Chapter 18:

¿Fue el rey David ilegítimo? (2 de 4)

«Esto es una traducción automática. Si quieres ayudarnos a corregir esta traducción, puedes enviarnos un correo electrónico a contact@nazareneisrael.org 

Puede parecer difícil de aceptar, pero en este artículo veremos las pruebas de que el rey David era ilegítimo. También veremos cómo se relaciona proféticamente no sólo con Yeshua, sino también con nosotros como efraimitas. Además, en futuros capítulos veremos cómo esto se relaciona con las Dos Casas de Israel, y también con el gran plan de salvación de Yahweh.

En el último capítulo vimos cómo Shemuel (Samuel) el Profeta tenía una unción especial que era tanto levítica como melquisedekiana. Luego, en 1 Shemuel 16, Yahweh le dijo a Shemuel que fuera a Beit Lechem (Belén) y ungiera a un nuevo rey sobre Israel de entre los hijos de Yishai (Jesé), para reemplazar al rey Shaúl.

Shemuel Aleph (1 Samuel) 16:1-5
1 El Señor le dijo a Shemuel: «¿Hasta cuándo llorarás por Shaúl, ya que lo he rechazado para que reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y vete; te envío a Yishai el betlemita. Porque me he provisto de un rey entre sus hijos».
2 Y Shemuel dijo: «¿Cómo puedo ir? Si Shaúl lo oye, me matará». Pero Yahweh dijo: «Toma una novilla contigo y di: ‘He venido a sacrificar a Yahweh’.
3 Entonces invita a Yishai al sacrificio, y yo te mostraré lo que debes hacer; ungirás para mí al que yo te nombre».
4 Así que Shemuel hizo lo que Yahweh le dijo, y fue a Belén. Los ancianos de la ciudad se estremecieron ante su llegada, y dijeron: «¿Vienes pacíficamente?».
5 Y dijo: «En paz; he venido a sacrificar a Yahweh. Santificaos y venid conmigo al sacrificio». Entonces apartó a Yishai y a sus hijos, y los invitó al sacrificio.

Nótese que en el versículo 4 los ancianos de la ciudad «temblaron» ante la llegada de Shemuel. Luego, en el verso 5, se nos dice que Shemuel apartó a Yishai y a sus hijos y los invitó al sacrificio. Sin embargo, en el versículo 10, Shemuel se dio cuenta de que el futuro rey de Israel no estaba allí, así que le preguntó a Yishai si estaban «todos» sus hijos. La respuesta fue que no, que el más joven seguía cuidando las ovejas.

Shemuel Aleph (1 Samuel) 16:10-13
10 Así Yishai hizo pasar a siete de sus hijos ante Shemuel. Y Shemuel le dijo a Yishai: «Yahweh no ha elegido a estos».
11 Y Shemuel le dijo a Yishai: «¿Están todos los jóvenes aquí?» Luego dijo: «Todavía queda el más joven, y allí está, guardando las ovejas». Y Shemuel dijo a Yishai: «Envía y tráelo. Porque no nos sentaremos hasta que venga».
12 Y lo envió y lo trajo. Ahora era rubio, con ojos brillantes, y bien parecido. Y Yahweh dijo: «Levántate, ungiéndolo; para que este sea el uno!
13 Entonces Shemuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos; y el Espíritu de Yahweh vino sobre David desde ese día en adelante. Entonces Samuel se levantó y fue a Ramá.

La explicación tradicional de por qué Yishai no se aseguró de que todos sus hijos estuvieran en el sacrificio es simplemente que David era el más joven. Sin embargo, no tiene sentido que Yishai dejara a ninguno de sus hijos legítimos fuera de esta fiesta. Consideremos que Shemuel era juez sobre Israel, lo que significa que era el hombre más poderoso y respetado de la nación (como un rey). Entonces, si un rey viniera a la ciudad y nos apartara a nosotros y a nuestros hijos, y nos invitara a un sacrificio especial, y nos dijera que lleváramos a nuestros hijos, ¿dejaríamos fuera a uno de ellos? ¿O nos aseguramos de que estén todos?

No tiene sentido que Yishai deje a alguno de sus hijos legítimos fuera de una reunión con un líder de la nación tan respetado como Shemuel. Sin embargo, tendría sentido excluir a un hijo bastardo, porque un bastardo normalmente no se considera un hijo legal de pleno derecho (y normalmente no tiene plenos derechos legales).

Para otros testigos de esta teoría leamos el Salmo 51, que fue escrito después de la aventura adúltera de David con Bat Sheva (Betsabé). En el versículo 5, el rey David escribió: «He aquí que fui engendrado en la iniquidad, y en el pecado me concibió mi madre».

Tehilim (Salmos) 51: 5
5 He aquí que en la iniquidad fui engendrado, Y en el pecado me concibió mi madre.

¿Qué está tratando de decir el rey David aquí? Tradicionalmente, esto se interpreta como que el romance de David con Bat Sheva se debió a la misma naturaleza pecaminosa carnal que plaga a toda la humanidad caída (debido al pecado original de Adán y Havvah). Sin embargo, esto no explica realmente por qué el rey David cometió adulterio, porque aunque todos los humanos comparten la misma naturaleza carnal pecaminosa, no todos los seres humanos cometen adulterio.

¿Por qué no tomar el rey David al pie de la letra cuando dice «en el pecado me concibió mi madre»? ¿Por qué no aceptar que el rey David estaba confesando que era producto de una aventura ilícita? ¿No explicaría eso por qué David no fue invitado a la reunión con Shemuel (ya que los hijos ilegítimos no se consideran técnicamente hijos de pleno derecho)? Y, sin embargo, se le seguía considerando un hijo, de tal manera que cuando Shemuel preguntó si «todos» los hijos de Yishai estaban allí, se podía decir honestamente que el hijo menor todavía estaba cuidando las ovejas.

Considere también que las Escrituras nos dan los nombres de las madres de muchos otros profetas y reyes importantes, incluyendo a la madre de Shemuel, Hannah (1 Shemuel 1:20), la madre de Moshe, Yocheved (Éxodo 6:20), y la madre de Yeshua, Miriam (por ejemplo, Mateo 1:16). También se nos dice que la madre del rey Salomón se llamaba Bat Sheva (Betsabé, 2 Samuel 12:24), pero nunca se nos dice el nombre de la madre del rey David. ¿Por qué no se menciona su nombre?

Hay algunas posibilidades. En primer lugar, si la madre de David estaba casada con Yishai, pero tuvo una aventura con otro hombre y concibió a David, su nombre podría haber sido omitido del registro bíblico (junto con el nombre del padre biológico), porque sacar a relucir la genealogía podría haber traído vergüenza a Yishai.

En segundo lugar (y parece más probable), si Yishai tuviera una aventura, o si hubiera visitado a una prostituta y ella hubiera concebido, de nuevo el nombre de la madre de David habría sido omitido del registro de las Escrituras, porque esto también habría traído vergüenza sobre Yishai.

En el antiguo Israel, cuando una prostituta concebía, el hijo podía ser adoptado y criado por el padre. Por ejemplo, Jueces 11:1-2 nos dice que Yipthah (Jepthah) era hijo de una prostituta.

Shophetim (Jueces) 11:1-2
1 Yipthah el Galaadita era un hombre valiente, pero era hijo de una ramera; y Galaad engendró a Yipthah.
2 La mujer de Galaad dio a luz hijos, y cuando los hijos de su mujer crecieron, expulsaron a Yipta y le dijeron: «No tendrás herencia en la casa de nuestro padre, porque eres hijo de otra mujer.»

Aunque Galaad crió a su hijo Yipthah, éste no era considerado realmente un hijo de pleno derecho (con los mismos derechos legales a la herencia). Los hijos legítimos de Galaad acabaron expulsándolo (versículo 2), para evitar que recibiera algo de la herencia de su padre. Sin embargo, como era un hábil guerrero, Yipthah llegó a ser el juez (básicamente el rey) de Israel, como lo haría más tarde el rey David.

Tal vez, al igual que los hermanos de Yipthah trataron de excluirlo, ¿los hermanos de David también presionaron a su padre, para asegurarse de que no fuera incluido en la fiesta? Esto también coincidiría con el registro del Salmo 69, que se cree que se refiere a la vida temprana de David (antes de que se convirtiera en rey). Observe que en el verso 8, David dice que se había alejado de sus hermanos, y que también era un extraño para los hijos de su madre. Se trata de dos grupos distintos de personas.

Tehillim (Salmos) 69:8
8 Me he convertido en un extraño para mis hermanos, Y en un extranjero para los hijos de mi madre…

Esto parece apoyar firmemente la idea de que David era hijo de otra mujer, porque los hermanos de David (hijos de Yishai) lo rechazaron, al igual que los hijos de su madre.

Curiosamente, cuando Yishai le pide a David que lleve comida a sus hermanos cuando estaban luchando con los filisteos, no hay ningún conflicto. Sin embargo, se produce un conflicto en cuanto David se presenta en el frente de batalla, ya que su hermano Eliab lo maltrata verbalmente.

Shemuel Aleph (1 Samuel) 17:28-29
28 Y Eliab, su hermano mayor, oyó cuando hablaba con los hombres; y se encendió la ira de Eliab contra David, y dijo: «¿Por qué has bajado aquí? ¿Y con quién has dejado esas pocas ovejas en el desierto? Conozco tu orgullo y la insolencia de tu corazón, pues has bajado a ver la batalla».
29 Y David dijo: «¿Qué he hecho ahora? ¿No hay una causa?»

La respuesta de David («¿Qué he hecho ahora?») parece decir que no era raro que recibiera abusos de Eliab, y quizá también de sus otros hermanos. Esto sería coherente con que fuera ilegítimo.

También podemos considerar que, en la antigüedad, los israelitas probablemente tenían la piel de color oliva. En cambio, se nos dice que la tez de David era «rubicunda». ¿Por qué se nos da esta información, a menos que sea un indicio de que David no tenía la misma genética que sus hermanos?

Shemuel Aleph (1 Samuel) 16:12
12 Y lo envió y lo trajo. Ahora era rubio, con ojos brillantes, y bien parecido. Y Yahweh dijo: «Levántate, ungiéndolo; para que este sea el uno!

Volviendo al Salmo 69, parece indicar que los primeros años de la vida de David estuvieron llenos de soledad y rechazo. David habla de llorar por su rechazo, y también por ser castigado por pecados que no cometió.

Tehillim (Salmos) 69:3-4
3 Estoy cansado de mi llanto; mi garganta está seca; mis ojos desfallecen mientras espero a mi Elohim.
4 Los que me odian sin causa son más que los cabellos de mi cabeza; Son poderosos los que quieren destruirme, siendo mis enemigos injustamente; Aunque no haya robado nada, debo devolverlo.

En el Salmo 69:8 (arriba), cuando el rey David dijo que se había convertido en un «extraño» para sus hermanos, la palabra en hebreo es muzar(מוּזָר). La Concordancia de Strong nos dice que esta palabra está relacionada con la palabra para un hijo ilegítimo (o bastardo), que en hebreo se llama mamzer (מַמְזֵר). (La definición de Strong aquí no es completamente correcta. Lo que hace a un mamzer es la falta de una unión legal).

OT:4464 mamzer (mam-zare’); de una raíz no utilizada que significa alienar; un mestizo, es decir, nacido de padre judío y madre pagana:
KJV – bastardo.

También hay otra palabra hebrea relacionada, que es zur(זר). Esto se refiere a alguien que se aparta del alojamiento porque es extraño, o profano, o porque viene de un hombre o mujer extraño (que no es parte de la nación de Israel).

OT:2114(זור) zuwr (zoor); una raíz primitiva; apartarse (especialmente para alojarse); de ahí ser extranjero, extraño, profano; específicamente (participio activo) cometer adulterio:
KJV – (venir de) otro (hombre, lugar), fanático, irse, (e-) extraño (-r, cosa, mujer).

Ahora es cuando el estudio empieza a ser interesante. Si David era un mamzer (ilegítimo), entonces habría sido rechazado en sus primeros años de vida, basándose en Deuteronomio 23:2, que prohíbe a cualquier persona de nacimiento ilegítimo entrar en la asamblea de Yahweh, incluso hasta la décima generación.

Devarim (Deuteronomio) 23:2
2 «El de nacimiento ilegítimo no entrará en la asamblea de Yahweh; hasta la décima generación ninguno de sus descendientes entrará en la asamblea de Yahweh.»

Sin embargo, debemos entender esta prohibición en su contexto general más amplio. Deuteronomio 23:2 no puede significar que nadie de nacimiento ilegítimo puede pertenecer a la nación de Israel en un sentido absoluto, o Yipthah nunca podría haber pertenecido a la nación de Israel (y mucho menos haber sido nombrado juez de Israel).

Además, Judá tuvo cinco hijos, tres de los cuales sobrevivieron.

B’reisheet (Génesis) 46:12
12 Los hijos de Judá fueron Er, Onán, Sela, Pérez y Zéraj (pero Er y Onán murieron en la tierra de Canaán). Los hijos de Pérez fueron Hezrón y Hamul.

Dos de los tres hijos supervivientes fueron Pérez y Zerah, que llegaron ilegítimamente a través de Tamar.

B’reisheet (Génesis) 38:29-30
29 Sucedió entonces que, al retirar la mano, su hermano salió inesperadamente; y ella dijo: «¿Cómo te has colado? Esta brecha sea sobre ti». Por eso se llamó Pérez.
30 Después salió su hermano, que tenía el hilo escarlata en la mano. Y su nombre fue llamado Zerah.

Si aplicamos la prohibición de Deuteronomio 23:2 en un sentido absoluto, ¡debemos eliminar dos tercios de la tribu de Judá de Israel! Y aunque quisiéramos hacerlo, no podemos, porque sólo hay nueve generaciones entre el hijo ilegítimo de Judá, Pérez, y el también ilegítimo rey David, que es el antepasado de Yeshua. Así que, si aplicamos Deuteronomio 23:2 en un sentido absoluto, efectivamente tenemos que excluir la línea de Yeshua de la nación de Israel (¡Elohim no lo permita!).

Luqa (Lucas) 3:31-33
31 hijo de Melea, hijo de Menán, hijo de Matatá, hijo de Natán, hijo de David,
32 hijo de Jesé, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
33 hijo de Aminadab, hijo de Ram, hijo de Hezron, hijo de Pérez, hijo de Judá….

Entonces, ¿cómo debemos entender Deuteronomio 23:2? A veces se piensa que la frase «diez generaciones» significa «para siempre». Sin embargo, aunque la ilegitimidad siempre estará prohibida, esta prohibición no es absoluta, de modo que un bastardo debe ser puesto fuera de la nación (porque, como el rey David, el niño no hizo nada malo). Sólo que siempre se considerará una gran mancha ser ilegítimo, de tal manera que a alguien de nacimiento ilegítimo no se le permite unirse a la asamblea de los líderes de la nación (que es la otra definición de «asamblea»).

También debemos recordar que Yahweh escribe leyes para nosotros (no para Él mismo). Por lo tanto, cuando le plazca hacerlo, puede hacer una excepción a su propia regla general y elevar a una persona de nacimiento ilegítimo al estatus de líder. Sin embargo, a menos que Él lo haga, la prohibición contra la ilegitimidad generalmente impedirá que un bastardo se convierta en un líder en Israel. Sin embargo, también ha habido varios grandes reyes y reinas bastardos en el mundo judeocristiano, como Guillermo el Conquistador y la reina Isabel. Tal vez, al igual que el rey David y Yipthah, Guillermo e Isabel no hicieron nada malo, y por eso Yahweh se apiadó de su condición, y los resucitó.

Así que, para hacer las cosas especialmente interesantes para Efraín, además de la prohibición general de que un mamzer sirva en la asamblea de líderes también hay una prohibición contra un zur (זר) u otra persona de nacimiento extraño (o de fe extraña) que sirva en el orden levítico, o de tocar las cosas que se asignan a los levitas. Un ejemplo (entre muchos) se da en Números 1:51, donde se nos dice que un extraño(זר) que se acerque al tabernáculo (para moverlo) será condenado a muerte.

Bemidbar (Números) 1:51
51 «Y cuando el tabernáculo deba avanzar, los levitas lo desmontarán; y cuando el tabernáculo deba ser levantado, los levitas lo armarán. El forastero que se acerque será condenado a muerte».

En los próximos capítulos veremos por qué esto es tan interesante, porque insinúa por qué el rey David tuvo que establecer el Tabernáculo de David para hacer posible el reagrupamiento de las ovejas perdidas de la casa de Efraín (o Israel), que también tienen un estatus igualmente ilegítimo.

Oseas 1:2
2 Cuando Yahweh comenzó a hablar por medio de Oseas, Yahweh dijo a Oseas: «Ve, toma una esposa de prostitución e hijos de prostitución, porque la tierra ha cometido una gran prostitución al apartarse de Yahweh».

Como explicamos en Israel nazareno los efraimitas somos hijos de la prostitución espiritual, y nuestros antepasados también se han casado fuera del pacto. Somos zurim (extranjeros) tanto en el sentido espiritual como en el físico. Y, sin embargo, Yahweh también se compadece de nosotros, ya que esto tampoco es culpa nuestra. Nuestra misión era casarnos con todas las familias de la tierra, para hacer realidad las promesas dadas a Israel, de que toda familia y toda nación sería bendecida en él (genéticamente), y en su Semilla (es decir, Yeshua). Y sin embargo, como no se nos permite acercarnos al templo levítico (o rabínico), tenía que haber un medio para acercarnos, hasta el momento en que Yahweh decida tomar a algunos de nosotros para sacerdotes, y para levitas.

Yeshayahu (Isaías) 66:20-21
20 Entonces traerán a todos vuestros hermanos para una ofrenda a Yahweh de todas las naciones, en caballos y en carros y en camadas, en mulas y en camellos, a Jerusalén Mi montaña apartada», dice Yahweh, «mientras los hijos de Israel traen una ofrenda en un recipiente limpio a la casa de Yahweh.
21 Y también tomaré algunos de ellos como sacerdotes y levitas», dice Yahweh.

Como veremos en los próximos capítulos, el plan de Yahweh era primero que Shemuel, el sacerdote efraimita, ungiera al rey David con una unción especial melquisedekiana. Con esta unción especial, serviría como sacerdote en un nuevo tipo de tienda llamada el Tabernáculo de David. Esta era una tienda especial que estaba separada del Tabernáculo de Reunión (o el Tabernáculo de Moshe), y debía ser un vehículo especial de transición que un día sería levantado de nuevo por el descendiente del Rey David, Yeshua, quien también fue considerado (erróneamente) ilegítimo. A través de Su gran sacrificio, Yeshua restablecería el sacerdocio melquisedekiano del rey David, que es otro vehículo transitorio diseñado para traer de vuelta a los «hijos de rameras» perdidos y dispersos de la casa de Efraín.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give