Chapter 6:

Acerca de los Sacrificios

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

Muchos eruditos enseñan que debido a que Yeshúa murió por nuestros pecados, los sacrificios de animales escritos en la Torah ahora se eliminan. Otros cuestionan esto, señalando que cómo Yeshúa dijo que ninguno de los mandamientos de la Torah (las Leyes de Moisés) pasaría mientras el cielo y la tierra aún existieran.

Matityahu (Mateo) 5:17-19
17 «No pienses que vine a destruir la Torah ni a los Profetas. No vine a destruir, sino a cumplir (es decir, en cumplimiento de parte de ellos).
18 Porque con seguridad os digo que hasta que el cielo y la tierra pasen, ni una jota o tilde pasarán de la Torah hasta que todo se cumpla.
19 Por lo tanto, quien rompa uno de los mandamientos más pequeños, y así lo enseñe, será llamado menos en el reino de los cielos; pero quienquiera que haga y los enseñe, será llamado grande en el reino de los cielos.»

Si Yeshúa nos dice que la Torah sigue en vigor, ¿qué debemos hacer con respecto a los sacrificios de animales que se les dijo a Israel que ofrecieran diariamente en el tabernáculo (o templo)? ¿Deberíamos ofrecerles hoy? Puesto que el templo ya no está en pie, ¿debemos esperar hasta que se reconstruya el templo, como se profetizó en Ezequiel 40-46? ¿O incluso se nos permitirá ofrecer sacrificios de animales, ya que Yeshúa murió por nuestros pecados?

El tema de los sacrificios de animales está muy cargado, y muchas personas tienen fuertes convicciones. Sin embargo, reconozcamos que la palabra de Yahweh es la autoridad suprema, y que necesitamos creer lo que dice. Con esto en mente, vamos a examinar la historia de los sacrificios de animales, porque nos mostrará algunas cosas importantes.

Muchos creen que los sacrificios y las ofrendas quemadas sólo se pueden ofrecer en un templo o tabernáculo, sin embargo, la Torah nos muestra que los sacrificios y las ofrendas quemadas se hicieron mucho antes de que se construyera el tabernáculo. Por ejemplo, tanto Caín como Abel hicieron ofrendas a Yahweh.

Génesis 4:3-5
3 Y en el proceso del tiempo aconteció que Qayin (Caín) trajo una ofrenda del fruto de la tierra a Yahweh.
4 Hevel (Abel) también trajo del primogénito de su rebaño y de su grasa. Y Yahweh respetó a Hevel y a su ofrenda,
5 pero no respetó a Qayin y a su ofrenda. Y Qayin estaba muy enojado, y su rostro cayó.
3 וַיְהִי מִקֵּץ יָמִים | וַיָּבֵא קַיִן מִפְּרִי הָאֲדָמָה מִנְחָה לַיהוָה:
4 וְהֶבֶל הֵבִיא גַם הוּא מִבְּכֹרוֹת צֹאנוֹ וּמֵחֶלְבֵהֶן | וַיִּשַׁע יְהוָה אֶל הֶבֶל וְאֶל מִנְחָתוֹ:
5 וְאֶל קַיִן וְאֶל מִנְחָתוֹ לֹא שָׁעָה | וַיִּחַר לְקַיִן מְאֹד וַיִּפְּלוּ פָּנָיו

No todos los comentaristas están de acuerdo en el por qué Yahweh aceptó el sacrificio de Hevel (Abel), pero rechazó el de Qayin (Caín). Sin embargo, puede haber tenido que ver con el hecho de que Hevel trajo sus primicias a Yahweh. En otras palabras, Hevel devolvió a Yahweh de las primeras cosas que Yahweh le dio, mientras que Qayin no lo hizo. Esto indica que la condición del corazón de Hevel era más devota que la de Qayin, y sabemos que lo que Yahweh realmente mira es el corazón.

Shemuel Alef (1o Samuel) 16:7
7 Pero Yahweh le dijo a Samuel: «No mires su apariencia ni su estatura física, porque yo lo he rechazado. Porque Yahweh no ve como el hombre ve; porque el hombre mira la apariencia exterior, pero Yahweh mira el corazón.

A pesar del hecho de que no existía ningún templo en su época, Noach (Noé) también construyó un altar a Yahweh, y ofreció ofrendas quemadas sobre él.

Bereshit (Génesis) 8:20
20 Entonces Noé construyó un altar a Yahweh, y tomó de cada animal limpio y de cada ave limpia, y ofreció ofrendas quemadas en el altar.

De manera similar, tampoco había templo en los días de Avraham, sin embargo, esto no impidió que Avraham ofreciera sacrificios a Yahweh. Por un solo ejemplo, consideremos la atadura de Isaac (Akeidah).

Bereshit (Génesis) 22:13
13 Entonces Abraham levantó los ojos y miró, y detrás de él había un carnero atrapado en un matorral por sus cuernos. Así que Abraham fue y tomó el carnero, y lo ofreció para una ofrenda quemada en lugar de su hijo.

Los sacrificios no se limitan sólo a las ofrendas quemadas. Además de hacer sacrificios y ofrendas quemadas a Yahweh directamente, Avraham también diezmó a Melquisedec.

Bereshit (Génesis) 14:18-20
18 Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino. Él era el sacerdote de Elohim Altísimo.
19 Y lo bendijo y dijo: «Bendito sea Abram de Elohim Altísimo, poseedor del cielo y de la tierra;
20 Y bendito sea Elohim Altísimo, que ha entregado a vuestros enemigos en vuestras manos.» Y le dio un diezmo de todo.

Dos generaciones más tarde, el nieto de Avraham, Yaakov (Jacob), también ofreció sacrificios directamente a Yahweh.

Bereshit (Génesis) 31:54
54 Entonces Yankov ofreció un sacrificio en la montaña, y llamó a sus hermanos a comer pan.

Y además de los sacrificios que ofreció, Yaakov también diezmó, tal como lo había hecho su abuelo Avraham.

Bereshit (Génesis) 28:20-22
20 Entonces Yaakov hizo un voto, diciendo:
«Si Elohim va a estar conmigo, y mantenerme de esta manera que voy, y me da pan para comer y ropa para poner,
21 para que vuelva a la casa de mi padre en paz, Entonces Yahweh será mi Elohim.
22 Y esta piedra que he puesto como pilar será la casa de Elohim, y de todo lo que me das, seguramente te daré una décima.»

Aunque sabemos que Avraham diezmó a Melquisedec, la Escritura no nos dice a quién diezmo Yaakov; sin embargo, debido a que los hebreos son personas muy orientadas a la tradición, bien puede haber sido que Yaakov también dio sus diezmos a la Orden de Melquisedec.

Sin embargo, ¿por qué Avraham y Ya’akov ambos dieztarían, y aún así ofrecerían sacrificios a Yahweh por su cuenta? ¿Y cómo podrían ofrecer sacrificios sin un templo o tabernáculo? ¿Y qué tiene que decir esto acerca de si debemos o no ofrecer sacrificios ahora, sin templo, y después del sacrificio de Yeshúa por nuestros pecados?

Para responder a estas preguntas, primero veamos el ejemplo que nos dieron los apóstoles en el siglo I.

Muchos eruditos enseñan que el sacrificio de Yeshúa eliminaba cualquier necesidad presente o futura del sistema del sacrificio de animales. Sin embargo, en oposición a esto (y como explicamos en el estudio de Israel Nazareno), los apóstoles continuaron ofreciendo sacrificios de animales en el templo mientras el templo aún se mantuviera. Por ejemplo, el apóstol Shaul (Pablo) se afeitó la cabeza en Hechos 18:18, porque previamente había hecho un voto.

Ma’asim (Hechos) 18:18
18 Y habiendo permanecido muchos días más, habiendo tomado el permiso de los hermanos, Shaul navegó a Siria, habiendo afeitado la cabeza; porque había (tomado) un voto.

El único voto que requiere afeitarse la cabeza es el voto nazareno, que está registrado en el capítulo seis de Números. El voto nazareno es un estudio muy rico, y discutimos el voto nazareno con más detalle en Yeshúa el nazareno célibe (que es el próximo estudio en este libro). Sin embargo, para nuestros propósitos aquí, lo que vemos es que como parte de su voto, el nazareno debe abstenerse de todo contacto con los muertos.

Bemidbar (Números) 6:6
6 Todos los días que se aparta para Yahweh no se acercará a un cadáver.

Sin embargo, si alguien muere muy repentinamente a su lado, debe afeitarse la cabeza y llevar dos palomas tórtolas o dos palomas jóvenes al tabernáculo o templo. Uno de ellos es para una ofrenda quemada (versículo 11), y el otro es para una ofrenda por el pecado (versículo 11). Entonces también se supone que el nazareno traerá un cordero como ofrenda de transgresión (versículo 12).

Bemidbar (Números) 6:9-12
9 ‘Y si alguien muere muy repentinamente a su lado, y profana su cabeza consagrada, entonces se afeitará la cabeza el día de su purificación; en el séptimo día se lo afeitará.
10 Entonces, en el octavo día, traerá dos palomas tórtolas o dos palomas jóvenes al sacerdote, a la puerta del Tabernáculo de Reunión;
11 y el sacerdote ofrecerá uno como ofrenda por el pecado y el otro como ofrenda quemada, y expiará por él, porque pecó con respecto al cadáver; y santificará su cabeza ese mismo día.
12 Consagrará a Yahweh los días de su separación, y traerá un cordero macho en su primer año como ofrenda de transgresión; pero los días anteriores se perderán, porque su separación fue profanada.

El voto nazareno también se puede tomar durante un período de tiempo determinado. Cuando uno separa (termina) un voto nazirita, uno luego se afeita la cabeza, y sube a la casa de Yahweh, y ofrece sacrificios de animales en purificación.

Bemidbar (Números) 6:13-18
13 ‘Ahora bien, esta es la Torah del Nazareno: Cuando se cumplan los días de su separación, será llevado a la puerta del tabernáculo de reunión.
14 Y presentará su ofrenda a Yahweh: un cordero macho en su primer año sin mancha como ofrenda quemada, un cordero de oveja en su primer año sin mancha como ofrenda de pecado, un carnero sin mancha como ofrenda de paz, 15 una cesta de pan sin levadura, pasteles de harina fina mezclados con aceite, obleas sin levadura ungidas con aceite, y su oferta de granos con sus ofrendas de bebidas.
16 ‘Entonces el sacerdote los traerá delante de Yahweh y ofrecerá su ofrenda de pecado y su ofrenda quemada;
17 y ofrecerá el carnero como sacrificio de una ofrenda de paz a Yahweh, con la cesta de pan sin levadura; el sacerdote también ofrecerá su ofrenda de granos y su ofrenda de bebidas.
18 Entonces el nazareno afeitará su cabeza consagrada en la puerta del Tabernáculo de Reunión, y tomará el pelo de su cabeza consagrada y lo pondrá en el fuego que está abajo del sacrificio de la ofrenda de paz.’

El versículo 14 nos dice que el que termina el voto nazareno debe ofrecer un cordero de oveja en su primer año como ofrenda por el pecado. Por lo tanto, cuando Shaul pagó para separar los votos nazarenos de sí mismo y de otros cuatro hombres en Hechos 21 (arriba), estaba pagando por cinco sacrificios de pecado.

Como Shaul era tan devoto, todo lo que hacía estaba orientado a complacer y obedecer a Yahweh. Por lo tanto, si Hechos 18:18 nos dice que Shaul se afeitó la cabeza «porque había hecho un voto», y si el voto nazareno es el único voto en las Escrituras que requiere que uno se afeita su cabeza, entonces el voto que Shaul terminó probablemente era un voto nazareno.

Ma’asim (Hechos) 18:18
18 Y habiendo permanecido muchos días más, habiéndose despedido de los hermanos, Shaul navegó a Siria, habiéndose afeitado la cabeza; porque había (tomado) un voto (Nazareno).

En Números 6 (arriba), se nos dice que además de afeitarse la cabeza, el que termina (separa) su voto nazareno tuvo que llevar sus sacrificios de animales a la puerta del tabernáculo (o templo). Dado que el templo estaba en Jerusalén en los días de Shaul, obviamente esto significaba que Shaul tendría que subir a Jerusalén poco después de afeitarse la cabeza. Tres versículos más adelante, vemos que esto es precisamente lo que hace, ya que nos dice que tuvo que guardar la fiesta que se avecinaba «en Jerusalén».

Ma’asim (Hechos) 18:21
21 Pero se despidió de ellos, diciendo: «Por supuesto que es necesario que yo guarde la fiesta venidera en Jerusalén: ¡Pero yo volveré a vosotros, Elohim dispuesto!»
22 Y cuando aterrizó en Cesarea, y subió (a Jerusalén) y saludó a la asamblea, bajó a Antioquía.

Cuando entendemos que Shaul mantuvo la Torah, entonces podemos ver que lo que realmente sucedió aquí fue que Shaul tenía un voto nazareno. O alguien había muerto a su lado, o de lo contrario los días de su voto se completaron, e iba a Jerusalén para ofrecer los sacrificios de animales por la purificación, como instruye la Torah.

Hay un segundo testigo de esto. Como explicamos en el estudio de Israel Nazareno, en algún momento Shaul debe haber tomado otro voto nazareno, porque la Escritura nos muestra que de nuevo se afeitó la cabeza en purificación unos tres capítulos más tarde, en Hechos Capítulo Veintiuno.

Hechos Capítulo 21 es el famoso enfrentamiento entre los apóstoles Yaakov (Jacob) y Shaul. Este pasaje nos dice que los de Jerusalén todavía eran muy celosos de la Torah; pero que estaban molestos con Shaul, porque se les había dicho que él enseñaba en contra de ello.

Ma’asim (Hechos) 21:20-22
20 Y al oír, glorificaron a Yahweh, y dijeron: «¡Ves, hermano, cuántas miríadas de judíos hay que han creído (en Yeshúa), ¡y todos son celosos de la Torah!
21 «Pero se les informó acerca de vosotros, que tú (ahora) enseñas contra (la Torah de) Moshé, diciéndoles a todos los judíos de todas las naciones que no circunciden a sus hijos, ni que caminen según las costumbres (hebraicas).
22 «¿Qué, entonces, es? En todo caso (es decir, festivales de peregrinación), una multitud debe unirse; y ellos (seguramente) escucharán que usted ha venido.

Como explicamos en Israel Nazareno, el Apóstol Kefa (Pedro) nos dice que las epístolas de Shaul son Escritura, pero que son fácilmente malinterpretadas (2 Kefa 3:15-17), y que incluso en el siglo I hubo quienes malinterpretaron sus escritos. Del pasaje anterior, parece que incluso los apóstoles en Jerusalén encontraron las cartas de Shaul confusas, razón por la cual sintieron la necesidad de confrontarlo y averiguar si estaba enseñando en contra de la Torah o no.

La Escritura es compacta: no pierde espacio diciéndonos cosas que podemos resolver por nosotros mismos con un poco de estudio. Por lo tanto, mientras que la Escritura no graba toda la conversación, parece que de una vez que Yaakov se convenció de que Shaul enseñaba a la Torá, Yaakov le dijo a Shaul que era muy importante demostrar esto a la gente. Por lo tanto, Yaakov le dijo a Shaul que mientras fuera a ser purificado de su propio voto nazareno, también debería pagar los gastos de otros cuatro hombres que también estaban siendo purificados de sus votos nazarenos.

Ma’asim (Hechos) 21:23-24
23 «Entonces haz esto, lo que te decimos: Hay cuatro hombres (aquí, además de ti, también) que tienen un voto (Nazareno) sobre sí mismos:
24 Tómalos, sé purificado con ellos, y (tú) pagad sus gastos (para que ellos (también) se afeitan la cabeza:
Y entonces todos sabrán que lo que se les ha dicho de ti no es nada; pero que usted mismo camina ordenadamente, guardando la (completa) Ley (de Moisés).»

Como ya hemos visto, se necesitan al menos tres sacrificios de animales separados para separar un voto nazareno. Por lo tanto, se necesitaron quince sacrificios de animales para separar todos los votos nazarenos aquí. En términos del siglo I, quince animales habrían sido un gran gasto. Si Shaul hubiera creído que el sacrificio de Yeshúa acababa con la necesidad de tales sacrificios de animales, nunca habría aceptado pagar este gasto (ni lo hubiera instado Yaakov a hacerlo).

Sin embargo, mientras que el capítulo veintiuno de Hechos nos muestra que los apóstoles todavía ofrecían sacrificios de animales en el templo, muchas personas tienen preguntas acerca de por qué los apóstoles harían eso, a la luz del sacrificio perfecto de Yeshúa por nuestros pecados. Muchos creyentes piensan que habría sido una ofensa o una blasfemia para Yeshua, si los apóstoles ofrecieran sacrificios de animales en el templo. La razón de esto es probablemente porque hay tanto malentendido sobre el sistema de sacrificio.

Si bien un examen completo del sistema de sacrificios está fuera del alcance de este estudio, la Escritura nos muestra que el sistema de sacrificios nunca tuvo la intención de quitar el pecado. Como veremos, el sistema de sacrificios sólo tenía la intención de recordarnos que no pecáramos.
Y sin embargo, ¿qué es exactamente el pecado? En hebreo, la palabra ‘pecado’ es ‘chatah’ (חֲטָאָה).

H:2403 chatta’ah (khat-ta-a’); o chatta’th (khat-tath’); de H:2398; una ofensa (a veces pecado habitual), y su pena, ocasión, sacrificio o expiación; también (concretamente) un infractor:

Cuando buscamos la referencia a la palabra raíz en H:2398, vemos que el pecado esta «errando el blanco’.

H:2398 chata’ (kha-ta’); una raíz primitiva; correctamente, para perderse; por lo tanto (figurativa y generalmente) al pecado; por inferencia, para perder, falta, expiar, arrepentirse, (causalmente) desviar, condenar:

Es interesante que el pecado ‘erra al blanco’, porque mientras que la palabra ‘Torah’ (תּוֹרָה) significa tanto ‘Instrucciones’ como ‘Ley’, proviene de una palabra raíz que significa, entre otras cosas, ‘disparar’.

La definición base en Strong no es muy completa.

H:8451 towrah (a-ra’); o torah (to-ra’); de H:3384; un precepto o estatuto, especialmente el Decálogo o Pentateuco:

Buscando la palabra raíz en H:3384, comenzamos a ver esta idea de ‘golpear (en lugar de errar) la marca.’

H:3384 yarah (ya-ra’); o yara’ (ya-ra’); una raíz primitiva; correctamente, fluir como agua (es decir, a la lluvia); transitivamente, para poner o lanzar (especialmente una flecha, es decir, para disparar); figurativamente, para señalar (como si apuntando el dedo), para enseñar:

Mantener las instrucciones de Yahweh es ‘golpear la marca’. Llegar a la marca es caminar ante Yahweh perfectamente, incluso como Yeshúa caminó. Sin embargo, Shaul nos dice que todos hemos pecado, y que todos ‘erramos al blanco’ regularmente.

Romim (Romanos) 3:23
23 porque todos han pecado y se han quedado cortos de la gloria de Elohim…

Incluso cuando hacemos todo lo posible, todos erramos al blanco de muchas maneras; y por lo tanto necesitamos el favor de Yahweh (gracia) para cubrir nuestras deficiencias.

Cuando aceptamos a Yeshúa como nuestro Salvador y Mesías personal, y cuando comenzamos a hacer todo lo posible para caminar aun cuando el caminaba, entonces nuestros pecados pasados y presentes son completamente perdonados; y nuestros pecados futuros involuntarios también son perdonados, siempre y cuando sigamos haciendo todo lo posible.

Esto, sin embargo, no altera el hecho de que todavía somos personas imperfectas, y que todos todavía cometemos errores. Aun cuando hagamos todo lo posible para caminar ante Él correctamente, escuchando y obedeciendo Su voz, aún no lograremos ‘errar el blanco’ de vez en cuando. Es precisamente estos tiempos que pecamos, y el pecado requiere alguna forma de expiación terrenal.

Hebreos 10:3-4 nos dice que la sangre de toros y cabras nunca pudo quitar pecados.

Ivrim (Hebreos) 10:3-4
3 Pero en estas ofrendas es (sólo) un recordatorio de los pecados año tras año;
4 Porque es imposible que la sangre de toros y cabras quite los pecados.

Mientras que la iglesia cristiana utiliza este pasaje como un supuesto «texto de prueba» que Yeshúa vino a eliminar el sistema de sacrificio de animales; en realidad, lo contrario es cierto.

Israel se define operacionalmente como aquellos que se esfuerzan por guardar las instrucciones de Yahweh (Torah). Se supone que aquellos que no se esfuerzan por mantener las Instrucciones de Yahweh deben abandonar el campamento (de una manera u otra), para que el campamento siga siendo puro y la próxima generación de niños pueda crecer rectos y puros.

Puesto que se supone que todo Israel teme a Yahweh, se supone que todo Israel debe esforzarse por permanecer en Sus buenas gracias. Por lo tanto, cada vez que un israelita erra al blanco (pecados), todo lo que uno debe hacer es llamar suavemente el asunto a su atención. Puesto que se supone que el que está pecado teme a Yahweh, se supone que se apresura a corregirse a sí mismo, para que no sea separado de Israel. Por lo tanto, no se supone que el castigo externo sea necesario.

Dado que se suponía que el castigo no era necesario en una tierra donde los hermanos se esforzaban diligentemente por permanecer en las mejores gracias de Yahweh, los sacrificios de pecado sólo tenían la intención de servir como un recordatorio físico a quien había pecado, no para cometer los mismos errores de nuevo.

En otras palabras, el sacrificio del pecado sirvió como una dura lección para el pecador de que el salario del pecado es la muerte; y también sirvió para llevar a casa el punto de que, a excepción del favor de Yahweh (gracia), el precio por tan poco como cometer un error con respecto a obedecer la Torah no era sólo ser separado de Israel, sino también ser separado de la vida eterna.

Romim (Romanos) 6:23
23 Porque el salario del pecado es la muerte, pero el don de Elohim es la vida eterna en el Mesías Yeshúa nuestro Adón.

Es importante recordar que tanto Levítico 4 como Números 15 nos dicen que los sacrificios de pecado sólo tenían la intención de servir para recordarnos los pecados que se cometieron accidentalmente o sin saberlo.

Vayiqrá (Levítico) 4:13-14
13 «‘Ahora bien, si toda la congregación de Israel peca involuntariamente, y la cosa está oculta a los ojos de la asamblea, y han hecho algo contra cualquiera de los mandamientos de Yahweh en cualquier cosa que no deba hacerse y que sea culpable;
14 cuando se conozca el pecado que han cometido, entonces la asamblea ofrecerá un toro joven por el pecado, y lo llevará ante el tabernáculo de reunión.'»

Por el contrario, Números 15:30 nos dice que el castigo por desobedecer a la Torá con una ‘mano alta’ (o para la rebelión) siempre fue la muerte.

Bemidbar (Números) 15:30
30 ‘Pero la persona que hace cualquier cosa con mano alta, ya sea nativo o extranjero, que uno trae reproche a Yahweh, y será separado de entre su pueblo.

En efecto, la única vez que el pecado es perdonado es cuando el pecador se arrepiente de su pecado, y regresa a la obediencia. En otras palabras, el pecado sólo se perdona una vez que el pecador deja de ‘errar al blanco’, y comienza a ‘golpear la marca’ de nuevo, porque sólo entonces está caminando en rectitud.

El infame pecado del rey David con Betsabé fue intencional y premeditado; sin embargo, también estaba en negación. David no se propuso rebelarse contra Yahweh, ni desafiar flagrantemente la autoridad de Yahweh. Más bien, sus acciones fueron cometidas en la llamada «sangre caliente»; y cuando el profeta Natán finalmente rompió el muro de negación de David y le dejó claro su pecado, el rey David inmediatamente se arrepintió; y Yahweh perdonó su pecado.

Sin embargo, fíjate que a pesar del arrepentimiento del rey David, y a pesar del hecho de que Yahweh lo perdonó, todavía había una pena de muerte que pagar. El hijo del enlace ilícito entre David y Betsabé murió.

Shemuel Bet (2 Samuel) 12:15-19
15 Entonces Se fue Natán a su casa, y Yahweh golpeó al niño que la esposa de Urías dio a luz a David, y se enfermó. 16 David, entonces, rogó a Elohim por el niño, y David ayunó y entró y pasó la noche acostado en el suelo.
17 Y se levantaron los ancianos de su casa y fueron a él, para levantarlo del suelo. Pero no lo haría, ni comió comida con ellos.
18 Y aconteció que el niño murió. Y los siervos de David tenían miedo de decirle que el niño estaba muerto. Porque dijeron: «De hecho, mientras el niño estaba vivo, hablamos con él, y no hizo caso a nuestra voz. ¿Cómo podemos decirle que el niño está muerto? ¡Puede hacer algún daño!»
19 Cuando David vio que sus siervos susurraban, David percibió que el niño había muerto. Por lo tanto, David dijo a sus siervos: «¿Está muerto el niño?»
Y ellos dijeron, «Está muerto.»

La muerte del hijo de David y Betsabé sirvió como un poderoso recordatorio para que el rey David no pecara así de nuevo. Del mismo modo, la muerte del mejor animal macho semental sirve para recordar al que está ‘errando la marca’ a prestar más atención a Yahweh y a Su voz.
Entonces, ¿qué diremos de los apóstoles? Si bien sabían que la muerte de Yeshúa conducía al perdón de sus pecados en los reinos celestiales, también sabían que el concepto hebraico de la creencia está orientado a la acción. En el pensamiento hebraico, la creencia en Yeshúa requiere que uno obedezca toda la Instrucción (incluyendo los sacrificios de animales).

Ma’asim (Hechos) 21:20
20 Y al oír, glorificaron a Yahweh, y dijeron: «¡Ves, hermano, cuántas miríadas de judíos hay que han creído (en Yeshúa), ¡y todos son celosos de la Torah!»

Mientras que aquellos que creen y buscan diligentemente caminar tal como Yeshúa caminó son perdonados en los cielos, todos los que permanecemos aquí en la tierra somos imperfectos, y necesitamos recordatorios de vez en cuando. Es esta necesidad del recordatorio ocasional al que hablan los sacrificios del pecado.

No todo el mundo es el rey David, así que para un ejemplo mucho más mundano, supongamos que un templo existía hoy. También supongamos que usted es un ganadero, y que se ha quedado corto de la perfección, y ha cometido algún pecado involuntariamente. Cuando tu pecado se te ha dado a conocer, si no te arrepientes, entonces estas errando al blanco (y por lo tanto estas pecando). Por brutal que parezca, seguramente debes ser ejecutado, porque la única manera de mantener a la próxima generación de niños a salvo de los efectos de la levadura del pecado es mantener la pureza absoluta dentro de las fronteras de Israel. De una manera u otra, el mal debe ser purgado desde dentro del medio de Israel.

Por el contrario, si temes a Yahweh, entonces atesorarás tu oportunidad de recuperar tu estatus como parte de Su novia; y así, una vez que tu pecado sea llevado a tu atención, cambiarás rápida y ansiosamente.

Una vez que te has arrepentido, Yahweh perdona tu pecado. Siempre fue así; incluso en la época del rey David. Sin embargo, una vez que te perdonan, entonces se espera que te castigues a ti mismo. Debes llevar voluntariamente a tu mejor toro macho semental al Templo, y ofrézcalo en sacrificio a Yahweh. Entonces incluso debes comer parte de él, para que sientas verdadera repulsión por tu pecado.

La sangre de tu toro de premio más fino nunca puede quitarte tu pecado en los cielos; sólo la creencia en Yeshúa puede hacer eso. Sin embargo, la pérdida de tu mejor toro macho semental servirá como recordatorio de no pecar así de nuevo; es por eso que Hebreos 10:3-4 nos dice que estas ofrendas sirven sólo como un recordatorio para no pecar, en que es imposible que la sangre de toros y cabras quite los pecados.

Ivrim (Hebreos) 10:3-4
3 Pero en estas ofrendas es (sólo) un recordatorio de los pecados año tras año;
4 Porque es imposible que la sangre de toros y cabras quite los pecados.

La sangre de toros y cabras nunca puede hacernos caminar perfectamente ante nuestro Elohim, y nunca puede hacer que «golpeemos la marca». Sólo la sangre de Yeshúa puede hacer eso.

Mientras que la sangre de toros y cabras sólo sirve como recordatorio de no pecar, cuando de buen grado nos corrijamos cuando cometemos errores, y nos damos un buen castigo en recordatorio, entonces esto nos recordará no pecar; y luego podemos ‘golpear la marca’ de nuevo.

Como explicamos en Apocalipsis y en los tiempos finales, Ezequiel 40-46 profetiza que el Templo será reconstruido. Esto tomará lugar después de la Recolección y la Unificación Religiosa; y en ese día un hombre llamado ‘el príncipe’ comenzará a ofrecer sacrificios de animales de nuevo, incluyendo las ofrendas por el pecado.

Ezequiel 45:22-23
22 Y ese día el príncipe preparará para sí mismo y para todo el pueblo de la tierra un toro para una ofrenda por el pecado.
23 En los siete días de la fiesta preparará una ofrenda quemada a Yahweh, siete toros y siete carneros sin mancha, todos los días durante siete días, y un cabrito diariamente para una ofrenda por el pecado.
22 וְעָשָׂה הַנָּשִׂיא בַּיּוֹם הַהוּא בַּעֲדוֹ וּבְעַד כָּל עַם הָאָרֶץ | פַּר חַטָּאת:
23 וְשִׁבְעַת יְמֵי הֶחָג יַעֲשֶׂה עוֹלָה לַיהוָה שִׁבְעַת פָּרִים וְשִׁבְעַת אֵילִים תְּמִימִם לַיּוֹם שִׁבְעַת הַיָּמִים | וְחַטָּאת שְׂעִיר עִזִּים לַיּוֹם

Como explicamos en Apocalipsis y los Tiempos Finales, este príncipe no puede ser Yeshúa porque, entre otras cosas, el versículo 22 nos dice que ofrece sacrificios de pecado «por sí mismo». Quienquiera que sea este ‘príncipe’, también ofrecerá sacrificios de pecado en el Día de la Luna Nueva, y en los Shabats (sábados).

Yejezqél (Ezequiel) 45:17
17 «Entonces será parte del príncipe dar ofrendas quemadas, ofrendas de granos y ofrendas de bebidas, en las fiestas, las Lunas Nuevas, los Shabats y en todas las estaciones señaladas de la Casa de Israel. Preparará la ofrenda por el pecado, la ofrenda de granos, la ofrenda quemada y las ofrendas de paz para hacer expiación por la Casa de Israel.»

Así que si los apóstoles continuaron ofreciendo sacrificios de animales en el Templo mientras siga en pie, y si el príncipe del próximo Tercer Templo volverá a ofrecer sacrificios (incluyendo los sacrificios por el pecado) una vez que se reconstruya el Templo, ¿qué debemos hacer hoy, en la dispersión y en ausencia de un Templo?

En El Cambio de Sacerdocios, explicamos que dado que la Orden de Melquisedec sirvió a Yahweh antes de que existiera un Tabernáculo, es capaz de servir a Yahweh en ausencia de un Templo o Tabernáculo. Puesto que somos de la Orden de Melquisedec, la pregunta entonces se convierte en: «¿Deberíamos estar ofreciendo estos sacrificios hoy?»

Es difícil, si no imposible, responder a esta pregunta, ya que la Escritura no habla directamente de este asunto. Hay argumentos aparentemente buenos que se pueden hacer tanto a favor y en contra de los sacrificios de animales hoy en día.

En Deuteronomio 12, Yahweh nos da mandamientos que se aplican cuando vivimos en Su tierra.

Deuteronomio 12:1
1 «Estos son los estatutos y juicios que tendréis cuidado de observar en la tierra que Yahweh Elohim de vuestros padres os está dando para poseer, todos los días que vivas en la tierra.»
1 אֵלֶּה הַחֻקִּים וְהַמִּשְׁפָּטִים אֲשֶׁר תִּשְׁמְרוּן לַעֲשׂוֹת בָּאָרֶץ אֲשֶׁר נָתַן יְהוָה אֱלֹהֵי אֲבֹתֶיךָ לְךָ לְרִשְׁתָּהּ | כָּל הַיָּמִים אֲשֶׁר אַתֶּם חַיִּים עַל הָאֲדָמָה

Cuando vivimos en Su tierra, debemos llevar nuestros sacrificios al ‘lugar donde Yahweh nuestro Elohim elija’.

Deuteronomio 12:5-14
5 «Pero buscaréis el lugar donde Yahweh vuestro Elohim elija, de todas vuestras tribus, para poner Su nombre para Su morada; y ahí irás.»
5 כִּי אִם אֶל הַמָּקוֹם אֲשֶׁר יִבְחַר יְהוָה אֱלֹהֵיכֶם מִכָּל שִׁבְטֵיכֶם לָשׂוּם אֶת שְׁמוֹ שָׁם | לְשִׁכְנוֹ תִדְרְשׁוּ וּבָאתָ שָׁמָּה

Sabemos que Jerusalén era ese lugar, y Yahweh nos dice que Jerusalén volverá a ser ese lugar.

Zejariá (Zacarías) 2:12
12 Y Yahweh tomará posesión de Judá como Su herencia en la Tierra de los Conjuntos, y volverá a elegir Jerusalén.

Yahweh escogió a Judá como Su herencia y escogió Jerusalén ‘otra vez’ en 1948, con la creación del Estado de Israel. Por lo tanto, si Jerusalén es el lugar que Yahweh está eligiendo actualmente, entonces es lógico que cualquier sacrificio de animales que se haga en los tiempos de hoy sólo debe hacerse en Jerusalén.

Devarim (Deuteronomio) 16:5-6
5 «No podéis sacrificar la Pascua dentro de ninguna de vuestras puertas que Yahweh vuestro Elohim os da;
6 pero en el lugar donde Yahweh tu Elohim elige hacer que Su nombre permanezca, allí sacrificarás la Pascua en el crepúsculo, a la puesta del sol, en el momento en que saliste de Egipto.

Irónicamente, la Orden de Melquisedec puede ofrecer sacrificios sin un Templo; y por lo tanto, la Orden Melquisedeciana puede técnicamente ofrecer sacrificios en los tiempos actuales. Sin embargo, en 1948 Yahweh escogió a Judá, y ‘de nuevo’ ha elegido Jerusalén; y por lo tanto la Orden Melquisedeciana tiene prohibido hacer sacrificios en este momento.

También irónicamente, ya que la Orden judío-levítica (o en este caso la judía-rabínica) necesita un templo o tabernáculo en el que operar, pero actualmente no existe templo o tabernáculo, la casa de Judá tampoco es capaz de ofrecer sacrificios de animales en este momento. Por lo tanto, si bien ambas casas pueden sacrificar y comer carne, estos sacrificios no son «sacrificios».

Como mostramos en Apocalipsis y en los tiempos finales,en el momento de la recopilación, Yahweh tomará parte del sacerdocio de Melquisedec para los levitas también.

Yeshayahu (Isaías) 66:20-21
20 Entonces traerán a todos vuestros hermanos para una ofrenda a Yahweh de todas las naciones, en caballos y en carros y en camadas, en mulas y en camellos, a Jerusalén Mi montaña apartada», dice Yahweh, «mientras los hijos de Israel traen una ofrenda en un recipiente limpio a la casa de Yahweh. 21 Y también tomaré algunos de ellos como sacerdotes y levitas», dice Yahweh.

Es probable que en este momento el sistema de sacrificios será restablecido.

Mientras Yeshúa nuestra Pascua fue el sacrificio perfecto por el pecado, y mientras tomaba nuestros pecados sobre Sí mismo, y mientras nuestros pecados son perdonados en los cielos, la Escritura es clara que una vez que el Templo es restaurado, los sacrificios de animales se ofrecerán de nuevo, para que todos aquellos que se purificarían a sí mismos para ser parte de Su novia tendrán algunos medios para castigarse físicamente cuando pecan.

Yoél (Joel) 2:13-14
13 Rasga, pues, vuestro corazón y no vuestras vestiduras; vuelve a Yahweh tu Elohim, porque es clemente y misericordioso, lento a la ira, y de gran bondad; y cede de hacer daño.
14 ¿Quién sabe si se volverá y cederá, y dejará una bendición atrás de El — Una ofrenda de grano y una ofrenda de bebida para Yahweh tu Elohim?

Es el corazón por el que Yahweh está más preocupado; sin embargo, ¿qué dice acerca de nuestra condición del corazón si no estamos dispuestos a guardar todos Sus mandamientos? A muchos se les ha enseñado que el sistema de sacrificio de animales es cruel, a pesar de que usan cuero y comen carne. Pero, ¿qué dice acerca de nuestra condición del corazón si cuestionamos las estatuas y los juicios de Yahweh?

A cambio, ¿qué dice acerca de nuestra condición del corazón si estamos ansiosos por hacer lo que Yahweh dice; y para recordarnos a nosotros mismos que es sólo por el favor inmerecida de Yahweh, y por la sangre de Su único Hijo, que nosotros mismos hemos escapado de la pena final por el pecado?

Querido Aba Yahweh, por favor enséñanos a confiar en Tu Palabra. Por favor, volvamos nuestros corazones a Ti, y nos hacen confiar en Tus juicios; y seremos devueltos a Ti.

En el precioso nombre de Yeshúa,

Amén.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give