Chapter 12:

Sobre el Seder de Pascua

Cuando Israel estaba en Egipto, Yahweh le dijo a Israel que celebrara la Pascua tomando un cordero el día diez del mes y ofreciéndolo en la tarde del día catorce. Nuestros antepasados debían sacrificar sus corderos a media tarde y aplicar la sangre a los postes de sus puertas. Entonces debían comer la Pascua a toda prisa, completamente vestidos, con sus bastones en las manos, como si estuvieran listos para salir de Egipto en cualquier momento.

Shemote (Éxodo) 12:7-11
7 «Y tomarán un poco de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas donde la coman.
8 Esa noche comerán la carne; asada al fuego, con panes sin levadura y con hierbas amargas.
9 No lo comas crudo, ni hervido en absoluto con agua, sino asado al fuego: su cabeza con sus patas y sus entrañas.
10 No dejarás que quede nada de él hasta la mañana, y lo que quede hasta la mañana lo quemarás con fuego.
11 Y así lo comerás: con el cinturón en la cintura, las sandalias en los pies y el bastón en la mano. Así que lo comerás a toda prisa. Es la Pascua de Yahweh».

También se les dijo que lo observaran como una ordenanza para ellos y sus hijos para siempre.

Shemote (Éxodo) 12:24
24 «Y observarás esto como una ordenanza para ti y tus hijos para siempre».

Yahweh es tan específico que fácilmente podríamos concluir que debemos hacer lo mismo ahora. Sin embargo, Yahweh modificó posteriormente sus instrucciones. En Deuteronomio 12, Yahweh comienza un largo monólogo, en el que habla de cómo quiere que guardemos la Pascua siempre que vivamos en el suelo de Israel.

Deuteronomio 12:1
12 «Estos son los estatutos y decretos que deberás observar en la tierra que el Señor Elohim de tus padres te da para que la poseas, todos los días que vivas en ella.»

(1) אֵלֶּה הַחֻקִּים וְהַמִּשְׁפָּטִים אֲשֶׁר תִּשְׁמְרוּן לַעֲשׂוֹת בָּאָרֶץ אֲשֶׁר נָתַן יְהוָה אֱלֹהֵי אֲבֹתֶיךָ לְךָ לְרִשְׁתָּהּ | כָּל הַיָּמִים אֲשֶׁר אַתֶּם חַיִּים עַל הָאֲדָמָה

Este monólogo continúa en el Deuteronomio 16, donde Yahweh nos dice que, cuando estemos en la tierra, no podemos sacrificar la Pascua en ninguna de nuestras puertas, sino que debemos subir al lugar que Él elija para hacer morar su nombre, y sacrificar allí la Pascua. El versículo 7 dice que debemos pasar la noche allí, y que por la mañana podemos volver a nuestras tiendas.

Devarim (Deuteronomio) 16:1-7
1 «Observa el mes del aviv, y celebra la Pascua a Yahweh tu Elohim, porque en el mes del aviv Yahweh tu Elohim te sacó de Egipto de noche.
2 Por tanto, sacrificaréis la Pascua a Yahveh tu Elohim, del rebaño y del rebaño, en el lugar donde Yahweh decida poner Su nombre.
3 No comerás con él pan con levadura; durante siete días comerás con él pan sin levadura, es decir, el pan de la aflicción (porque salisteis de la tierra de Egipto apresuradamente), para que te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto todos los días de tu vida.
4 Y ninguna levadura será vista entre vosotros en todo vuestro territorio durante siete días, ni ninguna de las carnes que sacrifiqueis el primer día en el crepúsculo permanezca de la noche a la mañana.
5 «No podéis sacrificar la Pascua dentro de ninguna de vuestras puertas que Yahweh vuestro Elohim os da;
6 pero en el lugar donde Yahweh tu Elohim elige hacer que Su nombre permanezca, allí sacrificarás la Pascua en el crepúsculo, a la puesta del sol, en el momento en que saliste de Egipto.
7 Lo asarás y lo comerás en el lugar que elija Yahweh tu Elohim, y por la mañana te volverás y te irás a tus tiendas.»

Cuando vivimos en Israel, tenemos que subir a Jerusalén, pero ¿qué hacemos cuando vivimos en la dispersión? Shaul (Pablo) no subió a Jerusalén durante unos catorce años. ¿Qué hizo mientras tanto?

Galatim (Gálatas) 2:1
1 Después de catorce años, subí de nuevo a Jerusalén con Bernabé, y también llevé a Tito conmigo.

Sin duda, Shaul comió la Pascua en la dispersión porque les dice a los corintios que guarden la fiesta.

Qorintim Aleph (1 Corintios) 5:8
8 Por tanto, celebremos la fiesta, no con levadura vieja, ni con levadura de malicia y de maldad, sino con el pan sin levadura de la sinceridad y de la verdad.

La cuestión no es si Shaul celebró la fiesta en la dispersión, sino cómo Shaul celebró la fiesta. ¿Lo mantuvo como un servicio de Éxodo 12 modificado? ¿O lo celebró como un seder de Pascua rabínico tradicional? ¿Y qué debemos hacer hoy?

Shaul procedía de un entorno rabínico. Estaba empapado de las tradiciones de los rabinos, y los rabinos creen que Yahweh no sólo le dio a Moshé (Moisés) la Torá, sino que Yahweh le dio a Moshé la autoridad para establecer la Torá para su generación. Como los rabinos se ven a sí mismos como herederos de esta autoridad, creen que tienen la autoridad de establecer la Torá para su generación; y como a los rabinos les gusta establecer tradiciones, cuando se separaron del templo crearon un servicio de seder de Pascua, para establecer tradiciones para ellos mismos.

El término seder significa «orden de servicio», y los rabinos creen que su orden de servicio sustituye al que Yahweh dio en la Torá. Es cierto que ayuda tener alguna forma de tradición, pero el seder rabínico parece contradecir casi todo lo que dice Yahweh. Mientras que Yahweh dice que se coma el cordero con pan sin levadura y hierbas amargas, los rabinos nos dicen que coloquemos un hueso de jarrete en una bandeja, junto a un huevo. También hacen mucho hincapié en las cuatro copas de vino y en la ocultación de un afikomen (un trozo de pan sin levadura). Y, mientras que Yahweh dijo que comiéramos la Pascua completamente vestidos y listos para huir, los rabinos nos dicen que comamos la Pascua recostados y de forma pausada.

Algunos dicen que la Última Cena se parece a un seder rabínico en el sentido de que fue un asunto pausado en el que los discípulos se reclinaron y bebieron vino (para más detalles, véase «
La Pascua y los Panes sin Levadura
«en El calendario de la Torá.) Sin embargo, esto no es una prueba de que la Última Cena fuera un servicio de seder, ya que los israelíes siempre han partido el pan y tomado vino en todas sus reuniones sabáticas y festivas (excepto en Yom Kippur), remontándose hasta Melquisedec.

Bereshit (Génesis) 14:18
18 Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; era el sacerdote de Elohim Altísimo.

Incluso si Yeshúa hipotéticamente celebró la Última Cena como una comida seder (lo cual no es un hecho), ya que fue la noche anterior a la Pascua, no tenemos ninguna razón para contradecir las cosas que Yahweh nos ordena hacer en Su Torá (como comer deprisa con el cinturón en la cintura, los zapatos en los pies y listos para salir de «Egipto» en un momento). Sin embargo, debido a que no podemos hacer sacrificios de animales en este momento, no podemos mantener el servicio del Éxodo 12 exactamente como lo establece Yahweh. Por lo tanto, ¿qué debemos hacer?

Algunos dicen que si no podemos guardar toda la Torá, no debemos guardar nada de ella. (Esto no tiene sentido. Si no podemos cumplir todas las leyes de la sociedad, ¿significa que no debemos cumplir ninguna?) Otros sugieren que debemos mantener las tradiciones rabínicas, para estar en unidad con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos (lo cual suena encantador hasta que nos detenemos a darnos cuenta de que esto es un llamado a unirnos con aquellos que dieron muerte a Yeshua, y que nos mantienen en el exilio). Otros creen que debemos seguir el ejemplo de Ezequías, y guardar todo lo que podamos de la Torá, mientras pedimos perdón a Yahweh por el resto.

Divre HaYamim Bet (2 Crónicas) 30:1-27
30 Ezequías envió a todo Israel y a Judá, y también escribió cartas a Efraín y a Manasés, para que vinieran a la casa de Yahweh en Jerusalén, a celebrar la Pascua a Yahweh Elohim de Israel.
2 Porque el rey y sus jefes y toda la asamblea de Jerusalén habían acordado celebrar la Pascua en el segundo mes.
3 Porque no pudieron celebrarlo en el tiempo regular, porque no se había consagrado un número suficiente de sacerdotes, ni se había reunido el pueblo en Jerusalén.
4 El asunto agradó al rey y a toda la asamblea.
5 Así que decidieron hacer una proclamación en todo Israel, desde Beerseba hasta Dan, para que vinieran a celebrar la Pascua a Yahweh Elohim de Israel en Jerusalén, ya que no lo habían hecho durante mucho tiempo en la forma prescrita.
6 Entonces los corredores recorrieron todo Israel y Judá con las cartas del rey y de sus jefes, y hablaron según la orden del rey «Hijos de Israel, volved a Yahweh Elohim de Abraham, de Isaac y de Israel; entonces Él volverá al resto de vosotros que ha escapado de la mano de los reyes de Asiria.
7 Y no seáis como vuestros padres y vuestros hermanos, que prevaricaron contra Yahweh Elohim de sus padres, de modo que Él los entregó a la desolación, como veis.
8 Ahora no seáis de cuello duro, como lo fueron vuestros padres, sino someteos a Yahweh; y entrad en su santuario, que Él ha santificado para siempre, y servid a Yahweh vuestro Elohim, para que el ardor de su ira se aparte de vosotros.
9 Porque si te vuelves a Yahweh, tus hermanos y tus hijos serán tratados con compasión por los que los llevan cautivos, para que vuelvan a esta tierra; porque Yahweh tu Elohim es clemente y misericordioso, y no apartará su rostro de ti si te vuelves a él.»
10 Y los corredores pasaron de ciudad en ciudad por el país de Efraín y Manasés, hasta Zabulón; pero se reían de ellos y se burlaban.
11 Sin embargo, algunos de Aser, Manasés y Zabulón se humillaron y vinieron a Jerusalén.
12 También la mano de Elohim estuvo sobre Judá para darles la firmeza de corazón para obedecer el mandato del rey y de los líderes, por palabra de Yahweh.
13 Ahora bien, mucha gente, una asamblea muy grande, se reunía en Jerusalén para celebrar la fiesta de los panes sin levadura en el segundo mes.
14 Se levantaron y quitaron los altares que había en Jerusalén, y se llevaron todos los altares de incienso y los arrojaron al arroyo Cedrón.
15 Entonces sacrificaron los corderos de la Pascua el día catorce del segundo mes. Los sacerdotes y los levitas se avergonzaron, se santificaron y trajeron los holocaustos a la casa de Yahweh.
16 Se pusieron en su lugar según su costumbre, de acuerdo con la Ley de Moisés, el hombre de Elohim; los sacerdotes rociaron la sangre recibida de la mano de los levitas.
17 Porque había muchos en la asamblea que no se habían santificado; por eso los levitas tenían a su cargo el sacrificio de los corderos de la Pascua para todos los que no estaban limpios, a fin de santificarlos para Yahweh.
18 Porque una multitud del pueblo, muchos de Efraín, Manasés, Isacar y Zabulón, no se habían purificado, pero comieron la Pascua en contra de lo que estaba escrito. Pero Ezequías oró por ellos, diciendo: «Que el buen Yahweh provea de expiación a todos
19 que prepara su corazón para buscar a Elohim, Yahweh Elohim de sus padres, aunque no esté limpio según la purificación del santuario».
20 El Señor escuchó a Ezequías y sanó al pueblo.
21 Así que los hijos de Israel que estaban presentes en Jerusalén celebraron la Fiesta de los Panes sin Levadura durante siete días con gran alegría; y los levitas y los sacerdotes alababan a Yahweh cada día, cantando a Yahweh, acompañados por instrumentos de gran volumen.
22 Ezequías animó a todos los levitas que enseñaban el buen conocimiento de Yahweh, y comieron durante los siete días de la fiesta, ofreciendo ofrendas de paz y confesando a Yahweh Elohim de sus padres.
23 Entonces toda la asamblea acordó celebrar la fiesta otros siete días, y la celebraron otros siete días con alegría.
24 Porque Ezequías, rey de Judá, dio a la asamblea mil toros y siete mil ovejas, y los jefes dieron a la asamblea mil toros y diez mil ovejas; y un gran número de sacerdotes se santificó.
25 Toda la asamblea de Judá se alegró, también los sacerdotes y los levitas, toda la asamblea que vino de Israel, los forasteros que vinieron de la tierra de Israel y los que vivían en Judá.
26 Hubo, pues, gran alegría en Jerusalén, porque desde los tiempos de Salomón hijo de David, rey de Israel, no había habido nada parecido en Jerusalén.
27 Entonces los sacerdotes, los levitas, se levantaron y bendijeron al pueblo, y su voz fue escuchada; y su oración subió a su morada apartada, al cielo.

En el versículo 18, muchos de los habitantes no se habían purificado y, sin embargo, Yahweh seguía proporcionando expiación, probablemente porque estaban haciendo un esfuerzo. Luego, el versículo 23 nos dice que el pueblo celebró la fiesta siete días más, y Yahweh los bendijo, mostrando que Yahweh típicamente sonríe a los esfuerzos honestos por obedecer Sus mandamientos.

Algunos se inclinan por el servicio rabínico del seder, pero mi opinión es que debemos mantenernos lo más cerca posible del servicio del Éxodo 12 sin hacer un sacrificio literal de un cordero. Sin embargo, si crees que debes coger un cordero el día 10 del mes, y luego descuartizarlo el día 14, ya sea como recuerdo, o como herramienta de enseñanza para tus hijos, entonces deja que los niños lo conviertan en una mascota durante cuatro días. Aunque suene espantoso, el objetivo es ayudar a los niños a entender que Yeshua no tenía pecado y que nunca hizo nada malo a nadie; sin embargo, tuvo que sufrir y morir a causa de nuestros pecados.

Algunas personas piensan que los sacrificios en el templo son una barbacoa sagrada con el Creador, pero en realidad son una cruda lección sobre la paga del pecado. Se supone que los sacrificios en el templo se sienten profundamente, como si se diera muerte a la mascota de la familia. La idea es que tus hijos entiendan lo que puede sentir Yahweh al tener que entregar a su Hijo, para que nosotros podamos vivir.

Tanto si se toma un cordero vivo como mascota el día diez del mes, como si simplemente se compra un cordero en la tienda, Éxodo 12:21 nos dice que el servicio de la Pascua debe ser realizado por los hogares.

Shemote (Éxodo) 12:21-22
21 Entonces Moshé llamó a todos los ancianos de Israel y les dijo: «Escoged y tomad corderos para vosotros según vuestras familias, y matad el cordero de la Pascua.
22 Tomarás un manojo de hisopo, lo mojarás en la sangre que está en la pila y golpearás el dintel y los dos postes de la puerta con la sangre que está en la pila. Y ninguno de vosotros saldrá por la puerta de su casa hasta la mañana ”.

Según el versículo 22, una vez que se ponga el sol, quien esté en su casa debe pasar la noche.

Shemote (Éxodo) 12:3-7
3 «Habla a toda la congregación de Israel, diciendo: ‘El diez de este mes cada uno tomará para sí un cordero, según la casa de su padre, un cordero por familia.
4 Y si la casa es demasiado pequeña para el cordero, que lo tomen él y su vecino de al lado según el número de personas; según la necesidad de cada uno haréis la cuenta para el cordero.
5 Tu cordero será sin defecto, un macho de un año. Puedes tomarlo de las ovejas o de las cabras.
6 Lo guardarás hasta el día catorce del mismo mes. Entonces toda la asamblea de la congregación de Israel lo matará al anochecer.
7 Tomarán un poco de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas donde la coman».

Uno de los propósitos de la Pascua es ayudar a nuestros hijos a entender lo que hace el pecado. También es para ayudarles a conocer quién es Yeshua, así como quiénes son ellos. Los niños disfrutan representando las plagas y pintando sangre (imaginaria) en los postes de las puertas para protegerse de las plagas. Ayúdales a entender que Yeshua es la puerta.

Yochanan (Juan) 10:7-9
7 Entonces Yeshua les dijo de nuevo: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.
8 Todos los que han venido antes que yo son ladrones y salteadores, pero las ovejas no los escucharon.
9 Yo soy la puerta. Si alguien entra por mí, se salvará, y entrará y saldrá y encontrará pastos».

Una cosa que no debes hacer es comer la comida de forma lenta y pausada. En lugar de reclinarse en la Pascua, (como si hubiéramos llegado a la libertad permanente), debemos comer la Pascua de prisa, con nuestros lomos ceñidos, listos para huir de «Egipto» a la orden de Yahweh. Esto se debe a que todos los festivales de Yahweh todavía tienen cumplimientos futuros.

La Pascua es una miqra qodesh, o lo que la Concordancia de Strongs denomina un ensayo de conjunto.

OT:4744 miqra’ (mik-raw’); del OT:7121; algo convocado, es decir, una reunión pública (el acto, las personas o el lugar); también un ensayo.

Shaul también nos dice que los festivales son ensayos para eventos futuros. En Colosenses 2:16-17, Shaul nos dice que el sábado, los festivales y los días de luna nueva son todos una «sombra de las cosas por venir». Sin embargo, la versión King James (KJV) proporciona dos palabras en cursiva (days y is) que invierten el verdadero significado de este pasaje.

Colosenses 2:16-17, RVR
16 Por lo tanto, nadie os juzgue en la comida o en la bebida, ni en lo que respecta a un día sagrado, a las lunas nuevas o a los días de reposo:
17 Los cuales son sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.
BGT Colosenses 2:
16 Μὴ οὖν τις ὑμᾶς κρινέτω ἐν βρώσει καὶ ἐν πόσει ἢ ἐν μέρει ἑορτῆς ἢ νεομηνίας ἢ σαββάτων-
17 ἅ ἐστιν σκιὰ τῶν μελλόντων, τὸ δὲ σῶμα τοῦ Χριστοῦ.

Debido a estas dos palabras añadidas (días y es), la KJV nos lleva a creer que nadie (ni siquiera el cuerpo del Mesías) puede decirnos qué comer, qué beber, o qué días de adoración guardar, porque tales cosas supuestamente ya no son importantes. Sin embargo, una vez que nos damos cuenta de que las palabras suministradas días y es no están en los textos fuente, debemos retirarlas. Aquí está el mismo pasaje de la KJV con las palabras suministradas días y es eliminado.

Por lo tanto, nadie os juzgue en la comida o en la bebida, o en lo que respecta a un día sagrado, o a las lunas nuevas, o al sábado, que son una sombra de las cosas futuras, sino el Cuerpo de Cristo.

Si leemos este pasaje con atención, podemos ver que hay tres ideas principales aquí (1-2-3).

  1. Por lo tanto, nadie os juzgue en la comida o en la bebida, o en lo que respecta a un día santo, o a las lunas nuevas, o al día de reposo
  2. que son una sombra (profética) de las cosas (aún) por venir
  3. pero el cuerpo de [Messiah]

Si reordenamos las cláusulas para que el inglés se lea mejor (3-1-2), podemos ver que lo que el apóstol Shaul estaba diciendo realmente era que no debemos dejar que nadie más que el cuerpo del Mesías nos juzgue en lo que comemos, lo que bebemos y los días de fiesta que guardamos; sino que debemos dejar que el cuerpo del Mesías nos hable de estas cosas porque todas son sombras de eventos proféticos venideros.

Que ningún hombre (sino el cuerpo del Mesías) os juzgue en la comida, o en la bebida, o en lo que respecta a un día santo, o a las lunas nuevas, o al sábado; porque las fiestas son sombras de cosas (aún) por venir.
[Colosenses 2:16-17, reordenado]

Como explicamos en El calendario de la Torá Yahweh trabaja en ciclos. Ciertos patrones funcionan para Él, así que los utiliza una y otra vez. Lo que ha hecho en el pasado, probablemente lo hará de nuevo. Por lo tanto, si no debemos permitir que nadie más que el cuerpo del Mesías nos diga qué días festivos debemos celebrar, entonces quizás tampoco deberíamos permitir que nadie más que el cuerpo del Mesías nos diga cómo celebrarlos. Si la Pascua es un ensayo de los acontecimientos proféticos venideros, ¿por qué no deberíamos celebrarla lo más cerca posible de la forma en que Yahweh dice que se celebre?

Como mostramos en El Apocalipsis y el fin de los tiempos la Recolección tendrá lugar después de la tribulación. En la tribulación habrá hambre, guerra, enfermedad y malestar social general (si no un colapso total). Aunque Yahweh promete cuidar de nosotros, se espera que hagamos lo que podamos por nosotros mismos. Aunque puede ser bonito llevar sandalias y un bastón de pastor literal para la Pascua, parece que la intención original de Yahweh era estar preparado para viajar en un momento dado. (Esta es una de las razones por las que nuestros hermanos y hermanas judíos han mantenido tradicionalmente su riqueza en forma líquida, como oro, joyas y otros artículos portátiles). Aunque está bien que los niños se diviertan, este ensayo está diseñado para ayudarnos a prepararnos emocionalmente para los tiempos que vienen.

La gente suele preguntar qué leer. Las necesidades de cada familia varían mucho, y creo que es una decisión que debe tomar el jefe de cada casa. Sin embargo, si me preguntas, te recomiendo que leas el relato de Éxodo 12 (comenzando en Éxodo 12 o antes), y luego también leas sobre la Última Cena hasta la resurrección de Yeshua, ya sea en uno de los relatos sinópticos (Mateo, Marcos y/o Lucas), y/o en Juan. La cantidad que se lea depende de la casa, pero yo aconsejaría leer más o menos lo mismo que se lee en una porción semanal de la Torá, y luego tener el mismo tipo de discusión abierta. Sin embargo, tiene que ser una noche especial, para que tus hijos te pregunten por qué lo haces una vez al año. La forma de hacerlo depende de su hogar.

No recomiendo esto, pero algunos podrían elegir celebrar el Pésaj con su asamblea, de manera similar a como lo celebraremos en el templo cuando lleguemos a Su tierra. Si lo haces así, el versículo 7 parece indicar que probablemente deberías pasar la noche dentro del edificio (igual que si lo hicieras en casa).

Devarim (Deuteronomio) 16:7
7 «Y lo asarás y lo comerás en el lugar que elija Yahweh tu Elohim, y por la mañana te volverás y te irás a tus tiendas.»

Un tema de debate es la ceremonia del lavado de pies. En El calendario de la Torá mostramos cómo la Última Cena fue la noche anterior a la Pascua; y mostramos cómo Yeshua no cambió la Torá de ninguna manera. Sin embargo, está claro que Yeshua nos dijo que debíamos lavarnos los pies unos a otros.

Yochanan (Juan) 13:13-17
13 «Me llamáis Maestro y Adón, y decís bien, porque así soy.
14 Así pues, si yo, vuestro Adón y Maestro, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros.
15 Porque os he dado un ejemplo, para que hagáis como yo he hecho con vosotros.
16 De cierto os digo que el siervo no es mayor que su amo, ni el enviado es mayor que el que lo envió.
17 Si sabéis estas cosas, benditos seáis si las ponéis en práctica».

Podemos discutir si Yeshua quiso decir esto de forma espiritual o literal, y hay pros y contras en cada lado del argumento. Mi creencia es que Yeshua no añadió un día de adoración, porque hacerlo habría sido añadir algo a la Torá de Su Padre (lo cual está prohibido).

Devarim (Deuteronomio) 12:32
32 «Lo que yo os ordene, ten cuidado de observarlo; no se añadirá a ella ni quitar de ella.

El Espíritu de Yahweh está llevando a más y más cristianos a sentir curiosidad por la Pascua, y con frecuencia quieren venir y participar. No deberíamos hacerlo, ya que la Pascua es una fiesta cerrada (mientras que la Fiesta de los Tabernáculos se considera abierta). Sin embargo, no hay ningún problema en celebrar un seder didáctico, siempre que no coincida con la noche de Pascua propiamente dicha.

Pero, ¿por qué enseñar a la gente a mantener un servicio de seder? ¿Por qué enseñar a la gente a sentarse alrededor de un plato de seder, señalando un hueso de jarrete y un huevo, cuando Yahweh quiere que ensayemos para el segundo éxodo? ¿Por qué enseñar a los niños a buscar un afikomen, como si la Pascua fuera cosa del pasado?

Mientras estamos en la dispersión, estamos en entrenamiento y preparación para el día en que regresemos a Su tierra. Mientras tanto, tenemos que guardar todo lo que podamos de Su Torá, para que Él quiera llamarnos de nuevo a casa.

Que Yahweh esté con todos nosotros y nos guíe por sus caminos.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give