Chapter 22:

Guía de los Roles en un Matrimonio Bíblico

Este Post también está disponible en: English

La razón de este estudio es que una pareja de discípulos estaban teniendo problemas en su matrimonio, y me pidieron que les diera pautas para el rol matrimonial (es decir, “El esposo hace esto, y la esposa hace esto otro”, etc.). Esto les ayudó lo suficiente como para que se sugiriera que republicara estas directrices para todos. Acepté porque las familias están bajo ataque espiritual por la cultura popular del caballo rojo, que enseña ética y roles que son contrarios a los que se enseñan en las Escrituras. Mi esperanza es que este documento pueda servir como guía (o incluso como una forma de “acuerdo prenupcial”) por parte de las parejas que quieren asegurarse de que sus matrimonios estén organizados para complacer a Yahweh.

[Nuestro objetivo aquí es proporcionar una guía simple basada en roles según lo que dice la Escritura acerca de los roles para hombres y mujeres. Aquellos que quieren más información pueden leer la colección Relaciones de Pacto].

Comprendiendo los roles de los Hombres, las Mujeres y del Matrimonio

Debido a que el mundo rechaza a Yahweh y a la Escritura, suele ser difícil entender los roles de los hombres, las mujeres y del matrimonio. Sin embargo, estas cosas son fáciles de entender, si entendemos cómo Yahweh nos diseñó y lo que quiere que hagamos por Él.

Yahweh le dio a los hombres y a las mujeres una naturaleza animal que se opone a la naturaleza espiritual que Él quiere que desarrollemos. Es decir, nuestra naturaleza biológica carnal es exactamente lo contrario de la segunda naturaleza espiritual que quiere que desarrollemos. Sin embargo, si analizamos nuestra naturaleza “carnalmente carnal”, entonces podemos entender más fácilmente el tipo de segunda naturaleza espiritual que Elohim quiere que desarrollemos. Una vez que sabemos cómo desarrollar esta segunda naturaleza espiritual, entonces es mucho más fácil establecer matrimonios armoniosos.

Según la biología humana, tanto hombres como mujeres buscan maximizar su éxito reproductivo. Sin embargo, debido a que los hombres y las mujeres son opuestos, toman enfoques opuestos.

Hombres

El imperativo biológico masculino es dejar embarazadas al mayor número posible de mujeres, pero no dar soporte (porque esto requiere tiempo y esfuerzo). El problema con esto es que nos reduce al nivel de los simios. En el mundo de los simios, sólo los machos alfa más agresivos y fuertes impregnan a todas las hembras, y ninguno de los otros machos puede tener una esposa. Si bien esto puede funcionar bien para los simios, en el ámbito humano esto no complace a Elohim, porque mientras que las posibilidades del macho alfa de fecundar una descendencia exitosa suben, las posibilidades de cada mujer individual de ser capaz de criar a los niños con éxito en una sociedad compleja disminuyen. Por lo tanto, esto no proporciona un buen equilibrio. Entonces, lo que Yahweh idealmente quiere es que el hombre se dedique a una esposa de por vida. Esto también aumenta el amor, y por lo tanto complace a Elohim, ya que Elohim es amor.

Yojanan Alef (1 Juan) 4:8
8 El que no ama no conoce a Elohim, porque Elohim es amor.

Mujeres

El impulso biológico femenino es lo contrario. El impulso biológico femenino es asegurar tanto apoyo para sus hijos como le sea posible. Idealmente quiere ser la única esposa del hombre más poderoso y rico que pueda atraer, pero si no puede tenerlo completamente para sí misma, incluso podría compartirlo con otras mujeres, si tal acuerdo de compartir le proporciona más recursos para criar a sus hijos que lo que tendría si se casara con un hombre pobre. En otras palabras, algunas mujeres no se oponen a ser parte de un harem. Sin embargo, si bien Elohim históricamente permitió la poliginia e incluso la ordenó bajo ciertas circunstancias (por ejemplo, Deuteronomio 25:5-10), no es el ideal Edénico original en el que un hombre y una mujer que se casan de por vida, para formar una sola carne.

Mattityahu (Mateo) 19:4-6
4 Y él respondió y les dijo: “¿No han leído que aquel que los hizo al principio ‘los hizo hombre y mujer’,
5 y dijo: y por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en una sola carne?”
6 Entonces, ya no son dos sino una carne. Por lo tanto, lo que Elohim ha unido, no lo separe el hombre.”

Una razón por la que Yahweh prefiere el matrimonio monógamo de por vida es que al menos hipotéticamente, los niños tienen más oportunidades de amor y afecto de sus padres.

Solución de Yahweh: Patriarcado

Por lo tanto, si el impulso biológico masculino es impregnar a todas las hembras que puede, pero no comprometerse con ellas o proveer para ellas, mientras que el impulso femenino es buscar el compromiso y los recursos de los machos más poderosos y ricos (incluso hasta el punto de formar harenes), ¿cómo podemos formar matrimonios exitosos, para que la sociedad se eleve por encima del nivel de los simios? La respuesta es que Yahweh proporciona una manera por la cual tanto los hombres como las mujeres pueden satisfacer sus necesidades, y ese camino se llama Patriarcado.

En el patriarcado, el hombre es considerado como el jefe de la casa. El tiene la responsabilidad de todo lo que sale mal, y debido a esto, también se le da la autoridad.

En el modelo patriarcal, una joven crece bajo la autoridad de su padre. Cuando se casa, su autoridad se transfiere de su padre a su marido, y se queda con su marido a menos que o hasta que ella se vuelva a casar (Elohim no lo permita). Esta es una de las razones por las que la vieja costumbre de pedir al padre de la novia su bendición sobre el matrimonio es una buena idea. (Para más detalles, ver “El corazón de Yahweh en el Matrimonio” en la colección Relaciones del Pacto.)

Como sacerdote de la familia y jefe de su casa, el hombre debe tomar consejo con su esposa, y escuchar su consejo seriamente en prácticamente todas las cosas, ya que ve las cosas desde una perspectiva diferente, y su destino está ligado a la suya. Sin embargo, luego él debe tomar la decisión en oración a Yahweh, y dejar que Yahweh sea el que decida. Si no consulta con su esposa, o si no toma la decisión final ante Yahweh (o deja que Yahweh decida), él es quien tiene la responsabilidad final.

Desinteresado (no Egoísta)

El matrimonio patriarcal es la mejor forma de matrimonio que existe, pero para que funcione, tanto el hombre como la mujer deben elevarse por encima de su naturaleza carnalmente carnal. Tienen que amar activamente a sus parejas y cumplir con sus funciones asignadas. Además, en lugar de centrarse exclusivamente en lo que quieren, deben centrarse en lo que Yahweh quiere, porque ahí es cuando a Yahweh le gusta bendecir los matrimonios (y esto es cuando Él está recibiendo lo que Él quiere: los nombres de la próxima generación de Israelitas que están siendo criados para adorarlo y servirle a Él).

Mishle (Proverbios) 22:6
6 Instruye al niño en el camino que debe seguir, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

En el matrimonio patriarcal, ambos compañeros tienen que recordar poner a Yahweh en primer lugar, y a su pareja en segundo lugar, a sus hijos terceros y a sí mismos al final. Así es como funciona.

Reglas para el Esposo

Las reglas para el marido son lo primero. No se enumeran en ningún orden en particular. Todas ellas son importantes.

Tradicionalmente, el esposo sirve como el sacerdote de la familia. Ya que él es el que está en la posición principal de autoridad, y establece la pauta para su hogar.

El esposo debe asumir toda la responsabilidad personal por todo lo que sucede (o no sucede) en su casa. Aunque su esposa ciertamente no hará todo de la manera correcta, es importante que ellos asuman la responsabilidad de todo lo que sucede (y no simplemente la culpen, como el primer Adam).

Bereshit (Génesis) 3:12
12 Entonces el hombre dijo: “La mujer que me diste para que esté conmigo, me dio del árbol, y yo comí.”

La mujer Havvah (Eva) ciertamente cometió un error, pero sin embargo fue culpa de su marido (y según la mayoría de las lecturas, su esposo estaba allí con ella cuando cometió estos errores).

El esposo debe darse cuenta de que el matrimonio no se trata de él, sino del servicio a Yahweh, y a su esposa, y a su familia en su conjunto. Por lo tanto, tiene que dar su vida en sacrificio y servicio a su familia, como el Mesías amaba a la asamblea, y dio Su vida por ella.

Efesim (Efesios) 5:25
25 Esposos, amen a sus esposas, así como el Mesías amó a la asamblea y se entregó a sí mismo por ella…

El esposo debe ver a su esposa como parte de sí mismo (es decir, como su otra mitad física (por ejemplo, Génesis 2:24). Génesis 2:18 nos dice que Yahweh hizo a la mujer como ayudante correspondiente al hombre (עֵזֶר כְּנֶגְדּוֹ). El hebreo aquí sugiere que ella será diferente al hombre y que tendrá un punto de vista diferente. Una vez más, el trabajo del hombre es escuchar esta “oposición leal” y luego presentar la decisión a Yahweh, y dejar que Yahweh tome la decisión final. Sin embargo, a pesar de esto, nunca debe resentir su consejo. Más bien, debe acogerlo oportunamente, y estar agradecido por ello.

Como parte de la dedicación a su esposa, un hombre debe hacer un pacto con sus ojos, de no mirar a otras mujeres. Más bien, su deseo debe ser sólo para su esposa.

Iyov (Job) 31:1
1 “He hecho un convenio con mis ojos; ¿Por qué entonces debería mirar a una mujer joven?

Como sacerdote de la familia, el esposo debe pedirle a Yahweh la llenura del Espíritu hasta que sea recibido. Esto se debe a que sólo cuando el hombre está en conexión con el Espíritu, es cuando, entonces, puede complacer a Yeshúa (Juan 15:4, etc.).

Debido a que Yahweh se casó con su novia Israel y le dio una ketubah escrita (contrato matrimonial, es decir, la Torah), un esposo debe seguir el ejemplo de Yahweh, y casarse formalmente con su esposa, ante al menos 2 o 3 testigos. También debe darle una ketubah escrita, que debe ser registrada en el gobierno, con el fin de dar a su esposa seguridad financiera en caso de que algo malo le suceda (Elohim no lo permita). (Para más detalles, ver “Por qué dar a tu esposa una Ketubah”, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 4). La ketubah debe mostrarse prominentemente en el hogar, para que todos los visitantes e invitados lo vean.

La democracia es del caballo rojo (Esaú). Debido a esto, las leyes sobre el matrimonio en las democracias modernas son muy diferentes de las leyes relativas al matrimonio en las Escrituras. Por esta razón, un entendimiento o acuerdo escrito antes del matrimonio puede ser útil, para asegurarse de que tanto el esposo como la esposa entiendan lo que la Escritura pide (y este estudio puede ser impreso y firmado para servir como tal acuerdo).

La norma original en las Escrituras es la de una esposa de por vida. Además, 1 Timoteo 3 y Tito 1 nos dicen que cualquier líder eclesiástico puede tener una sola esposa. Sin embargo, cuando no está prohibido en los lugares en los que vivimos, la poliginia (múltiples esposas) es permisible en las Escrituras, y bajo ciertas condiciones incluso se manda (por ejemplo, Deuteronomio 25:5). No obstante, debido a que el estándar en el matrimonio es una esposa de por vida, si el esposo quiere tomar más de una esposa, y la esposa está bien con ella, debe ser acordado por escrito y registrado en el momento del matrimonio. Se espera que esta sea en gran medida la excepción, y no la regla, y bajo ninguna circunstancia debemos violar las leyes asignadas por el lugar donde vivimos. La mayoría de los países con una herencia cristiana tendrán leyes contra la poliginia, pero a veces los musulmanes se convierten, y tienen más de una esposa. No es correcto pedirles que envíen a sus otras esposas lejos, porque son conversas. (Sin embargo, sea cual sea el entendimiento en el momento del matrimonio, si difiere del ideal de las Escrituras, debe firmarse y registrarse [y no quebrantar las leyes].)

Debido a que al esposo se le da la autoridad en el matrimonio, se requiere más de él. Es por eso que un esposo debe amar a su esposa como ama su propio cuerpo, y también sacrificarse por ella.

Efesim (Efesios) 5:25-29
25 Esposos, amen a sus esposas, así como el Mesías amó a la asamblea y se entregó a sí mismo por ella,
26 para santificarla y limpiarla, con el lavado del agua por la palabra,
27 para presentársela a sí mismo como una gloriosa asamblea, sin mancha o arruga o algo parecido, más bien que sea apartada y sin mancha.
28 Así que los esposos deben amar a sus propias esposas como a sus propios cuerpos; el que ama a su mujer se ama a sí mismo.
29 Porque nadie a odiado jamas a su propia carne, sino que la alimenta y la atesora, tal como Yahweh lo hace con la asamblea.

Deuteronomio 24:5 especifica que un hombre es liberado del servicio militar durante un año completo después de tomar una nueva esposa, para traer felicidad a la esposa que ha tomado. Esto puede significar muchas cosas, pero el esposo debe hacer todo lo posible para proporcionar un espacio de vida cómodo para ella, dentro de sus posibilidades.

Devarim (Deuteronomio) 24:5
5 “Cuando un hombre tome a una nueva esposa, no saldrá a la guerra ni se le adjudicará ningún asunto; estará libre en su casa un año y hará feliz a su esposa que tomó”.

Como sacerdote de la casa, el esposo debe guiar su casa en oración todos los días, sin falta. Uno de los principales objetivos es asegurar que su hogar esté lleno del Espíritu de Yeshúa, y que todo lo que se haga dentro de sus paredes se haga de acuerdo con el Espíritu. Esto se debe hacer de acuerdo al estardar, no al tiempo. Puede tomar más tiempo orar en el Espíritu que en otras ocasiones, pero debe confiar en que si ora fervientemente, y dirige a su familia en oración, Yahweh contestará sus oraciones. La cantidad exacta de tiempo necesario puede variar, pero el punto es asegurarse de que el Espíritu sea invitado, que entre y permanezca.

El esposo debe dirigir a su familia en la lectura de las Escrituras todos los días, sin falta. La cantidad exacta de tiempo puede variar, pero una hora es un buen estándar (el horario es aleatorio).

Los esposos deben morar con sus esposas con bondad y comprensión, dando honor a la esposa en cuanto a vaso más frágil, para que juntos puedan ser herederos del favor de la vida, y para que sus oraciones no se vean obstaculizadas. (Esto también significa que si no presta favor a la esposa, sus oraciones serán obstaculizadas.)

Kefa Alef (1 Pedro) 3:7
7 Del mismo modo, esposos convivan con ellas sabiamente, dando valor a sus esposas, como a una frágil vasija, y como coherederas de la gracia de la vida, para que sus oraciones no se vean obstaculizadas.

Es esencial que un esposo confíe en Yahweh en todo momento, y especialmente durante los momentos de dificultad y prueba. Las mujeres son seres emocionales por naturaleza, y dependen del hombre para ser fuertes y mantener los estándares, especialmente cuando prueban los límites. A veces es necesario confiar en Yahweh y refugiarse en Él en beneficio de la esposa. Todo esto es parte del trabajo de un marido.

Reglas para la Esposa

Mientras que el esposo debe dedicarse a servir a su esposa, la esposa también debe darse cuenta de que el matrimonio no se trata de ella, sino de que el esposo y la esposa crían una familia para servir a Yeshúa, como parte de Su reino global. Debido a esto, ella debe moderar lo que quiere, y preguntarse cómo servirá aquello a Yeshúa y a Su reino. Así como el matrimonio no se trata del esposo o de sus deseos, tampoco se trata de ella, ni de sus deseos.

La esposa debe darse cuenta de que está en el papel de ayudante y de apoyo. Ella puede y debe dar su mejor consejo, pero la decisión final no es suya. Más bien, es la decisión de Yahweh, y vendrá a través de su marido.

La esposa debe ver a su esposo como el líder, mientras que su papel es dar su fiel y leal apoyo y ayuda. Ella verá muchas cosas que podrían ayudar a su marido para saber, si sólo él escuchara. Sin embargo, debe entender que, como fiel apoyadora y ayudante, hay una manera correcta y equivocada de hacer sugerencias.

Mientras que las esposas quieren amor y devoción, los esposos quieren respeto. Las esposas a menudo no entienden esto, porque están en una posición única para ver todos los muchos defectos y fallas de su hombre. Sin embargo, si aman a su hombre, no señalarán sus defectos de una manera dura o crítica, sino que orarán hasta que Yahweh les muestre cómo llevar las cosas a la atención de su esposo de una manera que él encontrará útil, apreciada y respetuosa.

La esposa también debe orar continuamente por la llenura del Espíritu. Cada vez que no siente el Espíritu con ella, necesita parar y orar hasta que sienta que el Espíritu regresa. No habrá una buena comunicación, y no ocurrirá nada bueno si ella no está con el Espíritu (Juan 15:4). Es sólo cuando ella está llena del Espíritu cuando entonces puede comunicarse en el Espíritu, o complacer a Yeshúa.

La esposa debe orar y pedirle a Yahweh que la ayude a entender que su esposo es sólo un hombre, y que también necesita ser edificado, alentado y levantado en la palabra y en la oración. Los esposos a menudo se sienten respetados por todos menos por sus esposas. Debido a esto, cuando una esposa ve algo que ayudaría a su esposo a entender, ella debe orar, y pedirle a Yahweh que le muestre cómo entregar el mensaje en amor y respeto, para que su esposo no se sienta criticado, sino que se sienta alentado, y edificado, y pueda dar gracias y alabar a Yahweh por haberle dado una esposa tan buena, servicial, solidaria y sabia. A veces esto puede tomar mucha oración, pero siempre debemos confiar en que Yahweh contesta nuestras oraciones, o no estamos caminando con fe (y lo que no sea con fe es pecado).

Bíblicamente, no es trabajo del esposo hacer que su esposa se someta a su autoridad. Más bien, una esposa debe someterse voluntariamente a la autoridad de su esposo, mostrando así su respeto por él y por la devoción que el tiene hacia ella. También es bíblico señalar su respeto por su marido llamándolo adon (maestro) diariamente.

Kefa Alef (1 Pedro) 3:1-6
1 Igualmente ustedes, esposas, sométanse a sus propios esposos, a fin de que si algunos que no obedecen a la palabra, puedan ser ganados sin palabras por la conducta de sus esposas,
2 cuando ellos observen su casta conducta acompañada de miedo
3 Que sus adornos no sea simplemente el externo: arreglando el cabello, usando joyas ostentosas o vistiendo ropas finas,
4 más bien el interno, del corazón, con la belleza incorruptible de un espíritu amable y tranquilo, que es muy precioso a la vista de Elohim.
5 Porque de esta manera, en tiempos antiguos, hacían las mujeres apartadas, que confiaban en Elohim, y se adornaban, siendo sumisas a sus propios maridos,
6 como Sara obedeció a Abraham, llamándolo adoni, hijas suyas son si hacen el bien, sin temer ninguna amenaza.

Una esposa debe darse cuenta de cuántos sacrificios hace su esposo por ella, simplemente siendo fiel a ella, y pagando las cuentas. No es natural que un hombre quiera dedicarse a una mujer, o apoyarla en la crianza de sus hijos. Sin embargo, esto es lo que Yahweh requiere. La esposa puede mostrar su respeto por su sumisión a Yahweh al tener cuidado con el dinero que su esposo gana. Ella debe recordar que cualquier cosa que compre, él tiene que hacer dinero para cubrir las cuentas, lo que toma de su tiempo. Si ella es cuidadosa con el dinero, esto demuestra que valora su tiempo, y también le muestra respeto.

Los maridos son sólo hombres. Tendrán muchos defectos, y muchas cosas que necesitan aprender. La esposa está en un lugar único para edificarlo y animarlo, o para destruirlo. Puesto que su destino está ligado al suyo, la única sabia elección es orar y pedirle a Yahweh que la ayude a aprender cómo edificarlo y alentarlo.

Una esposa debe tener en cuenta la idea de que puede ser como un entrenador en el lado de un ring de boxeo. Su marido será golpeado en la pelea (por así decirlo), y ella debe animarlo a dar lo mejor de sí mismo, y mantener su actitud. Si ella va a hacer esto, él ganará más de sus peleas (por así decirlo), y esto también la beneficiará.

También habrá ocasiones en que el esposo tome malas decisiones, o al menos, decisiones con las que ella no esté de acuerdo. En esas ocasiones es muy importante orar fervientemente, y confiar en que Yahweh es un recompensador de aquellos que lo buscan diligentemente, y que se encargará de aquellos que hagan lo correcto delante de Él.

Bíblicamente, la esposa también debe llevar una cubierta en la cabeza como signo de sumisión a la autoridad de las Escrituras. (Para más detalles, ver “Coberturas de cabeza en las Escrituras”, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 2) Esto no es sólo para el esposo, sino también para el resto de la congregación, para los ministros y como testigo ante el resto de la comunidad.

Yahweh es un Elohim celoso (por ejemplo, éxodo 34:14), y está celoso por Su novia. Una novia no debe dar sus atenciones o favores a nadie más que a su marido. Ella puede vestirse elegante y bien, y es un buen testigo si puede verse bien, pero de lo contrario debe vestir castamente. Bíblicamente, mostrar escote o curvas no es correcto.

Kefa Alef (1 Pedro) 3:1-3
1 Igualmente ustedes, esposas, sométanse a sus propios esposos, a fin de que si algunos que no obedecen a la palabra, puedan ser ganados sin palabras por la conducta de sus esposas,
2 cuando ellos observen su casta conducta acompañada de reverencia.
3 Que sus adornos no sea simplemente el externo: arreglando el cabello, usando joyas ostentosas o vistiendo ropas finas,

En general, su conducta y apariencia debe ser casta hacia todos menos con su marido (y en privado). Así es, exactamente, como Yahweh quiere con Su novia Israel.

Así como un esposo nunca debe retener el apoyo financiero, el afecto o la bondad amorosa de su esposa, una esposa nunca debe retener la intimidad física. Los hombres son criaturas visuales, e incluso cuando quieren ser fieles y verdaderos, cuando están alrededor de mujeres en el mundo moderno que sólo están parcialmente vestidas, es difícil para ellos no excitarse físicamente. La intimidad es uno de los lazos que los unen, y para una mujer dejar a su hombre frustrado no es sabio. Así como él debe formar un convenio con sus ojos, es más sabio y mejor si ella puede mantenerlo satisfecho, para que él no tenga razón o excusa para mirar a otro lado.

Una esposa debe orar y pedirle a Yahweh que la ayude a aprender a alentar a su hombre en todas las cosas. Si quiere más de algo, debe alentarlo (en lugar de criticar, o quejarse). Esta es una habilidad y un proceso de reentrenamiento que se puede aprender. (Para más detalles, véase ,“Busca seriamente lo que es bueno“, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3.)

Cada vez que tenga ganas de criticar a su esposo, debe orar por él en su lugar, y también orar y pedirle a Yahweh que le muestre cómo expresar sus preocupaciones de una manera amorosa, amable, alentadora y edificante.

Reglas para esposos y esposas

Tanto el esposo como la esposa deben darse cuenta de que Yahweh se ha unido a ellos, y deben amarse, honrarse y apreciarse unos a otros hasta que la muerte los separe.

Ni el marido ni la esposa se reirán del otro, ni se burlarán del otro, bajo ninguna circunstancia.

Tanto el esposo como la esposa harán todo lo posible para tratar de edificar a su pareja, dándose cuenta de que sus destinos están unidos para siempre, y cuando uno es edificado, ambos son edificados, y cuando uno es derribado, ambos son derribados.

El marido y la esposa dormirán en camas separadas durante los tiempos de limpieza ritual de la esposa. (Véase”Acerca de la limpieza ritual“, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 1.)

Como se explica en “El corazón de Yahweh en el matrimonio” en Relaciones de Pacto,no hay autoridad para el divorcio al estilo occidental. Si el marido no ama a su esposa, la hermandad debe intervenir y convencerlo. En el caso de que la esposa se vaya, ella lo pierde todo. De cualquier manera, el divorcio no está permitido. (Deben hacer que funcione).

El esposo y la esposa orarán juntos todos los días y le pedirán a Yahweh perdón, dirección y la llenura del Espíritu de Su Hijo de nuevo. Las mañanas son ideales para esto. Que Su Espíritu los conduzca y los guíe en todas las cosas.

Firma del marido: ____________________________

Firma de la esposa: ______________________________

Testigo: ___________________________

Testigo: __________________________

Testigo: __________________________

Fecha: _________________________

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give