Chapter 2:

El Árbol del Conocimiento, el Árbol de la Vida

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

Apocalipsis 22:14 nos dice que aquellos que cumplan Sus mandamientos tendrán derecho al árbol de la vida, para que entren en las puertas de la ciudad (Jerusalem renovada).

Hitgalut (Apocalipsis) 22:14-15
14 Bienaventurados los que hacen Sus mandamientos, para que tengan derecho al árbol de la vida, y entren por las puertas de la ciudad.
15 Pero afuera están los perros y los hechiceros y los asesinos e idólatras y sexualmente inmorales, y quien ama y practica la mentira.

Pero ¿qué simboliza este árbol de la vida? Y, ¿por qué sería importante? Para averiguarlo, echemos un vistazo al árbol de la vida en el jardín del Edén.

Yahweh Elohim plantó un jardín hacia el este del Edén, y allí puso al hombre que había formado.

Bereshit (Génesis) 2:8-9
8 Yahweh Elohim plantó un jardín hacia el este del Edén, y allí puso al hombre que había formado.

En este jardín, Yahweh Elohim hizo crecer todo árbol agradable a la vista, y bueno para comer. En otras palabras, Adam (Adán) y Havvah (Eva) tendrían todo lo que necesitaban allí.

9a Y de la tierra Yahweh Elohim hizo crecer todo árbol que es agradable a la vista y bueno para comer.

Además, Yahweh puso dos árboles especiales en medio del Jardín del Edén. Estos dos árboles especiales fueron llamados el árbol de la vida, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

9b El árbol de la vida también estaba en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Yahweh le dijo a Adam que podía comer libremente de cada árbol (incluyendo el árbol de la vida) pero que no podía comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, porque en el día en que participara de él seguramente moriría.

Bereshit (Génesis) 2:15-17
15 Entonces Yahweh Elohim tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para cuidarlo y guardarlo.
16 Y Yahweh Elohim mandó al hombre, diciendo: «De cada árbol del jardín comerás libremente;
17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque en el día en que comas de él ciertamente morirás.»

Sin embargo, el Adversario tentó a la mujer, mostrándole que el árbol era bueno para comer, era agradable a los ojos, y era deseable hacerse sabio. Por lo tanto, a pesar de que Yahweh había puesto el árbol fuera de los límites, la idea parecía buena a sus ojos, y por eso mordió.

Bereshit (Génesis) 3:6a
6a Así que, cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era agradable a los ojos, y un árbol deseable para hacerse sabio, tomó de su fruto y comió.

En lugar de obedecer el mandamiento de Yahweh, Havvah participó del árbol del conocimiento del bien y del mal al decidir hacer lo que parecía bueno en sus propios ojos. Esto es lo que la Escritura nos manda no hacer, una y otra vez.

Bemidbar (Números) 15:39-40
39 «Y tendrás la borla, para que la mires y recuerdes todos los mandamientos de Yahweh y los hagas, y para que no sigas la prostitución a la que está inclinado tu propio corazón y tus propios ojos,
40 y para que recuerden y hagan todos Mis mandamientos, y sean apartados para su Elohim.»

En lugar de hacer lo que parece bueno o correcto a nuestros propios ojos (o a la vista de otros hombres), primero debemos buscar a Yahweh nuestro Elohim, y hacer lo que parece bueno a Su vista. Debemos tener cuidado de no usar nuestro intelecto limitado para averiguar lo que nos parece ‘correcto’, o para escuchar nuestro propio corazón, porque Yahweh nos dice que el corazón es desesperadamente inicuo y egoísta, y que nos llevará, cada vez, a tomar decisiones equivocadas.

Yirmeyahu (Jeremías) 17:9
9 «El corazón es engañoso por encima de todas las cosas, y desesperadamente inicuo.
¿Quién lo conocerá?»

En lugar de escuchar y obedecer las órdenes de Yahweh, la mujer se apoyó en su propio entendimiento e hizo lo que parecía correcto en sus propios ojos, tal como lo hace Israel continuamente.

Mishle (Proverbios) 3:5-6
5 Confía en Yahweh con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento;
6 Reconócelo en todos tus caminos, y Él dirigirá tus sendas.

Fue el acto mismo de usar su propio intelecto humano para decidir lo que era ‘bueno’ y ‘no bueno’ lo que condujo a la gran caída del favor (gracia). En otras palabras, fue el acto de tomar decisiones aparte de Yahweh lo que fue pecado.

Si nuestro trabajo como Israelitas Nazarenos es aprender a vencer el mundo, ¿qué es el mundo? Yojanán (Juan) nos dice que todo lo que hay en el mundo representa la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida.

Yojanán Alef (1° Juan) 2:16-17
16 Porque todo lo que hay en el mundo —la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida— no es del Padre, sino del mundo.
17 Y el mundo está muriendo, y la lujuria de él; pero el que hace la voluntad de Elohim permanece para siempre.

Si todo lo que hay en el mundo es la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida, entonces estas son las mismas cosas que debemos vencer, con Su ayuda.

Hay paralelismos entre lo que Havvah deseaba en el árbol del Conocimiento, y lo que Yojanán nos dice está en el mundo.

Bueno para el estómago  (comida) Lujuria de la carne
Agradable a los ojos Lujuria de los ojos
Deseable para hacerse sabio Orgullo de la vida

El árbol del conocimiento del bien y del mal, entonces, es simbólico de los placeres y las satisfacciones del mundo material. Si bien las cosas del mundo son deseables, y aunque Yahweh desea darnos todas estas cosas buenas, es importante que las obtengamos de la manera correcta.

Matityahu (Mateo) 6:31-33
31 «Por tanto, no se preocupen, diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Qué vestiremos?’
32 Porque todas estas cosas buscan los gentiles. Pero tu Padre celestial sabe que necesitas todas estas cosas.
33 Mas busca primero el reino de Elohim y Su justicia, y todas estas cosas te serán añadidas.»

Yahweh desea darnos todas las cosas buenas, si le servimos pacientemente. Mientras nos centramos en obedecerlo, debemos orar con paciencia y gozo, con acción de gracias.

Filipim (Filipenses) 4:6-7
6 No se preocupen por nada; más bien, en toda oración y súplica, con agradecimiento, sus peticiones sean dadas a conocer ante Elohim;
7 y la paz de Elohim, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y mentes a través del Mesías Yeshúa.

El árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal estaban «en medio» del jardín. Es decir, estaban en el centro.

9b El árbol de la vida también estaba en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Si el Jardín del Edén representa nuestra vida aquí en este mundo, el árbol de la vida representa la recompensa eterna que recibimos cuando le obedecemos. Esto es fundamental para el propósito y la voluntad de Yahweh para nosotros.

El árbol del Conocimiento representa nuestra inclinación humana natural a tomar nuestras propias decisiones, basado en lo que creemos que es «bueno» o «malo». Esta tendencia natural innata es fundamental para nuestro ser, pero debe ser superada.

Participar del árbol del conocimiento del bien y del mal significa que en lugar de escuchar y obedecer la voz de Yahweh y guardar Sus mandamientos, elegimos a cambio decidirnos por lo que son el «bien» y el «mal». En esencia, el árbol del conocimiento del bien y del mal representa nuestro deseo carnal natural de ‘hacer lo nuestro’ y de tomar nuestras propias decisiones.

Por natural que sea, participar del árbol del Conocimiento juega directamente en las manos de Satanás. Esta es precisamente la razón por la que Satanás tentó a la mujer a participar del árbol.

En 1904, el padre del satanismo moderno, un inglés llamado Aleister Crowley, escribió su «Libro de la Ley», que él dijo que le fue dictado por Satanás mismo. La primera regla de su Libro de la Ley fue:

«Haz lo que quieras» será toda la Ley.

La idea que Satanás quiere es que «mordamos» el anzuelo y que no escuchemos la voz de Yahweh ni guardemos Sus mandamientos, sino que hagamos nuestra propia voluntad en su lugar.

Según Aleister Crowley y su autoproclamado discípulo, el profesor Timothy Leary, siempre debemos «hacer lo nuestro». Esto se debe a que nuestra voluntad y la voluntad de Yahweh están en desacuerdo. Por lo tanto, si hacemos lo nuestro, no escucharemos ni obedeceremos a Yahweh.

En algunos círculos cristianos, escuchar y obedecer la voz de Yahweh a veces se llama «permanecer en él». También se le llama «caminar con él». Lo que quiere decir «caminar con él» es que estamos escuchando atentamente Su voz diciéndonos qué decir, qué hacer, e incluso cuándo y cómo hacerlo. Ya no tomamos decisiones por nosotros mismos, sino que buscamos Su dirección y guía en todo.

Yeshayahu (Isaías) 30:20-21
20 Y aunque Yahweh les dé el pan de la adversidad y el agua de la aflicción, tus maestros ya no serán trasladados a un rincón, sino que tus ojos verán a tus maestros.
21 Entonces tus oídos oirán una palabra detrás de ti, diciendo: “Este es el camino, anda por él”, “Siempre que te vuelvas a la mano derecha o cada vez que gires a la izquierda”.

Cuando somos salvos, debemos entregarle el control de nuestra vida. Le entregamos el volante, por así decirlo. O, como dice el proverbio de nuestros padres, «Si Dios (Elohim) es tu copiloto, cambia de asiento».

Aprender a escuchar y obedecer la voz de Yahweh no es un acontecimiento de una sola vez, después del cual siempre escucharemos y obedeceremos perfectamente a Su voz. Más bien, es un proceso de aprendizaje continuo, y se necesita un nivel cada vez mayor de esfuerzo, compromiso y dedicación con el fin de pasar el siguiente nivel de pruebas. Esto se debe a que lo que Yahweh quiere no es que tengamos una «vía fácil» y «zonas cristianas de confort», sino que nos da la oportunidad de crecer y desarrollar nuestro carácter.

Aunque las pruebas aumentan todo el tiempo, Shaul nos recuerda que Yahweh no quiere aplastarnos, sino sólo desafiarnos. Nunca nos dará nada más de lo que podemos manejar. Por lo tanto, junto con la prueba o la tentación, Yahweh también nos dará una solución o una forma de escapar.

Qorintim Alef (1° Corintios) 10:12-13
12 Por tanto, el que piensa estar firme, que tome precaución para que no caiga.
13 No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea la común del hombre; pero fiel es Elohim, que no los dejará ser tentados más allá de lo que pueden, sino que con la tentación les dará también la vía de escape, para que puedan soportarla.

La razón por la que Havvah falló la prueba es que estaba escuchando la voz de la tentación; y luego tal vez sin pensar, hizo lo que era bueno en sus ojos.

Una vez que hemos sido restaurados al favor a través de Yeshúa, Yahweh es capaz de evitar que caigamos.

Yehudah (Judas) 24-25
24 Ahora bien, a Aquel que es capaz de evitar que tropieces, y de presentarte sin defectos ante la presencia de Su gloria con gran alegría,
25 A Elohim, nuestro Salvador, quien es el único sabio, sea gloria y majestad, dominio y poder, tanto ahora como para siempre, amén.

La manera en que podemos evitar caer es salvaguardar nuestra relación perdurable en Él, ni correr adelante, ni quedarse atrás.

Yojanán (Juan) 15:4-8
4 “Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como la rama no puede dar fruto por sí misma, a menos que permanezca en la vid; ustedes tampoco pueden, a menos que permanezcan en Mí”.
5 “Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en Mí, y Yo en él, lleva mucho fruto; porque sin Mí nada pueden hacer”.
6 “Si alguno no permanece en Mí, será echado afuera como una rama, y se secará; y las recogen y las arrojan al fuego, y son quemadas”.
7 Si permanecen en Mí, y Mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que deseen, y les será hecho.
8 En esto, mi Padre es glorificado, en que lleven mucho fruto; entonces ustedes serán Mis discípulos”.

Yeshúa es la Viña. Al permanecer cuidadosamente en Él, tenemos acceso al árbol de la vida, y podemos entrar en las puertas de la ciudad.

Hitgalut (Apocalipsis) 22:14-15
14 Bienaventurados los que hacen Sus mandamientos, para que tengan derecho al árbol de la vida, y entren por las puertas de la ciudad.
15 Pero afuera están los perros y los hechiceros y los asesinos e idólatras y sexualmente inmorales, y quien ama y practica la mentira.

Que todos seamos bendecidos para escuchar y obedecer Su voz en todas las situaciones, y aprendamos a vencer las tentaciones de la carne que son colocan delante de nosotros, con Su ayuda, para que podamos permanecer en Su favor para siempre.

En nombre de Yeshúa,

Amén.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give