Chapter 7:

Amar a Judá

Es importante que amemos a nuestros hermanos de Judá. Aunque tenemos algunas diferencias con ellos, y aunque actualmente se nos niega la posibilidad de vivir en la tierra de Israel, debemos mostrar siempre a nuestros hermanos judíos el tipo de amor que nos gustaría que nos mostraran. Si alguna vez perdemos de vista esto, entonces hemos perdido de vista la Torá.

Mattityahu (Mateo) 7:12
12 «Por tanto, todo lo que queráis que os hagan los hombres, hacedlo también vosotros con ellos, porque esto es la Torá y los Profetas».

Judá nos ha bloqueado la salida de la tierra, y sigue negándonos la posibilidad de hacer Aliyah (inmigración). Sin embargo, cuando otra persona nos hace mal, eso no nos da una excusa para hacerle mal, o para odiarla. Dos errores no hacen un derecho. Nunca lo han hecho y nunca lo harán.

En Israel nazareno y El Apocalipsis y el fin de los tiempos mostramos cómo hay dos casas de Israel: Efraín y Judá. También mostramos que en el momento de este escrito, la mayor parte de Efraín todavía está esencialmente perdida en el sistema de la iglesia de la teología del reemplazo (que les dice que la iglesia ha reemplazado a Judá). Esto es trágico porque lleva a muchos en Efraín a odiar y despreciar a sus hermanos judíos. Esto no es del agrado de nuestro Padre, que ama mucho a sus dos hijos.

A los que sois padres, ¿qué os parece que vuestros hijos se hagan cosas malas entre ellos? ¿Y te importa si supuestamente tienen excusas?

Muchos de nuestros hermanos judíos simplemente no saben quién es su Mesías. Esto se debe a que nuestro Padre celestial Yahweh no se lo ha revelado todavía. Lo hará, en su momento perfecto.

Hitgalut (Apocalipsis) 14:12
12 Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Elohim y la fe de Yeshua.

Este versículo nos dice que los santos son aquellos que guardan tanto los mandamientos de Yahweh como la fe de Yeshua. Parte de mantener la fe de Yeshua es no hacer el mal. Es no hacer el mal a nadie, aunque nos hayan hecho el mal a nosotros. Será un gran día cuando todos en Efraín entiendan esto, pues nosotros también hemos hecho muchas cosas malas y horribles a los judíos. Al igual que dos niños con una disputa, o como los Hatfields y los McCoys, encontramos razones o excusas para hacernos el mal. Tiene que parar en algún sitio, y nosotros somos los únicos cuyo comportamiento podemos controlar.

Todo efraimita y judío que no busque diligentemente caminar en la plenitud de la verdad no está actualmente en el pacto; sin embargo, todavía tienen la oportunidad de redimirse, debido al eterno favor y misericordia de Yahweh. Esta ironía no se le escapó a Yeshua ni a los apóstoles, por lo que algunos pasajes describen a Efraín y a Judá como parte de Israel, mientras que otros pasajes dicen que han sido cortados (temporalmente).

Romim (Romanos) 9:1-5
1 Digo la verdad en el Mesías, no miento, mi conciencia también me da testimonio en el Espíritu de la Creación,
2 que tengo un gran dolor y una pena continua en mi corazón.
3 Porque desearía que yo mismo fuera maldito del Mesías por mis hermanos, mis compatriotas según la carne,
4 que son israelitas, a quienes pertenecen la adopción, la gloria, los pactos, la entrega de la Torá, el servicio de Elohim y las promesas;
5 de los cuales son los padres y de los cuales, según la carne, vino el Mesías, que está por encima de todo, el eternamente bendito Elohim. Amén.

En «El corazón de Yahweh en el matrimonio «(incluido en Relaciones de pacto), mostramos que Yahweh trata el divorcio como una condición temporal. Nunca es permanente. Aunque Él haya despedido a Efraín y le haya dado una carta de divorcio, ella sigue siendo su esposa por pacto. El divorcio sólo pretende durar hasta que ella se arrepienta, y podemos suponer que cualquier desfavorabilidad del hermano Judá a los ojos de Yahweh también es temporal. Aunque Yahweh tenga que apartar su favor de nosotros temporalmente para que cumplamos sus deseos, nunca abandona a su pueblo por completo. Hacerlo sería contrario a su naturaleza.

Estamos hechos a la imagen de Yahweh. ¿Cómo tratamos a nuestros hijos? Si hacen algo mal, hablamos con ellos. Si continúan, podemos azotarles. Si hacen algo malo en la sociedad, pueden incluso ir a la cárcel, pero ¿significa eso que dejamos de quererlos?

¿Hay algún momento en el que dejemos de amar a los que salen de nuestras entrañas? Tristemente, algunos de nosotros hemos dejado de amar a nuestros hijos, pero Yahweh dice que Él nunca hará esto. Él ama a sus hijos siempre, y siempre está dispuesto a aceptarnos de nuevo cuando nos arrepentimos, y empezamos a hacer lo correcto.

Yeshayahu (Isaías) 49:15
15 «¿Puede una mujer olvidarse de su hijo lactante, y no compadecerse del hijo de sus entrañas? Seguramente se olvidarán, pero yo no me olvidaré de ti».

Judá ha hecho mal a Efraín, y Efraín ha hecho mal a Judá; sin embargo, me sorprende cuando la gente trata de decir que nuestros hermanos judíos no son realmente judíos diciendo que los verdaderos judíos son realmente negros, o británicos, o no ashkenazis. Demostramos cómo estos argumentos no funcionan tanto en el Israel nazareno estudio como en otros lugares.

Otro argumento que a veces esgrimen los efraimitas es que «los judíos no son verdaderamente judíos porque en realidad son jázaros rusos». Es cierto que muchos jázaros (y alemanes, franceses, árabes, etc.) se injertaron en Judá a lo largo de los siglos, pero este argumento no tiene ninguna relación con su condición de israelitas porque, como veremos más adelante, la identidad israelita nunca se ha establecido por la genética, sino por la práctica de nuestra fe.

La ciudadanía en la nación de Israel siempre ha sido espiritual, más que racial (o genética). No depende de la ascendencia (o del color de la piel), sino de la lealtad a Yahweh (y a Su Hijo). Por eso, aunque Rut había sido originalmente una moabita, fue considerada israelita desde el momento en que dio su lealtad a Yahweh.

Raíz (Rut) 1:16
16 Pero Root dijo:
«Suplícame que no te deje,
O para dar marcha atrás y no seguirte;
Porque donde tú vayas, iré yo;
Y donde tú te alojes, me alojaré yo;
Tu pueblo será mi pueblo,
Y tu Elohim, mi Elohim».

A Yahweh no le importa la carne, sino el corazón. Cuando Rut se convirtió, ya no se la consideraba una moabita; y el rey David procedía de su linaje sólo dos generaciones después.

Yochanan HaMatbil (Juan el Inmerso) dijo a los fariseos que no se jactaran de su genética, ni dijeran: «Tenemos a Avraham (Abraham) como padre», porque Yahweh no quiere que nadie se gloríe en su carne. Quiere que mostremos frutos dignos de arrepentimiento.

Luqa (Lucas) 3:8
8 «Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento, y no empecéis a deciros a vosotros mismos: ‘Tenemos a Avraham como padre’. Porque os digo que Elohim es capaz de levantar hijos a Avraham de estas piedras».

Zacarías 12:10 nos da quizás uno de los testimonios más fuertes de que nuestros hermanos y hermanas judíos son, de hecho, judíos (y son amados por Yahweh).

Zacarías 12:10-14
10 «Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén el Espíritu de gracia y de súplica; entonces mirarán a mí, a quien traspasaron. Sí, llorarán por Él como se llora por el hijo único, y se afligirán por Él como se aflige por el primogénito.
11 En ay de ese día habrá un gran luto en Jerusalén, como el luto en Hadad Rimmon, en la llanura de Meguido.
12 Y la tierra llorará a toda familia por sí misma: la familia de la casa de David por sí misma, y sus esposas por sí mismas; la familia de la casa de Natán por sí mismo, y sus esposas por sí mismos;
13 la familia de la casa de Leví por sí misma, y sus esposas por sí mismas; la familia de Shimei por sí misma, y sus esposas por sí mismos;
14 todas las familias que quedan, cada familia por su lado, y sus esposas por su lado».

Aunque no es absolutamente concluyente que este pasaje se refiera a los judíos que viven en Jerusalén hoy en día, muestra claramente que habrá un pueblo que

  1. Pierce (Yahweh/Yeshua)
  2. Vivir en Jerusalén (y en toda la tierra de Israel)
  3. Tienen levitas en su linaje

Sólo hay un grupo de personas que se ajusta a todos estos criterios, y son los judíos que viven en Israel.

Yahweh seguirá trabajando con nuestros hermanos y hermanas judíos, para mostrarles quién es Él. Aunque no sabemos exactamente cuándo tendrá lugar, hay muchos indicios de que puede ocurrir pronto. El Tribunal Supremo de Israel ya ha dictaminado que ciertas clases de judíos mesiánicos pueden regresar a la tierra de Israel, y a partir de ahí es más que probable que el derecho a regresar a casa se extienda a otras clases de creyentes (en Su tiempo).

Estamos en transición, esperando construir buenas relaciones con nuestros hermanos y hermanas judíos. Es lógico que seamos tan buenos con ellos como podamos, haciendo con ellos lo que queremos que hagan con nosotros. Sin embargo, algunos también señalan que las Escrituras nos dicen que no debemos recibir a los que no aceptan a Yeshua en nuestros hogares, ni saludarlos.

Yochanan Bet (2 Juan) 7-11
7 Porque han salido por el mundo muchos engañadores que no confiesan que Yeshua Mesías ha venido en carne. Este es un engañador y un anti-Mesías.
8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdamos aquello por lo que hemos trabajado, sino que recibamos una recompensa completa.
9 Quien transgrede y no permanece en la doctrina del Mesías no tiene a Elohim. El que permanece en la doctrina del Mesías tiene tanto al Padre como al Hijo.
10 Si alguien viene a ti y no trae esta doctrina, no lo recibas en tu casa ni lo saludes;
11 porque quien lo saluda participa de sus malas acciones.

La palabra shalom se refiere a algo que es perfecto, entero o completo. Por ejemplo, en hebreo, cuando se paga una factura, se hace shalem (se hace la paz). Hay una deuda, y cuando pagamos, la situación se completa. Ya no hay problemas, así que hay shalem/shalom.

Recuerdo cuando noté por primera vez que mis amigos judíos (que no creen en Yeshua) no me decían shalom. Si les dijera shalom, responderían con otra cosa. Al principio no entendía por qué lo hacían, y seguía diciéndoles shalom, intentando que me lo devolvieran. Entonces, un día me di cuenta de que la razón por la que no me devolvían el shalom no era que me desearan el mal ni nada parecido, sino que simplemente estaban siendo honestos. Aunque éramos amigos, la realidad es que había un asunto entre nosotros (y obviamente, ese asunto es Yeshua). Incluso si dijeran shalom, seguiría habiendo un problema. Así que, aunque todos queramos seguir siendo amigos, me ha tocado darme cuenta de lo importante que es en la mente hebrea ser honestos y correctos en nuestra forma de hablar.

Así que ahora, en lugar de decirles shalom, suelo usar esa palabra sólo con los israelitas nazarenos. Lo uso con aquellos que guardan tanto los mandamientos de Elohim como la fe en Yeshua.

Mattityahu (Mateo) 10:11-13
11 «En cualquier ciudad o pueblo en el que entres, averigua quién es digno en él, y quédate allí hasta que salgas.
12 Y cuando entres en una casa, salúdala.
13 Si la casa es digna, que tu shalom venga sobre ella. Pero si no es digno, que tu shalom vuelva a ti».

Sólo tenemos que escuchar con atención y ser honestos con nosotros mismos (y con Yahweh) para saber si la verdadera shalom existe realmente entre nosotros y otra persona. Si existe una verdadera paz y un sentimiento de plenitud real como hermanos, entonces podemos ofrecerles shalom. O si no hay una sensación real de conexión y paz, entonces debemos dejar que nuestro saludo regrese a nosotros. Sin embargo, en ningún momento esto tiene que convertirse en un motivo de condena, o de hacer algo que desagrade a nuestro buen Padre celestial.

Que Yahweh restaure a su pueblo y construya los lazos de amistad y relación entre ellos. En el nombre de Yeshúa, amén.

If these works have blessed you in your walk with our Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give