Chapter 14:

Encuentra tu Lugar en el Cuerpo

Este Post también está disponible en: English Deutsch

En el Gobierno de la Torah y en otros estudios, explicamos que se supone que no debemos seguir la Torah Levítica en este momento, porque no estamos en la tierra de Israel y no tenemos un templo Levítico limpio. En cambio, se supone que debemos obedecer la Torah por la orden de Melquisedec, que es la Gran Comisión.

Mattityahu (Mateo) 28:19-20
19 “Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, sumergiéndolos en [Mi nombre],
20 enseñándoles a observar todas las cosas que te he mandado; y he aquí estoy contigo siempre, incluso hasta el fin de los tiempos. Amén.

[Nota: para entender por qué nos sumergimos solo en el nombre de Yeshúa, vean “La Inmersión Solo en el nombre de Yeshúa“, que es parte de los Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3].

En contexto, esto requiere acción. Hace un llamado para que los santos de Yeshúa establezcan un reino global ordenado y organizado para Él, con celo y un solo propósito.

Yeshayahu (Isaías) 9:7
7 “Del aumento de Su gobierno y paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre Su reino, para ordenarlo y establecerlo con juicio y justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahweh de los ejércitos hará esto”.

También hay una gran recompensa por ser activo en levantar este reino global con celo, ya que Daniel nos dice que serán los santos de Elohim (es decir, los discípulos Nazarenos) quienes gobernarán y reinarán sobre las naciones (como Su cuerpo). Así es como todas las naciones Le servirán.

Daniel 7:27
27 “Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo, serán entregados al pueblo, los santos del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios Le servirán y Le obedecerán”.

Pero ¿cómo podemos gobernar y reinar sobre las naciones después del Armagedón? La respuesta corta es que Yeshúa Mismo nos ordenó establecer una infraestructura global (o un reino), que se basa en decir la verdad con amor y luego obedecerla. Esta infraestructura se describe en Efesios 4, en lo que a menudo se llama el Ministerio Quíntuple.

Efesim (Efesios) 4:11-16
11 Y Él mismo dio a algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,
12 para el equipamiento de los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías;
14 para que ya no seamos como niños, sacudidos de un lado a otro y arrastrados con cada viento de doctrina, por el engaño de los hombres, en la astucia de la conspiración engañosa,
15 antes, hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en Aquel que es la cabeza – El Mesías –
16 de quien todo el cuerpo, unido y bien ligado por lo que proporciona cada articulación, de acuerdo con el trabajo efectivo por el cual cada parte hace su parte, causa el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en el amor.

Lo que esto dice es que, si nosotros nos organizamos de la forma en que Yeshúa dice, y hablamos la verdad en obediencia, entonces ya no seremos un cuerpo dividido. Más bien, maduraremos y creceremos espiritualmente, hasta convertirnos en un reino literal, capaz de gobernar y reinar sobre las naciones en amor. Y como las naciones verán que nuestra regla es de amor y de servicio, se someterán. Sin embargo, también debe ser un gobierno de disciplina personal y corporativa. Es por eso por lo que todas y cada una de las partes del cuerpo deben hacer su parte justa, dando (retribuyendo) por el privilegio de servir. Este será el gobierno que Yahweh siempre pretendió (donde los fuertes sirven a los débiles, y no al revés).

Mientras que Efesios 4 compara el reino de Yeshúa con un cuerpo, Efesios 2 usa la analogía de un templo viviente, que está construido sobre la base de los apóstoles y profetas.

Efesim (Efesios) 2:19-22
19 Ahora, por lo tanto, ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos con los santos y miembros de la familia de Elohim,
20 habiendo sido construidos sobre la base (fundamento) de los apóstoles y profetas, siendo Yeshúa el Mesías mismo la piedra angular principal,
21 en el que todo el edificio, al ser ensamblado, crece en un templo apartado en Yahweh,
22 en quienes ustedes también están siendo construidos juntos para una morada de Elohim en el Espíritu.

La razón por la cual el templo viviente está construido sobre la base de apóstoles y profetas es que (por definición) estos son los dos dones que (por definición) pueden escuchar y hablar de acuerdo con Su voz. Sin embargo, además de hablar con Su voz, también deben reconocer la doctrina que Elohim pretende, para que el resto del edificio permanezca en pie.

Conseguir el orden y la organización correcta es esencial. El trabajo que tenemos ante nosotros es nada menos que restaurar el tabernáculo caído de David, tal como lo que los apóstoles comenzaron a hacer en el primer siglo, antes de que fueran sacados de su curso debido a la Gran Caída en Roma.

Ma’asei (Hechos) 15:16-17
16 “Después de esto volveré, y reconstruiré el tabernáculo de David, que se ha caído; Reconstruiré sus ruinas, y lo instalaré;
17 Para que el resto de la humanidad busque a Yahweh, incluso todos los Gentiles que son llamados por mi nombre, dice Yahweh que hace todas estas cosas”.

Para establecer un templo viviente y complacer a Elohim, las piedras no deben ser arrojadas a la manera que nos plazca. Más bien, deben organizarse hábilmente y de acuerdo con las palabras de Elohim.

Shemote (Exodo) 26:30
30 “Y levantarás el tabernáculo de acuerdo con el patrón que te fue mostrado en la montaña”.

La idea es que las piedras más fuertes formen la base. Esto proporciona una base estable capaz de soportar el resto de la estructura. Y, si todas las otras piedras en las paredes y el techo se colocan correctamente, se crea un espacio interior donde el Espíritu de Yeshúa puede morar, y donde se puede llevar a cabo la adoración. Sin embargo, para que sea un fundamento justo (y no falso), el fundamento debe estar en una verdadera relación con la Piedra angular, Yeshúa. Esto significa que los miembros de la base o fundamento (o el Beit Din Gadol) deben ajustar sus vidas y su caminar a Su justo ejemplo de servicio. Si no caminan como Él caminó, si no se ajustan a Su ejemplo desinteresado, o no enseñan únicamente Sus doctrinas, la estructura es falsa, y toda la casa caerá, como si estuviera construida sobre arena.

Mattityahu (Mateo) 7:24-27
24 “Por lo tanto, quien oiga estos dichos Míos y los haga, lo compararé con un hombre sabio que construyó su casa sobre la Roca:
25 y cayó la lluvia, vinieron las inundaciones, y los vientos soplaron y golpearon esa casa; y no cayó, porque se fundó en la Roca.
26 “Pero cualquiera que escuche estos dichos Míos, y no los haga, será como un hombre tonto que construyó su casa en la arena:
27 y la lluvia descendió, vinieron las inundaciones, y los vientos soplaron y golpearon esa casa; Y cayó. Y grande fue su ruina.

Yeshúa no es solo la Piedra Angular Principal, y la Roca, sino que también se describe a Sí mismo como la Raíz de la Vid. Y en esta analogía, Él nos dice que cada rama de la Vid debe permanecer en comunión constante con Él, o será expulsada (cortada) como una rama y se marchitará. Una vez que se haya marchitado, se recogerá, se arrojará al fuego y se quemará.

Yojanan (Juan) 15:4-6
4 “Permanezcan en mí y Yo en ustedes. Como la rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que permanezca en la Vid, ustedes tampoco pueden hacerlo, a menos que permanezcan en Mí.
5 Yo soy la Vid, ustedes son las ramas. El que permanece en Mí y Yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí no pueden hacer nada.
6 Si alguien no permanece en Mí, es arrojado como una rama y se marchita; y los recogen y los arrojan al fuego, y son quemadas”.

Entonces, si Yeshúa dice que Él es la raíz, echemos un vistazo a la analogía de Yeshúa como la Raíz del olivo de Judah, en la que deben unirse las ramas de olivo silvestre del árbol de Efraim.

Romim (Romanos) 11:16-17
16 Porque si la Primicia es apartada, toda la masa también es apartada; y si la Raíz es apartada, también lo son las ramas.
17 Y si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo un olivo silvestre, fuiste injertado entre ellas, y con ellas te hiciste partícipe de la Raíz y de la grosura del olivo …

Efraim es el hijo menor de José, de quien Israel profetizó que sus ramas “se extienden sobre el muro”.

B’reishit (Génesis) 49:22
22 “José es una rama fructífera, una rama fructífera junto a una fuente; Sus vástagos se extienden sobre el muro.

¿Podemos conceptualizar el reino de Yeshúa como un olivo cuya Raíz es Yeshúa, y cuyas ramas alcanzan a todas las naciones, proporcionando lugares de culto organizados para aquellos en las naciones que están siendo llamados a regresar a la fe original en Yeshúa?

En la imagen de arriba, el cielo azul representa a los que están fuera del árbol (y, por lo tanto, no son parte del árbol de Yeshúa). Los miembros (hojas) están en conexión con la Raíz porque le devuelven algo al árbol, incluso si no es un diezmo completo. Sin embargo, los discípulos y el liderazgo tienen una mejor recompensa ya que hacen “todas las cosas” que Yeshúa ha ordenado, incluso dando su parte justa (es decir, un diezmo, Efesios 4:16). Pero, ¿cómo se ve esta estructura de árbol en detalle? (Si esta imagen es demasiado pequeña, haga doble clic sobre ella, en el sitio web para verla en pantalla ampliada).

Las ramas de liderazgo de la asamblea están en el lado derecho. Se ven más pequeños en el diagrama, pero en realidad son mucho más grandes, porque la mayoría de las personas se encuentran en las asambleas (y solo se ven más pequeños porque hay menos oficios).

Cada grupo de idiomas o región es atendido por un Beit Din Katan (un consejo pequeño o tribunal pequeño), que está formado por los sacerdotes y ancianos más respetados en ese grupo de idiomas o región. Sus necesidades son atendidas por un Beit Din Gadol (un gran consejo o una gran corte), encabezado por el Nasi (Presidente o Príncipe), que en el primer siglo era Yaakov.

El sacerdocio es responsable de conectar todas las asambleas, y también de crear materiales de capacitación y evaluación que beneficien a todos, y también para certificar el liderazgo. Debido a esto, hay una sección de administración (a la izquierda en la imagen de arriba). La sección de administración es quien publica los materiales doctrinales, de capacitación y de evaluación, que sirven al cuerpo como un todo, según la instrucción del Nasi del Beit Din Gadol.

El ordenado reino de Yeshúa debe ser financiado por el diezmo. Como explicamos en el Gobierno de la Torah, Yaakov (Israel) prometió que, si Yahweh estuviera con él, y lo mantuviera en el camino, y le diera de comer y de vestir, seguramente le devolvería la décima parte a Elohim. Y el voto de Israel también nos pertenece.

B’reishit (Génesis) 28:20-22
20 Entonces Yaakov hizo un voto, diciendo: “Si Elohim está conmigo, y me guarda en este camino en que voy, y me da pan para comer y vestido para vestir,
21 para que vuelva a la casa de mi padre en paz, entonces Yahweh será mi Elohim.
22 Y esta piedra que he puesto como columna será la casa de Elohim, y de todo lo que me des, seguramente te daré una décima parte.

(Hay un fuerte argumento a favor del sistema de tres diezmos, y creemos esto, pero no podemos demostrar de manera concluyente que se aplica en la Dispersión. Sin embargo, al menos un diezmo se puede probar en el orden Melquisedeciano, basado en el voto de Yaakov, mencionado arriba).

En hebreo, un miembro del cuerpo se llama chaver (miembro o amigo). Un creyente puede convertirse en miembro del cuerpo (y en algún tipo de discípulo) haciendo cualquier contribución al cuerpo, pero para ser un verdadero discípulo (y complacer a Yeshúa), necesitamos hacer todo lo que Yeshúa dijo que hicieramos, y el diezmo es el estándar para “hacer nuestra parte”.

Efesim (Efesios) 4:16
16 de quien todo el cuerpo, unido y bien ligado por lo que proporciona cada articulación, de acuerdo con el trabajo efectivo por el cual cada parte hace su parte, causa el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en el amor.

Algunos creyentes odian la idea del diezmo, pero cuando amamos a Yeshúa, no es una carga ayudar a construir Su reino (especialmente porque nuestros hijos serán los que lo gobernarán). Más bien, es un gozo poder devolverle algo a nuestro Esposo, porque sabemos que esto Le agrada. Y así es como Elohim sabe quién lo ama y quién no, porque aquellos que lo aman están ansiosos por hacer lo que Él pide. Encontramos un gozo en devolverle algo a Aquel que lo dio todo por nosotros.

Yojanan (Juan) 14:15
15 “Si Me amas, Guarda Mis mandamientos.”

Algunos ministros predican medios alternativos de organización, de modo que el reino de Yeshúa no se construye de acuerdo con la palabra. Otros financian sus operaciones vendiendo libros. Muchos más enseñan la Doctrina de la Prosperidad, habiendo puesto sus mentes en las cosas terrenales. Shaúl dice que este tipo de ministros no aman a Elohim, sino a sus propios vientres.

Filipenses 3:17-19
17 Hermanos, únanse en seguir mi ejemplo, y observen a los que caminan, teniéndonos como ejemplo.
18 Porque muchos andan, de los cuales les he dicho muchas veces, y ahora se los digo incluso llorando, que son los enemigos de la cruz [o estaca] del Mesías:
19 cuyo fin es la destrucción, cuyo elohim es su vientre, y cuyo esplendor está en su vergüenza, quienes se concentraron en las cosas terrenales.

Hay una diferencia entre los ancianos congregacionales y el sacerdocio. A los diáconos se les debe pagar el salario promedio en su área (es decir, un honor único), y a los ancianos se les debe pagar hasta el doble de honor, pero más allá de esto ellos deberían entregar todo lo demás a la obra.

TimaTheus Alef (1 Timoteo) 5:17
17 Que los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, especialmente aquellos que trabajan en la palabra y la doctrina

Sin embargo, los sacerdotes deben dar tanto como puedan y tomar solo lo que necesiten. En mi caso, recibo una pensión médica por una lesión que recibí en el servicio, y doy todo para la obra. Doy todo y tomo solo lo que necesito para vivir (lo que es mucho menos de lo que doy). El resto se usa para financiar la obra del ministerio y la creciente sección de administración, para que podamos difundir las Buenas Nuevas en todas las naciones e idiomas. Sin embargo, no importa cuánto trabaje o lo poco que tome para mí, no puedo financiar todo por mí mismo (sino que necesito ayuda). Y por el favor de Yahweh, Él ha levantado un pequeño número de fieles discípulos y otros amigos del cuerpo (chaverim, miembros) que también contribuyen a la obra del reino de Su Hijo, ya sea con sus fondos, o con sus habilidades, o ambos. Y porque contribuyen, también son parte del árbol. Esto significa que están conectados con la Raíz, Yeshúa, y que lo complacen.

Me gozo en trabajar lo más que puedo por Yeshúa, porque sé que Él vive y tomo Su causa en serio. Sé que estamos llamados a ser buenos soldados de Yeshúa el Mesías.

TimaTheus Bet (2 Timoteo) 2:3-5
3 Por lo tanto, debes soportar las dificultades como un buen soldado de Yeshúa el Mesías.
4 Nadie involucrado en la guerra se enreda en los asuntos de esta vida, para complacer al que lo alistó como soldado.
5 Y también si alguien compite en atletismo, no es coronado a menos que compita de acuerdo con las reglas.

Estoy tratando de hacer todo lo que puedo por Él. Aquí hay un extracto de una carta de un discípulo que trabajó conmigo en el pasado.

Te he visto trabajar. Sé que trabajas duro. Te he visto dormirte detrás del teclado por agotamiento.

Tengo la bendición de poder hacer todo lo que pueda por Él y de dar todo lo que tengo a Su causa. Y es por eso que realmente no entiendo cuando otras personas no quieren darle el 10%. Si lo pensamos bien, Elohim es Quien nos da el 100% de todo, y nos permite que la mayoría de las personas se queden con el 90% para sí mismos. Entonces, ¿cuál es la queja?

Tengo la bendición de trabajar tan duro como puedo, tomar lo menos que pueda y ofrecerte la palabra de Elohim gratis. Es una bendición y un privilegio más allá de todo lo que merezco, que Elohim me lo permita. Y, sin embargo, también es mi trabajo enseñar a aquellos con oídos a escuchar que Yahweh no le dará una recompensa a nadie si no ayuda a construir el reino de Su Hijo de acuerdo con Su palabra.

¿Hay alguna razón para que Él lo haga?

Muchos son llamados, pero pocos de nosotros serán elegidos. Hay muchos ministerios alternativos que estarán gozosos de enseñarle una alternativa a la verdad completa, pero no caigan en la trampa.

Si ustedes se dan cuenta de que lo que digo es correcto, entonces sean prudente, siéntense y cuenten el costo del discipulado. Y una vez que hayan contado el costo, háganse un favor a ustedes mismos y hagan un compromiso para ayudarme a construirle a nuestro Esposo el reino que Él dice que quiere, de la forma en que Él dice que Él lo quiere.

Ustedes estarán gozoso de haberlo hecho.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give