Chapter 4:

Yeshúa: Manifestación de Yahweh

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

La naturaleza de Yahweh se debate constantemente. Este debate puede sugerir en parte, por el hecho de que es difícil para la inteligencia humana de imaginar como Yeshúa (Jesús) podría ser tanto humano como divino, y tal vez se deriva de un deseo sano de evitar costumbres y tradiciones paganas.

Yejezqel (Ezequiel) 28:14-15
14 «Fuiste elegido querubín protector; Te establecí; Estabas en el monte apartado de Elohim; andabas en medio de piedras de fuego.
15 Eras perfecto en tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que la iniquidad te encontró”.

Satanás fue el querubín ungido que cubrió. Por esto, Satanás está íntimamente familiar con el sistema celestial, y por lo tanto sabe como llevarnos sutilmente lejos de la perfecta verdad de Yahweh.

Yojanán Alef (1era Juan) 5:7
7 Porque hay tres que dan testimonio en el cielo, el Padre, la Palabra, y el Espíritu Apartado: y estos tres son uno.

1 Juan 5:7 parece apoyar la idea cristiana popular de una Trinidad, que nos dice que Yeshúa es uno de ‘tres personas iguales’ de una ‘Deidad’. Sin embargo, mientras la Escritura habla claramente de jhun Padre, un Hijo y un Espíritu, la Escritura nunca usa la palabra ‘Trinidad’.

Notemos entonces, que, mientras que 1 Juan 5:7 aparece coincidir con el concepto convencional de la naturaleza de Yeshúa, 1 Juan 5:7 no aparece en la Peshita Aramea, o en ningún manuscrito con anterioridad a 1215 d.C. Muchos eruditos, incluyendo el Señor Isaac Newton, creen que originalmente fue agregado como un comentario (nota aclaratoria) que de alguna manera se incorporó después en los textos griegos como si perteneciera ahí.

Como dice la parábola de nuestros padres, “el diablo se esconde en los detalles (equivocados)”. Entonces mientras que hay cada razón para creer que hay un Padre, un Hijo y un Espíritu, hay unas muy buenas razones teológicas que debemos rechazar el concepto Trinitario de una ‘Deidad’ que consiste de ‘tres personas iguales en una’.

El concepto específico de una ‘deidad trina’ originalmente se deriva del paganismo, y Satanás ha establecido numerosos sistemas de creencias alternativas que incorporan la idea de un Dios ‘tres-en-uno’. Por ejemplo, en la mitología egipcia, Isis fue la hija de Seb, la esposa de Osiris, y la madre de Horus. Isis, Horus y Seb son la madre, el hijo y el abuelo. Aunque la Iglesia Católica ofrece otras explicaciones, muchos eruditos creen que este es verdadero significado detrás de las letras IHS que se exhiben tan prominentemente en la mayoría de las iglesias dominicales.

En Babilonia, el ‘santo trino’ fue englobado por Nimrod, Semiramis y Tamuz (también llamado Baal, Ashtoret y Tamuz), mientras que en el hindú, los ‘tres santos’ son Brahma, Vishu, y Shiva. Otros creen que los ‘tres pilares’ de Kaballah (Keter, Hochmah y Binah) también reflejan esta tradición antigüa, de un dios ‘tres en uno’. El verdadero peligro aquí es que esto representa un espíritu.

Muchos de los hermanos ortodoxos rechazan a Yeshúa precisamente porque asocian Yeshúa con la Trinidad.
Ven esto como contrario a Deuteronomio 6:4, el cual nos dice que Yahweh no es tres, ni dos, sino solo Uno.

Deuteronomio 6:4
4 «Escucha, Israel: Yahweh nuestro Elohim, ¡Yahweh es uno”! (4) שְׁמַע יִשְׂרָאֵל | יְהוָה אֱלֹהֵינוּ יְהוָה אֶחָד

Como la Torá dice que Yahweh es uno, el judaísmo ortodoxo sostiene que es idolatría para tratar de hacer que Yahweh sea dos, o tres, o cualquier otra cantidad de personas.

Entonces mientras que queremos defender a Yeshúa, ¿deberíamos estar defendiendo (o hasta enseñando) la idea de tres personas iguales en una? Podríamos creer que el concepto Trinitario de ‘tres-en-uno’ sea correcto, ya que Yeshua nos dice que mirarle a Él es como mirar al Padre.

Yojanán (Juan) 14:8-11
8 Felipe le dijo, “Adon, muéstranos al Padre, y con eso nos basta”.
9 Yeshúa le dijo, “He estado con ustedes tanto tiempo, ¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a Mi ha visto al Padre, entonces cómo puedes decir, ‘¿muéstranos al Padre?’
10 ¿No crees que Yo esté en el Padre, y el Padre en Mí? Las palabras que yo les hablo no las hablo por mi propia cuenta; sino el Padre que mora en Mí hace las obras.
11 Créanme que Yo estoy en el Padre, y el Padre en Mí, o créanme por el bien de las obras mismas”.

Sin embargo, luego en el mismo capítulo Yeshúa nos dice claramente que Su Padre es mayor que Él.

Yojanán (Juan) 14:28
“Mi Padre es mayor que yo”.

¿Cómo Podemos entender esta aparente contradicción? Leemos el siguiente capítulo, en Juan 15:4

Yojanán (Juan) 15:4-8
4 “Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como la
rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que
permanezca en la vid; ustedes tampoco pueden, a
menos que permanezcan en Mí”.
5 “Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece
en Mí, y Yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí
nada pueden hacer”.
6 “Si alguno no permanece en Mí, será echado afuera
como una rama, y se secará; y las recogen y las
arrojan al fuego, y son quemadas”.
7 Si permanecen en Mí, y Mis palabras permanecen
en ustedes, pidan todo lo que deseen, y les será
hecho.
8 En esto, mi Padre es glorificado, en que lleven
mucho fruto; entonces ustedes serán Mis discípulos”.

Aunque Yeshúa es mucho mayor que nosotros, cuando rendimos el control de nuestras vidas a Él, y continuamos en una relación con Él, Él permanece en nosotros, y está en nosotros.

Si Yeshúa está con nosotros (y está en nosotros) entonces por lo menos en cierto sentido mirarnos a nosotros es mirar a Yeshúa. Pero aún así no somos Yeshúa, pues Él es más grande que nosotros.

Shaul nos dice que, aunque es un gran misterio, Yeshúa fue Elohim manifestado en la carne.

TimaTeus Alef (1era Timoteo) 3:16
16 Y sin controversia, grande es el misterio de rectitud: Elohim fue manifestado en la carne, justificado en el Éspíritu, visto por mensajeros (ángeles), predicado entre los gentiles, creído en el mundo, recibido en gloria.

¿Qué significa que Shaul nos dice que Yeshúa fue Elohim ‘manifestado’ en la carne? Una manifestación puede ser pensado como una proyección, excepto que es más como una imagen, una fantasma o una sombra: es real. Juan no dice que su cuerpo resucitado de Yeshúa fue real: Tomás pudo poner su mano en los hoyos en su antebrazos y costados de Yeshúa.

Yojanán (Juan) 20:25-27
25 Entonces él (Tomás) les dijo, “Al menos que veo en Sus manos la señal de los clavos, y meto mi dedo en Su costado, no creeré”.
26 Y después de ocho días Sus discípulos nuevamente estaban dentro, y Tomás con ellos. Yeshúa llegó, estando las puertas cerradas, y se puso en medio de ellos, y dijo, ¡”Paz a ustedes”!
27 Luego Él dijo a Tomás, “Pon tu dedo aquí, y mira Mis manos; y acerca tu mano aquí, y ponlo en Mi costado. No seas incrédulo, sino creyente”.

Pero si el cuerpo manifestado de Yeshúa fue real, entonces ¿qué es la manifestación? La manifestación es una relación de agencia. Como Yahweh el Padre es puro Espíritu, Él no desea ser profanado entrando en contacto con el mundo material. Por lo tanto, cuando Él quiere hacer algo aquí en la tierra, Él manda un malaj (un ángel, un emisario o un mensajero). O, si el trabajo es extremadamente importante, Él mismo puede manifestarse aquí en el mundo material, mientras que al mismo tiempo sin salir de Su salón del trono. Esto es de la misma manera en como un rey terrenal puede mandar un emisario (malaj) cuando quiere lograr algo, con la excepción de que, en este caso, el mensajero es simultáneamente Yahweh Elohim. Algunas personas creen que esto es más allá del entendimiento por simples mortales, y esto bien puede ser correcto.

¿Cómo se aplica esto en el caso de Yeshúa? Cómo vimos anteriormente, los judíos ortodoxos rechazan la identidad de Yeshúa como el Hijo del Elohim Viviente en la base de que Yahweh nos dice que Él sólo es Uno.

Deuteronomio 6:4
4 «Escuchen, Israel: Yahweh nuestro Elohim, ¡Yahweh es Uno”!
(4) שְׁמַע יִשְׂרָאֵל | יְהוָה אֱלֹהֵינוּ יְהוָה אֶחָד

Tan lógico como pudiera parecer el argumento ortodoxo, el problema con esto es que el Torá también nos dice que Yahweh es por lo menos dos, porque en Génesis 19:24, un Yahweh (quien estaba en la tierra) llamó fuego de otro Yahweh, quien estaba en los cielos.

Génesis 19:24
24 Luego Yahweh llovió azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra, desde Yahweh desde los cielos.
(24) וַיהוָה הִמְטִיר עַל סְדֹם וְעַל עֲמֹרָה גָּפְרִית וָאֵשׁ | מֵאֵת יְהוָה מִן הַשָּׁמָיִם

El lector puede desear contar el número de Yahweh en este pasaje, y verificar que hay un total de dos.

Pero si Deuteronomio 6:4 nos dice que Yahweh es Uno, entonces ¿cómo puede Yahweh ser dos? La respuesta es que la palabra ‘Uno’ en Deuteronomio 6:4 no es el número cardenal uno (significando único o singular). Más bien, tiene un significado totalmente diferente. En hebreo la palabra ‘Uno’ como se usa aquí es ejad (אֶחָד), y significa ‘unido’.

Strong’s H#259 ‘ejad’ (ekj-ad’); un número de H#258; propiamente, “unido,” ej. ‘uno.’

Revisando la raíz en Strong’s H#258, vemos que la palabra אֶחָד significa ‘unir’.

Strong’s H#258 ‘ajad (a-kjad’); tal vez una raíz primitiva; unir.

Entonces si la palabra אֶחָד no significa el número cardinal ‘uno’ (solo), sino un número ordinal ‘uno’ (unido), entonces lo que dice Deuteronomio 6:4 es que Yahweh es unido.

Devarim (Deuteronomio) 6:4
4 «Escuchen Israel: ¡Yahweh nuestro Elohim, Yahweh es Unido (אֶחָד)!”

Así como cualquier buen equipo de Padre e Hijo están unidos en propósito y misión, Yahweh y Su Hijo están unidos. Y, como veremos, la razón Yahweh y Yeshúa están en unidad tan perfecta es que Yeshúa es una ‘manifestación’ de Su Padre Yahweh. También vamos a hablar sobre qué significa eso, pero primero vamos a ver de nuevo a Deuteronomio 6:4. Este pasaje nos da otras pistas que Yahweh es más que un ser singular.

Deuteronomio 6:4
4 «Escucha, Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh es ¡Uno!”
(4) שְׁמַע יִשְׂרָאֵל | יְהוָה אֱלֹהֵינוּ יְהוָה אֶחָד

En hebreo, la palabra raíz para ‘Di-s’ es ‘El’ (אֵל). Sin embargo, la palabra ‘nuestro Di-s’ como se usa aquí, es ‘Eloheinu’ (אֱלֹהֵינוּ), el cual es un plural posesivo. La palabra usada en la mayoría de los lugares en La Escritura también es en plural, ‘Elohim’ (אֱלֹהִים).

El hecho de que Yahweh se refiere a Sí mismo en el plural, nos dice que Él, es más que un ser único, y Proverbios 31 nos dice que Yahweh tiene un Hijo.

Mishlé (Proverbios) 30:4
4 ¿Quién ha ascendido al cielo o descendido? ¿Quién ha recogido el viento en Sus puños? ¿Quién ha atado las aguas en una prenda? ¿Quién ha establecido todos los fines de la tierra?
¿Cómo se llama Él; y cómo se llama Su Hijo?
Seguramente lo sabes.

Entonces, ¿por qué los judíos ortodoxos rechazan a Yeshúa? Tiene mucho que ver con rechazar la idea de una trinidad.

Lo que veremos es que, Yahweh puede manifestarse como cualquier cosa que Él desee, desde una zarza ardiente (Éxodo 3:2), una antorcha (Génesis 15:17), Yeshúa, y otras formas. Por ejemplo, en Jueces un mensajero que habla con Gedeón es llamado ambos Yahweh y un ‘mensajero de Yahweh’. Esto es porque un malaj (mensajero) es una manifestación de Yahweh que ha sido enviado a entregar un mensaje.

Shoftim (Jueces) 6:11-24
11 Entonces el mensajero de Yahweh vino y se sentó bajo de la encina que estaba en Ofra, la cual pertenecía a Joás el abiezerita, mientras su hijo Gedeón trillaba trigo en un lagar, para esconderlo de los madianitas.
12 Y el mensajero de Yahweh se le apareció, y le dijo, ¡“Yahweh está contigo, hombre esforzado de valor”!
13 Gedeón le dijo, “Ah Adonai (Amo de Amos), si Yahweh está con nosotros, entonces ¿por qué todo esto nos ha sucedido?
¿Y dónde están todos Sus milagros que nuestros padres nos contaban, diciendo, ‘¿qué, no nos sacó Yahweh de Egipto’? Pero ahora Yahweh nos ha abandonado, y nos ha entregado en las manos de los madianitas”.
14 Luego Yahweh lo miró y le dijo, “Ve en esta fuerza tuya, y salvarás a Israel de las manos de los madianitas. ¿No te he enviado?”
15 Entonces le respondió, “Ah Adonai, ¿cómo puedo salvar yo a Israel? Realmente mi clan es el más débil en Manasés, y soy el menor en la casa de mi padre”.
16 Y Yahweh le dijo, “Ciertamente yo estaré contigo, y tu derrotarás a los madianitas como un solo hombre”.
17 Luego él le respondió, “Si ahora he encontrado favor delante de Ti, entonces enséñame una señal que eres Tú quien habla conmigo.”
18 “No te vayas de aquí, te ruego, hasta que vuelva a Ti y traiga mi ofrenda y lo ponga ante Ti”.
Y Él dijo, “esperaré hasta que regreses”.
19 Entonces Gedeón entró y preparó un cabrito, y panes sin levadura de un efa de harina. La carne la puso en una canasta, y puso el caldo en una olla; y los sacó a Él debajo de la encina y los presentó.
20 El mensajero de Elohim le dijo, “Toma la carne y pan sin levadura y colócalos sobre esta piedra, y derrama el caldo”. Y así lo hizo.
21 Entonces el mensajero de Yahweh extendió la punta del bastón que estaba en Su mano, y tocó la carne y el pan sin levadura; y se levantó fuego de la roca y se consumió la carne y el pan sin levadura. Y el mensajero de Yahweh desapareció de su vista.
22 Ahora Gedeón percibió que Él era el mensajero de Yahweh. Entonces Gedeón dijo, “¡Ay! Adonai Elohim He visto al mensajero de Yahweh cara a cara”.
23 Luego Yahweh le dijo, ¡“La paz sea contigo! ¡no tengas miedo, no morirás”!

En el versículo 23 vemos que Yahweh dice, “¡La paz sea contigo!” Sin embargo, en Juan 20:19 es Yeshúa quien dice “La paz con ustedes”.

Yojanán (Juan) 20:19-20
19 Luego, el mismo día al atardecer, siendo el primer día de la semana, cuando las puertas estaban cerradas donde estaban reunidos los discípulos, por miedo a los judíos, Yeshúa vino y se paró en medio, y les dijo, “La paz sea con ustedes”.
20 Cuando había dicho esto, les mostró Sus manos y Su costado. Luego los discípulos se alegraron cuando vieron el Adon.

También debemos de notar que la razón que Gedeón tenía miedo que moriría fue porque entendió que la Torá enseña que ningún hombre puede mirar la cara de Yahweh el Padre, y aún vivir.

Shemot (Éxodo) 33:20-23
20 Pero Él dijo, «No podrás ver Mi rostro; porque ningún hombre me verá, y vivirá”.
21 Y Yahweh dijo, “Aquí hay un lugar cerca de Mí, y tú puedes parar sobre la piedra.
22 Entonces será, que cuando Mi gloria pasa, yo te pondré en una hendidura de la piedra, y te cubriré con Mi mano hasta que yo haya pasado.
23 Luego retiraré Mi mano, y verás Mi espalda; pero Mi cara no se verá”.

Ya que Moshe no podía mirarlo a la cara, sabemos que esta manifestación no fue exactamente lo mismo como el Yeshúa que conocemos del Pacto Renovado. Sin embargo, tiene sentido que nadie puede mirar la cara del Padre invisible en el cielo mientras que siga vivo. Aun así, uno puede mirar por lo menos algunas manifestaciones visibles de Yahweh y vivir, así como lo hizo Moshe, cuando vio a la zarza ardiente.

Shemot (Éxodo) 3:1-6
Ahora Moshe estaba tendiendo el rebaño de Yithro su suegro, el sacerdote de Madián.
Y llevó el rebaño más allá del desierto, y llegó a Horeb, el monte de Dios.
2 Y el mensajero de Yahweh le apareció en una flama de fuego de en medio de una zarza. Entonces miró y vio la zarza estaba ardiendo con fuego, pero ¡la zarza no se consumía!
3 Luego Moshe dijo, “Iré yo ahora a ver esta gran visión, ¡por qué causa la zarza no se quema”!
4 Entonces cuando Yahweh vio que se acercaba a mirar, Elohim lo llamó desde la zarza y dijo, ¡“Moshe, Moshe”!
Y él respondió, ¡”Aquí estoy”!
5 Luego Él dijo, “No te acerques a este lugar. Quita tus sandalias de tus pies, porque el lugar
donde estás pisando es tierra apartada”.
6 Además Él dijo, “Yo soy el Elohim de tu padre — el Elohim de Abraham, el Elohim de Isaac, y el Elohim de Jacob”. Y Moshe escondió su cara, porque tuvo miedo de mirar a Elohim.

No fue Yahweh el Padre quien apareció en la flama de fuego, porque Yahweh el Padre no desea contaminarse dejando los cielos, y tomando una forma material visible. Más bien, fue un mensajero de Yahweh (versículo 2) que habló con Moshe, y sin embargo esta manifestación fue llamado tanto Yahweh y Elohim (versículo 4 y 6). Una vez que entendemos que los mensajeros de Yahweh son simultáneamente Yahweh y un mensajero, esto también explica ciertos misterios del Pacto Renovado.

Yojanán (Juan) 1:18
18 Nadie ha visto a Elohim (el Padre) nunca. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre: Él (Yeshua) lo ha dado a conocer (el Padre).

Shaul nos dice que Yeshúa fue Elohim manifestado: Él no era Yahweh el mismo Padre.

TimaTeus Alef (1era Timoteo) 6:13-16
13 Te mando delante de Elohim quien da vida a todas las cosas, y ante Yeshúa el Mesías quien dio testimonio de la buena profesión ante Poncio Pilato,
14 que guardes este mandamiento sin mancha, sin reproche hasta la (segunda) aparición de nuestro Adon Yeshúa el Mesías,
15 que Él (el Padre) manifestará en su propio tiempo (del Padre): Él (el Padre) quien es el bendecido y único Soberano, el Rey de reyes y Adón de adones,
16 el único que tiene inmortalidad, ha habita en luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto o puede ver, al cual sea el honor y poder eternamente. Amén.

Como Yahweh el Padre desea permanecer en Su trono, Él usó a su Hijo Yeshúa como un agente, para poder traer el mundo material en existencia.

Qolosim (Colosenses) 1:15-18
15 Él es la imagen del Elohim invisible, el primogénito de toda la creación.
16 Porque en Él fueron creadas todas las cosas que están en el cielo y la tierra, visible e invisible, sean tronos o dominios o principados o poderes. Todas las cosas fueron creadas por medio de Él y para Él.
17 Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas subsisten.

En hebreo, el término ‘Revelación’ es relacionado con la palabra usada como manifestación, y es por eso que habla de Yeshúa.

Hitgalut (Revelación) 1:1
1:1 La Revelación (Manifestación) de Yeshúa el Mesías, la cual Elohim le dio para mostrar a Sus siervos — cosas que deben suceder pronto.

Ocho versículos más Adelante, Yeshúa nos dice que Él es el primero y el último (el Alef-Tav o אֵת).

Hitgalut (Revelación) 1:8
8 «Yo soy el Alef y el Tav, el Principio y el Fin”, dice Yahweh, “quien es y quien fue y quien
vendrá, el Todopoderoso”.

El hebreo usa una partícula especial del verbo, el Alef-Tav (אֵת). El Alef-Tav indica una relación entre el sujeto y el objeto. Como en el inglés no se usa una partícula similar del verbo, tal vez podemos entender esto mejor viendo el hebreo.

Bereshit (Génesis) 1:1
Al principio Elohim (את) creó los cielos y (את) la tierra.
(1) בְּרֵאשִׁית בָּרָא אֱלֹהִים | אֵת הַשָּׁמַיִם וְאֵת הָאָרֶץ

La secuencia de la presentación es importante en el hebreo. Al principio, primero Yahweh Elohim creó el Alef-Tav (בְּרֵאשִׁית בָּרָא אֱלֹהִים אֵת) (el cual es Yeshúa), y luego Elohim creó (o manifestó) los cielos y la tierra por medio del Alef-Tav (mediante Yeshúa). Esto puede ser por qué Shaul nos dice que todas las cosas fueron creadas mediante Yeshúa, y para Él.

Qolosim (Colosenses) 1:15-18
15 Él es la imagen del Elohim invisible, el primogénito sobre toda la creación.
16 Porque en Él (Yeshúa) todas las cosas fueron creadas que están en el cielo y las que hay en la tierra, visible e invisible, sean tronos o dominios o principados o poderes. Todas las cosas fueron creadas por medio de Él (Yeshúa) y para Él.
17 Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas subsisten.

Para entender esto mejor, consideremos como Yahweh usó el Alef-Tav (Yeshúa) para crear el universo.
Primera de Juan 1:5 nos dice que Elohim es
luz.

Yojanán Alef (1era Juan) 1:5
5 Este es el mensaje que hemos oído de Él y que les anunciamos, que Elohim es luz y en Él no hay ninguna oscuridad.

Como Elohim es luz, consideremos lo que se lleva a cabo con un prisma. Si la Luz (Yahweh) fuera a crear un Prisma (Yeshúa) primero, entonces todos los muchos colores de luz se crearían refractando la luz mediante el Prisma. Si volvemos a conectar esta analogía al Génesis 1:1, obtendríamos:

En el principio la Luz creó un Prisma, mediante la cual fueron creados los colores.

Traducción: En el principio Elohim creó a Yeshúa, mediante el cual fueron creados los cielos y la tierra.

Si podemos seguir esta analogía, deberíamos poder ver como Yeshúa fue el Agente Principal (Príncipe) por el cual (y mediante el cual) los cielos y la tierra fueron manifestados (o creados). Sin embargo, ya que el Prisma originalmente vino de Elohim, y sigue siendo (de) Elohim, Elohim sigue siendo Ejad (אֶחָד, uno, unido.)

Yojanán (Juan) 10:29-30
29 “Mi Padre, quien me los ha dado, es mayor que todos; y nadie las puede arrebatar de la mano de Mi Padre.
30 Yo y Mi Padre somos uno (אֶחָד).»

Ciertamente Yahweh es más que una gran Luz, y ciertamente Yeshúa es más que un Prisma. Sin embargo, así es como Yahweh usó el Alef-Tav como el Agente Principal (Príncipe) por el cual los cielos y la tierra se hicieron (y permanecen) manifestados.

Aunque Yahweh el Padre es demasiado apartado para interactuar con el reino material directamente, Él aún necesita tener control del reino material. Él tiene control del reino material porque se manifestó al reino material mediante Su Hijo.

Tehilim (Salmos) 8:4-6
4 ¿Qué es el hombre para que en él pienses, y el Hijo del Hombre para que lo visites?
5 Pues lo has hecho poco menor que Elohim, y lo coronaste con gloria y honor.
6 Lo hiciste señorear sobre las obras de Tus manos. Pusiste todo debajo de Sus pies.

Los soferim masoréticos eran los escribas karaitas de la edad media quienes alteraron el Tenaj para adaptarase a su comprensión. Ellos admiten haber enmendado el versículo 5 para leer ‘mensajeros’ (ángeles) (como se lee en la Versión Reina Valera y la mayoría de las versiones comunes).

Sin embargo, con la enmendación corregido de regreso a su forma original (como anteriormente), podemos ver que lo que este pasaje realmente está diciendo es que Yahweh hizo al Hijo del Hombre (Yeshúa) un poco más abajo que Yahweh Elohim; pero que se le dio toda la creación, para que tuviera dominio sobre eso, y que todo está destinado a estar bajo Sus pies. ¿Y por qué no debería estar bajo de Sus pies? Fue mediante Él, y por Él que fue creado. Sin Él, nada hubiera existido. Por lo tanto no es sorprendente que el Apóstol Shaul nos dice lo mismo.

Qorintim Alef (1era Corintios.) 15:27-28
27 Porque (el Padre) “ha puesto todas las cosas debajo de Sus pies (de Yeshúa)”.
Pero cuando (el Padre) dice “todas las cosas han sido puestos debajo de Él”, es evidente que aquel (el Padre) quien puso todas las cosas debajo de Él (Yeshúa) es la excepción.
28 Ahora cuando todas las cosas se sujetan a Él (Yeshúa), entonces el mismo Hijo también será sujeto a Él (el Padre) quien puso todas las cosas bajo Él, para que Elohim sea en todo.

Más Manifestaciones

El propósito de que Yahweh el Padre originalmente hiciera a Yeshúa como el Alef-Tav, entonces, fue para que el Padre (quien es Luz) pudiera crear un mundo material (que originalmente es oscuro), y luego transformar ese mundo material para adorarlo sin tener que ser manchado por el contacto con ello. Esto se hizo por medio de una relación de agencia, con Yeshúa (אֵת) actuando como el Agente Principal.

No obstante, si nadie ha visto Yahweh el Padre en ningún tiempo, entonces quién dio el Torá a Israel en el Monte Sinaí?

Sin embargo, si nadie ha visto a Yahweh el Padre, en ningún momento, ¿quién le dio la Torá a Israel en el Monte Sinaí?

Shemot (Éxodo) 19:16-22
18 Pues el Monte Sinaí estaba totalmente cubierto de humo, porque Yahweh descendió sobre él en fuego. Su humo ascendió como el humo de un horno, y todo el monte se temblaba de gran manera.
19 Y cuando el sonido de trompeta sonaba largo y se hacía cada vez más fuerte, Moshe habló, y Elohim le contesto por voz.
20 Luego Yahweh descendió sobre el Monte Sinaí, encima del monte. Y Yahweh llamó a Moshe a la cima del Monte, y Moshe subió.

Solo pudo haber sido una manifestación de Yahweh quien le dio la Torá a Israel, sin embargo, esta manifestación aún era Yahweh, porque Él dijo no tener ningún otro elohim (‘di-ses’) ante Él.

Shemot (Éxodo) 20:2-3
2 «Yo soy Yahweh tu Elohim, quien te sacó de la tierra de Egipto, (y) de la casa de servidumbre.
3 ¡“No tendrás ningún otro elohim (di-oses) delante de Mí”!

Sin embargo, como veremos, mientras que las manifestaciones merecen ser temidos, y hasta adorados, nunca se debe orarles. Mientras uno puede adorar a Yeshúa, uno solo debe orar a Yahweh el Padre invisible.

En Shoftim (Jueces) 13, un malaj (mensajero o ángel) se manifiesta a los padres de Shimshon (Sansón) en la forma de un hombre. Sin embargo, noten que este mensajero se describe indistintamente como un hombre, un mensajero y como el propio Elohim.

Shoftim (Jueces) 13:2-23
2 Había cierto hombre de Zora, de la familia de la tribu de Dan, que se llamaba Manoa; y su esposa estaba estéril y no tenía hijos.
3 Y el mensajero de Yahweh apareció a la mujer y le dijo. “He aquí que tú eres estéril, y no has tenido hijos, pero vas a concebir y darás luz a un hijo.
4 “Por lo tanto, por favor cuídate de no tomar vino ni bebida similar, y de no comer nada impuro.
5 “Porque he aquí, concebirás y darás luz a un hijo. Y ninguna navaja pasará por su cabeza, porque el niño será un Nazareno para Elohim desde el vientre; y comenzará a liberar a Israel de la mano de los filisteos.”
6 Entonces la mujer vino y le contó a su esposo, diciendo, “Un Hombre de Elohim vino a mi, y Su aspecto era como la semblanza de un mensajero de Elohim, muy asombroso; pero no le pregunté de dónde era, y no me dijo Su nombre.
7 Y me dijo “He aquí, que tú concebirás y darás luz a un hijo. Ahora no tomes vino ni bebida similar, ni comas nada impuro, porque el niño será Nazareno para Elohim desde el vientre hasta el día de su muerte”.
8 Entonces Manoa oró a Yahweh, y dijo, “O Adonai, por favor permita que el Hombre de Elohim a quien enviaste, vuelva con nosotros de nuevo y nos enseñe lo que debemos hacer para el niño que nacerá”.
9 Y Elohim escuchó la voz de Manoa, y el mensajero de Elohim vino a la mujer nuevamente mientras que estaba sentada en el campo; pero Manoa su esposo no estaba con ella.
10 Luego la mujer corrió rápidamente y le contó a su esposo, y le dijo, ¡“Mira, el Hombre que vino a mi el otro día se me acaba de aparecer”!
11 Entonces Manoa se levantó y siguió a su esposa. Cuando llegó con el Hombre, le dijo, ¿”Eres Tú el Hombre que habló con esta mujer”?
Y Él dijo, “Yo soy”.
12 Manoa dijo, ¡“Ahora que tus palabras se lleven a cabo! ¿Cuál debe ser la manera de vivir del niño, y su trabajo”?
13 Entonces el mensajero de Yahweh le dijo a Manoa, ”De todo lo que le digo a esta mujer que haga que tenga cuidado.
14 Ella no puede tomar vino ni bebida similar, ni comer nada impuro. Todo lo que le he ordenado, que ella lo guarde”.
15 Luego Manoa le dijo al mensajero de Yahweh, “Te ruego nos permitas detenerte, y Te prepararemos un cabrito”.
16 Y el mensajero de Yahweh le dijo a Manoa, “Aunque me detengas, no comeré tu comida. Pero si ofreces una ofrenda quemada, lo debes ofrecer a Yahweh.” (Porque Manoa no sabía que Él era el mensajero de Yahweh).
17 Luego Manoa le dijo al Mensajero de Yahweh, ¿”Cuál es Tu nombre, para que cuando Tus palabras se lleven a cabo podemos honrarte”?
18 Y el Mensajero de Yahweh le dijo, ¿”Por qué preguntas Mi nombre, viendo que es Maravilloso”?
19 Entonces Manoa llevó el cabrito con la ofrenda de grano, y los ofreció en una piedra a Yahweh. E hizo algo asombroso mientras que Manoa y su esposa miraban —
20 ocurrió mientras la flama subía hacia el cielo del altar — el mensajero de Yahweh ¡ascendió en la flama del altar!
Cuando Manoa y su esposa vieron esto, se postraron en la tierra.
21 Cuando el Mensajero de Yahweh ya no apareció a Manoa y su esposa, entonces Manoa supo que Él era el Mensajero de Yahweh.
22 Y Manoa le dijo a su esposa, ¡“Seguramente vamos a morir porque hemos visto a Elohim”!
23 Pero su esposa le respondió, “Si Yahweh hubiera querido matarnos, no habría aceptado una ofrenda quemada y una ofrenda de gran de nuestras manos, ni nos habría mostrado todas estas cosas, ni nos habría dicho tales cosas como estas en este tiempo”.

En el versículo 18, el mensajero nos dice que Su nombre es Maravilloso. Noten la semejanza a Ieshayahu (Isaías 9:6).

Ieshayahu (Isaiah) 9:6
6 Porque un niño nos nació, se nos dio un hijo; Y el gobierno estará sobre su hombro. Y su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, Poderoso Elohim, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Esta referencia en Isaías 9:6 solo puede ser Yeshúa, la manifestación de Elohim, porque ningún niño humano mortal fue llamado Poderoso Elohim o Padre Eterno.

Aún Más Manifestaciones:

Tal vez la manifestación más obvia de La Escritura es cuando Yeshúa y los dos mensajeros aparecieron a Avraham justo antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra. La manifestación de Yahweh está alternativamente descrito como un hombre, un mensajero, y como Yahweh. En contraste, los otros mensajeros se describen intercambiablemente como mensajeros y como hombres (pero nunca como Yahweh).

Bereshit (Génesis) 18:1-19:25
1 Después Yahweh se le apareció junto al encinar de Mamre, estando él sentado en la puerta de su tienda en el calor del día.
2 Entonces él (Avraham) alzó sus ojos y miró, y ¡he aquí! Tres hombres estaban de pie junto a él; y cuando los vio, corrió desde la entrada de la tienda para recibirlos, y se postró en la tierra,
3 y dijo, “Adonai, si he encontrado favor en Tus ojos, no pases de largo junto a tu siervo.
4 Permita que se traiga un poco de agua, y se laven sus pies, y descansen abajo del árbol.
5 Y les traeré un bocado de pan, para que refresquen tus corazones. Después de eso podrán pasar, por cuanto has venido a tu siervo”.
Ellos dijeron, “Haz lo que has dicho”.
6 Entonces Avraham entró apresuradamente a la tienda con Sarah y le dijo, “¡De prisa, toma tres medidas de harina fina; amásala y prepara pan!”
7 Y Avraham corrió a la manada, tomó un becerro tierno y bueno, se lo dio a un joven y se apresuró para prepararlo.
8 Después tomó mantequilla y leche y el becerro que había preparado, y lo puso delante de ellos; y se paró junto a ellos debajo del árbol mientras comían.

Noten que Yahweh se describe como Yahweh en el versículo 1, pero en el versículo 2 se describe como un hombre. Esta tendencia de intercambiabilidad continúa.

13 Y Yahweh dejo a Avraham, “¿Por qué se rió Sarah, diciendo, ‘Será cierto que he de dar luz, siendo ya vieja?’
14 ¿Acaso hay alguna cosa imposible para Yahweh? Al tiempo señalado regresaré contigo, de acuerdo al tiempo de la vida, y Sarah tendrá un hijo”.
15 Pero Sarah lo negó, diciendo, “no me reí”, porque tenía miedo.
Y él dijo, “No, pero sí te reíste”.
16 Luego los hombres se levantaron de ahí y miraron hacía Sodoma, y Avraham iba con ellos para acompañarlos en su camino.
17 Y Yahweh dijo, Le ocultaré a Avraham lo que estoy haciendo,
18 habiendo de ser que Avraham se convertirá en una nación poderosa, y todas las naciones de la tierra lo bendecirán?
19 Porque lo he conocido, para que él pueda ordenar a sus hijos y a su casa después de él, para que guarden el Camino de Yahweh, para hacer justicia y juicio, que Yahweh le haga venir a Avraham lo que ha hablado acerca de él”.
20 Y Yahweh dijo, “Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra es grande, y por su pecado que es muy grave,
21 Descenderé ahora y veré si realmente han hecho todo de acuerdo al clamor que Me ha llegado; y si no, Yo lo sabré”.
22 Luego (dos de) los hombres partieron de allí y fueron hacia Sodoma, pero Avraham se quedó de pie ante Yahweh.
23 Y Avraham se acercó y dijo, “También destruirías a los justos junto con los malvados”?

Después de que Avraham suplica con la manifestación de Yahweh para salvar a la ciudad y su pariente Lot, llegamos al capítulo 19, donde los dos ‘hombres’ del versículo 22 vuelvan a parecer en el narrativo como mensajeros (ángeles) una vez más.

19:1 Ahora los dos mensajeros llegaron a Sodoma en la tarde, y Lot estaba sentado en el
portal de Sodoma. Cuando Lot los vio, se levantó a saludarlos, y se postró con su rostro hacia el suelo.

Los mensajeros se describen como hombres nuevamente, en el versículo 12.

Bereshit (Génesis) 19:12
12 Después los hombres le dijeron a Lot, ¿»Tienes aquí a alguno más? Yernos, tus hijos, tus hijas, y a todos tus parientes que tienes aquí en la ciudad — ¡sácalos de este lugar”!

Los hombres nuevamente se describen como mensajeros en el versículo 15.

15 Cuando amaneció, los mensajeros insistieron a Lot que apurara diciendo, “Levántate, toma tu esposa y a tus dos hijas que están aquí, para que no sean consumidos en el castigo de la ciudad”.

En el versículo 16, los dos mensajeros repentinamente vuelven a ser ‘hombres’ una vez más:

16 Y mientras demoró, los hombres tomaron su mano, la mano de su esposa, y las manos de sus hijas, Yahweh siendo misericordioso con él, y lo sacaron y lo pusieron afuera de la ciudad.

Es Yahweh quien es misericordioso con Lot. Noten una vez más que es Yahweh en la tierra quien invoca fuego de Yahweh desde los cielos (mostrando que por lo menos hay un Yahweh mayor y uno menor, o dos Yahweh).

23 El sol había salido sobre la tierra cuando Lot llegó a Zoar.
24 Luego Yahweh hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra, de parte de Yahweh desde los cielos.

A Quién Adorar: Y a Quién Orar

En Yejoshúa (Josué) 5, un hombre que se describe como “el Comandante del Ejército de Yahweh” le aparece a Josué hijo de Nun. Josué lo adora, pero no ora a Él. Esto es porque una manifestación de Yahweh se puede adorar, pero nunca se debe orarle. Esto es un punto muy importante; uno solo debería de orar a Yahweh el Padre, como Yahweh el Padre es mayor que todos (y todas las oraciones pertenecen sólo a Él).

Yehoshúa (Josué) 5:13-15
13 Y Aconteció, cuando Josué estaba cerca de Jericó, que levantó su vista y miró, a un Hombre delante de él con su espada desvainada en Su mano. Y Josué se le acercó y le dijo a Él, ¿”Estás a favor de nosotros o a favor de nuestros adversarios”?
14 Entonces Él respondió, “No, pero como Comandante del Ejército de Yahweh he venido ahora”.
Y Josué se postró de rostro en la tierra y lo adoró, y le dijo ¿”Qué dice Adonai a Su siervo?”
15 Luego el Comandante del ejército de Yahweh le dijo a Josué, “Quita tus sandalias de tu pies, porque el lugar donde estás parado es apartado”.

Así como Moshe se quitó su calzado en la presencia de la zarza quemándose, Josué se quitó calzado, porque la presencia del Comandante del Ejército de Yahweh, se había apartado el suelo. Sin embargo, así como Moshe nunca oró a la zarza ardiente, Josué nunca oró al Comandante de los ejércitos de Yahweh.

Lo que deberíamos aprender de esto es que mientras que debemos de adorar a Yeshúa, debemos de recordar nunca orar a Él (sino sólo a Yahweh). También nunca debemos orar a ningún ser humano (o a ningún ser que no sea Yahweh el Padre invisible). Por ejemplo, nunca deberíamos orar a ninguno de los apóstoles, o a Miriam (María).

Porque ningún ser visible manifestado es el Padre invisible en el cielo, ningún ser terrenal es digno de nuestras oraciones: sólo el Padre invisible en el trono en el cielo es digno de nuestras oraciones.
Malajim (ángeles, mensajeros o emisarios) deben ser tratados similarmente a los seres humanos. Mientras que los debemos de respetar, Revelación nos muestra que nunca debemos de orar a ellos, ni siquiera adorarlos, porque también son compañeros siervos del Altísimo.

Hitgalut (Revelación) 22:8-9
8 Yo, Yojanán, vi y escuché estas cosas. Y cuando escuché y vi, me postré para adorar ante los pies del mensajero que me mostró estas cosas.
9 Luego él me dijo, ¡“Mira que no hagas eso! Porque yo soy tu compañero siervo, y de tus hermanos los profetas, y de aquellos que guarden las palabras de este libro! Adora a Elohim ¡(a cambio de)!”

Aquí están los cuatro niveles:

Quién: ¿Adorar? ¿Orar a?
Yahweh el Padre Si Si
Manifestación Si No
Malaj No No
Gente No No

Nunca deberíamos adorar a seres creados, tales como malajim, Miriam (María), o ninguno de los santos.

Además, mientras que debemos adorar seres manifestados (tales como Yeshúa o el Comandante del ejército de Yahweh) nunca debemos de orar a ellos. Nuestras oraciones solo pertenecen a Yahweh Elohim, quien creó (y crea) a todos nosotros.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give