Vivir una vida que agrada a Yahweh no es fácil. Hay muchos requisitos. Sin embargo, también hay algunos principios básicos que nos ayudan. Por ejemplo, Proverbios 11:27 dice que si buscamos seriamente lo que es bueno, encontraremos el favor de Yahweh. Sin embargo, si en cambio buscamos lo que es malo en nuestras vidas, entonces seguramente vendrán problemas (es decir, Yahweh enviará aún más problemas). Así es cómo se lee en la Nueva Versión King James (NKJV).

Mishle (Proverbios) 11:27 (NKJV)
27 El que busca seriamente lo bueno encontrará el favor,
Pero problemas [o el mal] vendrán a quien busca el mal.

Queremos profundizar un poco más, así que veamos esto en hebreo. Una cosa que encontramos es que hay dos palabras diferentes que se usan para «buscar». La asociada con la búsqueda del bien requiere un esfuerzo diligente. En contraste, no se requiere ningún esfuerzo especial para buscar el mal.

(27) שֹׁחֵר טוֹב יְבַקֵּשׁ רָצוֹן וְדֹרֵשׁ רָעָה תְבוֹאֶנּוּ

Aquí hay un desglose de las palabras (de derecha a izquierda):

Sho-kjer: (Él) que diligentemente busca שֹׁחֵר
Tob: (lo que es) bueno טוֹב
Ee-va-kesh: encontrará יְבַקֵּשׁ
Ratz-on: (Yahweh) favor  רָצוֹן
V’do-resh: pero (él) quien busca ( habitualmente) וְדֹרֵשׁ
Ra’ah: mal, (lo que es malo), es decir, problemas רָעָה 
T’vo-eh-nu: le vendrán a él.  תְבוֹאֶנּוּ

La palabra en la primera cláusula es shokher (שֹׁחֵר). Esta palabra se refiere a buscar algo con extrema diligencia. La raíz de esta palabra habla de levantarse temprano, al amanecer, para realizar una tarea en serio. Por lo tanto, por extensión, la palabra shokher significa buscar de una manera minuciosa. Así es cómo la concordancia hebrea de Strong define la raíz de esta palabra.

H7836 shakjár, raíz primaria; propiamente amanecer, i.e. (figurativamente) aplicarse temprano a cualquier tarea (con la implicación de fervor); por extensión, buscar por (con diligencia intensa): buscar, madrugada, madrugar, mañana, procurar, temprano.

Si reflexionamos sobre esto, la implicación es que si queremos que Yahweh nos conceda Su favor (ratzón), entonces deberíamos buscar diligentemente lo que es bueno, contar todas nuestras bendiciones y luego agradecer a Elohim por todas ellas. Si hacemos esto con diligencia, entonces Yahweh estará complacido con nosotros y será más probable que Él nos dé más razones para agradecerle. Esto también es similar a lo que el apóstol Shaul nos dice que hagamos, que es enfocarnos exclusivamente en lo que es bueno, y agradecer y alabar a Elohim por ello.

Philippim (Filipenses) 4: 6-9
6 No se preocupen por nada; más bien, en toda oración oración y súplica, con agradecimiento, sus peticiones sean dadas a conocer ante Elohim;
7 y la paz de Elohim, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y mentes a través del Mesías Yeshúa.
8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo de buen nombre, si hay alguna virtud o algo digno de elogio, mediten en estas cosas.
9 Lo que aprendiste, lo que recibiste, lo que oíste y viste en mí, esto haced, y el Elohim de paz estará con ustedes.

Eso no quiere decir que debemos ignorar cualquier mal que esté en nuestras vidas. Tal vez estamos rodeados por el mal, y nuestras vidas son un desastre. No importa. Debido a que Yahweh es el Rey sobre todas las circunstancias de la vida, no importa cuán malas puedan parecer las cosas en lo natural, lo mejor que podemos hacer es siempre enfocarnos en lo que sea noble, bueno, justo y puro, y lo que es amable, y es de buen nombre. Si vamos a capacitarnos a nosotros mismos para hacer de este enfoque espiritual positivo nuestra segunda naturaleza espiritual, entonces el Elohim de la paz verá que estamos cultivando diligentemente una actitud positiva (es decir, un espíritu positivo), y Él querrá otorgarnos su favor.

La segunda palabra usada para «buscar» en Proverbios 11:27 es doresh (רֵשׁ).

Mishle (Proverbios) 11:27
27 El que busca seriamente lo bueno encontrará el favor,
Pero problemas vendrán a quien busca [doresh] el mal.

A diferencia de shokher, que implica que busquemos el bien con diligencia, Doresh no implica ninguna diligencia (o resolución de esfuerzo). Más bien, solo indica que estamos haciendo lo que se ha convertido para nosotros en un camino frecuente o rutinario. En otras palabras, estamos siguiendo el rastro de un mal hábito carnal.

H1875 darásh, raíz primaria; propiamente pisar o frecuentar; por lo general seguir (en persecución o búsqueda); por implicación buscar o preguntar; específicamente adorar: acordar, alzar, andar, en busca de, buscar, caso, consultar, cuenta, cuidar, demandar, deseado, escudriñar, hacer averiguar, indagar, inquirir, mendigar, pedir, perseguir, preguntar, procurar, prosperidad, registrar.

Cuando consideramos estas cosas en conjunto, lo que vemos es que estar en el favor de Yahweh, implica que, primero debemos evaluar todas las abundantes bendiciones que Él nos ha dado, y luego debemos agradecerle y alabarle por ellas. Esto le muestra a Él que nos damos cuenta de que Él supervisa todas las cosas, y esto también lo honra. Esta puede ser una de las razones por las que el apóstol Shaul nos dice que siempre nos regocijemos, y que en todo debemos dar gracias, porque esta es su voluntad para nosotros.

Thessaloniquim Aleph (1 Tesalonicenses) 5: 16-18
16 Estén alegres siempre,
17 oren sin cesar,
18 en todo den gracias; porque esta es la voluntad de Elohim para ustedes en el Mesías Yeshúa.

¿Qué pasa si no podemos encontrar el bien?

A veces, los creyentes fieles buscan lo bueno, pero no pueden identificarlo. Y debido a que no pueden identificar el bien, ellos no saben cómo agradecer o alabar a Yahweh, y por eso no lo hacen. Sin embargo, debido a que no agradecen ni alaban a Yahweh por todas las cosas buenas que Él hace por ellos, Él no ve razón para hacer nada más por ellos, y así comienza una espiral descendente. La causa de esta espiral negativa es típicamente por expectativas erróneas.

Es natural que la carne quiera enfocarse en sí misma. Todo lo que hay en el mundo es la lujuria de los ojos, la lujuria de la carne y el orgullo (o ego).

Yochanan Aleph (1 Juan) 2: 15-16
15 No amen al mundo ni a las cosas del mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
16 Porque todo lo que hay en el mundo, la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida, no es del Padre, sino del mundo.

Cuando no obtenemos las cosas que nuestra carne quiere, o que nuestros ojos quieren, o que nuestro orgullo nos dice que deberíamos tener, podemos sentirnos muy tristes y sentir pena por nosotros mismos. Cuando nuestro enfoque está en nosotros mismos de esta manera, entonces todo lo que podemos ver son los problemas que nos acosan. Lo que tal vez no veamos es que todo el buen refinamiento que está surgiendo de nuestras pruebas nos hacen más agradables a Elohim.

Yaakov (Santiago) 1: 2-4
2 Hermanos míos, tangan sumo gozo cuando se hallen en diversas pruebas,
3 sabiendo que la prueba de su fe produce paciencia.
4 Pero deja que la paciencia tenga su perfecta obra, para que puedas ser perfecto y completo, sin que nada les falte.

Considera el ejemplo de David. En la carne, David no tenía mucho que agradecer cuando el rey Shaul lo perseguía por el desierto, tratando de matarlo. Sin embargo, David sabía que mientras se mantuviera fiel a Yahweh tenía una gran esperanza y una gran expectativa en el Espíritu, por lo que se centró en eso.

Tehilim (Salmos) 63: 1-5
1 Oh Elohim, tú eres mi Elohim; Temprano te buscaré; Mi alma tiene sed de ti; Mi carne te anhela cual tierra seca donde no hay agua.
2 Por eso te he buscado en el santuario, para ver tu poder y tu gloria.
3 Porque tu misericordia es mejor que la vida; mis labios te alabarán.
4 Así te bendeciré mientras viva; Levantaré mis manos en tu nombre.
5 Como de médula y grosura esta saciada mi alma; Y mi boca te alabará con labios de alegría.

Quizás, irónicamente, debido a que David agradeció y alabó a Yahweh por su refinamiento en la carne (y declaró su amor inquebrantable por Yahweh sin importar lo que sucediera), Yahweh pudo ver que David lo amaba, y por eso le dio mayores bendiciones. Debió haber agradado a Yahweh que David no se dejara llevar por las cosas que se podían ver, eligiendo en cambio mantener su enfoque en las cosas invisibles de Elohim, que son eternas.

Qorintim Bet (2 Corintios) 4: 16-18
16 Por lo tanto, no nos desanimamos. Aunque nuestro hombre exterior está pereciendo, el hombre interior se renueva día a día.
17 Porque nuestra ligera aflicción, que es pasajera, produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria,
18 sin mirar nosotros las cosas que se ven, sino las cosas que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Quizás también, irónicamente, cuando mantenemos nuestro enfoque en Yahweh y mantenemos una actitud mental positiva, podemos ver que nuestra taza está “medio llena”, en lugar de “medio vacía”. Y, cuando vemos nuestra taza como medio llena (y gracias a Elohim por ello), es más probable que Elohim llene nuestra copa hasta el borde, e incluso se desborde. Sin embargo, cuando consideramos que nuestra taza está “medio vacía”, es más probable que Elohim nos haga beber de sus heces.

Tehillim (Salmos) 75: 8
8 Porque en la mano de Yahweh hay una copa, y el vino es tinto; Está completamente mezclado, y Él lo vierte; Ciertamente sus heces drenarán y beberán todos los impíos de la tierra.

El ciclo negativo de la autocompasión.

A veces, aquellos que tuvieron una infancia infeliz o un pasado infeliz pueden encontrar fácil tener una actitud amarga (es decir, un espíritu amargo). A veces tienen dificultades para ver todas las cosas buenas que Yahweh les da, porque aún están enfocados en sus heridas y dolores internos. Su enfoque todavía está en ellos mismos, y sus experiencias negativas del pasado. Desde la perspectiva de Yahweh, se puede decir que se aman más a sí mismos que a Yeshúa Elohim, porque están continuamente enfocándose en ellos mismos, en lugar de enfocarse en Yeshúa.

Mattityahu (Mateo) 14: 27-31
27 Pero inmediatamente Yeshúa les habló, diciendo: “¡Tengan ánimo! Soy yo, no tengan miedo».
28 Y Kefa le respondió y le dijo: «Adon, si eres Tú, mándame a que valla a ti sobre el agua».
29 Entonces Él dijo: «Ven». Y cuando Kefa bajó del bote, caminó sobre el agua hacia Yeshúa.
30 Pero cuando vio que el viento era fuerte, tuvo miedo; y comenzó a hundirse y gritó, diciendo: «¡Adon, sálvame!»
31 E inmediatamente Yeshúa extendió su mano y lo tomó, y le dijo: «Pequeña es tú fe, ¿por qué dudaste?»

La historia de Kefa (Pedro) caminando sobre el agua es histórica, pero también es alegórica. Fue solo cuando Kefa miró a Yeshúa que pudo caminar sobre el agua. Tan pronto como quitó su enfoque de Yeshúa (y se enfocó en el viento y las olas), comenzó a hundirse. Así es con nosotros cuando nos envolvemos en la autocompasión. No nos estamos enfocando en Yeshúa (sino en nosotros mismos), por lo que comenzamos a “hundirnos” espiritualmente. Y debido a que nos hemos centrado en lo malo, más de esto nos llega.

Yeshúa nos dice que si buscamos diligentemente las cosas buenas de Elohim, las encontraremos, porque Yahweh nos las mostrará.

Mattityahu (Mateo) 7: 7-8
7 “Pide, y se te dará; Busca y encontraras; Llama, y ​​se te abrirá.
8 Porque todo el que pide, recibe, y el que busca, halla, y al que llama, se le abrirá.

En lugar de quejarnos y refunfuñar por las cosas en nuestras vidas con las que no estamos contentos, ¿por qué no buscar diligentemente esas buenas cosas espirituales que Yahweh ha puesto en nuestras vidas, y agradecerle y alabarle por ellas? Entonces Yahweh querrá darnos más de Su favor no merecido.