En la Escritura, un pacto es un tipo de contrato muy especial que dura mientras las partes aún viven. Es decir, las partes en un pacto no se liberan hasta que mueren. Yahweh no puede morir, por lo que nunca seremos liberados por Él, y Abraham todavía tiene descendientes vivos, que todavía están atados a este pacto. Y como mostramos en el estudio de Israel Nazareno, nuestro linaje desciende a través de Abraham, por lo que, somos herederos de este pacto. (Para más detalles, ver Israel Nazareno).

Pero, ¿qué pasa con aquellos que no saben si descienden de Abraham o no? O tal vez saben que son de la simiente de Abraham, pero aún no están seguros. ¿Cómo pueden saber que el pacto de la circuncisión todavía se mantiene? Por un lado, podemos leer las palabras del Mesías Yeshúa. En Mateo 5: 17-20, el Mesías Yeshúa nos dice que no pensemos que vino a destruir la Torah (Ley) o los Profetas. Más bien, dijo que no vino para destruirlos, sino para cumplir la primera parte de las profecías contenidas en ellos (ya que hay una gran cantidad de profecías contenidas en la Torah). De hecho, nos dice que mientras el cielo y la tierra todavía estén aquí, nada de la Torah puede cambiar.

Mattityahu (Mateo) 5: 17-19
17 “No piensen que vine a destruir la Torah o los Profetas. No vine a destruir sino a cumplir [la primera parte de ellos].
18 Porque les aseguro que hasta que el cielo y la tierra pasen, de ninguna manera una jota o una tilde pasará de la Torah hasta que todo se cumpla.
19 Por tanto, el que viole uno de los mandamientos más pequeños y enseñe a los hombres, será llamado pequeño en el reino de los cielos; pero quien los haga y así enseñe, será llamado grande en el reino de los cielos».

En este contexto, el término Torah se refiere a los primeros cinco libros de Moisés, y todo lo que contienen. Entonces, cuando Yeshúa nos dice que no pensemos que vino a destruir la Torah, está diciendo que no pensemos que vino a destruir el pacto de la circuncisión física.

Debido a que Yeshúa guardó la Torah perfectamente, Él debe haber sido circuncidado al octavo día, de acuerdo con el mandamiento. También sabemos que Yeshúa es nuestro ejemplo, y que debemos imitarlo en todo lo que decimos y hacemos.

Qorintim Aleph (1 Corintios) 11: 1
11 Imítenme a mí, así como yo imito al Mesías.

En el siglo IV, el padre de la Iglesia, Epifanio, dijo que los nazarenos todavía circuncidaban físicamente a sus hijos, siguiendo el ejemplo de Yeshúa.

Los nazarenos no difieren en nada esencial de ellos [los judíos ortodoxos], ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la ley judía; excepto que ellos creen en Cristo. Creen en la resurrección de los muertos y que el universo fue creado por Dios. Predican que Dios es Uno y que Jesucristo es Su Hijo. Son muy aprendidos en el idioma hebreo. Leen la Ley [la Ley de Moshé] … Por lo tanto, difieren … de los verdaderos cristianos porque cumplen hasta ahora [tales] ritos judíos como la circuncisión, el Sábado y otros.
[El Padre de la Iglesia Epifanio de Salamina, Contra las Herejías, Panarion 29, 7, pp. 41, 402]

Hasta ahora, hemos visto que la orden de circuncidar a nuestros hijos es para todas las generaciones, y que es parte de la Torah, y que Yeshúa dijo que no creyera que vino a destruir la Torah. Sin embargo, a veces los cristianos encuentran esto difícil de entender, porque piensan que leen algo diferente en el Pacto Renovado, y especialmente en las palabras de Shaúl (Pablo). Queremos hablar sobre las cartas de Shaúl, pero para ponerlas en el contexto correcto, primero tenemos que hablar sobre el libro de los Hechos.

En Hechos 10, el apóstol Kefa (Pedro) fue a la casa de Cornelio, y seis hombres de «la circuncisión que creyeron» fueron con él.

Ma’asei (Hechos) 10: 44-45
44 Mientras Kefa todavía hablaba estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos los que escucharon la palabra.
45 Y los de la circuncisión que creyeron quedaron asombrados, todos los que vinieron con Kefa, porque el don del Espíritu Apartado había sido derramado también sobre los gentiles.

En un momento, veremos cómo los hombres de «la circuncisión que creyeron» también eran llamados «los Fariseos que creyeron». Es decir, el término «circuncisión» era un término coloquial que se usaba para referirse a los Fariseos. Estos son como los Judíos Mesiánicos rabínicos de hoy. Creen que Yeshúa es el Mesías, y aun así siguen las costumbres y tradiciones rabínicas (a pesar de que Yeshúa vino a reemplazar el orden rabínico con un orden renovado de Melquisedec). Lo que veremos es que se les llama «la circuncisión» porque creen que la salvación viene de seguir el procedimiento rabínico con respecto a la circuncisión física. Es decir, creen que el procedimiento rabínico con respecto a la circuncisión física es importante. Veremos esto más a fondo en un momento.

Cuando Kefa regresó a Judea, los de «la circuncisión que creyeron» contendieron con él allí por haber ido a la casa de Cornelio y haber comido con hombres incircuncisos.

Ma’asei (Hechos) 11: 1-3
1 Ahora los apóstoles y hermanos que estaban en Judea oyeron que los gentiles también habían recibido la palabra de Elohim.
2 Y cuando Kefa llegó a Jerusalem, los de la circuncisión [que creyeron] contendieron con él,
3 diciendo: «¡Entraste en casas de hombres incircuncisos y comiste con ellos!»

Kefa luego explicó cómo Elohim había bendecido su visita a Cornelio al derramar el Espíritu sobre él y toda su casa. Esto hizo que aquellos de la circuncisión rabínica que creían se dieran cuenta de que Elohim no consideraba que el procedimiento rabínico fuera esencial, porque Elohim también había otorgado el arrepentimiento para vida a los Efraimitas Gentiles que regresan.

Ma’asei (Hechos) 11: 15-18
15 “Y cuando comencé a hablar, el Espíritu Apartado cayó sobre ellos, como sobre nosotros al principio.
16 Entonces recordé la palabra del Maestro, cuando dijo: «Yojanan, ciertamente, hacia inmersiones en agua, pero ustedes serán inmersos en el Espíritu Apartado».
17 Si, por lo tanto, Elohim les dio el mismo don que Él nos dio cuando creímos en el Adón Yeshúa el Mesías, ¿quién era yo, para resistir a Elohim? ”
18 Cuando oyeron estas cosas se callaron; y glorificaron a Elohim, diciendo: «¡Entonces Elohim también ha concedido a los Gentiles el arrepentimiento para vida!»

Después de esto, muchos creyentes helenizados (reformados) en Antioquía creyeron en Yahweh Yeshúa, por lo que los apóstoles enviaron a Bar Naba (Bernabé) allí.

Ma’asei (Hechos) 11: 19-21
19 Ahora, aquellos que se dispersaron después de la persecución que surgió sobre Esteban viajaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, predicando la palabra a nadie más que a los Judíos solamente.
20 Pero algunos de ellos eran hombres de Chipre y Cirene, quienes, cuando llegaron a Antioquía, hablaron a los helenistas, predicando al Maestro Yeshúa.
21 Y la mano de Yahweh estaba con ellos, y un gran número creyó y se volvió hacia el Maestro.

En Hechos 15, ciertos hombres de la circuncisión que creyeron descendieron a Antioquía y comenzaron a enseñar que los conversos gentiles tenían que obedecer el proceso rabínico para que los gentiles se convirtieran al Judaísmo. En el versículo 1, esto se llama la «costumbre» (no la Torah) de Moshé porque enseña un procedimiento aprobado rabínicamente sobre cómo manejar la conversión gentil al Judaísmo.

Ma’asei (Hechos) 15: 1-2
1 Y ciertos hombres bajaron de Judea y enseñaron a los hermanos: “A menos que seas circuncidado según la costumbre [rabínica] de Moshé [es decir, el proceso de Giur], no puedes ser salvo”.
2 Por lo tanto, cuando Shaúl y Bar Naba tuvieron una no pequeña disensión y disputa con ellos, determinaron que Shaúl y Bar Naba y algunos de ellos debían ir a Jerusalem, a los apóstoles y ancianos, sobre este asunto.

Hoy, la «costumbre» rabínica de Moshé es llamada el proceso de Giur (conversión gentil). En el proceso de Giur, primero un converso gentil aprende cómo los rabinos dicen que debemos guardar la Torah. Si pasan sus exámenes, los rabinos darán su consentimiento para permitirles circuncidarse físicamente. (En la mente rabínica, seguir este proceso específico es lo que conduce a la salvación). Finalmente, los rabinos les dicen a los conversos que guarden la Torah. Curiosamente, esta es la misma secuencia que los «Fariseos que creyeron» mencionan en Hechos 15: 5, y es que primero deben (pasar las pruebas y luego) ser circuncidados, y es, entonces, cuando los conversos pueden guardar la Torah.

Ma’asei (Hechos) 15: 4-5
4 Y cuando llegaron a Jerusalem, fueron recibidos por la congregación, los apóstoles y los ancianos; e informaron todo lo que Elohim había hecho con ellos.
5 Pero algunos de la secta de los fariseos que creyeron se levantaron y dijeron: «Es necesario circuncidarlos y [luego] ordenarles que guarden la Torah de Moshé».

Es decir, los «fariseos que creyeron» dijeron que después de que los conversos habían seguido la costumbre de Moshé, entonces se les podría permitir guardar la Torah de Moshé.

Después de que hubo «mucha disputa», Kefa se levantó para decir que Yahweh lo había elegido para entregar las Buenas Nuevas a los gentiles, y que no había impuesto ninguna forma de costumbre rabínica o tradición talmúdica, por lo tanto, ¿por qué los rabinos trataron de poner un yugo rabínico en el cuello de los nuevos creyentes, cuando Yeshúa los llamó desde debajo de la autoridad rabínica? Después de todo, los Nazarenos esperaban ser salvados por el favor (gracia) mediante la fe, tal como lo hicieron los Efraimitas gentiles.

Ma’asei (Hechos) 15: 6-11
6 Ahora los apóstoles y los ancianos se unieron para considerar este asunto.
7 Y cuando hubo mucha disputa, Kefa se levantó y les dijo: “Hombres y hermanos, ustedes saben que hace mucho tiempo Elohim eligió de entre nosotros, que por mi boca los Gentiles deberían escuchar la palabra de las Buenas Nuevas y creer.
8 Entonces Elohim, que conoce el corazón, los reconoció dándoles el Espíritu Apartado, tal como lo hizo con nosotros,
9 y no hizo distinción entre nosotros y ellos, purificando sus corazones por fe.
10 Ahora, entonces, ¿por qué prueban a Elohim poniendo un yugo [tradición rabínica] en el cuello de los discípulos que ni nuestros padres ni nosotros pudimos soportar?
11 Pero creemos que a través del favor del Adón Yeshúa el Mesías seremos salvos de la misma manera que ellos”.

Shaúl y Bar Naba luego relataron cuántos milagros y maravillas estaba haciendo Elohim entre los gentiles (a pesar de que no seguían la tradición rabínica).

Ma’asei (Hechos) 15:12
12 Entonces toda la multitud guardó silencio y escucharon a Bar Naba y a Shaúl declarar cuántos milagros y maravillas había hecho Elohim a través de ellos entre los gentiles.

Yaakov (Jacobo) luego decidió que no deberían «molestar» a los gentiles que regresan al colocar un yugo de autoridad rabínica sobre ellos, sino que podrían ingresar a las asambleas si primero se abstienen de cuatro cosas por las cuales dice Yahweh que si las practican, serán «cortados» de la nación de Israel (idolatría, inmoralidad sexual, carnes estranguladas [o impuras] y sangre). Yaakov juzgó que si los gentiles se abstuvieran de estas cuatro cosas, entonces podrían entrar a las asambleas y escuchar la lectura de la Torah de Moshé en voz alta. De esa manera, los Efraimitas y Judíos que regresaban cumplirían la palabra de Yahweh (en lugar de ser adoctrinados en las tradiciones legales de los rabinos).

Ma’asei (Hechos) 15: 13-21
13 Y después de que se callaron, Yaakov respondió: “Hombres y hermanos, escúchenme:
14 Shimón ha declarado cómo Elohim visitó por primera vez a los gentiles para tomar de ellos un pueblo para Su nombre.
15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, tal como está escrito:
16 ‘Después de esto volveré y reconstruiré el tabernáculo de David, que se ha caído; Reconstruiré sus ruinas y lo instalaré;
17 Para que el resto de la humanidad busque a Yahweh, incluso todos los Gentiles que son llamados por Mi nombre, dice Yahweh que hace todas estas cosas.
18 “Elohim da a conocer, desde la eternidad, todas Sus obras.
19 Por lo tanto, juzgo que no debemos molestar a los de entre los Gentiles que están volviendo a Elohim,
20 pero que les escribamos para abstenerse de cosas contaminadas por ídolos, de inmoralidad sexual, de cosas estranguladas y de sangre.
21 Porque Moshé ha tenido a lo largo de muchas generaciones a los que lo predican en cada ciudad, siendo leído en las sinagogas cada Shabat».

Algunos usan este pasaje para decir que la circuncisión física ya no se aplica, ya que no figura entre las cuatro cosas que los Efraimitas y Judíos gentiles que deben volver deben hacer para ingresar a las sinagogas, para que puedan escuchar la lectura de la Torah de Moshé. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que esta conversación habría tenido lugar en hebreo, y la palabra hebrea para «escuchar» es shemá (שמע) Esta palabra, shemá, implica escuchar con la intención de obedecer lo que se escucha. En contexto, entonces, una vez que los nuevos conversos acordaron abstenerse de las cuatro cosas que los separarían de la nación, podrían ingresar a las sinagogas y escuchar la lectura de la Torah, con la intención de obedecerla. Eso les daría hasta un año para circuncidarse físicamente, porque en Pesaj se requiere que todos los hombres sean circuncidados antes de que puedan participar de esta festividad.

Shemote (Éxodo) 12: 48-49
48 “Y cuando un extraño habita contigo y quiere celebrar Pesaj a Yahweh, que todos sus varones sean circuncidados, y luego que se acerque y lo guarde; y él será como nativo de la tierra. Porque ninguna persona incircuncisa lo comerá.
49 Una ley será para los nativos y para los extranjeros que habitan entre ustedes.

Lo que se decidió en Hechos 15, entonces, no era si los Efraimitas gentiles que regresaban debían circuncidarse físicamente, sino solo si tenían que seguir el procedimiento rabínico (y la autoridad rabínica) o no. Sabemos que esta interpretación es correcta porque en Hechos 21, Shaúl ha venido a Jerusalem para el Pentecostés. Allí se encuentra con Yaakov (Jacobo, quien sirvió como líder de la asamblea de Jerusalem). Yaakov le dice que la gente está entendiendo mal sus cartas, ya que piensan que está diciendo que no circunciden a sus hijos. Debido a esto, había una necesidad urgente de aclarar su enseñanza, para que la gente no piense que él está enseñando en contra la Torah (y ser apedreado hasta la muerte). Leamos con cuidado e intentemos imaginar la conversación.

Ma’asei (Hechos) 21: 20-22
20 Y cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Yahweh. Y le dijeron: “¡Mira, hermano, cuántos millares de Judíos hay que han creído, y todos son celosos por la Torah [de Moshé]!
21 Pero se les ha informado acerca de ti que enseñas a todos los Judíos que se encuentran entre los gentiles a abandonar [la Torah de] Moshé, diciendo que no deben circuncidar a sus hijos ni caminar de acuerdo con las costumbres [hebraicas].
22 ¿Entonces qué [es la verdad]? La asamblea ciertamente se reunirá [porque es una festividad de peregrinación], y escucharán que has venido”.

Si Shaúl no estaba enseñando contra la circuncisión física, ¿cómo podría corregir estos malentendidos y ayudar a las personas a darse cuenta de que no enseñaba contra la Torah (o contra la circuncisión física)? Yaakov dijo que desde que Shaúl vino a Jerusalem para separar un voto Nazareo, también debería pagar los sacrificios por otros cuatro hombres. Esto requirió quince sacrificios de animales, que costaron una gran cantidad de dinero en el primer siglo. Nadie pagaría quince sacrificios de animales si no creyera en guardar la Torah, y esto le mostraría al mundo que Shaúl también caminó ordenadamente, guardando la Torah de Moshé (lo cual requiere una circuncisión física).

Ma’asei (Hechos) 21: 23-24
23 “Por lo tanto, haz lo que te decimos: tenemos cuatro hombres que [también] han tomado un voto [Nazareo].
24 Tómalos y purifícate con ellos, y [tú] paga sus gastos para que puedan afeitarse la cabeza, y que todos sepan que esas cosas de las que fueron informados acerca de ti [enseñando contra la Torah] no son nada, sino que tú también caminas ordenadamente, guardando la Torah».

Como explicamos en Israel nazareno, Kefa (Pedro) nos dice que las cartas de Shaúl pueden ser difíciles de entender, y que incluso en el primer siglo algunos creyentes (es decir, Cristianos sin torah) fueron «no enseñados» en la Torah, y torcieron las cartas de Shaúl para su propia destrucción. Kefa nos advierte que tengamos cuidado de no caer en esto, para que no nos dejemos llevar por el error de los impíos.

Kefa Bet (2 Pedro) 3: 15-17
15 y considera que la paciencia de Yahweh es la salvación, como también nuestro amado hermano Shaúl, según la sabiduría que le ha sido dada, te ha escrito,
16 como también en todas sus epístolas, hablando por medio de ellas de estas cosas, en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que la gente indocta e inestable tuerce para su propia destrucción, como lo hacen también con el resto de las Escrituras.
17 Por lo tanto, amados, ya que saben esto de antemano, tengan cuidado de no caer también de su propia firmeza, siendo llevados por el error de los impíos …

La palabra impío se basa en la Concordancia NT de Strong: 113, que significa sin ley (es decir, sin Torah).

NT: 113 athesmos (ath’-es-mos); de NT: 1 (como una partícula negativa) y un derivado de NT: 5087 (en el sentido de promulgación); sin ley, es decir (por implicación) criminal:
KJV – malvado.

Una vez que nos damos cuenta de que las cartas de Shaúl son difíciles de entender, es cuando estamos listos para leer los escritos de Shaúl sobre la circuncisión física.

Una de las razones por las que las cartas de Shaúl pueden ser tan difíciles de entender es que estaba tratando de llegar a una mezcla de audiencias Judías y Efraimitas. Los Fariseos, a veces, pueden pensar en la Torah como una lista de verificación de los requisitos legales para la salvación (de modo que, si uno obedece la lista de verificación legal, el corazón en el que se guardan los mandamientos, supuestamente, no importa tanto). Shaúl tuvo que ayudarlos tanto a ellos como a los Efraimitas que regresan a darse cuenta de que si bien la obediencia a la letra es importante, el corazón en el que se guarda la Torah es aún más importante que la letra (aunque al final, ambos son críticos). Por lo que, él está hablando sobre estas cosas desde muchos ángulos diferentes (lo que permite que entre la confusión).

Romim (Romanos) 2: 25-29
25 Porque la circuncisión [física] es realmente provechosa si guardas la Torah; pero si quiebras los mandamientos de la Torah, tu circuncisión [física] se ha convertido [como] en incircuncisión.
26 Por lo tanto, si un hombre [físicamente] incircunciso cumple con los justos requisitos de la Torah, ¿no será contada su incircuncisión [física] como circuncisión?
27 Y el que no está circuncidado físicamente, si cumple la Torah, te juzgará a ti, quien teniendo la Torah escrita y la circuncisión [física] eres un transgresor de la Torah.
28 Porque no es Judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que es hecha exteriormente en la carne;
29 sino que es Judío el que lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, en el Espíritu, no en la letra; cuya alabanza no es de los hombres sino de Elohim.
Romim (Romanos) 3: 1-2
1 ¿Qué ventaja tiene el Judío, o en qué aprovecha la circuncisión?
2 ¡Mucho, en todos los sentidos! Principalmente porque a ellos se les ha sido encargado los oráculos de Elohim.

Shaúl dice que incluso si alguien no está físicamente circuncidado, si su corazón está en lo correcto, entonces esa condición es hipotéticamente mejor que estar físicamente circuncidado cuando el corazón está equivocado. Sin embargo, en el pasaje 3: 1 nos recuerda que incluso si el corazón del asunto es lo más importante, obedecer lo escrito sigue siendo muy beneficioso en todos los sentidos.

En Romanos 4, Shaúl explica además que cuando Abraham fue llamado al pacto, no estaba circuncidado físicamente, lo que demuestra que el favor de Elohim puede descansar sobre nosotros, incluso si aún no estamos obedeciendo lo escrito. En otras palabras, el corazón de Abraham estaba en lo correcto, y es por eso que Elohim luego le dio el mandamiento de circuncidarse, como una señal externa del pacto (en lugar de que la circuncisión física sea el pacto en sí, que es como lo tratan los rabinos).

Romim (Romanos) 4: 9-12
9 ¿Entonces esta bendición llega solo a los circuncidados, o también a los incircuncisos? Porque decimos que la fe le fue contada a Abraham por justicia.
10 ¿Cómo entonces le fue contaba? ¿Estando en la circuncisión o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión.
11 Y recibió la señal de la circuncisión, un sello de la justicia de la fe mientras todavía estaba incircunciso, para ser el padre de todos los que creen, aunque no estén circuncidados, para que también les sea atribuida como justicia.
12 y padre de la circuncisión para aquellos que no solo son de la circuncisión, sino que también siguen los pasos de la fe que nuestro padre Abraham tenía aún incircunciso.

En 1 Corintios, Shaúl usa el término circuncidado como eufemismo para los que son Judíos, mientras que usa el término incircunciso como eufemismo para los que son Efraimitas. Esto cobra sentido cuando nos damos cuenta de que Efraim es la novia, pero que muchos Judíos también están apegados a Efraim (y seguirán siendo parte de la novia cuando se reubiquen las asignaciones tribales, después del Armagedón).

Qorintim Aleph (1 Corintios) 7: 17-24
17 Pero como Elohim ha distribuido a cada uno, y como Yahweh ha llamado a cada uno, así cada uno camine. Esto ordeno en todas las iglesias.
18 ¿Alguno fue llamado mientras estaba circuncidado [Judío]? Que no se vuelva incircunciso. ¿Alguno fue llamado mientras estaba incircunciso [Efraimita]? Que no sea circuncidado.
19 La circuncisión no es nada y la incircuncisión no es nada, pero lo que importa es guardar los mandamientos de Elohim.
20 Que cada uno permanezca en la misma vocación en la que fue llamado.
21 ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te preocupes por eso; pero si puedes ser liberado, más bien procúralo.
22 Porque el que es llamado en Yahweh mientras es esclavo, es libre en Yahweh. Del mismo modo, el que es llamado mientras es libre, es esclavo del Mesías.
23 Fuiste comprado por precio; no te conviertas en esclavo de los hombres.
24 Hermanos, que cada uno permanezca en Elohim en el estado en que fue llamado.

En Gálatas 5, Shaúl explica que no predicamos la circuncisión como un medio de salvación (como lo hacen los Fariseos). No estamos justificados por nuestro cumplimiento de los mandamientos. Más bien, somos justificados por nuestra fe, y mantenemos Sus mandamientos por amor.

Galatim (Gálatas) 5: 4-11
4 Te has distanciado del Mesías, tú que intentas ser justificado por la Torah; Has caído de la gracia.
5 Porque nosotros por el Espíritu esperamos ansiosamente la esperanza de la justicia por la fe.
6 Porque en el Mesías Yeshúa ni la circuncisión ni la incircuncisión sirven de nada, sino la fe que obra a través del amor.
7 Corrías bien. ¿Quién te impidió obedecer la verdad?
8 Esta persuasión no viene de Aquel que te llama.
9 Un poco de levadura leuda toda la masa.
10 Tengo confianza en ti, en Yahweh, en que no tendrás otra mente; pero el que te turbe llevará su juicio, quienquiera que sea.
11 Y yo, hermanos, si todavía predico la circuncisión, ¿por qué sigo sufriendo persecución? Entonces la ofensa de la cruz (o estaca) ha cesado.

Incluso si tuviéramos que guardar la Torah perfectamente, nunca seremos justificados (salvos) obedeciendo la letra de la Torah. Debido a esto, Shaúl dice que nunca debemos enseñar como él lo hizo cuando todavía era un Fariseo, diciendo que nuestra salvación es el resultado de circuncidarse físicamente de acuerdo con el ritual rabínico. Más bien, la salvación viene debido a la fe que actúa en nosotros a través del amor, y eso es el resultado del sacrificio de Yeshúa en la estaca (cruz). Por lo tanto, si bien queremos obedecer el mandamiento de circuncidarse físicamente, no lo hacemos para obtener la salvación, sino solo para obedecer a Elohim por amor.

Shaúl continúa con este tema en Gálatas 6. Él dice que aquellos de «la circuncisión que creen» buscan agradar en la carne. Nos obligarían a circuncidarnos físicamente de acuerdo con la costumbre rabínica, porque significaría que podrían jactarse de cuántos creyentes están obedeciendo su supuesta autoridad. Sin embargo, lo que necesitamos es centrarnos en permanecer en Yeshúa, y Él en nosotros, porque la salvación no se debe al trabajo de nuestras manos, sino porque tenemos una relación profunda y permanente en la persona de Yeshúa el Mesías (y si vamos a morar en Él, entonces Él nos guiará a cumplir el mandamiento).

Galatim (Gálatas) 6: 12-15
12 Todos los que quieren agradar en la carne, estos les obligan a circuncidarse, solo que ellos no pueden sufrir la persecución por la cruz (o estaca) del Mesías.
13 Porque ni siquiera los que están circuncidados guardan la Torah, pero desean que tú seas circuncidado para que puedan jactarse en tu carne.
14 Pero Elohim prohíbe que me jacte, excepto en la cruz (estaca) de nuestro Adón Yeshúa el Mesías, por quien el mundo me ha sido crucificado, y yo para el mundo.
15 Porque en el Mesías Yeshúa, ni la circuncisión ni la incircuncisión sirven de nada, sino una nueva creación.

En Efesios 2, Shaúl usa algunos términos de jerga rabínica. Él dice que los de la Circuncisión (es decir, los judíos rabínicos que creen que la salvación proviene de ser circuncidados de acuerdo con el ritual rabínico) llaman a los Efraimitas los de la Incircuncisión, porque previamente habían abandonado la Torah (ya que denominan a la circuncisión física como un signo eterno del pacto )

Efesios (Efesios) 2: 11-13
11 Por lo tanto, recuerden que ustedes, una vez Gentiles en la carne, a quienes erais llamados Incircuncisión por los que son llamados Circuncisión hecha con mano en la carne,
12 que en ese momento estaban sin el Mesías, siendo extranjeros de la comunidad de Israel y extraños de los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Elohim en el mundo.
13 Pero ahora en el Mesías Yeshúa, ustedes que una vez estuvieron lejos, han sido acercados por la sangre del Mesías.

Shaúl les recuerda a los Efesios que no fueron traídos nuevamente a un pacto con Yeshúa por la realización de un ritual Judío Mesiánico rabínico, sino por el sacrificio de sangre de Yeshúa.

En Filipenses 3, Shaúl advierte a los Filipenses que tengan cuidado con lo que él burlonamente llama la mutilación. Lo más probable es que se refiera a los Fariseos «que creen» aquí, donde la costumbre rabínica es quitar todo el prepucio (en lugar de hacer un pequeño corte en el prepucio, como se explica en el Estudio Israelita Nazareno de Pesaj).

Filipenses 3: 2-3
2 ¡Cuidado con los perros, cuidado con los trabajadores malvados, cuidado con la mutilación!
3 Porque somos la circuncisión, que adoramos a Elohim en el Espíritu, nos regocijamos en el Mesías Yeshúa, y no confiamos en la carne …

Shaúl también dice que somos la verdadera circuncisión (por así decirlo), porque no tenemos confianza en que un corte en nuestra carne nos va a justificar ante Elohim.

En Colosenses, Shaúl dice que estamos circuncidados por la «circuncisión hecha sin manos», que se refiere a la circuncisión de nuestros corazones. A pesar de que estábamos muertos en nuestros delitos y en la incircuncisión de nuestra carne, hemos sido vivificados junto con Él.

Qolossim (Colosenses) 2: 11-14
11 En Él también fuiste circuncidado con la circuncisión hecha sin manos, quitándonos del cuerpo pecaminoso de la carne, por la circuncisión del Mesías,
12 enterrado con Él por medio de la inmersión, en el cual también fuiste resucitado con Él a través de la fe en la obra de Elohim, quien Lo resucitó de los muertos.
13 Y tú, muerto en tus ofensas y en la incircuncisión de tu carne, Él ha vivificado junto con Él, habiéndote perdonado todas las ofensas,
14 habiendo eliminado el acta de los decretos que estaban en nuestra contra, lo cual era contrario a nosotros. Y lo ha quitado del camino, clavándolo en la cruz [estaca].

El versículo 14 seguramente está mal traducido. Así es como se lee la Peshita aramea:

Qolossim (Colosenses) 2:14, Peshitta (Roth)
14 y, según sus mandatos, borró la letra de nuestras deudas que existían contra nosotros, la tomó de en medio y la fijó en su estaca.

El versículo 14 no dice que Yeshúa eliminó ninguno de los mandamientos de la Torah. Más bien, lo que dice es que clavó el registro de nuestros pecados en su estaca (cruz). En otras palabras, eliminó nuestro historial criminal de pecados, dándonos un nuevo comienzo.

Volviendo a Gálatas, el capítulo 2 nos dice que Shaúl fue enviado a los incircuncisos (refiriéndose a los Efraimitas gentiles), mientras que Kefa fue enviado a la circuncisión (refiriéndose a Judah). Después de 14 años, Shaúl subió a Jerusalem, y aunque Tito no era realmente un gentil (sino un Judío Griego), no sintió la necesidad de unirse a la circuncisión rabínica «que cree», porque sabía que la salvación no es el resultado de las obras de nuestras manos

Galatim (Gálatas) 2: 1-9
1 Luego, después de catorce años, volví a subir a Jerusalem con Bar Naba, y también llevé a Tito conmigo.
2 Y subí por revelación, y les comuniqué ese evangelio que predico entre los Gentiles, pero en privado a aquellos que tenían reputación, para no correr, o haber corrido en vano.
3 Sin embargo, ni siquiera Tito, que estaba conmigo, siendo Griego [Judío], fue obligado a circuncidarse.
4 Y esto ocurrió debido a los falsos hermanos traídos en secreto (quienes entraron sigilosamente para espiar nuestra libertad que tenemos en el Mesías Yeshúa, para que pudieran llevarnos a la esclavitud),
5 a quienes no rendimos sumisión ni por un momento, para que la verdad del evangelio pueda continuar contigo.
6 Pero de aquellos que parecían ser algo, fueran lo que fueran, no me importa; Elohim no muestra favoritismo personal a ningún hombre; para aquellos que parecían ser algo no me agregaron nada.
7 Pero por el contrario, cuando vieron que el evangelio para los incircuncisos [Efraim] me había sido confiado, como el evangelio para los circuncidados [Judah] era para Kefa
8 (porque el que trabajó efectivamente en Kefa para el apostolado del circuncidado también trabajó efectivamente en mí hacia los Gentiles),
9 y cuando Jacobo, Cefas y Juan, que parecían ser pilares, percibieron el favor que me habían dado, me dieron a mí y a Bar Naba la mano derecha en señal de comunión, para que nosotros fuéramos a los Gentiles [Efraim] y ellos a los circuncidados [Judah].

Así como el Judío Griego Tito no quería estar atrapado en la esclavitud rabínica, también nosotros debemos permanecer firmes en la libertad por la cual Yeshúa el Mesías nos ha liberado, y no creer que la salvación viene de seguir la tradición rabínica con respecto a la circuncisión. Si intentamos justificarnos (o salvarnos) a nosotros mismos obedeciendo un ritual rabínico, caeremos de Su favor. Observen cómo Shaúl nos dice en el versículo 4 que si intentamos ser justificados por el trabajo de nuestras manos, eso nos hará caer en desgracia (gracia).

Galatim (Gálatas) 5: 1-6
1 Por lo tanto, mantente firme en la libertad por la cual el Mesías nos ha liberado, y no te enredes de nuevo con un yugo de esclavitud [rabínica].
2 De hecho, yo, Shaúl, te digo que si te circuncidas [es decir, con la circuncisión de «los que creyeron»], el Mesías no te beneficiará en nada.
3 Y testifico nuevamente a cada hombre que se circuncida [es decir, con la circuncisión hecha con las manos] que es un deudor con respecto a guardar toda la Torah.
4 Alejados están del Mesías, los que intentan ser justificado por la Torah; Han caído en desgracia.
5 Porque nosotros por el Espíritu esperamos ansiosamente la esperanza de la justicia por la fe.
6 Porque en el Mesías Yeshúa ni la circuncisión ni la incircuncisión sirven de nada, sino la fe que obra a través del amor.

La circuncisión física es solo una señal del pacto (y no el pacto en sí). Nuestra fe se demuestra cuando obedecemos el mandamiento de circuncidarnos, pero técnicamente el pacto no depende del estado de nuestra carne. Más bien, el pacto se nos otorga porque Él nos ha dado fe la cual obra a través del amor.

Qolossim (Colosenses) 3: 9-11
9 No se mientan unos a otros, ya que se han despojado del viejo hombre con sus hechos,
10 y se han puesto al nuevo hombre que se renueva en conocimiento según la imagen de Aquel que lo creó,
11 donde no hay Griego ni Judío, circunciso ni incircunciso, bárbaro, Escita, esclavo ni libre, sino que el Mesías es el todo y en todos.

Hay más ejemplos que podríamos usar, pero lo que hemos visto en este estudio es que la circuncisión se dio como una señal del pacto eterno entre Yahweh y Abraham, y sus descendientes. Dado que tanto los descendientes de Yahweh como los de Abraham están vivos hoy, el pacto de la circuncisión física todavía está activo.

También hemos visto cómo en el primer siglo había un grupo de Fariseos que creyeron, los que intentaron enseñar que los Efraimitas gentiles que regresaban necesitaban someterse a las costumbres rabínicas y los procedimientos con respecto a la circuncisión física, lo que, sin embargo, fue refutado en Hechos 15 y, por medio de un testigo en contra, objetado en Hechos 21.

También hemos visto muchos pasajes que nos dicen que debemos tener cuidado con el error de los Judíos Mesiánicos rabínicos de mezclar los mandamientos y las enseñanzas de los hombres con las Buenas Nuevas de Yeshúa.

Finalmente, sabemos que la circuncisión física también es para el futuro (y que no es reemplazada por la circuncisión del corazón), porque Ezequiel 44 nos dice que ningún extranjero (es decir, ningún Efraimita gentil) que no esté circuncidado en su corazón o en su carne entrará al santuario de Yahweh, y eso incluye a los extranjeros que se encuentran entre los hijos de Israel.

Yehezqel (Ezequiel) 44: 9
9 Así dice Yahweh Elohim: «Ningún extranjero, incircunciso en el corazón o incircunciso en la carne, entrará en Mi santuario, incluido cualquier extranjero que esté entre los hijos de Israel».

Así que, ahora preguntémonos nuevamente, ¿el sacrificio de Yeshúa acabó con el pacto de la circuncisión física?
(Para obtener más detalles, consulten el estudio Israel nazareno y también el capítulo sobre » La circuncisión antigua«, incluido en el Estudio Israelita Nazareno de Pesaj).

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give