Chapter 13:

Acerca del Ministerio de Shaul

Algunos creen que el Apóstol Shaul (Pablo) enseñó herejías, y quieren eliminar sus obras de las Escrituras. Esto es un error. Yahvé eligió a Shaúl, y dijo que era un «recipiente elegido» para llevar Su nombre ante los efraimitas gentiles que regresaban, los reyes y los hijos de Israel. También dijo que Shaul tendría que sufrir mucho por su nombre.

Ma’asei (Hechos) 9:15-16
15 Pero Yahvé le dijo: «Ve, porque es un vaso elegido por mí para llevar mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel.
16 Porque le mostraré cuántas cosas debe sufrir por mi nombre».

Más tarde, el Espíritu dijo a un grupo de profetas y maestros en Antioquía que enviaran a Shaul y a Bar Naba (Bernabé). Como explicaremos en Cumplimiento de la Gran Comisión, ser enviado en misión es ser un «enviado», que es la definición de apóstol.

Ma’asei (Hechos) 13:1-3
1 En la asamblea que estaba en Antioquía había algunos profetas y maestros: Bernabé, Simeón que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaen que se había criado con Herodes el tetrarca, y Shaul.
2 Mientras ministraban a Yahvé y ayunaban, el Espíritu Aparecido dijo: «Ahora separadme a Bernabé y a Shaúl para la obra a la que los he llamado.»
3 Entonces, después de ayunar y orar, y de imponerles las manos, los despidieron.

Es cierto que los elegidos para el servicio pueden caer. Por ejemplo, el rey Shaul (cuyo nombre significa «pedir») fue entregado al pueblo cuando éste pidió un rey (1 Samuel 8, 9). Sin embargo, cuando Shaúl fue desobediente a las instrucciones de Yahvé, Yahvé lo rechazó para que siguiera siendo rey de Israel.

Shemuel Aleph (1 Samuel) 15:22-23
22 Entonces Shemuel dijo: «¿Acaso Yahvé se complace tanto en los holocaustos y sacrificios como en obedecer la voz de Yahvé? He aquí que obedecer es mejor que el sacrificio, y prestar atención que la grasa de los carneros.
23 Porque la rebeldía es como el pecado de brujería, y la obstinación es como la iniquidad y la idolatría. Porque has rechazado la palabra de Yahvé, Él también te ha rechazado para ser rey».

Sin embargo, a diferencia del rey Shaúl, el apóstol Shaúl no fue elegido por el pueblo israelita, sino por el propio Yahvé. ¿Acaso los que quieren desechar las obras de Shaul del canon piensan que Yahvé hizo una mala elección para su recipiente elegido? ¡Elohim no lo permita! Yahvé no hace malas elecciones. Todo lo que hace Yahvé, tiene éxito.

Yeshayahu (Isaías) 55:10-11
10 «Pues como la lluvia que desciende y la nieve que cae del cielo, y no vuelven allí, sino que riegan la tierra y la hacen brotar y florecer, para que dé semilla al sembrador y pan al que come,
11 Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiera y prosperará en aquello para lo que la envié.»

El trabajo de Shaul era difícil de sobremanera. Tuvo que ir a gente de la que no sabía nada, que no hablaba su idioma, y explicarles por qué no sólo debían amar a Yahvé y a su Hijo, sino por qué debían entregarle sus vidas. Para ello, Shaul tuvo que comunicarse con ellos en un lenguaje que es común a todas las personas: y ese lenguaje es el amor.

Es fácil sentarse y criticar a Shaul. Dice cosas que son fáciles de malinterpretar y malentender. Incluso Kepha (Pedro) dice lo mismo.

Kefa Bet (2 Peter) 3:15-17
15 y considerad que el mucho sufrimiento de nuestro Adon es salvación, como también nuestro amado hermano Shaul, según la sabiduría que se le ha dado, os ha escrito,
16 como también en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas, en las que son algunas cosas difíciles de entender, que las personas no educadas e inestables se torcen a su propia destrucción, como también lo hacen el resto de las Escrituras.
17 Vosotros, pues, amados, ya que lo sabéis de antemano, tened cuidado de no caer también de vuestra propia firmeza, dejándoos llevar por el error de los inicuos….

Sin embargo, ¿cuántos de nosotros tendríamos éxito si fuéramos enviados a tierras extranjeras hoy en día, a un pueblo que no sabe nada de las Escrituras, y que ni siquiera habla nuestro idioma? ¿Cuántos de nosotros seríamos capaces de lograr lo mismo que Shaul? ¿Y cuántos de nosotros seríamos capaces de hacerlo perfectamente, sin cometer ningún error, o sin hacer ninguna afirmación que pudiera ser malinterpretada? No muchos, sospecho.

Podemos tener una mejor idea de los desafíos que Shaul enfrentó si entendemos el panorama más amplio de cómo Yahvé comenzó a traer a los gentiles efraimitas que regresaron a la nación de Israel.
Como explicamos en Israel nazareno los griegos y helenizados que llegaron a creer en Yeshua antes de Hechos 10 eran lo que hoy podríamos llamar judíos seculares o reformistas. Esto se debe a que el primer gentil real que fue traído a la fe fue Cornelio (en Hechos 10).

Ma’asei (Hechos) 10:44-45
44 Mientras Kefa aún hablaba estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos los que oían la palabra.
45 Y los de la circuncisión que habían creído estaban asombrados, todos los que habían venido con Kefa, porque el don del Espíritu apartado también se había derramado sobre los gentiles.

«La circuncisión» mencionada en el versículo 45 no se refiere a Kefa, sino a los precursores de los judíos mesiánicos de una casa de hoy (es decir, los que niegan la teoría de las dos casas). Se encuentran en organizaciones unipersonales como la Alianza Judía Mesiánica de América (MJAA), la Unión de Sinagogas Judías Mesiánicas Conservadoras (UCMJS) y la Unión de Congregaciones Judías Mesiánicas (UMJC). Creen en una curiosa mezcla sincrética del Talmud y de las enseñanzas de Yeshua (lo cual es muy irónico si se tiene en cuenta que Yeshua se oponía rotundamente a todas las alteraciones rabínicas de las Escrituras). También hay dos versiones de casas de «la circuncisión», algunas de las cuales se llaman a sí mismas (rabínicas) «israelitas mesiánicos» o «judíos nazarenos». Estos también creen una mezcla de las Escrituras y el Talmud.

«La circuncisión» creía que para recibir la salvación para la vida, todos los gentiles tenían que seguir un procedimiento rabínico específico conocido como el proceso giur (gie-yure). Este proceso dice que los conversos debían primero tomar clases que enseñaran la interpretación rabínica de la Torá (es decir, el Talmud), y luego podían ser circuncidados físicamente, y que era el acto físico de ser circuncidado el que conducía a la salvación para la vida. Por eso se asombraron cuando Yahvé dio el don de su Espíritu a un gentil incircunciso como Cornelio, que no había seguido el proceso de giur rabínico. Y la elección de Cornelio por parte de Yahvé también molestó a los judíos de Judea.

Ma’asei (Hechos) 11:1-3
1 Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea oyeron que también los gentiles habían recibido la palabra de Elohim.
2 Y cuando Kefa subió a Jerusalén, los de la circuncisión le disputaron,
3 diciendo: «¡Entraste a los incircuncisos y comiste con ellos!»

Sin embargo, Kefa explicó que fue Yahvé quien le había conducido a la casa de Cornelio, y que fue Yahvé quien había decidido dar el don del Espíritu a Cornelio y a su casa. ¿Querían los de la circuncisión que tratara de resistir lo que Elohim había hecho?

Ma’asei (Hechos) 11:4-18
4 Pero Pedro se lo explicó en orden desde el principio, diciendo:
5 «Estaba en la ciudad de Yaffo [Joppa] orando; y en trance vi una visión, un objeto que descendía como una gran sábana, bajada del cielo por cuatro esquinas; y vino a mí.
6 Cuando lo observé atentamente y consideré, vi animales cuadrúpedos de la tierra, bestias salvajes, reptiles y aves del cielo.
7 Y oí una voz que me decía: «Levántate, Kefa; mata y come».
8 Pero yo dije: «¡No es así, Adón! Porque en ningún momento ha entrado en mi boca nada común o impuro».
9 Pero la voz volvió a responderme desde el cielo: ‘Lo que Elohim ha limpiado no debes llamarlo común’.
10 Esto se hizo tres veces, y todos fueron llevados de nuevo al cielo.
11 En ese mismo momento, tres hombres se presentaron ante la casa donde yo estaba, habiendo sido enviados a mí desde Cesarea.
12 Entonces el Espíritu me dijo que fuera con ellos, sin dudar de nada. Además, estos seis hermanos me acompañaron, y entramos en la casa de aquel hombre.
13 Y nos contó que había visto a un ángel de pie en su casa, que le dijo: «Envía hombres a Yaffo y llama a Shimon, cuyo apellido es Kefa,
14 que te dirá las palabras por las que tú y toda tu casa os salvaréis».
15 Y cuando empecé a hablar, el Espíritu Santo cayó sobre ellos, como sobre nosotros al principio.
16 Entonces me acordé de la palabra del Maestro, de cómo dijo: ‘Yochanan ciertamente bautizó con agua, pero tú serás sumergido con el Espíritu de la Creación’.
17 Por lo tanto, si Elohim les dio el mismo don que nos dio a nosotros cuando creímos en el Adon Yeshua Mesías, ¿quién era yo para poder resistir a Elohim?»

En ese momento empezó a caer en la cuenta de los presentes que Yahvé no respetaba el proceso giur rabínico.

18 Al oír estas cosas, se callaron y glorificaron a Elohim, diciendo: «¡Entonces Elohim también ha concedido a los gentiles el arrepentimiento para la vida!»

La Alianza Renovada fue escrita después del período helénico (griego), en el que Antíoco Epifanías dictaminó que los judíos debían dejar a sus hijos sin circuncidar, bajo pena de muerte. Un helenista (judío griego) era aquel que cumplía la orden de Antíoco Epifanio.

1 Macabeos 1:41-49
41 Además, el rey Antíoco escribió a todo su reino que todos debían ser un solo pueblo,
42 Y cada uno debe dejar sus leyes; así todas las naciones acordaron según el mandamiento del rey.
43 Sí, también muchos de los israelitas consintieron en su religión, y sacrificaron a los ídolos, y profanaron el sábado.
44 Porque el rey había enviado cartas por medio de mensajeros a Jerusalén y a las ciudades de Judá [Judea], para que siguieran las leyes extrañas del país.
45 Y prohíbe los holocaustos, los sacrificios y las libaciones en el templo, y que profanen los sábados y las fiestas:
46 y contaminar el santuario y el pueblo santo:
47 Levanten altares, arboledas y capillas de ídolos, y sacrifiquen carne de cerdo y animales inmundos:
48 para que también dejen incircuncisos a sus hijos y hagan abominable su alma con toda inmundicia y profanación;
49 A fin de que se olviden de la Torá y cambien todas las ordenanzas.

Hoy en día, los judíos seculares y reformistas pueden o no circuncidar a sus hijos; pero en cualquier caso, normalmente no obedecen a los rabinos ortodoxos, y por lo tanto los rabinos los desprecian. Históricamente los llamaban «griegos» o incluso «gentiles» (como un insulto), y hoy se puede escuchar a los rabinos referirse a ellos como goyim (gentiles). Sin embargo, Yahvé derramó su Espíritu sobre muchos de los helenizados en Antioquía, lo que impulsó a los apóstoles a enviar a Bar Naba hacia ellos.

Ma’asei (Hechos) 11:19-26
19 Ahora bien, los que se dispersaron después de la persecución que se levantó sobre Esteban viajaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la palabra a nadie más que a los judíos.
20 Pero algunos de ellos eran hombres de Chipre y Cirene, que, cuando llegaron a Antioquía, hablaron a los helenistas, predicando al Maestro Yeshua.
21 Y la mano de Yahvé estuvo con ellos, y un gran número creyó y se volvió al Maestro.
22 Entonces llegó la noticia de estas cosas a los oídos de la ecclesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé para que fuera hasta Antioquía.
23 Cuando llegó y vio el favor de Elohim, se alegró, y los animó a todos a que con propósito de corazón siguieran con Yahvé.
24 Porque era un hombre bueno, lleno del Espíritu de la Creación y de la fe. Y un gran número de personas se añadieron al Maestro.
25 Entonces Bernabé partió hacia Tarso para buscar a Shaul.
26 Y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Así fue que durante todo un año se reunieron con la eclesia y enseñaron a mucha gente. Y los discípulos fueron llamados por primera vez «cristianos» en Antioquía.

En Israel nazareno hablamos de por qué los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquía. Básicamente, este fue uno de los principales inicios de la iglesia tal y como la conocemos hoy en día, funcionando como una entidad separada y diferente a la sinagoga israelita. Hablaremos un poco más de eso en otros lugares, pero note en Hechos 13 que algunos profetas y maestros en Antioquía escucharon una palabra de Yahvé para enviar a Shaúl y a Bernabé. Así comenzaron los viajes misioneros de Shaul.

Ma’asei (Hechos) 13:1-3
1 En la asamblea que estaba en Antioquía había algunos profetas y maestros: Bernabé, Simeón que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaen que se había criado con Herodes el tetrarca, y Shaul.
2 Mientras ministraban a Yahvé y ayunaban, el Espíritu Aparecido dijo: «Ahora separadme a Bernabé y a Shaúl para la obra a la que los he llamado.»
3 Entonces, después de ayunar y orar, y de imponerles las manos, los despidieron.

Mientras tanto, de vuelta en Antioquía, ciertos hermanos rabinos de «la circuncisión» bajaron a Antioquía, y empezaron a insistir en que los creyentes helenizados tenían que seguir el proceso giur rabínico, circuncidándose según lo que ellos llamaban la «costumbre de Moshé (Moisés)», que no es la Torá de Moshé. [En el versículo 5, fíjese cómo se refiere a los judíos rabínicos como la «secta de los fariseos que creyeron»].

Ma’asei (Hechos) 15:1-5
1 Algunos hombres bajaron de Judea y enseñaron a los hermanos: «Si no os circuncidáis según la costumbre de Moshé, no podéis salvaros.»
2 Por lo tanto, cuando Shaúl y Bar Naba tuvieron no poca disensión y disputa con ellos, determinaron que Shaúl y Bar Naba y algunos otros de ellos subieran a Jerusalén, a los apóstoles y a los ancianos, sobre esta cuestión.
3 Así que, enviados por la ecclesia, pasaron por Fenicia y Samaria, describiendo la conversión de los gentiles; y causaron gran alegría a todos los hermanos.
4 Cuando llegaron a Jerusalén, fueron recibidos por la ecclesia, los apóstoles y los ancianos, y les contaron todo lo que Elohim había hecho con ellos.
5 Pero algunos de la secta de los fariseos que creían se levantaron diciendo: «Es necesario circuncidarlos y ordenarles que guarden la Torá de Moshé.»

Así que, básicamente, todos tenían opiniones diferentes, al igual que ocurriría hoy en día si se reunieran en la misma conferencia el MJAA, el UCMJS, el UMJC, el MIA/ARI, el Nazarene Israel y todos los demás grupos. La diferencia entre entonces y ahora es que los apóstoles entendieron que tenía que haber una sola norma para entrar en las asambleas, o de lo contrario las asambleas ya no serían apartadas a Yahvé. Así que, básicamente, los apóstoles se dieron cuenta de que necesitaban reunir a todos en la misma habitación, para hablar. Hechos nos dice que hubo «mucha disputa», y entonces Kefa se levantó para recordar a todos que la principal preocupación de Yahvé no era el proceso de giur, sino el corazón. Y, puesto que la cuestión es el proceso giur rabínico, el «yugo» al que se refiere el versículo 10 no es una referencia a la Torá de Moshé, sino a las normas y enseñanzas rabínicas (es decir, el proceso giur).

Ma’asei (Hechos) 15:6-11
6 Los apóstoles y los ancianos se reunieron para considerar este asunto.
7 Y cuando hubo mucha disputa, Kefa se levantó y les dijo «Varones y hermanos, sabéis que hace tiempo Elohim eligió entre nosotros que por mi boca los gentiles oyeran la palabra del evangelio y creyeran.
8 Así que Elohim, que conoce el corazón, los reconoció dándoles el Espíritu Apartado, tal como lo hizo con nosotros,
9 y no hizo distinción entre nosotros y ellos, purificando sus corazones por la fe.
10 Ahora bien, ¿por qué pones a prueba a Elohim poniendo sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos soportar?
11 Pero nosotros creemos que por el favor del Adon Yeshua Mesías seremos salvados de la misma manera que ellos».

Entonces Shaul y Bar Naba dieron una charla sobre todas las maravillosas obras de facto que Yahvé estaba haciendo entre los que no seguían el proceso de giur rabínico.

Ma’asei (Hechos) 15:12
12 Entonces toda la multitud guardó silencio y escuchó a Bar Naba y a Shaúl declarando cuántos milagros y maravillas había hecho Elohim por medio de ellos entre los gentiles.

Entonces, Ya’akov (Jacob) demostró por qué se le consideraba el apóstol principal: entendió el asunto y fue capaz de sugerir una solución al problema, concluyendo el asunto de una buena manera. Dijo que los conversos debían abstenerse de cuatro cosas (idolatría, inmoralidad sexual, carnes estranguladas [or unclean] y sangre), y que entonces se les permitiría entrar en las sinagogas, donde escucharían la Torá de Moshé, tal y como se leía en voz alta en las sinagogas desde la antigüedad. Si los que tienen el Espíritu de Yahvé se abstuvieran de estas cuatro cosas, con el tiempo aprenderían a guardar el resto de la Torá.

Ma’asei (Hechos) 15:13-21
13 Después de que se callaron, Ya’akov respondió diciendo: «Hombres y hermanos, escuchadme:
14 Shimon ha declarado cómo Elohim al principio visitó a los gentiles para sacar de ellos un pueblo para Su nombre.
15 Y con esto las palabras de los profetas están de acuerdo, tal como está escrito:
16 ‘Después de esto, volveré y reconstruiré el tabernáculo de David, que ha caído; reconstruiré sus ruinas y lo levantaré;
17 Para que el resto de la humanidad busque a Yahvé, incluso todos los gentiles que son llamados por Mi nombre, dice Yahvé que hace todas estas cosas.’
18 «Conocido por Elohim desde la eternidad son todas Sus obras.
19 Por lo tanto, juzgo que no debemos molestar a aquellos de entre los gentiles que se están convirtiendo a Elohim,
20 pero les escribimos para que se abstengan de las cosas contaminadas por ídolos, de la inmoralidad sexual, de las cosas estranguladas y de la sangre.
21 Porque Moshé ha tenido a lo largo de muchas generaciones aquellos que lo predican en cada ciudad, siendo leídos en las sinagogas cada Shabat.»

Muchos creen que Gálatas 2 se refiere a esta reunión. En ella se nos dice que Ya’akov, Kepha, y Yochanan (Juan) (que todos tenían un ministerio para aquellos que todavía eran de la persuasión rabínica circuncidada) aceptaron a Shaul como apóstol.

Gálatas 2:1-10
1 Después de catorce años, subí de nuevo a Jerusalén con Bernabé, y también llevé a Tito conmigo.
2 Y subí por revelación, y les comuniqué la buena nueva que predico entre los gentiles, pero en privado a los que eran de reputación, para que no corriera, o hubiera corrido, en vano.
3 Pero ni siquiera Tito, que estaba conmigo, siendo griego, fue obligado a circuncidarse.
4 Y esto ocurrió por causa de falsos hermanos traídos secretamente (que entraron a hurtadillas para espiar nuestra libertad que tenemos en el Mesías Yeshúa, para llevarnos a la esclavitud),
5 a quien no cedimos la sumisión ni siquiera por una hora, para que la verdad de la buena nueva continuara con vosotros.
6 Pero de los que parecían ser algo -lo que fuera, no me importa; Elohim no muestra favoritismo personal hacia ningún hombre-, porque los que parecían ser algo no me añadieron nada.
7 Pero al contrario, cuando vieron que la buena noticia para los incircuncisos me había sido encomendada, como la buena noticia para los circuncisos le fue encomendada a Pedro
8 (porque el que obró eficazmente en Pedro para el apostolado a los circuncisos, también obró eficazmente en mí para con los gentiles),
9 y cuando Santiago, Kefa y Juan, que parecían ser columnas, percibieron el favor que se me había concedido, nos dieron a mí y a Bar Naba la mano derecha de la comunión, para que fuéramos a los gentiles y ellos a los circuncisos.
10 Sólo deseaban que nos acordáramos de los pobres, cosa que yo también deseaba hacer.

Ahora bien, antes de seguir adelante, tenemos que entender que una sinagoga es típicamente atendida por un «jefe de la sinagoga», como se ve en Hechos 18:8.

Ma’asei (Hechos) 18:8
8 Entonces Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Maestro con toda su familia. Y muchos de los corintios, escuchando, creyeron y fueron inmersos.

Por el contrario, una ecclesia es cualquier reunión de aquellos que creen en Yeshua, sean o no parte de una sinagoga, o una iglesia denominacional. (Es decir, no toda ecclesia es una sinagoga, o una iglesia).

NT:1577 ekklesia (ek-klay-see’-ah); de un compuesto de NT:1537 y un derivado de NT:2564; una convocatoria, es decir (concretamente) una reunión popular, especialmente una congregación religiosa (sinagoga judía, o comunidad cristiana de miembros en la tierra o santos en el cielo o ambos):
KJV – asamblea, iglesia.

Una ecclesia ocurre siempre que dos o más personas se reúnen en el nombre de Yeshua.

Mattityahu (Mateo) 18:20
20 «Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

Fue un gran cambio cuando William Tyndale tradujo el término ecclesia como «asamblea», en lugar de seguir la interpretación católica de «iglesia», porque dio lugar a las primeras ideas protestantes de una iglesia visible y una iglesia invisible. Según esta teoría, la iglesia visible era la Iglesia Católica, cuyos miembros podían estar más interesados en las formalidades y la jerarquía, que en una actitud de corazón puro. En cambio, su visión la iglesia invisible consistía en aquellos que buscaban recrear la iglesia en una forma mucho más pura.

Debido a que los primeros protestantes no entendieron la teoría de las dos casas, no entendieron que la meta es que ambas casas (Judá e Israel) se unan bajo un liderazgo unido. Esta falta de entendimiento condujo a un cisma dentro de la cristiandad entre los reformistas eclesiásticos (por ejemplo, Martín Lutero y el rey Jacobo) que están a favor del liderazgo unido, y los reformistas presbiterianos, que están en contra del liderazgo unido. Algunos podrían definir el presbiterianismo como «rebelión contra el liderazgo», por lo que no debería sorprender que la mayoría de los israelitas mesiánicos sean de naturaleza presbiteriana, lo que se ve claramente en el hecho de que están en contra del liderazgo unido (aunque las Escrituras lo exijan). Esto es sólo una consecuencia de la naturaleza rebelde de Efraín, y tenemos que esperar a que la supere.

Cuando Shaul y Bar Naba llegaron a Corinto, entraron en la sinagoga de allí, esperando ser recibidos. Sin embargo, cuando el jefe de la sinagoga (Crisipo) rechazó su mensaje, se fueron a la casa de al lado, a la de un hombre llamado Justo, y celebraron allí su ecclesia durante un tiempo. Pero luego, cuando Crisipo aceptó a Yeshua, cerraron la reunión en casa de Justo, y trasladaron la ecclesia de nuevo a la sinagoga de Corinto. Esto se debe a que su objetivo no era establecer un sistema eclesiástico independiente, sino ayudar a los israelitas a conocer a su Mesías.

Ma’asei (Hechos) 18:5-8
5 Cuando Silas y Timoteo habían venido de Macedonia, Shaul fue obligado por el Espíritu, y testificó a los judíos que Yeshúa es el Mesías.
6 Pero cuando se opusieron a él y blasfemaron, sacudió sus vestiduras y les dijo: «Tu sangre sea sobre tus propias cabezas; Estoy limpio. De ahora en adelante iré a los gentiles.»
7 Y partió de allí y entró en la casa de un hombre llamado Justo, que adoraba a Elohim, cuya casa estaba al lado de la sinagoga.
8 Entonces [afterward] Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Maestro con toda su familia. Y muchos de los corintios, al oír, creyeron y se bautizaron.

Tras la destrucción del templo en el año 70, los rabinos instituyeron el birkhat haminim, la «bendición» (en realidad una maldición) sobre los nazarenos. Una vez que esto se convirtió en parte de la liturgia farisaica, los nazarenos tuvieron que elegir entre maldecirse a sí mismos y a sus familias en las sinagogas, o bien establecer sus propias casas de culto (como ya estaban haciendo los cristianos sin Tora).

En El Israel nazareno mostramos cómo los cristianos y los israelitas nazarenos eran dos grupos de personas diferentes, al igual que hoy. Los israelitas nazarenos se esforzaron por guardar la Torah de Yahvé y se autoidentificaron como israelitas. Por el contrario, los cristianos tergiversaron los escritos del Apóstol Shaul, para hacer creer que la Torá y los Profetas habían sido eliminados.

Kefa Bet (2 Peter) 3:15-17
15 y considerad que el mucho sufrimiento de nuestro Adon es salvación, como también nuestro amado hermano Shaul, según la sabiduría que se le ha dado, os ha escrito,
16 como también en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas, en las que son algunas cosas difíciles de entender, que las personas no educadas e inestables se torcen a su propia destrucción, como también lo hacen el resto de las Escrituras.
17 Vosotros, pues, amados, ya que lo sabéis de antemano, tened cuidado de no caer también de vuestra propia firmeza, dejándoos llevar por el error de los inicuos….

Algunos culpan a Shaul de establecer a propósito un nuevo sistema eclesiástico, separado de Israel, pero esto no puede ser correcto. En Gálatas 2:9, los otros apóstoles en Jerusalén le dieron a Shaul la mano derecha de la comunión.

Gálatas 2:9-10
9 y cuando Ya’akov, Kefa y Yochanan, que parecían pilares, percibieron el favor que se me había concedido, nos dieron a mí y a Bar Naba la mano derecha de la comunión, para que fuéramos a los gentiles y ellos a los circuncisos.
10 Sólo deseaban que nos acordáramos de los pobres, cosa que yo también deseaba hacer.

Shaul y Kepha también pasaron tiempo juntos en Antioquía. Kepha habría tenido mucha visibilidad sobre lo que enseñaba Shaul, y está claro que se corregían mutuamente cuando era necesario.

Gálatas 2:11-13
11 Cuando Kefa llegó a Antioquía, me opuse a él en su cara, porque debía ser culpado;
12 pues antes de que vinieran ciertos hombres de Ya’akov, comía con los gentiles; pero cuando vinieron, se retiró y se separó, temiendo a los de la circuncisión.
13 Y los demás judíos también se hicieron los hipócritas con él, de modo que hasta Bernabé se dejó llevar por su hipocresía.

La principal preocupación que parece haber surgido no es sobre lo que Shaul enseñó en persona, sino sobre cómo sus cartas son fáciles de malinterpretar, y de malentender. En Hechos 21, Shaul subió a Jerusalén, para celebrar la fiesta según la Torá. Como explicamos en otra parte, iba a separar un voto nazi, y nadie hace un voto nazi (que se encuentra en Números 6) a menos que crea que la Torá se le aplica. Sin embargo, cuando llega a Jerusalén, Ya’akov (el apóstol principal) se enfrenta a él y le dice que hay mucha confusión sobre sus cartas. Luego dice que para aclarar la confusión, Shaul no sólo debe pagar los 3 sacrificios de animales para separar su propio voto, sino que también debe pagar los sacrificios de animales para otros 4 hombres, para un total de 15 animales. Incluso hoy en día eso es mucho dinero: entonces era una pequeña fortuna. Nadie pagaría voluntariamente por sacrificar 15 animales si pensara que Yeshua ha venido a acabar con la Torá.

Ma’asei (Hechos) 21:17-25
17 Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gusto.
18 Al día siguiente, Shaúl entró con nosotros a Ya’akov, y todos los ancianos estaban presentes.
19 Cuando los hubo saludado, contó en detalle las cosas que Elohim había hecho entre los gentiles por medio de su ministerio.
20 Y cuando lo oyeron, glorificaron a Yahvé. Y le dijeron: «Ya ves, hermano, cuántas miríadas de judíos hay que han creído, y todos son celosos de la Torá;
21 pero se ha informado acerca de ti que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a abandonar a Moshé, diciendo que no deben circuncidar a sus hijos ni andar según las costumbres.
22 ¿Y entonces qué? La asamblea debe reunirse ciertamente, pues oirán que has venido.
23 Por tanto, haced lo que os decimos: Tenemos cuatro hombres que han hecho un voto de [Nazirite].
24 Tómalos y purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se afeiten la cabeza, y para que todos sepan que esas cosas de las que fueron informados respecto a ti no son nada, sino que tú mismo también caminas ordenadamente y guardas la Torá.»

Habría sido más barato para Shaul si hubiera negado la Torá, pero no lo hizo. Pagó los sacrificios para demostrar que seguía creyendo en todo lo que está escrito en la Torá y en los Profetas.

Ma’asei (Hechos) 24:14
14 «Pero esto os confieso, que según el Camino que ellos llaman secta, así adoro yo al Elohim de mis padres, creyendo todo lo que está escrito en la Torá y en los Profetas.»

Algunos sugieren que Shaul enseñaba en contra de la Torá, pero que se retractó en secreto cuando Ya’akov se enfrentó a él en Hechos 21. Según esta teoría, Kepha simplemente estaba tratando de cubrir a Shaul cuando dijo que las cartas de Shaul eran (simplemente) «difíciles de entender». Sin embargo, aunque no podemos demostrar que esta teoría sea falsa, parece un contrasentido si tenemos en cuenta el hecho de que nunca hubo constancia de diferencias doctrinales entre Shaul y los demás apóstoles, ni antes ni después.

Entonces, si Shaul no fundó el sistema eclesiástico, ¿quién lo hizo? El principal culpable aquí fue el cuerno pequeño de Daniel 7 (es decir, Satanás y el papado).

Daniel 7:25-27
25 Hablará palabras pomposas contra el Altísimo, perseguirá a los santos del Altísimo y pretenderá cambiar los tiempos señalados y la Torá. Entonces los santos serán entregados en su mano por un tiempo y tiempos y medio tiempo.
26 ‘Pero el tribunal se sentará, y le quitarán su dominio, para consumirlo y destruirlo para siempre.
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo, serán dados al pueblo, a los santos del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán’.

Se profetizó que habría una gran apostasía en la que los santos serían perseguidos por la Iglesia durante un tiempo, tiempos y medio tiempo. Como explicamos en Israel nazareno esto corresponde a los 1.260 años que transcurrieron entre la formación de la Iglesia católica romana y el afianzamiento de la Reforma protestante. ¿Es realmente justo echar la culpa de esto a Shaul, cuando vivió cientos de años antes, y cuando también nos advirtió que esto sucedería?

Thessaloniqim Bet (2 Tesalonicenses) 2:2-4
2 Ahora bien, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Maestro Yeshua Mesías y nuestra reunión con Él, os preguntamos,
2 que no se agite pronto el ánimo ni se turbe, ni por espíritu ni por palabra ni por letra, como si viniera de nosotros, como si hubiera llegado el día del Mesías.
3 Que nadie os engañe de ninguna manera, porque ese Día no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de la perdición,
4 que se opone y se exalta a sí mismo por encima de todo lo que se llama Elohim o que se adora, de modo que se sienta como Elohim en el templo de Elohim, mostrándose como Elohim.

Si Shaul no era siervo de Yahvé, ¿cómo podía advertirnos contra Satanás? Yeshua nos dice que una casa dividida contra sí misma no puede permanecer.

Mattityahu (Mateo) 12:24-27
24 Al oírlo, los fariseos dijeron: «Este no expulsa los demonios sino por Belcebú, el jefe de los demonios.»
25 Pero Yeshúa conocía sus pensamientos y les dijo «Todo reino dividido contra sí mismo es llevado a la desolación, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no permanecerá.
26 Si Satanás echa a Satanás, está dividido contra sí mismo. ¿Cómo se mantendrá entonces su reino?
27 Y si yo expulso los demonios por Belcebú, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por lo tanto, ellos serán sus jueces».

En Israel nazareno exploramos cómo Yahvé pudo haber permitido a propósito que Shaúl escribiera sus cartas de tal manera que pudieran ser fácilmente malinterpretadas por la iglesia. La razón de Yahvé para permitir esto puede haber sido porque la iglesia cristiana sería capaz de llevar la creencia en un Mesías judío hasta los confines de la tierra mucho antes de lo que lo harían los israelitas nazarenos obedientes a la Torá (especialmente si se considera que los santos tuvieron que ser entregados en la mano del cuerno pequeño durante 1.260 años).

Una vez que el cristianismo sin ley haya terminado de llevar la creencia en un Mesías hebreo hasta los confines de la tierra, el Espíritu de Yahvé llevará a Sus elegidos a leer Su palabra y a elegir entre obedecer Su Torá (y recibir la vida eterna) o no. Esto puede ocurrir de la misma manera que la levadura fermenta la masa del pan lentamente, mientras que el fuego cocina la levadura rápidamente.

Y después de que el fuego de la tribulación queme la levadura del pueblo de Yahvé, ambas casas de Israel se reunirán, y entonces todo Israel se salvará, como está escrito: El Libertador saldrá de Sión, y apartará la injusticia de su pueblo.

Romim (Romanos) 11:26-27
26 Y así se salvará todo Israel, como está escrito: «El Libertador saldrá de Sión, y apartará la impiedad de Jacob;
27 Porque este es mi pacto con ellos, cuando quite sus pecados».

Entonces Yeshua tomará a Su novia, cuyo corazón guarda la Torá en la clase de espíritu amoroso que Shaul sufrió tanto y tan duramente para ayudarnos a entender.

If these works have blessed you in your walk with our Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give