Chapter 4:

«¿Cómo construiría Su reino?»

Este Post también está disponible en: English Deutsch

Se dice a menudo que los occidentales viven en una sociedad de consumo. Una sociedad de consumo es aquella donde la que la ética prevaleciente es no adorar ni servir a Elohim, sino gratificar nuestra carne a través del consumo. Aquellos que son de esta mentalidad se enfocan en disfrutar sus vidas en el mundo, en lugar de servir a Elohim. Yahweh advierte a Su pueblo acerca de esto repetidamente, diciendo que si vivimos de esta manera, Él nos destruirá.

Devarim (Deuteronomio) 8:11-20
11 «¡Cuídate!, no sea que te olvides de Yahweh tu Elohim y no guardes Sus mandamientos, Sus juicios y Sus estatutos que yo te mando hoy,
12 no sea que, cuando hayas comido y estés lleno, y hayas construido hermosas casas y habites en ellas;
13 y tus rebaños y tus vacadas se multipliquen, y tu plata y tu oro se multipliquen, y todo lo que tienes se multiplique;
14 entonces se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Yahweh tu Elohim, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre;
15 que te guió a través de ese desierto grande y terrible, en el cual había serpientes ardientes y escorpiones, y tierra seca donde no había agua; y Él te sacó agua de la roca,
16 que te alimentó en el desierto con maná, que tus padres no conocían, con el fin de humillarte y ponerte a prueba, para hacerte bien al final:
17 y entonces digas en tu corazón: «Mi poder y la fuerza de mi mano me han dado esta riqueza».
18 “Sino que te acordarás de Yahweh tu Elohim, porque Él es quien te da el poder para hacer riquezas, a fin de confirmar Su pacto que juró a tus padres, como lo es este día.
19 Entonces será que, si alguna vez olvidas a Yahweh tu Elohim, y sigues a otros elohim, y les sirves y los adoras, yo testifico contra ustedes este día, que ciertamente perecerán.
20 Como las naciones que Yahweh destruye delante de ti, así perecerán, porque cuanto no obedecieron a la voz de Yahweh tu Elohim.

A muchas personas que creen en Yahweh les gusta creer que pasajes como Deuteronomio 8 no se aplican a ellos, porque creen que Yeshúa es el Mesías. Sin embargo, Yeshúa también nos dice que si no hacemos fielmente todo lo que Él nos dice que hagamos, nuestras casas caerán y serán destruidas.

Mattityahu (Mateo) 7:24-27
24 «Por tanto, cualquiera que oiga mis dichos y los haga, los compararé con un hombre sabio que construyó su casa sobre la roca:
25 y la lluvia descendió, vinieron las inundaciones y los vientos soplaron y azotaron esa casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26 «Pero todos los que oigan mis dichos, y no los hagan, serán como un hombre necio que construyó su casa en la arena:
27 y la lluvia descendió, y vinieron las inundaciones, y los vientos soplaron y azotaron esa casa; y se cayó. Y grande fue su ruina».

Note que Yeshúa no dice que aquel quien escuche Sus palabras será guardado. Más bien, Él dice que solo aquellos que hacen lo que Él dice serán protegidos. Eso significa que necesitamos poner en acción Sus dichos. Entonces, ¿qué quiere que hagamos? Como explicamos en muchos otros lugares, lo que Yeshúa quiere es que le construyamos un reino.

Yeshayahu (Isaías) 9:6-7
6 “Porque a un niño nos nació, se nos dio un hijo; Y el gobierno estará sobre su hombro. Y su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, Poderoso Elohim, Padre Eterno, Príncipe de la Paz.
7 “La expansión de Su imperio y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, estableciéndolo y confirmándolo con juicio y justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahweh de los ejércitos hará esto”.

Como explicamos en «El Gobierno de la Torah«, y en «El Orden de Hechos 15» y en otros estudios, Yeshúa quiere que hagamos esto realizando la Gran Comisión. Esto no solo implica aprender acerca de las palabras de Yeshúa y consumir los frutos de su Espíritu, sino también sumergir a los discípulos en Su nombre y enseñarles a hacer todo lo que Él ha ordenado.

Mattityahu (Mateo) 28:19-20
19 “Vallan, pues, y hagan discípulos en todas las naciones, sumergiéndolos en Mi nombre*,
20 enseñándoles a guardar todas las cosas que les he mandado; y he aquí, Yo estoy ustedes siempre, y hasta el fin de los tiempos». Amén.

[* Para ver por qué nos sumergimos solo en el nombre de Yeshúa, consulte » La Inmersión debe ser solo en el nombre de Yeshúa«, en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 3 ].

La razón por la que se les llama discípulos, y no creyentes, es que se necesita disciplina para hacer las cosas que Yeshúa nos ha mandado hacer.

El Reino del hermano Judah

El hermano Judah también está construyendo un reino. Solo que, el suyo es un reino anti-Yeshúa. Como mostramos en «Apocalipsis y el Fin de los Tiempos« y en otros estudios, los franquistas sabáticos son cabalistas y han tomado el control de la oferta de dinero del mundo. Con este gran punto de poder a su favor, han adquirido la capacidad de controlar o influir en los tribunales, los medios de comunicación, las escuelas y muchas instituciones gubernamentales. Lo hacen a través de los Illuminati, la Logia Masónica y muchas otras organizaciones ocultas. Las Escrituras nos dicen que tendrán éxito estableciendo su reino después de la próxima guerra nuclear, en el sexto sello, y que este reino anti-Yeshúa también será llamado «el Nuevo Orden Mundial». También sabemos que nos perseguirán y que podríamos ser forzados a permanecer bajo tierra (ocultos).

También sabemos que al final, este reino anti-Yeshúa fracasará, porque el mal no puede producir el bien. El mal solo conduce al mal. Sin embargo, todo esto es parte del plan de Elohim para refinar a Su novia (Israel), así que es algo que debemos considerar cuando nos sentamos y contamos el costo de servir a nuestro Rey, Yeshúa.

Luqa (Lucas) 14:26-33
26 “Si alguien viene a Mí y no aborrece a su padre y madre, esposa e hijos, hermanos y hermanas, y aún hasta su propia vida, no puede ser Mi discípulo.
27 Y el que no lleva su cruz [madero] y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.
28 Porque quién de ustedes, con la intención de construir una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene suficiente para terminarla.
29 no sea que, después de que haya puesto los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él,
30 diciendo: “Ese es el hombre comenzó a construir y no pudo terminar”.
31 ¿O, qué rey yendo a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede con diez mil enfrentarse a el que viene contra él con veinte mil?
32 Y si no, mientras que el otro todavía está lejos, envía una delegación y pide condiciones de paz.
33 Asimismo, cualquiera de ustedes que no abandona todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo”.

Debemos contar el costo antes de tiempo, para que estemos preparados y podamos terminar la carrera que tenemos ante nosotros.

Preguntas clarificadoras de Judah

Aparte de la persecución que está por venir, una de las razones por las cuales nuestros hermanos ortodoxos han tenido tanto éxito al establecer una red mundial de poder y control es que han establecido algunos protocolos extremadamente inteligentes para ellos mismos a lo largo de los siglos. Cada vez que uno de nuestros hermanos ortodoxos tiene una pregunta sobre si debe hacer algo o no, la costumbre ortodoxa es hacer dos preguntas retóricas:

1. ¿Es bueno para Judah (es decir, todos los judíos)?
2. ¿Llevará al reinado del (anti) Mesías?

Hay gran sabiduría en estas preguntas. Muestran que el hermano Judah se da cuenta de que es necesario que todos los judíos trabajen juntos, si desean cumplir su misión de levantar un reino para su (anti) Mesías. Esto demuestra que se dan cuenta de que tienen una misión nacional que cumplir, y que deben actuar de manera inteligente y trabajar juntos, si quieren hacerlo.

Entonces, ¿qué pasa con Efraim? ¿Nos damos cuenta de esto también?

¿Cómo construiría Su reino?

¿Le dolería a Efraim adoptar las mismas preguntas? O ¿cómo podría ayudar a Efraim darse cuenta de que se nos ha encomendado una misión y que debemos trabajar juntos y actuar con inteligencia si queremos cumplirla?

Es cierto que uno puede debatir si la primera pregunta de Judah es apropiada para Efraim o no. A Efraim se le ha dado un papel diferente al de Judah, y nuestra primera preocupación no debe ser para nosotros, sino para Yeshúa. Sin embargo, la segunda pregunta parece muy pertinente para Efraim: ¿cómo ayudará una acción determinada a construir el reino de Yeshúa?

Si apoyamos un ministerio de ventas de libros, ¿ayudará esto a construir el reino de Yeshúa? ¿O establecerá un reino sustituto (que compita con el reino unificado de Yeshúa)? Si somos honestos al respecto, apoyar a los ministros de ventas de libros resta valor al reino de Yeshúa, porque ayuda a establecer alternativas independientes (que no es lo que Yeshúa quiere).

Si simplemente consumimos, y no contribuimos al reino de Yeshúa, ¿cómo se construirá el reino de Yeshúa? La respuesta aquí es obvia. (No lo hará).

Si tenemos algo de tiempo, dinero o energía, ¿cómo podemos gastarlo para ayudar a construir el reino de Yeshúa? Porque hay muchas maneras de gastar estas cosas que no ayudarán a construir el reino de Yeshúa.

A veces los creyentes hablan de mayordomía. La idea detrás de la mayordomía es que reunimos todos los recursos de nuestra vida para ayudar a establecer el reino de Yeshúa. Esta es la voluntad de Yeshúa para nosotros, y Él promete recompensar grandemente a aquellos que lo hacen.

Ivrim (Hebreos) 11:6
6 Pero sin fe es imposible agradarle, porque es necesario que el que se acerca a Elohim crea que Él existe, y que Él recompensa a aquellos que lo buscan diligentemente.

Elohim recompensará a aquellos que tienen la fe para buscarlo diligentemente. Y sabemos que la fe requiere obras.

Yaakov (Santiago) 2:17-20
17 Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.
18 Pero alguien te dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras”. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.
19 Tú crees que hay un solo Elohim; Haces bien. ¡Hasta los demonios creen y tiemblan!
20 Pero, ¿quieres saber, oh hombre vano, que la fe sin obras está muerta?

A pesar de que los tiempos difíciles y la persecución llegarán al pueblo de Yeshúa en los tiempos finales, tenemos un trabajo que hacer. Y ese trabajo es construir un reino literal en todo el mundo para nuestro Rey. Si alguna vez tenemos dudas sobre qué hacer, podemos hacernos la simple pregunta clarificadora, «¿Cómo puedo construir Su reino?»

¿Podemos imaginar cuán complacido estará nuestro Elohim con nosotros, si nos acostumbramos a hacernos esta pregunta?

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give